Licencias con puntaje: la urgencia de una conducción responsable — Biblioteca del Congreso Nacional de Chile
Cambiar a contenido. Saltar a navegación
Biblioteca del Congreso Nacional de Chile.
Biblioteca del Congreso Nacional de Chile.
Opciones:   
 
 





llevatelo
navegadores

Este sitio ofrece una mejor experiencia con Google Chrome, Apple Safari o Mozilla Firefox, navegadores con un motor de javascript optimizado.

Portada > Mirada en Profundidad > Licencias con puntaje: la urgencia de una conducción responsable
 
Acciones de Documento
  • Atrás
  • Enviar a un amigo
  • Print this page
  • Agranda letra
  • Achica letra
  • Compartir

Licencias con puntaje: la urgencia de una conducción responsable


12 de junio 2009

Comparte este contenido

Por Andrea L. Bustos B.

El 23 de mayo de 2009, José Miguel Cerda Pacheco, de 57 años, conducía su camión por la localidad de El Manzano, cercana a la comuna de Las Cabras. Su manejo en estado de ebriedad significó la muerte de cinco personas y dejó a otras 12 personas heridas.

Otro caso que conmocionó a la ciudadanía, fue el que involucró a cinco jóvenes que regresaban de una fiesta y que perecieron al chocar en el puente Pudahuel, el pasado 10 de mayo del 2009.

Situaciones como estas, y el alto número de víctimas en accidentes de tránsito, se han convertido en el centro de la preocupación de las autoridades  del Ejecutivo y de los parlamentarios. De allí la propuesta que busca instalar un sistema de licencias de conducir con puntos, los cuales irán disminuyendo en la medida que se cometan infracciones, hasta llegar a la suspensión total del permiso de conducir.

“No podemos permitir que por descuido, por imprudencia, por consumo de alcohol o drogas, siga muriendo tanta gente en accidentes de tránsito, especialmente jóvenes. Este es un tema que preocupa y que vamos abordar. Y vamos a implementar diversas medidas; varias de ellas tienen su origen en iniciativas parlamentarias que vamos a respaldar. Apoyaremos la creación de un sistema de puntaje para las licencias de conducir, que permita sancionar drásticamente, pero por sobre todo, prevenir”, dijo la presidenta Michelle Bachelet en su mensaje del 21 de mayo del 2009.

A pesar de lo anterior, no existe ningún proyecto de ley con carácter de urgente y aún está a la espera de lo señalado por el ministro de Transportes, René Cortazar: “lo que vamos a hacer es tomar mociones parlamentarias que están en trámite, que se refieren a esto de licencias con puntos, y básicamente vamos a hacer indicaciones, ponerle las urgencias necesarias a esos proyectos y además desarrollar la implementación” en declaraciones a la prensa.

En el Congreso existe un proyecto que está en tramitación desde 2003, el cual fue patrocinado por los diputados Pedro Araya, Jorge Burgos, Guillermo Ceroni, Roberto Delmastro, Fidel Espinoza, Fernando Meza, Felipe Salaberry y los ex parlamentarios Rodolfo Seguel, Zarko Luksic y Edgardo Riveros. Además, existe otra moción que comparte los mismos fundamentos que la anterior, presentada el 2 de junio de 2009 por el diputado Enrique Accorsi.

Ambas iniciativas buscan modificar la Ley de Tránsito (Ley 18.290) y establecer un sistema de puntaje de licencias de conducir y sanciones especiales para quien conduzca en estado de ebriedad, con resultado de daños, lesiones y muerte.

Proyectos: funcionamiento de la licencia por puntos


En el caso del proyecto presentado en el 2003, al momento que el conductor reciba o renueve su licencia recibirá 20 puntos, los cuales podrán disminuir en caso de infracción durante un periodo de tres años. Si el conductor llega a cero en puntaje, se le suspenderá o anulará la licencia de conducir.

El sistema de reducción de puntaje:

Menos 5 puntos: Homicidio o heridas involuntarias que pueden llegar a una incapacidad total de trabajo de más de 3 meses; delito de conducir en estado de ebriedad; delito de fuga; rechazo a someterse al test de alcoholismo; rechazo a obedecer a la inmovilización del vehículo y someterse a control; utilización de falsas patentes y defectos voluntarios de patentes y falsas declaraciones; y no respetar el disco pare o semáforo en luz roja fija o intermitente.

