Historia de la Ley

Historia de la Ley

Nº 20.465

Establece, por una sola vez, como feriados obligatorios e irrenunciables, los días 19 y 20 de septiembre de 2010, para todos los trabajadores dependientes del comercio.

Téngase presente

Esta Historia de Ley ha sido construida por la Biblioteca del Congreso Nacional a partir de la información disponible en sus archivos.

Se han incluido los distintos documentos de la tramitación legislativa, ordenados conforme su ocurrencia en cada uno de los trámites del proceso de formación de la ley.

Se han omitido documentos de mera o simple tramitación, que no proporcionan información relevante para efectos de la Historia de Ley.

Para efectos de facilitar la revisión de la documentación de este archivo, se incorpora un índice.

Al final del archivo se incorpora el texto de la norma aprobado conforme a la tramitación incluida en esta historia de ley.

1. Primer Trámite Constitucional: Cámara de Diputados

1.1. Moción Parlamentaria

Moción de Patricio Vallespín López, Adriana Muñoz D' Albora, Guillermo Teillier Del Valle, Tucapel Jiménez Fuentes, Osvaldo Andrade Lara, Sergio Aguiló Melo y René Alinco Bustos. Fecha 28 de julio, 2010. Moción Parlamentaria en Sesión 56. Legislatura 358.

?Establece por una sola vez, como feriados obligatorios e irrenunciables, los días 19 y 20 de septiembre de 2010, para todos los trabajadores dependientes del comercio.

Boletín N° 7082-13

1.Las festividades del Bicentenario de la independencia del país que se celebran durante el presente año 2010, representan una oportunidad histórica para reforzar los vínculos simbólicos que nos unen como nación y fortalecer nuestra identidad, adhesión y pertenencia a la comunidad nacional.

2.Como consecuencia del valor simbólico que la comunidad nacional atribuye a la celebración de estas festividades, el Gobierno impulsó un proyecto de ley que, luego de su tramitación legislativa en el Congreso Nacional, se materializó en la dictación de la Ley N° 20,450, publicada en el Diario Oficial del 19 de julio de 2010, que establece como feriados los días 17 y 20 de septiembre de 2010.

3.En el Mensaje que dio inició a la tramitación de la Ley N° 20.450, el Poder Ejecutivo señaló que "las Fiestas Patrias constituyen una oportunidad clara e inequívoca de unidad nacional, en la que todos los chilenos, en familia y junto a nuestras comunidades, revivimos y actualizamos tradiciones en unidad patriótica". Agrega el Mensaje del Ejecutivo que "más allá de los actos oficiales, los días 18 y 19 de septiembre de cada año, la sociedad civil se prepara y festeja en instituciones públicas y privadas, colegios, escuelas, trabajos, ramadas y fondas, sin que ningún grupo resulte excluido de esta verdadera fiesta patriótica".

4 Sin embargo y pese al amplio consenso social y político en torno a la necesidad de relevar las celebraciones del Bicentenario, existe un importante grupo de trabajadores que quedarán excluidos de estas celebraciones.

5.En efecto, el artículo 38, número 7 del Código del Trabajo establece que los trabajadores dependientes cumplirán igualmente sus jornadas laborales en los días festivos no declarados obligatorios e irrenunciables, fijando para ellos una modalidad especial de descanso compensatorio y pagando como horas extraordinarias las trabajadas ese día cuando excedan la jornada ordinaria semanal.

6.Por su parte, la Ley N° 19.973, de 2004, estableció como obligatorio e irrenunciable, entre otros, el feriado del día 18 de septiembre, para todos los dependientes del comercio, con las excepciones que la misma norma se encarga de indicar.

7.En consecuencia, los feriados establecidos con ocasión de las celebraciones del Bicentenario no beneficiarán a los trabajadores del comercio quienes, en los hechos, deberán trabajar los días 17, 19 y 20 de septiembre de 2010 y por tal jornada se les compensará con descanso y se les pagará como extraordinarias solo las horas que superen la jornada ordinaria semanal.

8.La situación que afecta a los trabajadores del comercio se aleja del espíritu de las celebraciones del Bicentenario y convierte en letra muerta los fundamentos contenidos en el Mensaje del Poder Ejecutivo que dio origen al establecimiento de un feriado extraordinario con ocasión de las fiestas del Bicentenario, toda vez que este importante sector de trabajadores del país sólo tendría, en forma efectiva, uno de los cuatro días de feriado establecidos para estas festividades, quedando excluidos de poder celebrar con el conjunto de la comunidad nacional.

9.Con el objeto de corregir esta abierta discriminación que afecta a los trabajadores del comercio y cumplir con los propósitos simbólicos que se tuvieron en vista al momento de establecer los feriados destinados a celebrar las festividades del Bicentenario, en virtud del presente proyecto de ley se propone que se declaren, por esta sola vez, que los días 19 y 20 de septiembre de 2010 serán feriado obligatorio e irrenunciable para los trabajadores dependientes del comercio.

10.Desde una perspectiva económica y, como consecuencia de lo anterior, el feriado del día 17 de septiembre de 2010 estaría sujeto al régimen jurídico regular para los trabajadores dependientes del comercio, por lo cual los establecimientos comerciales permanecerían abiertos al público, registrándose ese día ventas extraordinarias que ayudarían a compensar la falta de actividad en los días de feriado efectivo del sector. Por otro lado, es un hecho comprobado que la reactivación del consumo en los días que siguen a un feriado obligatorio e irrenunciable, como es el del día 18 de septiembre, se verifica con mucha lentitud, por lo que las expectativas de ganancias del sector comercio son más bien acotadas y se produciría un efecto compensatorio. Por último, esta medida permitiría también revitalizar y reactivar las ventas del comercio detallista que, en términos generales, es el más afectado con la proliferación de los grandes supermercados y centros comerciales que tienden a concentrar el consumo.

Por tanto, quienes suscriben vienen en proponer el siguiente:

PROYECTO DE LEY

Artículo único.- Los días 19 y 20 de septiembre de 2010 serán feriados obligatorios e irrenunciables para todos los trabajadores dependientes del comercio, con la excepción de aquellos señalados en el artículo 2 de la Ley N° 19.973.

1.2. Informe de Comisión de Trabajo

Cámara de Diputados. Fecha 17 de agosto, 2010. Informe de Comisión de Trabajo en Sesión 66. Legislatura 358.

?INFORME DE LA COMISION DE TRABAJO Y SEGURIDAD SOCIAL, RECAÍDO EN EL PROYECTO DE LEY QUE ESTABLECE, POR UNA SOLA VEZ, COMO FERIADOS OBLIGATORIOS E IRRENUNCIABLES, LOS DIAS 19 Y 20 DE SEPTIEMBRE DE 2010, PARA TODOS LOS TRABAJADORES DEPENDIENTES DEL COMERCIO

BOLETIN N° 7082-13-1

HONORABLE CAMARA:

Vuestra Comisión de Trabajo y Seguridad Social pasa a informar, en primer trámite reglamentario, sobre el proyecto de ley, en primer trámite constitucional, originado en moción de la Diputada señora Muñoz, doña Adriana, y de los Diputados señores Aguiló; Alinco; Andrade; Jiménez; Teillier y Vallespín, que establece, por una sola vez, como feriados obligatorios e irrenunciables, los días 19 y 20 de septiembre de 2010, para todos los trabajadores dependientes del comercio. Boletín 7082-13.

A las sesiones que vuestra Comisión destinó al estudio de la referida iniciativa legal asistieron la señora Ministra del Trabajo y Previsión Social, doña Camila Merino Catalán, el señor Subsecretario del Trabajo, don Bruno Baranda Ferrán, y el asesor de esa Secretaría de Estado, don Francisco Del Río Correa.

I.- CONSTANCIAS REGLAMENTARIAS PREVIAS.

1.- Idea matriz o fundamental del proyecto: garantizar a todos los trabajadores dependientes del comercio el feriado, con carácter de irrenunciable, del 19 y 20 de septiembre de 2010.

2.- Normas de quórum especial: no existen en el proyecto normas de tal naturaleza.

3.- Artículos de competencia de la Comisión de Hacienda: no existen normas que requieran estudio por parte de dicha Comisión.

4.- Aprobación en general del proyecto: fue rechazado por seis votos a favor, y siete en contra.

5.- Artículos e indicaciones rechazadas por la Comisión: se rechazó el artículo único del proyecto.

6.- Diputado Informante: se designó al Diputado señor Andrade, don Osvaldo.

ANTECEDENTES GENERALES.

Los autores de la presente iniciativa legal expresan que las festividades del Bicentenario de la independencia del país que se celebran durante el presente año 2010, representan una oportunidad histórica para reforzar los vínculos simbólicos que nos unen como nación y fortalecer nuestra identidad, adhesión y pertenencia a la comunidad nacional.

Como consecuencia del valor simbólico que la comunidad nacional atribuye a la celebración de estas festividades, el Gobierno impulsó un proyecto de ley que, luego de su tramitación legislativa en el Congreso Nacional, se materializó en la dictación de la Ley N° 20,450, publicada en el Diario Oficial del 19 de julio de 2010, que establece como feriados los días 17 y 20 de septiembre de 2010.

Agregan que, en el Mensaje que dio inició a la tramitación de la Ley N° 20.450, el Poder Ejecutivo señaló que "las Fiestas Patrias constituyen una oportunidad clara e inequívoca de unidad nacional, en la que todos los chilenos, en familia y junto a nuestras comunidades, revivimos y actualizamos tradiciones en unidad patriótica". Agrega el Mensaje del Ejecutivo que "más allá de los actos oficiales, los días 18 y 19 de septiembre de cada año, la sociedad civil se prepara y festeja en instituciones públicas y privadas, colegios, escuelas, trabajos, ramadas y fondas, sin que ningún grupo resulte excluido de esta verdadera fiesta patriótica".

Sin embargo, señalan, y pese al amplio consenso social y político en torno a la necesidad de relevar las celebraciones del Bicentenario, existe un importante grupo de trabajadores que quedarán excluidos de estas celebraciones.

En efecto, el artículo 38, número 7 del Código del Trabajo dispone que los trabajadores dependientes cumplirán igualmente sus jornadas laborales en los días festivos no declarados obligatorios e irrenunciables, fijando para ellos una modalidad especial de descanso compensatorio y pagando como horas extraordinarias las trabajadas ese día cuando excedan la jornada ordinaria semanal.

Por su parte, la Ley N° 19.973, de 2004, estableció como obligatorio e irrenunciable, entre otros, el feriado del día 18 de septiembre, para todos los dependientes del comercio, con las excepciones que la misma norma se encarga de indicar.

En consecuencia, añaden, los feriados establecidos con ocasión de las celebraciones del Bicentenario no beneficiarán a los trabajadores del comercio quienes, en los hechos, deberán trabajar los días 17, 19 y 20 de septiembre de 2010 y por tal jornada se les compensará con descanso y se les pagará como extraordinarias solo las horas que superen la jornada ordinaria semanal.

La situación que afecta a los trabajadores del comercio, a juicio de ellos, se aleja del espíritu de las celebraciones del Bicentenario y convierte en letra muerta los fundamentos contenidos en el Mensaje del Poder Ejecutivo que dio origen al establecimiento de un feriado extraordinario con ocasión de las fiestas del Bicentenario, toda vez que este importante sector de trabajadores del país sólo tendría, en forma efectiva, uno de los cuatro días de feriado establecidos para estas festividades, quedando excluidos de poder celebrar con el conjunto de la comunidad nacional.

Manifiestan que, con el objeto de corregir esta abierta discriminación que afecta a los trabajadores del comercio y cumplir con los propósitos simbólicos que se tuvieron en vista al momento de establecer los feriados destinados a celebrar las festividades del Bicentenario, en virtud del presente proyecto de ley, proponen que se declaren, por esta sola vez, que los días 19 y 20 de septiembre de 2010 serán feriado obligatorio e irrenunciable para los trabajadores dependientes del comercio.

Finalizan señalando que desde una perspectiva económica y, como consecuencia de lo anterior, el feriado del día 17 de septiembre de 2010 estaría sujeto al régimen jurídico regular para los trabajadores dependientes del comercio, por lo cual los establecimientos comerciales permanecerían abiertos al público, registrándose ese día ventas extraordinarias que ayudarían a compensar la falta de actividad en los días de feriado efectivo del sector. Por otro lado, es un hecho comprobado que la reactivación del consumo en los días que siguen a un feriado obligatorio e irrenunciable, como es el del día 18 de septiembre, se verifica con mucha lentitud, por lo que las expectativas de ganancias del sector comercio son más bien acotadas y se produciría un efecto compensatorio. Por último, esta medida permitiría también revitalizar y reactivar las ventas del comercio detallista que, en términos generales, es el más afectado con la proliferación de los grandes supermercados y centros comerciales que tienden a concentrar el consumo.

II.- MINUTA DE LAS IDEAS MATRICES O FUNDAMENTALES DEL PROYECTO.

En conformidad con el N° 1 del artículo 287 del Reglamento de la Corporación y para los efectos de los artículos 69 y 73 de la Constitución Política de la República, como, asimismo, de los artículos 24 y 32 de la Ley Nº 18.918, Orgánica Constitucional del Congreso Nacional, cabe señalar que la idea matriz o fundamental del proyecto es garantizar a todos los trabajadores dependientes del comercio el feriado, con carácter de irrenunciable, del 19 y 20 de septiembre de 2010.

Tal idea matriz se encuentra desarrollada en el proyecto rechazado por vuestra Comisión en un artículo único permanente.

III.- ARTICULOS CALIFICADOS COMO NORMAS ORGÁNICAS CONSTITUCIONALES O DE QUORUM CALIFICADO.

En relación con esta materia, a juicio de vuestra Comisión, el artículo único permanente del proyecto no requiere de quórum calificado para su aprobación ni reviste el carácter de orgánico constitucional.

IV.- DOCUMENTOS SOLICITADOS Y PERSONAS RECIBIDAS POR LA COMISION.

Vuestra Comisión recibió a la señora Ministra del Trabajo y Previsión Social, doña Camila Merino Catalán; al señor Subsecretario del Trabajo, don Bruno Baranda Ferrán; al asesor ministerial, don Francisco Del Río Correa; al señor Presidente la Cámara Chilena de Centros Comerciales, don Manuel Melero Abaroa; al señor Secretario General de la Cámara Nacional de Comercio, don Jaime Alé Yarad; al señor Presidente Nacional de la Confederación Nacional de Trabajadores del Comercio, Producción y Servicios, don Héctor Valdés Labra; al señor Secretario General de la Consfecove, José Luis Ortega; al señor Vicepresidente de la Confederación del Comercio Detallista y Turismo de Chile, Oscar Bruna Malbrán, y al señor Presidente de la Confederación Coordinadora de Sindicatos de Comercio, Manuel Sandoval Pastene.

V.- ARTICULOS DEL PROYECTO DESPACHADO POR LA COMISION QUE DEBEN SER CONOCIDOS POR LA COMISION DE HACIENDA.

A juicio de vuestra Comisión el artículo único permanente del proyecto en informe no requiere ser objeto de estudio por la Comisión de Hacienda de esta Corporación.

VI.- DISCUSION GENERAL

El proyecto en informe fue rechazado, en general, por vuestra Comisión en su sesión ordinaria de 17 de agosto del año en curso, por seis votos a favor, de las Diputadas señoras Goic, doña Carolina y Muñoz, doña Adriana, y de los Diputados señores Campos, en reemplazo del señor Alinco; Andrade; Jiménez, y Saffirio; y siete en contra, de la Diputada señora Nogueira, y los Diputados señores Baltolu; Bertolino, Monckeberg, don Nicolás; Salaberry, Silva y Vilches.

Durante su discusión general, el señor Manuel Melero Abaroa, Presidente de la Cámara Chilena de Centros Comerciales, señaló, en síntesis, que la iniciativa en estudio importa efectos negativos para los usuarios, ya que muchos de ellos no pueden efectuar sus compras en días laborales o deben, por razones económicas, hacerlo diariamente, además de entrabar la creciente incorporación de la mujer al trabajo lo que valida la apertura en festivos. Agrega que resulta, a juicio de ellos, discriminatorio obligar al cierre de sus establecimientos en circunstancias que otros, orientados a los mismos fines, como los restoranes, cines, estaciones de servicio, etcétera, pueden hacerlo, además, que, agrega, lo mismo ocurre respecto de las demás actividades exceptuadas del descanso dominical.

Hizo presente, que en un día festivo se abastecen y satisfacen necesidades básicas y secundarias de la población; se entretienen, pasean y comparten un millón doscientas mil personas y que, durante ellos, los trabajadores en régimen part time representan el 41% en tiendas departamentales y 21% en las minoristas. Asimismo, destacó que el 70 % de quienes trabajan reciben comisión por ventas.

Subrayó el hecho de que los festivos importan el 20 % de la venta semanal, y que respecto de las denominadas “ventas por impulso”, los volúmenes son 60% en tiendas y 100% en cines, entretención y comidas.

Concluyó solicitando, por las razones expuestas, no introducir nuevas modificaciones a la legislación vigente, dejando las cosas como están de cara al feriado del comercio con motivo del Bicentenario, además, por el hecho de que su sector ya efectuó la planificación administrativa, operacional, publicitaria, comercial y logística conforme a las leyes vigentes para la celebración de él.

Por su parte el señor Jaime Alé Yarad, Secretario General de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Chile, quién hizo entrega de una minuta con los planteamientos de su organización que se encuentra a disposición en la Secretaría de la Comisión, manifestó, resumidamente, que la iniciativa en estudio constituye un peligro para los actuales índices de empleo y rentabilidad para el sector que representa, y que en la especie se trata de un intento más de discriminar perjudicando al comercio.

Aclara que, sin embargo, entiende que se trata de un sector perfectible y que probablemente se producen injusticias, pero que naturalmente su sector persigue que ellas se vayan evitando.

Argumentó que el feriado irrenunciable para los trabajadores del comercio importa un riesgo para el sector y el abastecimiento de la población, señalando, entre otros argumentos, la existencia de capacidades limitadas de cámaras de frío y de almacenaje –alto costo del metro cuadrado de terreno en las zonas comerciales-, que no permiten mantener stock para 15 días, ni siquiera para 5, lo que redundaría en sobreprecios, del orden del 30 o 40%, que la población más pobre deberá pagar, y que un buen ejemplo de lo que podría pasar es lo que ha sucedido con el terremoto.

Concluyó manifestando que la situación que afecta a los trabajadores del comercio no se aleja del espíritu de las celebraciones del Bicentenario y no convierte en letra muerta los fundamentos contenidos en el Mensaje del Poder Ejecutivo que dieron origen al establecimiento de dos feriados extraordinarios con ocasión de las fiestas del Bicentenario, ya que para ellos se fijó una modalidad especial de descanso compensatorio y pagando como horas extraordinarias las trabajadas esos días cuando excedan la jornada ordinaria semanal.

El señor Héctor Valdés Labra, Presidente Nacional de la Confederación Nacional de Trabajadores del Comercio, Producción y Servicios, CONATRACOPS, expresó que el proyecto en estudio está bien orientado pero es insuficiente en sus efectos ya que, en la práctica, los malls y las empresas del retail ya cierran ese día en base a acuerdos o instrumentos colectivos, por lo que su organización estima más conveniente decretar feriado irrenunciable el día 20, en atención que, a juicio de ellos, todo indica que no será un buen día de ventas ya que muchas familias deberán desplazarse desde o hasta sus ciudades debido a que muchos chilenos van a salir de viaje ese fin de semana largo.

En relación con el temor de que un feriado irrenunciable para los trabajadores del comercio redundará en desabastecimiento de la población, estima que ello no se provocará ya que estará atendiendo prácticamente todo el pequeño y micro comercio del país, en el cual atienden los negocios sus propios dueños, lo que contribuirá a la reactivación de ese sector que está tremendamente golpeado con la instalación de los grandes centros comerciales y supermercados.

Por su parte, el señor José Luis Ortega, Secretario General de la Confederación Nacional de Sindicatos y Federaciones de Trabajadores del Comercio, Confección Vestuario y Actividades Anexas, CONSFECOVE, señaló que, en síntesis y en líneas generales, comparten los criterios señalados respecto de la dinámica laboral y comercial de los días de Fiestas Patrias, expresados en la exposición anterior, pero que se inclinan por la iniciativa de ley que otorga el 19 de septiembre como feriado para los trabajadores del comercio, sólo para la celebración del Bicentenario.

El señor Oscar Bruna Malbrán, en representación de la Confederación del Comercio Detallista y Turismo de Chile, manifestó que su organización, que acoge a un importante sector de la economía nacional que genera más de l.200.000 puestos de trabajo en el país, de manera alguna está en contra de celebrar una fecha tan trascendental para Chile, pero que, en esta materia, deben ser muy realistas y responsables, especialmente cuando representan a empresas de menor tamaño que basan su desarrollo en la atención a los consumidores en general. Todos ellos deben cumplir diariamente una función de servicio a la masa consumidora.

Agregó que representan a un sector que debe cumplir con su función de servicio a los consumidores los que exigen diariamente abastecimiento de bienes y servicios. Por otra parte, hizo presente que la situación de los empresarios “mipymes” no es de las mejores al tener que enfrentar una alta competencia en los diversos rubros de la comercialización y que medidas de esta naturaleza alteran notablemente su desenvolvimiento y retrasan su crecimiento.

Asimismo, señaló que al establecer tantos días feriados, se está incentivando lamentablemente el turismo hacia el extranjero, lo que han comprobado con atractivas ofertas en el mercado que invitan a salir fuera del país en condiciones muy favorables, perjudicando con ello los planes y programas de fomento y desarrollo del turismo local.

Por ello, agregó, no están de acuerdo con el feriado irrenunciable para los trabajadores del comercio. Consideran suficiente el feriado ya establecido que es el 18 de Septiembre. Consideran que el comercio que atienda libremente los demás días debe someterse a las disposiciones legales vigentes con respecto al pago de remuneraciones.

En su oportunidad, el señor Manuel Sandoval Pastene, Presidente de la Confederación Coordinadora de Sindicatos del Comercio, manifestó que este año 2010, Chile conmemora el Bicentenario de su Independencia, fiesta que comparten y celebran todos los chilenos y chilenas sin excepción.

Por lo tanto, constituye –a su juicio- un agravio, una violación a los derechos ciudadanos, una agresión a trabajadores y trabajadoras, una discriminación a cientos de miles de ciudadanos y ciudadanas, que los trabajadores del Sector Comercio tengan que laborar en sus puestos de trabajo los días 17, 19 y 20 de Septiembre, cuando la inmensa mayoría del país estará celebrando el Bicentenario. No puede ser que a estas alturas –señaló-, las autoridades de Gobierno y muchos Parlamentarios establezcan categorías de chilenos de primera o de segunda clase.

Manifestó que, con el objeto de corregir esta abierta discriminación que afecta a los trabajadores del comercio y cumplir con los propósitos simbólicos que se tuvieron en vista al momento de establecer los feriados destinados a celebrar las festividades del Bicentenario, están de acuerdo en que se declare, por esta sola vez, que los días 19 y 20 de septiembre de 2010 son feriado obligatorio e irrenunciable para los trabajadores dependientes del comercio. Además, subrayó, la Confederación Coordinadora de Sindicatos del Comercio ha realizado junto a todos sus dirigentes bases, una encuesta que busca conocer la preferencia de los trabajadores entre trabajar los feriados del Bicentenario o pasar tiempo en familia, y el resultado de esta encuesta arrojo que de un total de 9.500 trabajadores encuestados en la región metropolitana y Valparaíso de las empresas Líder, Jumbo, Paris, Ripley, Falabella, Trabajadores Subcontratados, La Polar, Easy, Santa Isabel, y Pre Unic, 9.498 señalaron que prefieren pasar tiempo en familia y solo dos manifestaron que les gustaría trabajar durante los feriados.

Por lo tanto, argumentó, cree firmemente que no puede primar lo económico por sobre la conciliación familiar y el derecho a trabajar para vivir, y no vivir para trabajar.

El Ejecutivo, por su parte, señaló que su opinión es contraria a la iniciativa de ley en estudio. Argumentó la señora Ministra que esa posición se basa en el hecho de que esta materia ya fue debatida en el marco del estudio del proyecto de ley, iniciado en Mensaje, que derivó en la ley N°20.450, que establece los feriados del 17 y 20 de septiembre próximos, y que desechó la idea de un feriado irrenunciable para los dependientes del comercio.

Agregó que resulta preocupante el hecho de someter a la población a tres o cuatro días sin acceso a los establecimientos de comercio.

Asimismo el señor Subsecretario del Trabajo agregó que en la práctica los dependientes del comercio ya poseen un sistema de compensaciones, ya sea en días libres o compensación en dinero, que opera a favor de ellos y garantiza una retribución al hecho de trabajar en feriados.

Por otra parte, las señoras y señores Diputados que rechazaron la aprobación del presente proyecto de ley, expresaron que esta materia se discutió latamente con ocasión de la tramitación de la ley N° 20.450. Asimismo, manifestaron su preocupación por los efectos que la declaración de feriado irrenunciable los días 19 y 20 de septiembre pudiera tener en vastos sectores de la población que aprovechan los días festivos para procurarse un ingreso extra, salir a efectuar las compras que no pueden realizar en los días laborales o, en su defecto, aprovecharlos para pasear o distraerse en los grandes centros comerciales, amén de los problemas de abastecimiento que pueden crearse para otros sectores del comercio que se abastece del retail.

VII.- SINTESIS DE LAS OPINIONES DISIDENTES AL ACUERDO ADOPTADO EN LA VOTACION EN GENERAL.

Las opiniones disidentes al acuerdo adoptado en la votación en general, esto es de las señoras Diputadas y señores Diputados que votaron favorablemente la presente iniciativa legal, se sustentaron en los fundamentos mismos de la moción que le dio origen, como en los testimonios recogidos en la Comisión de boca de los propios trabajadores que, a juicio de ellos, se verían beneficiados por la declaración de irrenunciabilidad del feriado propuesto.

Hicieron, asimismo, especial hincapié en la voluntad declarada por el propio Presidente de la República de que la celebración del Bicentenario convocara a la inmensa mayoría de los chilenos y chilenas a reeditar en familia las más sentidas tradiciones de nuestro país, promoviendo el espíritu que existe tras ellas, circunstancia que no puede equipararse con descansos compensatorios o prestaciones en dinero, como lo establece nuestra legislación vigente para los feriados ordinarios.

VIII.- DISCUSION PARTICULAR.

Vuestra Comisión, en su sesión ordinaria celebrada el mismo 17 de agosto del año en curso, sometió a discusión particular el proyecto de ley adoptándose los siguientes acuerdos respecto de su texto:

“Artículo único.- Los días 19 y 20 de septiembre de 2010 serán feriados obligatorios e irrenunciables para todos los trabajadores dependientes del comercio, con la excepción de aquellos señalados en el artículo 2 de la Ley N° 19.973.””

-- Puesto en votación fue rechazado por seis votos a favor y siete en contra. Votaron a favor, las Diputadas señoras Goic, doña Carolina y Muñoz, doña Adriana, y los Diputados señores Campos, en reemplazo del señor Alinco, Andrade, Jiménez, y Saffirio. En contra, lo hicieron la Diputada señora Nogueira, doña Claudia, y los Diputados señores Baltolu, Bertolino, Monckeberg, don Nicolás, Salaberry, Silva y Vilches.

IX.- ARTICULOS E INDICACIONES RECHAZADAS O DECLARADAS INADMISIBLES POR LA COMISION.

Conforme se ha señalado, Vuestra Comisión rechazó el artículo único del proyecto.

---------------------

Como consecuencia de todo lo expuesto y por las consideraciones que dará a conocer oportunamente el señor Diputado Informante, vuestra Comisión de Trabajo y Seguridad Social recomienda el rechazo del siguiente:

PROYECTO DE LEY:

“Artículo único.- Los días 19 y 20 de septiembre de 2010 serán feriados obligatorios e irrenunciables para todos los trabajadores dependientes del comercio, con la excepción de aquellos señalados en el artículo 2 de la Ley N° 19.973.”

SE DESIGNÓ DIPUTADO INFORMANTE, A DON OSVALDO ANDRADE LARA

SALA DE LA COMISIÓN, a 17 de agosto de 2010.

Acordado en sesiones de 10 y 17 de agosto del presente año, con asistencia de las Diputadas señoras Goic, doña Carolina; Muñoz, doña Adriana, y Nogueira, doña Claudia, y de los Diputados señores Alinco; Andrade; Bertolino; Jiménez; Monckeberg, don Nicolás; Salaberry; Saffirio; Silva; Urrutia, y Vilches.

Asimismo, asistió a la sesión de 10 de agosto pasado, el Diputado señor Aguiló, y a la sesión de 17 de agosto el señor Campos, en reemplazo del señor Alinco.

Pedro N. Muga Ramírez

Abogado Secretario de la Comisión

1.3. Discusión en Sala

Fecha 31 de agosto, 2010. Diario de Sesión en Sesión 67. Legislatura 358. Discusión General. Se aprueba en general y particular.

a.- ESTABLECIMIENTO DEL 19 Y 20 DE SEPTIEMBRE DE 2010 COMO FERIADOS OBLIGATORIOS E IRRENUNCIABLES PARA TRABAJADORES DEPENDIENTES DEL COMERCIO. Primer trámite constitucional. b.- DECLARACIÓN DEL 19 DE SEPTIEMBRE DE 2010 COMO FERIADO OBLIGATORIO E IRRENUNCIABLE PARA TRABAJADORES DEPENDIENTES DEL COMERCIO. Primer trámite constitucional. c.- RECARGO DE REMUNERACIONES DE TRABAJADORES DEPENDIENTES DEL COMERCIO QUE PRESTEN SERVICIOS EN DÍAS 17, 19 Y 20 DE SEPTIEMBRE DE 2010. Primer trámite constitucional.

El señor BECKER ( Vicepresidente ).-

Corresponde tratar, en primer trámite constitucional y reglamentario, en conjunto los tres proyectos que estudió la Comisión de Trabajo y Seguridad Social referidos a los derechos de los trabajadores dependientes del comercio durante los días feriados de Fiestas Patrias del año en curso.

Los diputados informantes son los siguientes: del primer proyecto, el señor Osvaldo Andrade; del segundo, la señora Carolina Goic, y del tercero, el señor Nicolás Monckeberg.

Antecedentes: (a)

-Moción, boletín N° 7082-13, sesión 56ª, en 28 de julio de 2010. Documentos de la Cuenta N° 6.

-Informe de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social, sesión 66ª, en 19 de agosto de 2010. Documentos de la Cuenta N° 7.

Antecedentes: (b)

-Moción, boletín N° 7066-13, sesión 52ª, en 14 de julio de 2010. Documentos de la Cuenta N° 4.

-Informe de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social, sesión 66ª, en 19 de agosto de 2010. Documentos de la Cuenta 5.

Antecedentes: (c)

-Moción, boletín N° 7067-13, sesión 52ª, en 14 de julio de 2010. Documentos de la Cuenta N° 5.

-Informe de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social, sesión N° 66ª, en 19 de agosto de 2010. Documentos de la Cuenta N° 6.

El señor BECKER ( Vicepresidente ).-

Las iniciativas se informarán por separado y luego se debatirán en conjunto, hasta su total despacho.

Además, según lo acordado por los Comités, se destinarán 90 minutos para su informe y discusión, y los discursos no podrán exceder de cinco minutos.

Para rendir el informe del primer proyecto, tiene la palabra la diputada señora Adriana Muñoz.

La señora MUÑOZ, doña Adriana (de pie).-

Señor Presidente , en nombre de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social, paso a informar el proyecto de ley, en primer trámite constitucional y reglamentario, originado en moción de los diputados señores Aguiló , Alinco , Andrade , Jiménez , Teillier y Vallespín y de la diputada que habla, Adriana Muñoz, que establece, por una sola vez, como feriados obligatorios e irrenunciables, los días 19 y 20 de septiembre de 2010, para todos los trabajadores dependientes del comercio, contenido en el Boletín N° 7082-13.

Los autores de la presente iniciativa legal expresan que las festividades del Bicentenario de la independencia del país que se celebran durante el presente año representan una oportunidad histórica para reforzar los vínculos simbólicos que nos unen como nación y fortalecer nuestra identidad, adhesión y pertenencia a la comunidad nacional.

Como consecuencia del valor simbólico que la comunidad nacional atribuye a la celebración de estas festividades, el Gobierno impulsó un proyecto de ley que, luego de su tramitación legislativa en el Congreso Nacional, se materializó en la dictación de la Ley N° 20.450, publicada en el Diario Oficial del 19 de julio de 2010, que establece como feriados los días 17 y 20 de septiembre del presente año.

Agregan que en el mensaje que dio inició a la tramitación de la Ley N° 20.450, el Poder Ejecutivo señaló que “las Fiestas Patrias constituyen una oportunidad clara e inequívoca de unidad nacional, en la que todos los chilenos, en familia y junto a nuestras comunidades, revivimos y actualizamos tradiciones en unidad patriótica”.

Añade el mensaje que “más allá de los actos oficiales, los días 18 y 19 de septiembre de cada año, la sociedad civil se prepara y festeja en instituciones públicas y privadas, colegios, escuelas, trabajos, ramadas y fondas, sin que ningún grupo resulte excluido de esta verdadera fiesta patriótica.”.

Sin embargo, señalan que, pese al amplio consenso social y político en torno de la necesidad de relevar las celebraciones del Bicentenario, existe un importante grupo de trabajadoras y trabajadores que quedarán excluidos de estas celebraciones. En efecto, el número 7 del artículo 38 del Código del Trabajo dispone que los trabajadores dependientes cumplirán igualmente sus jornadas laborales en los días festivos no declarados obligatorios e irrenunciables, fijando para ellos una modalidad especial de descanso compensatorio y pagando como horas extraordinarias las trabajadas ese día cuando excedan la jornada ordinaria semanal.

Por su parte, la ley N° 19.973, de 2004, estableció como obligatorio e irrenunciable, entre otros, el feriado del día 18 de Septiembre para todos los dependientes del comercio, con las excepciones que la misma norma se encarga de indicar.

En consecuencia, agregan, los feriados establecidos con ocasión de las celebraciones del Bicentenario no beneficiarán a los trabajadores del comercio, pues, en los hechos, deberán trabajar los días 17, 19 y 20 de septiembre de 2010, y por tal jornada se les compensará con descanso y se les pagará como extraordinarias sólo las horas que superen la jornada ordinaria semanal.

La situación que afecta a los trabajadores del comercio, a juicio de ellos, se aleja del espíritu de las celebraciones del Bicentenario y convierte en letra muerta los fundamentos contenidos en el mensaje del Ejecutivo que dio origen al establecimiento de un feriado extraordinario con ocasión de las fiestas del Bicentenario, toda vez que este importante sector de trabajadores del país sólo gozaría, en forma efectiva, de uno de los cuatro días de feriado establecidos para estas festividades, quedando excluidos de celebrar las demás con el conjunto de la comunidad nacional. Ésa es la razón que justifica la presentación de la iniciativa.

Manifiestan que, con el objeto de corregir esta abierta discriminación que afecta a los trabajadores del comercio y cumplir con los propósitos simbólicos que se tuvieron en vista al momento de establecer los feriados destinados a celebrar las festividades del Bicentenario, en virtud del presente proyecto de ley, proponen que se declaren, por esta sola vez, los días 19 y 20 de septiembre de 2010 como feriados obligatorios e irrenunciables para los trabajadores dependientes del comercio.

-Aplausos en las tribunas.

El señor BECKER (Vicepresidente).-

Ruego guardar silencio a los asistentes que se encuentran en las tribunas.

La señora MUÑOZ, doña Adriana (de pie).-

Los autores de la iniciativa finalizan señalando que desde una perspectiva económica y, como consecuencia de lo anterior, el feriado del día 17 de septiembre de 2010 estaría sujeto al régimen jurídico regular para los trabajadores dependientes del comercio, por lo cual los establecimientos comerciales permanecerían abiertos al público, registrándose ese día ventas extraordinarias que ayudarían a compensar la falta de actividad en los días de feriado efectivo del sector.

Por otro lado, añaden, es un hecho comprobado que la reactivación del consumo en los días que siguen a un feriado obligatorio e irrenunciable, como es el del día 18 de septiembre, se verifica con mucha lentitud, por lo que las expectativas de ganancias del sector comercio son más bien acotadas y se produciría un efecto compensatorio.

Por último, esta medida permitiría también revitalizar y reactivar las ventas del comercio detallista que, en términos generales, es el más afectado con la proliferación de los grandes supermercados y centros comerciales que tienden a concentrar el consumo.

