Biblioteca del Congreso Nacional de Chile.
Biblioteca del Congreso Nacional de Chile.
Opciones:   
 
 





llevatelo
navegadores

Este sitio ofrece una mejor experiencia con Google Chrome, Apple Safari o Mozilla Firefox, navegadores con un motor de javascript optimizado.

 
Acciones de Documento
  • Atrás
  • Enviar a un amigo
  • Print this page
  • Agranda letra
  • Achica letra
  • Compartir

Canto XXXI

 

CUENTA ANDRESILLO A REINOSO LO QUE CON PRAN DEJABA CONCERTADO. HABLA CON CAUPOLICÁN CAUTELOSAMENTE, EL CUAL ENGAÑADO, VIENE SOBRE EL FUERTE PENSANDO HALLAR A LOS ESPAÑOLES DURMIENDO.

CANTO XXXI

LA  MÁS FEA maldad y condenada, que más ofende a la bondad divina, es la traición sobre amistad forjada que al cielo, tierra y al infierno indina; que aunque el señor de la traición se agrada quiere mal al traidor y le abomina: ¡tal es este nefario maleficio que indigna al que recibe el beneficio!

37 malino por maligno.

290 ALONSO DE ERCILLA

Raras veces veréis que el alevoso en estado seguro permanece: de nadie amado, a todo el mundo odioso, que el mismo interesado le aborrece; amigo en todo tiempo sospechoso, aunque trate verdad no lo parece, y al cabo no se escapa del castigo que la misma maldad lleva consigo.

Si en ley de guerra es pérfido el que ofende debajo de seguro al enemigo, ¿qué será aquel que al enemigo vende la libertad y sangre del amigo y el que con rostro de leal pretende ser traidor a su patria, como digo, poniéndole con odio y rabia tanta el agudo cuchillo a la garganta?

Guardarse puede el sabio recatado del público enemigo conocido, del perverso, insolente, del malvado, pero no del traidor nunca ofendido que en hábito de amigo disfrazado el desnudo puñal lleva escondido: no hay contra el desleal seguro puerto, ni enemigo mayor que el encubierto.

La prueba es Andresillo, que dejaba al amigo engañado y satisfecho; el cual con la gran priesa que llevaba en poco espacio atravesó gran trecho y puesto ante Reinoso, el cual estaba seguro y descuidado de aquel hecho, preciándose el traidor de su malicia, defla y de la traición le dio noticia,

diciéndole: "Sabrás que usando el hado hoy de piadoso término contigo,

LA ARAUCANA 291

las cosas de manera ha rodeado que puedo serte provechoso amigo, pues en " voluntad libre ha dejado la muerte o salvación de tu enemigo, remitiendo a las manos de Andresillo la arbitraria 1 sentencia y el cuchillo.

"Mas negando la deuda y fe debida a mi tierra y nación, por tu respeto quiero, señor, sacrificar la vida por escapar la tuya deste aprieto, y en contra de mi patria aborrecida volver las armas y áspero decreto, desviando gran número de espadas que están a tu costado enderezadas."

Tras esto allí le dijo todo cuanto con Pran le sucedió y habéis oído, que, si me acuerdo, en el pasado canto lo tengo largamente referido.

Quedó Reinoso atónito de espanto, y con ánimo y rostro agradecido los brazos amorosos le echó al cuello, dándole encarecidas gracias dello.

Y alabando la astucia y artificio con que del trato doble usado había, esageró el famoso y gran servicio que a todo el reino y cristiandad hacia, diciendo que tan grande beneficio siempre en nuestra memoria duraría y con honroso premio de presente 2 sería remunerado largamente.

Quedaron, pues, de acuerdo que otro día, 3 lo sin que noticia dello a nadie diese,

1 Entiéndase "que depende solamente de su juicio" (Medina).

2 de presente ahora , al presente (Aut.).

3Cf. X nota 34.

 

292 ALONSO DE ERCILLA

en el tiempo y lugar que puesto había con el vecino capitán se viese; que de la vista y habla entendería lo que más al negocio conviniese, trayéndole por mañas y rodeo al esperado fin de su deseo.