Menos 4 puntos: Para infracciones como heridas involuntarias no llevando a una incapacidad total de trabajo superior a 3 meses; exceder de 40 Km. por hora o más, de la velocidad autorizada; marcha ‑atrás o viraje en “U” en la autopista, particularmente cruzando la línea central separativa de ambas calzadas o haciendo una interrupción de éstas; transitar en sentido contrario, de noche o con neblina en un lugar con poca luz pública, de un vehículo sin luces y señalización.

Menos 3 puntos: Para infracciones como exceder la velocidad máxima autorizada entre 30 kms.  y menos de 40 Kms. por hora; adelantamiento peligroso; estacionar un vehículo sin luces y señalización en la calzada durante la noche o con neblina en un lugar sin luz pública; cambio brusco de dirección sin haber señalado ni avisado con seguridad que la maniobra no es peligrosa; paso de la línea continua o mixta, si la línea continua es la más cerca del vehículo; transitar sin motivo en el lado izquierdo de la calzada, parada o estacionamiento peligroso; transitar en el lugar de emergencia y entorpecer la circulación.

Menos 2 puntos: Para infracciones relacionadas con transitar o estacionar en el terraplén de la autopista; exceder la velocidad máxima autorizada entre 20 kms. y menos 30 kms. por hora, aceleración del conductor cuando está a punto de ser adelantado por otro vehículo.

Menos 1 punto: Para las siguientes infracciones: Andar sobre la línea continua sola o cuando ésta no esté doblada por una línea discontinua del lado del usuario; manejar con la luz alta molestando a los conductores viniendo en el sentido contrario a pesar de las señales de luz de los vehículos contrario.

La reducción se realizará una vez que el conductor haya recibido la condena definitiva y ejecutoriada o el pago de la multa.

El retiro de puntos será comunicado por carta certificada personalmente, es confidencial y no deberá ser comunicada al empleador y tampoco a la compañía de seguros. Un registro llevará la cantidad de puntos perdidos.

La suspensión de la licencia implicará la pérdida total de los puntos y el conductor deberá entregar su licencia de conducir. Después de seis meses de la suspensión podrá rendir nuevamente exámenes para obtener licencia, previamente deberá aprobar un examen médico y sicotécnico.

Si la licencia es para ejercer su profesión el conductor debe informar a su empleador por la suspensión de su licencia.

A pesar de que existe pérdida de puntos, también se pueden recuperar, al no tener infracciones durante tres años, la totalidad de puntos. Un año sin infringir la ley, recupera diez puntos y al realizar cursos de rehabilitación en manejo de conducir, se obtienen cuatro puntos.

En cuanto al segundo proyecto, la propuesta del diputado Enrique Accorsi (PPD), presentada el 2 de junio de 2009, éste plantea asignar a cada conductor 100 puntos, permitiendo el desempeño con un mínimo de 60 puntos, para conductores no profesionales y de 80 para profesionales, dependerá de la gravedad de la infracción la cantidad de puntos que perderán.

Rebaja de puntos por infracción:

    • Infracción gravísima: 20 puntos
    • Infracción grave: 15 puntos
    • Menos grave: 10 puntos
    • Leve: 5 puntos

 

Estos puntos se podrán recuperar transcurridos 2 años desde la aplicación de la respectiva sanción, siempre que durante ese lapso el conductor no incurra en ninguna nueva infracción.

El diputado Accorsi señala en su proyecto que “el sistema de sanciones establecido en la Ley 18.290 del tránsito ha resultado ser ineficaz, ya que no obstante existir la posibilidad de cancelar la licencia de conducir bajo ciertas y determinadas circunstancias, esta sanción nunca se aplica por tratarse de una situación excepcional”.

Dentro de la iniciativa está propuesto “un sistema distinto para la sanción de quienes se desempeñen bajo la influencia del alcohol o en estado de ebriedad, ya que este tipo de conductas merece un castigo más drástico que no puede quedar entregado al sistema de puntos”.

