Biblioteca del Congreso Nacional de Chile.
Biblioteca del Congreso Nacional de Chile.
Opciones:   
 
 





  • Enciclopedia Chilena
  • DELIBERA
  • Diálogos Bicentenario
  • Mapoteca
  • Archivo Alejandro Hales
  • Retrato de la Desigualdad en Chile
  • Gestión del Conocimiento
llevatelo
navegadores

Este sitio ofrece una mejor experiencia con Google Chrome, Apple Safari o Mozilla Firefox, navegadores con un motor de javascript optimizado.

 
Acciones de Documento
  • Atrás
  • Enviar a un amigo
  • Print this page
  • Agranda letra
  • Achica letra
  • Compartir

Canto XXIX

 

255 LA ARAUCANA

ENTRAN LOS ARAUCANOS EN NUEVO CONSEJO; TRATAN DE QUEMAR SUS HACIENDAS. PIDE TUCAPEL QUE SE CUMPLA EL CAMPO QUE TIENE APLAZADO CON RENGO COMBATEN LOS DOS EN ESTADO BRAVA Y ANIMOSAMENTE.

CANTO XXIX

i OH CUÁNTA fuerza tiene!; ¡oh cuánto incita el amor de la patria, pues hallamos que en razón nos obliga y necesita a que todo por él lo pospongamos! Cualquier peligro y muerte facilita: al padre, al hijo, a la mujer dejamos cuando en trabajo a nuestra patria vemos, y como a más parienta la acorremos.

Buen testimonio desto nos han sido las hazañas de antiguos señaladas, que por la cara patria han convertido 1 en sus mismas entrañas las espadas, y su gloriosa fama han estendido las plumas de escritores celebradas, Mario, Casio, Filón, Codro Ateniense, 2 Régulo, Agesilao y el Uticense. 3

1 convertir, "dirigir. volver. enderezar" (Aut.); cf XX nota 7.

2 Mario Cayo hijo adoptivo del jefe del partido popular de Roma y rival de Sylla (/XV,nota 33) quien lo derroto en Sacriportus (82 a de C.); sitiado en la plaza fuerte de praeneste , se suisido luego de ordenar a L. Bruto la masacre de los aliados de Sylla en el Senado .Casio , Cayo Casio Longino , uno de los asesinos de Cesar ; hombre cruel y de temperamento violento se suisido en la batlla de Philippi contra Antonio y Octavio (42ª.de C).Filon cf.III,nota 41.si se trata del mismo Q.Publilio Philo ;el final de su vida es oscuro (Cambrigge Anciet Hitory ,VII,602)y tito de historicidad dudosa ;según la leyenda se hizo matar , disfrasado de leñador , por los invasores dorios de Atica ,pues según el oraculo Atenas seria conquistada solo si el rey Codrus permanecia vivo.

 

3 Marco Atilio Régulo, cónsul romano y comandante de la guerra de Africa, fue derrotado y hecho prisionero por los cartagineses en 255-. Enviado a Roma para negociar la paz ante el Senado, él mismo propuso el rechaso de las proposiciones: vuelto a Cartago murió en cautiverio o, según la leyenda,

256 ALONSO DE ERCILLA

Entrar, pues, en el número merece esta araucana gente, que con tanta muestra de su valor y ánimo ofrece por la patria al cuchillo la garganta, y en el firme propósito parece que ni rigor de hado y toda cuanta fuerza pone en sus golpes la fortuna en los ánimos hace mella alguna.

Que habiendo en solos tres meses perdido cuatro grandes batallas de importancia, no con ánimo triste ni abatido mas con valor grandísimo y constancia estaban, como atrás habéis oído, en consejo de guerra, haciendo instancia en damos otro asalto; mas la mano tomó diciendo así Caupolicano:

"Conviene, ¡oh gran Senado religiosos que vencer o morir determinemos, y en sólo nuestro brazo valeroso como último remedio confiemos. Las casas, ropa y mueble infructuoso 4 que al descanso nos llaman, abrasemos que habiendo de morir, todo nos sobra, y todo con vencer después se cobra.