Hízolo pues así; pero antes desto a la salida de un espeso valle halló al amigo en centinela puesto, esperándole ya para guialle donde Caupolicán con ledo 4 gesto, saliendo algunos pasos a encontralle adelantado un trecho de su gente le recibió amorosa y cortésmente,

diciendo: "¡Oh capitán!, hoy por el cielo en esta dignidad constituido, a quien la redempción del patrio suelo justa y méritamente 5 ha cometido, bien sé que sólo con honrado celo de virtud propia y de valor movido, aspiras a arribar do ningún hombre tendrá puesto adelante más su nombre;

y habiendo de tu pecho penetrado el intento y designio valeroso, de tu fortuna próspera guiado, que promete suceso venturoso, estoy resuelto, estoy determinado que con golpe de gente numeroso demos, siendo tú solo nuestra gula, sobre el fuerte español a mediodía.

"Para lo cual ha sido mi venida sorda y secretamente en esta parte,

4 Cf. II, nota 23.

5 méritamente 'merecidamente'.

LA ARAUCANA 293

donde siendo tu boca la medida, 6 quiero del justo premio asegurarte y ver si, a ti esta empresa cometida, quieres della y nosotros encargarte, dando, como cabeza y dueño, en todo el orden, la instrución, la traza y modo.

"Que demás de las honras, te aseguro de parte del Senado un señorío, y por el fuerte Eponamón te juro que éste será escogido a tu albedrío. En tus manos me pongo y aventuro y a tu buen parecer remito el mío para que des el orden que convenga y el esperado bien no se detenga,

"Pues con tu ayuda y mi esperanza cierta, que me prometen próspera jornada, en una parte oculta y encubierta tengo cerca de aquí mi gente armada, y antes que sea de alguno descubierta y la plaza enemiga preparada, que es el peligro solo que esto tiene, apresurar la esecución conviene.

"Resuélvete, ¡oh varón!, y determina, como de ti se espera, brevemente, que detrás deste monte a la marina está el copioso ejército obediente; y porque puedas ver la diciplina, los ánimos, las armas y la gente, podrás llegar allá, que aquí te aguardo, con esperanza y ánimo gallardo."

El traidor pertinaz, que atento estaba a cuanto el General le prometía,

6 ser su boca la medida 'tener- facultad para pedir cuanto se quiere" (Aut., con este texto de Ercilla).

 

294 ALONSO DE ERCILLA

no la oferta ni el premio le mudaba de la fea maldad que cometía; bien que algún tanto tímido dudaba viendo de aquel varón la valentía, el ser gallardo y el feroz semblante, la proporción y miembros de gigante.

Venía el robusto y grande cuerpo annado de una fuerte coraza barreada, 7 con un drago 8 escamoso relevado sobre el alto crestón de la celada; en la derecha su bastón ferrado, ceñida al lado una tajante espada, representando en talle y apostura del furibundo Marte la figura.

Visto por Andresillo cuán barato podía salir con el malvado hecho, teniendo en su traición y doble trato andando en poco tiempo tanto trecho, con alegre semblante y rostro grato, aunque con doble y engañoso pecho, hincando ambas rodillas en el llano tal respuesta volvió a Caupolicano:

¡ Oh gran Apó!: no pienses que movido por honra, por riqueza o por estado, a tus pies y obediencia soy venido a servirte y morir determinado; que todo lo que aquí me has ofrecido y lo que puede más ser deseado no me provoca tanto ni me instiga cuanto la gran razón que a ello me obliga.

"Gracias al cielo doy pues mi esperanza en tu prudencia y gran valor fundada,

7 Cf.I. nota 27.

8 drago, ant. dragón.

 

295 LA ARAUCANA

la siento ya con prospera bonanza ir al derecho puerto encaminada; y porque no nos dañe la tardanza será bien que apresures la jornada, siguiendo la fortuna, que se muestra declarada en favor de parte nuestra;

que nuestros enemigos sin recelo a las armas 9 de noche acostumbrados, cuando va el sol en la mitad del cielo descansan en sus toldos desarmados y desnudos y echados por el suelo, en vino y dulce sueño sepultados, pasan la ardiente siesta en gran reposo hasta que el sol declina caluroso.

"Y si estás, como dices, prevenido y la gente vecina en ordenanza, que goces luego la ocasión te pido no dejando pasar esta bonanza; que el tiempo es malo de cobrar, perdido, mayormente si daría la tardanza y pues no te detiene cosa alguna no detengas tus hados y fortuna.

"Que a darte la vitoria yo me obligo, no por el galardón que dello espero, que la virtud la paga trae consigo y ella misma es el premio verdadero. Basta lo que en servirte yo consigo, y así graciosamente me prefiero 10 de ponerte sin pérdida en la mano la desnuda garganta del tirano.

