El uso de helicópteros para combatir los incendios forestales en Australia

Aunque distintos organismos públicos y empresas privadas tienen sus propios equipos, durante momentos de emergencia el Centro Nacional de Combate Aéreo del Fuego (NAFC) se encarga de coordinar y facilitar la acción de todas las naves, siendo el helicóptero “Elvis” uno de sus protagonistas.

POLITICAS PUBLICAS ASIA PACIFICO

El uso de helicópteros para combatir los incendios forestales en Australia

Una de las mejores maneras de combatir los incendios forestales es a través del ataque rápido a los focos, durante los primeros 10 minutos de ocurrencia. Para lograr este objetivo, el Centro de Investigación Cooperativa contra Incendios Forestales (Bushfire CRC) determinó en diferentes estudios que los helicópteros serían los medios más efectivos, razón por la cual se encuentran en todas las regiones del país oceánico. Más de esta experiencia, en la siguiente nota.

Estudios evidencian la importancia de reaccionar a tiempo

Entre los desastres naturales, los incendios forestales son los eventos de más fácil surgimiento y propagación. Es decir, que no se necesita la conjugación de muchas causas para su ocurrencia, la simple aparición de veranos sin lluvias y con temperaturas sobre los 35 grados Celsius, son suficientes para que los focos de fuego proliferen y se expandan con facilidad.

Estas condiciones no solo han estado presentes en nuestro país durante el verano de 2017, sino también al otro lado del Pacífico, en Australia, donde se vivió el 2009 uno de los incendios más destructivos de la historia. Es a raíz de este hecho que en el país oceánico -donde las temperaturas en verano suelen sobrepasar los 46 grados- decidieron asumir el desafío de superar las limitaciones que impone el fenómeno climático y hacer algo por predecir y controlar las variables que azuzan el fuego en los bosques.

Para lograrlo, el gobierno fundó el 2013 el Centro de Investigación Cooperativa contra Incendios Forestales (Bushfire CRC) encargado de dar con las soluciones que prevengan focos y protejan a los bosques del fuego. Aunque se trata de un organismo público de coordinación, parte de su trabajo investigativo lo realiza en conjunto con la Organización de Investigación Científica e Industrial (Csiro), además de colaborar con otros organismos de gestión del territorio en Nueva Zelandia y el Asia.

El Bushfire CRC ha avalado el uso de helicópteros de bombardeo de agua como método de combate al fuego. Conocidos como “Elvis” por su forma, son fabricados en Estados Unidos por la empresa Erickson Air Crane, y no solo arrojan agua, sino también líquido extintor y bombas de niebla o de dispersión de agua, cuyo objetivo es robar el calor del suelo.

Para Eduardo Peña, ingeniero forestal y académico de la Universidad de Concepción, la lógica para combatir de mejor manera el fuego es atacando los focos durante los primeros diez minutos de su ocurrencia. “Los australianos se convencieron de que habiendo las condiciones favorables –el llamado 30-30-30- los incendios no se apagan después de media hora. Tampoco se apagan dentro de los bosques sino cuando salen a zonas de pastizales, entonces lo que se requiere es actuar con rapidez y romper la continuidad de la combustión”, señaló”.

Brigada de helicópteros para combatir el fuego

Los incendios forestales se han convertido en un tema importante de la agenda pública australiana por la magnitud de sus desastres, evidenciada en la cantidad de localidades destruidas. Esto ha llevado a dos tipos de respuesta. En primer lugar los gobiernos locales tomaron acciones en prevenir nuevos episodios, principalmente a través de la planificación urbana. En segundo, desde el gobierno nacional en conjunto con empresarios y distintas agencias públicas –y en consideración a los estudios de la Bushfire CRC- promovieron el uso de helicópteros para el combate del fuego desde las alturas en todas las regiones del país.

De esta manera se fortaleció el Centro Nacional de Combate Aéreo del Fuego (NAFC), institución encargada de facilitar y coordinar la acción en terreno de aviones y de los helicópteros “Elvis”. La facilitación se explica porque las instituciones locales y regionales cuentan con estos vehículos aéreos, también empresas privadas prestan servicios de ataque al fuego, por lo que requieren ser coordinadas por un solo ente público, pese a que la fuerza aérea complementa la logística aérea entre los territorios. De igual manera, la NAFC se encarga de suministrar recursos de combustible, alimentación e insumos de agua durante las operaciones de emergencia.

