Liceo Andres Sabella -ANTOFAGASTA - Región de Antofagasta
Título iniciativa:

Educación Cívica Ahora.



“Todos somos seres Polites, de lo contrario seriamos Idiotes” …

Algo así aseguraba Aristóteles un poco mas allá del 300 a.C., “Polites”, palabra griega que literalmente significa “ciudadano” claro, que en ese entonces se refería solo a un grupo de hombres que cumplían ciertas “condiciones” que los hacían dignos de recibir tal mención, sin embargo hoy en día, y para ser mas exactos, hoy en día en Chile, la Polites, es, según la constitución, para “Los chilenos que hayan cumplido dieciocho años de edad y que no hayan sido condenados a pena aflictiva” , apartando lo de la pena aflictiva, en esta frase no hay distinción alguna, es para “todos”, y no es un obsequio, es un derecho, el cual entrega un sin numero de posibilidades y oportunidades para desenvolvernos en la vida misma.

Debemos entender que, para optar a todas estas posibilidades, el ciudadano debe saber ¿Cómo hacerlo?, ¿Para que hacerlo? Y mas importante aun, ¿Por qué hacerlo?; algo que se ve tan simple para quienes entendemos este tema es justamente el problema que surge en nuestra sociedad, la desinformación cívica presente en los estudiantes secundarios del país; no es solo un problema más de todos los que existen hoy en día, sino que es tan inmenso que sus consecuencias son catastróficas para el desarrollo civil nacional, es decir, el tan solo echo de que una persona no sepa como debe ir a votar a una elección o que no sepa los nombres de los ministros que ejercen cargos en el país, es grave, y esta gravedad es justamente la matriz que origina la ignorancia que afecta no solo a “uno”, sino que a cientos de chilenos que viven en la desinformación cívica día a día, no porque no exista, al contrario, sobran fuentes de información, el tema es que se vive en esta situación por opción, y he ahí donde se aplica el segundo concepto de Aristóteles, “Idiotes”, palabra que caracteriza a un ser egoísta que se despreocupa de la vida publica en sociedad, y lamentablemente el chileno de hoy, (en términos aristotélicos), parece estar mas cerca de ser un Idiotes, que de ser un Polites.

Al analizar esta realidad nacional aceptamos esta responsabilidad pero no hacemos nada por remendar el error, al contrario es otro tema “tabú” para la innumerable lista de cosas que no se hablan de frente en el país; la situación es la siguiente, en Chile el general de la población alza la voz cuando se trata de ofender o reclamar por las acciones que realiza un gobierno (independiente de su tendencia política), luego esta misma población cuando recibe un beneficio del estado lo aplaude, lo apoya, hasta santifican la imagen del líder de gobierno, la relación Gobierno – Ciudadanía, es algo así como “una relación amorosa tormentosa”, y todos somos testigos de este “desamor” político-social, y como agentes pasivos que somos, no intervenimos, ya que, es problema de algunos, de los que son afectados, sin embargo esta desvinculación nos deja en ignorancia plena, ya que todos somos parte de la sociedad, y en conjunto un estado se preocupa de nuestras necesidades, o por lo menos debería hacerlo, pero cuando un estado se encuentra con una sociedad fragmentada, enojada consigo misma, y dividida por los que apoyan a sus lideres políticos y los que los desaprueban, tiende a tratar temas superfluos, como “legalizar, o no un feriado”, por ejemplo; entendemos que trae consigo beneficios sociales, pero, ¿es necesario que se tomen semanas de debate para decidirlo?, semanas en las que se podrían atender temas mas profundos, que son mas necesarios, por ejemplo, educación, salud, delincuencia, migración etc.

En Chile somos 16.634.603 habitantes, de los cuales la mayor parte lo constituyen jóvenes entre 18 y 24 años, los que vendrían siendo 1.454.305 habitantes , esta población se encuentra en plena facultad de participar en cualquier situación que se presente dentro del ámbito civil para el país, sin embargo el INE, revela que un porcentaje, no menor, de esta población no demuestra interés alguno por ser participe de la vida cívica, ¿contradictorio no?, si tenemos en cuenta que al momento de una marcha o manifestación publica, son estos mismos ciudadanos los que encabezan el porcentaje de manifestantes, exigiendo cambios al gobierno, claro, ejercen su libertad de expresión y reclaman derechos pero, olvidan que cada derecho conlleva un deber, y ese deber es la participación política en el país, la misma participación de la cual no se tiene interés.

después de varias opciones, la propuesta mas accesible es incorporar la educación cívica al bloque obligatorio de Consejo de Curso, esa es nuestra moción.


