Biblioteca del Congreso Nacional de Chile.
Biblioteca del Congreso Nacional de Chile.
Opciones:   
 
 





  • DELIBERA
  • Diálogos Bicentenario
  • Mapoteca
  • Archivo Alejandro Hales
  • Retrato de la Desigualdad en Chile
  • Gestión del Conocimiento
  • OCDE
  • CELAC
llevatelo
navegadores

Este sitio ofrece una mejor experiencia con Google Chrome, Apple Safari o Mozilla Firefox, navegadores con un motor de javascript optimizado.

 
Acciones de Documento
  • Atrás
  • Enviar a un amigo
  • Print this page
  • Agranda letra
  • Achica letra
  • Compartir

Canto XXXIII

 

326 ALONSO DE ERCILLA

PROSIGUE DON ALONSO LA NAVEGACIÓN DE DIDO HASTA QUE LLEGO A BISERTA; CUENTA CÓMO FUNDÓ A CARTAGO Y LA CAUSA POR QUE SE MATÓ. TAMBIÉN SE CONTIENE EN ESTE CANTO LA PRISIÓN DE CAUPOLICAN.

CANTO XXXIII

MUCHOS entran con ímpetu y corrida por la carrera 1 de virtud fragosa y dan en la del vicio más seguida, de donde es el volver dificil cosa; el paso es llano y fácil la salida de la vida reglada a la anchurosa, y más agrio el camino y ejercicio del vicio a la virtud, que della al vicio.

Así Pigmaleón había tenido señales de virtud en su crianza, y con grandes principios prometido de justo y liberal buena esperanza, pero de la codicia pervertido, hizo en breve sazón tan gran mudanza que no sólo de bienes fue avariento pero inhumano, pérfido y sangriento.

Lo cual nos dice bien la alevosía de la secreta muerte del cuñado que alegre y contentísimo vivía en la ley de hermandad asegurado. Mayormente que entonces parecía el Rey a la virtud aficionado, que no hay maldad más falsa y engañosa que la que trae la muestra virtuosa.

Ésta no le salió como pensaba sino al contrario en todo y diferente,

1 Cf XVIII, nota 16.

LA ARAUCANA 327

pues no sólo no vio lo que esperaba pero perdió las naves y la gente. La reina viento en popa navegaba como dije, la vuelta del 2 poniente, tocando con sus naves y galeras en algunas comarcas y riberas.

Torció el curso a la diestra bordeando, de las vadosas Sirtes recelosa, y a vista de Licudia atravesando, corrió la costa de África arenosa; y siempre tierra a tierra 3 navegando, pasó por entre el Ciervo y Lampadosa, 4 llegando en salvo a Túnez con la annada por el fatal decreto allí guiada.

Donde viendo el capaz 5 y fértil suelo de frutíferas plantas adomado y el aire claro y el sereno cielo clemente al parecer y muy templado, perdido del hennano ya el recelo por verle tan distante y apartado, quiso fundar un pueblo de cimiento 6 haciendo en él su habitación y asiento;

para lo cual trató luego de hecho con los vecinos que en el sitio había le vendiesen de tierra tanto trecho cuanto un cuero de buey circundaría; los moradores, viendo que provecho de su contratación se les seguía, con la Reina en el precio convenidos, hicieron sus asientos y partidos.

2 Cf. III, nota 59.

3 tierra a tierra 'costeando' (Aut.).

4 Islas del Mediterráneo frente a la costa africana; Lampadosa, hoy Lampedusa, se halla frente a Trípoli.

5 capaz 'apto' (Aut.).

6 de cimiento 'de raíz', como en este niismo Canto, 34, 6.

328 ALONSO DE ERCILLA

Hecha la paga, el sitio señalado, mandó Dido buscar con diligencia un grande y grueso buey que, desollado, hizo estirar el cuero en su presencia; y en tiras sutilísimas cortado tanto trecho tomó, que a la prudencia de la Reina sagaz y aviso estraflo, le quisieron poner nombre de engaño.

Pero recompensó la demasia dejándolos contentos y pagados, descubriendo a los suyos que traía los ocultos tesoros escapados. Que usado del ardid y astucia había de-los cofres de arena al mar lanzados porque, cuando el hermano lo supiese, faltando la ocasión, no la siguiese.

