Biblioteca del Congreso Nacional de Chile.
Biblioteca del Congreso Nacional de Chile.
Opciones:   
 
 





llevatelo
navegadores

Este sitio ofrece una mejor experiencia con Google Chrome, Apple Safari o Mozilla Firefox, navegadores con un motor de javascript optimizado.

 
Portada > A mí me importa > “Yo propuse un proyecto de acuerdo sobre seguridad minera dos meses antes de que ocurriera lo de la mina San José”
Acciones de Documento
  • Atrás
  • Enviar a un amigo
  • Print this page
  • Agranda letra
  • Achica letra
  • Compartir

A mí me importa

“Yo propuse un proyecto de acuerdo sobre seguridad minera dos meses antes de que ocurriera lo de la mina San José”

Diputado Giovanni Calderón Bassi (UDI), Distrito N° 6 de la Región de Atacama


“Yo propuse un proyecto de acuerdo sobre seguridad minera dos meses antes de que ocurriera lo de la mina San José”

Cree que la importancia de que un parlamentario esté donde “las papas queman”, es conocer en terreno la situación sobre la cual se va a legislar. A raíz de otro accidente en el que había fallecido un trabajador de una mina de Tierra Amarilla, pudo detectar la falta de fiscalización y el reducido número de inspectores de Sernageomin. Anticipándose a los hechos, plasmó su inquietud legislativa. Gracias a que trabajó quince años en el Congreso – como asesor legislativo y coordinador del comité UDI del Senado – es que conoce no sólo los códigos políticos de la corporación, sino que además sabe de los ritmos de tramitación de las leyes, de la redacción de proyectos y de todo eso que al instalarse como diputado este año, sin duda que le ha facilitado su trabajo legislativo. Nos da su opinión respecto al funcionamiento de la Reforma Procesal Penal; de la reforma a la ley de Responsabilidad Adolescente que propicia junto con el senador Víctor Pérez y de la partida de la ex presidenta Michelle Bachelet a Nueva York donde ya es la encargada de Asuntos de la Mujer en la ONU.

27 de septiembre 2010

Comparte este contenido
Llévese nuestro contenido
   RSS RSS

Se podría decir que Ud. llegó al Congreso con un hándicap a favor, respecto de otros diputados por haber coordinado durante 8 años la secretaría del Comité de Senadores UDI…

Efectivamente, pero en realidad fueron 15 años, siete años estuve con el senador Bertrán Urenda y ocho años como coordinador del Comité… Llegué a los 22 años a trabajar al Senado, recién egresado de la universidad.

¿Son varios los códigos que hay acá, cuéntele un poco a la gente?

Sí. Una cosa son los códigos políticos, que creo que se aprenden en la experiencia política y otra cosa es la experiencia como asesor legislativo que tiene que ver con conocer los ritmos de la tramitación de las leyes; saber de las facultades de los parlamentarios; saber en el fondo dónde hacer los énfasis, los hincapiés… Naturalmente hay un cierto training y expertise en redactar proyectos de ley, de acuerdo, discursos, etc… Eso a uno le facilita mucho el trabajo.

¿Y nos podría hablar de los códigos políticos…? ¿Algunos…?

Son, como en toda organización humana, se van generando ciertos códigos, ciertas normas de conducta en el fondo, que muchas veces el común de la ciudadanía no comprende y con los cuales además no me siento particularmente familiarizado… Por el contrario…

Por ejemplo, va como contra estos códigos, el hablar del desprestigio a que está hoy día sometida la Cámara de Diputados… El tomar iniciativas que vayan en el sentido contrario, de hacer más transparente la labor parlamentaria, en general se ve con cierta reticencia de parte de los parlamentarios más antiguos…

En algún momento hubo una iniciativa de los que somos parlamentarios por primera vez, de tratar de mejorar la imagen del Parlamento y de los políticos en general – porque la ciudadanía asocia a los políticos con el Parlamento, cuando en realidad políticos son todas las autoridades que ejercen algún tipo de poder público – y finalmente esa iniciativa no prosperó, precisamente porque hay una cierta desconfianza hacia lo nuevo.

Y eso es natural, yo entiendo que los cambios generacionales que hay en todas las instituciones son complejos.

Le pediría que en su calidad de abogado, nos de su opinión respecto a cómo a funcionado la Reforma Procesal Penal.