Cabe señalar que la idea matriz o fundamental del proyecto es garantizar a todos los trabajadores dependientes del comercio el feriado, con carácter de irrenunciable, del 19 y 20 de septiembre de 2010.

El proyecto en informe, desgraciadamente, fue rechazado en general por la Comisión en sesión ordinaria de 17 de agosto del año en curso, por seis votos a favor, de las diputadas señoras Goic, doña Carolina y Muñoz, doña Adriana, y de los diputados señores Campos, en reemplazo del señor Alinco ; Andrade , Jiménez y Saffirio ; …

-(Aplausos en las tribunas).

… y siete en contra, de la diputada señora Nogueira , doña Claudia , y de los diputados señores Baltolu , Bertolino , Monckeberg, don Nicolás ; Salaberry , Silva y Vilches.

-Manifestaciones en las tribunas.

El señor BECKER ( Vicepresidente ).-

¡Silencio en las tribunas!

La señora MUÑOZ, doña Adriana (de pie).-

Las señoras y señores diputados que rechazaron la aprobación del presente proyecto de ley expresaron que esta materia se discutió latamente con ocasión de la tramitación de la ley N° 20.450. Asimismo, manifestaron su preocupación por los efectos que la declaración de feriado irrenunciable de los días 19 y 20 de septiembre pudiera tener en vastos sectores de la población que aprovechan los días festivos para procurarse un ingreso extra, salir a efectuar las compras que no pueden realizar en los días laborales o, en su defecto, aprovecharlos para pasear o distraerse en los grandes centros comerciales, amén de los problemas de abastecimiento que pueden crearse para otros sectores del comercio que se abastece del retail.

Las opiniones disidentes al acuerdo adoptado en la votación en general, esto es, de las señoras y señores diputados que votaron favorablemente la presente iniciativa legal, se sustentaron en los fundamentos mismos de la moción que le dio origen, como en los testimonios recogidos en la Comisión de boca de los propios trabajadores y trabajadoras que, a juicio de ellos, se verían beneficiados por la declaración de irrenunciabilidad del feriado propuesto, sobre todo para permanecer durante esos días con sus familias.

Hicieron, asimismo, especial hincapié en la voluntad declarada por el propio Presidente de la República de que la celebración del Bicentenario convocara a la inmensa mayoría de los chilenos y chilenas a reeditar en familia las más sentidas tradiciones de nuestro país.

En conclusión, la Comisión, en su sesión ordinaria celebrada el 17 de agosto del año en curso, sometió a discusión particular el proyecto de ley, el que también fue rechazado por la misma votación consignada en su discusión en general.

Como consecuencia de lo expuesto y por las consideraciones señaladas en el informe, la Comisión de Trabajo y Seguridad Social propone a la Sala rechazar la iniciativa, la que, por cierto, los diputados que formulamos la moción no compartimos, razón por la cual llamamos a su aprobación.

He dicho.

-Manifestaciones en las tribunas.

La señora SAA (doña María Antonieta).-

¡En la Cámara debe haber transparencia! ¡Los que votan en contra deben hacerse cargo de su decisión! ¡Los diputados y diputadas debemos hacernos cargo de nuestras decisiones y ser transparentes!

-Manifestaciones en las tribunas.

El señor BECKER (Vicepresidente).-

Tiene la palabra la señora Carolina Goic, diputada informante de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social del proyecto que figura en el tercer lugar de la tabla.

La señora GOIC, doña Carolina (de pie).-

Señor Presidente , en mi calidad de diputada informante de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social, me corresponde informar, en primer trámite constitucional y primero reglamentario, el proyecto de ley, originado en moción de la diputada que habla, y de los diputados señores Araya , Chahín , Lorenzini , Saffirio , Torres, Tuma , Vallespín , Venegas y Walker , que declara feriado obligatorio e irrenunciable el 19 de septiembre de 2010, para los trabajadores dependientes del comercio.

Los autores de la iniciativa, al igual como indica el mensaje del Ejecutivo que inició la tramitación del proyecto de ley sobre el feriado legal del Bicentenario del 17 y 20 de septiembre para los trabajadores, que señala que las Fiestas Patrias constituyen una oportunidad clara e inequívoca de unidad nacional, en la que todos los chilenos en familia y junto a sus comunidades reviven y actualizan tradiciones en unidad patriótica, y que es una preocupación del Gobierno incentivar dicha festividad, promoviendo el espíritu que existe tras ella, expresan el interés en que, a través de esta propuesta de feriado, toda la ciudadanía pueda disfrutar durante el presente año las Fiestas Patrias en plenitud, pudiendo participar en las celebraciones, compartir con sus amigos y reunirse con sus familiares.

De esta forma, la idea matriz o fundamental del proyecto busca garantizar a los dependientes del comercio el feriado con carácter de irrenunciable el 19 de septiembre de 2010, con mayor razón atendido que en la discusión del feriado del Bicentenario fuera rechazada la indicación que buscaba que los trabajadores del comercio gozaran de feriado los días 17 y 20 de septiembre.

Cabe hacer presente que el proyecto en informe fue rechazado en general por la Comisión en la sesión ordinaria del 17 de agosto en curso, por seis votos a favor, de las diputadas señoras Goic, doña Carolina, y Muñoz , doña Adriana , y de los diputados señores Campos -en reemplazo del señor Alinco -, Andrade , Jiménez y Saffirio -, tres en contra, de los diputados señores Baltolu , Silva y Vilches , y cuatro abstenciones, de la diputada señora Nogueira , doña Claudia , y de los diputados señores Bertolino , Monckeberg , don Nicolás , y Salaberry.

Las señoras y señores diputados que rechazaron el presente proyecto, como asimismo aquellos que se abstuvieron de votarlo favorablemente, expresaron, como argu-

mento, que esta materia se había discutido latamente con ocasión de la ley que establece los feriados del Bicentenario.

Asimismo, manifestaron su preocupación por los efectos que podía llevar declarar un feriado irrenunciable el 19 de septiembre en el caso de los trabajadores del comercio, sobre todo en el caso de trabajadores que podían en esos días generar un ingreso extra, salir a efectuar sus compras -las que no podían realizar en días laborales- o, en su defecto, aprovecharlos para distraerse en los centros comerciales, amén de la preocupaciones por los temas de abastecimiento.

(Manifestaciones en las tribunas).

Entre las opiniones disidentes, es decir, las emitidas por las señoras diputadas y señores diputados que votaron favorablemente el proyecto, se esgrimió el hecho de reconocer los testimonios recogidos en la Comisión de boca de los propios trabajadores, quienes, a su juicio, señalaban que se verían absolutamente beneficiados con la declaración de irrenunciabilidad del feriado que se propone.

Asimismo, hicieron hincapié en la voluntad declarada por el propio Presidente de la República respecto de la celebración del Bicentenario y como ésta podía convocar a la inmensa mayoría de los chilenos y chilenas a reeditar en familia las más sentidas tradiciones de nuestro país, promoviendo el espíritu acorde con ellas.

Señalaron, también, que no estaban de acuerdo con la circunstancia de que pudieran equiparse estos descansos, este feriado, con descansos compensatorios o coprestaciones de dinero, como se establece para otros feriados ordinarios. A su vez, recordaron que, en el caso del día 19, éste ya es, por acuerdo, un día feriado para las grandes tiendas que se encuentran en los malls. Entonces, de alguna manera, permitía equiparar la situación al menos respecto de ese día.

En la Comisión recibimos, en audiencia, al Presidente de la Cámara Nacional de Centros Comerciales y a los representantes de la Cámara de Comercio y de la Confederación Nacional de Trabajadores del Comercio, Producción y Servicios. Asimismo, acudieron representantes de la Confederación del Comercio Detallista y Turismo de Chile, de la Confederación Nacional de Sindicatos y Federaciones de Trabajadores del Comercio, Confección Vestuario y Actividades Anexas (Consfecove), y de la Confederación Coordinadora de Sindicatos del Comercio.

La Comisión, en sesión ordinaria de 17 de agosto del año en curso, sometió a votación en particular el proyecto de ley, el que fue rechazado con la misma votación registrada en la discusión en general.

Para concluir, debo señalar que el texto del proyecto de ley será sometido a consideración de la Sala.

He dicho.

El señor BECKER (Vicepresidente).-

Tiene la palabra el diputado Nicolás Monckeberg, informante del tercer proyecto de la referencia.

El señor MONCKEBERG, don Nicolás (de pie).-

Señor Presidente , en mi calidad de diputado informante de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social, paso a informar, en primer trámite constitucional y primero reglamentario, el proyecto de ley que se contiene en el boletín Nº 7067-13.

Los autores de la iniciativa en estudio señalan que, tanto el actual Gobierno como los anteriores, han implementado una serie de obras, actividades y medidas que, en conjunto, se orientan a celebrar la instauración de la Primera Junta Nacional de Gobierno.

Entre las medidas señaladas se encuentra el otorgamiento de dos feriados legales que complementan y se agregan a los días 18 y 19 septiembre.

Agregan que, de acuerdo al régimen legal existente en materia laboral, en dichos feriados pueden prestar servicios los trabajadores sujetos a jornada general o regular, en tanto lo hagan en jornada extraordinaria. También lo deben hacer en turnos los que se desempeñen en labores ligadas al funcionamiento de los servicios básicos.

Finalmente, también prestan servicios en estos días aquellos trabajadores sujetos a un sistema excepcional de distribución de jornada de trabajo y descanso, y los trabajadores del comercio, en conformidad con lo dispuesto en el artículo 38, N° 7, del Código del Trabajo, y en concordancia con la ley N° 19.973.

El objetivo de esta moción parlamentaria es regular un sistema de compensación de feriados justo y equitativo, no sólo para los feriados del Bicentenario, sino que, a través de una indicación, para todos los feriados del año.

Las personas que trabajan en esos días, salvo los trabajadores del comercio, tienen, legal o contractualmente, una retribución mayor a la ordinaria, siendo diferentes los tipos de recargo sobre la remuneración diaria.

-Manifestaciones en las tribunas.

El señor BECKER ( Vicepresidente ).-

¡Silencio en las tribunas!

Solicito a los asistentes a tribunas mantenerse en silencio para seguir adelante con la sesión.

Continúa con la palabra el señor Nicolás Monckeberg.

El señor MONCKEBERG (don Nicolás).-

Muchas gracias, Presidente.

Como sostenía, las personas que trabajan en esos días, salvo los trabajadores del comercio, tienen legal o contractualmente, una retribución mucho mayor a la ordinaria. Por ejemplo, conforme al artículo 69 del Estatuto Administrativo, aún los funcionarios públicos que tienen una jornada semanal de 44 horas, si deben trabajar en domingos o festivos, sus remuneraciones se recargan en 50 por ciento sobre el sueldo real. En cambio, a los trabajadores del comercio, de acuerdo con el artículo 38, número 7, sólo se les podría aplicar, eventualmente, dependiendo de la voluntad del empleador, un reajuste de 50 por ciento sobre el sueldo base, en circunstancias de que los trabajadores del comercio, como es de público conocimiento, mayoritariamente forman su remuneración con la parte variable.

Más aún, cuando un trabajador del comercio tiene acumulado en una semana el derecho a dos o más días de descanso por haber trabajado en festivos las semanas anteriores, la propia ley previene que, dependiendo de la voluntad del empleador, se puede pactar el pago de dichos días en caso de que ellos se trabajen. En este caso, la remuneración se recarga -insisto- en 50 por ciento, pero sobre el sueldo base y no sobre el total de la remuneración.

Estas circunstancias, para los diputados autores del proyecto, parecen una injusticia que debe ser remediada no sólo en el feriado del Bicentenario, sino que en todos los feriados del año.

En mérito de estas consideraciones, los autores estiman que se debe legislar en orden a que los trabajadores del comercio no sean discriminados y, eventualmente, a aquellos que deban trabajar durante los feriados se les dé una remuneración acorde con la importancia del sacrificio que ellos y sus familias efectúan, debiendo ser recargado en 50 por ciento, al menos, el total del sueldo de dicho día y no sólo una parte de éste. No es lo mismo trabajar un día festivo que compensarlo con un día de trabajo durante la semana. Esa injusticia es la que a través de este proyecto se pretende corregir.

Cabe señalar que la idea matriz o fundamental del proyecto es garantizar el pago de un recargo en las remuneraciones de los trabajadores dependientes del comercio que presten servicios durante días feriados -insistimos-, sobre la base del total percibido.

Este proyecto de ley en informe fue rechazado también en la Comisión de Trabajo. Las señoras diputadas y señores diputados que rechazaron su aprobación expresaron que esta materia se ha discutido latamente con ocasión del análisis de otras leyes. Además, manifestaron su preocupación por los efectos que podía tener en el empleo y en el hecho de que no resulta procedente seguir legislando para compensar en dinero el justo derecho de los trabajadores, cuestión en la que difieren los diputados autores del proyecto.

Las opiniones disidentes al acuerdo adoptado en la votación en general, esto es, de los señores diputados que votaron favorablemente la presente iniciativa o se abstuvieron, se sustentaron en los fundamentos mismos de la moción que le dio origen y, fundamentalmente, en la necesidad de que se remunere en forma justa y adecuada el sacrificio que los trabajadores y sus familias realizan durante esos días festivos.

Asimismo, hicieron hincapié en la voluntad declarada por el gobierno, en el sentido de que a la celebración del Bicentenario sea convocada la inmensa mayoría de los chilenos y chilenas, y sea reeditado en las familias el más puro sentido de la tradición patria.

Vuestra Comisión, en su sesión ordinaria celebrada el 17 de agosto en curso, sometió a discusión en particular el proyecto, siendo rechazado, al igual que las otras dos iniciativas, en general y en particular.

Por estas consideraciones, que constan en el informe, la Comisión de Trabajo y Seguridad Social, por votación de mayoría, recomienda rechazar esta iniciativa legal.

He dicho.

El señor BECKER ( Vicepresidente ).-

Gracias, diputado.

Para debatir los tres proyectos conjuntamente, tiene la palabra, hasta por cinco minutos, el diputado Matías Walker.

El señor WALKER.-

Señor Presidente , presentamos este proyecto de ley, junto con la diputada Carolina Goic , principal autora, y los diputados Chahín , Lorenzini , Saffirio , Torres, Tuma , Vallespín y Venegas , con el objeto de que se declarara feriado irrenunciable el 19 de septiembre. Posteriormente, colegas de la Concertación presentaron otro proyecto de ley por el que se pretende incluir, también, el 20 de septiembre como feriado irrenunciable para los trabajadores del comercio

Vamos a apoyar los dos proyectos de ley por una razón jurídica y de justicia.

(Aplausos en las tribunas).

El numeral 2° del artículo 19 de la Constitución Política de la República nos asegura la igualdad ante la ley. Asimismo, esta garantía constitucional es un mandato para el legislador, en cuanto establece que ni la ley ni autoridad alguna podrán establecer diferencias arbitrarias.

Por eso, nos pareció injusto que este Congreso Nacional, en el año del Bicentenario, haya declarado feriados los días 17 y 20 de septiembre, excluyendo del beneficio de estos feriados a los trabajadores del comercio.

(Aplausos en las tribunas).

Bien sabemos que las leyes N°s 19.973 y 20.215 establecieron que los días 1 de Mayo, 18 de Septiembre, 25 de Diciembre y 1 de Enero de cada año, serán feriados obligatorios e irrenunciables para todos los dependientes del comercio. Nosotros, mediante estos sendos proyectos de ley, pretendemos que este derecho se les extienda, por este año y de manera excepcional, a los días 19 y 20 de septiembre.

(Aplausos en las tribunas).

En nuestro país, los trabajadores del comercio -lo hemos denunciado muchas veces- son objeto de tratos vejatorios. Para muestra, un botón.

Un reportaje televisivo denunció que los empleados de una multitienda de la Región de Coquimbo trabajaban encerrados con llave y candados. También en la Región, pero esta vez en La Serena, trabajadores del comercio estuvieron en huelga, porque les pagaban sueldos base de dos mil pesos, teniendo que vender un total de 10 millones de pesos para alcanzar el sueldo mínimo, torciendo de esa forma el espíritu que tuvo el legislador al momento de dictar la ley que igualaba el salario mínimo con el base.

Ninguna de las consecuencias catastróficas anunciadas, en caso de aprobarse el proyecto, se cumplirá. Al contrario, es la oportunidad para que el pequeño comerciante, el microempresario, atienda el negocio con su familia; es la oportunidad también para que las regiones turísticas, como la de Coquimbo, reciban -esperamos- a cientos de miles de turistas en sus restaurantes y sus centros de recreación; en definitiva, es la oportunidad de considerar a estas Fiestas Patrias del Bicentenario como una importante oportunidad de ingresos.

Por eso, porque somos defensores de la familia y porque nuestras palabras las respaldamos con hechos, votaremos favorablemente ambos proyectos de ley.

He dicho.

-Aplausos en las tribunas.

El señor BECKER (Vicepresidente).-

Tiene la palabra el diputado señor Marcelo Díaz.

El señor DÍAZ.-

Señor Presidente , cuando propusimos un feriado especial de Fiestas Patrias con motivo del Bicentenario, planteamos que la fiesta debía reunir a todos los chilenos y que era muy importante sentir que este Bicentenario era una convocatoria a celebrar sin distinción.

Por eso, durante el primer debate en esta Cámara aprobamos una indicación del diputado Tuma , que hacía extensivo el feriado del Bicentenario a todos los trabajadores sin excepción.

(Aplausos en las tribunas).

Desafortunadamente, la indicación no prosperó y hoy tenemos una ley que decretó el feriado especial del Bicentenario sólo para algunos. Es decir, algunos chilenos podrá gozar de todos los derechos, y otros, en cambio, lo harán en forma parcial. ¡Quienes nos acompañan hoy en las tribunas son tan chilenos como cualquier otro y deben gozar de los mismos derechos!

(Aplausos en las tribunas).

Los argumentos esgrimidos por el sector del comercio, para oponerse a la extensión sin restricción de los beneficios derivados del feriado, son inaceptables. Los chilenos somos inteligentes. Si debemos aprovisionarnos, porque se nos viene un feriado largo, lo hacemos. La familia chilena no tiene dificultades de aprovisionamiento. Lo que hay es al afán cicatero de no dejar de ganar un peso, de lucrar permanentemente, aun a costa de los derechos de los trabajadores chilenos.

(Aplausos en las tribunas).

Generalmente, quienes reclaman son los grandes empresarios del comercio, porque esos son los intereses que se afectan con las propuestas en debate.

Recordemos que ambos proyectos de ley tienen por objeto corregir la injusticia que cometió este Congreso Nacional cuando estableció un feriado que discrimina a un sector importante de trabajadores, como es el comercio.

No queremos compensaciones; no buscamos acuerdos parciales que, por unas cuantas monedas, limiten el derecho de todos los trabajadores a disfrutar plenamente las fiestas del Bicentenario. Pero sí queremos que esta Cámara reconozca a los trabajadores del comercio el derecho a disfrutar con sus familias el feriado de las Fiestas Patrias del Bicentenario.

Como reza un cartel que cuelga de las tribunas, los trabajadores del comercio también tienen familia y derecho a disfrutar plenamente del feriado bicentenario.

Por eso, y porque estamos convencidos que es aquí donde tenemos que tomar decisiones que legislen en beneficio de todos los chilenos, apoyaremos ambos proyectos de ley, sin excepción.

He dicho.

-(Aplausos en las tribunas).

El señor BECKER (Vicepresidente).-

Tiene la palabra el diputado señor Enrique Jaramillo.

El señor JARAMILLO.-

Señor Presidente , escucho pifias y frases negativas dirigidas a los proyectos en debate. Entiendo estas manifestaciones, porque tres informes llaman a confusión a quienes legislamos y a quienes son legislados. No es común que en esta Sala discutamos, en forma paralela, tres proyectos relativos a una misma materia. A lo mejor, esto es lo que llama a confusión. Entonces, es necesario que nos pongamos de acuerdo y consensuar la posibilidad de declarar feriados obligatorios e irrenunciables para los trabajadores del comercio fechas tan especiales que en 17 días más empezaremos a celebrar oficialmente, así como mejorar las remuneraciones de quienes, por alguna consideración, deberán trabajar durante esos días festivos.

Con el respeto que acostumbro a tener hacia mis colegas, lamento que la Comisión de Trabajo no nos haya presentado una propuesta consensuada, sobre todo porque se trata de un tema trascendental para cerca de un millón 200 mil personas.

Cualquiera que sea la opción que se vote mayoritariamente, es de toda justicia que todos los trabajadores del comercio, los que laboran en las grandes tiendas, en los supermercados y en las pequeñas tiendas gocen del mismo beneficio para la celebración de estas Fiestas Patrias.

(Aplausos en las tribunas).

No olvidemos que hace poco aprobamos la ley N° 20.450, que aumentó en dos el número de feriados para estas Fiestas Patrias -los días 17 y 20 de septiembre-, los cuales gozarán la mayoría de chilenos y chilenas. Algunos celebrarán viajando, compartiendo con sus familias. Por ello, creo que no es justa la circunstancia que afecta a un sector de trabajadores chilenos, que no son pocos, de acuerdo con las cifras que hemos escuchado de parte de la diputada y los diputados informantes. Se ha dicho que ese grupo de chilenos debe trabajar mientras el resto celebra. Por tal razón, soy un convencido de que los proyectos presentados dan el derecho a aquellos que no lo tenían -como dijo el diputado que me antecedió en el uso de la palabra- de ser tratados de la misma manera. Todos los chilenos somos iguales.

(Aplausos).

Cada cien años nuestro país tiene motivos especiales para celebrar. No es que exista un aprovechamiento de ese hecho. Del hecho nos aprovechamos todos, menos los que trabajan en pequeños almacenes y emporios, quienes mirarán por la ventana que la celebración va por las calles de nuestro Chile.

Por eso, estimo que debe ser unánime el apoyo a una parte importante de trabajadoras y trabajadores chilenos.

Estoy de acuerdo con los proyectos que proponen incluir como feriados los días 19 y 20 de septiembre. Todos vamos a celebrar, porque todos lo merecemos.

He dicho.

-Aplausos.

El señor BECKER ( Vicepresidente ).-

Tiene la palabra el diputado señor Hugo Gutiérrez.

El señor GUTIÉRREZ (don Hugo).-

Señor Presidente , cuando planteé en su oportunidad, como indicación al proyecto presentado por el Ejecutivo , no sólo incluir el 20 de septiembre como día feriado, sino también el 17 de septiembre, argumenté, como autor de la indicación, que era abiertamente discriminatorio que gran parte de los trabajadores -me refiero a los funcionarios públicos-, por ley, tuviera feriado a partir del mediodía del día 17 de septiembre. Me pareció que esa discriminación odiosa debía eliminarse, al menos durante nuestro Bicentenario. Creo que esas palabras cayeron en buen terreno, en terreno fértil, porque así lo entendió la autoridad del Ejecutivo y no se opuso a la indicación.

Pero, hoy nos encontramos frente a otra discriminación que, a mi entender, también resulta odiosa, cual es que los dependientes del sector comercio trabajarán esos días. Sin duda, me parece que eso es una arbitrariedad que, a la luz de nuestro Bicentenario, resulta odiosa. Hoy, no podemos tolerar que los trabajadores dependientes del comercio no puedan contar con esos días de descanso, que tienen tan merecidos como cualquier chileno.

Esta Cámara de Diputados y el Senado no trabajarán esos días, no estaremos presentes acá. Por lo tanto, lo que reclamo para todos los chilenos lo reclamo en especial para los trabajadores dependientes del comercio. Hoy, ellos se merecen el derecho a descanso, como cualquier chilena o chileno. No es posible cometer una discriminación y desconocerles ese derecho.

Además, como gran argumento, se ha señalado que se requiere que, en esos días, abran los malls y las tiendas para surtir a las familias que quieren salir a comprar. Ellos no son funcionarios públicos que deben asegurar la mantención de un servicio público. No son funcionarios públicos a los cuales se les pueda objetar el incumplimiento del deber de mantener activo un servicio público. Ellos son dependientes del comercio, trabajadores privados. Si hay alguien a quien podríamos decirle que tiene que cumplir el deber de mantener un servicio es al funcionario público y, justamente, el funcionario público va tener esos días feriados. Por ende, no veo ningún tipo de inconveniente.

Para mí, no es un inconveniente tener las puertas abiertas. Si el empresario privado quiere mantener las puertas abiertas y queremos seguir con la lógica del mercado, que contrate trabajadores transitorios para esos días, pero que no impida que los trabajadores tengan derecho al descanso.

Me parece que hoy, cuando vamos a celebrar nuestro Bicentenario y queremos jactarnos ante el mundo entero de tener una legislación democrática, supuestamente respetuosa de los derechos de las personas y, fundamentalmente, de los trabajadores, no podemos permitir que haya trabajadores que estén disfrutando de esos cuatros días feriados, mientras tengamos a otros sometidos a un insensato trabajo los días 17, 19 y 20 de septiembre.

Para establecer la igualdad de todos los chilenos y chilenas ante la ley, creo que es fundamental que no se permita que ellos deban someterse a esta servidumbre.

Si nuestro país quiere jactarse ante el mundo entero de cumplir 200 años de vida independiente, democrática y respetuosa de los derechos humanos, debe respetarle los derechos a los trabajadores dependientes del comercio y permitirle a ellos tener días de descanso, como los tendrá cualquier chileno y chilena en este país.

He dicho.

-Aplausos.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

Tiene la palabra, por cinco minutos, la diputada señora Carolina Goic.

La señora GOIC (doña Carolina).-

Señora Presidenta , el diputado Walker dio a conocer la postura de la bancada Demócrata Cristiana: respaldamos declarar feriado los días 19 y 20 para los trabajadores dependientes del comercio.

(Aplausos).

Quiero aclarar, para que conste en la historia fidedigna de la ley -lo han señalado otros colegas-, que ya votamos un proyecto en donde nos habría gustado dejar en igual condición a los trabajadores del comercio. Desgraciadamente, no estuvieron todos los votos para que fuera aprobado. Al día siguiente, presentamos proyectos alternativos. Lo que nos interesa es saldar, al menos en parte, una deuda que existe y que queda pendiente con los trabajadores del comercio en este Bicentenario.

Quiero destacar -siempre lo hago- que han sido los propios trabajadores quienes han defendido el valor de estar con sus familias.

(Aplausos)

Eso es lo que ellos quieren: disfrutar -ojalá durante tres días; de lo contrario, al menos durante sábado y domingo- con sus familias.

(Aplausos)

Creo que aquí también hay que incorporar una perspectiva práctica. Lo que quiero es que, antes del 19 de septiembre de este año, este proyecto de ley esté aprobado y vigente.

Nos ha costado bastante apurar su tramitación -no hemos tenido el apoyo del Ejecutivo-. Por consiguiente, quiero decir, con mucha claridad, que espero que la próxima semana haya un pronunciamiento de parte del Senado, para que no sea el tiempo el que mate esta iniciativa, para que dentro de la fechas en que estamos legislando se garanticen, en forma irrenunciable días festivos adicionales para los trabajadores del comercio. Lo quiero decir con claridad, porque aquí concurrimos prontamente con alternativas.

Insisto, espero que lo que se apruebe nos permita al menos saldar en parte la deuda con los trabajadores del comercio.

También quiero señalar respecto del planteamiento del tercer proyecto, cuyos autores son el diputado Nicolás Monckeberg y otros parlamentarios, que no respaldamos en la comisión la compensación como alternativa al día festivo. No obstante, me parece interesante llevar a cabo esa discusión respecto de todos los días festivos, en lugar de enmarcarlo sólo al debate del feriado adicional del Bicentenario, ya que trabajar un día feriado no es lo mismo que trabajar cualquier otro día y, por lo tanto, tiene que haber una compensación adicional. Tampoco es lo mismo trabajar un día domingo que trabajar cualquier otro día de la semana.

(Aplausos)

¿Qué sucede hoy en la práctica? A los trabajadores les compensan los feriados y festivos. Si alguien trabaja el domingo, se le da libre el martes, o el jueves, o el viernes; pero el valor del domingo es distinto al de otro día de la semana, porque el resto de los trabajadores disponen de ese domingo festivo, cuestión en la que ha ido avanzando nuestra legislación.

Reitero, me parece interesante que esa discusión pueda servir para avanzar en esa materia. Éste es un tema que podría ser materia de iniciativa exclusiva del Ejecutivo. A pesar de eso, veamos si somos capaces de sumar fuerzas para que iniciemos esa discusión, porque en ella veo una ganancia.

Insisto, no debemos estudiar esta materia dentro del marco de la discusión del feriado adicional para el Bicentenario, sino respecto de todos los días festivos para los trabajadores del comercio y cómo se les garantiza un pago adicional, que reconozca el valor que tiene un día consagrado al descanso en familia.

Entiendo que se está elaborando una indicación al respecto por los autores del tercer proyecto, que podría ayudar a avanzar sobre la materia en términos legislativos.

Termino reiterando nuestro respaldo a los proyectos que declaran feriados el 17 y el 20 de septiembre. Además, hago un llamado para que las distintas bancadas se comprometan a tramitar estos proyectos hasta su total despacho, porque nos desprestigiaría mucho como Congreso Nacional que siguiéramos su tramitación pasadas las fiestas del Bicentenario.

(Aplausos)

Éste es un compromiso de nuestra bancada y de los diputados de la Concertación.

He dicho.

-Aplausos.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

Tiene la palabra el diputado señor Pedro Velásquez.

El señor VELÁSQUEZ .-

Señora Presidenta , adhiero a lo señalado por la diputada Goic , porque los doscientos años o el Bicentenario de la instauración de la primera Junta Nacional de Gobierno constituye algo muy especial para nuestro país, ya que no sucede todos los días y, por lo tanto, es la oportunidad para que los millones de trabajadores del país compartan esa fiesta junto a sus seres queridos. En consecuencia, apoyaré la iniciativa que declara feriados, con carácter de irrenunciable, los días 19 y 20 de septiembre.

(Aplausos)

No obstante, tal como lo ha señalado nuestra colega, debemos tener en cuenta otras iniciativas que nos permitirán tener un parámetro común para que todas y todos los trabajadores del país tengan claro lo relacionado con todos los feriados del año.

Por otra parte, así como se declaren feriados el 19 y 20 de septiembre, también sería conveniente que el Ejecutivo premiara a quienes no podrán descansar esos días porque están haciendo turnos en los hospitales o en los consultorios.

(Aplausos).

Del mismo modo, debiera compensarse con algún bono especial a nuestros Carabineros desde Arica a Punta Arenas y de mar a cordillera; a nuestros funcionarios de Gendarmería y a nuestra Policía de Investigaciones. Lamentablemente, la propia ley los excluye de los beneficios generales cuando sirven a la Patria en momentos difíciles o especiales, como éste, en que deben resguardar la seguridad. Sería hermoso para el país que estos hombres y mujeres reciban un beneficio adicional por cumplir con sus labores, ya que eso los haría sentir que son aún más parte de la sociedad chilena.

Por eso, en mi calidad de diputado independiente, apoyaré el proyecto indicado por la diputada Goic, que declara feriados los días 19 y 20 de septiembre.

He dicho.

-Aplausos.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

Tiene la palabra el diputado señor Rodrigo González.

El señor GONZÁLEZ .-

Señora Presidenta , a juzgar por el tenor de algunas intervenciones en esta Sala y por el contenido de uno de los proyectos que se está discutiendo, en Chile existirían trabajadores de distintas categorías: algunos que tienen derecho a hacer uso pleno de las normas y disposiciones aprobadas por el Congreso, que establecieron como feriados adicionales los días 17 y 20 de septiembre. No obstante, pareciera que a los trabajadores del comercio no se les quiere otorgar ese derecho.

Ni siquiera deberíamos estar discutiendo un proyecto como éste en la Cámara, ya que discrimina entre los trabajadores de Chile. Los trabajadores del comercio tienen tanto derecho como el resto de los trabajadores de Chile a beneficiarse de feriados plena e integralmente disfrutados con sus familias, para lo cual deben hacer uso del derecho a feriado obligatorio e irrenunciable que otorga la ley.

(Aplausos).

No creemos que el Parlamento debe legislar para establecer esta suerte de discriminación que no da el mismo derecho a todas y todos los trabajadores de Chile.

El diputado Joaquín Tuma propuso una iniciativa que la Cámara aprobó, pero que posteriormente se rechazó. Creemos que los legisladores la rechazaron porque no tuvieron una justa apreciación de lo que debe ser una legislación igualitaria para todas y todos los chilenos.

(Aplausos)

Por eso, debiéramos aprobar por unanimidad en la Cámara de Diputados que todas

y todos los trabajadores de Chile podrán hacer uso de los feriados establecidos en forma obligatoria e irrenunciable para los días 17 y 20 de septiembre.

(Manifestaciones en las tribunas).

Estos proyectos que proponen declarar feriados, uno los días 17 y 20 de septiembre y otro sólo el 20 de septiembre, indistintamente permiten a todos los trabajadores tener los mismos derechos en Chile. Por supuesto, apoyaremos con mayor entusiasmo el que establece los dos días feriados obligatorios e irrenunciables.

También es necesario modificar el número 7) del artículo 38 del Código del Trabajo, porque no es justo con los trabajadores del comercio.

Por cierto, habiéndose presentado una moción que determina que sería justo en esta oportunidad garantizar el pago de un 50 por ciento de mayor remuneración a los trabajadores del comercio los días 19 y 20 de septiembre, quiero decir que ese beneficio debería mantenerse en forma permanente. Los trabajadores debieran tener derecho a un 50 por ciento de mayor remuneración los días feriados. Eso debemos transformarlo en norma. Le vamos a cobrar la palabra a los parlamentarios de Gobierno para legislar en ese sentido.

Vamos a apoyar los proyectos que garantizan el feriado a los trabajadores del comercio con carácter obligatorio e irrenunciable los días 17 y 20 de septiembre. Pedimos la unanimidad para su aprobación.

He dicho.

-Aplausos.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

Muchas gracias, diputado González.

Tiene la palabra el diputado Fuad Chahín.

El señor CHAHÍN.-

Señora Presidenta , sin duda, la fiesta del Bicentenario es un evento relevante en la historia de nuestro país. El propio Presidente de la República ha convocado a celebrarlo con un sentido de unidad. Y es un momento propicio, una enorme oportunidad para resaltar las mejores virtudes patrias.

La discusión del proyecto nos plantea un enorme desafío como Cámara. O somos capaces de avanzar en mayor justicia social y en igualdad de oportunidades o consagramos una discriminación odiosa e inaceptable que afecta a los trabajadores del comercio. En eso, no debiéramos tener dos posturas y dar una señal clara con sentido de país. O, somos capaces de reconocer el legítimo e igual derecho de los trabajadores del comercio y sus familias de reunirse y celebrar como corresponde el Bicentenario, o una vez más vamos a poner por sobre ese interés el lucro y la oportunidad de sacar una pequeña ganancia.

Permanentemente, en la Cámara hay parlamentarios que se autoproclaman como defensores de la familia. Nosotros también los somos; sin embargo, para ellos es más importante y relevante el derecho de la familia a pasear, a comprar o a tomarse un café en un mall que el derecho de las familias de los trabajadores a celebrar y festejar el Bicentenario junto a sus hijos y seres queridos. ¡Dónde están las prioridades!

A la familia, que es el núcleo fundamental de nuestra sociedad, en la Fiesta del Bicentenario, debemos darle una señal clara de que aquí no se trata de una cuestión de plata, de precio, de porcentajes más o menos de las remuneraciones, porque los trabajadores no están con la calculadora en la mano, sino que están pidiendo, ni más ni menos, el derecho a celebrar y descansar junto a sus familias en el momento en que Chile cumple 200 años de vida independiente.

(Aplausos)

Se han dado argumentos falaces, como que se trata de un tema de costo, que va a afectar el empleo -lo mismo de siempre-, para negar un determinado derecho a los trabajadores, porque va a sentar un precedente. ¡Un precedente para el próximo tricentenario de nuestra República! Esos son los argumentos por los cuales se quiere negar el derecho a los trabajadores del comercio a descansar por la vía de feriados obligatorios e irrenunciables. Nos parecen ridículos los argumentos que se han dado.

Quiero invitar a todos los diputados de la Cámara a dar una señal clara al país, con sentido de unidad y mejores virtudes patrias, respaldando, en forma unánime, el proyecto que consagra los días 17 y 20 como feriados irrenunciables, o en subsidio el día 19, como lo hemos planteado con la diputada Goic.

He dicho.

-Aplausos.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

Gracias, diputado Fuad Chahín.