Corregidas las faltas y defectos al orden de vivir perjudiciales, fueron por la prudente Reina electos cónsules, magistrados y oficiales; y traídos maestros y arquitectos, juntos los . necesarios materiales, dio principio la Reina valerosa a la labor de la ciudad famosa.

Fue la ciudad por orden fabricada, mostrándose los hados muy propicios, en breve ennoblecida y ilustrada de sumptuosos y altos edificios; y la nueva república ordenada, leyes instituyó, criando 7 oficios con que el pueblo en razón se mantuviese y en paz y orden política viviese.

7 criar'crear'; es acepción que predomina hasta el siglo de oro (DCELC).

LA ARAUCANA 329

Y por el gran valor y entendimiento con que el pueblo obediente gobernaba, iba siempre el concurso en crecimiento y los términos cortos dilataba; así que el trato y agradable asiento los ánimos y gustos provocaba, viniendo avecindarse muchas gentes de tierras y lugares diferentes;

y como en estos tiempos aún no había la invención del papel después hallada, que en pieles de animales se escribía y era cualquiera piel carta llamada, del cual nombre aún usamos hoy en día, así aquella ciudad edificada en el lugar por una piel medido, de carta la llamó Cartago 8 Dido.

Hízose en poco tiempo tan famosa y de tanta grandeza y eminencia, que era cosa de ver maravillosa el trato de las gentes y frecuencia, mostrando aquella Reina valerosa en gobernar el pueblo tal prudencia, que muchos otros príncipes y reyes de su nueva ciudad tomaron leyes.

Y aunque era tal su ser, tal su cordura que por diosa vinieron a tenella, ninguna de su tiempo en hermosura pudo ponerse al paragón con ella. Así que por milagro de natura como cosa no vista iban a vella, que no sé en las idólatras del suelo a quien mayores partes diese el cielo.

8 La etimología es, naturalemente, fantasioso; v. otra semejante en Cov.

330 ALONSO DE ERCILLA

Grandes matronas hubo que animosas por la fama a la muerte se entregaron, otras que por hazañas milagrosas las opresas repúblicas libraron; pero todas perfetas tantas cosas como en Dido, en ninguna se juntaron: fue rica, fue hermosa, fue castísima, sabia, sagaz, constante y prudentísima.

Llegó luego la voz desto al oído del franco Yarbas, rey musilitano, 9 mozo brioso y de valor, temido en todo el ancho término africano; el cual con juvenil furia movido de un impaciente y nuevo amor lozano, a la Reina despacha embajadores de su consejo y reino los mayores.

pidiéndole que en pago del tormento que por ella pasaba cada hora, quisiese con felice casamiento de su persona y reino ser señora; donde no, 10 que con justo sentimiento (como de tan gran rey despreciadora) sobre ella con ejército vendría y su gente y ciudad asolaría.

Hecha, pues, la embajada en el Senado, que no quiso la reina estar presente, les fue a los senadores intimado el ruego y la amenaza juntamente. Causóles turbación, considerado el casto voto y vida continente que la constante Reina profesaba, que al intento de Yarbas repugnaba.

 

9 musilitano o mauritano, como dice en la estrofa 26, 6, de este Canto.

10 donde no es generalmente encabezador de período hipotético negativo sin verbo 'y si no' (Keniston, 31.863).

LA ARAUCANA 331

Luego que los ancianos entendieron la demanda de Yarbas arrogante, llevar por artificio pretendieron el negocio dificil adelante; así que ante la Reina parecieron 11 con triste rostro y tímido semblante, bajos los ojos, la color turbada, mostrando desplacer con la embajada,

diciéndole: "Sabrás que habiendo oído Yarbas tu buen gobierno y regimiento por la parlera fama encarecido y desta tu ciudad el crecimiento, de una loable pretensión movido, pide que, sin algún detenimiento, veinte de tu consejo más instrutos 12 vayan a reformar sus estatutos.

"Y siendo de sufrir áspera cosa, impropia a nuestra edad y profesiones, dejar la patria cara y paz sabrosa por ir a incultas tierras y naciones a corregir de gente sediciosa las costumbres y viejas condiciones, todos tus consejeros los rehusan y con causas legítimas se escusan.

"Viendo que el caro y último sosiego sin esperanza de volver perdemos, y no condecendiendo al impío ruego en gran peligro la ciudad ponemos, pues con grueso poder y armada luego al indignado joven Rey tendremos, para asolar a hierro y fiera llama tu pueblo insigne y celebrada fama.

