Educar en Pandemia: Khan Academy

18 Mayo 2020

Lo que comenzó como una ayuda familiar se ha transformado en la plataforma tecnológica educativa, de libre acceso y que abraza los principios del Aprendizaje Adaptativo, más utilizada en el mundo.

Mientras el destacado estudiante de origen Indio-Bangladés, Salman Khan, cursaba una de las numerosas carreras de las que egresó del Instituto Tecnológico de Massachusetts, recibió la solicitud de ayuda en el aprendizaje de las matemáticas de parte de su prima Nadia, quien vivía en Bangladesh. Luego se sumaron otros familiares y amigos, por lo que para ayudarlos mejor a la distancia comenzó a grabar videos publicados en YouTube. Tras obtener la licenciatura en matemáticas, licenciaturas y maestrías en ingeniería electrónica y ciencias de la computación en el MIT, sumado a otra maestría en administración de empresas MBA en la Universidad de Harvard, sorprendió a todo el mundo al emprender una organización educativa sin ánimo de lucro cuya misión, intacta hasta hoy, era la de "proporcionar una educación gratuita de nivel mundial para cualquier persona, en cualquier lugar". En 2008 lanza el sitio web de Khan Academy.

En el artículo pasado de nuestra serie Educar en Pandemia, analizamos las importantes cualidades que poseen las llamadas plataformas y herramientas de Aprendizaje Adaptativo, las que cobran mayor relevancia en un contexto de interrupción de las oportunidades educativas. En este artículo queremos ejemplificar y destacar sus usos a través de Khan Academy, hoy por hoy, la sala de clases más grande del mundo: más de 100 millones de personas usan la plataforma cada año.

¿Cuáles son los aspectos destacados tras el éxito de Khan Academy?

Primero, cabe destacar que el acceso a Khan Academy es libre, cualquier persona en el mundo puede crear una cuenta de usuario. Esta situación contrasta con la gran mayoría de soluciones de Aprendizaje Adaptativo, cuyos modelos de negocios son privativos a través de licencias de uso individuales, como el caso de ALEKS o Knewton. Además, los recursos educativos, principalmente video lecciones y ejercicios se encuentran licenciados de forma “abierta” a través de Licencia Creative Commons (CC by NC SA), que permite su reutilización y distribución, sin fines comerciales. Como Recurso Educacional Abierto (ya hablaremos en futuros artículos al respecto), le ha permitido a Khan Academy ser difundido ampliamente y engrosar su cantidad de usuarios, sino también la reutilización de sus recursos: están siendo traducidos hoy a más de 50 idiomas y ya existen versiones del sitio web en español, francés, hindi y portugués de Brasil.

Khan Academy centra su experiencia de aprendizaje en la visualización de videos explicativos cortos y la realización de ejercicios. Los contenidos han sido hábilmente seleccionados, aislados, y relacionados jerárquicamente entre sí. Los vídeos de 10 minutos de duración promedio acumulan 10,000 videos únicos, su gran mayoría se exponen mediante una pizarra digital, sin adornos gráficos, con un fondo negro y trazos de colores. La austeridad de la imagen la complementa la voz del mismo Salman Khan, quien ha sido reconocido por su chispa como comunicador y ser un profesor directo, claro y sencillo. Cada concepto dura lo que puede soportar sin esfuerzo la capacidad de concentración de cualquier persona. La gran ventaja es que independientemente de la dificultad del concepto o la duración de la explicación, los alumnos pueden repetir tantas veces como necesiten el video. A 2019, más de mil millones de lecciones fueron entregadas (video visto de forma íntegra).