Tiene la palabra la diputada Adriana Muñoz.

La señora MUÑOZ (doña Adriana).-

Señora Presidenta , quiero sumarme al debate desarrollado esta mañana, diciendo que estos son los momentos de la historia de un país donde las decisiones ponen a prueba a los gobiernos y a todos los que lo dirigen. Me refiero no sólo a los que participan desde la política, sino también a los que lo hacen desde las empresas. Si queremos construir un país donde sólo vale el mercado, el lucro, las ganancias de las empresas, entonces, tiene sentido que hoy tengamos una actitud mezquina rechazando entregar dos días feriados a los trabajadores del comercio. Planteamos solamente dos días feriados en este Bicentenario. Quizás tengamos que incluir un artículo transitorio en la ley diciendo que, por el temor de los empresarios y dirigentes del comercio en la Comisión, será cada cien años. Que no van a tener pérdidas el próximo ni el año que viene, sino que cada cien años se entregue a los trabajadores un feriado sin excepción y sin discriminación en relación con otros compatriotas. Estamos dando una señal en momentos en que se deben tomar decisiones acerca de la calidad de país y sociedad que queremos construir. Dos días feriados no es buena señal de calidad de vida para el país, porque ello entraña mezquindad.

Quiero señalar algo que nos impresionó mucho en la Comisión de Trabajo. Todos los trabajadores y trabajadoras que asistieron señalaron que no cambiaban descanso por plata y que lo fundamental para ellos es estar con sus familias. En efecto, el 98 por ciento de los trabajadores que ellos mismos encuestaron están de acuerdo con el descanso de dos días para el Bicentenario.

Aquí se pone a prueba el discurso con los votos. En el discurso, todos estamos con la familia. Decimos que la familia es lo máximo y la base fundamental de la sociedad, pero cuando se tiene que demostrar con los votos que estamos por la familia de verdad, los votos no están. Hoy, estamos frente a uno de esos momentos y decisiones históricas que se toman en el Parlamento y, como clase política, debemos ser coherentes con nuestros discursos y la forma de votar.

Quiero acotar otro elemento. El proyecto del diputado Nicolás Monckeberg , debatido en la Comisión, tiene un buen propósito que no está vinculado con los días feriados del 19 y 20, que proponemos junto con el diputado Andrade y otros colegas, pero sí tiene sentido para dar dignidad a los feriados. Porque trabajar durante un domingo o un feriado no es lo mismo que trabajar en cualquier otro día. Él propone un aumento salarial para el debate general de los feriados. Pienso que si hay una indicación en ese sentido debemos aprovechar ese esquema de ley para incorporar la dignificación del feriado en general en el Código del Trabajo. Podríamos aprovechar esta oportunidad para discutirlo.

Insisto, en la votación de los proyectos vamos a plantear el 19 y 20. Y vamos también a insistir en que hoy se aprueben estos proyectos y que el honorable Senado tenga a bien ponerlos en tabla esta semana porque, si no, todo este debate habrá sido inútil, pues no vamos a tener los proyectos antes que se produzca la celebración del Bicentenario.

Es deber de este Parlamento despachar estos proyectos durante estos días.

He dicho.

-Aplausos en las tribunas.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

Muchas gracias, diputada Adriana Muñoz.

Tiene la palabra el diputado Nicolás Monckeberg.

El señor MONCKEBERG (don Nicolás).-

Gracias, señora Presidenta.

Es cierto que estamos frente a la inminencia de un feriado Bicentenario. Pero nosotros hemos querido, a través de este proyecto de ley y, particularmente, a través de una indicación sustitutiva que hemos presentado varios diputados, poner sobre la mesa y, ojalá, aprobar, un sistema justo de compensación de los trabajos en días feriados y domingos.

¿Por qué digo esto? Porque a veces como país nos sorprendemos de los tremendos forados e injusticias que tienen nuestras legislaciones.

Hace pocos meses esta Cámara aprobó en forma unánime una ley que, aunque parezca increíble, reconocía el derecho a feriados de las empleadas de casa particular. Y digo “aunque parezca increíble”, porque nadie había relevado ese tema. Y parecía que no tenían derecho a descansar los feriados o que eran ciudadanas de segunda clase o, incluso, porque venían de otros países, no debían gozar de los feriados que nuestra legislación nacional les reconocía. Entonces, se presentó un proyecto de ley y se aprobó. Probablemente, muchos se sorprendieron o nos sorprendimos, porque nuestra legislación no establecía ese derecho.

Hoy planteamos un sistema de compensación de feriados. Expliquemos como funciona.

Se trata de un recargo del 50 por ciento del sueldo base, como se indica en el informe. Todos sabemos que en el sector comercio una buena parte, sino la mayoría de la remuneración del trabajador no se completa con el sueldo base, sino que con las comisiones. Sin embargo, en el recargo del 50 por ciento éstas no se consideran.

Pero, además, cuando un trabajador del comercio trabaja un domingo o un festivo, es de voluntad del empleador la decisión de decirle: “Mire, yo a usted no le voy a pagar el domingo, porque quiero que usted descanse el miércoles”. “¡Pero, cómo!”, dice el trabajador. “Usted me va a obligar a descansar el miércoles, cuando no están mis hijos en la casa; cuando probablemente no puedo participar en las actividades de mi club deportivo. Además, el domingo me lo va a pagar exactamente igual como si fuera un miércoles.”.

Eso es, perdónenme, una tremenda discriminación y una tremenda injusticia. En ningún país el trabajo realizado en un día festivo o en un domingo vale lo mismo que el efectuado un día de semana. Y aunque nos sorprendamos, ése es el sistema de compensación de feriados vigente.

En pocas semanas más se va a terminar el Bicentenario y vamos a volver de nuevo a esta discusión. No me he referido particularmente a la situación de los próximos feriados, porque hemos querido dar un impulso especial a nuestro proyecto. Por lo mismo, la indicación sustitutiva propone establecer un sistema permanente de compensación de feriados, que nos gustaría empezar a aplicar en estas festividades.

Entendemos que el Bicentenario es una circunstancia especial y, por lo mismo, he visto aquí otros proyectos. Pero le pido a esta Honorable Cámara que dejemos abierta la puerta y aprobemos este proyecto, porque en Chile tenemos que cambiar el sistema de compensación de los feriados. Insisto, eso no debe ocurrir sólo con ocasión de este Bicentenario, sino que para todos los feriados que tenemos por delante.

Ése es nuestro propósito. Nos parece que es de justicia. Y vamos a luchar por ello.

He dicho.

-Aplausos.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

Muchas gracias, diputado Monckeberg.

Tiene la palabra el diputado Tucapel Jiménez.

El señor JIMÉNEZ.-

Gracias, señora Presidenta.

La verdad es que hoy nos enfrentamos nuevamente a la gran discusión que hemos sostenido acá en el Parlamento, especialmente en la Comisión de Trabajo: legislar para la familia o legislar para el mercado.

Fíjense que los trabajadores nos dieron una gran lección porque, como lo decía mi colega Adriana Muñoz , hicieron una encuesta.

(Aplausos en las tribunas).

Les aseguro que el ciento por ciento de los trabajadores que votaron “están faltos de lucas”, como decimos nosotros los chilenos; les falta plata, pero así y todo prefirieron votar por el feriado. Fue una clara muestra de que prefirieron votar por la familia y no por el mercado; no por el dinero, sino por pasar esos días con sus familias. Y eso, claramente, fue una muestra para nosotros. Creo que sólo dos trabajadores votaron en contra.

En la Comisión escuchamos argumentos, de repente, increíbles, como que iba a haber desabastecimiento, o que poco menos que íbamos a estar en estado de guerra y que la gente se iba a quedar sin comer. Los dirigentes de los trabajadores venían con la “película” muy clara, y nos explicaron que para estas ocasiones existe la compra organizada, la planificación.

Además, existen los negocios de poblaciones, los negocios familiares y las ferias libres, que también se van a favorecer con esto.

Incluso, se llegó a comparar la situación de estos trabajadores, cuando hablábamos de discriminación, con quienes laboran en el sector de la salud, con Bomberos o Carabineros, con una falta de criterio increíble. Comparar la actividad de una persona que trabaja en salud, de un carabinero o de un bombero con quien vende ropa durante días feriados es no entender lo que significa el servicio de utilidad pública.

Hoy tenemos la gran oportunidad, como alguien dijo, de dar una señal clara en favor de la familia. Espero que la totalidad de los diputados legislemos a favor de esta materia por este año. Alguien decía en la Comisión que ya no se votará un proyecto como éste hasta dentro de cien años. De hecho, ninguno de nosotros la volverá a votar.

Sólo por este año estamos dando la posibilidad a los trabajadores que fueron discriminados por una ley que se aprobó hace unos meses de celebrar el Bicentenario en familia. Espero la comprensión de los diputados que en esa oportunidad votaron en contra para que esta vez lo voten a favor.

Estoy dispuesto a analizar la proposición del diputado Nicolás Monckeberg. Es sumamente importante -lo planteamos en la Comisión, pero no fue posible llegar a consenso- de que esta materia se legisle en forma permanente. Esto abre una posibilidad de hacer más justas las cosas, porque lo que produce desigualdad en este país son justamente proyectos de ley que discriminan a una parte de los trabajadores.

Ayer, un senador de la Alianza, gran amigo, Francisco Chahuán, decía que si no somos capaces de terminar con las desigualdades se nos va a venir una explosión social. Una de las cosas que podemos hacer para evitar aquello es, de una vez por todas, legislar para la familia y mejorar las condiciones salariales de los trabajadores.

Llamo a todos mis colegas a votar a favor de los dos días feriados de septiembre, para que todos los trabajadores del comercio puedan celebrar el Bicentenario junto a sus familias.

He dicho.

-Manifestaciones en las tribunas.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

Muchas gracias, diputado Tucapel Jiménez.

Tiene la palabra la diputada Karla Rubilar.

La señora RUBILAR (doña Karla).-

Señora Presidenta , solamente para hacer un llamado a la honorable Cámara a apoyar el proyecto que va a establecer este pago un poquito más digno en los días feriados.

Estamos todos muy entusiastas con el tema del Bicentenario; hay muchas iniciativas; este Parlamento va a hablar mucho del tema y de los feriados, pero esto va a pasar y los trabajadores del comercio van a seguir trabajando durante los días feriados.

Como dice el diputado Tucapel Jiménez , ninguno de nosotros va a vivir nuevamente una ocasión similar, ni a votar una iniciativa como ésta, pero los trabajadores tienen que trabajar año a año muchos días feriados.

Por lo tanto, no obstante la votación a favor de este proyecto por efectos del Bicentenario, a fin de establecer uno o dos días feriados para los trabajadores del comercio, el llamado es a permitir que, desde el próximo año -no va a ser tema en los medios de comunicación la situación de los trabajadores del comercio- éstos tengan una remuneración digna en caso de que deban trabajar durante Fiestas Patrias.

Por eso, hago un llamado a los parlamentarios de la Concertación a aprobar este proyecto de ley para permitir que el 21 de mayo o en otros feriados similares los trabajadores del comercio obtengan una remuneración justa y no discriminatoria. No puede ser que valga lo mismo trabajar un día feriado que durante un día común y corriente, ni que sea posible que ello se remedie con la devolución de un día de entre semana, ya que ello jamás va a compensar el trabajo que se lleva a cabo durante un día feriado.

Por eso, espero que se apruebe, al menos, un día más de feriado para los trabajadores del comercio. Pido a esta Cámara y a los trabajadores que nos apoyen para que sus sueldos tengan sobrecargo durante los días feriados que deban trabajar. Es cierto que los trabajadores que están en las tribunas se pueden quedar con cuatro días feriados con motivo del Bicentenario, pero con sueldos no muy buenos para el resto de los feriados, que son bastantes durante el año.

-Manifestaciones en las tribunas.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra (Presidenta).-

Pido a las personas que se encuentran en las tribunas guardar silencio.

Puede continuar, señora diputada.

La señora RUBILAR (doña Karla).-

Por lo tanto -pido a los trabajadores que se encuentran en las tribunas que escuchen lo que diré-, es importante que esto no se quede en la celebración del Bicentenario, pues lo importante es resolver el problema general que imponen los días feriados.

Por eso, pido a la honorable Cámara que apoye este proyecto de ley.

He dicho.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra (presidenta).-

Tiene la palabra el diputado don René Saffirio.

El señor SAFFIRIO.-

Señora Presidenta , formo parte de la Comisión de Trabajo de esta Cámara que discutió los tres proyectos de ley que estamos analizando en forma conjunta esta mañana.

Efectivamente, durante el debate la Comisión recibió a representantes de distintas instituciones, tanto de trabajadores como de empresarios. Por parte de los empresarios -particularmente los representantes del retail-, se argumentó que el decretar más feriados significaba un perjuicio tremendo de carácter económico que, además, generaba dificultades para el abastecimiento. Sin embargo, en el curso de la discusión esos argumentos fueron cambiando notablemente.

Como conclusión del debate, los representantes del retail señalaron lo que había en el trasfondo de la discusión y que aquí se ha mencionado más de una vez: a ellos no les preocupaba el perjuicio económico, porque desde el punto de vista de las ventas los días propuestos como feriados eran -según ellos- los peores del año. Y aún más, sabían que determinado comercio iba a permanecer abierto, con lo cual estaba garantizado el abastecimiento para las familias. Lo que quedó claro en la discusión que se dio en la Comisión fue que el gran temor de los empresarios era el precedente que se creaba y que podría dar lugar a que en el futuro el Congreso Nacional siguiera aprobando días feriados. Les hice ver que ello era un temor infundado producto de que esta misma discusión sólo podría producirse en el curso de los próximos cien años. En consecuencia, es importante que aprobemos este feriado.

Quiero manifestar mi respaldo a los proyectos del diputado Andrade y de la diputada Goic , del cual también soy autor. Asimismo, quiero invitar a los señores diputados de la Alianza para que, en un gesto de grandeza, esta Cámara de Diputados apruebe los feriados y se comprometa, además, a aprobar la indicación sustitutiva del diputado Nicolás Monckeberg , que no sólo será aplicable para la celebración del Bicentenario -será un punto que tendremos que discutir nuevamente en la Comisión-, sino para establecer con carácter permanente y hacia el futuro un régimen de compensaciones razonable y útil para la totalidad de los trabajadores.

He dicho.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

Tiene la palabra la diputada señora María Antonieta Saa.

La señora SAA (doña María Antonieta).-

Señora Presidenta , todos queremos pasarlo bien en el Bicentenario; queremos estar con la familia, comernos un asadito y celebrar los 200 años de nuestro país. ¿Y por qué no lo van a poder hacer los trabajadores del comercio?

Aquí se han dado muchas razones: abastecimiento asegurado, lo que además le da una “yapita” al pequeño comercio, con el reconocimiento de los empresarios de que durante esos días no ganan tanto.

Entonces, de una vez por todas debemos aprobar este proyecto que sólo establece dos días feriados y, además, simboliza que debemos avanzar hacia el respeto de los derechos de los trabajadores.

Se habla mucho, sobre todo en este Gobierno, de cómo debemos compatibilizar familia y trabajo. Hay cientos de discursos sobre el particular. Aquí hay un buen ejemplo de lo que quieren hacer. Todos queremos compatibilizar trabajo y familia, que se respeten los derechos de los trabajadores, que tengan buenas condiciones laborales y que puedan estar con sus familias. Entonces, ¿por qué nos vamos a negar a que en el Bicentenario esto suceda con miles y miles de trabajadores del retail?

Por ello, conmino a todos a aprobar este proyecto de ley y a tener un feliz Bicentenario. Además, felicito a los colegas que cambiaron su proyecto, haciéndolo extensivo no sólo para ahora, sino también para el futuro, pagando extra el día feriado que los trabajadores del comercio tengan que trabajar.

Por tanto, aprobemos el proyecto; digamos de verdad que la familia nos importa y procuremos que los trabajadores del retail lo pasen bien con sus familias durante el Bicentenario.

He dicho.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

Ofrezco la palabra.

Ofrezco la palabra.

Cerrado el debate.

-Con posterioridad, la Sala se pronunció sobre estos proyectos en los siguientes términos:

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

Señoras diputadas y señores diputados, se van a votar los tres proyectos que estudió la Comisión de Trabajo y Seguridad Social referidos a los derechos de los trabajadores dependientes del comercio durante el feriado de Fiestas Patrias.

Si el primero es aprobado, igual se votarán el segundo y el tercero, con las indicaciones correspondientes.

En votación en general el proyecto de ley, iniciado en moción, que establece, por una sola vez, como feriados obligatorios e irrenunciables, los días 19 y 20 de septiembre de 2010, para todos los trabajadores dependientes del comercio, boletín N° 7082-13.

Hago presente a la Sala que todas sus normas son propias de ley simple o común y que la Comisión informante rechazó la idea de legislar.

-Efectuada la votación en forma económica, por el sistema electrónico, dio el siguiente resultado: por la afirmativa, 61 votos; por la negativa, 41 votos. Hubo 8 abstenciones.

-Manifestaciones en las tribunas.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra (Presidenta).-

Aprobado.

-Votaron por la afirmativa los siguientes señores diputados:

Accorsi Opazo Enrique; Aguiló Melo Sergio; Alinco Bustos René; Andrade Lara Osvaldo; Araya Guerrero Pedro; Ascencio Mansilla Gabriel; Auth Stewart Pepe; Burgos Varela Jorge; Campos Jara Cristián; Carmona Soto Lautaro; Cerda García Eduardo; Ceroni Fuentes Guillermo; Cornejo González Aldo; Chahín Valenzuela Fuad; De Urresti Longton Alfonso; Delmastro Naso Roberto; Díaz Díaz Marcelo; Espinosa Monardes Marcos; Espinoza Sandoval Fidel; Farías Ponce Ramón; Girardi Lavín Cristina; Goic Boroevic Carolina; González Torres Rodrigo; Gutiérrez Gálvez Hugo; Hales Dib Patricio; Harboe Bascuñán Felipe; Jaramillo Becker Enrique; Jarpa Wevar Carlos Abel; Jiménez Fuentes Tucapel; Latorre Carmona Juan Carlos; Lemus Aracena Luis; León Ramírez Roberto; Lorenzini Basso Pablo; Marinovic Solo De Zaldívar Miodrag; Meza Moncada Fernando; Monsalve Benavides Manuel; Montes Cisternas Carlos; Muñoz D’Albora Adriana; Ojeda Uribe Sergio; Ortiz Novoa José Miguel; Pacheco Rivas Clemira; Pascal Allende Denise; Pérez Arriagada José; Rincón González Ricardo; Robles Pantoja Alberto; Saa Díaz María Antonieta; Sabag Villalobos Jorge; Saffirio Espinoza René; Schilling Rodríguez Marcelo; Sepúlveda Orbenes Alejandra; Silber Romo Gabriel; Tarud Daccarett Jorge; Teillier Del Valle Guillermo; Torres Jeldes Víctor; Tuma Zedan Joaquín; Vallespín López Patricio; Vargas Pizarro Orlando; Velásquez Seguel Pedro; Venegas Cárdenas Mario; Vidal Lázaro Ximena; Walker Prieto Matías.

-Votaron por la negativa los siguientes señores diputados:

Álvarez-Salamanca Ramírez Pedro Pablo; Arenas Hödar Gonzalo; Baltolu Rasera Nino; Barros Montero Ramón; Becker Alvear Germán; Bertolino Rendic Mario; Bobadilla Muñoz Sergio; Calderón Bassi Giovanni; Eluchans Urenda Edmundo; García García René Manuel; García-Huidobro Sanfuentes Alejandro; Gutiérrez Pino Romilio; Hasbún Selume Gustavo; Hernández Hernández Javier; Hoffmann Opazo María José; Kast Rist José Antonio; Lobos Krause Juan; Macaya Danús Javier; Melero Abaroa Patricio; Molina Oliva Andrea; Monckeberg Díaz Nicolás; Morales Muñoz Celso; Moreira Barros Iván; Nogueira Fernández Claudia; Norambuena Farías Iván; Recondo Lavanderos Carlos; Rivas Sánchez Gaspar; Rojas Molina Manuel; Salaberry Soto Felipe; Sandoval Plaza David; Sauerbaum Muñoz Frank; Silva Méndez Ernesto; Squella Ovalle Arturo; Turres Figueroa Marisol; Ulloa Aguillón Jorge; Uriarte Herrera Gonzalo; Van Rysselberghe Herrera Enrique; Vilches Guzmán Carlos; Von Mühlenbrock Zamora Gastón; Ward Edwards Felipe; Zalaquett Said Mónica.

-Se abstuvieron los diputados señores:

Browne Urrejola Pedro; Estay Peñaloza Enrique; Monckeberg Bruner Cristián; Pérez Lahsen Leopoldo; Rubilar Barahona Karla; Sabat Fernández Marcela; Santana Tirachini Alejandro; Verdugo Soto Germán.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

El señor Secretario va a dar lectura a la indicación formulada al proyecto.

El señor ÁLVAREZ ( Secretario ).-

Indicación al artículo único de los señores Santana, Pérez, don Leopoldo; Browne, Uriarte y señora Rubilar, doña Karla, para intercalar, a continuación de “a excepción”, la siguiente oración: “de quienes se desempeñen en establecimientos comerciales con menos de cinco trabajadores destinados al expendio de abarrotes y artículos alimenticios, y”.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

En votación.

-Efectuada la votación en forma económica, por el sistema electrónico, dio el siguiente resultado: por la afirmativa, 37 votos; por la negativa, 62 votos. Hubo 3 abstenciones.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

Rechazada.

-Votaron por la afirmativa los siguientes señores diputados:

Álvarez-Salamanca Ramírez Pedro Pablo; Arenas Hödar Gonzalo; Baltolu Rasera Nino; Barros Montero Ramón; Bertolino Rendic Mario; Bobadilla Muñoz Sergio; Browne Urrejola Pedro; Calderón Bassi Giovanni; Cardemil Herrera Alberto; Delmastro Naso Roberto; Estay Peñaloza Enrique; García García René Manuel; García-Huidobro Sanfuentes Alejandro; Hasbún Selume Gustavo; Hernández Hernández Javier; Kast Rist José Antonio; Martínez Labbé Rosauro; Melero Abaroa Patricio; Molina Oliva Andrea; Monckeberg Bruner Cristián; Monckeberg Díaz Nicolás; Morales Muñoz Celso; Moreira Barros Iván; Norambuena Farías Iván; Pérez Lahsen Leopoldo; Rivas Sánchez Gaspar; Rubilar Barahona Karla; Sabat Fernández Marcela; Santana Tirachini Alejandro; Sauerbaum Muñoz Frank; Silva Méndez Ernesto; Squella Ovalle Arturo; Turres Figueroa Marisol; Ulloa Aguillón Jorge; Uriarte Herrera Gonzalo; Verdugo Soto Germán; Zalaquett Said Mónica.

-Votaron por la negativa los siguientes señores diputados:

Accorsi Opazo Enrique; Aguiló Melo Sergio; Alinco Bustos René; Andrade Lara Osvaldo; Araya Guerrero Pedro; Ascencio Mansilla Gabriel; Becker Alvear Germán; Burgos Varela Jorge; Campos Jara Cristián; Carmona Soto Lautaro; Cerda García Eduardo; Ceroni Fuentes Guillermo; Cornejo González Aldo; Chahín Valenzuela Fuad; De Urresti Longton Alfonso; Díaz Díaz Marcelo; Espinosa Monardes Marcos; Espinoza Sandoval Fidel; Farías Ponce Ramón; Girardi Lavín Cristina; Goic Boroevic Carolina; González Torres Rodrigo; Gutiérrez Gálvez Hugo; Gutiérrez Pino Romilio; Harboe Bascuñán Felipe; Jaramillo Becker Enrique; Jarpa Wevar Carlos Abel; Jiménez Fuentes Tucapel; Latorre Carmona Juan Carlos; Lemus Aracena Luis; León Ramírez Roberto; Lorenzini Basso Pablo; Macaya Danús Javier; Marinovic Solo De Zaldívar Miodrag; Meza Moncada Fernando; Monsalve Benavides Manuel; Montes Cisternas Carlos; Muñoz D’Albora Adriana; Nogueira Fernández Claudia; Ojeda Uribe Sergio; Ortiz Novoa José Miguel; Pacheco Rivas Clemira; Pascal Allende Denise; Pérez Arriagada José; Rincón González Ricardo; Robles Pantoja Alberto; Saa Díaz María Antonieta; Sabag Villalobos Jorge; Saffirio Espinoza René; Schilling Rodríguez Marcelo; Sepúlveda Orbenes Alejandra; Silber Romo Gabriel; Tarud Daccarett Jorge; Teillier Del Valle Guillermo; Torres Jeldes Víctor; Vallespín López Patricio; Vargas Pizarro Orlando; Velásquez Seguel Pedro; Venegas Cárdenas Mario; Vidal Lázaro Ximena; Von Mühlenbrock Zamora Gastón; Walker Prieto Matías.

-Se abstuvieron los diputados señores:

Hales Dib Patricio; Hoffmann Opazo María José; Van Rysselberghe Herrera Enrique.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

En votación particular el proyecto.

-Efectuada la votación en forma económica, por el sistema electrónico, dio el siguiente resultado: por la afirmativa, 60 votos; por la negativa, 46 votos. Hubo 6 abstenciones.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra (Presidenta).-

Aprobado.

-Votaron por la afirmativa los siguientes señores diputados:

Accorsi Opazo Enrique; Aguiló Melo Sergio; Alinco Bustos René; Andrade Lara Osvaldo; Araya Guerrero Pedro; Ascencio Mansilla Gabriel; Auth Stewart Pepe; Burgos Varela Jorge; Campos Jara Cristián; Carmona Soto Lautaro; Cerda García Eduardo; Ceroni Fuentes Guillermo; Cornejo González Aldo; Chahín Valenzuela Fuad; De Urresti Longton Alfonso; Díaz Díaz Marcelo; Espinosa Monardes Marcos; Espinoza Sandoval Fidel; Farías Ponce Ramón; Girardi Lavín Cristina; Goic Boroevic Carolina; González Torres Rodrigo; Gutiérrez Gálvez Hugo; Hales Dib Patricio; Harboe Bascuñán Felipe; Jaramillo Becker Enrique; Jarpa Wevar Carlos Abel; Jiménez Fuentes Tucapel; Latorre Carmona Juan Carlos; Lemus Aracena Luis; León Ramírez Roberto; Lorenzini Basso Pablo; Marinovic Solo De Zaldívar Miodrag; Meza Moncada Fernando; Monsalve Benavides Manuel; Montes Cisternas Carlos; Muñoz D’Albora Adriana; Ojeda Uribe Sergio; Ortiz Novoa José Miguel; Pacheco Rivas Clemira; Pascal Allende Denise; Pérez Arriagada José; Rincón González Ricardo; Robles Pantoja Alberto; Saa Díaz María Antonieta; Sabag Villalobos Jorge; Saffirio Espinoza René; Schilling Rodríguez Marcelo; Sepúlveda Orbenes Alejandra; Silber Romo Gabriel; Tarud Daccarett Jorge; Teillier Del Valle Guillermo; Torres Jeldes Víctor; Tuma Zedan Joaquín; Vallespín López Patricio; Vargas Pizarro Orlando; Velásquez Seguel Pedro; Venegas Cárdenas Mario; Vidal Lázaro Ximena; Walker Prieto Matías.

-Votaron por la negativa los siguientes señores diputados:

Álvarez-Salamanca Ramírez Pedro Pablo; Arenas Hödar Gonzalo; Baltolu Rasera Nino; Barros Montero Ramón; Becker Alvear Germán; Bertolino Rendic Mario; Bobadilla Muñoz Sergio; Browne Urrejola Pedro; Calderón Bassi Giovanni; Cardemil Herrera Alberto; Delmastro Naso Roberto; Eluchans Urenda Edmundo; García García René Manuel; García-Huidobro Sanfuentes Alejandro; Gutiérrez Pino Romilio; Hasbún Selume Gustavo; Hernández Hernández Javier; Hoffmann Opazo María José; Kast Rist José Antonio; Lobos Krause Juan; Macaya Danús Javier; Martínez Labbé Rosauro; Melero Abaroa Patricio; Monckeberg Bruner Cristián; Monckeberg Díaz Nicolás; Morales Muñoz Celso; Moreira Barros Iván; Nogueira Fernández Claudia; Pérez Lahsen Leopoldo; Recondo Lavanderos Carlos; Rivas Sánchez Gaspar; Rubilar Barahona Karla; Sabat Fernández Marcela; Salaberry Soto Felipe; Santana Tirachini Alejandro; Sauerbaum Muñoz Frank; Silva Méndez Ernesto; Squella Ovalle Arturo; Turres Figueroa Marisol; Ulloa Aguillón Jorge; Uriarte Herrera Gonzalo; Verdugo Soto Germán; Vilches Guzmán Carlos; Von Mühlenbrock Zamora Gastón; Ward Edwards Felipe; Zalaquett Said Mónica.

-Se abstuvieron los diputados señores:

Estay Peñaloza Enrique; Molina Oliva Andrea; Norambuena Farías Iván; Rojas Molina Manuel; Sandoval Plaza David; Van Rysselberghe Herrera Enrique.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

A continuación, corresponde votar en general el proyecto de ley, iniciado en moción, que declara feriado obligatorio e irrenunciable el 19 de septiembre de 2010, para los trabajadores dependientes del comercio, boletín N° 7066-13.

Hago presente a la Sala que todas sus normas son propias de ley simple o común y que la Comisión informante rechazó la idea de legislar.

Tiene la palabra el diputado Ramón Farías para plantear un asunto reglamentario.

El señor FARÍAS.-

Señora Presidenta, si ya aprobamos que el 19 de septiembre sea feriado obligatorio e irrenunciable, ¿por qué lo vamos a votar de nuevo?

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

Señor diputado , vamos a enviar todas las alternativas al Senado para que no exista un tercer trámite.

En votación.

-Efectuada la votación en forma económica, por el sistema electrónico, dio el siguiente resultado: por la afirmativa, 102 votos; por la negativa, 1 voto. Hubo 4 abstenciones.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra (Presidenta).-

Aprobado.

-Votaron por la afirmativa los siguientes señores diputados:

Accorsi Opazo Enrique; Aguiló Melo Sergio; Alinco Bustos René; Álvarez-Salamanca Ramírez Pedro Pablo; Araya Guerrero Pedro; Arenas Hödar Gonzalo; Ascencio Mansilla Gabriel; Auth Stewart Pepe; Baltolu Rasera Nino; Barros Montero Ramón; Becker Alvear Germán; Bertolino Rendic Mario; Bobadilla Muñoz Sergio; Browne Urrejola Pedro; Burgos Varela Jorge; Campos Jara Cristián; Cardemil Herrera Alberto; Carmona Soto Lautaro; Cerda García Eduardo; Ceroni Fuentes Guillermo; Cornejo González Aldo; Chahín Valenzuela Fuad; De Urresti Longton Alfonso; Delmastro Naso Roberto; Díaz Díaz Marcelo; Espinosa Monardes Marcos; Estay Peñaloza Enrique; Farías Ponce Ramón; García García René Manuel; García-Huidobro Sanfuentes Alejandro; Girardi Lavín Cristina; Goic Boroevic Carolina; González Torres Rodrigo; Gutiérrez Gálvez Hugo; Gutiérrez Pino Romilio; Hales Dib Patricio; Harboe Bascuñán Felipe; Hasbún Selume Gustavo; Hernández Hernández Javier; Hoffmann Opazo María José; Jaramillo Becker Enrique; Jarpa Wevar Carlos Abel; Jiménez Fuentes Tucapel; Kast Rist José Antonio; Latorre Carmona Juan Carlos; Lemus Aracena Luis; León Ramírez Roberto; Lobos Krause Juan; Lorenzini Basso Pablo; Marinovic Solo De Zaldívar Miodrag; Martínez Labbé Rosauro; Melero Abaroa Patricio; Meza Moncada Fernando; Molina Oliva Andrea; Monckeberg Bruner Cristián; Monckeberg Díaz Nicolás; Monsalve Benavides Manuel; Montes Cisternas Carlos; Morales Muñoz Celso; Moreira Barros Iván; Muñoz D’Albora Adriana; Nogueira Fernández Claudia; Norambuena Farías Iván; Ojeda Uribe Sergio; Ortiz Novoa José Miguel; Pacheco Rivas Clemira; Pascal Allende Denise; Pérez Arriagada José; Pérez Lahsen Leopoldo; Recondo Lavanderos Carlos; Rincón González Ricardo; Rivas Sánchez Gaspar; Rojas Molina Manuel; Rubilar Barahona Karla; Saa Díaz María Antonieta; Sabag Villalobos Jorge; Sabat Fernández Marcela; Saffirio Espinoza René; Salaberry Soto Felipe; Sandoval Plaza David; Santana Tirachini Alejandro; Sauerbaum Muñoz Frank; Sepúlveda Orbenes Alejandra; Silber Romo Gabriel; Tarud Daccarett Jorge; Torres Jeldes Víctor; Tuma Zedan Joaquín; Turres Figueroa Marisol; Ulloa Aguillón Jorge; Uriarte Herrera Gonzalo; Vallespín López Patricio; Van Rysselberghe Herrera Enrique; Vargas Pizarro Orlando; Velásquez Seguel Pedro; Venegas Cárdenas Mario; Verdugo Soto Germán; Vidal Lázaro Ximena; Vilches Guzmán Carlos; Von Mühlenbrock Zamora Gastón; Walker Prieto Matías; Ward Edwards Felipe; Zalaquett Said Mónica.

-Votó por la negativa el diputado señor Calderón Bassi Giovanni.

-Se abstuvieron los diputados señores:

Espinoza Sandoval Fidel; Macaya Danús Javier; Silva Méndez Ernesto; Squella Ovalle Arturo.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

El señor Secretario va a dar lectura a la indicación formulada al proyecto.

El señor ÁLVAREZ ( Secretario ).-

Indicación al artículo único de los señores Santana, Pérez, don Leopoldo; Browne, Uriarte y señora Rubilar, doña Karla, para intercalar, a continuación de la palabra excepción, la siguiente oración: “de quienes se desempeñen en establecimientos comerciales con menos de cinco trabajadores destinados al expendio de abarrotes y artículos alimenticios, y”.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

En votación.

-Efectuada la votación en forma económica, por el sistema electrónico, dio el siguiente resultado: por la afirmativa, 28 votos; por la negativa, 64 votos. Hubo 8 abstenciones.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

Rechazada.

-Votaron por la afirmativa los siguientes señores diputados:

Álvarez-Salamanca Ramírez Pedro Pablo; Arenas Hödar Gonzalo; Baltolu Rasera Nino; Barros Montero Ramón; Bertolino Rendic Mario; Bobadilla Muñoz Sergio; Browne Urrejola Pedro; Calderón Bassi Giovanni; Cardemil Herrera Alberto; Delmastro Naso Roberto; García García René Manuel; Hasbún Selume Gustavo; Hernández Hernández Javier; Martínez Labbé Rosauro; Monckeberg Bruner Cristián; Monckeberg Díaz Nicolás; Moreira Barros Iván; Pérez Lahsen Leopoldo; Rivas Sánchez Gaspar; Rubilar Barahona Karla; Sabat Fernández Marcela; Santana Tirachini Alejandro; Sauerbaum Muñoz Frank; Tuma Zedan Joaquín; Ulloa Aguillón Jorge; Uriarte Herrera Gonzalo; Verdugo Soto Germán; Vilches Guzmán Carlos.