11 Cf. XX nota 49.

12 Cf. XII, nota 23.

332 ALONSO DE ERCILLA

"Esto es, en suma, lo que Yarbas pide con ruegos de amenaza acompañados, pero nuestra cansada edad lo impide y las leyes nos hacen jubilados; pues no es razón, si por razón se mide, que de largos trabajos quebrantados dejemos nuestras casas y manida 13 en el último tercio de la vida.

"Si a los peligros en la edad primera por adquirir honor nos arrojamos, es bien que en la cansada postrimera gocemos del descanso que ganamos, y a nuestra abandonada cabecera al tiempo incierto del morir, tengamos quien nos cierre los ojos con ternura y dé a nuestras cenizas sepultura.

"Y pues tiene de 14 ser en tu presencia esta perjudicial demanda puesta, conviene que con maña y advertencia te prevengas de medios y respuesta, atajando tu seso y providencia el mal que el mauritano Rey protesta, de modo que la paz y amor conserves y de nuevos trabajos nos reserves."

Estuvo atenta allí la reina Elisa a la compuesta habla artificioso y con alegre rostro y grave risa, aunque sentía en el ánimo otra cosa, 15 a todos los trató y miró de guisa 16

13 manida 'lugar de residencia' (Aut.).

14 tener de más infinitivo expresaba obligación 'tener que' (Keniston, 34.82).

15 CE Eneida, I, 208-209; para la fuente virgiliano de la siguiente octava v. Lida. 112.

16 de guisa 'de manera', era va anticuada para Aut.

LA ARAUCANA 333

tan agradable, blanda y amorosa, que si en verdad la relación pasara, de sus casas y quicios 17 los sacara,

diciendo: "Amigos caros, que a los hados jamás os vi rendidos vez alguna y en los grandes peligros esforzados hicistes siempre rostro a la fortuna: ¿cómo de tantas prendas olvidados en tan justa ocasión, por sólo una breve incomodidad de una jornada queréis ver vuestra patria arruinada?

"Es a todos común, a todos llano, que debe como miembro y parte unida poner por su ciudad el ciudadano no sólo su descanso, mas la vida, y por razón y por derecho humano de justa deuda natural debida, a posponer el hombre está obligado por el sosiego público el privado.

¡Al alto y grande lúpiter pluguiera que bastara ofrecer la vida mía, que presto el judicioso 18 mundo viera cuán voluntariamente la ofrecía! Y pues habéis pasado la carrera por tan estrecha y trabajosa vía, no es bien que al rematar tan largo trecho borréis y deshagáis cuanto habéis hecho."

Visto los senadores cómo Dido por el camino de razón llevada, en el armado lazo había caído,


17 sacar de sus casas quicios es juego de palabras con la frase hecha sacar de las casillas (Medina, que cita a Cervantes).

18 Cf XVI, nota 53.

334 ALONSO DE ERCILLA

en sus mismas palabras enredada, cambiando en rostro alegre el afligido, las manos altas y la voz alzada, le dicen todos juntos: "Como estamos tus urgentes razones aprobamos.

"Justamente, Señora, sentenciaste, sacándonos de duda y grande aprieto, que no hay razón tan eficaz que baste contra la autoridad de tu decreto; y porque tiempo en esto no se gaste, es bien que te aclaremos el secreto pues por ningún respeto ni avenencia 19 puedes contravenir a tu sentencia.

"Sabrás, Reina, que Yarbas no te envía por tus ancianos viejos impedidos, que en todo buen gobierno y policía tiene su reino y pueblos corregidos; sólo quiere tu gracia y compañía, ofreciéndote en dote mil partidos, con útiles y honrosas condiciones y un infinito número de dones.

" Advierte que, si a caso no acetares el santo conyugal ayuntamiento, y con errado acuerdo despreciaras su larga voluntad y ofrecimiento, harás que el hierro y llamas militares asuelen a Cartago de cimiento; así que en tu eleción y a tu escogida queda la guerra o paz comprometida.

"Que si el buen ciudadano alegremente debe ofrecerse por la patria amiga,

19 avenencia 'convenio', recuerda irónicamente el refrán "más vale mala avenencia que buena sentencia" (Correas. 542.a).

LA ARAUCANA 335

con más razón y fuerza más urgente como cabeza a ti la ley te obliga y no puedes con causa suficiente dejar de redeniir nuestra fatiga, dándonos con el tiempo prosperado 20 la sucesión y fruto deseado.