"Es necesario y justo que se entienda la grande utilidad que desto viene; que no es bien que haya asiento 5 en la hacienda


en el Suplicio.Agesilao , el rey de Esparta (444-360 a. de C.), famoso por su

talento militar ; Lucho contra la alianza de Tebas yAtenea ; afin de ayudar de las extenuadas finanzas del estado ofrecio sus servicios a Asia Menor y Egipto.el Utinese , Marco Porcio Cato Utilese , (95-46ª.de C.),el adversario politico de Cesar y del triunvirato , despues de la muerte de Ponpeyo , y considerada su causa perdida , se suisido en Utica (noroeste de Cartago ).

4 infrutuoso por infructuoso 'superfluo' (Medina).

5 asiento seguridd, firmeza' (Aut.).

257 LA ARAUCANA

cuando el honor aun su lugar no tiene, ni es razón que soldado alguno atienda a más de aquello que a vencer conviene, ni entibie las ardientes voluntades el amor de las casas y heredades.

"Así que en esta guerra tan reñida quien pretende descanso, como digo, piense que no hay más honra, hacienda y vida de aquella que quitare al enemigo; que la virtud del brazo conocida será el rescate y verdadero amigo pues no ha de haber partido ni concierto, sino sólo matar o quedar muerto."

Oído allí por los caciques esto, muchos suspensos sin hablar quedaron y algunos dellos, con turbado gesto enarcando las cejas, se miraron pero rompiendo aquel silencio puesto, sobre ello un rato dieron y tomaron, hallando en su favor tantas razones que se llevó tras sí las opiniones.

Así el valiente Ongolmo, no esperando que otro en tal ocasión le precediese, aprueba a voces la demanda, instando en que por obra luego se pusiese. Siguió este parecer Furén, jurando de no entrar en poblado hasta que viese sin medio ni concierto, a fuerza pura, su patria en libertad y paz segura.

Lincoya y Caniomangue, pues, no fueron 10 en jurar el decreto perezosos, que aun más de lo posible prometieron, según eran gallardos y animosos .

También Rengo y Gualemo se ofrecieron.

258 ALONSO DE ERCILLA

y los demás caciques orgullosos, talcaguán, Lemolemo y Orompello; hasta el buen Colocolo vino 6 en ello.

Resueltos, pues, en esto y decretado según que aquí lo habemos referido, Tucapelo, que a todo había callado con gran sosiego y con atento oídos después del alboroto sosegado y aquel arduo negocio difinido, puesto en pie levantó la voz ardiente, que jamás hablar pudo blandamente,

diciendo:"Capitanes: yo el primero en lo que el General propone vengo por parecerme justo; y así quiero que se abrase y asuele cuanto tengo: en lo demás, al brazo me refiero, que si un mes en su fuerza le sostengo, pienso escoger después a mi contento el mayor y mejor repartimiento.

"Y si algún miserable no concede lo que tan justamente le es pedido, por enemigo de la patria quede y del militar orden escluido: que ya por nuestra parte no se puede venir a ningún medio ni partido sin dejar de perder, pues la contienda es sobre nuestra libertad y hacienda.

,"Mí que yo también determinado de seguir vuestros votos y opiniones, aunque parece en tiempo tan turbado que muevo nuevas causas y quistiones, del natural honor estimulado

6 cf, XI, nota 17.

 

LA ARAUCANA 259

y por otras legítimas razones no puedo ya dejar por ningún arte de echar del todo un gran negocio a parte.

"Ya tendréis en memoria el desafio que Rengo y yo tenemos aplazado; 7 así mismo el que tuve con su tío, que quiso más morir desesperado. Viendo el gran deshonor y agravio mío y cuánto a mi pesar se ha dilatado, quiero, sin esperar a más rodeo, cumplir la obligación y mi deseo.

"Que asaz gloria y honor Rengo ha ganado entre todas las gentes, pues se trata que conmigo ha de entrar en estacado, y así vanaglorioso lo dilata; mas yo, de tanta dilación cansado, pues que cada ocasión lo desbarata, pido que nuestro campo se fenezca, que no es bien que mi crédito padezca.

"Pues ya Peteguelén, viejo imprudente, con aparencia de ánimo engañosa, a morir se arrogó entre tanta gente por parecerle muerte más piadosa y así se me escapó mañosamente que fue puro temor y no otra cosa, pues si ambición de gloria le moviera de mi brazo la muerte pretendiera.