-Votaron por la negativa los siguientes señores diputados:

Accorsi Opazo Enrique; Aguiló Melo Sergio; Andrade Lara Osvaldo; Araya Guerrero Pedro; Ascencio Mansilla Gabriel; Becker Alvear Germán; Burgos Varela Jorge; Campos Jara Cristián; Carmona Soto Lautaro; Cerda García Eduardo; Cornejo González Aldo; Chahín Valenzuela Fuad; De Urresti Longton Alfonso; Díaz Díaz Marcelo; Espinosa Monardes Marcos; Espinoza Sandoval Fidel; Farías Ponce Ramón; Girardi Lavín Cristina; Goic Boroevic Carolina; González Torres Rodrigo; Gutiérrez Gálvez Hugo; Gutiérrez Pino Romilio; Harboe Bascuñán Felipe; Jaramillo Becker Enrique; Jarpa Wevar Carlos Abel; Jiménez Fuentes Tucapel; Latorre Carmona Juan Carlos; Lemus Aracena Luis; León Ramírez Roberto; Lobos Krause Juan; Lorenzini Basso Pablo; Marinovic Solo De Zaldívar Miodrag; Meza Moncada Fernando; Monsalve Benavides Manuel; Montes Cisternas Carlos; Muñoz D’Albora Adriana; Nogueira Fernández Claudia; Ojeda Uribe Sergio; Ortiz Novoa José Miguel; Pacheco Rivas Clemira; Pascal Allende Denise; Pérez Arriagada José; Recondo Lavanderos Carlos; Rincón González Ricardo; Robles Pantoja Alberto; Saa Díaz María Antonieta; Sabag Villalobos Jorge; Saffirio Espinoza René; Schilling Rodríguez Marcelo; Sepúlveda Orbenes Alejandra; Silber Romo Gabriel; Tarud Daccarett Jorge; Teillier Del Valle Guillermo; Torres Jeldes Víctor; Turres Figueroa Marisol; Vallespín López Patricio; Vargas Pizarro Orlando; Velásquez Seguel Pedro; Venegas Cárdenas Mario; Vidal Lázaro Ximena; Von Mühlenbrock Zamora Gastón; Walker Prieto Matías; Ward Edwards Felipe; Zalaquett Said Mónica.

-Se abstuvieron los diputados señores:

Hales Dib Patricio; Melero Abaroa Patricio; Molina Oliva Andrea; Morales Muñoz Celso; Norambuena Farías Iván; Silva Méndez Ernesto; Squella Ovalle Arturo; Van Rysselberghe Herrera Enrique.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

En votación en particular el proyecto.

-Efectuada la votación en forma económica, por el sistema electrónico, dio el siguiente resultado: por la afirmativa, 102 votos; por la negativa, 2 votos. Hubo 5 abstenciones.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra (Presidenta).-

Aprobado.

-Votaron por la afirmativa los siguientes señores diputados:

Accorsi Opazo Enrique; Aguiló Melo Sergio; Alinco Bustos René; Álvarez-Salamanca Ramírez Pedro Pablo; Andrade Lara Osvaldo; Araya Guerrero Pedro; Arenas Hödar Gonzalo; Ascencio Mansilla Gabriel; Auth Stewart Pepe; Baltolu Rasera Nino; Barros Montero Ramón; Becker Alvear Germán; Bertolino Rendic Mario; Bobadilla Muñoz Sergio; Browne Urrejola Pedro; Burgos Varela Jorge; Campos Jara Cristián; Cardemil Herrera Alberto; Cerda García Eduardo; Cornejo González Aldo; Chahín Valenzuela Fuad; De Urresti Longton Alfonso; Delmastro Naso Roberto; Díaz Díaz Marcelo; Eluchans Urenda Edmundo; Espinosa Monardes Marcos; Espinoza Sandoval Fidel; Farías Ponce Ramón; García García René Manuel; García-Huidobro Sanfuentes Alejandro; Girardi Lavín Cristina; Goic Boroevic Carolina; González Torres Rodrigo; Gutiérrez Gálvez Hugo; Gutiérrez Pino Romilio; Hales Dib Patricio; Harboe Bascuñán Felipe; Hasbún Selume Gustavo; Hoffmann Opazo María José; Jaramillo Becker Enrique; Jarpa Wevar Carlos Abel; Jiménez Fuentes Tucapel; Kast Rist José Antonio; Latorre Carmona Juan Carlos; Lemus Aracena Luis; León Ramírez Roberto; Lobos Krause Juan; Lorenzini Basso Pablo; Macaya Danús Javier; Marinovic Solo De Zaldívar Miodrag; Martínez Labbé Rosauro; Melero Abaroa Patricio; Meza Moncada Fernando; Molina Oliva Andrea; Monckeberg Bruner Cristián; Monckeberg Díaz Nicolás; Monsalve Benavides Manuel; Montes Cisternas Carlos; Moreira Barros Iván; Muñoz D’Albora Adriana; Nogueira Fernández Claudia; Norambuena Farías Iván; Ojeda Uribe Sergio; Ortiz Novoa José Miguel; Pacheco Rivas Clemira; Pascal Allende Denise; Pérez Arriagada José; Pérez Lahsen Leopoldo; Rincón González Ricardo; Rivas Sánchez Gaspar; Robles Pantoja Alberto; Rojas Molina Manuel; Rubilar Barahona Karla; Saa Díaz María Antonieta; Sabag Villalobos Jorge; Sabat Fernández Marcela; Saffirio Espinoza René; Salaberry Soto Felipe; Sandoval Plaza David; Santana Tirachini Alejandro; Sauerbaum Muñoz Frank; Sepúlveda Orbenes Alejandra; Silber Romo Gabriel; Tarud Daccarett Jorge; Teillier Del Valle Guillermo; Torres Jeldes Víctor; Tuma Zedan Joaquín; Turres Figueroa Marisol; Ulloa Aguillón Jorge; Uriarte Herrera Gonzalo; Vallespín López Patricio; Van Rysselberghe Herrera Enrique; Vargas Pizarro Orlando; Velásquez Seguel Pedro; Venegas Cárdenas Mario; Verdugo Soto Germán; Vidal Lázaro Ximena; Vilches Guzmán Carlos; Von Mühlenbrock Zamora Gastón; Walker Prieto Matías; Ward Edwards Felipe; Zalaquett Said Mónica.

-Votaron por la negativa los siguientes señores diputados:

Calderón Bassi Giovanni; Recondo Lavanderos Carlos.

-Se abstuvieron los diputados señores:

Estay Peñaloza Enrique; Morales Muñoz Celso; Schilling Rodríguez Marcelo; Silva Méndez Ernesto; Squella Ovalle Arturo.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

Por último, corresponde votar en general el proyecto de ley, iniciado en moción, sobre trabajo del comercio en día que indica, el cual establece que las “remuneraciones de los dependientes del comercio que presten servicios en los días 17, 19 y 20 de septiembre de 2010, deberán ser recargadas a lo menos en un 50 por ciento, sin perjuicio de lo dispuesto en el inciso quinto del artículo 38 del Código del Trabajo”. Esto es, del derecho de las partes a acordar una especial forma de distribución y de remuneración de los días de descanso que excedan de uno semanal, boletín N° 7067-13.

Hago presente a la Sala que todas sus normas son propias de ley simple o común y que la Comisión informante rechazó la idea de legislar.

En votación.

-Efectuada la votación en forma económica, por el sistema electrónico, dio el siguiente resultado: por la afirmativa, 67 votos; por la negativa, 14 votos. Hubo 11 abstenciones.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra (Presidenta).-

Aprobado.

-Votaron por la afirmativa los siguientes señores diputados:

Álvarez-Salamanca Ramírez Pedro Pablo; Araya Guerrero Pedro; Ascencio Mansilla Gabriel; Auth Stewart Pepe; Baltolu Rasera Nino; Barros Montero Ramón; Becker Alvear Germán; Bobadilla Muñoz Sergio; Browne Urrejola Pedro; Burgos Varela Jorge; Calderón Bassi Giovanni; Cerda García Eduardo; Ceroni Fuentes Guillermo; Cornejo González Aldo; Chahín Valenzuela Fuad; Delmastro Naso Roberto; Espinosa Monardes Marcos; Estay Peñaloza Enrique; García García René Manuel; García-Huidobro Sanfuentes Alejandro; Goic Boroevic Carolina; Gutiérrez Pino Romilio; Hales Dib Patricio; Jarpa Wevar Carlos Abel; Jiménez Fuentes Tucapel; Kast Rist José Antonio; Latorre Carmona Juan Carlos; León Ramírez Roberto; Lobos Krause Juan; Lorenzini Basso Pablo; Macaya Danús Javier; Marinovic Solo De Zaldívar Miodrag; Martínez Labbé Rosauro; Melero Abaroa Patricio; Meza Moncada Fernando; Molina Oliva Andrea; Monckeberg Bruner Cristián; Monckeberg Díaz Nicolás; Montes Cisternas Carlos; Morales Muñoz Celso; Ojeda Uribe Sergio; Ortiz Novoa José Miguel; Pascal Allende Denise; Pérez Arriagada José; Pérez Lahsen Leopoldo; Recondo Lavanderos Carlos; Rincón González Ricardo; Rivas Sánchez Gaspar; Robles Pantoja Alberto; Rojas Molina Manuel; Rubilar Barahona Karla; Sabag Villalobos Jorge; Sabat Fernández Marcela; Saffirio Espinoza René; Sandoval Plaza David; Santana Tirachini Alejandro; Sauerbaum Muñoz Frank; Schilling Rodríguez Marcelo; Sepúlveda Orbenes Alejandra; Silber Romo Gabriel; Torres Jeldes Víctor; Tuma Zedan Joaquín; Vallespín López Patricio; Velásquez Seguel Pedro; Venegas Cárdenas Mario; Verdugo Soto Germán; Walker Prieto Matías.

-Votaron por la negativa los siguientes señores diputados:

Accorsi Opazo Enrique; Aguiló Melo Sergio; Andrade Lara Osvaldo; Campos Jara Cristián; Moreira Barros Iván; Nogueira Fernández Claudia; Pacheco Rivas Clemira; Silva Méndez Ernesto; Squella Ovalle Arturo; Teillier Del Valle Guillermo; Turres Figueroa Marisol; Von Mühlenbrock Zamora Gastón; Ward Edwards Felipe; Zalaquett Said Mónica.

-Se abstuvieron los diputados señores:

Alinco Bustos René; Bertolino Rendic Mario; Farías Ponce Ramón; González Torres Rodrigo; Hasbún Selume Gustavo; Hoffmann Opazo María José; Muñoz D’Albora Adriana; Norambuena Farías Iván; Salaberry Soto Felipe; Uriarte Herrera Gonzalo; Vilches Guzmán Carlos.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

Este proyecto fue objeto de una indicación sustitutiva de la diputada Rubilar, doña Karla, y de los diputados señores Santana, Pérez, don Leopoldo; Browne, Auth, Chahín, Monckeberg, don Nicolás, Tuma y Araya.

El señor Secretario le dará lectura.

El señor ÁLVAREZ ( Secretario accidental ).-

La indicación es para sustituir el artículo único por el siguiente:

“Artículo único.- Reemplázase en el inciso segundo del artículo 38 del Código del Trabajo, la oración que se ubica, a continuación del punto seguido (.) por las siguientes:

Las horas trabajadas en dichos días se pagarán con un cincuenta por ciento de recargo, sin perjuicio de lo dispuesto en el inciso quinto de este artículo.

Se considerará como base de cálculo la suma de la remuneración fija y la variable de dichas horas.

Para la determinación de esta última, se considerará el promedio del valor hora de los últimos tres meses o, en caso de ser menor, el tiempo en que el trabajador ha prestado servicios a la empresa.”

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

En votación.

-Efectuada la votación en forma económica, por el sistema electrónico, dio el siguiente resultado: por la afirmativa, 45 votos; por la negativa, 36 votos. Hubo 12 abstenciones.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

Rechazada.

-Votaron por la afirmativa los siguientes señores diputados:

Accorsi Opazo Enrique; Araya Guerrero Pedro; Ascencio Mansilla Gabriel; Auth Stewart Pepe; Baltolu Rasera Nino; Barros Montero Ramón; Becker Alvear Germán; Bobadilla Muñoz Sergio; Browne Urrejola Pedro; Calderón Bassi Giovanni; Cerda García Eduardo; Cornejo González Aldo; Chahín Valenzuela Fuad; Delmastro Naso Roberto; Estay Peñaloza Enrique; García García René Manuel; Goic Boroevic Carolina; Jaramillo Becker Enrique; León Ramírez Roberto; Lorenzini Basso Pablo; Marinovic Solo De Zaldívar Miodrag; Martínez Labbé Rosauro; Monckeberg Bruner Cristián; Monckeberg Díaz Nicolás; Ojeda Uribe Sergio; Ortiz Novoa José Miguel; Pérez Arriagada José; Pérez Lahsen Leopoldo; Rincón González Ricardo; Rivas Sánchez Gaspar; Rubilar Barahona Karla; Sabag Villalobos Jorge; Sabat Fernández Marcela; Saffirio Espinoza René; Santana Tirachini Alejandro; Sauerbaum Muñoz Frank; Sepúlveda Orbenes Alejandra; Tarud Daccarett Jorge; Torres Jeldes Víctor; Tuma Zedan Joaquín; Vallespín López Patricio; Vargas Pizarro Orlando; Velásquez Seguel Pedro; Verdugo Soto Germán; Walker Prieto Matías.

-Votaron por la negativa los siguientes señores diputados:

Aguiló Melo Sergio; Álvarez-Salamanca Ramírez Pedro Pablo; Andrade Lara Osvaldo; Ceroni Fuentes Guillermo; De Urresti Longton Alfonso; Díaz Díaz Marcelo; Espinosa Monardes Marcos; Espinoza Sandoval Fidel; González Torres Rodrigo; Hales Dib Patricio; Jiménez Fuentes Tucapel; Lemus Aracena Luis; Lobos Krause Juan; Macaya Danús Javier; Melero Abaroa Patricio; Monsalve Benavides Manuel; Moreira Barros Iván; Muñoz D’Albora Adriana; Nogueira Fernández Claudia; Pacheco Rivas Clemira; Pascal Allende Denise; Recondo Lavanderos Carlos; Robles Pantoja Alberto; Rojas Molina Manuel; Salaberry Soto Felipe; Sandoval Plaza David; Schilling Rodríguez Marcelo; Silber Romo Gabriel; Silva Méndez Ernesto; Squella Ovalle Arturo; Teillier Del Valle Guillermo; Uriarte Herrera Gonzalo; Van Rysselberghe Herrera Enrique; Vilches Guzmán Carlos; Von Mühlenbrock Zamora Gastón; Ward Edwards Felipe.

-Se abstuvieron los diputados señores:

Bertolino Rendic Mario; Campos Jara Cristián; Farías Ponce Ramón; Girardi Lavín Cristina; Hasbún Selume Gustavo; Hoffmann Opazo María José; Latorre Carmona Juan Carlos; Molina Oliva Andrea; Morales Muñoz Celso; Saa Díaz María Antonieta; Turres Figueroa Marisol; Zalaquett Said Mónica.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

En votación particular el texto del proyecto.

-Efectuada la votación en forma económica, por el sistema electrónico, dio el siguiente resultado: por la afirmativa, 31 votos; por la negativa, 57 votos. Hubo 12 abstenciones.

La señora SEPÚLVEDA, doña Alejandra ( Presidenta ).-

Rechazado.

-Votaron por la afirmativa los siguientes señores diputados:

Auth Stewart Pepe; Baltolu Rasera Nino; Barros Montero Ramón; Becker Alvear Germán; Browne Urrejola Pedro; Burgos Varela Jorge; Calderón Bassi Giovanni; Delmastro Naso Roberto; Espinosa Monardes Marcos; Estay Peñaloza Enrique; García García René Manuel; Gutiérrez Pino Romilio; Lobos Krause Juan; Marinovic Solo De Zaldívar Miodrag; Martínez Labbé Rosauro; Meza Moncada Fernando; Monckeberg Bruner Cristián; Monckeberg Díaz Nicolás; Pérez Arriagada José; Pérez Lahsen Leopoldo; Rivas Sánchez Gaspar; Rubilar Barahona Karla; Sabag Villalobos Jorge; Sabat Fernández Marcela; Santana Tirachini Alejandro; Sauerbaum Muñoz Frank; Sepúlveda Orbenes Alejandra; Velásquez Seguel Pedro; Venegas Cárdenas Mario; Verdugo Soto Germán; Walker Prieto Matías.

-Votaron por la negativa los siguientes señores diputados:

Accorsi Opazo Enrique; Aguiló Melo Sergio; Alinco Bustos René; Andrade Lara Osvaldo; Campos Jara Cristián; Carmona Soto Lautaro; Cerda García Eduardo; Ceroni Fuentes Guillermo; Cornejo González Aldo; Chahín Valenzuela Fuad; De Urresti Longton Alfonso; Díaz Díaz Marcelo; Espinoza Sandoval Fidel; García-Huidobro Sanfuentes Alejandro; González Torres Rodrigo; Gutiérrez Gálvez Hugo; Jaramillo Becker Enrique; Jarpa Wevar Carlos Abel; Jiménez Fuentes Tucapel; Kast Rist José Antonio; Latorre Carmona Juan Carlos; Lemus Aracena Luis; León Ramírez Roberto; Macaya Danús Javier; Melero Abaroa Patricio; Molina Oliva Andrea; Monsalve Benavides Manuel; Montes Cisternas Carlos; Moreira Barros Iván; Muñoz D’Albora Adriana; Nogueira Fernández Claudia; Ojeda Uribe Sergio; Ortiz Novoa José Miguel; Pacheco Rivas Clemira; Pascal Allende Denise; Recondo Lavanderos Carlos; Robles Pantoja Alberto; Rojas Molina Manuel; Saa Díaz María Antonieta; Saffirio Espinoza René; Salaberry Soto Felipe; Sandoval Plaza David; Schilling Rodríguez Marcelo; Silber Romo Gabriel; Silva Méndez Ernesto; Squella Ovalle Arturo; Tarud Daccarett Jorge; Teillier Del Valle Guillermo; Torres Jeldes Víctor; Turres Figueroa Marisol; Ulloa Aguillón Jorge; Uriarte Herrera Gonzalo; Van Rysselberghe Herrera Enrique; Vilches Guzmán Carlos; Von Mühlenbrock Zamora Gastón; Ward Edwards Felipe; Zalaquett Said Mónica.

-Se abstuvieron los diputados señores:

Araya Guerrero Pedro; Ascencio Mansilla Gabriel; Bertolino Rendic Mario; Farías Ponce Ramón; Goic Boroevic Carolina; Hales Dib Patricio; Hoffmann Opazo María José; Lorenzini Basso Pablo; Morales Muñoz Celso; Norambuena Farías Iván; Tuma Zedan Joaquín; Vallespín López Patricio.

1.4. Oficio de Cámara Origen a Cámara Revisora

Oficio de Ley a Cámara Revisora. Fecha 31 de agosto, 2010. Oficio en Sesión 45. Legislatura 358.

?VALPARAÍSO, 31 de agosto de 2010

Oficio Nº 8956

AS.E. EL PRESIDENTE DEL H. SENADO

Con motivo de la Moción, Informe y demás antecedentes que tengo a honra pasar a manos de V.E., la Cámara de Diputados ha tenido a bien prestar su aprobación al siguiente

PROYECTO DE LEY:

"Artículo único.- Los días 19 y 20 de septiembre de 2010 serán feriados obligatorios e irrenunciables para todos los trabajadores dependientes del comercio, con la excepción de aquellos señalados en el artículo 2° de la ley N° 19.973.".

Dios guarde a V.E.

ALEJANDRA SEPÚLVEDA ORBENES

Presidenta de la Cámara de Diputados

ADRIÁN ÁLVAREZ ÁLVAREZ

Secretario General Accidental de la Cámara de Diputados

2. Segundo Trámite Constitucional: Senado

2.1. Informe de Comisión de Trabajo

Senado. Fecha 06 de septiembre, 2010. Informe de Comisión de Trabajo en Sesión 47. Legislatura 358.

?INFORME DE LA COMISIÓN DE TRABAJO Y PREVISIÓN SOCIAL, recaído en el proyecto de ley, en segundo trámite constitucional, que establece, por una sola vez, como feriados obligatorios e irrenunciables, los días 19 y 20 de septiembre de 2010, para todos los trabajadores dependientes del comercio.

BOLETÍN Nº 7.082-13

HONORABLE SENADO:

Vuestra Comisión de Trabajo y Previsión Social tiene el honor de informaros respecto del proyecto de ley de la referencia, iniciado en Moción de los Honorables Diputados señora Adriana Muñoz D'Albora, y señores Sergio Aguiló Melo, René Alinco Bustos, Osvaldo Andrade Lara, Tucapel Jiménez Fuentes, Guillermo Teillier Del Valle y Patricio Vallespín López.

Os hacemos presente que, de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 127 del Reglamento de la Corporación, la Comisión discutió en general y en particular esta iniciativa de ley, por tratarse de un proyecto de artículo único y, acordó, unánimemente, proponer al Excelentísimo señor Presidente que en la Sala sea considerado del mismo modo.

A la sesión en que se analizó esta iniciativa legal asistieron, además de los miembros de la Comisión, del Ministerio del Trabajo y Previsión Social, el Subsecretario del Trabajo, señor Bruno Baranda, acompañado por su asesor, señor Edmundo Piffre de Voban, y por el asesor legislativo de dicha Secretaría de Estado, señor Francisco Del Río.

- - -

OBJETIVO DEL PROYECTO

Establecer, por una sola vez, los días 19 y 20 de septiembre de 2010, como feriados obligatorios e irrenunciables, para todos los trabajadores dependientes del comercio, con excepción de quienes se desempeñan en los establecimientos señalados en el inciso primero del artículo 2° de la ley N° 19.973, esto es, en clubes, restaurantes, establecimientos de entretenimiento, tales como, cines, espectáculos en vivo, discotecas, pub, cabarets, casinos de juego y otros lugares de juego legalmente autorizados, lugares de expendio de combustibles, farmacias de urgencia y farmacias que deban cumplir turnos fijados por la autoridad sanitaria.

- - -

Cabe consignar que, durante el análisis de esta iniciativa legal, se tuvo a la vista el proyecto de ley, en segundo trámite constitucional, iniciado en Moción de los Honorables Diputados señora Carolina Goic Boroevic, y señores Pedro Araya Guerrero, Fuad Chahín Valenzuela, Pablo Lorenzini Basso, René Saffirio Espinoza, Víctor Torres Jeldes, Joaquín Tuma Zedan, Patricio Vallespín López, Mario Venegas Cárdenas y Matías Walker Prieto, que declara feriado obligatorio e irrenunciable el 19 de septiembre de 2010, para los trabajadores dependientes del comercio, correspondiente al Boletín N° 7.066-13.

Dicha iniciativa de ley, que se encuentra radicada en esta Comisión para su estudio, está directamente relacionada con la materia en actual análisis, toda vez que su objetivo es declarar como feriado obligatorio e irrenunciable, respecto de los trabajadores del comercio, el día 19 de septiembre del año en curso, con la misma excepción contemplada al efecto en el presente proyecto de ley, razón por la cual ambas iniciativas fueron objeto de un mismo debate, pero, como corresponde, se informan separadamente.

- - -

ANTECEDENTES

Para el debido estudio de este proyecto de ley, se han tenido en consideración, entre otros, los siguientes:

I. ANTECEDENTES JURÍDICOS

1.- El Código del Trabajo.

2.- La ley N° 19.973, que establece feriados.

3.- La ley N° 20.215, que modifica normas relativas a los trabajadores dependientes del comercio en los períodos de fiestas patrias, navidad y otras festividades.

4.- La ley N° 20.450, que establece como feriados los días 17 y 20 de septiembre de 2010.

II. ANTECEDENTES DE HECHO

La Moción con que se inicia el presente proyecto de ley, fundamenta su propuesta en las siguientes consideraciones:

Señala, en primer lugar, que las festividades del Bicentenario de la independencia del país y que se celebran durante el presente año, representan una oportunidad histórica para reforzar los vínculos simbólicos que nos unen como Nación y fortalecer nuestra identidad, adhesión y pertenencia a la comunidad nacional.

Recuerda que, como consecuencia del valor simbólico que la comunidad nacional atribuye a la celebración de estas festividades, el Ejecutivo impulsó un proyecto de ley que, luego de su tramitación legislativa en el Congreso Nacional, se materializó en la dictación de la ley N° 20.450, publicada en el Diario Oficial del día 19 de julio de 2010, y que establece como feriados los días 17 y 20 de septiembre del año en curso.

Destaca que, en el Mensaje Presidencial que dio origen al proyecto que culminó en la citada ley, el Ejecutivo señaló que "las Fiestas Patrias constituyen una oportunidad clara e inequívoca de unidad nacional, en la que todos los chilenos, en familia y junto a nuestras comunidades, revivimos y actualizamos tradiciones en unidad patriótica", agregando que "más allá de los actos oficiales, los días 18 y 19 de septiembre de cada año, la sociedad civil se prepara y festeja en instituciones públicas y privadas, colegios, escuelas, trabajos, ramadas y fondas, sin que ningún grupo resulte excluido de esta verdadera fiesta patriótica.".

Sin embargo, advierte la iniciativa en informe, y pese al amplio consenso social y político en torno a la necesidad de relevar las celebraciones del Bicentenario, existe un importante grupo de trabajadores que quedarán excluidos de estas celebraciones.

En efecto, acota, de conformidad al artículo 38, N° 7, del Código del Trabajo, los trabajadores dependientes del área del comercio, cumplirán igualmente sus jornadas laborales en los días festivos no declarados obligatorios e irrenunciables, fijando para ellos una modalidad especial de descanso compensatorio y pagando como horas extraordinarias las trabajadas ese día, cuando excedan la jornada ordinaria semanal.

Por su parte, añade, la ley N° 19.973, de 2004, estableció como obligatorio e irrenunciable, entre otros, el feriado del día 18 de septiembre, para todos los dependientes del comercio, con las excepciones que la misma norma se encarga de indicar.

En consecuencia, subraya, los feriados establecidos con ocasión de las celebraciones del Bicentenario, no beneficiarán a los trabajadores del comercio quienes, en los hechos, deberán trabajar los días 17, 19 y 20 de septiembre de 2010 y, por tal jornada, se les compensará con descanso y se les pagará como extraordinarias sólo las horas que superen la jornada ordinaria semanal.

Agrega que esta situación que afecta a los trabajadores del comercio, se aleja del espíritu de las celebraciones del Bicentenario y convierte en letra muerta los fundamentos contenidos en el Mensaje del Ejecutivo que dio origen al establecimiento de un feriado extraordinario con ocasión de las fiestas del Bicentenario, toda vez que este importante sector de trabajadores del país sólo tendría, en forma efectiva, uno de los cuatro días de feriado establecidos para estas festividades, quedando excluidos de celebrar con el conjunto de la comunidad nacional.

Con el objeto de corregir esta abierta discriminación que afecta a los trabajadores del comercio y cumplir con los propósitos simbólicos que se tuvieron en vista al momento de establecer los feriados destinados a conmemorar el Bicentenario de nuestro país, el presente proyecto de ley propone que, por esta única vez, los días 19 y 20 de septiembre de 2010 sean declarados feriados obligatorios e irrenunciables para los trabajadores dependientes del comercio.

Concluye la iniciativa señalando que, desde una perspectiva económica y, como consecuencia de lo anterior, el feriado del día 17 de septiembre del presente año, quedaría sujeto al régimen jurídico regular para los trabajadores dependientes del comercio, razón por la cual los establecimientos comerciales permanecerían abiertos al público en dicha jornada, donde se espera que se registren ventas extraordinarias que ayudarían a compensar la falta de actividad en los posteriores días de feriado efectivo del sector. Por otro lado, anota la Moción, es un hecho comprobado que la reactivación del consumo en los días que siguen a un feriado obligatorio e irrenunciable -como es, actualmente, el del día 18 de septiembre-, se verifica con mucha lentitud, por lo que las expectativas de ganancias del sector comercio son más bien acotadas, produciéndose un efecto compensatorio.

Por último, finaliza la Moción, esta medida permitiría también revitalizar y reactivar las ventas del comercio detallista que, en términos generales, es el más afectado con la proliferación de los grandes supermercados y centros comerciales que tienden a concentrar el consumo.

- - -

DISCUSIÓN EN GENERAL Y EN PARTICULAR

El texto del proyecto de ley en informe es el que sigue:

"Artículo único.- Los días 19 y 20 de septiembre de 2010 serán feriados obligatorios e irrenunciables para todos los trabajadores dependientes del comercio, con la excepción de aquellos señalados en el artículo 2° de la ley N° 19.973.".

Por consiguiente, el proyecto de ley en estudio, declara los días 19 y 20 de septiembre del año en curso, como feriados obligatorios e irrenunciables respecto de todos los trabajadores dependientes del comercio, salvo para los mencionados en el artículo 2° de la ley N° 19.973, la cual establece diversos feriados legales. De esta manera, en lo que aquí interesa, y para una más adecuada comprensión de la presente propuesta legislativa, se transcribe a continuación el precepto citado de la ley en referencia:

“Artículo 2º.- Los días 1 de mayo, 18 de septiembre, 25 de diciembre y 1 de enero de cada año, serán feriados obligatorios e irrenunciables para todos los dependientes del comercio, con excepción de aquellos que se desempeñen en clubes, restaurantes, establecimientos de entretenimiento, tales como, cines, espectáculos en vivo, discotecas, pub, cabarets, casinos de juego y otros lugares de juego legalmente autorizados. Tampoco será aplicable a los dependientes de expendio de combustibles, farmacias de urgencia y de las farmacias que deban cumplir turnos fijados por la autoridad sanitaria.

Las infracciones a lo dispuesto en este artículo serán sancionadas con multa a beneficio fiscal de 5 unidades tributarias mensuales por cada trabajador afectado por la infracción. Si el empleador tuviere contratado 50 o más trabajadores la multa aplicable ascenderá a 10 unidades tributarias mensuales por cada trabajador afectado por la infracción. Y cuando tuviere contratados 200 o más trabajadores la multa será de 20 unidades tributarias mensuales por cada trabajador afectado por la infracción.”.

Al iniciarse el estudio de este proyecto de ley, el señor asesor legislativo del Ministerio del Trabajo y Previsión Social explicó que, sobre esta materia, fueron aprobados dos proyectos de ley en la Honorable Cámara de Diputados. Uno, para declarar como día feriado obligatorio e irrenunciable respecto de los trabajadores del comercio, el día 19 de septiembre de 2010; el otro, en tanto, para establecer como tales feriados obligatorios e irrenunciables los días 19 y 20 de septiembre del presente año y, en ambos casos, exceptuando a los dependientes que se desempeñan en los establecimientos que indica el artículo 2°, inciso primero, de la ley N° 19.973, esto es, quienes prestan servicios en clubes, restaurantes, establecimientos de entretenimiento, tales como, cines, espectáculos en vivo, discotecas, pub, cabarets, casinos de juego y otros lugares de juego legalmente autorizados, lugares de expendio de combustibles, farmacias de urgencia y farmacias que deban cumplir turnos fijados por la autoridad sanitaria.

Ahora bien, agregó, como antecedente complementario cabe mencionar que los trabajadores del rubro comercial que laboran en mall, en supermercados y, en general, en grandes centros comerciales, cuentan con un acuerdo sectorial en virtud del cual dichos establecimientos se mantienen cerrados durante este tipo de festividades. Además, recordó, el día 18 de septiembre, entre otras fechas, ya es feriado irrenunciable, de conformidad a la citada ley N° 19.973. Asimismo, la recientemente publicada ley N° 20.450 declaró feriados los días 17 y 20 de septiembre del año en curso -aunque no en el carácter de irrenunciables-, con motivo de la próxima celebración del Bicentenario patrio.

Enseguida, los miembros de la Comisión debatieron en torno a ambas propuestas legislativas, en los siguientes términos.

La Honorable Senadora señora Matthei señaló que, existiendo dos iniciativas legales que abordan una misma materia, es necesario pronunciarse respecto de ambas, no sólo porque lo que se resuelva en torno a una de ellas incidirá directamente en lo que decida respecto de la otra, sino que, además, por razones de oportunidad, toda vez que la proximidad de las festividades de que se trata, requiere un pronunciamiento inminente sobre el tema.

La revisión de este asunto, agregó, pasa por definir previamente qué es lo que se quiere otorgar con esta normativa. Al respecto, manifestó estar de acuerdo con establecer el día 19 de septiembre de este año como feriado irrenunciable para los trabajadores que se desempeñan en el área del comercio, no así en incluir también el día 20 de dicho mes y año. Señaló que sabido es que el 19 de septiembre las ventas disminuyen ostensiblemente, por no decir que son casi nulas, ya que se limitan a las compras que permiten el abastecimiento mínimo. En ese contexto, agregó, no parece tener sentido obligar a los trabajadores a asistir a sus lugares de trabajo, ya que éste no se desarrollará bajo los parámetros normales. De esta forma, además, los dependientes del comercio tendrían una instancia de encuentro familiar, así como la tendrá el resto de los chilenos, ya que el día 18 -que actualmente es un feriado irrenunciable-, sumado como tal al día 19 propuesto, generarán un espacio que les permitirá reunirse con familiares y amigos y compartir no sólo el descanso laboral, sino que, también, la conmemoración de nuestro aniversario patrio, el cual, como sabemos, este año reviste una carácter especial en razón de cumplirse 200 años de vida independiente de nuestro país. Conforme a lo expresado, concluyó, ante la opción que se analiza, únicamente se inclinaría por aprobar las iniciativas de ley, en cuanto se declare la obligatoriedad e irrenunciabilidad del feriado sólo respecto del 19 de septiembre de 2010, pero no en relación al día 20 del mismo mes y año.

Por su parte, el Honorable Senador señor Muñoz Aburto se manifestó partidario de establecer como feriados irrenunciables tanto el 19 como el 20 de septiembre próximos. Subrayó que, en esta oportunidad, se trata de un acontecimiento excepcional, ya que la celebración del Bicentenario nacional es un hecho único en nuestras vidas y, como tal, amerita ser festejado con todas las solemnidades de caso y por todos los chilenos.

Recordó que, cuando se incorporó al Código del Trabajo la norma que contempla dos días domingos obligatorios al mes para el descanso de los dependientes del comercio, uno de los argumentos esgrimidos para sustentar dicho beneficio, fue la importancia atribuida a la familia como núcleo central y fundamental de nuestra sociedad, a la que, por tanto, hay que proteger y, una manera de hacerlo, es propiciando momentos en los que los integrantes del grupo familiar puedan reunirse y compartir. Lo anterior, subrayó, se justifica aún más tratándose de una ocasión tan especial como la que aquí nos ocupa.

El Honorable Senador señor Bianchi destacó que el proceso independentista requirió un notable esfuerzo y un innegable sacrificio por parte de quienes lo llevaron a cabo. Se trata, pues, de un suceso histórico cuya trascendencia amerita una conmemoración especial, particularmente en esta oportunidad, cuando Chile celebra 200 años de vida independiente.

Ante ese escenario, agregó, por sobre las estructuras rígidas y tradicionales, es posible contemplar ciertas concesiones, como por ejemplo, el otorgamiento de algunos días feriados que permitan a las personas ausentarse de su trabajo y celebrar una fiesta nacional. En otras circunstancias, añadió, podría ser más discutible la pertinencia de conceder feriados adicionales a los ya existentes en la ley, pero, tratándose de esta ocasión tan especial, es factible considerar un beneficio extraordinario que permita a todos los chilenos disfrutar de la conmemoración del bicentenario de la independencia de nuestro país.

Además, subrayó, acceder a este beneficio podría representar una poderosa señal de recuperación económica de nuestro país. Del mismo modo, una concesión de esta naturaleza, bien podría devenir en el compromiso de todos los chilenos en orden a asumir un esfuerzo mancomunado para trabajar, rendir y producir hoy, lo que dejará de producirse durante los días de descanso, generando así un mecanismo de colaboración recíproca.

Finalmente, indicó que se ha generado cierta expectación en torno a este tema, y miles de chilenos y chilenas esperan la respuesta de la clase política respecto a este beneficio al cual ya, sentidamente, aspiran. Propuso, entonces, que de no concitar acuerdo las iniciativas legales en actual trámite, podría proponerse un nuevo proyecto que reúna el consenso del Ejecutivo y el Parlamento, y que se curse con la celeridad que amerita la proximidad de las festividades patrias.

La Honorable Senadora señora Rincón señaló que, sin perjuicio de los fundamentos expresados en torno a la celebración de las próximas Fiestas Patrias, existe un argumento adicional a considerar. En efecto, acotó, con motivo de la catástrofe natural que afectó a nuestro país el pasado 27 de febrero, muchos chilenos aún se encuentran enfrentando una difícil situación, no sólo en el plano económico, laboral o material, sino que también en el ámbito personal y familiar. En ese escenario, añadió, está comprobado que los días en que se han desplegado los mayores esfuerzos en torno a la reconstrucción, son los correspondientes a los fines de semana ya que, al no tener que concurrir a sus trabajos, las personas disponen de más tiempo para dedicarse a esta ardua labor. Por tanto, contar ahora con algunos días feriados adicionales, permitirá a estos compatriotas, no sólo disfrutar de las fiestas, sino que, principalmente, continuar abocados a la tarea de salir adelante tras la tragedia sufrida. Asimismo, recalcó, otra situación que revela la gravedad del problema, es que en las zonas azotadas por el terremoto o el maremoto, hay quienes todavía no logran reunirse con sus familiares y, por consiguiente, ésta sería una gran oportunidad para, al menos, propiciar dicho encuentro. Por consiguiente, resulta de un innegable valor para la gente tener más días disponibles para todos los efectos señalados y, según aseguró, así ha podido constatarlo en terreno, donde las personas le han manifestado su inquietud al respecto.

