Colegio Sochides -PUENTE ALTO - Región Metropolitana
Título iniciativa:

Iniciativa Juvenil de Ley: Hacia una convivencia más equitativa entre los géneros.



Las mujeres a lo largo de la historia han cumplido un rol secundario dentro de la sociedad, tanto en nuestro territorio como en el extranjero. En el día de hoy podemos encontrar diversas manifestaciones de violencia y opresión hacia este género como violencia física y psicológica ya sea de forma individual como social, la manifestación máxima de ésta sería el femicidio.
Desde el primero de enero hasta el 29 de mayo del presente año en Chile se han registrado 20 femicidios consumados y 46 frustrados, cifras alarmantes comparadas con los casos acontecidos el año pasado, y aún así la tasa es menor a la de nuestros vecinos tales como Argentina, Perú y Bolivia. Se sabe que este comportamiento se debe a un modelo adquirido, según el cual los hombres tienden a generar conductas agresivas y ofensivas hacia las mujeres. Nosotros buscamos el origen de este comportamiento para así cambiarlo de raíz, tanto implementando un modelo social como individual. Ya hay leyes promulgadas que protegen a la mujer pero éstas son básicas o tienen vacíos legales, tales como poca vigilancia en las órdenes de alejamiento, y en las reformas previsionales.
La ley 20.348 promulgada en el año 2009 prometió resguardar el derecho a la igualdad en las remuneraciones pero se sabe que esto no es así ya que se utiliza la escusa recurrente de la natalidad (Pre y post natal). La otra ley que se ha ignorado fue promulgada el 30 de septiembre de 2002,Ley 19.824 que obliga a instalar salas cunas en establecimientos industriales y de servicios, así como la Ley 19.589 que modifica las normas sobre filiación (Exámenes de paternidad, herencia e igualdad de los hijos) y la Ley 20.769 que modifica el Código del Trabajo otorgando permiso a trabajadoras y trabajadores para efectuarse exámenes de mamografía y de próstata respectivamente, ambas leyes son vulneradas a la hora en que el trabajador intenta hacerlas efectivas, ya que esos días y horas en que deben ausentarse para realizar dichos exámenes son descontados de su sueldo y muchas veces son reprendidos, acciones que causan temor e inseguridad respecto a sus derechos, ahuyentándolos de intentar ejercer la ley que les beneficia.
En el proyecto que nosotros proponemos se busca dar un pequeño paso en cuanto a la educación de la sociedad, pensando en que cambiando las conductas desde el hogar se puede lograr un cambio pero ¿Por qué? Nosotros justificamos esto con las horas diarias que pasamos en nuestro establecimiento (De 6 a 8 horas, si no más) ¿De qué forma? Fomentando el valor, la ética y el respeto, así podemos solucionar este problema, ¿En qué nos estamos basando? En constantes faltas a la autoridad, problemas sociales, etc.
Estamos conscientes que generar un cambio de cultura es una tarea que trasciende a una ley o a una iniciativa de carácter político, sin embargo, es necesario dar señales que se orienten a mejorar las condiciones en las que hoy se desenvuelve la mujer y que impiden su pleno desarrollo.
Hay una serie de limitantes que desde muy pequeñas las niñas deben enfrentar. Algunos ejemplos de lo anterior lo constituyen: el apoderamiento de los espacios comunes por parte de los niños en los recreos, el ser víctimas de violencia infantil por parte de niños que abusan de su superioridad física. Ya entrada la adolescencia son frecuentemente víctima de piropos indecentes, de acoso en la calle o en el colegio por parte de compañeros de la misma edad o por personas mayores. Ingresando al mundo adulto, en la universidad, sufren muchas veces de acoso por parte de profesores, conocidos son los casos que han sido denunciados por los medios de prensa. Es un hecho que a pesar de las leyes vigentes las inequidades en el ámbito laboral no se han reducido, siendo favorecido el género masculino con ingresos bastante más considerables en promedio. Recientemente se ha aprobado la ley que exige cuotas en las listas de candidatos al parlamento para incrementar el número de representantes mujeres, siendo el número actual de diputadas y senadoras realmente ínfimo. En materia de gerencias y directorios de empresas la presencia de la mujer es aún muy reducida, en circunstancias que poseen la capacidad para hacer frente múltiples responsabilidades.
Por las anteriores consideraciones estimamos que es sumamente necesario el incrementar los contenidos que orienten a una educación no sexista y a que se cambien los patrones que actualmente son amparados por la cultura.
Linton, uno de los antropólogos más relevantes del siglo XX define la cultura como configuración de la conducta aprendida y de los resultados de la conducta cuyos elementos comparten y transmiten los miembros de una sociedad, a la luz de la definición planteada estimamos que un proyecto de ley debiera generar justamente elementos para el cambio de esa configuración que modela las conductas y las orienta hacia una dirección en la que la mujer lleva todas las de perder.