"Cuando a seguir estés detenninada el casto infrutuoso presupuesto, mira a tus pies esta ciudad prostrada 21 y al inocente cuello el lazo puesto, que por ti renunció la patria amada, debajo de promesa y de protesto que al descanso y quietud que pretendías el sosiego común antepondrías."

Sintió la Reina tanto al improviso 22 la gran demanda y condición propuesta, que por más que encubrir la pena quiso, della el rostro señal dio manifiesta; mas con su discreción y grande aviso, suspendiendo algún tanto la respuesta, soltó la voz serena y sosegada que la gran turbación tenía trabada,

diciéndoles: "Amigos, yo quisiera para que todo escándalo se evite, que respondemos luego yo pudiera antes que Yarbas más nos necesite; pero el negocio y caso es de manera que mi estado y grandeza no permite que me resuelva a responder tan presto, aunque os parezca a todos que es honesto.

20 prosperado 'afortunado' (Aut.).

21 -prostrado, ant. postrado,- es forma que todavía registra Cov.; la moderna ya la usa Cervantes y es la única que trae Aut..

22 al improviso por de improviso'

336 ALONSO DE ERCILLA

"Que es mostrar liviandad, y demás deso, falto a la obligación y fe que debo si del intento casto y voto espreso a la primera persuasión me muevo, borrando el inviolable sello impreso de mi primero amor con otro nuevo; así que combatida de contrarios son el tiempo y consejo necesarios.

"Tres meses pido, amigos, solamente para acordar lo que se debe en esto, y dar satisfación de mí a la gente en no determinarme así tan presto; que el libertado vulgo maldiciente aun quiere calumniar lo que es honesto, y como instituidores de las leyes tienen más ojos sobre sí los reyes.

"Yarbas no se dará por enemigo en cuanto el fin de los tres meses llega, y pasado este término me obligo de responderle grata a lo que ruega. Tomar, pues, menos plazo del que digo mi honestidad y estimación lo niega y no conviene a Dido dar disculpa, que es indicio de error y arguye culpa."

Cerróse aquí la Reina y fue forzado hacer con los de Yarbas nuevo asiento, 23 que aguardasen el tiempo señalado para determinar el casamiento; los cuales, por el ruego del Senado y el gracioso hospedaje y tratamiento, quedaron en Cartago aquellos días con grandes regocijos y alegrías.

 

23 Cf. XXIX nota 5.

337 LA ARAUCANA

Y aunque el Senado en la demanda instaba por el provecho y general sosiego, la Reina la respuesta dilataba dando gratos oídos a su ruego; y entre tanto en secreto aparejaba lo que tenía pensado desde luego, 24 que era acabar la vida miserable primero que mudar la fe inmudable.

Llegado aquel funesto último día, el pueblo en la ancha plaza congregado, ricamente la Reina se vestía. Subiendo en un esento 25 y alto estrado al pie del cual una hoguera había para la inmola 26 y sacrificio usado, de donde a los atentos circunstantes les dijo las palabras semejantes:

"¡Oh fieles compañeros, que contino en todos los trabajos lo mostrastes, que por seguir mis hados y camino, vuestras casas y patria renunciastes! Hoy la fortuna y áspero destino, por el último fin de sus contrastes, me fuerzan a dejar a costa mía vuestra cara y amable compañía.

"Si apartarme de amigos tan leales hace esta mi partida dolorosa, los consultados dioses celestiales no disponen ni pueden otra cosa; y así, por desviar los grandes males que tienen a Cartago temerosa pues ponen en mis manos el remedio, quiero quitar la causa de por medio;

24 desde luego 'sin tardanza'.

25 exento 'despejado' (Aut,).

26 inmola 'inmolación'; para la sinonimia v. II, nota 93.

338 ALONSO DE ERCILLA

"que pues del Cielo el áspero decreto de poder tener bien me inhabilita, y el ver a mi ciudad puesta en aprieto a quebrantar la fe me necesita, quiero cortar a Yarbas el sujeto 27 del engañado amor que así le incita, dando a mi vida fin, pues deste modo, faltando la ocasión, cesará todo.

"Esto será con darme yo la muerte; y aunque os parezca este remedio estraño es más fácil, más breve y menos fuerte y, en fin, particular y poco el daño; pues sin peligro vuestro desta suerte saldrá el errado Yarbas de su engaño y yo conservaré con más pureza del casto y viudo lecho la limpieza.