Tengo la impresión de que ha funcionado bien. Naturalmente que comparado con el sistema anterior que era inquisitivo; en que había un juez que investigaba, instruía la investigación y además juzgaba, sentenciaba… En comparación con eso, el nuevo sistema naturalmente que es una revolución y ha sido tremendamente positivo.

Ha tenido diferentes impactos, que creo que llegó el momento de evaluarlos – como ha dicho el ministro de Justicia, Felipe Bulnes – “llegó el momento de las reformas a la reforma” porque por ejemplo, la estructuración del sistema sobre la base de un Ministerio Público que es el que investiga y el que acusa, con un rol muy secundario por parte de las víctimas, particularmente de los querellantes particulares, ha generado una sensación de impunidad en la sociedad, porque se estima que hay un sector de la academia – que son los mentores de la Reforma en su origen - que sostienen que el es Ministerio Público el encargado de la defensa de los derechos de las víctimas y eso, la verdad es que desde mi punto de vista, habiendo estado en la tramitación de esa reforma, leyendo los textos legales normativos además, pienso que no es así.

El Ministerio Público está obligado por el principio de objetividad y por lo tanto, no le corresponde defender los derechos de la víctima y muchas veces, los intereses de las víctimas, no son concordantes con los intereses del Ministerio Público, lo que es lógico… Si la función del Ministerio Público es perseguir la responsabilidad penal como representante del Estado.

Las víctimas tienen otros intereses y por eso creo que ahí se ha producido un cierto quiebre con la ciudadanía porque hay una cierta sensación de impunidad. Y el sistema ha tenido también un impacto muy importante en la población carcelaria. Hoy día hay un déficit del orden de 160 por ciento, o sea, en una cárcel, donde caben 100 personas, hay 160, producto, precisamente, de la entrada en funcionamiento de la reforma.

Cuando uno ve la curva de población penal, se da cuenta de que a partir del año 2003, cuando empieza a aplicarse la Reforma en las regiones más grandes, hay un incremento importante de la población penal.


Ud. junto con el senador Víctor Pérez proponen una reforma a la ley de Responsabilidad Adolescente. ¿Cuáles son los puntos principales?

Esto tiene su origen en el deseo de recoger las inquietudes de la gente, de la ciudadanía, pero también legislando en profundidad. Porque una de las mayores críticas que se le formulan al Parlamento – y en eso yo estoy de acuerdo con la ciudadanía – es que legisla reaccionando a un evento público.

Pasa algo y el Congreso reacciona implementando un proyecto de ley al que muchas veces le falta la maduración necesaria para ser una buena ley que avance en un determinado tema. Bueno, en esta ocasión, el senador Víctor Pérez, tomó conocimiento del caso del hermano de la modelo Adriana Aguayo – Sergio Aguayo – que fue asesinado por un menor de edad, con puñaladas en la cabeza.

Un crimen bastante atroz, que fue muy bullado en su época, y que presentaba una serie de falencias en el procedimiento y en su resultado final. Entre otras cosas, puedo comentar que este menor fue condenado y como no existía lo que se llama el Plan de Intervención Individual - no estaba listo en el Sename – estuvo 30 días libre, habiendo sido condenado.

Claramente eso es un déficit del sistema, porque para los familiares de la víctima y para la comunidad deja una sensación de impunidad. Y a partir de esa experiencia y de la conversación con sus abogados y sus representantes, fuimos desarrollando la moción de que era necesario reestructurar la ley de Responsabilidad Penal Juvenil y surge de ahí la idea de plantear un régimen escalonado de responsabilidades, rebajando la edad de imputabilidad, pero eso no significa – y en esto es súper importante que la ciudadanía entienda – que no se puede plantear un discusión maniquea entre los defensores de los niños y los represores.

No se trata de eso. Se trata de responsabilizar a los menores de edad. Obviamente que a un menor de 12 años uno no lo puede condenar de por vida, cualquiera sea el delito que cometa, porque siempre existe, y está comprobado científicamente, que él tiene la probabilidad de hacer un cambio en su vida, pero también tiene que entender la responsabilidad del delito que cometió.

Cuando vemos casos como el de menores que salen en la TV, que son de muy baja edad, de 10 o 12 años, cometiendo delitos atroces, obviamente que ese niño va en una dirección contraria a la sociedad y hoy día ese niño, no tiene ningún tipo de responsabilidad.

