Colegio De La Providencia C.larrain De I -MAIPU - Región Metropolitana
Título iniciativa:

Libros sin IVA.



En Diciembre de 1976 en plena dictadura militar que comenzó a aplicarse el impuesto a los libros en Chile. Antes de aquella medida los libros estaban libres de impuestos y eran considerados en el mismo sitial que el de un bien de necesidad básica. Pero una vez acabada la dictadura militar nada cambió. Los gobiernos democráticos de las últimas décadas nada han hecho por resolver este enclave ni mucho menos por eliminar el impuesto al libro. Muchas iniciativas han llegado al congreso para eliminar este impuesto pero ninguna a prosperado, el resultado siempre es el mismo: nada. Consideramos que eliminar el IVA a los libros es una inversión a las personas. Los índices de lectura tienen un correlato positivo con los salarios, es decir las personas que leen más tienen mayores posibilidades de aumentarlo y por ende su calidad de vida. Estudios han demostrado que un 54% de los Chilenos comprarían más libros si fuesen más baratos. El libro es una herramienta básica para la cultura y para todos


Nuestro proyecto de ley juvenil, lo hemos denominado libro sin IVA, porque consideramos que es un anhelo que por décadas tiene nuestra sociedad. Al eliminar el IVA es obvio que los primeros favorecidos serian quienes compran libros, o sea quienes les asignan una valoración especial al libro y la lectura. Pero no serian los únicos que compran libros, también lo hacen las bibliotecas públicas, el ministerio de educación para dotar a las bibliotecas de aula y por cierto todas las instituciones de educación pública y privada. Con esto queremos decir que una rebaja en el precio promedio de los libros hará rendir al alza los presupuestos de por ejemplo las bibliotecas públicas lo que debería redundar en una mejor dotación de libros.
Sabemos que la mayor empresa que puede tener un país es su gente culta y educada, con mayor acceso a la información por ende se debería crear alguna maniobra tributaria suficientemente inteligente para que no solo se elimine el IVA al libro, sino también los libros tengan un precio al alcance para la mayoría, creemos que eso estimularía notablemente la lectura.
Como bien sabemos en nuestro país el libro en si no tiene un impuesto como comúnmente se cree, lo que pasa es que en la actualidad a los libros se les aplica el IVA (impuesto al valor agregado) que es de un 19% encareciéndolos y colocándolos a un mismo nivel que una salchicha o un perfume, hecho que pone a Chile en un estado de excepcionalidad en el mundo respecto al porcentaje de gravamen al libro, pero esto no fue siempre así pues en Chile los libros eran considerados hasta antes del gobierno militar un bien de primera necesidad y estaban exentos de impuestos.
En diciembre de 1976 en plena dictadura cívico-militar es que comienza aplicarse el IVA a los libros en Chile. Antes de esto los libros estaban libres de gravamen y eran considerados en el mismo sitial que el de un bien de necesidad básica, colocando a Chile junto con Argentina en los países con más alto índice de lectura de América Latina.
Curiosamente no todas las cosas están afectas al IVA en Chile. Así por ejemplo las importaciones de las FFAA exentos de IVA es decir un misil comprado por las FFAA está exento de IVA, en cambio un libro si lo tiene. También el transporte naviero está exento de IVA, o sea un yate no tiene IVA a lo que se suma la venta de vehículos usados entre otras cosas. Actualmente Guatemala y Chile tienen IVA, en el primero se aplica un 12% mientras que en Chile se aplica un 19%.
En 1993 se creó el CONSEJO NACIONAL DEL LIBRO Y LA LECTURA pero no se elimino el IVA y paradojalmente se planteo que lo recaudado con el impuesto fuera a un fondo para promoción de la lectura.
Desde ese tiempo diversas iniciativas han llegado al congreso pero ninguna ha prosperado, cosa rara pues todos los años se plantean propuestas de eliminación del IVA al libro pero el resultado siempre es el mismo: nada.
En el último tiempo la campaña LIBROS SIN IVA llego al congreso luego de juntar miles de firmas en donde se aboga la eliminación del IVA en los libros. Si bien la mayoría de los parlamentarios muestran su apoyo, hasta el momento, nuevamente nada.
Hasta hoy solo se han planteado las ya tradicionales campañas de fomento a la lectura y en el DIA DEL LIBRO se han organizado foros y eventos con descuentos en los libros coordinando con varias editoriales y librerías.
Nosotros creemos que es urgente que el libro vuelva a ser un bien de primera necesidad. Como escolares comprobamos que los libros de estudio son sumamente caros y a nivel universitario sesgan la continuidad de estudios de miles de jóvenes a los que se suma el alto arancel y costos de sus carreras.
Todos sabemos que los libros no solo fomentan la creatividad sino también nuestra capacidad de reflexión y crítica. Quizás esto último inhibe a las personas que ostentan el poder y que tienen en sus manos decidir la eliminación del IVA y el fomento de la lectura. Como jóvenes queremos una sociedad lectora que se caracterice por la curiosidad, la creatividad y la innovación y para ello necesitamos fomentar la lectura y liberar al libro de este enclave dictatorial.
Debemos tener presente el siguiente pensamiento: Un libro no cambiará al mundo, pero si puede inspirar a quien o quienes lo cambian