"También Rengo, de industria, cauteloso, anda en los enemigos muy metido buscando algún estorbo o modo honroso que le escuse cumplir lo prometido, y debajo de muestra de animoso

7 Cf. Cantos XVI y XIX.

260 ALONSO DE ERCILLA

procura de quedar manco o tullido y para combatir no habilitado, glorioso con me haber desafiado."

Así hablaba el bárbaro arrogante, cuando el airado Rengo, echando fuego, sin guardar atención, se hizo adelante diciendo: "La batalla quiero luego, que ni tu muestra y fanfarrón semblante me puede a mí causar desasosiego; las armas lo dirán y no razones, que son de jatanciosos baladrones."

Arremetiera Tucapel, si en esto Caupolicán, que a tiempo se previno, con presta diligencia en medio puesto, la voz no le atajara y el camino y con severa muestra y grave gesto reprehendiendo el loco desatino, por rematar entre ellos la porfia concedió a Tucapel lo que pedía.

Pues el campo y el plazo señalado que fue para de aquel en cuatro días, nacieron en el pueblo alborozado sobre el dudoso fin muchas porfias; quién apostaba ropa, quién ganado, quién tierras de labor, quién granjerías; algunos, que ganar no deseaban, las usadas mujeres apostaban.

Cercaron una plaza de tablones en un esento y descubierto llano, donde los dos indómitos varones armados combatiesen mano a mano, publicando en pregón las condiciones por el estilo y término araucano,

LA ARAUCANA 261

para que a todos manifiesto fuese y ninguno inorancia pretendiese. 8

Llegado el plazo, al despuntar del día con gran gozo de muchos esperado, luego la bulliciosa compañía comenzó a rodear el estacado.

Era tal el aprieto que no había árbol, pared, ventana ni tejado de donde descubrirse algo pudiese que cubierto de gente no estuviese.

El sol algo encendido y perezoso apenas del oriente había salido, cuando por una parte el animoso Tucapel asomó con gran ruido; por otra, pues, no menos orgulloso, al mismo tiempo aparecer se vido el fantástico Rengo muy gallardo, ambos con fiera muestra y paso tardo,

Las robustas personas adornadas de fuertes petos dobles relevados, escarcelas, 9 brazales y celadas' hasta el empeine de los pies armados; Mazas cortas de acero barreadas, 10 gruesos escudos de metal herrados, y al lado izquierdo cada cual ceñido un corvo y ancho alfange guarnecido.

Tenía, Señor, la plaza a cada parte puertas como palenque 11 de torneo, por las cuales el uno y otro Marte

8 pretender inorancia alegar ignorancia' (DRAE). 9.escarcela'armadura que cae desde la cintura al muslo'. 10 Cf. I, nota 27 .

11 palenque valla que se hace para cerrar algún terreno en que ha de haber torneo(Aút.).

262 ALONSO DE ERCILLA

entran en ancho círculo y rodeo. Después que con vistoso y gentil arte su término acabaron y paseo, airoso cada cual quedó a su lado dentro de la gran plaza y estacado.

Hecho por los padrinos el oficio, cual se requiere en actos semejantes, quitando todo escrúpulo y indicio de ventaja y cautelas importantes, cesó luego el estrépito y bullicio en todos los atentos circunstantes, oyendo el són de la trompeta en esto, que robó la color de más de un gesto. 12

Luego los dos famosos combatientes que la tarda señal sólo atendían, con bizarros y airosos continentes 13 en paso igual a combatir movían; y descargando a un tiempo los valientes brazos, de tales golpes se herían, que estuvo cada cual por una pieza sobre el pecho inclinada la cabeza.

Redoblan los segundos de manera que aunque fueron pesados los primeros, si tal reparo y prevención no hubiera no llegara el combate a los terceros. ¡Quién por estilo igual decir pudiera el furor destos bárbaros guerreros, viendo el valor del mundo en ellos junto y la encendida cólera en su punto!

Fue de tal golpe Tucapel cargado sobre el escudo en medio de la frente,

12 Cf. II, nota 81.

13 continente 'compostura'.