Por ello nuestro proyecto de ley plantea en lo fundamental dos aspectos que, estimamos, pueden significar un cambio considerable en esa dirección:
1. Proponemos que se incluya como obligatorio un plan de educación de igualdad de género y no sexista en cada establecimiento educacional. Que resguarde que niñas y niños compartan espacios comunes, que se fomente un lenguaje de respeto por el sexo opuesto, que no se distinga entre tareas específicas femeninas o masculinas sino que se privilegie el que ambos sexos puedan realizar todas las actividades, sean éstas domésticas, educativas o laborales.
2. Proponemos además que sea obligatorio por ley el compartir las tareas domésticas, pudiendo la mujer denunciar a su marido o pareja si es que no asume las responsabilidades que le correspondan en dicho ámbito y que el no cumplimiento sea considerado falta, debiendo responder ante el respectivo juzgado de policía local.
En el primer punto de nuestro proyecto nos queremos enfocar en cambiar la educación de raíz ya que una buena formación desde la infancia, forma buenos ciudadanos. Es bien sabido que actualmente los padres no tienden a pasar mucho tiempo con su familia, cosa que repercute en la educación de los niños, quienes no tienen de otra más que buscar un modelo a seguir, ya sea en la escuela como en la calle, mostrándoseles así los diferentes estilos de vida y caminos que pueden tomar. Es por esto que el establecimiento educacional de los menores cumple un rol fundamental en sus vidas, ya que los profesores hacen el rol de padres, pues estos son aquellos que moldean el comportamiento de los infantes y les enseñan a convivir adecuadamente en el ambiente escolar, llevando esta conducta hacia áreas más cotidianas como la vida diaria y situaciones formales, tales como entrevistas de trabajo y eventos sociales.
Una vez inculcados los valores en una persona, esta los ejercerá involuntariamente a lo largo de su vida, imponiendo el respeto hacia los demás independientemente de su sexo. Con esto buscamos reeducar a la población tanto infantes como jóvenes y adultos y con esto implementar un nuevo modelo social que ejerza el respeto como valor primordial.
Para lograr el objetivo de este punto buscamos incorporar la formación en ética y valores en las escuelas desde primero básico hasta cuarto medio en donde el objetivo sea inculcar el respeto y otros valores tomando en cuenta su edad y entorno .Esta asignatura se evaluará mediante pruebas, trabajos en clase y observación del comportamiento de los estudiantes según la siguiente tabla:
Conducta Siempre Casi siempre A veces Nunca
Uso recurrente de insultos
Recurre a la violencia física para resolver conflictos
Respeta a sus iguales
Respeta a sus mayores
Presenta conductas machistas/feministas

En esta tabla se integrara más puntos a medida que avance el proyecto.
En el segundo punto nos basamos en la comparación de nuestro país con otros más desarrollados ya que estos son un ejemplo a seguir tales como Noruega, Australia y Dinamarca, en donde el promedio de tiempo que pasan los hombres ayudando con las labores del hogar es de 72, 64 y 59 minutos respectivamente, contrastando con los 24 minutos que cumple un israelí ayudando en casa. Con estas proyecciones pensamos que a largo plazo Chile podría convertirse en un país desarrollado tanto social como legislativamente. Si nos basamos en que cuanto más dura la ley, más justa sería el comportamiento de la sociedad. Un ejemplo de esto sería la Ley Zamudio, la cual vela por la protección de las personas que sufren de discriminación, ya sea por su condición sexual, creencia u origen étnico. Una vez explicado el contexto, entraremos a explicar el proyecto en sí.
En este punto nos centraremos en el sexo masculino y en la ayuda que le otorga a la/las mujeres con quien convive, específicamente con las labores del hogar como el cuidado de los hijos, limpieza, y alimentación .Las sanciones se darán tanto a parejas casadas como convivientes independientemente de su sexo, así incluyendo la unión civil.
El castigo por no cumplir con esta normativa iniciaría con multas (1 a 5 UTM) y en casos más graves con reclusión nocturna y arraigo nacional, siendo el castigo proporcional a la falta cometida.
Se trata de apuntar a la corresponsabilidad en el trabajo doméstico, ya que la gran mayoría de las mujeres que trabajan, además de cumplir con su jornada laboral deben llegar a su casa a asumir tareas domésticas sin contar con la ayuda de hijos, maridos o parejas, lo cual constituye en sí mismo una injusticia. Es indispensable acabar con dicha injusticia. En el hogar el aseo doméstico, la limpieza de la ropa, el orden y ornato, la elaboración de los alimentos y el lavado de los utensilios de cocina es algo que beneficia al conjunto del grupo familiar y por tanto no debe ser responsabilidad solamente de la mujer.