"Mañana disfrazado, al tiempo cuando vaya el sol en mitad de su jornada,

9 arma asalto repentino'.

10 preferirse 'obligarse': cf. preferirse. XVII, nota 14.

296 ALONSO DE ERCILLA

vendrá a mi estancia Pran, donde aguardando estaré su venida deseada; y en el presidio y franca plaza entrando, verá la gente entonces,entregada al ordinario y descuidado sueño, sin prevención y al parecer sin dueño.

"Esta noche, callada y quietamente, desviada a la diestra del camino venga a ponerse en escuadrón la gente una milla del fuerte y más vecino; y cuando asome el sol por el oriente, echada en recogido remolino, bajas las armas por la luz del día, aguarde allí el aviso y orden mía.

"Quiero ver, pues que dello eres servido, por ir del todo alegre y satisfecho, tu dichoso escuadrón, constituido para tan alto y señalado hecho; por quien Arauco ya restituido en sus primeras fuerzas y derecho, echada la española tiranía, estenderá su nombre y monarquía."

Quedó Caupolicano de manera que tuvo el trato y hecho por seguro, diciéndole razones que moviera no un corazón movible pero un muro; y en señal de firmeza verdadera le dio un lucido llauto 11 de oro puro y un grueso mazo de chaquira 12 prima, cosa entre ellos tenida en grande estima.

Y del alegre Pran acompañado al pie de un alto cerro montuoso

11 Cf. XVI, nota 23.

12 Cf. XVII, nota 3.

LA ARAUCANA 297

vio el araucano ejército emboscado, de brava gente y número copioso; quedó el traidor de verlo algo turbado y en la falsa y mudable fe dudoso, que en el ánimo vario y movedizo hace el temor lo que virtud no hizo.

Pero ya la maldad apoderada 13 dándole espuelas y ánimo bastante, la duda tropelló 14 representada, llevando el mal propósito adelante; y así, encubriendo la intención dañada con mentirosas muestras y semblante, loó el traidor encarecidamente el sitio, el orden, armas y la gente.

Y después de inquirir y haber notado lo que notar entonces convenía, visto el grande aparato y tanteado la gente armada y cantidad que había, advertido de todo y enterado llegó al presidio al rematar del día, adonde le esperaba ya Reinoso, de su larga tardanza sospechoso.

Hizo con singular advertimiento de su jornada relación copiosa, dándole mayor ánimo y aliento nuestra llegada a tiempo provechosa; que si estuvistes a mi canto atento, por la montaña y costa montuosa al socorro llegué aquel mismo día con los treinta que dije en compañía.

Gastóse aquella noche previniendo las armas e instrumentos militares,

13 Apoderado poderoso' (Aut., con ejemplo de Cervantes).

14 Cf. 11. nota 96.

298 ALONSO DE ERCILLA

el foso, muro y plaza requiriendo, señalando a la gente sus lugares, hasta que fue la aurora descubriendo con turbia luz los hondos valladares, 15 dando triste señal del día esperado por tanta sangre y muerte señalado.

Jamás se vio en los términos australes salir el sol tan tardo a su jornada, rehusando de 16 dar a los mortales la claridad y luz acostumbrada. Al fin salió cercado de señales y la luna delante dél menguada, vuelto el mudable y blanco rostro al cielo por no núrar al araucano suelo.

Hecha la prevención en confianza por una y otra parte ocultamente, con iguales designios y esperanza aunque con hado y suerte diferente, veis aquí a Pran, que solo y a la usanza de los mitayos indios diligente, cargado con una haz de blanco trigo viene a buscar al alevoso amigo,

que a la salida de su rancho estaba mirando a los caminos ocupado, pareciéndole ya que se pasaba el tiempo del concierto aún no llegado: ¡tanto ya la maldad le aceleraba de una furia maligna espoleado!, que siempre en lo que mucho se desea no hay brevedad que dilación no sea.

Llegado Pran, le aseguró de cierto que la gente en dos tercios 17 dividida

15 valladar 'valle' (Cov.).

16 CE XVI, nota 39.

17 tercio 'regimiento' (Aut.).

299 LA ARAUCANA

había el murado 18 sitio descubierto, sin ser de nadie vista ni sentida y con paso callado y gran concierto, doméstica, ordenada y recogida los pechos y las armas arrastrando, venía derecha al fuerte caminando.

