Colegio San Agustin -ANTOFAGASTA - Región de Antofagasta
Título iniciativa:

Ley de Educación Recreativa



Ley de Educación Recreativa
La solución a la divina tragedia de la educación chilena


¿Para quiénes va dirigida nuestra propuesta?
Nuestra propuesta va dirigida a los estudiantes de la educación chilena desde primero año básico hasta cuarto año medio, basados en el artículo 31 de la Convención de los Derechos del Niño, el cual dicta que “se debe respetar el derecho al descanso, esparcimiento, juego y actividades recreativas propias de su edad”. Tanto niños como adolescentes necesitan tiempos de esparcimiento y recreación en los que puedan desarrollar sus talentos o capacidades de forma libre y sin presiones.
Esta necesidad va en el hecho de que los estudiantes tanto de primero a octavo básico y los de primero a cuarto medio, de sus 38 y 42 horas semanales respectivamente, tienen de éstas muy poco tiempo derivado a las actividades recreativas esenciales para disminuir la presión, estrés y agotamiento tanto físico como mental, que reciben semana a semana. Tenemos grandes ejemplos de modelos educacionales exitosos y reconocidos a nivel mundial que deberíamos imitar (Finlandia, Noruega, Canadá, entre otros) donde se le dedica más atención a este tipo de actividades tanto semanales como anuales y la recreación de los alumnos, con más horas de recreo, menos horas semanales y anuales y hasta excursiones cada semana para que puedan aprender de distintas maneras, y no sólo encerrados mirando un pizarrón.
¿Cómo lograr, entonces, que los alumnos puedan aprender mejor sin tener que llenarlos ni sobrecargarlos de tareas e información? Mediante una educación más integral que incluya actividades artísticas y deportivas que les proporcionen un bienestar tanto físico como psicológico, que generen una disminución del estrés.
¿Por qué creemos que es importante este proyecto?
Nosotros como alumnos podemos ver y sentir directamente el fenómeno llamado “estrés escolar”. Somos todos los escolares los que acabamos agotados, sin energías para seguir estudiando con motivación y vemos cómo nuestra salud y la de nuestros compañeros se ve afectada por la falta de recreación y presión escolar. Además, como generación buscamos la educación de calidad, y creemos firmemente que un sistema que permite expresarse de la mejor manera, y respeta los tiempos de recuperación y descanso mental y físico, funcionará mejor que uno que no lo hace o lo hace a medias. En pocas palabras, hacemos este proyecto para que los estudiantes en Chile mejoren su rendimiento académico sin enfermarse o agotarse en el proceso.


Ley de Educación Recreativa
La solución a la divina tragedia de la educación chilena


Necesidad regulatoria
Nuestra propuesta tiene una necesidad de regulación, ya que, como lo dice el artículo 63 de la C.P.R. número 20, es una materia de ley que requiere ser regulado de manera general y obligatoria, por lo que nuestra iniciativa tiene un carácter de imperativa, ya que será obligatoria para todos los colegios de Chile.

La solución
El sistema que proponemos considera el aumento de horas de distintas clases de arte y variados deportes en el horario escolar, de modo que haya por lo menos una hora pedagógica (45 minutos) diaria de arte o deporte a libre elección del alumno aparte de las horas propias de música, artes visuales o educación física que exigen calificaciones a los estudiantes. Estas nuevas horas deben ser estrictamente cumplidas y bajo la característica de “recreativas”, significando esto que no deben ser medidas por notas ni ser incluidas en el respectivo informe de calificaciones escolar.
En el caso de Chile, la JEC (Jornada Escolar Completa) desde 1997 ha sido un sistema fuerte pero deficiente. Queremos hacer entender que para muchos estudiantes el estudio no es la única actividad existente en sus vidas, rendir pruebas y cumplir metas excesivas es agotador. Por eso ofrecemos esta solución: una renovación que permita a las siguientes generaciones una educación íntegra y de calidad. A la solución la podemos llamar “Re estructuración Horaria”: en las 38 o 42 horas semanales (dependiendo de la etapa escolar), una cantidad de horas determinadas debe ser dirigida a actividades recreativas específicas tales como artes musicales o visuales y deportes de distintos tipos, en las cuales cada establecimiento determinará su uso respetando el artículo 31 de la Convención de los Derechos del Niño.
Explicado más sencillamente, creemos que sería beneficioso que todos los días podamos tener al menos 45 minutos para hacer algo que nos guste sin tener la presión de tener que sacarnos una buena nota en eso.