Destacó que en esta ocasión han coincidido la celebración de una fiesta nacional con el acaecimiento de un desastre natural, y ambas circunstancias, a su juicio, ameritan con creces el establecimiento de una excepción que, en este caso, consistirá en el otorgamiento de días de feriado, en el carácter de irrenunciable, para los trabajadores que se desempeñan en el ámbito de la actividad comercial. No se trata sólo de que estas personas puedan disfrutar de una fiesta o celebración, sino que, más bien, puedan continuar en su esfuerzo de recuperación post terremoto.

Un antecedente adicional, prosiguió, es el hecho que, según le han explicado personas dedicadas a la actividad comercial, éstas, en su planificación anual, ya tienen contemplada la situación especial derivada de la celebración del Bicentenario en Chile, de modo que han resuelto este tema con anticipación.

Señaló que, si bien parece suficiente declarar la irrenunciabilidad del feriado para el día 19 del mes en curso, se justificaría plenamente establecer el feriado en tal carácter, tanto para el 19 como el 20 de septiembre, atendida la magnitud e importancia de los eventos de que se trata, esto es, el terremoto y Bicentenario en mención. Para graficar la relevancia de lo indicado, agregó que, aun cuando el proyecto de ley que considera al efecto sólo el día 19 -correspondiente al Boletín N° 7.066-13-, fue suscrito por parlamentarios pertenecientes a su bancada política, no obstante que lo comparte, estima más apropiada la propuesta legislativa que contempla dos días de feriado adicional, por todos los motivos antedichos.

El señor Subsecretario del Trabajo indicó que al Ejecutivo le preocupa extender el feriado al sector del comercio por diversas razones. Una de ellas, acotó, es el problema que se vislumbra en materia de abastecimiento de productos básicos o de primera necesidad, situación que podría ser más grave tratándose de los comercios pequeños -como, por ejemplo, los locales de barrio o minimarkets-, ya que la realidad de estos almacenes menores no es la misma que la de los supermercados o grandes centros comerciales. Asimismo, añadió, cabe tener presente que no existe otro antecedente histórico en nuestro país, ni siquiera similar a la actual situación, ya que no hay una experiencia anterior de haber tenido cerrado todo el comercio durante tres días continuos.

Por otra parte, continuó, el feriado comercial irrenunciable tiene un impacto económico importante. En efecto, explicó, por lo general, durante los días festivos el movimiento comercial se reactiva, las ventas se incrementan y ello redunda en un aumento de las comisiones que perciben los trabajadores, de manera que para ellos también podría resultar atractivo laborar durante tales días, por este incremento remuneracional que los podría beneficiar. Indicó que, históricamente, una excepción a este crecimiento en las ventas ha sido el día 19 de septiembre y, de hecho, el propio comercio se mostró dispuesto a asumir como feriado irrenunciable ese día. En innegable, subrayó, que los grandes centros comerciales o mall son lugares que la gente visita masivamente, como alternativa de esparcimiento o de punto de encuentro y, actualmente, se han convertido en verdaderas plazas públicas.

Atendidas las razones expuestas, prosiguió, el Ejecutivo no ha sido partidario de declarar los días 19 y 20 de septiembre como feriados obligatorios e irrenunciables respecto de la actividad comercial. Sin embargo, añadió, se presentaron dos iniciativas de ley que persiguen establecer tales feriados, una, para declararlo sólo respecto del día 19 y, la otra, en tanto, para hacerlo en relación al 19 y al 20 de septiembre. Ante ese nuevo escenario, indicó, habría cierto consenso en establecer la obligatoriedad e irrenunciabilidad del feriado para el día 19, pero no en ampliarlo, además, al día 20, ya que en tal caso recrudecería el impacto económico que se teme e incidiría en la capacidad de abastecimiento de la población durante esos días.

El Honorable Senador señor Bianchi, señaló que, al contrario del temor expresado en relación a los pequeños comerciantes que operan, por ejemplo, en los barrios, la expectativa respecto a los mismos es que, precisamente, ellos podrían ser uno de los más beneficiados con los feriados propuestos, toda vez que se les ofrece una oportunidad única de atender sus negocios y obtener ganancias que, en la actualidad, les es muy difícil alcanzar dada la permanente presencia de las grandes tiendas y de las cadenas de supermercados que ocupan la casi totalidad del mercado, relegando al pequeño comercio a un segundo plano. Se trata, por lo regular, de negocios familiares que, de esta forma, podrían verse favorecidos con un feriado extenso que les dé la posibilidad de mejorar sus ganancias durante la próxima festividad nacional.

Por otra parte, agregó, sin duda que este largo fin de semana que se proyecta con motivo de la celebración del Bicentenario, generará un amplio movimiento turístico al interior de nuestro país, lo cual beneficiará a toda la industria asociada al área del turismo, esto es, hotelería, restaurantes, pub, entre otros lugares de esparcimiento. Los trabajadores que laboren en estos sectores, además, deberían percibir el pago de las horas extraordinarias que correspondan y, por lo tanto, también resultarán favorecidos al incrementar sus remuneraciones.

En consecuencia, agregó, no parece tan claro el enorme perjuicio que se ha anunciado para la economía nacional, ya que, más que sectores deprimidos, habrá muchos otros cuya reactivación podría ser sustantiva.

El señor Subsecretario del Trabajo aclaró que si el pequeño comercio es atendido por su propietario, no hay problema alguno, ya que la ley no se opone a ello. Sin embargo, advirtió, en la gran mayoría de los casos, si bien puede tratarse de negocios familiares, éstos no son atendidos necesariamente por sus dueños, ya que también cuentan con trabajadores contratados y respecto de los cuales se acentúan las aprensiones antes expresadas y los efectos negativos advertidos.

El Honorable Senador señor Kuschel, por su parte, indicó que, indudablemente, el turismo nacional experimentará un notable incremento durante las próximas Fiestas Patrias, porque, de hecho, el feriado legal se extenderá desde el día 17 al 20 de septiembre, de acuerdo a lo establecido en la recientemente publicada ley N° 20.450. Ahora bien, en cuanto a la posibilidad de declarar, adicionalmente, como feriados irrenunciables los días 19 y 20 de septiembre para el comercio, manifestó no resultar tan clara la pertinencia o conveniencia de dicha medida, y que, entre las dos opciones planteadas, parece más atinente establecer tal irrenunciabilidad sólo respecto del día 19 y no del 20. Es efectivo, agregó, que los mall y centros comerciales constituyen, en la actualidad, plazas públicas a las cuales la gente concurre en busca de entretención y esparcimiento y, por tanto, cerrar estos establecimientos por tantos días podría resultar complejo. Además, añadió, no hay antecedente en la historia de nuestro país de una experiencia similar, lo que hace más preocupante la situación. Por lo mismo, apuntó, sería preciso resolver a la brevedad el tema, por cuanto, tras ello, será necesario efectuar diversos ajustes y preparativos, tanto por parte de los comerciantes como de la población en general, a fin de evitar un eventual desabastecimiento, el cual sería especialmente perjudicial en esta ocasión, ya que, sin duda, la demanda -por ejemplo, por alimentos y bebestibles-, aumentará, como es natural, con motivo de la celebración.

Finalmente, los miembros de la Comisión se pronunciaron en torno a la iniciativa de ley en informe, en los siguientes términos.

- Puesto en votación en general y en particular el proyecto de ley, fue aprobado por tres votos a favor de los Honorables Senadores señora Rincón y señores Bianchi y Muñoz Aburto, y dos votos en contra de los Honorables Senadores señora Matthei y señor Kuschel.

Los integrantes de la Comisión fundamentaron su voto en las consideraciones precedentemente consignadas.

- - -

TEXTO DEL PROYECTO

A continuación, se transcribe literalmente el texto del proyecto despachado por la Honorable Cámara de Diputados, y que vuestra Comisión de Trabajo y Previsión Social os propone aprobar en general y en particular:

PROYECTO DE LEY:

"Artículo único.- Los días 19 y 20 de septiembre de 2010 serán feriados obligatorios e irrenunciables para todos los trabajadores dependientes del comercio, con la excepción de aquellos señalados en el artículo 2° de la ley N° 19.973.".

- - -

Acordado en sesión celebrada el día 1 de septiembre de 2010, con asistencia de los Honorables Senadores señor Pedro Muñoz Aburto (Presidente), señoras Evelyn Matthei Fornet y Ximena Rincón González, y señores Carlos Bianchi Chelech y Carlos Ignacio Kuschel Silva.

Sala de la Comisión, a 6 de septiembre de 2010.

MARIO LABBÉ ARANEDA

Secretario de la Comisión

RESUMEN EJECUTIVO

PRIMER INFORME DE LA COMISIÓN DE TRABAJO Y PREVISIÓN SOCIAL, ACERCA DEL PROYECTO DE LEY QUE ESTABLECE, POR UNA SOLA VEZ, COMO FERIADOS OBLIGATORIOS E IRRENUNCIABLES, LOS DÍAS 19 Y 20 DE SEPTIEMBRE DE 2010, PARA TODOS LOS TRABAJADORES DEPENDIENTES DEL COMERCIO.

(Boletín Nº 7.082-13)

I.PRINCIPAL OBJETIVO DEL PROYECTO PROPUESTO POR LA COMISIÓN: establecer, por una sola vez, los días 19 y 20 de septiembre de 2010, como feriados obligatorios e irrenunciables, para todos los trabajadores dependientes del comercio, con excepción de quienes se desempeñan en los establecimientos señalados en el inciso primero del artículo 2° de la ley N° 19.973, esto es, en clubes, restaurantes, establecimientos de entretenimiento, tales como, cines, espectáculos en vivo, discotecas, pub, cabarets, casinos de juego y otros lugares de juego legalmente autorizados, lugares de expendio de combustibles, farmacias de urgencia y farmacias que deban cumplir turnos fijados por la autoridad sanitaria.

II.ACUERDOS: aprobado en general y en particular (por 3 votos a favor y 2 votos en contra).

III.ESTRUCTURA DEL PROYECTO APROBADO POR LA COMISIÓN: consta de un artículo único.

IV.NORMAS DE QUÓRUM ESPECIAL: no hay.

V.URGENCIA: no tiene.

VI.ORIGEN INICIATIVA: Cámara de Diputados. Moción de los Honorables Diputados señora Adriana Muñoz D'Albora, y señores Sergio Aguiló Melo, René Alinco Bustos, Osvaldo Andrade Lara, Tucapel Jiménez Fuentes, Guillermo Teillier Del Valle y Patricio Vallespín López.

VII.TRÁMITE CONSTITUCIONAL: segundo.

VIII.APROBACIÓN POR LA CÁMARA DE DIPUTADOS: mayoría de votos (61 votos a favor, 41 votos en contra y 8 abstenciones).

IX.INICIO TRAMITACIÓN EN EL SENADO: 31 de agosto de 2010.

X.TRÁMITE REGLAMENTARIO: primer informe, en general y en particular.

XI.LEYES QUE SE MODIFICAN O QUE SE RELACIONAN CON LA MATERIA:

1.- El Código del Trabajo.

2.- La ley N° 19.973, que establece feriados.

3.- La ley N° 20.215, que modifica normas relativas a los trabajadores dependientes del comercio en los períodos de fiestas patrias, navidad y otras festividades.

4.- La ley N° 20.450, que establece como feriados los días 17 y 20 de septiembre de 2010.

Valparaíso, 6 de septiembre de 2010.

MARIO LABBÉ ARANEDA

Secretario de la Comisión

2.2. Discusión en Sala

Fecha 07 de septiembre, 2010. Diario de Sesión en Sesión 47. Legislatura 358. Discusión General. Pendiente.

DECLARACIÓN DE 19 y 20 DE SEPTIEMBRE DE 2010 COMO FERIADOS OBLIGATORIOS E IRRENUNCIABLES PARA TRABAJADORES DEL COMERCIO

El señor PIZARRO ( Presidente ).- Proyectos de ley de la Honorable Cámara de Diputados que establecen por una sola vez como feriados obligatorios e irrenunciables, los días 19 y 20 de septiembre de 2010, y 19 de septiembre de 2010, para los trabajadores dependientes del comercio, respectivamente, con informes de la Comisión de Trabajo y Previsión Social.

--Los antecedentes sobre el primer proyecto (7082-13) figuran en los Diarios de Sesiones que se indican:

Proyecto de ley:

En segundo trámite, sesión 45ª, en 31 de agosto de 2010.

Informe de Comisión:

Trabajo y Previsión Social, sesión 47ª, en 7 de septiembre de 2010.

--Los antecedentes sobre el segundo proyecto (7066-13) figuran en los Diarios de Sesiones que se indican:

Proyecto de ley:

En segundo trámite, sesión 45ª, en 31 de agosto de 2010.

Informe de Comisión:

Trabajo y Previsión Social, sesión 47ª, en 7 de septiembre de 2010.

El señor PIZARRO (Presidente).- Tiene la palabra el señor Secretario.

El señor HOFFMANN ( Secretario General ).- Como ha dicho el señor Presidente , se va a proceder a la discusión de los dos proyectos. Así que haré la relación de ambos.

El propósito de la primera iniciativa es establecer como feriados obligatorios e irrenunciables los días 19 y 20 de septiembre para todos los trabajadores dependientes del comercio, con excepción de aquellos que se desempeñan en clubes, restaurantes, cines, espectáculos en vivo, discotecas, pubs, casinos de juego y otros, expendios de combustibles y farmacias de urgencia.

La Comisión de Trabajo y Previsión Social la discutió tanto en general cuanto en particular, por tratarse de aquellas de artículo único, y le dio su aprobación por 3 votos a favor (de los Senadores señora Rincón y señores Bianchi y Muñoz Aburto) y 2 en contra (de los Senadores señora Matthei y señor Kuschel).

El texto que se propone aprobar es el mismo que despachó la Honorable Cámara de Diputados.

El objetivo del segundo proyecto, tal como fue enviado desde esa rama del Parlamento, es establecer el día 19 de septiembre de 2010 como feriado obligatorio e irrenunciable para todos los trabajadores dependientes del comercio, con excepción de aquellos que se desempeñan en clubes, restaurantes, cines, espectáculos en vivo, discotecas, pubs, casinos de juego y otros, expendios de combustibles y farmacias de urgencia.

La Comisión de Trabajo y Previsión Social lo discutió tanto en general cuanto en particular, por tratarse de aquellos de artículo único, y resolvió rechazarlo por 3 votos en contra (de los Senadores señora Matthei y señores Bianchi y Muñoz Aburto) y 2 a favor (de los Senadores señora Rincón y señor Kuschel).

El señor PIZARRO (Presidente).- En discusión general y particular los dos proyectos.

En la primera discusión, tiene la palabra el Honorable señor Bianchi.

El señor BIANCHI.- Señor Presidente, en primer lugar, quiero expresar mi mayor deseo de que ambos textos sean vistos y votados hoy.

En todo caso, más allá de ese anhelo -dependerá de si el Ejecutivo acoge o no la petición que se le formuló-, mi impresión es que las dos iniciativas no pueden ser analizadas en conjunto. Son distintas. Por eso, deberíamos ver primero la signada con el número 1 en el Orden del Día, que declara feriados obligatorios e irrenunciables los días 19 y 20 de septiembre, y luego de votarla, pasar a la que viene a continuación, que establece como feriado, con la misma calidad, solo el 19 de dicho mes.

Por lo tanto, pido que debatamos el proyecto que está en el primer lugar de la tabla.

El señor PIZARRO ( Presidente ).- Señor Senador, realizar o no la votación hoy día depende del Comité Renovación Nacional, que solicitó segunda discusión. Si este retira tal petición, se podría votar hoy. Si no, ello deberá hacerse mañana.

Ahora, tal como dije al inicio, la discusión debe referirse a los dos proyectos, pues ambos abordan la misma idea y tienen el mismo trasfondo.

La votación, sí, se efectuará en forma separada. Primero nos pronunciaremos por la iniciativa despachada favorablemente por la Comisión de Trabajo, que establece como feriados irrenunciables los días 19 y 20 de septiembre. Si esta es aprobada por la Sala, no tendrá sentido votar la segunda. Si es rechazada, en cambio, deberemos someter a votación la que establece como feriado irrenunciable solamente el 19.

El señor BIANCHI .- Perfecto, señor Presidente .

El señor PIZARRO (Presidente).- Está inscrito para intervenir el Senador señor Navarro.

El señor NAVARRO.- Lo haré después, señor Presidente .

El señor PIZARRO (Presidente).- Entonces, puede usar de la palabra el Honorable señor Gómez.

El señor GÓMEZ.- Señor Presidente , las iniciativas que podríamos votar hoy -así lo espero- producen una inmensa polémica, en circunstancias de que en realidad lo que se está planteando claramente, en un período excepcional del país -su Bicentenario-, es que el Congreso apruebe un feriado para todos los chilenos. Existe un grupo de compatriotas que no podrá gozar de tal beneficio debido a que tendrá la obligación de trabajar.

Me parece que esta materia no da para una discusión tan larga. Hay que tomar una decisión. Nuestro deber como Senadores radica en adoptar una resolución frente a las propuestas que se nos presentan mediante mociones parlamentarias, como en este caso, o desde el propio Gobierno.

Dilatar el debate parece absurdo. Aquí, simplemente, debemos decir si estamos de acuerdo o no en que el 19 y el 20 de septiembre de este año sean feriados irrenunciables. Esa es la cuestión.

En atención a que se pidió segunda discusión -derecho que el Reglamento establece-, he solicitado al Ejecutivo , representado por el señor Ministro del Interior , que ponga urgencia de "discusión inmediata" al proyecto, para que lo podamos debatir y votar hoy día. Le pido al Ministro que conteste "sí" o "no". Y punto.

Por lo menos yo, señor Presidente , no tengo ninguna duda: votaré favorablemente el primer proyecto.

El señor PIZARRO (Presidente).- Tiene la palabra la Honorable señora Matthei.

La señora MATTHEI.- En primer lugar, señor Presidente , quiero señalarle al Senador Gómez, por su intermedio, que la "discusión inmediata" otorga un plazo de hasta tres días para despachar una iniciativa. Le sugiero que lea un poquito el Reglamento antes de hacer encendidos discursos.

En segundo término, deseo leer una carta que he recibido en el día de hoy.

Dice así: "Estimada Senadora, a nombre del Gremio de la Industria del Pan, mediante este medio quisiera expresar nuestra preocupación por el tema de los feriados irrenunciables para fiestas patrias, pues esto implica que 18-19-20 de septiembre, todas las Panaderías deberán estar cerradas, no habiendo donde comprar pan, ni empanadas, etc., en adecuadas condiciones sanitarias y frescas.".

--(Manifestaciones en tribunas).

La señora MATTHEI.- Yo no sé por qué a quienes están en tribunas les parece divertido que lea una carta que se me ha enviado y que los demás Senadores tienen derecho a conocer y a tomar en cuenta cuando voten.

Al parecer, los asistentes en tribunas solamente quieren ser escuchados ellos. La democracia no se trata de eso.

--(Manifestaciones en tribunas).

El señor PIZARRO (Presidente).- Les pido guardar silencio. Y a quienes no sean capaces de ello, por su propio bien, que salgan voluntariamente del recinto. De lo contrario, habrá que desalojarlos, lo cual no tiene ningún sentido. Han venido a escuchar un debate y les solicito, por favor, que lo hagan tranquilamente.

Puede continuar, Su Señoría.

La señora MATTHEI.- La carta no la escribí yo, y la recibí hoy. Creo que los demás Senadores tienen derecho a conocerla.

Luego señala: "Para nosotros sería bueno quedar excepcionados del cierre pues esto va a afectar la disponibilidad de nuestros productos que se consumen frescos y recién horneados; y así evitar falta de disponibilidad, problemas sanitarios, y productos no frescos en nuestras casas.".

En el fondo, los panaderos requieren quedar exceptuados por lo menos de uno de los días declarados feriados irrenunciables, por el problema de desabastecimiento que podría ocasionarse.

He dicho.

El señor PIZARRO (Presidente).- Tiene la palabra la Senadora señora Allende.

La señora ALLENDE.- Señor Presidente , reconozco absolutamente el derecho del Comité Renovación Nacional a pedir segunda discusión, pero lo insto, por su intermedio, a reconsiderar tal postura. La verdad es que no entiendo el porqué de su solicitud. Me gustaría que al menos la fundamentara. Porque discutir hoy y votar mañana no obedece a ninguna lógica.

Por eso exhorto a sus integrantes, respetuosamente, a que revisen su decisión. Tal vez la entendería si me dieran algún fundamento. Pero solamente se dice: "Hay que votar mañana y no ahora". En definitiva, ello significa sustraernos de la responsabilidad que nos cabe como legisladores.

Hoy día tenemos toda la oportunidad y todo el tiempo para discutir, razonar y fundamentar por qué unos prefieren una opción y otros, una distinta.

Más allá de eso, señor Presidente , anuncio que, por cierto, votaré a favor de que los días 19 y 20 de septiembre sean feriados obligatorios e irrenunciables para todos los trabajadores dependientes del comercio, con las excepciones indicadas.

Creo que Chile -ya se ha dicho y es obvio- está viviendo una situación bastante excepcional. No es común llegar al Bicentenario. Esa es la razón por la cual, dada la fecha en que caían el 18 y el 19 de septiembre, acordamos ampliar a cuatro los feriados de Fiestas Patrias para este año.

Pero, ¿por qué para esos trabajadores del comercio los días 19 y 20 deben ser irrenunciables?

La verdad es que nos ha costado mucho conseguir, a lo menos, dos domingos al mes para que descansen. Y luchamos bastante para ello, porque antes tenían un solo domingo libre. ¡Un domingo feriado! Fue muy difícil lograrlo, porque existe otra práctica, mediante la cual supuestamente se les compensa el día libre trabajado. Todo ello, pese a que muchas veces decimos que nos importan la familia, la unidad, la convivencia, el compartir.

En este país realmente rigen horarios laborales muy prolongados. Por norma, el comercio abre los sábados y domingos. Cuando uno viaja a otros países (de Europa, por ejemplo), esto no se ve. Allá es bastante excepcional que los malls abran un domingo. Chile se caracteriza por lo contrario, y cada vez se cae en una línea aún más agresiva. Así, ha estado de moda el último tiempo hacer ventas nocturnas, porque se supone que, de alguna manera, se vende más. Cada día se inventan cosas en el comercio. Y al final, terminamos con un gremio de trabajadores a los que les cuesta mucho disponer de los días domingo para descansar, compartir con sus familias y no estar sometidos a este tipo de presión.

No voy a entrar a analizar otras materias relacionadas -espero que la Comisión de Trabajo y el Senado, en general, alguna vez las aborden- que guardan relación con dichas prácticas, aunque no corresponden en forma exacta a lo que estamos discutiendo.

¡Para qué hablar de los trabajadores que reciben comisiones! Nos costó muchísimo poder elevar su salario base. Se daba el absurdo de que algunos percibían mil pesos y el resto del sueldo era fruto de dichas comisiones.

¡Y qué decir del famoso multirrut de las empresas! Almacenes Paris, por ejemplo, puede tener 120 razones sociales diferentes, con lo cual impide que los trabajadores se sindicalicen y accedan a una negociación colectiva, a pesar de que cumplen el mismo horario; realizan igual labor, en el mismo establecimiento, con el mismo uniforme, llevando a cabo la misma rutina. Evidentemente, esto dificulta sus aspiraciones.

Tengo claro que tales asuntos son de otra índole, pero están muy relacionados con el proyecto que nos ocupa.

Quisiera que el Senado alguna vez tomara conciencia de ello, a fin de cambiar las reglas del juego, porque debiésemos avanzar hacia una mayor protección del recurso humano, los trabajadores, quienes cumplen con la tremenda responsabilidad que les imponen los horarios prolongados y, a veces, ciertas condiciones laborales, como las que días atrás -y de modo vergonzoso- han salido a la luz pública con relación al Transantiago, donde los conductores se ven obligados a usar pañales por estar imposibilitados de ir al baño.

En definitiva, señor Presidente , necesitamos dar señales al país, en el sentido de que nos importa proteger determinados valores, como el de compartir los días domingo, el de otorgar la oportunidad a los trabajadores para descansar en las fechas en que normalmente se tiene derecho a ello y no se realizan otras actividades laborales, todo lo cual permite la unión de las familias. Porque no es lo mismo reemplazar ese día por cualquier otro de la semana, cuando los niños están en la escuela, o por una compensación económica.

Creo que esa no es una cuestión menor.

Aquí se nos ha dicho -así lo expresa la carta que la Senadora Matthei leyó, que también recibimos otros parlamentarios- que esto afectaría a la comunidad. Pero, en verdad, el comercio pequeño -no los malls-, que son negocios atendidos por sus dueños, no van a cerrar. Habrá muchísimos lugares de ese tipo abiertos: numerosas amasanderías de barrio, variadas alternativas para comprar carne, pan. Las ferias libres estarán funcionando; las fondas, también. Es decir, no vamos a dejar al país en caos.

Aquí asistimos a una presión de los grandes, que buscan mecanismos para que de alguna manera se los proteja, lo que considero enteramente injusto.

De una vez hay que decir de qué se trata.

Lo expresó el Senador Bianchi, si no me equivoco: con este proyecto le damos una oportunidad a la familia que es dueña de un microalmacén, pues quizás realice mayores ventas al no funcionar los grandes malls. Normalmente, les cuesta muchísimo más vender debido a la competencia que tales recintos implican.

Por lo tanto, esta es una tremenda oportunidad para entregar a los trabajadores del comercio, que por lo general no reciben estos beneficios, la posibilidad de descansar, de disfrutar con su familia, de gozar el feriado y de compartirlo como el resto de los trabajadores de Chile. Por una vez, después de 100 años, van a tener esta opción.

A mi juicio, no debemos dilatar más la decisión. Le pido al Comité Renovación Nacional que reconsidere su argumento; que se dé cuenta de que no solo no estamos perjudicando a nadie, sino que ponemos fin a una discriminación que siempre ha afectado a este sector.

He dicho.

El señor PIZARRO (Presidente).- Tiene la palabra el Senador señor Bianchi.

El señor BIANCHI.- Señor Presidente , quiero permitirme un gusto personal. Y me lo voy a dar hoy día: anteponer al ser humano por sobre lo económico. Me concederé tal privilegio dándonos una oportunidad.

Sé que nuestra Independencia no se ganó con más asados, ni con más fiestas, ni con más celebraciones, sino con esfuerzo, con sacrificios, con lucha. Pero es la misma lucha que han dado nuestros trabajadores desde siempre.

El Estado de Chile en esto tampoco escapa a su responsabilidad. Él es el peor empleador de todos: gente a contrata, a honorarios, que durante los últimos veinte años ha carecido de estabilidad laboral. Tal situación, señor Presidente , la hemos denunciado. Hemos acogido innumerables reclamos sobre la materia. La propia Senadora señora Evelyn Matthei ha hecho presente desde hace tiempo la realidad que enfrentan los trabajadores del sector público.

Pero hoy, señor Presidente , estamos por privilegiar a las familias chilenas; a las mujeres y a los hombres que desempeñan una función en el comercio. En caso de negarnos a esta posibilidad, serían brutalmente discriminados, pues quedarán al margen de una celebración tan significativa y especial para nuestro país como es cumplir 200 años de vida.

¿Qué ocurre en las Regiones? En el caso de la de Magallanes y de la Antártica Chilena, que me honro en representar, muchos jóvenes, niñas y niños estudian en el centro del país y ven en los días feriados una gran ocasión para compartir con sus familias. Obviamente, el traslado se les dificulta en otras fechas. Y lo mismo pasa en tantas otras Regiones.

El día 19 de septiembre cae domingo. ¡Qué gracia tiene!

Y en este punto siento, sinceramente, que el Gobierno se metió un autogol. Perfectamente la vez pasada pudo haber planteado la indicación para que el día 19 fuera irrenunciable. Estoy seguro de que se habría alcanzado absoluto consenso en ello. Tendría esa calidad no solo el 18, sino, además, el 19. Sin embargo, quedó como feriado el 17 y el 18, este último como irrenunciable. Sin problemas se pudo haber agregado lo relativo al 19. Pero "la micro ya pasó". Y ahora aquí se abre una nueva oportunidad, a fin de resolver el asunto en la dirección de anteponer al ser humano por sobre otra consideración.

Respecto del planteamiento contenido en la carta que leyó la Senadora Matthei, enviada por gente que labora en una importante actividad, podría concederse una excepción especialísima. Ese sector efectivamente presenta las condiciones que expone en la misiva, que, al parecer, nos llegó a todo el mundo. Pero también se da la situación que señaló la Senadora Allende: hay muchas empresas familiares dedicadas a ese giro, a ese rubro.

Como muy pocas veces, el comercio minorista, el boliche de barrio, el almacén de familia van a tener una enorme oportunidad.

¡Que alguien, señor Presidente , me demuestre que lo propuesto resultará más negativo desde el punto de vista económico! Probablemente escucharemos discursos donde se va a sostener que con esto el país retrocederá económicamente y que habrá un enorme perjuicio productivo. Pero no se va a hablar del ser humano, de la enorme posibilidad que tendrá de disfrutar y compartir en familia. Porque pocas veces en la vida se da esta alternativa.

Todo lo relativo al desarrollo del turismo, de la hotelería, de los restoranes, de las actividades de entretención obviamente se verán incentivadas por esos días festivos, que espero podamos concretar.

Por lo tanto, siento que la suma es más positiva que negativa.

Reitero: para anteponer al ser humano por sobre lo económico, voy a votar, hoy o mañana, a favor del proyecto que establece feriados irrenunciables los días 19 y 20 de septiembre.

He dicho.

El señor PIZARRO (Presidente).- Tiene la palabra el Senador señor Girardi.

El señor GIRARDI.- Señor Presidente , acá no estamos discutiendo sobre si tales o cuales días van a ser feriados, sino acerca de si todos los trabajadores chilenos tienen los mismos derechos o si vamos a discriminar a algunos en función de criterios que hoy día resulta importante relevar. Me refiero particularmente, entre otros, a los que se desempeñan en el ámbito del comercio.

Esta situación se inserta en el contexto de un país que, desde hace mucho tiempo, no le ha dado importancia -no es problema de un Gobierno, sino de una cultura- a los derechos laborales, a la seguridad, ni a los accidentes del trabajo.

En el último tiempo han sucedido hechos relevantes que han estremecido al país, como es el caso de los mineros, de camiones que explotan o de los trabajadores del Transantiago que quedan cesantes y no tienen continuidad en el servicio. También se han vivido circunstancias dramáticas que tampoco se han resuelto, como el de los temporeros que son expuestos a plaguicidas y que figuran con las mayores tasas de malformaciones congénitas del planeta.

Todo ello es parte de una suerte de subsidio que pagan los trabajadores por un modelo de desarrollo, los que desde hace mucho tiempo son objeto de discriminaciones.

Años atrás conocí a un grupo de trabajadoras que solo les permitían ir al baño cada 8 horas, con los consiguientes problemas vesiculares, síndrome de dificultad urinaria, infecciones urinarias. Y cuando podían acceder al servicio higiénico, debían pedirle los algodones y los elementos propios de uso de las mujeres a los guardias de seguridad. Recuerdo que en ese tiempo, incluso, hicimos la "protesta de las bacinicas". Y esta historia es muy larga.

La lógica de trabajo que tienen particularmente los empleados del comercio, del retail y de las grandes tiendas no ha cambiado sustantivamente de aquello que hemos conocido.

En función de lo anterior, sería interesante discutir en cuanto al aspecto global de los derechos de los trabajadores del país. Sin embargo, tendremos la oportunidad de debatir un aspecto del derecho que les asiste a quienes están obligados a laborar en días festivos y que, justamente, se enfrentan a una situación excepcional: los feriados renunciables. En la medida en que para ellos sean renunciables, evidentemente, quedan sin ninguna posibilidad de negociar o de enfrentar a su empresa para defender tales derechos.

Entonces, nosotros hemos de discutir qué tipo de sociedad queremos construir.

A algunos trabajadores que nos visitaron les señalé que yo veía ahí un doble problema. Por una parte, el de la sociedad chilena que ha hecho de los malls el espacio fundamental de esparcimiento y de vida familiar. Ya no son las canchas de fútbol, los parques, los paseos, los juegos entre padres, madres e hijos, sino aquellos establecimientos comerciales. Y esa es una cultura que nosotros hemos ido introduciendo. Tal vez no nos demos cuenta de que en el mediano o, incluso, corto plazo, eso se va a transformar en un boomerang en contra nuestra.

Me parece que estamos apostando a un tipo de sociedad que algunos autores como Zigmunt Bauman la llaman "vida líquida", la cual incentiva, por sobre cualquier otra cosa, el consumo. Las personas consumen ansiosamente; todo lo consumido se transforma en desecho, y luego mantienen la misma ansiedad que tenían antes de consumir. Este es un tipo de sociedad en el que nuestro país está siendo un laboratorio perfecto.

Otras naciones han intentado regular ese problema social de maneras extremas. Por ejemplo, no se puede trabajar los domingos. De modo que no hay malls, ni grandes tiendas abiertas, porque se busca garantizar que las familias tengan otro tipo de esparcimiento que no sea concurrir a los centros comerciales y seguir incentivando la lógica del consumo, de la competencia, de la rentabilidad. Y se entiende que hay otras inversiones, desde el punto de vista de un país, que son más rentables, como las de apostar al desarrollo complejo e integral de la persona humana. Y lo mismo sucede con los trabajadores del comercio.

Estos carecen de la posibilidad de llevar una vida familiar digna, por la hora en que terminan sus jornadas laborales, más aún si deben trabajar los domingos. Y no es lo mismo compensarlos con cualquier otro día de la semana, aunque se les pague más.

En consecuencia, nos encontramos frente a un dilema tremendamente interesante, propio de la sociedad del siglo XXI, el cual no podemos abordar con visiones estrechas. Pero, de todas maneras, constituye una materia que no nos es posible esquivar y que será un desafío obligatorio analizarla.

Por otra parte, en cuanto a la materia específica que discutimos, por las razones antes mencionadas en general y porque, a mi juicio, no podemos discriminar, no pueden haber trabajadores de primera y de segunda clase. Es muy importante que garanticemos iguales derechos a todos ellos en el país, cuando no sea estrictamente imperioso -no hablo de las farmacias, del transporte público, de los consultorios y servicios médicos-, y que tengan el mismo descanso los días 19 y 20 de septiembre.

Debemos dar una señal clara de que deseamos apostar también a otros valores. Estamos conscientes de que Chile tiene que crecer económicamente, que la productividad y la competitividad son valores muy importantes; pero estos no pueden hallarse absolutamente desconectados, divorciados de otros que también son relevantes para cualquier sociedad.

Por lo tanto, en ese contexto, me parece -evidentemente uno puede equivocarse- una obviedad que ambos días sean irrenunciables.

Y respecto a las consecuencias de tomar esa decisión, estimo que no son buenas las campañas del terror y que se diga que dicha medida va a generar caos, desabastecimiento. Porque los chilenos y chilenas poseen un espíritu solidario. Y si saben que una parte importante de compatriotas va a poder disfrutar también de los días 19 y 20 como feriados irrenunciables, y que el comercio y las grandes tiendas estarán cerradas, tendrán la capacidad -como lo han demostrado en otras oportunidades- de planificar, de prever este tipo de situaciones con antelación y no sufrir las consecuencias que podría generar el cierre de los negocios. Y así, esos trabajadores tendrán derecho a permanecer con sus familias y disfrutar del Día del Bicentenario, el que se ha transformado en algo relevante para toda la ciudadanía.

Por lo tanto, señor Presidente , anuncio que votaré favorablemente para que ambos días sean irrenunciables. Y lo hago porque creo que debemos avanzar cada vez más en construir una sociedad donde no haya chilenos de primera y de segunda clase, en la que nosotros podamos extinguir cualquier práctica discriminatoria y, sobre todo, garantizar los derechos para todos los trabajadores.

He dicho.

El señor PIZARRO (Presidente).- Tiene la palabra el Senador señor Muñoz Aburto.

El señor MUÑOZ ABURTO.- Señor Presidente , Honorables colegas, múltiples razones me llevan a apoyar decididamente este feriado para los trabajadores del comercio.

La primera, desde luego, es la necesidad de relevar la conmemoración del Bicentenario del inicio de la gesta independentista de nuestro país.