La efectividad práctica de estas naves es ampliamente respaldada por el Bushfire CRC, que determinó la conveniencia de los helicópteros por diversas razones. En primer lugar por el tiempo de respuesta, dado por la corta distancia que hay entre los hangares y los focos de emergencia. En segundo lugar por las características de los helicópteros, que permite operar en distintas condiciones ambientales, dirigir de mejor manera el lanzamiento del agua y utilizar menos recursos de combustibles.

Asimismo, el órgano de investigación determinó que a la hora de prestar apoyo a las brigadas en tierra, los helicópteros tienen mayor probabilidad de éxito, en un 50 por ciento, en relación a otros medios. Esto porque la comunicación es más fluida, lo que ayuda a una mejor coordinación de los recursos para repeler el foco en solamente un primer ataque.

Aunque dicho organismo reconoce que no tiene suficientes datos para asegurar que los helicópteros son los más efectivos ante todas las intensidades del fuego, condiciones de combustión y comportamientos topográficos, la forma de atacar los focos en su fase inicial es la más efectiva, así como también de ayuda en zonas urbanas y áreas aisladas.

Valoración del uso de helicópteros para combatir el fuego en Chile

Al igual que Australia, nuestro país utiliza la estrategia de combate al fuego que se conoce como ataque rápido, ya que enfrenta los focos durante los primeros 10 minutos de ocurrencia. Si bien la Conaf dispone de helicópteros con pilotos experimentados para realizar estas operaciones, para Eduardo Peña se necesitan más de estos vehículos aéreos.

”Concuerdo con el caso de Australia en cuanto a que Chile tiene que aumentar su cantidad de helicópteros, por lo menos que haya cinco equipos en cada región conflictiva, como la Araucanía, Bío Bío, Maule, O’Higgins, Metropolitana y la de Valparaíso, helicópteros de mediano tamaño. En alguna de ellas algún avión de tamaño medio. Lo importante es que el lanzamiento de los aviones sea repetitivo en pocos minutos y que vaya combinado con las brigadas terrestres”, sostuvo.

De igual forma, el ingeniero forestal agregó que en mega incendios como el acontecido durante el verano de 2017, cualquier método tiene dificultades. “El gran problema para nosotros se nos genera cuando se declaran múltiples incendios, cualquier recurso es insuficiente. El Estado tampoco puede mantener una gran cantidad de recursos esperando la oportunidad. Entonces cuando pasa esto hay incendios que se dejan desatendidos y, con las condiciones climáticas que son favorables a estos eventos, afecta de manera significativa la combustión del fuego”, comentó.

A modo de desarrollar acciones preventivas, el experto se refirió a otra de las experiencias desarrolladas por el país oceánico. Según su opinión, la responsabilidad ante las causas de los siniestros es algo que está bien resuelto en Australia y que es necesario en nuestra realidad. “Ellos tuvieron un gran problema el 2009. Desde ese momento hicieron obligatorio el manejo correcto del uso de combustibles, por ejemplo, si tengo un predio que colinda con una comunidad, u otro terreno, si inicio un incendio que se propagó, yo tengo que responder por esos daños porque no manejé el combustible que está en el borde de mi predio. Entonces dos sitios colindantes están obligados a hacer de esa manera el manejo del combustible, por lo que significa que cada uno tiene una franja de 50 metros donde el fuego no puede avanzar”, sentenció.

Más información de la labor del Centro de Investigación Cooperativa contra Incendios Forestales (Bushfire CRC) en el siguiente video.



Ciudades inclusivas: levantando barreras culturales

Especial de CIUDADES SOSTENIBLES

Ciudades inclusivas: levantando barreras culturales

Lograr que las ciudades sean inclusivas para todos, para que acojan en especial a quienes tradicionalmente han quedado relegados de ellas, como ocurre con las personas en situación de discapacidad, los niños, niñas y adolescentes, las personas mayores, las mujeres o los migrantes es un enorme reto que supone implementar de mejor manera políticas públicas ya existentes. Desde el reconocimiento del “derecho al ocio” hasta el fortalecimiento del turismo accesible, las demandas de los ciudadanos son altas. Pero las barreras que enfrenta la inclusión urbana son difíciles de derribar y deben ser correctamente afrontadas por los legisladores y la ciudadanía en general

Ver más

El nuevo Libro Blanco de Política Exterior de Australia que se construye mediante consulta ciudadana

06 Marzo 2017

El nuevo Libro Blanco de Política Exterior de Australia que se construye mediante consulta ciudadana

A pesar de que para algunos expertos esta modalidad participativa de política exterior tiene sus puntos a favor y en contra, valoran la capacidad de actualizar visiones sobre la realidad internacional y establecer principios que guíen las relaciones con otras regiones del mundo.