Participación electoral infantil en América Latina: formando futuros electores

En diversos países de la región existen instancias en las que, en el mismo día en que se celebran elecciones generales, los niños y adolescentes emiten su opinión mediante su participación en una simulación de votación.

||Autor Fotografía: No disponible

En algunos países de la región se llevan a cabo elecciones y/o consultas a niños y adolescentes con el propósito de incluirlos desde pequeños en los asuntos públicos y escuchar sus opiniones sobre políticas públicas. Normalmente, estos ejercicios democráticos se realizan en período electoral, para aprovechar la coyuntura de deliberación ciudadana. Los casos de Costa Rica, Guatemala y México, en la siguiente nota. 

Discutir acerca de estos temas es relevante, ya que inculcar valores democráticos, incentivar la participación y el debate cívico entre niños y adolescentes es parte importante de su formación como ciudadanos. Este tema se inscribe en el Objetivo de Desarrollo Sostenible Nº16 de Naciones Unidas, que promueve sociedades justas, pacíficas e inclusivas. 

¿Por qué consultar a los niños sobre sus opiniones políticas?

Los niños tienen el derecho a expresar su opinión libremente y la oportunidad de ser escuchados, según el artículo 12 de la Convención sobre los Derechos del Niño

Otros derechos cívicos que los niños tienen son: derecho a un nombre, a una nacionalidad y a ser inscritos en los registros civiles; tener acceso a información para tomar decisiones relacionadas con educación y salud, entre otros ámbitos; tener acceso a mecanismos de quejas, tales como Alto Comisionado de la Niñez; y el derecho a acceder a la justicia, a través de ser considerados en procedimientos judiciales como testigos o demandantes.  

Incentivar a los niños a que expresen su opinión y realmente escuchar qué quieren decir es importante para construir una democracia inclusiva, de mejor calidad. Según UNICEF, escuchar las opiniones de niños y adolescentes:

  • Nutre el proceso de toma de decisiones: los niños y adolescentes tienen conocimientos y experiencias propias de su edad. Escuchar sus puntos de vista contribuye a la elaboración de políticas públicas, especialmente aquellas que tienen efectos directos sobre ellos, tales como los métodos de enseñanza.
  • Fortalece el compromiso y la comprensión de la democracia: es positivo que los niños y adolescentes aprendan desde temprana edad cuáles son sus derechos y deberes, de qué manera sus acciones pueden afectar los derechos de los otros y cuáles son las implicancias de los procesos de toma de decisiones. Los menores de edad adquieren habilidades y competencias necesarias para afrontar la adultez si es que, desde pequeños, tienen la oportunidad de cuestionar, expresar puntos de vista y ver que sus opiniones son consideradas. 
  • Contribuye a proteger de mejor manera a menores de edad: las personas aprendemos que tenemos derechos en el proceso de hacerlos valer. Cuando los niños son incentivados a articular sus preocupaciones y expresar sus opiniones, los niños son empoderados para comunicar abusos, tales como violencia o abuso sexual. 

Consultar a los niños sobre sus opiniones acerca de asuntos públicos es una forma de complementar los planes de formación ciudadana que deben existir en todas las democracias. 

En Chile, la Ley 20.911, que entró en vigencia a partir del año escolar 2016, creó el plan de formación ciudadana para los establecimientos educacionales reconocidos por el Estado. Uno de sus propósitos es fomentar la participación de los estudiantes en temas de interés público, y una de las acciones concretas propuestas para cumplir con ello son estrategias para fomentar la representación y participación de los estudiantes. Esta ley dispone que los establecimientos incorporen una asignatura obligatoria de formación ciudadana para niveles de 3º y 4º de la enseñanza media. 

Costa Rica: el día de las elecciones los niños también votan por los candidatos 

Las Elecciones Infantiles en Costa Rica son una simulación de sufragio que se realiza desde 1990, la que se lleva a cabo el mismo día de las elecciones nacionales. Son organizadas por entidades públicas y privadas, tales como empresas, organizaciones de vecinos, centros educativos públicos y privados, organizaciones religiosas y colegios profesionales, entre otros. Estas entidades no requieren de un permiso especial para realizar estos comicios, pero sí pueden solicitar colaboración logística y de material electoral al Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Estas elecciones se llevan a cabo en colegios, museos, canales televisivos y centros religiosos, en todo el territorio nacional. Niños y adolescentes tienen la posibilidad de votar por su candidato/a de preferencia, sea para los cargos de Presidente/a, Asambleísta y Alcalde. Esos comicios se celebran en primera y segunda vuelta presidencial (si es que la hubiera). 

Las entidades que organizan las Elecciones Infantiles divulgan este ejercicio por medios de comunicación y a través de publicidad en los centros de votación y centros educativos. Los resultados de las elecciones infantiles se informan después de que el TSE haya comunicado los resultados oficiales de las elecciones generales. 