Hoy, todo Chile se prepara para vivir esa fiesta. Las ciudades se engalanan, se organizan festejos y, en general, se vive un ambiente de gran expectación y alegría. La ley N° 20.450, publicada en el Diario Oficial del 19 de julio de 2010, que establece como feriados los días 17 y 20 del mes en curso, ha contribuido a esta circunstancia.

Sin embargo, un grupo muy relevante de trabajadores no fue beneficiado por esa norma. En efecto, los empleados del comercio están excluidos de las disposiciones sobre descanso obligatorio en feriados y domingos, y quedaron sometidos a regulaciones especiales. Una de ellas es la ley N° 19.973, de 2004, que dispuso como obligatorio e irrenunciable, entre otros, el feriado del 18 de septiembre.

En consecuencia, de no mediar el proyecto en discusión, los feriados de la celebración del Bicentenario no beneficiarían a los trabajadores del comercio, quienes deberían laborar los días 17, 19 y 20 de septiembre.

Nos parece que una celebración de la relevancia de la que nos aprontamos a conmemorar merece que la mayor parte de los chilenos pueda disfrutarla adecuadamente. No olvidemos que la principal riqueza y el elemento esencial de un Estado es su gente. De nada sirve tener banderas, escarapelas y cintas tricolores por doquier, si tantos chilenos están excluidos de los festejos.

Por ello, por un bien mayor, fundado en nuestra patria y en la necesidad de fomentar la unidad nacional, esta materia nos parece una muy buena iniciativa.

Una segunda razón, ligada a la anterior, radica en la unidad familiar.

Mucho se habla de la familia, de la necesidad de la comunicación entre sus miembros, de apoyar los espacios de vida en común, de compartir; pero poco se hace.

Uno de los sectores acaso más perjudicado en este ámbito es precisamente el del comercio. Sus largas y extenuantes jornadas y la falta de coordinación entre ellas, lleva a que en muchos hogares la factibilidad de disfrutar un feriado sea casi imposible.

En los últimos años hemos avanzado, primero con los dos domingos libres al mes; luego, con algunas fechas muy especiales, como Navidad, Año Nuevo, 18 de septiembre y 1° de mayo.

Quisiéramos, pues, que este Bicentenario sea también una posibilidad de reunir a tantas familias que tienen escasas probabilidades de hacerlo. Esto no se logra compensando económicamente el feriado, como han propuesto algunas autoridades y parlamentarios.

En último término, el cierre de los grandes supermercados y tiendas hará viable una interesante externalidad positiva al alentar las ventas del pequeño comercio minorista, habitualmente tan castigado por la competencia desleal de estos gigantes del retail.

Este feriado dará alguna posibilidad de tener también una holgura a mucho pequeño almacén y comercio familiar que no puede competir en condiciones normales.

Junto con expresar las bondades de esta iniciativa, quisiera hacerme cargo de rebatir algunas críticas.

Se esgrime que este feriado generará desabastecimiento.

Ello es absurdo y me huele a amenaza, viniendo del mismo sector que provee estos bienes.

Se indica, asimismo, que esto generará perjuicios y que desalentará el consumo que viene experimentando cifras muy positivas.

No creo que eso sea efectivo.

El mundial de fútbol generó un récord de ventas, y se auguran también cifras importantes para septiembre. Ello no variará por este feriado.

Las estadísticas y las costumbres de consumo de los chilenos muestran una importante fidelización con los grandes supermercados que no se verá afectada. Más aún, la necesidad de tantos grupos familiares de disponer del crédito como medio de pago les obligará a planificar su compra y preferir de todos modos los supermercados los días previos a las fiestas. Son miles las familias que no tienen otra alternativa que recurrir a la tarjeta y comprar al crédito. Se ha creado una dependencia tal que incluso conseguirá alterar la lógica patria de dejar todo para última hora, y veremos supermercados repletos la semana previa.

Me atrevería a asegurar que, aun con este feriado, los supermercados anotarán cifras históricas en este mes, destruyéndose de paso, definitivamente, el mito de que el derecho a un legítimo descanso por parte de sus trabajadores y su vida familiar es incompatible con la rentabilidad.

Esperamos que sea el primer mito que se rompa, al que sigan, en los próximos meses, el que la mantención de utilidades necesite la triquiñuela de los multirrut para eludir el pago de gratificaciones y el otorgamiento de salas cuna; que la productividad sea incompatible con la sindicalización y la negociación colectiva, y que el buen servicio necesite mantener a tantos jóvenes en un empleo informal como empacadores.

La mejor noticia que podemos tener en este Bicentenario, más allá del feriado, es terminar con el chantaje del empleo para no avanzar en una regulación y fiscalización que haga que en este rubro exitoso y próspero se respete la dignidad de los trabajadores.

Por último, señor Presidente , quisiera escuchar en esta Sala a quienes han pedido segunda discusión; ver las razones que han tenido para ello; que nos dijeran si están a favor o en contra de este derecho irrenunciable que beneficiará a los trabajadores del comercio. Porque hasta ahora solo hemos intervenido quienes tenemos una posición favorable hacia estos últimos. Y si uno se fija en la lista de Senadores que intervendrán esta tarde, no figura ninguno de aquellos que han solicitado segunda discusión.

Por eso, ojalá asuman su responsabilidad política frente al país y los trabajadores del comercio. Porque nosotros, y yo en particular, votaremos a favor de este proyecto.

He dicho.

El señor PIZARRO (Presidente).- Tiene la palabra el Senador señor Allamand.

El señor ALLAMAND.- Señor Presidente , la verdad es que voy a tener la oportunidad de argumentar, tal como se me ha solicitado. Pero antes quiero señalar que esta sesión y el curso que ha seguido demuestran la sabiduría del Reglamento. Porque este permite, cuando la Sala del Senado se encamina hacia una decisión incorrecta, por cierto perseverar en ella, o corregirla. Y a veces, algunas horas permiten tal meditación.

Voy a intervenir, entonces, tal como lo solicitó mi estimado amigo el Senador señor Muñoz Aburto , quien tendrá oportunidad de ver que la mía no será una argumentación solitaria, pues voy a estar en buena compañía para plantearla. Y quizás Su Señoría se sorprenda cuando le revele cuál es esta última.

Pero, al margen de ello, quiero partir por un asunto que dice relación a cómo varios parlamentarios de Renovación Nacional y de la Coalición por el Cambio nos aproximamos a esta materia.

Nosotros desde hace años hemos solicitado que se corrija una situación que hoy afecta a los trabajadores del comercio.

La regla general en Chile, es bastante obvio, es que no se trabaja los domingos y festivos.

Algunos trabajadores sí lo hacen.

Por ejemplo, los que tienen que ver con servicios que deben prestarse en forma continua, como aquellos que trabajan en una empresa de emergencias eléctricas; o los que lo hacen en una lechería, que no puede suspender su actividad un domingo; o los que se desempeñan en un restaurante. ¿O alguien podría sugerir como razonable que un restaurante o un hotel no funcionaran un domingo o un festivo? Obviamente, no.

Pero los trabajadores del comercio se encuentran objetivamente en una situación de menoscabo. ¿Por qué? Porque la mayoría de ellos, en particular en las grandes tiendas y en los supermercados, deben trabajar a lo menos dos días domingo al mes. Y yo pregunto, ¿se les paga algo adicional por esto? Cero. Pero lo notable es que los únicos que han propuesto que a todos los trabajadores del comercio siempre se les pague en forma extraordinaria los días domingo y los festivos no son parlamentarios de la Concertación. Ninguno de mis colegas de ese conglomerado político ha hecho jamás esa propuesta.

Sin embargo, paradójicamente, quienes sí la han formulado hemos sido nosotros. Lo hicimos durante el Gobierno de la Presidenta Bachelet . Y el entonces Ministro señor Andrade , hoy día Diputado , consideró que era una excelente idea, pero nunca le dio patrocinio.

Nuestra petición era muy simple: que a todos los trabajadores de Chile, y en especial, a los del comercio, cuando les toque trabajar un domingo y un festivo, se les debe pagar en forma extraordinaria.

Esa es nuestra proposición. La Concertación no la ha acogido, y el actual Gobierno, tampoco.

Esa es la verdad.

Y se hacen todas estas faramallas y discursos en favor de los trabajadores. Pero a la hora de los quiubos los que presentan los proyectos de ley, ¿dónde están?

Ahora bien, cuando discutimos, hace muy poco tiempo, los feriados, hubo varios parlamentarios que dijimos que debía haber cuatro días de feriado y no tres, como quería el Gobierno. Finalmente, se impuso el criterio de los cuatro días.

Surgió inmediatamente la discusión, la misma que se ha planteado acá.

Atención, ¿qué va a ocurrir? Los trabajadores del comercio tendrán un día irrenunciable, el 18, que se suma a otros tres adicionales que tienen el resto del año. Pero habrá tres días feriados más: el 17, el 19 y el 20.

En esa oportunidad se plantearon diversas alternativas.

Señor Presidente , yo respeto, como siempre, que la gente cambie de opinión, que escuche nuevos argumentos, que pueda mirarse las cosas de otra forma. Porque no parto de la mala fe, ni de la arbitrariedad; ni creo que porque alguien piense distinto a uno tiene malos propósitos o pretende defender a determinado grupo de presión u otro.

Hubo, pues, un pequeño grupo de parlamentarios que le solicitamos al Gobierno -fíjense qué simple- lo siguiente: "Mire, como los trabajadores del comercio tendrán que hacer un esfuerzo adicional el 17, el 19 y el 20, entonces, que por esos tres días se les pague en forma extraordinaria y se les dé una mayor remuneración".

Puede ser una buena idea, o mala. A algunos de los que están en las tribunas no les gusta, a otros sí. Pero simplemente quiero indicar quiénes propiciaron esta idea el 13 de julio -hace pocas semanas- que algunos rechazan: el Senador que habla y los Honorables señores Bianchi , Chahuán , Escalona, Gómez , Longueira , Navarro , Tuma y Zaldívar .

Entiendo que pueda haber una segunda consideración. Empero, francamente, no creo que mi amigo de toda la vida el Senador Escalona, o el Senador Zaldívar, o el Senador Navarro hayan pretendido perjudicar a los trabajadores. Quizás Sus Señorías no tenían un juicio correcto.

Pero, ¡por favor!, aquí estamos frente a una materia opinable, donde hay que conciliar dos objetivos.

Se halla, por una parte, el legítimo derecho de los trabajadores del comercio a un descanso y a una mayor remuneración.

Sin embargo, hoy día -lo digo sinceramente-, al mantenerse, como algunos Honorables colegas pretenden, los supermercados cerrados durante tres días se va a perjudicar a la gente más modesta.

Entre paréntesis, se producirá una situación extraordinariamente anómala: habrá malls donde, por ejemplo, estarán abiertos los cines, los restoranes, y se encontrarán cerradas las grandes tiendas, los supermercados.

¿Alguien podría decir que los trabajadores de los restoranes de los malls estarían siendo discriminados por eso? Obviamente, no estarían siéndolo.

Hay un mínimo de sentido común en esto, señor Presidente.

Después se dice: "Pero no existe problema, porque, para, que se cubra la situación, están los pequeños almacenes de barrio".

Señor Presidente , digamos las cosas como son, sin engañar y señalando lo que disponen las leyes: los únicos comercios que podrán abrir serán los atendidos por sus propios dueños; ningún otro. Por ende, ello no será factible en el caso de un minimarket de una población que funcione, por ejemplo, con dos cajeros.

¿Qué va a significar eso, entonces? Que a contar del día 17, a las 6 de la tarde, si se aprueba el proyecto que viene de la Cámara de Diputados...

La señora ALLENDE .- ¿Cómo?

El señor ALLAMAND.- ¿Por qué a las 6 de la tarde? Porque, como el 18 será feriado, a las 9 tendrán que estar desocupados todos los locales. Por consiguiente, a las 6 de la tarde nadie va a poder comprar, ni en esos lugares, ni tampoco, si el feriado es irrenunciable, en los almacenes de la esquina. Y, en definitiva, la gente deberá abastecerse para sábado, domingo y lunes, si son tres los días irrenunciables.

En consecuencia, señor Presidente, la normativa que se está aprobando, aunque pueda ser muy popular -y yo lo respeto- en las tribunas, resulta perjudicial para la gran mayoría de las personas.

Nosotros nos hallamos aquí para defender nuestros puntos de vista, no para agradar a las tribunas. Y yo estoy del todo convencido de que la legislación en proyecto, lejos de beneficiar a la gran mayoría de la población, la va a perjudicar.

¿Y qué lamento? Dos cosas. Primero, que en su momento el Gobierno no haya tenido lucidez para acoger la proposición que le formulamos diversos Senadores, a la que se sumaron muchos otros colegas en esta Sala. Porque si alguien revisa la sesión pertinente del mes de julio, verá que los argumentos de esa oportunidad son muy distintos de los que se aducen hoy.

Pero no se hizo absolutamente nada. El Ejecutivo dejó pasar esa ocasión. Y, posteriormente, en la Cámara de Diputados surgieron argumentaciones que acá nunca se expusieron.

Por eso ahora estamos enfrentados, en mi opinión, a dos malas soluciones.

Tres días irrenunciables o dos días irrenunciables, desde mi punto de vista, son una mala solución. Y ojalá que haya un mínimo espacio para volver a lo que considero de sentido común: que exista un solo día irrenunciable y que por el resto a las personas que deban trabajar se les compense y se les remunere adecuadamente.

He dicho.

--(Manifestaciones en tribunas).

El señor GÓMEZ ( Vicepresidente ).- Les quiero recordar a las personas que se hallan en las tribunas que es importante, pese a estar en desacuerdo con lo que expresa un Senador, escucharlo con respeto. Porque no porque ustedes se manifiesten de una manera u otra van a cambiar la opinión de él.

Así que, encontrándose cordialmente invitadas a escuchar este debate, les pido que, por favor, no se expresen de ningún modo. Se lo agradeceremos mucho.

Tiene la palabra el Honorable señor Quintana.

El señor QUINTANA.- Señor Presidente , esta discusión la tuvimos en gran medida en julio, precisamente en la fecha que señaló el Senador Allamand .

Yo no sé si sea bueno meter aquí todos los asuntos: las reformas laborales y cómo cada uno se ha comportado en el pasado reciente en esta materia. Porque por esa vía podríamos entrar a ver qué pasa con los conceptos de "empresa", de "multirrut". Y nadie de este sector ha ido por ello al Tribunal Constitucional.

El señor LETELIER .- ¡Aún!

El señor QUINTANA.- Aún.

En definitiva, lo importante es concentrarnos en este debate. Y este debate, como indiqué, ya lo tuvimos.

Incluso, dos Senadores de la Concertación, el colega Rossi y quien habla, acompañamos al Gobierno -lo sabe bien el Ministro Larroulet - en un planteamiento que nos parecía razonable cuando se discutía cuáles iban a ser las pérdidas del país y cuál el acento que la economía iba a poner en el Bicentenario. Y la opción era clara: potenciar algunas actividades -la gastronomía, el turismo, la hotelería- no exceptuadas en la figura que se estaba creando.

Con el Senador Rossi estimamos que lo que es bueno para unos debe ser bueno para todos. Pero lo que no podemos hacer aquí es seguir manteniendo o consagrando la idea de que existen trabajadores de primera y trabajadores de segunda, por todas las razones señaladas en la Sala por varios colegas que han intervenido.

Debo puntualizar, señor Presidente , que la Confederación Coordinadora de Sindicatos del Comercio realizó hace pocos días entre sus asociados una encuesta, en la que participaron 9 mil 500 trabajadores, de los cuales solo dos estuvieron por laborar durante los feriados del Bicentenario.

Se trata de los trabajadores más mal pagados del país: con una serie de asignaciones y beneficios, aplicados a una base de 40 mil pesos -ni siquiera la semana corrida les ha sido beneficiosa-, pueden llegar al salario mínimo.

Entonces, estamos hablando -insisto- de los trabajadores más mal pagados -sobre ellos además pesa la obligación de cumplir durante dos domingos al mes turnos bastante extenuantes-, de aquellos que menos tiempo permanecen con sus familias.

Acá se ha hecho referencia también al desabastecimiento, señor Presidente .

Pienso que ese fantasma tiene muy poca lógica, porque la familia chilena en general, de distintos sectores, de diversos ingresos, planifica sus compras.

Yo no creo que alguien concurra al supermercado todos los días. Las personas más modestas van a los supermercados y hacen una compra mensual, quincenal o, a lo más, semanal.

Por último, señor Presidente, hoy se abre una oportunidad para que los locales de barrio que llevan adelante la venta minorista, de cualquier rubro, sean compensados con el cierre temporal del gran gigante, de la cadena de negocios que se instaló a cinco cuadras.

Hablamos del Bicentenario, de la chilenidad, de las tradiciones. ¡Pero qué más tradición que esos pequeños locales de expendios, muchos de los cuales, con el correr de los años, se han ido empobreciendo y han debido cerrar como consecuencia de la instalación de grandes cadenas de supermercados!

En definitiva, opino que esta es una tremenda oportunidad para hacer justicia; que el fantasma del desabastecimiento no existe; que podemos hacer un pequeño gesto a trabajadores que claramente se hallan discriminados en el artículo 38 del Código Laboral, porque no se les puede conceder, entre otras cosas, el derecho al descanso dominical, inserto en un sistema que, lejos de lo que hemos expresado acá, debiera ser objeto de un gran esfuerzo nuestro para modificarlo.

Por todas las razones expuestas, hoy, mañana, cuando sea, apoyaremos la irrenunciabilidad de los dos días propuestos.

He dicho.

El señor GÓMEZ ( Vicepresidente ).- Tiene la palabra el Honorable señor Pizarro.

El señor PIZARRO.- Señor Presidente , sin duda, este debate nos abre la oportunidad de hacer un análisis un poquito más profundo sobre lo que son hoy día los derechos de los trabajadores en Chile y la realidad que se vive en el mundo laboral.

No resulta admisible que en las instancias del Congreso, del Ejecutivo o del sector privado se planteen el tema de los trabajadores y el del tipo de empleo que tenemos en nuestro país únicamente cuando se registran accidentes como el de los mineros de Atacama; o solo cuando estamos ante una situación excepcional, como la del Bicentenario, o exclusivamente cuando se discute acá si se pone término o no al trato discriminatorio que sufren numerosos trabajadores.

¿Qué estamos discutiendo hoy acá?

La cuestión de fondo no radica en si abrirán o no los supermercados o en si algunas personas podrán comprar pan o no y si con eso se va a producir un problema de desabastecimiento.

"No solo de pan vive el hombre", reza una máxima bíblica muy importante.

Y lo digo en serio. Porque lo que está detrás aquí -para señalar las cosas por su nombre- es que nos hemos ido acostumbrando a que el país y todos funcionemos en términos del consumo y de los intereses de los grupos económicos, a los cuales les importa vender y que la gente compre, sin reparar en los horarios, ni en los días, ni -y esto es lo más grave- en las condiciones en que trabajan sus empleados para que ellos puedan vender.

Eso estamos discutiendo esta tarde, señor Presidente.

El asunto no es como ha dicho el Gobierno, de manera indirecta: "Votemos primero el proyecto relativo al 19 porque, si lo aprobamos, no nos pronunciamos sobre el atinente al 19 y al 20. Porque a lo mejor con un día pasamos, zafamos".

Para mí, la cuestión de fondo no es esa, sino si se discrimina o no a los trabajadores del comercio respecto a un feriado excepcional de cuatro días que acordó este Congreso Nacional. No se trata de un día, de algunas horas más o menos.

La cuestión estriba en si los trabajadores dependientes del comercio pueden tener los mismos derechos que los funcionarios del Senado o los del Gobierno, de cada uno de los Ministerios.

Eso estamos discutiendo: si los empleados de aquel sector en comento pueden acceder a iguales derechos que los trabajadores de las minas, o que los del ámbito pesquero, o que los de cualquier tipo de industria, o que los de una universidad, o que los profesores, etcétera.

¡Los trabajadores del comercio no tienen los mismos derechos!

En consecuencia, la cuestión no reside en si se otorga un día más o un día menos, sino en si a ellos les asiste el derecho a hacer lo que el 98 por ciento de los chilenos para una festividad tan importante como la de Fiestas Patrias: estar con su familia.

No debemos olvidar, señor Presidente , que 60 por ciento de quienes laboran en el comercio son mujeres. Y yo les aseguraría que casi la mayoría son jefas de hogar y el sostén de su familia. Y les aseguraría, por la forma como se trabaja en este país, que no disponen de tiempo para ver a los suyos, para desarrollarse con sus hijos, para el esparcimiento, para la recreación o para la cultura.

Entonces, la pregunta es por qué algunos tenemos derechos, y otros, no.

Me parece que tal es la materia de fondo en esta discusión, y no si se va a romper la cadena y los supermercados, al no abrir sus puertas, perjudicarán a la gente más modesta como se ha sostenido acá.

¡Por favor! ¡Si la gente más modesta de este país no pasa metida en Ripley, no entra a Falabella Modas, no consume en el Líder del sector oriente!

La gente más humilde de Chile compra donde puede, donde le sale más barato y donde está más cerca: no se halla en condiciones de ir a los locales donde se exacerba al máximo el consumo.

Yo le preguntaría a uno de los señores Senadores que me antecedieron en el uso de la palabra si la gente modesta no se encuentra también entre los dependientes del comercio.

Porque imagino que todos conocemos las condiciones en que laboran esas personas y sabemos cuánto se les paga.

Ahora, a propósito de la crisis, ¿qué hicieron los grandes grupos económicos del sector del retail, los supermercadistas? Les rebajaron los ingresos a sus trabajadores. ¿Cómo? Disminuyeron sus horas semanales: de 45, a 40. Les pagan menos, y no solo por las horas trabajadas, sino además por concepto de comisiones.

Yo quiero consultarles a los señores de los grupos económicos que se encuentran tan preocupados de este asunto si a raíz de la recuperación económica que está experimentando nuestro país, que es muy relevante, ya les subieron los sueldos a sus trabajadores; si ya renegociaron las comisiones; si ya restablecieron las 45 horas semanales, en vez de las 40.

¡Sabemos que no es así!

¡Por Dios! ¡Dos días, cada cien años, para que, de manera irrenunciable, los trabajadores en comento queden libres y puedan estar con sus familias!

Por lo demás, entiendo que los propios empleados del comercio, consultados a través de encuestas donde se decía "¿Qué quieren: trabajar y ganarse unos pesos más o tener la garantía de un día festivo, un día feriado, un día libre?", su respuesta fue clara y precisa en el sentido de que preferían recibir un poco menos de lo poco que ganan, pero contar con la oportunidad de compartir con su familia.

Ahora, aunque a algunos no les guste, al menos para nosotros la familia sigue siendo un pilar fundamental de la sociedad chilena. Y hace rato que, con las medidas que a veces tomamos, mirando solo el bien de unos pocos, o el consumismo, o la competencia, o porque únicamente importa cuánto se gana y no lo que se es, día a día estamos destruyendo la familia y los valores más profundos en que ella debe fundarse.

Me parece que por lo menos, con motivo del Bicentenario, a miles de familias debemos darles la mínima posibilidad de compartir, de recrearse, de celebrar como corresponde y de hacerlo en su entorno más directo.

Esas son las razones por las cuales voy a votar a favor de la irrenunciabilidad de los feriados de los días 19 y 20 de septiembre, señor Presidente.

--(Aplausos en la Sala y en tribunas).

El señor GÓMEZ ( Vicepresidente ).- Señor Diputado , debo hacerle presente que en la Sala del Senado rigen normas distintas de las de la Cámara Baja. Entonces, le pido por favor que las respete.

Lo mismo le solicito al público que se halla en las tribunas.

¡Si, aplaudan o no, el resultado van a conocerlo al final, luego de la votación!

Tiene la palabra la Honorable señora Pérez.

La señora PÉREZ ( doña Lily).- Señor Presidente , he seguido con mucha atención el debate, y considero que la señal que demos hoy en el Senado será muy importante.

Comparto lo dicho por algunos colegas en el sentido de que el domingo debería ser el día de la familia y, como norma general, tendría que estar cerrado el comercio, entre otras cosas.

En último término, los hábitos hacen las conductas de las personas.

A mi parecer, es entendible que en nuestro país, donde existen doce feriados, tres de ellos sean irrenunciables para el comercio por una única vez, con ocasión del Bicentenario.

Porque es por una sola vez, señor Presidente. No nos perdamos en eso.

A mí me asiste la absoluta convicción de que es posible cambiar los hábitos de las personas. Y confío en que la dueña de casa sabe perfectamente cuándo y cómo puede ir a comprar los productos que necesita. Pero no me parece positivo que, si el Parlamento aprobó dos días feriados, no determinemos que ambos sean irrenunciables, en los términos previstos.

Este año ha sido muy fuerte lo del Bicentenario, en todo aspecto. Desde el Gobierno, desde el propio Congreso, desde los distintos Poderes, se ha hablado bastante sobre él. Pero creo que a ese acontecimiento hay que darle mucho contenido. Y -reitero- estoy convencidísima de que, si ya se aprobaron dos días feriados, ambos deben ser irrenunciables, comercio incluido.

Y creo que el asunto no debe ser visto como una cuestión de posiciones políticas, sino personales, finalmente.

Pero, como mujer, además, pregunto cuánta gente del comercio tiene libre un martes, por ejemplo. Ese día los hijos se hallan estudiando o uno de los integrantes de la pareja se encuentra en el trabajo. ¿Se puede compartir realmente con la familia? No es posible.

Por lo tanto, estoy convencida de que apoyar en esta ocasión los dos feriados irrenunciables significa hacer algo positivo y constituye un buen gesto, también, para la familia chilena y, sobre todo, para nuestras mujeres.

He dicho.

--(Aplausos en tribunas).

El señor GÓMEZ ( Vicepresidente ).- Formulo la última advertencia al público asistente. Le pido mantenerse en silencio, escuchar el debate y no obligar a tomar una medida que no deseamos.

Tiene la palabra el Honorable señor Rossi.

El señor ROSSI.- Señor Presidente , iba a partir por manifestar que esperaba poder transmitir el mensaje del Diputado señor Aguiló , pero veo que este se fue.

Si bien es cierto que comparto el espíritu de lo expresado por la Senadora señora Lily Pérez , estimo que la materia que nos ocupa es, asimismo, de alguna manera política. Porque si el Honorable señor Allamand plantea que en la discusión de julio recién pasado la Concertación no habría apoyado las mejoras salariales de los trabajadores del comercio, pienso que debemos mejorar la memoria, ya que las reformas laborales -y con todas las insuficiencias que exhibe el Código del Trabajo- las ha impulsado siempre dicha coalición. Recordemos que le echaron la culpa a modificaciones de esa índole cuando Ricardo Lagos le ganó a Joaquín Lavín . Y no fuimos nosotros los que recurrieron al Tribunal Constitucional por el concepto de "empresa", a partir de la Ley de Subcontratación. Tampoco fuimos los que no quisieron aprobar la sanción penal a quienes incumplan las normas laborales con resultado de muerte cuando se registran accidentes del trabajo. Desde ese punto de vista, podríamos dar mil ejemplos del compromiso que hemos mantenido los socialistas y la Concertación en los aspectos laborales.

Estaba leyendo "La Segunda" de hoy, y, por eso, sostengo que este es un tema de alguna manera político y que tiene que ver con qué intereses uno defiende en el Congreso. Como ejemplo de aquellos que pueden propugnar algunos, el gerente del Líder afirma que la medida en estudio "es la mejor manera de arruinarles la fiesta del Bicentenario a los chilenos". Lo que quiere decir es que los que apoyemos la irrenunciabilidad de los dos días feriados estaremos echándoles a perder la vida. Y me parece que quienes nos acompañan en las tribunas piensan exactamente todo lo contrario, al igual que los 9 mil 500 funcionarios que participaron de la encuesta mencionada por el Senador señor Quintana . Tampoco quedará vacío el bolsillo del Líder: va a dejar de ganar un poquito. Entonces, no expongan que los que votemos a favor estaremos provocando un daño muy grande a la gente modesta, porque eso no lo cree absolutamente nadie.

Lo que aquí se halla en juego, por lo tanto, es qué intereses uno viene a defender -repito- al Congreso Nacional. Y, claramente, nosotros vamos a resguardar el derecho de los trabajadores, como siempre. Si se disponen dos días feriados adicionales, lo que corresponde es que todas las personas y todo el sector laboral pueda gozar de ellos, que se otorgaron porque las fechas son excepcionales.

En consecuencia, lo que también se halla en juego en la votación es la igualdad de los trabajadores, la ausencia de discriminación, el que no existan funcionarios de primera categoría y otros de segunda, y sobre todo en un sector como el comercio, donde se registran severas distorsiones que aquí se han dado a conocer. Acuérdense Sus Señorías de quiénes fueron los que defendían a los empresarios del retail cuando sacamos lo de la semana corrida. No asumieron esa actitud ni la Concertación ni sus Ministros del Trabajo . Y no somos nosotros los que estamos frenando hoy día el proyecto que modifica el concepto de "empresa" y apunta a poner fin al abuso de los RUT múltiples.

En ese sentido, entonces, juzgo que es preciso ser coherente. Nosotros vamos a votar a favor de los dos días feriados irrenunciables. Creo que ello tiene que ver con la dignidad de los trabajadores, con su igualdad.

También me llama la atención que la Derecha siempre hable mucho de la familia: "se requiere protegerla", "es el núcleo fundamental de la sociedad", pero que cuando esa materia toque el bolsillo de los grandes empresarios y los grupos económicos, ahí la familia caiga en el olvido y pase a ser secundaria.

En virtud de estas consideraciones, voy a pronunciarme a favor de los dos días feriados irrenunciables.

El señor GÓMEZ ( Vicepresidente ).- Tiene la palabra la Honorable señora Rincón.

La señora RINCÓN.- Señor Presidente , la cuestión en debate debimos haberla resuelto hace ya un buen tiempo, cuando tratamos los feriados del Bicentenario. En ese momento se presentó la ocasión de establecer no solo el 18 de septiembre como irrenunciable, sino también de agregar derechamente el 19, sobre la base de una actitud generosa y comprensiva de parte del Ejecutivo. No hubo espacio para ello. Y finalmente hemos llegado a la presente discusión, que muestra lo mejor y lo peor de nosotros.

Primero, señor Presidente , deseo que me permita saludar, por su intermedio, a los trabajadores y dirigentes sindicales que nos acompañan en las tribunas, los que han venido a escuchar en el Senado las opiniones de los representantes de la ciudadanía respecto de la iniciativa que declara feriados irrenunciables, por una sola vez, los días 19 y 20 de septiembre próximos.

Hace unas semanas, como decía, se aprobó el proyecto de ley que declara feriados el 17 y el 20 de septiembre, con motivo del Bicentenario de la República . Fui, desde el principio, una de las promotoras de la idea, por creer que era una buena opción para celebrar con unidad y en familia una fecha tan importante para los chilenos y en consideración de ser este el año de la tragedia vivida con ocasión del terremoto y del tsunami del 27 de febrero. Afortunadamente, contamos con el apoyo de la gran mayoría de los Senadores y pudo despacharse, para convertirse en ley, una propuesta que me parecía coherente y beneficiosa para todos.

Con posterioridad a esa decisión, Diputados de la Concertación presentaron dos mociones, que declaraban irrenunciables el feriado del 19 de septiembre y los del 19 y del 20 del mismo mes, respectivamente, buscando que la celebración de las Fiestas Patrias se extendiera, como había sido el ánimo del legislador, a miles de trabajadores, especialmente los del comercio, que debían laborar en esos días.

Cuando discutimos en la primera oportunidad, el gran argumento que esgrimimos las Senadoras y Senadores fue la posibilidad de que todos los trabajadores pudieran descansar en esos días, estar con sus familias y celebrar el Bicentenario de nuestra patria. Posteriormente reparamos en que los del comercio no podrían hacerlo, porque se encuentran obligados a desempeñarse conforme a los sistemas de turnos y descansos que los rigen de acuerdo a la legislación laboral.

Quisiera centrar mi análisis, no en la discusión económica acerca de la declaración de ambos días como irrenunciables, sino más bien en la dimensión humana que involucran los intereses de los más pobres, de los trabajadores del comercio, del agro y de subcontratistas en el Maule Sur y en todo el país, quienes no son dueños del capital, sino cuyo único bien, por el contrario, es el producto de sus manos. A ellos me interesa representar en la discusión en el Congreso.

Uno de los pilares fundamentales de la Constitución y del Derecho del Trabajo es el principio de igualdad, el cual reviste trascendencia en la protección y equidad al interior de las relaciones laborales y concreta en este ámbito la justicia distributiva, es decir, el dar un trato igual a aquellos que se encuentren en una posición similar. En el Congreso se ha avanzado decididamente en materias vinculadas a ese aspecto. Hace unos años se aprobó la ley que prohíbe la discriminación en las remuneraciones de hombres y mujeres, avanzándose decididamente en reconocer la figura de la "ciudadanía en la empresa", lo que es posible percibir hoy con claridad en el Código del Trabajo y la normativa constitucional.

El principio mencionado, que cruza nuestro ordenamiento de manera transversal, es lo que estamos poniendo en entredicho hoy. ¿Podemos decir, en pleno siglo XXI, que existen trabajadores de primera y de segunda categoría, como hace cien años, para el Centenario ? Al parecer, la respuesta es que sí. Se registran claras deficiencias en nuestra legislación laboral, determinantes de que, muchas veces, en una misma empresa haya personal de planta y otro, subcontratado, que gana 50 por ciento menos. En algunas de ellas, mientras un sector negocia colectivamente y puede acceder a buenas remuneraciones, otro ni siquiera tiene la posibilidad de almorzar en condiciones dignas. ¡Para qué referirse a los subterfugios legales que utilizan grandes empresas ante la posibilidad de la constitución de un sindicato que dinamice la organización de los trabajadores y logre, por tanto, mejoras en sus relaciones laborales y sus ingresos!

Hoy, en el editorial de un influyente diario de Santiago se mencionan -no sé a cuántos les pasó inadvertido- "los graves daños" que provocaría el proyecto que modifica el concepto legal de empresa y que aprobamos después de llegar a un acuerdo con los Senadores de Gobierno. Se expresa que "La iniciativa, que pretende defender a los trabajadores de supuestos abusos, afecta la libertad de emprendimiento y la capacidad del empresario para organizarse de la manera más eficiente".

Lo anterior dice relación a la idea de terminar con los RUT múltiples.

En la Comisión de Trabajo recibimos a los representantes del sector laboral -por cierto, también a los empresarios- y conocimos de primera mano los evidentes abusos que cometen las empresas al dividir a su personal entre diversos RUT, desconocer los descansos dominicales y buscar la atomización de la agrupación sindical para impedir que aquel se organice.

El gerente de una de las más grandes empresas de retail del país, la cual aparece todos los semestres en los listados que la Dirección del Trabajo prepara de aquellas que incurren en prácticas antisindicales, señaló que aprobar los feriados que nos ocupan "es la mejor manera de arruinarle la fiesta del Bicentenario a los chilenos", recurriendo a los típicos cantos de sirenas que emplean algunos cuando se acogen proyectos de ley favorables a los trabajadores.

Quisiera consignar que la mejor manera de arruinarles a los chilenos el feriado del Bicentenario es obligar a laborar a más de un tercio de los trabajadores cuando el resto descansa. Eso genera tristeza, rabia, pero, sobre todo, desigualdad, frustración e impotencia.

La iniciativa en debate viene a ratificar un principio básico del derecho internacional, de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de nuestra Constitución y del Código del Trabajo: el de igualdad, que debemos propender a cautelar en el Senado. En estas Fiestas Patrias, tan importantes para Chile, se requiere que el derecho a descansar sea ejercido no solo por un cierto número de trabajadores, sino también por todos. La idea que tuvimos, como legisladores, cuando aprobamos el proyecto de ley que declaraba feriados los días 17 y 20 de septiembre, además del 18 y del 19, ya establecidos, era otorgar un descanso a las familias, generar un espacio para reflexionar acerca del momento que estamos viviendo como país y celebrar de buena manera una fecha tan relevante.

En mi calidad de Senadora de una de las zonas afectadas por el terremoto, mucha gente me ha señalado la imposibilidad de juntarse que han enfrentado numerosas familias que viven en ellas. Ocurrido el sismo, una gran cantidad de personas viajaron desde todos los rincones del territorio nacional para ver a sus parientes. Una vez que conocieron las condiciones en que estos se encontraban, volvieron a sus respectivas Regiones, y hasta el día de hoy no han tenido un fin de semana lo suficientemente largo para poder reencontrarse con sus seres queridos.