Con la lección tratada y aprendida, el complemento necesario es la realización de ejercicios. Los ejercicios, en baterías de 5 o 10, constituyen una barrera y un estímulo para el paso a los conceptos subsiguientes, pues se deben tener correctos al menos 5 ejercicios consecutivos para demostrar ser proficiente en el concepto específico. Cada ejercicio además cuenta con una funcionalidad de pista que desglosa la realización del ejercicio paso a paso. De usar la pista, ese ejercicio no sirve como parte de la racha necesaria para demostrar ser proficiente. Existe un mecanismo de recompensas (medallas), y la posibilidad de adquirir algunos privilegios, tales como la puntuación o minusvaloración de comentarios. La retroalimentación automatizada es permanente ya sea cumpliendo el logro o cometiendo errores. El uso de esta base de más de 50,000 ejercicios únicos, a 2019, tenía más de seis mil millones de problemas resueltos.

Se trabaja el concepto de “Misiones” donde se generan desafíos para abordar una secuencia de módulos a estudiar y prácticar para demostrar ser proficiente en ellos. Las Misiones a partir de Junio 2020 dejarán de existir para dar paso a los “Dominios” de un curso como una nueva y mejorada forma de avanzar a través del aprendizaje a su propio ritmo, enfocado en apoyar a los estudiantes y profesores. Los Dominios son desafíos que resaltan oportunidades para que los estudiantes participen en el repaso personalizado y espaciado de habilidades que ya alguna vez practicaron. Estudios muestran que el aprendizaje en espiral a lo largo del tiempo y a través de las lecciones es un componente clave para minimizar la pérdida de los estudiantes y mejorar la retención del conocimiento.

Otro aspecto destacado en Khan Academy es su robustez, pues aborda numerosas disciplinas o asignaturas en casi todos los niveles educativos. El foco inicial en las matemáticas, ha dado paso a abordar las ciencias físicas y biológicas, el pensamiento computacional y la programación, economía y las humanidades (historia mundial, historia del arte, gramática). Misiones de matemáticas guían a los alumnos desde el jardín infantil hasta el cálculo, por medio de una tecnología novedosa y adaptable, que identifica las fortalezas y las lagunas en el aprendizaje. A través de convenios con instituciones como la NASA, el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York, la Academia de Ciencias de California y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) ofrece contenido más especializado. Para los más pequeños (nivel pre-escolar, 2-6 años), se dispone de una aplicación para dispositivos móviles.

Los servicios centrados en el proceso de aprendizaje de los estudiantes se complementan con perfiles para profesores (Mentores) y para apoderados. A través de un panel de aprendizaje, se accede a los distintos hitos del proceso de aprendizaje de cada estudiante asociado a través de reportes gráficos certeros y atractivos generados a partir de las análiticas que captura, permitiendo seguimiento personalizado. Los profesores a su vez pueden generar “Clases” que agrupan una serie de estudiantes como un grupo curso, en el que el profesor designa y secuencia recursos y actividades según necesidades específicas, y proporciona un resumen del desempeño de la clase en general, así como los perfiles detallados de cada estudiante.

Ya existen algunas experiencias en nuestro país en el uso de Khan Academy con estudiantes escolares, como también se ha corroborado en una evaluación de efectividad que su impacto es positivo en el rendimiento académico en estudiantes de primer y segundo año de educación superior. Pero son muchas las experiencias favorables de Khan Academy en el mundo y un creciente cuerpo de investigación abalan la equidad y calidad de su experiencia educativa.

Por estas razones, plataformas web de Aprendizaje Adaptativo como Khan Academy son un excelente recurso y herramienta para Educar en Pandemia. Pero si no tengo posibilidad de conectarme a Internet, ¿de qué me sirve Khan Academy? Solución existe, pero esta será tratado en nuestro próximo artículo.
 


Accesos panel

Buscador de Leyes - BCN Ley Chile


Objetivos de desarrollo sostenible

¿Cómo se hacen las Leyes?

Información básica sobre todo el trabajo que hacen los parlamentarios en el Congreso Nacional para elaborar las leyes que rigen en Chile.

Constitución Política de Chile

Texto actualizado y completo de la Constitución Política de Chile de 1980.

Delibera en youtube