No va a ir a ningún centro del Sename, probablemente se le va a someter a alguna medida de protección… Va a quedar un poco en el aire… Y lo que nosotros sostenemos que es necesario iniciar la intervención del Estado desde el origen del problema de delincuencia adolescente.

¿Y ese proyecto tiene probabilidades de prosperar?

Bueno, lo hemos hablado con el presidente de la comisión de Constitución de la Cámara de Diputados, Pedro Araya. Se ha fijado un timming… Naturalmente que hoy día tenemos otros proyectos que están con urgencia, como la ley Antiterrorista, la reforma a la ley 18.216, de medidas alternativas a las penas, el proyecto que se conoce como el brazalete electrónico…

Y una vez que despachemos éstas que están con urgencia, nos vamos a abocar al estudio de este otro proyecto, que lo he conversado con otros parlamentarios de la comisión y en la medida en que uno muestra el proyecto como un sistema razonable y no una cosa represiva que va al mero castigo, obviamente que encuentra mayores simpatías.

Mientras se discuten en el Senado las modificaciones a la ley Antiterrorista, el Presidente de la Corte Suprema, Milton Juica, es partidario de terminar con la justicia militar… Qué opina Ud. sobre esto….

La verdad es que desconozco estas declaraciones del presidente de la Corte Suprema, no sé el contexto ni el sentido, pero así como se plantea de terminar en forma absoluta con la justicia militar, no me parece que sea una medida adecuada.

Una cosa es que los civiles salgan de la jurisdicción militar y eso yo creo que hay consenso, estamos todos de acuerdo. Recién se aprobó la idea de separar incluso todo lo que son normas de procedimiento de lo que son delitos, para tramitar rápidamente las normas de procedimiento y de esa forma, todos los civiles que están procesados por la justicia militar, sean juzgados por la justicia civil, como corresponde, por la justicia común.

Pero la justicia militar tiene otra lógica. Los delitos militares, es decir que cometen los militares, la disciplina militar, tiene una lógica distinta a la de la justicia distinta…

Pienso que lo dijo en relación a la ley antiterrorista, en ningún otro…

No. En ese sentido hay un consenso bastante amplio, en cuanto a que cualquiera sea el delito que se cometa, la persona sea sometida a la jurisdicción común cuando se trata de civiles quienes los cometen, incluso el proyecto se pone en la hipótesis que un mismo delito sea cometido por un civil y por un militar, cuando hay co – participación: El civil va a la justicia civil y el militar a la justicia militar. Creo que eso es razonable, creo que tiene que ser así, porque la lógica con la que actúa el particular en un delito, cualquiera que sea, es distinta de la que tiene el militar.

Tierra Amarilla es una de sus comunas y a ella pertenece la Mina San José…

No, la mina está en Caldera… Tierra Amarilla también pertenece a mi distrito, pero la mina está en la comuna de Caldera, hacia el nor oriente, por increíble que parezca, porque todos identificamos a Caldera con playa y con mar, pero la verdad es que la comuna es bastante extensa, como todas las de la tercera región…

Lo que le quería preguntar, es qué puede hacer un diputado en pro de los afectados en una situación como ésta…

Eso es súper importante aclararlo, porque la gente agradece mucho que uno esté presente, que acompañe, espacialmente a la familia… Y eso es parte del rol que cualquier ser humano haría, independientemente de la investidura…

Pero creo que la importancia de que el parlamentario esté donde las papas queman, por decirlo en buen chileno, es poder conocer en terreno la situación sobre la cual va a legislar. Yo propuse un proyecto de acuerdo sobre seguridad minera unos meses antes de que ocurriera lo de la mina San José.

Y ese proyecto iba, específicamente, al tema que después fue tan bullado… Que era la falta de fiscalización, el número de fiscalizadores… De hecho me da la impresión que esa información la prensa la obtuvo del proyecto de acuerdo. Había cuatro fiscalizadores de Sernageomín y de hecho dos de ellos estaban dedicados a labores administrativas.

Y lo propuse dos meses antes, producto de otro accidente en que había fallecido un trabajador en una mina de mediana envergadura en Tierra Amarilla y mi primera intervención a la hora de incidentes, versó sobre seguridad minera. ¿Y por qué? Porque yo tenía la cercanía con la realidad de mis comunas, lo que me permitía entender el problema de la seguridad minera.