"Hoy por el precio de una corta vida la vejación redimo de Cartago, dejando ejemplo y ley establecida que os obligue a hacer lo que yo hago; y con Mi limpia sangre aquí esparcida al cielo y a la tierra satisfago pues muero por mi pueblo y guardo entera con inviolable amor la fe primera.

"No lamentéis mi muerte anticipada pues el cielo la aprueba y soleniza, que una breve fatiga y muerte honrada asegura la vida y la etemiza; que si el cuchillo de la Parca airada al que quiere vivir le atemoriza, no os debe de pesar si Dido muere pues vive el que se mata cuanto quiere.

27 sujeto, en el texto 'causa'.

339 LA ARAUCANA

"A Dios, a Dios, amigos, que ya os veo libres y a mi marido satisfecho..." Y no les dijo más con el deseo que tenía de acabar el fiero hecho. Así, llamando el nombre de Sicheo, se abrió con un puñal el casto pecho dejándose caer de golpe luego sobre las llamas del ardiente fuego.

Fue su muerte sentida en tanto grado que gran tiempo en Cartago la lloraron y en memoria del caso señalado, un sumptuoso templo le fundaron donde con sacrificio y culto usado, mientras las cosas prósperas duraron de aquella su ciudad ennoblecida, por diosa de la patria fue tenida.

Y aborreciendo el nombre de señores, muerta la memorable reina Dido, por cien sabios ancianos senadores de allí adelante el pueblo fue regido; y creciendo el concurso y moradores vino a ser poderoso y tan temido, que un tiempo a Roma en su mayor grandeza la puso en gran trabajo y estrecheza.

Este es el cierto y verdadero cuento de la famosa Dido disfamada, 28 que Virgilio Marón sin miramiento falsó 29 su historia y castidad preciada por dar a sus ficiones ornamento; pues vemos que esta reina importunada, pudiéndose casar y no quemarse, antes quemarse quiso que casarse. 30

28 Cf. XXXII, nota 37.

29 falsar, ant..falsear.

30 -Retruécano del paulino "mejor es casarse que abrasarse" (Primera Epistola a los Corintios' 7, 9)

 

340 ALONSO DE ERCILLA

Iban todos atentos escuchando el estraño suceso peregrino, cuando al fuerte llegamos acabando la historia juntamente y el camino; y en él aquella noche reposando, venida la mañana nos convino procurar de tener con diligencia del buscado enemigo inteligencia.

Mas un indio que a caso inadvertido fue de una escolta nuestra prisionero, hombre en las muestras de ánimo atrevido, suelto de manos y de pies ligero, con promesas y dádivas vencido, dijo: "Yo me resuelvo y me profiero 31 de daros llanamente hoy en la mano al grande General Caupolicano.

"En un áspero bosque y espesura, nueve millas de Ongolmo desviado, está en un sitio fuerte por natura de ciénagas y fosos rodeado, donde por ser la tierra tan segura anda de solos diez acompañado, hasta que vuestra próspera creciente aplaque el gran furor de su corriente.

"Por una estrecha y desusada vía, sin que pueda haber dello sentimiento, seré en la noche escura yo la guía llevando vuestra gente en salvamento; y antes que se descubra el claro día daréis en el oculto alojamiento, donde cumplir del todo yo me obligo, pena de la cabeza, lo que digo."

31 Cf . XVII, nota 14.

 

LA ARAUCANA 341

Fue la razón del mozo bien oída viéndole en su promesa tan constante; y así luego una escuadra prevenida de gente experta y número bastante para toda sospecha apercebida, llevando al indio amigo por delante, salió a la prima noche 32 en gran secreto, con paso largo y caminar quieto.

Por una senda angosta e intricada, subiendo grandes cuestas y bajando, del solícito bárbaro guiada iba a paso tirado 33 caminando; mas la escura tiniebla adelgazado por la vecina aurora, reparando junto a un arroyo y pedregosa fuente,volvió el indio diciendo a nuestra gente:

"Yo no paso adelante ni es posible seguir este camino comenzado, que el hecho es grande y el temor terrible que me detiene el paso acobardado, imaginando aquel aspecto horrible del gran Caupolicán contra mí airado, cuando venga a saber que solo he sido el soldado traidor que le ha vendido.

