La estrategia en robótica de Japón que prioriza la formación y capacitación de las personas

No solo propone la robotización de la sociedad, sino también la creación de capital humano avanzado que sea capaz de trabajar en forma colaborativa. Con esto, el país nipón pretende en menos de una década mostrar al mundo sus capacidades para el desarrollo de dicha tecnología.

POLITICAS PUBLICAS ASIA PACIFICO

La estrategia en robótica de Japón que prioriza la formación y capacitación de las personas

Como parte de la Estrategia de Revitalización de Japón creada en 2014 para revertir las consecuencias del envejecimiento de la población, la Estrategia de Robótica de Japón crea las condiciones para que Japón no solo sea una nación altamente robotizada, sino para convertirse en un centro global de innovación robótica. Las medidas adoptadas para lograrlo, a continuación.

Más que una sofisticación propia de los países altamente tecnológicos, la robótica está presente en nuestra vida cotidiana en un sinfín de procesos y actividades que realizamos de manera automatizada. Además de la operación y manipulación de sistemas multifuncionales, los robots tienen la capacidad de aprender, programar y generar información para la toma de decisiones.

Es por ello que la robótica es una ciencia que no solo se encarga del diseño y construcción de maquinas, sino de desarrollar tecnologías que sean capaces de desempeñar tareas complejas que realicen y satisfagan a los seres humanos. Si bien existe la tendencia de que los procesos de lógica e inteligencia que ejecutan los robots son capaces de reemplazar a los seres humanos en las tareas productivas, la robótica emplea diversas disciplinas como la mecánica, electrónica, programación, diseño, entre otras, que hacen de la inteligencia humana un componente imprescindible en la fabricación.

Esta premisa acerca de la importancia del ser humano, tanto en el desarrollo de la ciencia robótica, como ser un beneficiario de la misma, es el eje central de la Estrategia Robótica de Japón, un plan de acción desarrollado por el Ministerio de Economía, Comercio e Industria de dicho país, pero que forma parte de una Estrategia de Revitalización de Japón, impulsada el 2014 por el gobierno con el fin de resolver la escasez de mano de obra producida por la baja natalidad, liberar a las personas de exceso de trabajo y mejorar la productividad.

Preparación de la nueva revolución industrial o revolución de los robots

La estrategia, más que un plan para construir robots en serie, consiste en utilizar la tecnología robótica para que mediante el aumento en la productividad, se produzca un incremento en el ingreso, que luego se refleje en el bienestar de la ciudadanía. Es por ello que el desarrollo de dicha política se realiza a través de una alianza público-privada que es guiada por el Consejo de Ministros de Japón, quienes el año 2014 establecieron una hoja de ruta fundada sobre tres pilares de trabajo.

  • Mejora en la capacidad de fabricación: con esto, el plan se orienta al desarrollo de la ciencia, pero también a la mejora de las capacidades creativas en esta materia con el fin de convertir a Japón en el centro de innovación robótica en el mundo.
  • Diseminación de la robótica: a través de la utilización de los robots en la solución de problemas cotidianos, y sobre todo, en la demostración que los japoneses son una sociedad altamente beneficiada, se pretende exhibir al mundo las capacidades del país nipón para la fabricación y mantenimiento de esta tecnología.
  • Desarrollo de la revolución de los robots: luego de la fase de diseminación, se pretende formular reglas comerciales que permitan la estandarización global de las tecnologías, es decir, que a través de la interconexión de los robots y la acumulación autónoma de datos, se establecerá una plataforma que facilitará el acceso y comprensión de las cualidades de dicha tecnología.

De esta forma, el plan pretende la universalidad de la tecnología robótica mediante la formación de una sociedad altamente robotizada, pero donde a su vez existan valores de convivencia y riqueza que convivan con los esfuerzos de competitividad global. Con esto, el gobierno japonés pretende dejar en claro que son las personas comunes y corrientes las destinatarias a capitalizar los beneficios del desarrollo tecnológico.

