Historia y anécdotas del discurso presidencial del 21 de mayo — Biblioteca del Congreso Nacional de Chile
Cambiar a contenido. Saltar a navegación
Biblioteca del Congreso Nacional de Chile.
Biblioteca del Congreso Nacional de Chile.
Opciones:   
 
 





  • Enciclopedia Chilena
  • DELIBERA
  • Diálogos Bicentenario
  • Mapoteca
  • Archivo Alejandro Hales
  • Retrato de la Desigualdad en Chile
  • Gestión del Conocimiento
llevatelo
navegadores

Este sitio ofrece una mejor experiencia con Google Chrome, Apple Safari o Mozilla Firefox, navegadores con un motor de javascript optimizado.

Portada > Mirada en Profundidad > Historia y anécdotas del discurso presidencial del 21 de mayo
 
Acciones de Documento
  • Atrás
  • Enviar a un amigo
  • Print this page
  • Agranda letra
  • Achica letra
  • Compartir

Historia y anécdotas del discurso presidencial del 21 de mayo


15 de mayo 2013

Comparte este contenido

“¡Que Dios nos ayude!”. Con esa frase concluyó el primer discurso de 21 de mayo del Presidente Patricio Aylwin Azócar en 1990, a sólo meses del retorno a la democracia tras 17 años de régimen militar en nuestro país. De esa manera, se reinstalaba también en Chile una antigua tradición republicana, que fijaba el día de la conmemoración del Combate Naval de Iquique como el inicio del periodo legislativo ordinario en el Parlamento y la fecha en que el Presidente de la República da cuenta ante el Congreso Pleno del estado administrativo y político de la Nación.

Este martes 21 de mayo de 2013, la historia del Mensaje Presidencial sumará un nuevo capítulo cuando el actual Primer Mandatario, Sebastián Piñera Echenique, rinda la última cuenta de su periodo como Jefe de Estado, cumpliendo con lo establecido en el Artículo 24 de la Constitución. Se espera que más de mil invitados asistan al acto que se realizará en el Salón de Honor del Congreso Nacional en Valparaíso, entre los que se cuentan representantes del Poder Judicial, de las Fuerzas Armadas, del Cuerpo Diplomático, ex Presidentes de la República, autoridades civiles y eclesiásticas, además de los precandidatos presidenciales Michelle Bachelet, Andrés Allamand, Claudio Orrego, Pablo Longueira, Tomás Jocelyn-Holt, Andrés Velasco, Marcel Claude, Franco Parisi, Marco Enríquez-Ominami y José Antonio Gómez.

Aunque fue una práctica iniciada poco tiempo después de promulgada la Constitución de 1833, específicamente el 1 de junio de cada año, fue recién en la Carta Fundamental de 1925 donde quedó instaurado como un deber del Jefe de Estado presentarse ante los parlamentarios el 21 de mayo, fecha simbólica para el país y que, además, daba inicio al periodo ordinario de sesiones en el Congreso, el que concluía en otra fecha significativa para la patria: el 18 septiembre, día de la conmemoración de la Primera Junta de Gobierno.

La Cuenta Anual del Presidente de la República de Chile, más comúnmente conocida como el Mensaje Presidencial o Discurso del 21 de mayo, es una ceremonia política inspirada en la tradición inglesa, la que influyó fuertemente en los primeros años de la llamada República Conservadora en nuestro país (1831-1860).

De hecho, siguiendo el mismo ejemplo británico, hasta 1842 el Congreso tenía incluso la costumbre de contestar al discurso presidencial. Hoy en día, sin embargo, el presidente del Senado inicia la sesión plenaria y ofrece la palabra al mandatario de turno.

 

Balazos en pleno salón del Congreso

 

Pese a su alto significado republicano, el discurso del 21 de mayo no siempre ha sido un acto tan ceremonioso como lo exige la tradición. Según relata el Premio Nacional de Periodismo, Hernán Millas, el 21 de mayo de 1938 se vivió una de las jornadas más acaloradas en la historia del Congreso Nacional, cuando quien se aprestaba a entregar su cuenta era el entonces Presidente Arturo Alessandri Palma.

La historia cuenta que Miguel Cruchaga Tocornal, quien presidía el Senado por aquella época, cumplió con la formalidad de abrir la sesión y ofrecer la palabra a algún parlamentario antes del discurso del mandatario, entendiendo que por protocolo nadie hacía uso de ella en esas circunstancias. Pero ese día el diputado, Gabriel González Videla, quien fuera presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Frente Popular, en su calidad de presidente del Partido Radical, sí pidió intervenir, descolocando a la mesa que presidía la sesión. Un molesto Cruchaga se negó a otorgarle la palabra, a lo que el parlamentario por Coquimbo reclamó: “¡Y entonces para qué me la ofrece!”

En ese momento se desató una verdadera batahola que el presidente del Senado trató de acallar infructuosamente con su campanilla y después con los timbres del salón, hasta que todo se paralizó cuando el jefe del Movimiento Nacional Socialista, Jorge González von Marées, desenfundó un revólver y disparó contra la testera, por lo que terminó derribado a golpes por la policía presente en el lugar y derivado a la Posta Central, tras una refriega que terminó con otros cuatro parlamentarios detenidos, incluido González Videla.

 

Cambia la tradición

 

En 1926 el Presidente Emiliano Figueroa Larraín fue el primero que dio cuenta del estado de la Nación un 21 de mayo y salvo algunas excepciones como la del Presidente Carlos Ibáñez del Campo, quien durante su primer mandato nunca pisó el edificio del Parlamento y enviaba sus discursos para que los leyera el secretario del Senado, la tradición se mantuvo intacta hasta 1973.

La dictadura militar que se instaló ese año ordenó el cierre del Congreso y quien asumiría como Presidente de Chile, el general Augusto Pinochet, decidió entregar sus cuentas al país los días 11 de marzo en el edificio Diego Portales, sede de la Junta Militar gobernante, encabezada por él. La Constitución de 1980, promulgada bajo el mismo régimen, no alteró la nueva tradición impuesta ya que sólo establecía que el Presidente de la República debía “a lo menos una vez al año”, dar cuenta al país del estado administrativo y político de la Nación.

Por tal motivo, el 21 de mayo tuvo que esperar hasta 1990 para volver a ser la fecha de realización de este acto republicano tradicional en Chile, el que fue establecido oficialmente en nuestra Carta Fundamental, con la reforma constitucional de 2005.

 

Mensajes presidenciales desde 1990

 






 
 

Logo Creative Commons. Algunos derechos reservados. Construido por la BCN en Plone, software libre    ·    Políticas de privacidad       ·   Mapa del sitio   ·    Ubicación horarios y teléfonos