"Por este arroyo arriba, que es la guía aunque sin rastro alguno ni vereda, daréis presto en el sitio y ranchería que está en medio de un bosque y arboleda; y antes que aclare el ya vecino día, os dad priesa a llegar porque no pueda la centinela descubrir del cerro vuestra venida oculta y mi gran yerro.

32 Cf. XX, nota 20.

33 a paso tirado 'a paso largo'. 'aceleradamente' (DRAE); cf XII. nota 2.

342 ALONSO DE ERCILLA

"Yo me vuelvo de aquí pues he cumplido dejándoos, como os dejo, en este puesto, adonde salvamento os he traído poniéndome a peligro manifiesto; y pues al punto justo habéis venido, os conviene dar priesa y llegar presto, que es irrecuperable y peligrosa la pérdida del tiempo en toda cosa.

"Y si sienten rumor desta venida, el sitio es ocupado y peñascoso, fácil y sin peligro la huida por un derrumbadero montuoso. Mirad que os daña ya la detenida, seguid hoy vuestro hado venturoso, que menos de una milla de camino tenéis al enemigo ya vecino."

No por caricia, oferta ni promesa quiso el indio mover el pie adelante ni amenaza de muerte o vida o presa a sacarle del tema fue bastante; y viendo el tiempo corto y que la priesa les era a la sazón tan importante, dejándole amarrado a un grueso pino la relación siguieron y camino.

Al cabo de una milla y a la entrada de un arcabuco 34 lóbrego y sombrío, sobre una espesa y áspera quebrada dieron en un pajizo y gran bohío, 35 la plaza en derredor fortificada con un despeñadero sobre un río y cerca dél, cubiertas de espadañas, chozas, casillas, ranchos y cabañas.

34 Cf. XXIII, nota 9.

35 bohio 'choza', es palabra indigena de un dialecto arauaco de las  Antillas:v. documentación desde 1516 en Friederici.

LA ARAUCANA 343

La centinela en esto, descubriendo de la punta de un cerro nuestra gente, dio la voz y señal apercibiendo 36 al descuidado general valiente pero los nuestros en tropel corriendo le cercaron la casa de repente, saltando el fiero bárbaro a la puerta que ya a aquella sazón estaba abierta.

Mas viendo el paso en tomo embarazado y el presente peligro de la vida, con un martillo fuerte y acerado quiso abrir a su modo la salida, y alzándole a dos manos, empinado, por dalle mayor fuerza a la caída, topó una viga arriba atravesada do la punta encamó y quedó trabada;

pero un soldado a tiempo atravesando por delante, acercándose a la puerta le dio un golpe en el brazo penetrando los músculos y carne descubierta; en esto el paso el indio retirando, visto el remedio y la defensa incierta, amonestó a los suyos que se diesen y en ninguna manera resistiesen.

Salió fuera sin armas, requiriendo que entrasen en la estancia asegurados, que eran pobres soldados que huyendo andaban de la guerra amedrentados; y así con priesa y turbación, temiendo ser de los forajidos salteados, a la ocupada puerta había salido de las usadas armas prevenido.

36 apercibir 'avisar'.

344 ALONSO DE ERCILLA

Entraron de tropel donde hallaron ocho o nueve soldados de importancia que, rendidas las armas, se entregaron con muestras aparentes de inorancia. Todos atrás las manos los ataron repartiendo el despojo y la ganancia, guardando al capitán disimulado con dobladas prisiones y cuidado

que aseguraba con sereno gesto ser un bajo soldado de linaje, pero en su talle y cuerpo bien dispuesto daba muestra de ser gran personaje. Gastóse algún espacio y tiempo en esto, tomando de los otros más lenguaje, 37 que todos contestaban que era un hombre de estimación común y poco nombre.

Ya entre los nuestros a gran furia andaba el permitido robo y grita usada, que rancho, casa y choza no quedaba que no fuese deshecha y saqueada, cuando de un toldo que vecino estaba sobre la punta de la gran quebrada, ,se arroja una mujer huyendo apriesa por lo más agrio de la breña espesa.

Pero alcanzóla un negro a poco trecho que tras ella se echó por la ladera, que era intricado el paso y muy estrecho y ella no bien usada en la carrera. Llevaba un mal envuelto niño al pecho de edad de quince meses, el cual era prenda del preso padre desdichado, con-grande estremo dél y della amado.