Estoy convencida de que hoy haremos un acto de justicia. El proyecto que aprobamos para disponer los dos feriados apuntaba a que TODOS los trabajadores disfrutaran de días libres para compartir con sus familias luego de la tragedia registrada en nuestra patria. ¡Aprobar el 19 de septiembre como feriado irrenunciable es bueno! ¡Aprobar el 19 y 20 de septiembre como feriados irrenunciables es digno de la celebración de un bicentenario de la República!

Como Concertación -y me sumo a la petición formulada por el señor Presidente de la Comisión de Trabajo-, nos encantaría conocer la opinión del Gobierno en esta materia. Hasta ahora no hemos escuchado, curiosamente, al Primer Mandatario , en circunstancias de que siempre emiten un juicio este y su vocera.

Ignoro cuántos de mis Honorables colegas, cuando van a comprar tarde, en las noches, a los supermercados, se detienen a conversar con quienes atienden en las cajas, donde las mujeres son más numerosas que los varones. ¡Cuánto dolor se observa en sus miradas por no tener el tiempo suficiente para compartir con sus familias!

El proyecto es un merecido reconocimiento a la labor que chilenas y chilenos realizan día tras día. Constituye, también, la forma en que podemos reivindicarnos los Senadores que intentamos mejorar el ingreso mínimo, por cuanto creemos que aún no es posible afirmar que el nuestro es un país con igualdad, con oportunidades, que celebra su bicentenario con grandeza.

Por ello, como una mínima consideración al esfuerzo de estos compatriotas, especialmente de aquellos que se desempeñan en sectores donde las condiciones laborales no son las mejores, votaré a favor de que los días 19 y 20 de septiembre sean declarados feriados irrenunciables.

El señor GÓMEZ ( Vicepresidente ).- Tiene la palabra el Honorable señor Letelier.

El señor LETELIER.- Señor Presidente , sin perjuicio de la iniciativa en análisis, si se tuviera que calificar las condiciones en que se desempeñan los trabajadores del comercio o emitir un juicio sobre el marco legal que los acompaña, sería preciso partir reconociendo que no son privilegiados, sino que, por el contrario, muchas veces se desenvuelven en forma sumamente precaria; que padecen de preferencia el fenómeno de los múltiples RUT empresariales y se ven más perjudicados, en consecuencia, en su derecho a organizarse y negociar, y que solo después de bastante debate se logró que descansaran dos domingos al mes.

He presentado un proyecto de ley -sé que es discutible por las mismas razones que aquí se han esgrimido- para que tengan derecho a descansar todos los domingos. A Chile no le pasaría absolutamente nada al cambiar la lógica del consumismo por otra de defensa de la familia y del descanso, tal como ocurre en la gran mayoría de los países desarrollados.

Constituyen un sector cuya modalidad de remuneración, de un sueldo base en ocasiones ridículo, más comisiones, fue posible cambiarla con mucha polémica, porque hubo algunos que en determinado momento se olvidaron o no se dieron cuenta de que la normativa legal correspondiente también contemplaba la demanda del pago proporcional del séptimo día que se les robó durante tanto tiempo.

Estamos haciendo referencia, entonces, a un grupo de trabajadores que partió con una tremenda inestabilidad y cuya situación, en comparación con otros, mantiene esa característica. Y lo que estamos discutiendo hoy día es si debe existir igualdad ante la ley.

Caer en la controversia de si habrá o no desabastecimiento me parece ridículo, con todo respeto. Cualquiera de nosotros se puede programar perfectamente para cubrir sus necesidades durante tres o cuatro días, al igual que un grupo familiar. Y los negocios de barrio no cerrarán.

El señor LAGOS.- ¡Incluidos los de Zapallar!

El señor LETELIER.- Así es.

El punto no radica en si se registrará una situación de descalabro económico, de tremendas pérdidas. No. Se trata de un debate valórico: el consumismo frente al derecho de los trabajadores. ¡Porque algunos inquirieron qué van a hacer las pobres familias si no pueden ir a pasear al mall un día feriado por el cierre! ¡Qué va a pasar con ellas! La cuestión se relaciona con qué queremos como sociedad.

Ayer me enteré, con tristeza, que un niño se suicidó producto del bullying que sufría en su colegio. La realidad es que 60 por ciento de los trabajadores del comercio son mujeres que, muchas veces, no tienen tiempo para estar con sus hijos. ¡Apenas los ven! ¡Apenas pueden compartir con ellos por el régimen laboral a que se hallan sometidas!

La pregunta de por qué se verifica el abandono de los niños, por qué se genera este tipo de fenómeno, encuentra una respuesta en que nuestra cultura está privilegiando más el consumismo que los valores de la familia, que el derecho al descanso, que la igualdad ante la ley. Y es aquí donde se pone a prueba la participación en un debate, no económico, sino valórico de fondo.

Se pueden inventar muchos otros argumentos, pero la interrogante es: ¿ sí o no a la igualdad ante la ley?

Todos los que intervenimos en esta discusión vamos a descansar esos días. Todos los que trabajan con nosotros tienen derecho a un descanso irrenunciable. Pero queremos justificar que un grupo de ellos no disponga de esa igualdad ante la ley. ¿Por qué? ¿Porque necesitamos comodidad -como señaló un Senador que me antecedió en el uso de la palabra- para que la gran mayoría de los chilenos podamos ir a comprar?

¡Claro! Con esa lógica, lo que cabría hacer es aplastar a las minorías sobre la base de los intereses de la mayoría. ¡Y justificarlo! Y otros podrían decir: "¡Que los mapuches en huelga de hambre se mueran, porque son una minoría!".

¡Que la mayoría aplaste a la minoría! Porque para eso existe el reino de la mayoría.

¿Qué significa la igualdad ante la ley?

Esta discusión tiene que ver con valores. Y a mí me sorprende que se argumente al respecto desde la dimensión económica, según la cual cada quien defiende los intereses que considera correctos y legítimos.

Nosotros defendemos el derecho que les asiste a los trabajadores, como seres humanos, para descansar igual que el resto de la masa laboral. Y no solamente en el Bicentenario.

Debe haber igualdad ante la ley, sea para un Bicentenario o para otro feriado. Y el año pasado ya efectuamos este debate en la Comisión de Trabajo: si debe haber o no compensación, o si debe haber igualdad ante la ley para actividades que no son estratégicas.

El comercio no es una actividad estratégica. Es cada vez más un negocio financiero, antes que de venta de productos en sí mismo. Y ha obtenido utilidades brutales. Es el sector de nuestra economía y de los grupos económicos que más se ha internacionalizado en los últimos diez años. En efecto, tales grupos se encuentran presentes en Perú, en Colombia, en todos lados. Por eso, no van a perder nada por un día de feriado irrenunciable de los trabajadores.

Por lo tanto, aquí hay una discusión valórica acerca de dos visiones de sociedad.

Señor Presidente , más allá de reconocer lo que han realizado las organizaciones de trabajadores del comercio, la Confederación que las agrupa y sus dirigentes (que desde hace mucho tiempo vienen dando la pelea para que sus representados sean tratados con dignidad); más allá de las dificultades que han debido enfrentar, a veces con amigos de las bancadas de enfrente recurriendo al Tribunal Constitucional o tratando de quitarles algunas de sus conquistas, esta tarde quiero emplazar al Senado a efectuar un debate valórico.

Si todos somos iguales, entonces, que toda la gente tenga derecho a descanso igualitario e irrenunciable el domingo 19 y el lunes 20 de septiembre próximos en la totalidad de las actividades que no sean estratégicas. Y, por cierto, el comercio, el consumo no se puede calificar como estratégico.

Señor Presidente , los Senadores de Renovación Nacional han ejercido su derecho reglamentario de pedir la postergación de la votación. Pero aquí el debate de fondo ya no radica en si el domingo 19 será un feriado irrenunciable -¡eso está garantizado!-, sino en si el Parlamento va a generar un hito de discriminación o uno de igualdad ante la ley.

Insto a los colegas a sumarse a lo expresado por la Senadora señora Lily Pérez, quien sustenta el criterio de la no discriminación; de la igualdad ante la ley.

Espero que todos entendamos que ese es el debate de fondo: la igualdad ante la ley.

Resulta curioso, pero los únicos que cuestionan si debe haber igualdad ante la ley son los que a veces rasgan vestiduras en defensa de la familia. ¡Ahora deseamos saber si son partidarios de que puedan estar todo el fin de semana con su familia las mujeres y los padres con sus hijos, o si solo les otorgaremos este derecho a algunos no más!

Lo que queremos decir al hablar de feriado irrenunciable -y esta es la diferencia con la posición del Senador Allamand- es que ello no tiene precio. No se trata de que a las personas les paguen más por trabajar ese día, ni de que, en razón de sus carencias o necesidades, se les cancele un sueldo y medio o el doble, sino de que se considere como valor superior el descanso de los trabajadores del comercio; el derecho a estar con su familia y a que los traten igual que a los de cualquier otro sector de la economía en Chile.

Anuncio que votaremos favorablemente el proyecto que establece como feriados obligatorios e irrenunciables el 19 y 20 de septiembre, señor Presidente .

El señor PIZARRO (Presidente).- Tiene la palabra el Honorable señor Navarro.

El señor NAVARRO.- Señor Presidente , cuando se toman decisiones siempre es bueno practicar la empatía. Yo tuve la experiencia -no sé si es el caso de otros colegas- de trabajar desde muy niño: desde los 10 u 11 años; y luego, mientras estudiaba en el liceo y en la universidad. Por lo tanto, sé cómo opera el "látigo": cómo es tener un empleador y ser un trabajador dependiente.

Siento que en esta ocasión hay mezquindad en el debate. Estamos discutiendo acerca de un día; de ocho horas. Y la interrogante es: ¿cuántas horas extraordinarias al año trabajadas por el personal no son pagadas por las empresas? ¡Cientos!

Y digo que hay mezquindad en el debate porque, en último término, la pregunta clave debería ser: ¿cuál es el valor de un día de descanso para el trabajador? ¡Inconmensurable! Y, en verdad, su valor es social, no económico. Si lo tradujéramos a números, claramente habríamos perdido el tiempo.

Lo que debemos valorar es su contenido social.

Señor Presidente , las cosas por sabidas se callan, y por calladas se olvidan. Hoy discutimos sobre el otorgamiento de un día feriado. Pero en mayo de 1886, para la masacre de Chicago, cuando 340 mil trabajadores y 5 mil fábricas de Estados Unidos pararon, sus líderes terminaron ahorcados en la plaza pública. ¡Y luchaban por una jornada de ocho horas; por una jornada digna que les permitiera disponer de tiempo para compartir con la familia! Porque en ese entonces laboraban 16 a 18 horas diarias.

Lo cierto es que, de repente, ese tipo de conquistas se van diluyendo.

Hoy, ¿cuántas personas cumplen la jornada de ocho horas en señal de respeto a la conquista, en el siglo pasado, de quienes murieron por defender los derechos de los trabajadores? Por eso digo que tales conquistas se van diluyendo.

El 1° de mayo se celebra el Día Internacional del Trabajo en casi todo el mundo, en recuerdo a la lucha de los mártires de Chicago por ocho horas diarias de labor, ocho para dormir o descansar y ocho con la familia.

Ese es un equilibrio ideal, porque el hombre es un ser integral. Y el dilema es ¿vivir para trabajar o trabajar para vivir?

El señor LETELIER .- ¡Trabajar para vivir!

El señor NAVARRO.- Trabajar para vivir, no vivir para trabajar.

En definitiva, pedimos racionalidad, humanidad.

¡En la prensa no hay espacio para este debate! Y me alegra que podamos hacerlo aquí. Porque cuando se declara una huelga no hay lugar para esta noticia en los medios de comunicación. Ni Falabella, ni Ripley, ni las grandes empresas del retail aceptan que se publique ni una sola nota sobre el asunto. Por ende, los trabajadores se quedan solos en este tipo de movimientos, sin posibilidad alguna de que su conflicto sea conocido, ya sea por falta de difusión o por cualquier otro motivo.

Por ello, entendiendo que el presente debate no es económico sino social, en realidad el Bicentenario no puede caracterizarse solo por obras, puentes, etcétera. No se debe reducir todo a "lucas".

El espíritu del Bicentenario -es lo que quiero rescatar, señor Presidente - tiene que ver con las ideas que le dieron la independencia al país: libertad, autonomía, patria. Y no con las obras; no con cuánto perdemos o cuánto ganamos.

El propósito de los héroes de la patria fue crear un Chile con igualdad para todos.

¡Ese es el valor del Bicentenario! ¿Pero quién lo explicita? Nos limitamos a discutir la construcción de los edificios Millenium y Titanium, un puente u otras obras.

Reitero: el Bicentenario debe rescatar las ideas, los principios, los valores de quienes nos dieron la libertad; de quienes lucharon y entregaron su vida porque hoy día nuestra nación sea independiente.

Sin duda, debemos luchar por los derechos de los trabajadores, no solo en esta ocasión sino de manera permanente. Ahora estamos procurando otorgarles una migaja: ocho horas adicionales de descanso. Y cuando analizamos el proyecto que igualaba el sueldo base al ingreso mínimo se buscaron mil triquiñuelas y se terminó con la semana corrida diluida por diversas artimañas que utilizaron muchos empleadores.

La iniciativa en examen es nítida, clara: concede ocho horas de feriado a los dependientes del comercio; un día completo para compartir con la familia.

Nosotros hemos estado constantemente a favor de los trabajadores. Sin embargo, yo me siento en deuda; la Concertación quedó en deuda con ellos. Espero que el actual Gobierno -presidido por un empresario- avance también en los derechos que les corresponden y no solo en los del sector que representa.

Cabe señalar que los dictámenes de la Dirección del Trabajo han intentado eliminar el derecho a la semana corrida, aunque los tribunales les han dado razón a los trabajadores.

Me asalta una sola duda, señor Presidente (entendiendo que aquí no estamos debatiendo sobre derechos infinitos de los trabajadores, sino con respecto a una porción del año, para su merecido descanso): los panaderos han planteado legítimamente su opinión.

Por lo tanto, deberemos analizar qué hacer para que la gente disponga de pan, y este no falte. Existirán miles de formas de organizarse a fin de evitar lo que aquí se planteó. Tendremos que estudiar cómo proveer de ese alimento a los hospitales, a los hogares de ancianos, en fin. Se requiere de organización, disciplina, constancia. Pero es posible lograrlo.

A veces, uno considera a los trabajadores solo en cuanto tales. Pero también son vecinos, padres, abuelos, apoderados, deportistas. En definitiva, seres humanos integrales. Y, en este sentido, las horas de descanso por las que aquí estamos luchando serán dedicadas a lo que ellos decidan libremente.

¡Hoy día tenemos la oportunidad de hacer justicia con respecto a los derechos de quienes laboran!

Votaré a favor de que los días 19 y 20 de septiembre sean feriados, porque creo que los trabajadores de mi patria se lo merecen. Este ha sido un año tremendamente difícil, agobiante: ha habido terremoto, maremoto. ¡Chile se merece un respiro!

En verdad, el debate acerca de cuánto cuesta un feriado no puede darse solo en función de las cifras de ventas y utilidades de algunas cadenas de retail, sino por los beneficios que conlleva para cientos de miles de trabajadores del comercio en orden a tener la oportunidad de compartir con su familia.

Y a ellos les pido, si aprobamos esta iniciativa legal -como espero que ocurra-, que dediquen este tiempo a los suyos. Tal vez, la recomendación no sea muy buena porque en la clase política, a veces, hay poca preocupación por la familia.

De verdad, creo que vale la pena dar esta pelea para que los trabajadores tengan la posibilidad de brindarle este descanso a su familia, y, además, para que podamos iniciar, en el año 2010, el debate acerca de los derechos que no hemos tocado y que se hallan pendientes.

Se equivoca el que piensa que con generar esta discusión y votar por un día de feriado más se cumple el compromiso de seguir luchando por los derechos de aquellos.

Tenemos una deuda pendiente enorme, por cuanto hay un grave desequilibrio, que se refleja en la "ley del embudo": la parte ancha para el empresario y la angosta para el trabajador. No todos los empleadores, pero sí una mayoría poderosa, hace uso y abuso de la concentración económica que observamos cada día.

Me pronunciaré a favor, señor Presidente, de que se declaren feriados los días 19 y 20 de septiembre, pues pienso que los trabajadores se lo han ganado, ya que han cumplido con su deber.

Las empresas del retail obtienen millonarias utilidades. No serán más pobres con un día menos de venta. Los dependientes del comercio llegarán con más ganas de laborar, y seguirán luchando por sus derechos. Y el empleador deberá entender que cuando descanse con su familia, los hombres y mujeres que trabajan para él -gracias a quienes logró alcanzar su fortuna- también lo harán. Por un día serán iguales: todos descansarán.

Eso es lo que pedimos: una oportunidad para esos trabajadores y para Chile, que han tenido un año difícil.

Anuncio que votaré a favor de que sean feriados el 19 y el 20 de septiembre, porque ellos se lo merecen. Es insuficiente, pero se lo han ganado.

¡Patagonia sin represas!

El señor PIZARRO (Presidente).- Tiene la palabra la Honorable señora Alvear.

La señora ALVEAR.- Señor Presidente, los Senadores que me antecedieron en el uso de la palabra han entregado un conjunto de argumentos.

Sin embargo, me parece importante destacar que hemos legislado en numerosos aspectos -considero que todavía faltan muchos- relacionados con el fortalecimiento de la familia, con la generación de mayores vínculos entre padres, madres e hijos.

A diario, nos golpean situaciones de violencia intrafamiliar, de femicidio, de maltrato infantil. Evidentemente, en nuestra sociedad se está pidiendo a gritos -así lo dicen los jóvenes- que exista capacidad de comunicación entre padres e hijos. Y eso no se construye a partir de los 15 ó 16 años, sino desde el instante en que se nace.

Por ende, señor Presidente , creo esencial poner este punto en el debate al momento de resolver este proyecto. Porque cuando converso con trabajadores del comercio, del retail, me amarga -y lo digo con todas sus letras- que no se esté respetando la primera normativa laboral de nuestro país: la llamada "Ley de la Silla". ¡No se respeta!

Invito a todos los aquí presentes a que recorran los distintos establecimientos comerciales y observen a las vendedoras: ¡no tienen derecho a silla y permanecen horas y horas de pie! ¡Y, además, se las autoriza solo por determinado tiempo para ir al baño!

Y así como hemos visto casos dramáticos de trabajadores del Transantiago que usan pañales, porque no tienen posibilidad de ir al servicio higiénico, hay cajeras de supermercados que sufren la misma situación: ¡deben utilizar pañales!

Con lo anterior, señor Presidente , quiero destacar que nuestros trabajadores merecen que se cumplan realmente las leyes laborales, sobre todo en un año tan especial como el del Bicentenario (no se trata de cualquier fecha; hay celebraciones y la televisión exhibe muchas imágenes de lo que significa este acontecimiento).

En verdad, no existen normas iguales para todos los trabajadores, en particular para los dependientes del comercio, quienes en muchos casos lo pasan muy mal, así como en otros tienen mejores condiciones, pues no todos los empresarios son iguales.

Creo que en el año del Bicentenario todas y todos tenemos el derecho de celebrar, de festejar en familia, de disfrutar lo que esto significa.

Finalmente, deseo manifestar que la mayoría de las trabajadoras del comercio son mujeres jefas de hogar -así lo indican las últimas cifras-, que están solas a cargo de sus hijos.

Entonces, ¡cómo no vamos a ser capaces de procurar que ellas puedan disfrutar las Fiestas Patrias del Bicentenario tranquilamente con sus hijos, sin tener que correr entre el trabajo y la casa!

Por tales motivos, anuncio que votaré, con entusiasmo, a favor de los cuatro días de feriado que merecen los trabajadores del comercio.

He dicho.

El señor PIZARRO (Presidente).- Tiene la palabra el Senador señor Patricio Walker.

El señor WALKER (don Patricio).- Señor Presidente , creo que a todos nosotros -a veces más, a veces menos- nos ha tocado constatar situaciones de abuso laboral.

Por ejemplo, cuando era Diputado por un distrito de la Región de Coquimbo, me llamó bastante la atención conocer las condiciones en que trabajaban las temporeras: muchas de ellas no tenían baños químicos ni comedores; se las trasladaba en camionetas totalmente inseguras, y algunas resultaban afectadas de manera muy importante en su salud por los plaguicidas.

Y reconozco que esa realidad me impactó enormemente.

En la Región de Aysén -que represento en el Senado-, me ha tocado ver la situación que afecta a personas que ganan el salario mínimo, el cual, en verdad, no les alcanza para nada, porque allá el costo de la vida es 40 por ciento mayor que en la Región Metropolitana.

Pero debo reconocer que lo que más me ha impactado es el caso de los trabajadores del comercio, especialmente de las mujeres.

Y quiero rendir un homenaje al Arzobispo de La Serena , monseñor Manuel Donoso , quien nos abrió los ojos ante la realidad de que las dependientes del comercio disponían en esa época -así lo recuerdo- de un solo domingo de descanso al mes; en los restantes debían trabajar. Ello se amplió después a dos domingos.

Lo cierto es que su situación es dramática.

Conversé con numerosas de esas mujeres, muchas veces en oficinas parlamentarias, en privado, por su temor a las represalias. Y ellas contaban cómo su labor afectaba el vínculo con sus hijos: prácticamente no los veían, no los acompañaban. Todos decimos que las mujeres no descansan en sus casas, pues los domingos tienen que lavar ropa, preparar comida, en fin. Bueno, en el caso que estoy relatando ni siquiera podían compartir con sus hijos, pues debían concurrir a su trabajo.

En consecuencia, tengo la sensación de que la realidad de los dependientes del comercio, especialmente de las mujeres, y en particular de las jefas de hogar, es muy dramática y dolorosa.

Algunos plantean que este proyecto puede tener efectos perjudiciales.

Señor Presidente , acá hay hechos excepcionales no menores.

Primero: los días 18 y 19 corresponden -es bueno repetirlo- a sábado y domingo.

Segundo: se trata de declarar feriado por una sola vez. Estamos hablando del Bicentenario de Chile y no de una norma que se vaya a aplicar todos los años.

Algunos dicen que esta iniciativa va a afectar a los consumidores. Pero estos pueden planificar y prepararse.

Se dice también que el proyecto podría ser populista.

Cuando se plantea esta clase de iniciativas siempre se sostiene que ellas perjudican el crecimiento o el vigor de la economía. ¿Qué señala el IMACEC? Un 7,1 por ciento de crecimiento. O sea, ¡qué vamos a dañar, por Dios! Por fortuna, hoy día el país está recuperando las tasas de la década del 90.

Se afirma igualmente que el proyecto va a afectar al comercio en general. Sin embargo, todos conocemos la realidad del dueño de un almacén o de un boliche de la esquina: le cuesta mucho competir con los grandes supermercados. Por tanto se trata de una gran oportunidad para que empresas familiares y el pequeño comercio obtengan utilidades durante estos días.

Considero relevante este proyecto de ley. Y resulta mucho más importante legislar para la normalidad, para la situación cotidiana, para el día a día de los trabajadores de Chile.

¡Por Dios que estamos en deuda con ellos! ¡Por Dios que tenemos desafíos!

En cuanto al multirrut, todos sabemos que los supermercados recurren a la práctica de dividirse en varias empresas y atomizar a los trabajadores. ¿Para qué? Para que carezcan de fuerza y no puedan imponer, en definitiva, sus condiciones laborales.

La sindicalización; la negociación colectiva. ¡Hay tantos temas pendientes hoy con nuestros trabajadores!

Se ha expresado en la Sala que los empleados del comercio se hallan en situación excepcional, lo cual es cierto. Quienes laboran en empresas sanitarias, en salud, en el comercio, muchas veces trabajan los fines de semana, porque hay que atender al cliente. Sin embargo, también constituye algo extraordinario el hecho de que en los próximos días celebraremos el Bicentenario de Chile. ¡Es una fecha única!

A veces estos debates causan asombro, temor. El otro día vi que en televisión se recordaba que, después de la matanza de la Escuela Santa María de Iquique (acaecida en 1907, si no me equivoco), algunos se asombraban porque personajes, como el entonces Diputado por Curicó Arturo Alessandri , reclamaran por la masacre y el abuso que significaron la muerte de miles de trabajadores pampinos.

De pronto, estos temas siguen causando asombro.

En mi opinión, hay dos conceptos: el de quienes creen en la sociedad de mercado, de los clientes, y el de los que creemos en la sociedad de los ciudadanos, de la gente, en donde los miembros de la familia tienen derecho por ser personas que forman parte de una comunidad y no por la plata que posean.

Por lo tanto, vamos a apoyar con mucha fuerza y entusiasmo este proyecto de ley que establece como irrenunciables los días feriados 19 y 20 de septiembre.

El señor PIZARRO (Presidente).- Tiene la palabra el Senador señor Escalona.

El señor ESCALONA.- Señor Presidente , por todo lo que el debate de esta tarde ha registrado, estimo que, con motivo de esta iniciativa -que es una reparación- resulta incontestable el hecho de que el explosivo crecimiento del sector retail descansa sobre la base de la explotación de los trabajadores.

La Senadora señora Alvear señaló, por ejemplo, la violación y el completo desconocimiento de la llamada "Ley de la Silla". Además, ha sido motivo no de uno sino de varios proyectos de ley lo relativo al denominado "multirrut", eufemismo que ahora se utiliza con el propósito de referirse al abuso cometido para que el mismo empleador contrate a trabajadores mediante razones sociales diferentes, afectando e impidiendo el derecho de estos a la sindicalización. Dicho de otra manera, si los trabajadores del sector comercio, en particular quienes se desempeñan en los grandes centros del consumo de la sociedad actual, los malls, han contribuido a que estos sean posibles ha sido sobre la base del desconocimiento de sus derechos laborales.

En consecuencia, podríamos hacer la siguiente afirmación: si todos los derechos se reconocen con igualdad para festejar lo que el país celebra, también tienen necesariamente que aplicarse a los empleados del comercio, porque una cantidad muy significativa de ellos son mujeres. Y el abuso que se comete en este sector es, además, sexista; ya que va en contra de ellas.

Seguramente no ahora -porque el peso actual de los medios de comunicación, sobre todo los visuales, determina que varios de nosotros seamos conocidos y posiblemente no se registre una situación en algunos malls ante nuestra vista-, pero estoy seguro de que antes más de alguno vio en uno de ellos el abuso cometido por los capataces en contra de las mujeres. En este sector, especialmente, se cometen atropellos de todo tipo contra las representantes del sexo femenino, que incluso afectan su dignidad.

En el Congreso Nacional se han realizado muchas discusiones sobre la necesidad de que el país responda a la civilización actual y de que se traten los temas de la llamada "modernidad". Y, efectivamente, los malls por momentos nos llevan a un mundo que pensábamos no ver en nuestra generación, sino en el futuro: la tecnología de punta, la cibernética, las pantallas, la transmisión de millones de imágenes en milésimas de segundo. Pareciera que allí estuviéramos en un mundo de la ciencia ficción, que coexiste con las más pésimas y horrendas condiciones laborales.

Seguramente vamos a aprobar -ojalá- un proyecto sobre reparación que, en rigor, agrega un día feriado, porque es un dato de la causa que en sábados y domingos no se respetan los derechos de estos trabajadores. Estamos hablando del derecho a no trabajar el lunes 20, derecho que, por cierto, va a tener una enorme cantidad de ciudadanos.

Todos sabemos qué sucederá. Los medios de comunicación ya se preparan. Las cámaras de televisión se van a instalar en el peaje de Angostura para informar acerca de la cola de vehículos que seguramente será de 10, 20, 30, 40, 50 kilómetros; no sé cuántos kilómetros en realidad. Y se hablará de que no se puso el tag; de que, una vez más, el problema no se resolvió; de que quienes salieron a descansar estuvieron 5, 6 ó 7 horas en la carretera, y de que tal atraso del país significó perder el descanso de los días anteriores.

Todos lo sabemos.

Pero ese mundo está cerrado para los trabajadores del comercio. Es decir, ¡ni siquiera pueden tener la molestia de estar un día en la carretera esperando para pasar por el peaje...! ¡Esa es la verdad! Porque el sistema laboral les impide descansar el sábado y el domingo.

O sea, no se trata solo de esta vez, sino de que en todas las oportunidades carecen de la posibilidad de acceder al descanso al que hoy por fortuna accede una parte muy significativa de nuestra sociedad.

Señor Presidente , por encontrarse casualmente en la Sala el Ministro de Educación, don Joaquín Lavín -en su momento, en 1999, fue el líder de lo que se llamó en aquella época la "UDI popular"-, quiero apelar a él para que pueda convencer a las bancadas oficialistas que voten a favor del proyecto en debate.

El país no se va a quebrar, el crecimiento no se va a detener. Los grandes dueños del retail no van a perder parte de sus enormes rentabilidades. Por el contrario, el país ganará un trozo importante de dignidad para una parte de los suyos y para sí mismo, al reconocer que un derecho para unos debe ser para todos.

El señor PIZARRO (Presidente).- Tiene la palabra el Senador señor Lagos.

El señor LAGOS.- Estamos discutiendo por segunda vez en el Senado lo referente a los feriados desde la perspectiva del Bicentenario. En la primera oportunidad, se trataba de definir si dar un solo día o dos. Y, a pesar de lo que sostuvieron buena parte del oficialismo y del Gobierno, el Parlamento acordó dos feriados extras.

Y lo que se debate ahora implica un mínimo de coherencia. Si ya hay dos feriados -si me permiten la expresión coloquial-, "hagámosla completa": permitamos que todos los tengan y no excluyamos a los del comercio.

Y lo que se está discutiendo acá no es la irrenunciabilidad a esos feriados. Esto tiene una razón importante y de fondo y es cien por ciento valórica y política. Porque cuando no hay irrenunciabilidad en los derechos laborales, en la gran mayoría de los casos no se respetan ni se observan. Cuando el derecho laboral es renunciable, opera el mercado: "Si no te gusta, te vas".

Por eso, ciertos derechos son irrenunciables, como el postnatal y otros esencialmente laborales. Pero en el país los derechos de los trabajadores no existen.

Entonces, estamos votando la protección al trabajador y no los días feriados. Estos ya los tienen los chilenos. Es la posibilidad de hacerlos efectivos. Y para eso estamos discutiendo la irrenunciabilidad de dos días.

Por otra parte, los Senadores señora Alvear y Rincón y los señores Navarro, Escalona y Walker (don Patricio), entre otros, se han referido al tema de la familia.

Yo no me engaño, porque a la salida del Hemiciclo algunos me van a decir: "Oye, Lagos, si por un día feriado más, la familia no se va a arreglar". Yo también lo sé. No soy tan leso. Pero es una señal que se está dando respecto a dónde se pone el valor.

Aquí hay un dato bien interesante. Los dirigentes han hecho una encuesta y están dispuestos a perder dinero con tal de disfrutar el feriado adicional. Esto es en términos valóricos. Dicen: "Prefiero ganar menos lucas, pero tener más tiempo libre, para lo que sea: estar con la familia; ir a las fondas; salir con la amiga". Da lo mismo. Pero valoran el tiempo libre por sobre la posibilidad de contar con algo más de comisión o sueldo.

Por lo tanto, cuando hablamos de la familia está implícito lo valórico. No son solamente las lucas.

Pero, ¿cuál es el tema de fondo? Que al final las cuestiones valóricas son políticas, porque alguien tiene que encarnar esos valores y representarlos en el momento de elegir o pronunciarse en el Senado. Todos esos valores de los cuales se habla se decidirán cuando apretemos el botón "Sí" o "No".

Ahí está el nexo entre el valor y la política. Y eso es lo que nos diferencia. Cuando revisamos la historia de Chile -quiero aludir a lo expresado acá por alguno de mis colegas del frente-, comprobamos que la "Ley de la Silla", que costó un mundo aprobar, no se respeta. Hubo un sector de chilenos similar al actual que se oponía a legislar al respecto. Curiosamente, son los mismos que hoy se oponen a discutir el multirrut; son los mismos que no quieren dar mejores derechos a las temporeras; son los mismos que están discutiendo la irrenunciabilidad del feriado; son los mismos que se manifiestan contrarios a terminar con el reemplazo en la huelga.

Entonces, estamos marcados por una línea. Hay diferencias.

Quiero responder ahora al Senador señor Navarro , quien dijo que se trataba solamente de ocho horas. Pero, Honorable colega, no son las ocho horas ni los dineros que se van a dejar de ganar lo que preocupa a algunos. Es el precedente, ya que al votar se va abriendo camino y se hace más difícil volver atrás.

¿A alguien hoy día se le ocurriría terminar con la disposición que en las fiestas de Navidad prohíbe a las tiendas cerrar el día 24 de diciembre a las once de la noche, como sucedía antes? No, pues. Eso se ganó. Y hubo que dar una pelea para lograrlo.

Cuando estamos hablando de feriados irrenunciables en fechas tan especiales como estas, lo que preocupa a algunos es efectivo: se dejarán de ganar algunas lucas. Me parece que fue el Senador Rossi quien se refirió a lo ocurrido con el gerente de Líder. Más que el precedente que se establece, preocupa que una sociedad tienda a valorar esto de manera distinta.

Y lo que yo echo de menos ahora es la opinión del Gobierno, porque al final del día este proyecto nació de una moción parlamentaria. Está la Derecha al frente, aquí la Concertación y allá los Ministros de Estado: el Secretario General de la Presidencia , el de Educación, el del Interior y la del Trabajo. Todavía no sé lo que piensan y si quieren que sean irrenunciables los dos días feriados.

Recuerdo que estamos votando políticamente en función de los valores que queremos representar.

Yo habría esperado, además, un pronunciamiento del Gobierno. Y de no ser así al menos -lo digo con todo respeto-, como está de moda, a través de un telefonazo podría habérsenos informado cuál es la opinión del Ejecutivo respecto de esta materia.

El señor PIZARRO (Presidente).- Ofrezco la palabra.

Ofrezco la palabra.

Cerrado el debate.

Esto significa que se votará mañana el proyecto, debido a la petición de segunda discusión hecha por un Comité.

Por lo tanto, al inicio de la próxima sesión ordinaria nos pronunciaremos sobre la iniciativa.

Siguiendo el Orden del Día, vamos a pasar a los proyectos de acuerdo.

El señor NAVARRO .- Que dé su opinión el Gobierno.

El señor PIZARRO ( Presidente ).- Se lo han solicitado reiteradamente al Ejecutivo . Ellos son clevers y escuchan igual de bien. Si no quieren hablar, es una decisión legítima. No los podemos obligar.

Corresponde entrar al Tiempo de Votaciones .

--(Manifestaciones en tribunas).

Por favor. Quiero agradecer el buen ánimo que han observado.

--(Manifestaciones en tribunas).

Vamos a suspender un minuto la sesión mientras se procede a despejar la Sala.

--Se suspendió a las 18:38.

--Se reanudó a las 19:5.

El señor PIZARRO (Presidente).- Continúa la sesión.

2.3. Discusión en Sala

Fecha 08 de septiembre, 2010. Diario de Sesión en Sesión 50. Legislatura 358. Discusión General. Se aprueba en general y particular sin modificaciones.

DECLARACIÓN DE 19 Y 20 DE SEPTIEMBRE DE 2010 COMO FERIADOS OBLIGATORIOS E IRRENUNCIABLES PARA TRABAJADORES DEL COMERCIO

El señor PIZARRO ( Presidente ).-

Corresponde proseguir la discusión de los dos proyectos de ley, en segundo trámite constitucional, que establecen, por una sola vez, como feriados obligatorios e irrenunciables para los trabajadores dependientes del comercio los días 19 y 20 de septiembre de 2010 y 19 de septiembre de 2010, respectivamente, con sendos informes de la Comisión de Trabajo y Previsión Social.

--Los antecedentes sobre el primer proyecto (7082-13) figuran en los Diarios de Sesiones que se indican:

Proyecto de ley:

En segundo trámite, sesión 45ª, en 31 de agosto de 2010.

Informe de Comisión:

Trabajo y Previsión Social, sesión 47ª, en 7 de septiembre de 2010.

Discusión:

Sesión 47ª, en 7 de septiembre de 2010 (queda para segunda discusión).

--Los antecedentes sobre el segundo proyecto (7066-13) figuran en los Diarios de Sesiones que se indican:

Proyecto de ley:

En segundo trámite, sesión 45ª, en 31 de agosto de 2010.

Informe de Comisión:

Trabajo y Previsión Social, sesión 47ª, en 7 de septiembre de 2010.