El proyecto consiste en suspender, por el plazo de 3 meses, a quien se conduzca bajo la influencia del alcohol, de 6 meses para quien lo haga en estado de ebriedad. Cualquiera sea el nivel etílico, si a consecuencia de la conducción se provocan daños, la suspensión será de un año, si hay lesiones leves, de 1 año y medio, si las lesiones son graves, 2 años; y por último si el resultado es de muerte, la sanción es la cancelación definitiva y a perpetuidad de la licencia para conducir vehículos.

“En los casos de sanciones de suspensión temporal, nos parece adecuado sancionar la reincidencia con la máxima y más drástica sanción, cual es la cancelación definitiva y perpetua ¡Nuestros jóvenes no pueden seguir muriendo!”, puntualiza.

Si alguno de estos proyectos se transformara en ley, ésta entraría en vigencia un año después de su promulgación, para el Servicio de Registro Civil e Identificación y el Poder Judicial puedan contar con un sistema de información en línea, con el fin de que los datos y puntaje de los conductores estén cruzados entre los juzgados de policía local y en el Registro Civil.

Para el ministro de Transportes, René Cortázar, Chile tiene la capacidad para poner en marcha esta ley de permisos por puntos, la cual requeriría de un aumento de fiscalización.


El proyecto que quiere proponer el Ejecutivo


A pesar que la presidenta Michelle Bachelet anunció en su mensaje del 21 de mayo pasado apoyar alguna iniciativa parlamentaria que estuviese en tratamitación en el Congreso, referida a licencias de conducir con puntos, el ministro de Transportes, René Cortázar, anunció dentro de los próximos días el envío de un proyecto de ley que buscará instaurar la licencia por puntos en nuestro país.

El proyecto según ha dicho el ministro hará que los más de tres millones de conductores tendrán una licencia de 12 puntos, los cuales se irán restando en la medida que ellos comentan infracciones hasta llegar a cero punto.

Esta información fue entregada por Cortázar el 15 de junio durante el "VII Encuentro de Responsables de Tránsito de Iberoamérica", donse señaló que el ministerio definió que el delito de manejar a exceso de velocidad o con 0,50-0,99 gramos de alcohol por litro de sangre restaría seis puntos a la licencia del conducir.

Los conductores que llegaran a tener 0 puntos en una primera instancia, se les suspenderá la licencia por 90 días y deberán realizar un curso en centros cerficados por la cartera de Transportes con el fin de recuperarla. Si hay reincidencia la sanción será de 180 días.

El subsecretario de Transportes, Raúl Erazo, en declaraciones estimó que la norma podría estar lista para julio próximo y que sería implementada "un año después de aprobada", con el fin de informar a los usuarios y para que el sistema procese datos en forma online.  


Aprobación de permiso por puntos


Según estadísticas de la Comisión Nacional de Seguridad del Tránsito, cerca de un 13% de los accidentes de tránsito con víctimas fatales en Chile, se deben a los efectos del alcohol en la conducción. En 2007, las cifras muestran que un 69% de ellos tuvo la participación de jóvenes entre 19 y 33 años de edad. 

La bancada de diputados PRI-Independientes a fines de mayo pasado solicitó al gobierno cumplir lo anunciado y dar suma urgencia al proyecto de licencias de conducir con puntos, luego del informe emanado por Carabineros que señala un incremento de 122% en las multas por conducir a exceso de velocidad.

En su oportunidad, el diputado Pedro Araya dijo que estas cifras "son preocupantes y nos impulsan a ser más enérgicos a la hora de sancionar a quienes de manera irresponsables conducen un medio de transporte, perjudicando con ello a la ciudadanía".

"Es indispensable que esta iniciativa se convierta en ley, porque está en el Parlamento hace cinco años. Debemos proteger a la ciudadanía de estos verdaderos sicópatas al volante", dijo.

Una encuesta del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) de la Universidad Central sobre los cambios a la Ley de Tránsito registró que un 87% de los encuestados aprueba el sistema de licencias de conducir con puntaje.

La investigación reflejó que el 75% de los encuestados considera suaves o muy suaves las sanciones contra quienes manejan en estado de ebriedad, y recomiendan un endurecimiento en las medidas.

El sondeo se realizó telefónicamente el 25 y 26 de mayo de 2009, a 300 personas de la Región Metropolitana mayores de 18 años y menores de 65 años.