37 tomar lenguaje o tomar lengua;- cf XVI, nota 47.

 

LA ARAUCANA 345

Trújola el negro suelta, no entendiendo que era presa y mujer tan importante. En esto ya la gente iba saliendo al tino del arroyo resonante cuando la triste palla 38 descubriendo al marido que preso iba adelante, de sus insignias y armas despojado, en el montón de la canalla atado,

no reventó con llanto la gran pena ni de flaca mujer dio allí la muestra, antes de furia y viva rabia llena, con el hijo delante se le muestra diciendo: "La robusta mano ajena que así ligó tu afeminada diestra más clemencia y piedad contigo usara si ese cobarde pecho atravesara.

"¿Eres tú aquel varón que en pocos días hinchó la redondez de sus hazañas, que con sólo la voz temblar hacías las remotas naciones más estrañas? ¿Eres tú el capitán que prometías de conquistar en breve las Españas y someter el ártico hemisferio al yugo y ley del araucano imperio?

"¡Ay de mí! ¡Cómo andaba yo engañada con mi altiveza y pensamiento ufano viendo que en todo el mundo era llamada Fresia, mujer del gran Caupolicano! Y agora miserable y desdichada, todo en un punto me ha salido vano, viéndote prisionero en un desierto, pudiendo haber honradamente muerto.

38 palla 'mujer casada de sangre noble', entre los incas; es palabra quichua que Friederici documenta más tardíamente en el inca Garcilaso de Vega (1602).

 

346 ALONSO DE ERCILLA

¿Qué son de aquellas pruebas peligrosas que así costaron tanta sangre y vidas, las empresas difíciles dudosas por ti con tanto esfuerzo acometidas? ¿Qué es de aquellas vitorias gloriosas de esos atados brazos adquiridas? ¿Todo al fin ha parado y se ha resuelto en ir con esa gente infame envuelto?

"Dime:¿faltóte esfuerzo, faltó espada para triunfar de la mudable diosa? ¿No sabes que una breve muerte honrada hace inmortal la vida y gloriosa? Miraras a esta prenda desdichada pues que de ti no queda ya otra cosa; que yo, apenas la nueva me viniera, cuando muriendo alegre te siguiera.

"Toma, toma tu hijo, que era el ñudo con que el lícito amor me había ligado; que el sensible dolor y golpe agudo estos fértiles pechos han secado. Cría, críale tú que ese membrudo cuerpo en sexo de hembra se ha trocado; que yo no quiero título de madre del hijo infame del infame padre."

Diciendo esto, colérica y rabiosa, el tierno niño le arrojó delante y con ira frenética y furiosa se fue por otra parte en el instante. En fin, por abreviar, ninguna cosa de ruegos, ni amenazas fue bastante a que la madre ya cruel volviese y el inocente hijo recibiese.

Diéronle nueva madre y comenzaron a dar la vuelta y a seguir la vía,

LA ARAUCANA 34

por la cual a gran priesa caminaron recobrando al pasar la fida 39 guía que atada al tronco por temor dejaron; y en larga escuadra al declinar del día entraron en la plaza embanderada con gran aplauso y alardosa 40 entrada.

Hízose con los indios diligencia por que con más certeza se supiese si era Caupolicán que su aparencia daba claros indicios que lo fuese; pero ni ausente dél ni en su presencia hubo entre tantos uno que dijese que era más que un incógnito soldado de baja estofa y sueldo moderado.

Aunque algunos, después más animados, cuando en particular los apretaban, de su cercana muerte asegurados, el sospechado engaño declaraban; pero luego delante dél llevados, con medroso temblor se retrataban 41 negando la verdad ya comprobada por ellos en ausencia confesada.

Más viéndose apretado y peligroso y que encubriese al cabo no podía, dejando aquel remedio infrutuoso 42 quiso tentar el último que había; y así, llamando al capitán Reinoso, que luego vino a ver lo que quería, le dijo con sereno y buen semblante lo que dirán mis versos adelante.

FIN

39 fido fiel' (Aut.).

40 Cf. IV, nota 57.

41 retratarse por retractarse.

42 Cf.XXIX, nota 4.

 

Logo Creative Commons. Algunos derechos reservados. Construido por la BCN en Plone, software libre    ·    Políticas de privacidad       ·   Mapa del sitio   ·    Ubicación horarios y teléfonos