Con muestra del designio diferente dio Andresillo señal de su alegría, diciendo que sin duda nuestra gente ya según su costumbre dormiría; luego, disimulada y quietamente, sin más se detener, de compañía entraron en el fuerte preparado el falso engañador y el engañado.

Vieron en sus estancias recogidos todos los oficiales y soldados, sobre sus lechos, sin donnir dormidos, con aviso y cuidado descuidados; los arneses acá desguamecidos, los caballos allá desensillados, todo de industria al parecer revuelto, en un mudo silencio y sueño envuelto.

Visto el reposo, Pran, visto el sosiego y poca guardia que en el fuerte había, alegre dello tanto cuanto ciego en no ver la sospecha que traía, sin detenerse un solo punto, luego por una corta senda que él sabía, haciendo de sus pies y aliento prueba, fue a dar al campo la esperada nueva.

Apenas había el bárbaro traspuesto, cuando Andresillo en tono levantado

11 murado 'cercado de muralla' (Aut.).

300 ALONSO DE ERCILLA

dijo: "¡Oh fuertes soldados, en quien puesto está el fin de la guerra deseado!

Tomad las vencedoras armas presto y romped el silencio ya escusado saliendo a toda priesa, porque os digo que a las puertas tenéis al enemigo."

Marinero jamás tan diligente de entre la vedijosa bernia 19 salta cuando los gritos del-piloto siente y la borrasca súbita le asalta, como nosotros, que ligeramente, oyendo de Andresillo la voz alta, de los toldos con ímpetu salimos y a las vecinas armas acudimos.

Quién al usado peto arremetía, quién encaja la gola y la celada, quién ensilla el caballo y quién salía con arcabuz, con lanza o con espada; fue en un punto la gruesa artillería a las abiertas puertas asestada, Henos de tiros mil, de mil maneras, los traveses, cortinas y troneras. 20

Puesta en orden la plaza y encargado según el puesto a cada cual su oficio, el silencio importante encomendado trabó las lenguas y aquietó el bullicio, quedando aquel presidio tan callado, que la gente extramuros de servicio, visto el sosiego y gran quietud, juzgaba que todo en igual sueño reposaba.

19 bernia'manta frazada la cual por delante tiene una faja o guanicion de mayor pelo hecho vedijas' (Cov.); Cf. XIX, nota 20 para vedijoso.

20 Cf. XVII, nota 9:-tronera 'abertura para disparar la artillería' (Aut).

LA ARAUCANA 301

No fue Pran en el curso 21 negligente pues apenas estábamos armados, cuando los enemigos de repente se descubrieron cerca por dos lados; venían tan escondida y sordamente, bajas las armas y ellos inclinados, que entraran, si la vista ya no fuera más presta que el oído y más ligera.

Como el cursado 22 cazador que tiene la caza y el lugar reconocido, que poco a poco el cuerpo bajo viene entre la verba Y matas escondido; ya apresura el andar, ya le detiene, mueve y asienta el paso sin ruido hasta ponerse cerca y encubierto donde pueda hacer el tiro cierto,

con no menor silencio y mayor tiento los encubiertos indios parecieron y sobre nuestro fuerte en un momento a treinta y menos pasos se pusieron, de do sin són de trompa ni instrumento en callado tropel arremetieron más de dos mil en número a las puertas, con más cuidado que descuido abiertas.

No sé con qué palabras, con qué gusto este sangriento y crudo asalto cuente y la lástima justa y odio justo, que ambas cosas concurren juntamente. El ánimo ahora humano, ahora robusto me suspende y me tiene diferente, que si al piadoso celo satisfago, condeno y doy por malo lo que hago.

21 Cf. II. nota 70.

22 IX, nota 37.

302 ALONSO DE ERCILLA

Si del asalto y ocasión me alejo, dentro della y del fuerte estoy metido; si en este punto y término lo dejo, hago y cumplo muy mal lo prometido; así dudoso el ánimo y perplejo, destos juntos contrarios combatido, lo dejo al otro canto reservado, que de consejo estoy necesitado.

 

FIN

 

 

Logo Creative Commons. Algunos derechos reservados. Construido por la BCN en Plone, software libre    ·    Políticas de privacidad       ·   Mapa del sitio   ·    Ubicación horarios y teléfonos