Por eso, he tratado de estar lo más presente posible en las labores de rescate, para poder además, conocer in situ la situación de la mina que estamos investigando en la comisión de Minería, de la además que formo parte.

Incluso entré a la mina, llegué hasta el nivel 355. O sea, he tratado de entender – soy abogado y no minero, y uno tiene que conocer sus limitaciones – y de interiorizarme al máximo de la realidad de la minería, entendiendo que es distinta la mediana, la pequeña de la gran minería y entendiendo también que son cuestiones muy técnicas.

En la mina San José hubo un problema geológico, pero en la medida en que uno se va interiorizando de la realidad, conociéndola en terreno, tiene más posibilidades de formarse un juicio más completo y más cabal de lo que allí ocurrió.

Hemos tratado de hacerle entender a la opinión pública que muchas veces los parlamentarios tomamos iniciativas que no tienen que ver con un hecho concreto que ha acontecido. Los parlamentarios hacemos el esfuerzo, de cómo Ud. bien dice, de anticiparnos a los hechos…

Muchas veces no se puede, porque es muy difícil conocer toda la realidad, pero en casos como éste, se dio la particularidad de que estábamos muy atentos, muy pendientes del tema, antes de que se produjera esta lamentable situación.

Diputado, para terminar, dénos su opinión del nombramiento de la ex presidenta Bachelet como encargada de Asuntos de la Mujer de la ONU. ¿Cómo va a ser para ella asumir este cargo, desde el punto de vista político?

Buen punto. Yo ayer en Twitter expuse eso mismo, si era bueno o malo para Chile que Michelle Bachelet se fuera a Nueva York a asumir ese cargo… Y cuando pregunto esto me refiero a si es bueno o malo que la última ex presidenta de Chile, se vaya en momentos en que comienzan a haber cuestionamientos…

Porque es natural, mientras una autoridad está en ejercicio, los cuestionamientos pasan a veces un poco por alto, producto del devenir del día a día y de muchas circunstancias… Pero cuando viene el momento del análisis histórico, obviamente que comienzan a surgir estos cuestionamientos, y muchas veces es necesario que las autoridades den explicaciones.

Sin ir más lejos, el senador Lagos Weber y la ex diputada Tohá, decían que a propósito de este episodio de los mapuches, fue el comité político el que decidió la aplicación de la ley Antiterrorista. Y hoy día escuchaba en la radio a un periodista preguntarle a la ex presidenta que había de cierto en eso.

Ella contestó que la verdad es que ella no se iba a meter en esa polémica… Pero creo que tiene meterse, tiene que dar a conocer cuál fue la realidad, a quién se le ocurrió aplicarle la ley Antiterrorista a los mapuches: Si fue a un ministro político, al ministro del Interior… Yo me imagino que ella lo supo…

Como dijo por ahí el diputado Jorge Burgos, que es imposible que un ministro del Interior tome una decisión de esa naturaleza sin el conocimiento del presidente de la República, porque si lo hiciera, si cualquier ministro del Interior que “se arranque con los tarros”, en un tema como éste, sale volando…

Creo que tiene sus aspectos negativos, aunque posiblemente lo más positivo, como la propia ex presidenta lo dijo, es el reconocimiento para Chile, no sólo para ella, que obviamente lo merece.

¿Pero desde su proyección como futura candidata presidencial?

Bueno eso es algo que todos más o menos conocemos… Lo que ocurre cuando una figura pública cuando se va del país… Lo vivimos con el caso de José Miguel Insulza y en alguna manera con el caso del ex presidente Ricardo Lagos…

De hecho, en la antigua Grecia y en Roma, se usaba esta institución de mandar a los políticos muy connotados de embajadores, o al ostracismo, para sacarlos de la contingencia… Entonces creo que si ella tiene alguna pretensión, es una mala decisión… Creo que al pueblo chileno le gusta, le interesa que sus autoridades estén ahí, opinando, y liderando…

M. Eugenia Rodríguez Q.
Septiembre 2010


Ver otras entrevistas >>
 

Logo Creative Commons. Algunos derechos reservados. Construido por la BCN en Plone, software libre    ·    Políticas de privacidad       ·   Mapa del sitio   ·    Ubicación horarios y teléfonos