El matrimonio igualitario en Nueva Zelandia y sus implicancias positivas en el Asia Pacífico

Los avances en materia social y cultural que ha generado la ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo son ampliamente considerados por su vecina Australia, quien toma como ejemplo lo legislado con el fin de tener una ley similar.

POLITICAS PUBLICAS ASIA PACIFICO

El matrimonio igualitario en Nueva Zelandia y sus implicancias positivas en el Asia Pacífico

A raíz del proyecto de ley de matrimonio igualitario enviado al Congreso por el gobierno de Michelle Bachelet, el 28 de agosto de 2017 y en consideración de la ley de matrimonio de personas del mismo sexo en Nueva Zelandia promulgada el año 2013, revisamos algunos de los alcances de esta legislación, que no solo explicita la unión de dos personas independientemente de su condición sexual o identidad de género, sino también introdujo cambios en la ley de adopción para la conformación de familias homoparentales. Una revisión de esta experiencia, en la siguiente nota.

Ley que estipula la unión de dos personas del mismo sexo

La ley de matrimonio igualitario en Nueva Zelandia cumplió cuatro años de vigencia el 19 de agosto de 2017. Fue la primera ley de este tipo en la región Asia Pacífico y la número 13 en todo el mundo, aunque sigue siendo la única que existe en dicha región. Esta ley tuvo como premisa la modificación de la antigua definición legal de matrimonio, a modo de estipular explícitamente que un matrimonio puede realizarse entre personas del mismo sexo.

Asimismo, a la nueva definición de matrimonio, los legisladores modificaron disposiciones a modo que incluyan una terminología neutra de género. Sin embargo, la ley promulgada en 2013 fue más que una ampliación de la ley de unión civil, pues modificó la ley de adopción creada en 1955. Así, las parejas del mismo sexo que estén casadas podrán adoptar conjuntamente de manera legal.

Lo anterior se logró gracias a que se incorporaron otras leyes para asegurar que en toda la legislación del país oceánico no se produzcan diferencias legales entre los diferentes tipos de matrimonio. Para ello se eliminaron algunas palabras como esposo o esposa, marido o mujer, etc., que producían diferencias legales por sexo en la celebración de contratos. Si bien estos cambios generaron controversias entre la población, miles de personas marcharon hacia el parlamento en apoyo de la ley.

Matrimonio igualitario para neozelandeses y australianos

El apoyo de la ciudadanía no solo se evidenció en las marchas y en la asistencia del público al Parlamento neozelandés durante las discusiones, sino también por la gran cantidad de personas del mismo sexo inscritas para contraer matrimonio durante los primeros días, luego de aprobada la ley. Según cifras de la Oficina de Estadísticas de Nueva Zelandia, solo el 2013 se produjeron 926 matrimonios entre personas del mismo sexo, de las cuales 520 correspondieron a mujeres, mientras que el resto correspondió a hombres.

Si bien la cifra para el 2016 presenta un pequeño aumento a 933 matrimonios entre personas del mismo sexo, la cifra es considerada positiva pues en el país oceánico existe plena igualdad de derechos entre todas las personas que quieran casarse legalmente, independientemente de su identidad de género. Aunque tales cifras esconden una realidad, que más de la mitad de tales uniones corresponde a personas provenientes del extranjero, particularmente de Australia, que representa un 58 por ciento de todas las uniones celebradas por foráneos. Otros países como China, ocupan el 17 por ciento de los matrimonios, 4 por ciento personas de Reino Unido, Estados Unidos y otros 25 países.

Tal tendencia ha hecho posible que Nueva Zelandia desarrolle el turismo de matrimonio, principalmente por personas provenientes de Australia. El sitio neozelandés de noticias Stuff, señala hay parejas que pueden pagar hasta 30 mil dólares por su boda, sin contemplar pasajes, alojamiento ni luna de miel. Esto ha generado que incluso la iglesia anglicana se abra a celebrar cultos religiosos para unir a personas del mismo sexo. Según la revista religiosa Church Times, los obispos de la iglesia anglicana autorizaron a sacerdotes individuales que quieran hacerlo, a ofrecer ritos de bendición a aquellas parejas que lo soliciten.