Una de las grandes preocupaciones en los proyectos presentados son los jóvenes ya que los accidentes de tránsito son la principal causa de mortalidad en este grupo etáreo. El 2007 fallecieron 590 hombres y 31 mujeres.

En el 2008 fallecieron 1.782 personas por accidentes de tránsito, lo que equivale a cinco personas por día y el total de lesionados superó los 55 mil.


Buena experiencia extranjera


Este sistema de puntaje en las licencias de conducir funciona en países como; Australia, Francia, Italia, Malasia, Canadá, Bélgica, Japón, Reino Unido, Dinamarca, República Checa, Alemania, España y Estados Unidos, donde se ha percibido una reducción de muertes por accidentes de tránsito producidos por conducción irresponsable de 10 por ciento por año.

En el caso de España, durante el 2003 tenía una siniestralidad de 128 muertos por un millón de habitantes, siendo la media en Europa de 103. Países como Suecia, Reino Unido se escapaban a este índice con 60.

En el balance realizado por la Dirección General de Tráfico española durante el 2007, muestra que el número de sanciones firmes con detracción de puntos ha sido de 310.000, con un total de puntos detraídos de 1.025.00, que han afectado a 290.000 conductores.

“Al 1% del censo de conductores se les ha restado algún punto. De los que el 84% son hombres y el 16% son mujeres. El 31% de los conductores que han perdido puntos tenían entre 25 y 34 años, el 23% entre 35 y 44 años. Entre ambos grupos suman el 54% de los infractores. Los jóvenes hasta 24 años han supuesto el 18,7% del total de los infractores”, explica el balance.

La “Ley de permiso por puntos” ha permitido que España haya pasado de los países con mayores índices de siniestralidad vial (128 muertos en carretera por millón de habitantes en 2003 cuando la media europea era de 103) a situarse en 2006 más cercano a la media de la Unión Europea que es 93 muertos por cada millón de habitantes. (Ver Permisos por Punto en España).

En Francia el permiso por puntos comenzó a funcionar en 1992 y se basa también en la pérdida progresiva de puntos. Cada conductor cuenta con un saldo inicial de 12 puntos irán bajando en la medida que cometa alguna infracción, si queda en cero el conductor pierde el permiso.

Las infracciones están penalizadas de la siguiente manera:

1 punto menos: Por sobrepasar una línea continua, utilizar luces de forma indebida o circular con un exceso de velocidad que no supere en 20 km/h la velocidad máxima establecida.

2 puntos menos: Por un exceso de velocidad entre 20 y 30 km/h, conducir usando celular, acelerar impidiendo un adelantamiento o parar en la mediana de una autopista o autovía.

3 puntos menos: Por un exceso de velocidad de 30 a 40 km/h, circular sin motivo por la vía izquierda, parar en un lugar peligroso o no utilizar el cinturón o el casco.

4 puntos menos: Por un exceso de velocidad superior a 40 km/h o por saltarse un stop o un semáforo.

6 puntos menos: Por conducir bajo los efectos del alcohol o negarse a realizar la prueba de alcoholemia.

8 puntos menos: Por provocar un accidente, conduciendo bajo los efectos del alcohol, o darse a la fuga en un caso de accidente con heridos.

Los conductores pueden recuperar puntos, no cometiendo infracciones durante un periodo de tiempo o realizando cursos de sensibilización.

En este país han disminuido las infracciones por consumo de alcohol  en un porcentaje superior al 6%. Y en el 2003, se redujeron las muertes por accidentes de tráfico en un 17%.

El Reino Unido es el país europeo con menos muertos por millón de kilómetros recorridos. Su llamada Ley de Tráfico Rodado de 1962 es considerada como el precedente de la ley de permiso por puntos que entró en vigencia en 1982, con una mezcla del sistema tradicional de penalización a conductores y del permiso por puntos.

Los ingleses suman puntos en lugar de restar, según la gravedad de la infracción, cuanto más grave más puntos sumará, hasta llegar a la inhabilitación como conductor si llega a doce puntos.

Tipos de infracciones:

Tipo A: Muy graves (Ej: conducir bajo los efectos del alcohol.). Tienen como consecuencia el retiro inmediato de la licencia por un año.

Tipo B: Consideradas faltas (Ej: No usar el cinturón) suman puntos.