El propósito de este ejercicio es acercar a los niños y adolescentes a la democracia al exponerlos tempranamente a la experiencia de participar en un proceso electoral. Asimismo, se busca que desde pequeños entiendan los procedimientos electorales y cultiven el respeto a los resultados. Finalmente, este ejercicio permite que los niños y adolescentes desarrollen valores democráticos tales como la responsabilidad, transparencia y tolerancia.   

México: el día de las elecciones federales, los niños manifiestan sus opiniones respecto de una serie de asuntos públicos que les interesan

A través de las Consultas Infantiles y Juveniles los niños y adolescentes de México -de entre 6 y 17 años- expresan sus opiniones sobre asuntos y problemas que les afectan. Esta práctica se realiza el día en que se celebran elecciones federales, desde el  año 1997. Son organizadas por el órgano electoral a nivel federal, el Instituto Nacional Electoral (INE). 

La última Consulta Infantil y Juvenil se llevó a cabo el 2015, en la cual participaron 2.916.686 niñas, niños y adolescentes. Las papeletas y las preguntas a contestar dependieron de tres rangos de edad: 6 a 9 años, 10 a 13 y 14 a 17 años. Los niños menores a 6 años también tuvieron la posibilidad de participar al dibujar cómo es el lugar donde viven. Cabe notar que se contó con la participación de 2.346 niñas y niños indígenas y 386 con discapacidad visual, quienes utilizaron papeletas braille. 

¿En qué consisten estas consultas? En el año 2015, el mismo día de las elecciones federales, 13 mil casillas fueron instaladas en las principales plazas y parques de todo el país. Las papeletas fueron entregadas por parte de voluntarios, luego de verificar la edad del niño/a, con el objeto de determinar qué papeleta le correspondía. Estas casillas funcionaron entre las 9:00 y 18:00 hrs. Posteriormente a sufragar, los niños marcaban sus pulgares con tinta.

Algunas de las frases sometidas a votación, fueron: “En mi familia me golpean”, “Me siento seguro en mi escuela”, “Me obligan a formar parte de un grupo de delincuentes” y “Pienso que México estará mejor en unos años”. 

Guatemala: niños y adolescentes participan en simulaciones de voto por Presidente, y conforman su propio Tribunal Supremo Electoral

En Guatemala, la primera edición de las elecciones infantiles fue en 1995. Son organizadas por la Fundación Elecciones Infantiles, una institución privada sin fines de lucro, cuyo propósito es promover la educación cívica en este país. 

Estas elecciones se realizan el mismo día de las elecciones generales. Niños entre 5 y 14 años participan emitiendo su voto para candidato a la presidencia, en sus salas de clase. En el período anterior al día de la votación, alrededor de 500 mil niños son capacitados en sus colegios acerca de educación cívica por un grupo de facilitadores que trabajan en la fundación.

En el caso guatemalteco, además de emitir su sufragio, los niños y adolescentes son empadronados y reciben capacitación sobre las tareas que son llevadas a cabo por las Juntas Receptoras de Votos (mesas de votación en Chile), las Juntas Electorales Departamentales y el Tribunal Supremo Electoral. De hecho, los niños conforman su propio Tribunal Supremo Electoral para sus elecciones, con magistrados titulares y suplentes, tal como existe en la institucionalidad electoral en Guatemala. 

Preparándonos para las elecciones del 19 de noviembre: el programa #LevantaLaMano en Chile

En Chile todavía no hay iniciativas sistemáticas a través de las cuales los niños y adolescentes puedan participar electoralmente el día de las elecciones generales. Sin embargo, a propósito de nuestro actual contexto electoral, se ha creado el programa Levanta La Mano, el que está orientado a niños y adolescentes entre 10 y 17 años.  

En el marco de este programa, profesores y estudiantes pueden bajar una metodología desde su página web, la que otorga herramientas para que los escolares identifiquen problemas locales y nacionales y discutan propuestas para solucionarlos. Posteriormente, estas propuestas deben ser subidas a la página, donde se recopilarán todas las iniciativas para luego ser enviadas a los candidatos, con el propósito de que estos anuncien medidas alineadas con las inquietudes de los niños y adolescentes. 

Lo que busca este programa es fomentar el pensamiento crítico, el diálogo y el trabajo colaborativo, además de motivar a los niños a discutir sobre asuntos públicos y la democracia. Algunas de las propuestas que ya han sido subidas a la plataforma web son: “poner fin a la discriminación”, “educar a todos los niños y niñas de Chile” y “más conversaciones de sexualidad, afectividad y género”.

Este programa es organizado por la Fundación Ciudadano Inteligente, con el apoyo de UNICEF y el patrocinio del Ministerio de Educación. 

 

Temas relacionados

Diputado Ramón Farias y rol del Congreso en formación cívica infantil

Especial de PARTICIPACION CIVICA EN LA INFANCIA

Diputado Ramón Farias y rol del Congreso en formación cívica infantil

Para el parlamentario, el nuevo Congreso debería tener un papel más activo en la formación cívica de niñas, niños y adolescentes a través de actividades en los distritos y la promoción de iniciativas como las juntas de vecinos infantiles.

Ver más