 

LA ARAUCANA 263

que quedó por un rato embelesado, 14 suspensos los sentidos y la mente. Llegó Rengo con otro apresurado pero salió el efeto diferente, que el estruendo del golpe y dolor fiero le despertó del sueño del primero.

Serpiente no se vio tan venenoso defendiendo a los hijos en su nido, como el airado bárbaro furioso, más del honor que del dolor sentido. Así fuera de término rabioso, de soberbia diabólica movido, sobre el gallardo Rengo fue en un punto descargando la rabia y maza junto.

Sabóle al fiero Rengo favorable aquel furor y acelerado brío; que la ferrada maza irreparable el grueso estremo descargó en vacío. Fue el golpe, aunque furioso, tolerable, quitándole la fuerza el desvarío, que a cogerle de lleno, yo creyera que con él el combate feneciera.

Mas aunque fue al soslayo, el araucano se fue un poco al través desvaneciendo; al fin puso en el suelo la una mano, sostener la gran carga no pudiendo; pero viendo el peligro no liviano, sobre el fuerte contrario revolviendo, con su desenvoltura y maza presta le vuelve aun más pesada la respuesta.

Era cosa admirable la fiereza de los dos en valor al mundo raros,

14 embelesado 'sin sentido'.

264 ALONSO DE ERCILLA

la providencia, el arte, la destreza, las entradas, heridas y reparos; tanto que temo ya de mi torpeza no poder por sus términos contaros la más reñida y singular batalla que en relación de bárbaros se halla.

Así el fiero combate igual andaba y el golpear de un lado y de otro espeso, que el más templado golpe no dejaba de magullar la carne o romper hueso; el aire cerca y lejos retumbaba lleno de estruendo y de un aliento grueso, 15 que era tanto el rumor y batería 16 que un ejército grande parecía.

Dio el fuerte Rengo un golpe a Tucapelo, batiéndole de suerte la celada, que vio lleno de estrellas todo el suelo y la cabeza le quedó atronada-, 17 pero en sí vuelto, blasfemando al cielo, con aquella pujanza aventajada hirió tan presto a Rengo al desviarse, que no tuvo lugar de repararse.

Cayó el pesado golpe en descubierto, cargando a Rengo tanto la cabeza que todos le tuvieron ya por muerto y estuvo -adormecido una gran pieza; mas del peligro y del dolor despierto la abollada celada se endereza y sobre Tucapel furioso aguija, que la maza rompió por la manija.

15 aliento grueso 'aire espeso'; cf. uso referido a los dos combatientes heridos en XXIX, 45, 5.

16 Cf. IV, nota 43.

17 Cf. XIX. nota 24.

265 LA ARAUCANA

Mas viéndole sin maza en esta guerra (que en dos trozos saltó lejos quebrada), la suya con desprecio arroja en tierra poniendo mano a la fornida espada; en esto Tucapel otra vez cierra, la suya fuera en alto levantada mas Rengo, hurtando el cuerpo a la una mano, hizo que descargase el golpe en vano.

Llegó el cuchillo al suelo y gran pedazo aunque era duro, en él quedó enterrado. y en este impedimento y embarazo fue Tucapel herido por un lado de suerte que el siniestro guardabrazo con la carne al través cayó cortado y procurando segundar no pudo, que vio calar el gran cuchillo agudo.

Debajo del escudo recogido Rengo el desaforado golpe espera, el cual fue en dos pedazos dividido con la cresta de acero y la mollera. El bárbaro quedó desvanecido y por poco en el suelo se tendiera; mas el esfuerzo raro y ardimiento venció al grave dolor y desatiento. 18

No por esto medroso se retira antes hacer cruda venganza piensa, y así lleno de rabia, ardiendo en ira acrecentada por la nueva ofensa, furioso de revés un golpe tira con la estrema pujanza y fuerza inmensa, que a no topar tan fuerte la armadura, le dividiera en dos por la cintura.

18 Cf. IX nota 72.

266 ALONSO DE ERCILLA

Metiose tan adentro que no pudo salir del enemigo ya vecino; por lo cual, arrojando el roto escudo, valerse de los brazos le convino. Tucapel, que robusto era y membrudo, al mismo tiempo le salió al camino, echándole los suyos de manera que un grueso y duro roble deshiciera.