Infraestructura pública para la innovación

Otro de los ejes principales de la Nueva Estrategia de Robótica de Japón es la creación de condiciones físicas para el diseño y fabricación de robots. En este sentido, el plan propone llevar a cabo una reforma social que permita la realización de distintas tareas específicas en el contexto de un ambiente de innovación. No obstante, la estrategia plantea que este sistema se materializará en infraestructura pública donde las partes interesadas no solo comparten su progreso, sino también colaboran con toda la industria.

De tal manera, la tarea principal que se propone para la creación de esta infraestructura pública es la colaboración entre el sector público y privado, donde además de recopilar y difundir información relevante, los stakeholders sean capaces de impulsar en conjunto proyectos internacionales de investigación, estandarizar las reglas de seguridad de los datos y divulgación de las mejores prácticas.

Por último, la estrategia establece que esta infraestructura debe tener la capacidad física de llevar a cabo experimentos de demostración para examinar una amplia gama de nuevos robots. Para ello se requiere de amplios espacios físicos para el trabajo con libertad y la creación de un centro de innovación en robótica que absorba las ideas de creativos nacionales y extranjeros. Según el documento, esta iniciativa se mantendrá en estrecha relación con el Consejo de Ciencia, Tecnología e innovación con el fin de impulsar una estrategia integral.

Desarrollo de recursos humanos en robótica

Como uno de los núcleos más importantes dentro de esta iniciativa gubernamental, el desarrollo del conocimiento y las personas son importantes a la hora potenciar el futuro de la robótica. Es por ello que una de medidas centrales en la estrategia es que más personas tengan la experiencia de participar en la fabricación de robots, ya sea en el diseño como en el ensamblaje en las líneas de producción. Con ello, se asegura la aparición de nuevo personal básico para el desarrollo productivo.

Además, en el corto y mediano plazo, el país nipón impulsa programas de capacitación, tanto a empleados como a trabajadores, con el fin de que luego de desarrollar habilidades en robótica, obtengan certificaciones que les permita desarrollar vocaciones, que luego repercuten en líneas de trabajo calificadas. Para lograr esto, ha sido importante el trabajo con institutos de investigación y universidades tecnológicas.

Para Ricardo Doberti, ingeniero en biotecnología molecular e investigador en políticas en ciencia y tecnología de la Universidad de Chile, la formación de capital humano es importante en el desarrollo de la robótica. “No solo se comienza por las universidades sino también en los colegios donde se pueden impartir programas más básicos de robótica. En esa área la conexión con las universidades es importante porque es ahí donde se desarrollan las capacidades para la transferencia tecnológica y eso es un punto crítico para que la robótica se desarrolle, ya que las universidades son los sectores más intensivos en la creación de conocimiento”, señaló.

Es por ello que la estrategia en robótica del país nipón establece que para contar con más especialistas es necesario comenzar por la alfabetización robótica. En consecuencia, el plan propone la socialización en esta tecnología durante la educación primaria a través de su uso en las instalaciones educativas, así como en museos de ciencia.

Un plan de robótica para Chile

Si bien el gobierno se encuentra en un proceso de trabajo para la creación de un Ministerio de Ciencia y Tecnología, el desarrollo de la robótica requiere de condiciones estructurales que trascenderían el funcionamiento de un solo ministerio. Para Ricardo Doberti, y en consonancia con la experiencia japonesa, reconoce como una línea básica la creación de infraestructura adecuada. “En Chile tenemos las capacidades para instalar robótica. Como la mayoría son a nivel de prototipo, no hay planes hasta el momento que permitan instalar una industria para la fabricación de robots. Hay iniciativas como Robotics Lab que están tratando de desarrollar este tipo de capacidades para que la robótica pueda desarrollarse, pero es necesario tener un programa nacional de robótica”, señaló.