Aunque pareciera algo sin sentido, ocupar del bloque de consejo de curso, 45 minutos en educación cívica, tiene varias razones que lo justifican, de estas enumeramos las tres que consideramos son fundamentales, primero; no se debe presentar como algo impositivo sino mas bien, como algo complementario, que solo tiene una finalidad positiva, que es educar sin agregar mas horas aula; segundo, al observar un horario de clases, entendemos que su distribución cumple con horas de productividad académica, por lo que modificarla atentaría a este mismo principio, por lo que es mejor optar por agregarla al bloque ya existente de consejo de curso, esto funcionaria de manera paulatina, es decir, clase por medio se trabajaría con este contenido, (hablando de educación secundaria primero, 7º básico a 4º medio), con esto, tendríamos una clase para atender situaciones internas de cada curso y otra clase para educar sobre todo lo que refiere a temas cívicos, que no son mas que aprender a desarrollarse activamente como persona y ciudadano en cualquier ámbito social del país y entender el contexto en el que estamos viviendo; y tercero, al estar en consejo de curso, no le estamos cargando esta tarea solamente al profesor que imparte la asignatura de historia y geografía, sino que seria responsabilidad de todos los profesores ayudar a educar cívicamente a los jóvenes, y que mejor que el profesor jefe cumpla este rol, ya que es él quien conoce bien a sus estudiantes, y detecta, (con realismo), las verdaderas carencias en este ámbito, y no así el gobierno con sus innumerables intentos por hacerlo, (sin contar conque le estamos dando un sentido al bloque de consejo de curso, que en rasgos generales es un bloque que en muchos establecimientos del país, no se aprovecha como se debería hacer).

Esta propuesta debe ser aplicada de tal forma, que sutilmente invite al estudiante a valorarla puesto que de lo contrario no será significativa para el, por eso es que debe tener una medida de evaluación que genere una recompensa para ambos lados, lo que proponemos es que, este plan sea evaluado, por supuesto, de manera semestral, en un inicio, y que esta evaluación que capta todo lo tratado por semestre pueda ser aplicada como nota “extra” a cualquier asignatura en la que el estudiante requiera apoyo, es decir, estamos trabajando un incentivo, y es eso realmente lo que motiva la participación del general de los jóvenes, especialmente de aquellos en situación escolar baja, que en Chile por lo demás es la gran mayoría, que mas motivante que un “7.O” en la prueba de educación cívica para aplicarlo en las notas parciales de aquellos ramos donde el promedio es insuficiente, lo que buscamos no es “regalar”, (aunque estemos acostumbrados por los distintos gobiernos que las cosas buenas son dadas sin esfuerzo y solo por condiciones), sino que lo que buscamos es una solución atractiva para toda la población, y siendo realistas, todos se ven beneficiados ¿no?. Esto seria gradual, quizás algunos establecimientos rehusen la aplicación de tal medida, pero existe la flexibilidad escolar, y si la recompensa no es una nota , puede ser otra cosa de acuerdo al lineamiento del establecimiento, después de todo es una opción y no una regla impositiva, así no atentamos contra la ideología de nadie y es así como se empezaría a generar un “ethos democrático”

Si constantemente vemos como ejemplo modelos educativos internacionales y tratamos de aplicarlos a nuestra realidad, ¿por qué no funcionan?; debemos recordar que Chile tiene sus propias características, y nuestra idiosincrasia es única, por lo que antes de “copiar”, debemos entendernos, y luego pensar en una idea innovadora, que solucione el problema, pero debe ser original ya que basarnos en modelos ajenos, mas que potenciarnos, nos perjudica, estos datos lo demuestran ya que son un reflejo real de nuestra falencia cívica.

Para terminar, nos quedamos con la siguiente cita del dramaturgo y poeta alemán Bertold Brecht:

… "El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales"...