Frente a esta realidad, diversos medios de comunicación y líderes de opinión en Australia están haciendo llamados para que el gobierno apoye las iniciativas de matrimonio igualitario, uno de ellos es Jason Scott de Bloomberg, quien en una columna de opinión hace un llamado a las autoridades australianas para que observen lo realizado por Nueva Zelandia para legalizar las uniones y aprovechar los beneficios políticos que conlleva el respeto de esos derechos.

Proyecto de ley de matrimonio igualitario en Chile

El lunes 28 de agosto de 2017 el gobierno envió al Congreso el proyecto de ley de matrimonio igualitario que, al igual que como sucedió en Nueva Zelandia, pretende reformular la actual definición de matrimonio existente entre un hombre y una mujer, además de contemplar la posibilidad de que familias encabezadas por personas del mismo sexo puedan adoptar a niños, niñas y adolescentes.

Esta iniciativa fue valorada por Jimena Lizama, directora jurídica de la Fundación Iguales, quien señaló su satisfacción por la medida, ya que se condice con el espíritu de una sociedad democrática. “Es inaceptable que existan instituciones a la que solo puedan acceder personas de distinto sexo, es decir, que se prohíba a personas por su orientación sexual celebrar un contrato. Si bien estamos felices, los tiempos en los que se presentó el proyecto no son adecuados -se pudo presentar antes, incluso a principios de 2017-, por lo mismo es necesario que se le pongan las urgencias necesarias puesto que no basta con la simple presentación del proyecto, si no que se debe tramitar en el Congreso y se apruebe la idea de legislar en este gobierno”, señaló.

En relación a los elementos que deberían incorporarse en la ley, agregó que deberían ser los mismos derechos que se reconocen a las personas de distinto sexo. “Tiene que haber una reforma al derecho matrimonial en su conjunto, en el lenguaje, que considere la adopción de las parejas del mismo sexo y los derechos filiativos, es decir el vínculo legal que existe entre los padres, hijos e hijas. Se debe solucionar esto que es muy importante porque no puede ser que el Estado no proteja a niños y niñas adolescentes que son hijos de parejas del mismo sexo. El Estado tiene el deber de proteger a todos los tipos de familia y eso se señala en la sentencia del caso Atala, por parte de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por el cual fue condenado Chile y no existe un solo modelo tradicional de familia y que el Estado debe proteger a todos los tipos de familia”, agregó.

Sobre la legislación neozelandesa que incluye explícitamente la necesidad de reconocer la unión matrimonial a personas del mismo sexo, Jimena Lizama comentó que está de acuerdo con esta iniciativa, aunque también podría no explicitarse. “Quienes celebran este contrato son dos personas, son personas solo por el hecho de serlo independientemente de su orientación sexual. Por ejemplo la identidad de género no sería necesario hacerlo de manera expresa porque, por ejemplo, las personas Trans deberían tener los mismos derechos y basta con que se diga dos personas y no un hombre y una mujer. Pero en ningún caso estaría en desacuerdo con esa afirmación que tiene la ley en Nueva Zelandia”, sentenció.



La contaminación del aire en Latinoamérica

Especial de CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA

La contaminación del aire en Latinoamérica

Las políticas públicas que, según Naciones Unidas, deberían ser potenciadas en nuestra región están vinculadas a la erradicación de la quema de basura, disminución de las emisiones de vehículos motorizados y reducción de la contaminación dentro de los hogares.

Ver más

BCN reedita “El estado de las relaciones de Chile con Asia Pacífico”

01 Agosto 2017

BCN reedita “El estado de las relaciones de Chile con Asia Pacífico”

Con el fin de dar cuenta de los obstáculos y desafíos para una estrategia a futuro, el Programa Asia Pacífico actualizó este documento que sirve de instrumento al mundo parlamentario, académico y diplomático.