Ley de Tabaco: la estricta normativa australiana que inspira a Chile — Biblioteca del Congreso Nacional de Chile
Cambiar a contenido. Saltar a navegación
Biblioteca del Congreso Nacional de Chile.
Biblioteca del Congreso Nacional de Chile.
Opciones:   
 
 





  • DELIBERA
  • Diálogos Bicentenario
  • Mapoteca
  • Archivo Alejandro Hales
  • Retrato de la Desigualdad en Chile
  • Gestión del Conocimiento
  • OCDE
  • CELAC
llevatelo
navegadores

Este sitio ofrece una mejor experiencia con Google Chrome, Apple Safari o Mozilla Firefox, navegadores con un motor de javascript optimizado.

Portada > Mirada en Profundidad > Ley de Tabaco: la estricta normativa australiana que inspira a Chile
 
Acciones de Documento
  • Atrás
  • Enviar a un amigo
  • Print this page
  • Agranda letra
  • Achica letra
  • Compartir

Ley de Tabaco: la estricta normativa australiana que inspira a Chile


21 de enero 2013

Comparte este contenido

Australia es el líder mundial en la lucha contra el tabaquismo, pues enfrenta con una de las leyes más estrictas a la industria tabacalera. Aquí presentamos los detalles de este cuerpo legal, que es observada por muchos países en el mundo, entre ellos Chile, cuya nueva Ley de Tabaco fue aprobada el 2 de enero 2013 por la Cámara de Diputados (aún falta la ratificación del Tribunal Constitucional y la promulgación del Presidente de la República).

La Ley de Tabaco de Australia, que comenzó a regir el 1 de diciembre de 2012, establece que las cajetillas deben ser homogéneas y estar libres de publicidad. El color verde oliva que ahora las caracteriza va acompañado de imágenes ilustrativas de los riegos que representa el tabaquismo para la salud. El nombre de la marca sólo puede aparecer en pequeñas letras; mientras que las advertencias ocupan el 75% de la parte frontal y el 90% de la parte posterior de los envoltorios, como una forma de impedir el mercadeo de la industria del tabaco.

El debate surge en distintos frentes. Entre ellos está el internacional, donde países como República Dominicana, Ucrania y Honduras están pendientes de lo que sucederá con sus marcas tabacaleras de exportación. Al respecto, el país caribeño afirmó que el empaque genérico sólo producirá una uniformización del mercado del tabaco, conduciendo a precios más bajos y a un incremento del consumo.

El otro frente de conflicto ocurre a nivel interno, pues la Asociación Australiana de Minoristas teme que el carácter intervencionista de la administración pública derive en una peligrosa espiral de prohibiciones que podría incluir el consumo de alcohol y alimentos ricos en grasa. Sin embargo, y a través del Acuerdo Nacional de Salud actualizado en 2012, el Gobierno australiano aclara que su objetivo principal es reducir la cifra de fumadores de un 15% actual a un 10% para el año 2018.

Las bases de estas restricciones son estudios -como el elaborado por la organización Cancer Council Australia- cuyo resultado evidencia que el empaquetado genérico de los productos de tabaco disminuye su atractivo para los consumidores –también para los jóvenes y potenciales fumadores-, junto con incrementar la efectividad de las advertencias de salud y reducir la posibilidad de que los consumidores piensen que existen cigarrillos menos nocivos que otros.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) también se pronunció, declarando que espera que estas medidas creen un efecto dominó en otros países, para reducir los daños derivados del tabaquismo en la salud de unas seis millones de personas cada año.

 

Una historia de lucha contra el tabaquismo

 

Los esfuerzos para reducir la cantidad de fumadores –que equivale a un cuarto de la población adulta- datan de la década de 1970, cuando comenzó a trabajarse en la reducción del daño (sindicando la presencia de alquitrán y nicotina en los cigarrillos), las advertencias en los envoltorios (con gran investigación para garantizar el máximo impacto en la juventud), y la prohibición de cajetillas pequeñas.

En la década del noventa, Australia comenzó a conocerse internacionalmente como un país estricto en esta materia, al prohibir la publicidad del tabaco en los medios de comunicación y el patrocinio de cualquier evento por parte de la industria tabacalera. Australia ha sido el país pionero en la mayoría de estas iniciativas.

Otras políticas públicas australianas de control son: el aumento de impuestos –en un 25%, lo que eleva el precio real de los cigarros-, una campaña de publicidad contra el tabaquismo de 85 millones de dólares, y el refuerzo de las leyes antitabaco en el país –como la mayor disponibilidad de productos farmacéuticos para dejar este vicio y la disposición de restaurantes libres de humo.

 

El efecto dominó llega a Chile

 

Tras dos años de tramitación, el Congreso aprobó el proyecto que modifica la Ley del Tabaco, el cual prohíbe fumar en recintos cerrados de uso público y estadios (sólo en actividades deportivas). Con esto, Chile se aproxima a la política australiana, al regular el consumo de tabaco en lugares cerrados como restaurants y pubs.

De implementarse la normativa, los locatarios podrían optar por habilitar terrazas para mayor comodidad del 35% de la población adulta inmersa en este vicio. Si las tabacaleras deciden financiar estas modificaciones –tal como lo hizo BAT Chile (ex Chiletabacos) el 2005, cuando se permitió la creación de sectores para “fumadores” y “no fumadores”, que rige hasta hoy- deberán informar anualmente sus donaciones a las diversas entidades.

Al igual que en Australia, la información sobre los componentes del cigarro debe estar visible en los envases y queda prohibida la venta de aquellos que tengan aditivos para variar su sabor (cigarros frutales o mentolados). En términos de publicidad, en tanto, no se podrá exhibir la presencia de fumadores como figura positiva en horario de menores (antes de las 22:00 horas), tanto en televisión como en radio.

Para el diputado Enrique Accorsi, la nueva Ley de Tabaco "es una ley compensatoria que le entrega la decisión de fumar o no fumar a las personas. Lo que va a hacer que esta Ley sea efectiva será la fiscalización ciudadana". Asimismo, recalcó que es un gran avance y que "los más beneficiados van a ser los jóvenes y también las mujeres, que son el público objetivo de las tabacaleras", agregó.

Según el congresista, algunas políticas contra el tabaquismo adoptadas por Australia no son exitosas en el contexto chileno, porque "los instructivos que tienen nuestras cajetillas no tuvieron ningún impacto en la disminución del consumo del cigarrillo. Incluso se inventaron inmediatamente las fundas para proteger las cajetillas", burlando así la norma.

En ambos países cerca de 15 mil personas mueren al año por causa de enfermedades asociadas al tabaquismo. Esto implica un costo de la cuarta parte del total del presupuesto de salud anual del Estado chileno.

Fuente: Portal BCN Asia Pacífico






 
 

Logo Creative Commons. Algunos derechos reservados. Construido por la BCN en Plone, software libre    ·    Políticas de privacidad       ·   Mapa del sitio   ·    Ubicación horarios y teléfonos