Pero topó con Rengo, que ninguno le llevaba ventaja en la braveza; de diez, de seis, de dos él era el uno de más agilidad y fortaleza. Llegados a las presas, cada uno con viva fuerza y con igual destreza, tientan y buscan de una y de otra parte el modo de vencer la industria y arte.

Así que pecho a pecho forcejando andaban en furioso movimiento, tanto los duros brazos añudando que apenas recebir pueden aliento y al arte nuevas fuerzas ayuntando, 19 aspira cada cual al vencimiento, procurando por fuerza, como digo, de poner en el suelo al enemigo.

Era, cierto, espectáculo espantoso verlos tan recia y duramente asidos, llenos de sangre y de un sudor copioso los rostros, y los ojos encendidos; el aliento ya grueso y presuroso, el forcejar, gimir y los ronquidos sin descansar un punto en todo el día, ni haber ventaja alguna o mejoría.

19 ayuntar 'juntar', de poco uso para Aut,.

 

267 LA ARAUCANA

Mas Tucapel ardiendo en viva saña, teniéndose por flojo y afrentado, ara 20 y revuelve toda la campaña, cargando recio deste y de aquel lado. Rengo con gran destreza y cauta mafia, recogido en su fuerza y reportado, su opinión y propósito sostiene y en igual esperanza se mantiene.

Viendo, pues, al contrario algo metido, le quiso rebatir el pie derecho; mas Tucapel, a tiempo recogido, lo suspende de tierra sobre el pecho, y entre los duros músculos ceñidos le estremece, sacude y tiene estrecho tanto, que con el recio apretamiento no le deja tomar tierra ni aliento.

Creyendo de aquel modo fácilmente dar fin al hecho y rematar la guerra, Rengo, que era destrísimo y valiente, hizo con fuerza pie cobrando tierra, y de rabiosa cólera impaciente de un fuerte rodean 21 se desafierra, llevándose en las manos apretado cuanto en la dura presa había agarrado.

Fue Tucapel un rato descompuesto, dando al un lado y otro zancadillas, y Rengo de la fuerza que había puesto hincó en el suelo entrambas las rodillas; ambos corrieron a las armas presto, rajando los escudos en astillas con tempestad de golpes presurosos más fuertes que al principio y más furiosos.

20 arar 'recorrer', en sentido figurado.

21 rodeón vuelta en redondo' (Aut.).

268 ALONSO DE ERCILLA

Estaban los presentes admirados de aquel duro tesón y valentía, viéndolos en mil partes ya llagados y la sangre que el suelo humedecía; los arneses y escudos destrozados, y que ningún partido y medio había sino sólo quedar el uno muerto, aunque morir los dos era más cierto.

Dio Rengo a Tucapel una herida, cogiéndole al soslayo la rodela, que. aunque de gruesos cercos guarnecida, entró como si fuera blanda suela. No quedó allí la espada detenida, que gran parte cortó de la escarcela y un doble zaragüel 22 de ñudo grueso, penetrando la carne hasta el hueso.

No se vio corazón tan sosegado que no diese en el pecho algún latido viendo la horrenda muestra y rostro airado del impaciente bárbaro ofendido, que, el roto escudo lejos arrojado, de un furor infernal ya poseído, de suerte alzó la espada que yo os juro que nadie allí pensó quedar seguro.

¡Guarte, 23 Rengo, que baja, guarda, guarda, con gran rigor y furia acelerada el golpe de la mano más gallarda que jamás gobernó bárbara espada!

22 zaraguel especie de pantalon muy ancho ; mas comunmente usado en plural , la forma singular ( que no registra Aut.) sobrevive regionalmente en España y en America (DCELC)

23 Guarte, es sincopa por guardate cuidate (Keniston. 30.46).

LA ARAUCANA 269

Mas quien el fin deste combate aguarda me perdone si dejo destroncado 24 la historia en este punto, porque creo que así me esperará con más deseo.

FIN DE LA SEGUNDA PARTE

24 Destroncado "cortado" ;cf.III, 41,3.

 

Logo Creative Commons. Algunos derechos reservados. Construido por la BCN en Plone, software libre    ·    Políticas de privacidad       ·   Mapa del sitio   ·    Ubicación horarios y teléfonos