A este respecto, agregó que es fundamental que a la política de desarrollo se le de un cauce sobre qué quiere utilizarse la robótica. “Puede ser utilizada para nuestras propias áreas de interés como la minería donde existe mucho trabajo industrial y alto riesgo de operarios humanos que se podrían reemplazar, también en la agroindustria y todos los programas que incluyen fabricación de manufactura avanzada, lo mismo en el área de la salud donde la robótica mejora los procesos. La minería del litio podría verse potenciada por la robótica. Actualmente son los focos que tenemos y a los que se le podría aplicar la robótica, estos sectores ya son robotizados en otras partes del mundo”, explicó.

De tal manera, el ingeniero recalca la necesidad de desarrollar la infraestructura y darle una dirección, es decir, definir la industria donde sirve la inclusión de la robótica. “Es necesario analizar cuáles son los potenciales impactos de la robótica, es decir, qué significa cuando estamos incluyendo este elemento en las materias productivas. En primer lugar podríamos decir que los procesos se estandarizan, en segundo que se reemplazan operarios humanos que realizan actividades peligrosas, y en tercero mejoran la precisión, por eso son tan importantes en la salud. Todo esto a su vez genera que la industria se estandarice y sea más escalable, por eso es tan importante integrar la robótica en nuestros procesos productivos, porque a través de eso nos permite hacer las cosas mucho más eficientes y precisas”, añadió.

Una valoración de la robótica en el contexto de nuestro país realizó el diputado Alberto Robles, quien es presidente de la Comisión de Ciencias y Tecnologías. En su opinión, la robotización es un fenómeno que debemos afrontar a través de la educación y la inversión pública en ciencia y tecnología. “Efectivamente el mundo avanza a pasos agigantados a reemplazar con robots el trabajo humano en algunas áreas como la minería, eso significa que los puestos de trabajo para los seres humanos van a estar dedicados a otro tipo de tareas. En consideración de esto me parece imprescindible que el país tome en serio lo que significa la ciencia, la tecnología y la innovación porque invertimos muy poco, hemos mantenido una inversión escasa que supera por muy poco el 0,3 por ciento del PIB lo que al final del día es muy poco. Los países emergentes que están avanzando muy poco, países emergentes están invirtiendo en tecnología mucho más que lo que hacemos nosotros”, sostuvo.

Asimismo, el parlamentario se refirió a la necesidad de avanzar en una institucionalidad que promueva el desarrollo de la tecnología. “Hay decisiones políticas que no hemos tomado, ya llevamos dos períodos de gobierno discutiendo sobre el Ministerio de Ciencia y Tecnología. Primero en el gobierno de Piñera, luego lo presentó la presidenta Bachelet, todavía el proyecto no sale del Senado y ha estado estancado mucho tiempo por problemas que a mi juicio son bastante menores si consideramos el realce político que producen las ciencias. Por eso pienso que en nuestro país o nos ponemos de verdad a pensar la ciencia desde un punto de vista de futuro y nos anticipamos o simplemente vamos a terminar siendo un país en el cual sus habitantes se someterán a las decisiones de otros”, sentenció.



Diputado Ramón Farias y rol del Congreso en formación cívica infantil

Especial de PARTICIPACION CIVICA EN LA INFANCIA

Diputado Ramón Farias y rol del Congreso en formación cívica infantil

Para el parlamentario, el nuevo Congreso debería tener un papel más activo en la formación cívica de niñas, niños y adolescentes a través de actividades en los distritos y la promoción de iniciativas como las juntas de vecinos infantiles.

Ver más

BCN reedita “El estado de las relaciones de Chile con Asia Pacífico”

01 Agosto 2017

BCN reedita “El estado de las relaciones de Chile con Asia Pacífico”

Con el fin de dar cuenta de los obstáculos y desafíos para una estrategia a futuro, el Programa Asia Pacífico actualizó este documento que sirve de instrumento al mundo parlamentario, académico y diplomático.