Tipo C: Infracciones leves (Ej: Estacionar en lugar prohibido). Sin suma de puntos, la sanción es económica.

Para recuperar el permiso los conductores deben realizar un curso de sensibilización y examinación. Si la inhabilitación de la licencia es por infracciones graves o delitos, hay que pasar por un examen médico.

En Alemania, el sistema de conducción por puntos comenzó en 1999 y al igual que el Reino Unido según las infracciones se van sumando puntos, el máximo es 18 e implica la pérdida de la licencia.

La puntuación de las infracciones varía según la gravedad:

De 1 a 4 puntos: Infracciones menos graves.

De 5 a 7 puntos: Infracción grave (Ej: adelantamiento en un tramo prohibido, giro que pone en riesgo a peatones, pasar un disco pare, conducir bajo los efectos del alcohol).

Si el conductor acumula 8 a 13 puntos se le amonesta y se le invita a tomar parte –voluntariamente- de un curso de formación vial, no así los que tiene entre 14 y 17 puntos que deben ir obligatoriamente. La asistencia voluntaria a un psicólogo le rebaja 2 puntos.

El conductor que acumule 18 puntos debe tratarse sicológicamente y si no hay cambios positivos pierde la licencia.

En Australia la incorporación del sistema de licencia de conducir por puntaje comenzó en 1969. Desde 1989 a 1994, la tasa de mortalidad disminuyó al 45%.

El sistema de permisos de conducir con puntos es una forma de contribuir a la seguridad vial, sin embargo, no hay que olvidar otros elementos de apoyo como las campañas de información, control y vigilancia de velocidad, responsabilidad en consumo de alcohol y conducción, uso del cinturón de seguridad y casco en el caso de los conductores de motocicleta.

 

Conducción en estado de ebriedad


Otro proyecto que se relaciona a este tema de las licencias por puntos y modifica también a la Ley de Tránsito, es el propuesto por los diputados Fidel Espinoza (PS), Alfonso De Urresti (PS), Tucapel Jiménez (IND.), Iván Paredes (PS), Alejandro Sule (PRSD) y Patricio Vallespín (DC), los que sostienen en su moción que en el caso del manejo en estado de ebriedad, las conductas se realizan a lo menos en hipótesis de dolo eventual, pues el sujeto puede prever que con su actuar doloso de ingesta de alcohol, puede producir daños, lesiones o muerte.

En esta moción, los parlamentarios apelan a que “el uso de la licencia de conducir conlleva una responsabilidad por los riesgos propios de la actividad del transporte, por eso exige una mayor responsabilidad ante sus infracciones, más cuando compromete la seguridad y la vida del entorno. En consecuencia la cancelación a perpetuidad de la licencia de conducir, es la respuesta proporcional a la muerte producida en la conducción en estado de ebriedad, atendido el aumento del riesgo permitido por parte del agente con producción de un resultado dañoso”.

Por ello, señalan que se hace necesario un tratamiento diferenciado, toda vez que como consecuencia de estos delitos, se produce como resultado la muerte. En estos casos, agregan que la respuesta del sistema debe ser mas rigurosa, llegando a que el que resulte responsable de este tipo de delitos no pueda volver a conducir nunca más vehículos motorizados, mediante el mecanismo de la cancelación, y no en una escala gradual de suspensión.

Actualmente, esta propuesta que es analizada por la Comisión de Obras Públicas, Transportes y Telecomunicaciones, establece la necesidad de decretar la prisión preventiva en los casos que la conducción con resultado de muerte ha sido perpetrada en estado de ebriedad o bajo el influjo de sustancias sicotrópicas.

Por ello, argumentan que la cancelación a perpetuidad de la licencia de conducir, “es la respuesta proporcional a la muerte producida en la conducción en estado de ebriedad, atendido el aumento del riesgo permitido por parte del agente con producción de un resultado dañoso”.

 



Proyectos: funcionamiento de la licencia por puntos    El proyecto que quiere proponer el Ejecutivo    Aprobación de permiso por puntos    Buena experiencia extranjera    Conducción en estado de ebriedad   



 
 

Logo Creative Commons. Algunos derechos reservados. Construido por la BCN en Plone, software libre    ·    Políticas de privacidad       ·   Mapa del sitio   ·    Ubicación horarios y teléfonos