Discusión:

Sesión 47ª, en 7 de septiembre de 2010 (queda para segunda discusión).

El señor PIZARRO (Presidente).-

Tiene la palabra el señor Secretario.

El señor HOFFMANN ( Secretario General ).-

Cabe recordar que en la sesión ordinaria de ayer se solicitó segunda discusión respecto de estas dos iniciativas.

El señor PIZARRO ( Presidente ).-

Hago presente a la Sala que existe un acuerdo para que el pronunciamiento se realice con fundamentación de voto y para que, en caso de que se presenten indicaciones -han llegado dos a la Mesa-, se discutan y después se proceda a la votación.

En la segunda discusión, tiene la palabra la señora Ministra.

La señora MERINO ( Ministra del Trabajo y Previsión Social).-

Señor Presidente , el Bicentenario es una fecha especial para todos nosotros, y queremos celebrarlo con nuestras familias y estar unidos como país.

Por eso, en el mes de julio pasado el Gobierno propuso al Congreso Nacional (en definitiva se aprobó) la extensión de los feriados para todos los trabajadores con motivo de la celebración del Bicentenario de nuestra Independencia.

En consecuencia, serán festivos los días 17, 18, 19 y 20 de septiembre.

Sin embargo, debemos compatibilizar las ganas de celebrar con la necesidad de mantener funcionando los servicios. Por eso, miles de personas deberán laborar igual en tales fechas: en los hospitales; en las farmacias; en los restaurantes, para que vayamos a celebrar; en el transporte público y otros servicios, de modo que podamos disfrutar de las Fiestas Patrias como corresponde.

En el caso de los trabajadores del comercio, según la legislación vigente el 18 de septiembre es un feriado irrenunciable, pero el resto de los días festivos tienen que laborar.

Las mociones que estamos analizando apuntan a hacer extensivo el carácter de irrenunciables a los feriados del 19 y/o 19 y 20 de septiembre. Ello significaría que ningún local comercial donde se atendiera público con la concurrencia de personal dependiente podría funcionar en tres días continuos -sí les sería posible hacerlo a quienes desarrollan esa actividad por cuenta propia-; esto es, el 18, 19 y 20 de septiembre.

Eso nos preocupa.

En efecto, el pequeño comercio (por ejemplo, las panaderías, las carnicerías) realiza buenas ventas en estas fechas, y si se aprueban los dos días feriados irrenunciables propuestos, más el del 18 de septiembre, se verá perjudicado, lo mismo que las personas que durante estas festividades concurren a hacer sus compras a esa clase de locales.

Al mismo tiempo, es una realidad no discutida que los trabajadores de menores ingresos podrían tener problemas para abastecerse en forma anticipada a las festividades de septiembre, considerando que las últimas compras deberían realizarse el día 17, hasta las 7 de la tarde, y que recién podrían comprar de nuevo el 21, cuando tengamos que volver a trabajar, lo que, obviamente, complica más la situación.

Asimismo, es del todo necesario dejar en claro en esta Sala que las zonas turísticas se verían fuertemente afectadas, por dos razones:

De una parte, el gran número de personas que se espera que se traslade a otras zonas no tendría lugares expeditos donde comprar sus alimentos y otros bienes de consumo familiar relevantes. Y de otra, al no poder funcionar, el comercio se vería impedido de hacer buenas ventas aprovechando la alta cantidad de visitantes.

Estoy hablando de comunas que carecen de grandes oportunidades de obtener buenos ingresos y que siempre esperan estas fechas para realizar mejores ventas.

Pienso en los pequeños comerciantes de las zonas costeras, muchos de los cuales fueron afectados por el terremoto, que verían mermada una oportunidad para vender si declaramos irrenunciables los mencionados días feriados.

Por ello, el Gobierno ha propuesto, a través de dos indicaciones, un mecanismo que permita compatibilizar la capacidad de todos los sectores de celebrar el Bicentenario, con el reconocimiento del mayor sacrificio y entrega de los trabajadores del comercio que se desempeñen en estos días festivos.

La proposición consiste en que ellos tengan dos días de feriado irrenunciable: el 18 y 19 de septiembre. Además, respecto de quienes deban laborar los días 17 y 20, se ha considerado compensar su sacrificio con un pago equivalente al de las horas extraordinarias, es decir, con un recargo de 50 por ciento por cada hora trabajada.

--(Manifestaciones en tribunas).

Es importante destacar que dicho recargo es sin perjuicio de las compensaciones a que ellos tendrán derecho en la semana siguiente por efecto de haber laborado en esos dos días festivos.

En resumen, con las indicaciones del Gobierno, los trabajadores del comercio podrán lograr lo siguiente:

Derecho a descanso los días 18 y 19 de septiembre;

b) Si laboran el 17 y el 20, sus remuneraciones se recargarán como si se tratara de horas extras.

c) En la semana siguiente dispondrán de dos días más de descanso o, en caso de trabajar esos días, tendrán derecho a un recargo adicional al ya comentado.

El efecto de esta propuesta también va en beneficio de los trabajadores del comercio en orden a que la mayor ganancia esperada, especialmente en los establecimientos medianos y pequeños, redundará en mejores comisiones y remuneraciones, sobre todo en las ciudades y los lugares más turísticos.

Creemos que con esta propuesta se resguarda el derecho de celebración de los trabajadores del comercio, pero al mismo tiempo se reconoce la dignidad de ellos, cuyo sacrificio permite que la población pueda desenvolverse de manera normal en una festividad larga como la que nos aguarda.

Por eso presentamos las indicaciones, y esperamos que sean aprobadas.

Entendemos que la gente desea celebrar. Sin embargo, ello debe compatibilizarse con la necesidad de que todos los servicios estén disponibles. Habrá muchas personas que deberán trabajar para que podamos festejar como corresponde.

Estamos ciertos de que la gente del comercio realiza un esfuerzo especial, y por eso la estamos compensando con horas extras.

También reconocemos que se requiere realizar un estudio acerca de cómo se les paga a los dependientes del comercio por trabajar en domingo. Para ellos estos días son como cualquiera de la semana. Pero es diferente laborar un domingo, un festivo, que hacerlo en otro día.

En tal sentido, hay un compromiso del Gobierno en cuanto a estudiar el modo de compensarlos adecuadamente. Y traeremos el respectivo proyecto al Parlamento durante este año.

Muchas gracias.

--(Manifestaciones en tribunas).

El señor PIZARRO ( Presidente ).-

Por favor, les recuerdo a quienes se encuentran en las tribunas que está prohibido manifestarse a favor o en contra, así como hacer ruido. Pueden expresarse pero en silencio. No hay problema si escriben una palabra en un cartel o que sé yo.

No queremos tener algún tipo de inconveniente que impida el desarrollo normal de la sesión.

Muchas gracias.

Debo hacer presente a la Sala que, según lo acordado, hay que pronunciarse sobre las indicaciones que se presenten. Y el Ejecutivo ha formulado dos, las cuales fueron explicitadas por la señora Ministra.

Por lo tanto, se procederá a votar la primera indicación. Si es aprobada, reemplazará a la parte pertinente del proyecto que declara al 19 y al 20 de septiembre de este año como feriados obligatorios e irrenunciables. De no serlo, habría que pronunciarse acerca de la iniciativa, y en caso de que esta fuera acogida, ya no sería necesario discutir el proyecto que solo declara feriado el día 19.

Ese es el orden que seguiremos.

Conforme a lo acordado, se abrirá la votación con respecto a la indicación presentada por el Ejecutivo , y cada señor Senador dispondrá de hasta cinco minutos para fundamentar su pronunciamiento.

En votación la indicación.

--(Durante la votación).

El señor PIZARRO (Presidente).-

Tiene la palabra el Honorable señor Bianchi para fundar el voto.

El señor BIANCHI.-

Señor Presidente , quiero partir de la misma manera en que lo hice el día de ayer: dándome el gusto personal de anteponer al ser humano por sobre lo económico.

En segundo lugar, deseo señalar que, si existe una preocupación en cuanto a dónde vamos a comprar el pan, por si no se sabe hacer este alimento en casa -que queda muy sabroso, entre otras cosas-, debo decir que las empresas o las panificadoras pueden perfectamente elaborarlo. Lo que no se les permite es venderlo.

Por lo tanto, podrían distribuirlo a los locales de barrios, a los markets, etcétera. Y de esa forma se solucionaría el problema.

Ahora bien, señor Presidente, deseo entregar el siguiente argumento.

Quiero colocar en una mano el aporte económico recién mencionado por el Gobierno, y en la otra, lo que significa que la trabajadora o el trabajador permanezca durante esas horas con su familia.

La persona que percibe un sueldo de 172 mil pesos mensuales gana 955 pesos por hora. Por consiguiente, si hoy esta se recargara en 50 por ciento, tendría en una mano los 12 mil 892 pesos que se le pagarían por ese día de trabajo, y en la otra, las nueve horas que podría permanecer con su familia.

¡Qué pesa más, señor Presidente : estar con la familia o ganar tal cantidad en ese día feriado!

Siento que en esta oportunidad debemos privilegiar el aspecto humano. En lo económico, es perfectamente posible resolver el asunto. ¡Si en esto no hay caos, señor Presidente!

Y quiero agregar algo más.

Hoy presentamos una moción, que fue remitida a la Comisión de Trabajo y Previsión Social. Ello, después de haber visto las mayores atrocidades que se cometen con un sector de trabajadores comprendido por mujeres, hombres, adultos mayores, personas con discapacidad. Me refiero a los propineros.

¡A los propineros, señor Presidente, se les cobra arriendo por trabajar!

¡A los propineros, señor Presidente, se los obliga a tener un seguro de vida de cargo de ellos!

¡A los propineros de los grandes supermercados, señor Presidente, se les exige comprar su uniforme! Y no pueden cruzar la línea de la caja porque, si lo hacen, pasan a ser trabajadores de la empresa.

¿Y sabe, señor Presidente , quién contrata a los propineros? Un joven, quien los recluta y les cobra por desarrollar ahí su actividad. ¡Entonces, de una buena vez, comencemos como país a darles una calidad distinta a nuestros trabajadores! Tengamos un discurso coherente en esta materia.

Y quiero reiterar el argumento que entregué recién: si me dan a elegir entre recibir 12 mil 892 pesos o estar nueve horas con mi familia, no me pierdo ni un segundo.

Repito lo mismo de ayer:

¡Voto a favor de la gente!

¡Voto por el 19 y por el 20 como días irrenunciables para todos los trabajadores de nuestro país!

El señor PIZARRO (Presidente).-

Tiene la palabra para fundamentar el voto el Senador señor García.

El señor GARCÍA.-

Señor Presidente, en las intervenciones de ayer se hicieron numerosas denuncias sobre los abusos que se cometen en contra de trabajadores del comercio, particularmente, en las grandes multitiendas y supermercados.

Lamentable y dolorosamente eso es así.

En varios supermercados y multitiendas -probablemente, no en todos- se abusa mucho con los empleados. Pero eso no lo vamos a compensar con un día feriado irrenunciable. La única manera de hacerlo sería con una debida fiscalización y con la adopción de las sanciones que correspondan.

Yo represento a la Región de La Araucanía sur. Y, de acuerdo con la última Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional, ella posee los más altos niveles de pobreza. Por tanto, lo que necesita son empleos -mientras más, mejor-, porque, al mismo tiempo, tiene una de las mayores tasas de desempleo.

La legislación que se nos propone resulta en extremo centralista. No tengo inconveniente en que cierren las grandes tiendas, los malls y los supermercados de la Región Metropolitana. Pero, de manera responsable, no puedo votar a favor de una iniciativa que obligará al cierre del comercio en Cunco, en Curarrehue, en Pucón, en Villarrica, en Toltén, en Carahue, en Puerto Saavedra, pues se trata de zonas esencialmente turísticas que han colocado todas sus fichas en esa actividad.

Cómo podría yo decir a la gente que irá desde Santiago a Pucón que haga sus compras en un supermercado de la capital, porque en Pucón o en Villarrica no va a encontrar supermercado ni centro comercial abiertos para satisfacer las necesidades familiares durante ese fin de semana largo.

¡No, señor Presidente y estimados colegas!

¡Así no construimos Regiones más grandes! ¡Así no desarrollamos una economía más grande! ¡Así no les brindamos mejores oportunidades a nuestros trabajadores!

¡Estamos equivocando el método!

¡La única forma de dar más trabajo es con mayores fuentes laborales! ¡Lo reclamo con fuerza, con emoción, con pasión, porque en mi Región se están viviendo días muy difíciles! Y sé que lo que sucede en ella también ocurre en otras comunas pequeñas.

¿Vamos a dejar a Concón sin abastecimiento? ¿Vamos a dejar a las comunas costeras del Litoral Central sin abastecimiento? ¿Vamos a dejar a Dichato sin abastecimiento ese fin de semana largo? ¡No, señor Presidente ! No me parece justo ni para los habitantes de esas localidades ni para quienes pasarán esos días en ellas.

Es verdad que estamos pidiendo a los trabajadores del comercio un sacrificio especial. También es cierto que, particularmente por los casos que conozco, en la Región Metropolitana, se producen abusos. Pero busquemos otra forma de superar las dificultades y de terminar con ellos. No me parece bien, desde ningún punto de vista, la situación que señalaba ayer la Honorable señora Alvear -a quien le encuentro toda la razón- respecto del reportaje de televisión referido a que algunos conductores del Transantiago que deben usar pañales, al igual que las cajeras en los supermercados.

¡Eso constituye abuso aquí y en todas partes del mundo, lo que no podemos permitir! Sin embargo, no se soluciona mediante un día feriado.

Por último, demos festivo en la Región Metropolitana -no tengo problemas-, pero no destruyamos el incipiente turismo que están desarrollando las comunas de las Regiones más apartadas y más pobres del país.

--(Manifestaciones en tribunas).

El señor PIZARRO (Presidente).-

Pido a los que se hallan tribunas que estén tranquilos durante el debate y que no hagan ruidos, porque así van a escuchar mejor y se van a cansar menos.

Como algunos señores Senadores han preguntado, debo señalar que está en votación la indicación del Ejecutivo.

Quienes estén de acuerdo con ella, votan sí y los contrarios, no.

Tiene la palabra para fundamentar el voto el Senador señor Tuma.

El señor TUMA.-

Señor Presidente , voy a intervenir sobre el proyecto, ya que ayer no pude estar presente por prescripción médica.

Deseo hacer una reflexión en cuanto a que algo bueno está ocurriendo en Chile: junto al Bicentenario, nos estamos dando el tiempo para realizar en el Senado un debate sobre el problema laboral.

¿Qué incentivo tenían esta Corporación y el Gobierno para efectuar la discusión ahora? No solamente por encontrarse ya aprobados 4 días festivos ni porque ambas Cámaras compartieran la necesidad de agregar dos feriados irrenunciables en las Fiestas Patrias, sino porque hay un desequilibrio enorme en la normativa laboral vigente. Como se ha demostrado en varias intervenciones, se producen abusos en este y en otros sectores, pero no hemos sido capaces de legislar sobre la materia.

Estamos discutiendo -es el segundo día que lo hacemos- sobre un aspecto que, si bien resulta relevante, es tangencial a la importancia de establecer un equilibrio en la legislación laboral.

El debate se relaciona con los derechos de los trabajadores del comercio para descansar los días 19 y 20 de septiembre. Pero me gustaría mucho que discutiéramos sobre sus derechos en relación con la jornada laboral.

La Ministra del Trabajo presentó una indicación para remunerar en forma extraordinaria y compensar económicamente a esas personas por no poder participar junto con sus familias en la celebración del Bicentenario.

Al igual que el Honorable señor García , soy Senador por la Novena sur, que también es turística. Por eso, quiero que los trabajadores de Cunco, de Curarrehue, de Melipeuco, de Pucón, de Villarrica, tengan la oportunidad de gozar con sus seres queridos no solo estos días del Bicentenario, sino todos los domingos y festivos del año, lo que ahora no pueden hacer.

A ellos se les pide un sacrificio con ocasión del Bicentenario. Ello resulta muy injusto, porque lo hacen en forma permanente todos los domingos.

Reitero que lo debemos hacer es un debate profundo sobre la legislación laboral.

Me alegro de que la señora Ministra haya dicho que va a estudiar la factibilidad de modificar el régimen de feriado. Pero habría que mejorar no solamente la situación de los trabajadores del comercio, sino la de todos. Si el país requiere que una actividad funcione, ¿qué compensación podemos entregarles? Ninguna, porque no ha habido capacidad de negociación. Pero ahora la hemos logrado para que el Ejecutivo presentara una indicación que permita a los trabajadores del comercio y a los ya excepcionados de trabajar los festivos recibir una compensación económica.

No ha habido voluntad de parte del Gobierno para modificar la legislación laboral en el pasado ni ahora, ni tampoco la habrá en el futuro.

Por esa razón, considero meritorio dar una señal respecto de la importancia que implica reconocer la dignidad de los trabajadores del comercio y de sus familias, porque, al igual que el resto de los chilenos, también tienen derecho a celebrar el Bicentenario.

Por eso, señor Presidente, voy a rechazar la indicación y a votar a favor de los dos días irrenunciables.

El señor PIZARRO (Presidente).-

Tiene la palabra el Honorable señor Ruiz-Esquide.

El señor RUIZ-ESQUIDE .-

Señor Presidente , estimados colegas, creo que este es un debate -según se ha señalado en varias oportunidades- de gran necesidad, porque hace muchos años que ronda entre nosotros la disyuntiva de cómo enfrentar un modelo capitalista en el cual se pueda conciliar el derecho de las personas, su seguridad y, sobre todo, la igualdad frente a todas las ventajas comparativas y a todos sus derechos y deberes.

Soy hijo de un hombre que dedicó su vida entera a un comercio muy pequeño en la ciudad de Talcahuano. Tal actividad en aquellos años era muy distinta a la de ahora; constituía casi una empresa familiar. No se producían dificultades en cuanto a que las personas fueran abusadas en su trabajo o en su condición de dependientes con poca remuneración. Esta era baja. Fue creciendo poco a poco hasta los años 50 ó 60, cuando se produjo la gran emergencia de los gremios de clase media, como se calificaba a los sectores estatales y a los dependientes del comercio, entre otros.

Señor Presidente , hoy nos encontramos, por primera vez, en una discusión clara. Y no me refiero solo a la que se produce en el Congreso Nacional. Fuimos Gobierno hasta hace poco tiempo; y sabemos cuáles son las obligaciones de un parlamentario oficialista. Lo comprendo: muchos no quisieran votar, pero lo tendrán que hacer. Pero, en verdad, este es el único debate que hemos tenido para decidir entre dos modos de sociedad: la centrada en el ser humano, con todas las discusiones y las dificultades que pueda tener, y la prohijada por el dinero, donde lo que importa es ganar, triunfar, tener cada vez más y no ser más, como dice el filósofo Maritain .

Entonces, en estas condiciones, lo que ha hecho el Gobierno en su indicación es una propuesta muy tentadora para muchos dependientes, obviamente. Pero lo que está claro es que, en definitiva, es una oferta de carácter típicamente monetario, olvidando cuáles son los derechos y ventajas de una concepción en donde prima la relación humana, la familia y no un eventual mayor ingreso económico.

El mundo en que se desempeñan los dependientes de los supermercados está enfrentando una situación que nunca se vivió antiguamente.

Y creo que además la propuesta del Gobierno es vergonzante para las personas que quieran o puedan eventualmente recibirla: "No trabaje o trabaje si quiere. Yo le pago entonces más". Pero a las grandes empresas subirles 50 ó 150 por ciento por el día extraordinario, según señalaba un señor Senador que me antecedió en el uso de la palabra, es algo mínimo comparado con los ingresos que los diarios publican. Reconozco que, por obligación o por las tareas que hemos impuesto a las empresas, ellas nunca en un año habían ganado tanto como ahora. Además, que no puedan hacer lo que están realizando o lo que les estamos pidiendo efectuar, me parece que agravia la relación con los trabajadores y su vida familiar.

Y una última reflexión que tiene acento anecdótico: entre tantas críticas hechas a las grandes empresas hay una que nunca se menciona. Desde el año 1929 existe, por iniciativa de un Senador conservador de aquel entonces, la "Ley de la Silla", consignada en el Código del Trabajo.

Si se hace una pregunta a 100 personas, responderán que esa legislación no se cumple.

En estas condiciones, no aprobaré una sola idea ni del proyecto ni de la indicación. Por lo tanto, los rechazo.

El señor PIZARRO ( Presidente ).-

Tiene la palabra el Honorable señor Andrés Zaldívar.

El señor ZALDÍVAR (don Andrés).-

Señor Presidente , creo que si la iniciativa la hubiéramos analizado en forma más racional durante un tiempo respecto de lo que preocupa realmente a los trabajadores, la discusión sería otra y más profunda.

Quiero decir con toda franqueza que, frente a la propuesta de los dos feriados declarados irrenunciables para los días 19 y 20 -así se los dije incluso a algunos dirigentes del comercio-, desde un principio tuve la convicción de que debía ser solo el 19.

Y la razón por la cual me movía en ese sentido obedecía más que nada a la información que se me había entregado en dos o tres pequeñas comunas rurales de la Región que represento, donde la gente de la Cámara de Comercio Minorista me hizo presente diversas dificultades que se producirían en cuanto al abastecimiento en ellas. Y yo consideré que algunos argumentos tenían bastante peso. Especialmente, hablaron del abastecimiento del pan. Las amasanderías que funcionan en comunas son normalmente pequeñas fábricas donde trabajan cinco, seis o siete personas que abastecen una zona con 2 a 3 mil habitantes.

En cuanto al comercio, se dijo que, si bien algunos almacenes de tipo familiar son los menos, en esos pueblos se han instalado pequeños supermercados en los cuales laboran personas que no son familiares sino dependientes contratados. Y, por lo tanto, tales establecimientos que abastecen a la población también quedarían impedidos de funcionar durante cuatro días.

Esas razones, fundamentalmente, me llevaban al convencimiento de que en las grandes ciudades el problema de los cuatro días feriados no sería considerable. En la Región Metropolitana afectarán principalmente a los supermercados durante los días festivos irrenunciables.

Según entiendo, en las grandes tiendas de Santiago -no sé si en provincias-, por convenio colectivo, ya tienen como irrenunciable el 19. Por lo tanto, el proyecto implicaría solo el 20.

El tema, principalmente, está radicado en los grandes supermercados del país.

El argumento del Senador señor García respecto de las comunas también lo lleva a uno hacer esa reflexión.

Sin embargo, después del debate de ayer y de que el Gobierno nada dijera sobre el tema ni planteara por qué tenía una determinada posición, nos viene a pedir que nosotros resolvamos la situación. Y hasta el día de hoy yo no conozco su parecer, salvo lo que me han dicho en los pasillos los Ministros, quienes se me acercaron a darme información y a hacerme algunos planteamientos.

Por todo eso, he llegado a la convicción -por lo demás es una norma única, de tipo excepcional, que otorga cuatro días feriados con motivo del Bicentenario- de que votaré a favor de los dos días irrenunciables.

En todo caso, espero que para otra oportunidad en el Parlamento discutamos lo referente a las relaciones laborales con mucha más diligencia e información y podamos llegar a tener una legislación que no necesite normas de excepción.

Hoy se nos ha presentado una indicación que yo valoro -ya se la había escuchado al Senador señor Allamand hace algún tiempo-, mediante la cual se propone que el trabajador que preste servicios en los días feriados referidos reciba una remuneración adicional. En mi opinión, hay que tratar tal asunto, pero establecerlo como norma permanente, no solo con motivo del Bicentenario: que se tenga derecho a esa compensación económica cada vez que se labore en día feriado. Si legislamos así, no habrá que debatir estas materias en forma esporádica, cada vez que se presente una ocasión especial.

Hace poco en el Parlamento discutimos sobre la cantidad de feriados que debían darse a propósito del Bicentenario. En esa oportunidad unos plantearon un día y otros, dos. Y el Gobierno no puso orden al respecto. Hoy, tampoco. Algunos parlamentarios oficialistas, aun cuando sea de modo excepcional, están a favor de declarar irrenunciables los dos días. Y me parece bien. Por tanto, si el Ejecutivo quiere pedirnos que actuemos distinto, primero le sugiero ordenar su propia votación.

En tales condiciones, voy a ser coherente con mi pensamiento y con la reflexión que he hecho. Por ello, voto a favor de declarar feriados irrenunciables los días 19 y 20 de septiembre de este año.

El señor PIZARRO (Presidente).-

Tiene la palabra el Senador señor Novoa.

El señor NOVOA .-

Señor Presidente , hace unos minutos la señora Ministra del Trabajo explicó los fundamentos de la indicación que presentó. Probablemente, el Senador Zaldívar no estaba en la Sala en ese momento. En todo caso, la indicación del Gobierno explicita su posición.

Más allá de eso, a mi juicio, el debate efectuado aquí ha sido completamente sesgado y errado. Todo se ha planteado desde el punto de vista de los supermercados y suponiendo que nosotros estamos defendiendo los intereses de las grandes empresas.

Sin dármelas de economista ni mucho menos, considero que lo más probable es que los supermercados vendan en septiembre prácticamente lo mismo que en otros meses, porque la gente que tiene la posibilidad y consume en grandes cantidades comprará con anticipación y guardará en su casa la carne, las verduras, la fruta.

Sin embargo, el proyecto que nos ocupa no está hecho para los supermercados, sino para todo el comercio, con excepción, entre otros, de los casinos de juego y los cabarés. ¡Porque pareciera que estos establecimientos son tan importantes que nunca pueden parar...!

El punto está en los problemas que origina la iniciativa, que establece la irrenunciabilidad de estos feriados. La señora Ministra del Trabajo y el Senador señor García señalaron tales inconvenientes, los que se relacionan con la gran cantidad de pequeños y medianos locales comerciales que deberán cerrar.

Las dificultades las sufrirán las personas que no podrán ir de compras el 16 o el 17 de septiembre a fin de abastecerse no solo para los cuatro días de Fiestas Patrias, sino también para la semana siguiente, pues el 21, cuando reabran los negocios, la gente estará trabajando. Además, se producirá un problema para los turistas que lleguen el 17 a sus destinos en Regiones sin la posibilidad de ir directamente a hacer las compras, ya que al día siguiente estará todo cerrado.

Quizás todo esto se hizo valer tardíamente. Pero la verdad es que en el debate de ayer no se expresó una visión más panorámica, más comprensiva de la situación. El comercio no se constituye solo de grandes supermercados, sino también de una enorme cantidad de pequeños y medianos negocios.

Además, la iniciativa va a afectar igualmente a la Región Metropolitana, específicamente a quienes no pueden ir a abastecerse a los grandes supermercados y deben comprar la carne, los pollos, la verdura en los locales de barrio, que no funcionarán.

En mi opinión, el debate de ayer -reitero- fue tremendamente sesgado. Independiente de las razones que existan para evitar los abusos que se cometen, se está legislando para un solo sector. Sin embargo, los abusos no se corrigen tomando una mala decisión y tampoco ignorando la realidad de miles y miles de otros chilenos.

Voto a favor de la indicación, pues otorga la posibilidad de que las personas se abastezcan al menos el día 20.

El señor PIZARRO (Presidente).-

Tiene la palabra el Senador señor Muñoz Aburto.

El señor MUÑOZ ABURTO.-

Señor Presidente , Honorables colegas, las intervenciones de ayer y las que he escuchado esta tarde me dan doblemente la razón para votar a favor de los días 19 y 20 de septiembre de 2010 como feriados obligatorios e irrenunciables y, por ende, en contra de la indicación presentada por el Ejecutivo. Esta, que trata de compensar económicamente a quienes deban trabajar el 17 y el 20 de dicho mes, es fruto de la improvisación, de la desesperación.

Sin embargo, esa no ha sido la única propuesta que ha circulado hoy día por los pasillos del Senado. Si se hubieran planteado con la debida antelación, a lo mejor podríamos haberlas analizado y debatido, pero con los trabajadores del comercio.

La indicación que nos ocupa, como ya lo han manifestado algunos Senadores que me han antecedido en el uso de la palabra, no satisface siquiera las expectativas económicas de dichos trabajadores.

Además, estos feriados favorecen a todos los dependientes del comercio del país, no solo a los de la Región Metropolitana. Pensar lo contrario es un error, una equivocación. No beneficia únicamente a quienes prestan sus servicios en supermercados, a pesar de que los hay desde Arica a Magallanes, sino también, por ejemplo, a esa única trabajadora de mi Región que debe atender los días domingo y que gana el salario mínimo de 172 mil pesos.

En esas personas tenemos que pensar.

Se está legislando, por esta vez en forma excepcional, para todos los trabajadores del comercio, porque, como se indicó ayer, es el sector más castigado, más menospreciado por los dueños de las grandes cadenas.

Y lo que se dijo en la sesión pasada no es nuevo. Todos los parlamentarios lo saben. Dos comisiones investigadoras de la Cámara de Diputados dieron cuenta de los abusos que se cometen en contra de los empleados del comercio, los mismos abusos que se señalaron ayer. ¿Por qué no hay sindicalización fuerte? ¿Por qué no hay negociación colectiva? ¿Por qué no hay pago de gratificaciones? Porque no hemos sido lo suficientemente capaces ni atrevidos -y asumo mi responsabilidad en ello por ser partidario y miembro de los Gobiernos anteriores de la Concertación- para modificar o eliminar el concepto de empresa de nuestro Código del Trabajo.

Por eso los dependientes del comercio siguen siendo perjudicados día a día.

Los cuatro feriados de Fiestas Patrias, señor Presidente , les permitirán a esos trabajadores, por esta única vez, reencontrarse con sus familias, con sus hijos, con sus parientes. Y algunos que viven en el centro del país, en la Capital, como dijo ayer la Senadora Ximena Rincón, podrán desplazarse hacia el sur y ver la realidad de compatriotas que tanto han sufrido después del 27 de febrero.

Por todas esas razones y porque las que dio el Ejecutivo -ya las había conocido a través de los medios de comunicación- no lograron convencerme, voto en contra de la indicación.

El señor PIZARRO (Presidente).-

Tiene la palabra el Senador señor Allamand.

El señor ALLAMAND.-

Señor Presidente , estimados colegas, quiero retrotraer el debate, que hoy ha sido bastante más sereno que el de ayer, a una sesión de hace apenas dos meses; exactamente, a la del 29 de junio.

Ese día el Senado conoció un proyecto de ley de la Cámara de Diputados que establecía la irrenunciabilidad de cuatro días del feriado Bicentenario.

En esa oportunidad la Comisión de Gobierno, integrada por los Senadores señores Sabag , Zaldívar , Bianchi , Rossi y Pérez Varela , rechazó en forma tajante la irrenunciabilidad extendida fuera del día 18. Curiosamente, todos los colegas que ahora han planteado que esta es una cuestión de principios en aquella ocasión no dijeron absolutamente nada.

Tengo aquí la lista de todos los Senadores de la Concertación que en ese momento...

--(Manifestaciones en tribunas).

Señor Presidente, ¿va a dejar que la "barra brava" continúe...?

El señor ESPINA.-

¡Si este es el Senado, señores!

El señor PIZARRO ( Presidente ).-

Le pido a Su Señoría que se dirija a la Presidencia y no al público.

Por última vez le solicito a la gente de las tribunas que se mantenga en absoluto silencio.

Si ustedes exigen respeto, señores, deben ser capaces de respetar.

Prosiga, Su Señoría.

El señor ALLAMAND.-

Muchas gracias, señor Presidente .

Decía que en aquella oportunidad se discutió exactamente lo mismo que ahora. Pero, paradójicamente, los puntos de vista de los Honorables colegas de la Concertación fueron diametralmente opuestos a los de ahora; estaban en las antípodas de la posición en que se encuentran hoy.

Por ejemplo, acabo de escuchar con mucha atención al Senador Muñoz Aburto exponer y explicar por qué es partidario de extender la irrenunciabilidad a los feriados de los días 19 y 20 de septiembre de este año.

Yo le quiero recordar al colega lo que sostuvo hace dos meses: como "en Chile ya existe la costumbre de proveerse de alimentos en los supermercados durante los feriados" y esto "puede provocar problemas de desabastecimiento (...), la mejor forma" -textual- "de resarcir a los trabajadores del sector comercio consiste en (...) entregarles un incentivo, un porcentaje de su sueldo por horas extraordinarias". Es decir, su argumento de aquella oportunidad es exactamente favorable a la indicación que hoy día presenta el Ejecutivo y que Su Señoría recién votó en contra.

¿El Honorable señor Muñoz Aburto era el único que opinaba así? ¡No! En mi pequeña lista tengo, además, a los Senadores señores Tuma , Letelier y Rossi y señora Allende . ¡Y todos sostenían lo mismo!

Señor Presidente , entiendo que pueda producirse estos abruptos cambios de opinión, pero lo que resulta más difícil de comprender es que se plantee esto como cuestión de principios.

Es clarísimo que aquí hubo un cambio de parecer y resulta evidente qué ha provocado.

Pero vamos al fondo del asunto.

¿Quiénes son los perjudicados con esta iniciativa? A mi juicio, hay dos sectores afectados.

Los primeros -no quiero extenderme en esto, pues el Senador señor García ya lo explicó- van a ser los consumidores, quienes se verán enfrentados a una situación compleja.

Los otros son los pequeños comercios.

¡Miren el absurdo que estamos generando en este punto!

Como manifestó el Honorable señor Novoa , este no es un problema de los grandes supermercados. Estamos legislando lo siguiente: si en una población cualquiera una persona tiene un pequeño negocio y lo atiende junto con su señora y su hijo, puede abrir; pero si muro por medio hay otro negocio de similares características, atendido por su dueña y dos trabajadores -es decir, ahí se da empleo-, ese local debe cerrar.

Señor Presidente , el Senado debiera ser el lugar de la racionalidad. ¿Puede alguien sostener aquí que es correcto establecer una cosa tan absurda como la que estoy señalando? O sea, el comerciante que trabaja por sí mismo puede abrir, pero el que contrata a una persona, no.

Estamos legislando en forma completamente irracional.

Al margen de eso, hay que abordar el tema de fondo.

El Senador Zaldívar hizo presente que el Gobierno había actuado con tardanza en esta materia. Y yo estoy de acuerdo con Su Señoría. Pero no porque se haya procedido de forma tardía cabe generar tales efectos nocivos.

Arriba de la mesa hay una indicación que recoge la opinión de muchos señores Senadores, quienes la expresaron en su oportunidad y, además, firmaron un proyecto de acuerdo en esa misma dirección. Entonces, ¿por qué rechazarla hoy día?

Más aún, el propio Ejecutivo ha manifestado, como lo señalé ayer, estar dispuesto a legislar sobre el fondo del asunto. Somos varios los parlamentarios, de Gobierno y de Oposición, que creemos que debiera haber, en los casos de los festivos y de los feriados, siempre, en toda circunstancia, un pago extraordinario, porque el esfuerzo es adicional.

Pero, más allá de las presiones, más allá del griterío, esto no obedece a ninguna racionalidad. Tan así es que los señores Senadores de la Concertación están pronunciándose hoy día en forma exactamente inversa a los argumentos que formularon hace pocas semanas.

¡Cómo va a ser razonable, cómo va a ser serio que este Senado el 29 de junio haya considerado inconveniente, por unanimidad, extender la irrenunciabilidad y ahora piense exactamente lo contrario! ¡Y no se da ningún antecedente nuevo!

¡Cómo no va a haber un mínimo de racionalidad y de coherencia para los efectos de legislar!

Creo, señor Presidente, que todavía existe espacio para no perjudicar a las personas, a los consumidores, a los pequeños comerciantes, y para resarcir adecuadamente a los trabajadores dependientes del comercio.

El señor PIZARRO (Presidente).-

Tiene la palabra el Senador señor García.

El señor GARCÍA .-

Señor Presidente , le pido que suspenda la sesión por cinco minutos y que convoque a reunión de Comités.

Su Señoría sabe la razón.

El señor PIZARRO ( Presidente ).-

Lo haré cuando termine la votación, señor Senador.

El señor GARCÍA .-

¡No, Presidente ! ¡Tiene que ser ahora!

El señor PIZARRO (Presidente).-

Estamos en votación.

El señor GARCÍA .-

¡Tiene que ser ahora!

¡No será la primera vez que se suspenda la sesión durante una votación!

¡En mi calidad de Comité, no puedo permitir que se les falte el respeto a los Senadores que están interviniendo! ¡Y usted, como Presidente del Senado , tampoco lo debe tolerar! ¡Y bien sabe que se le ha faltado gravemente el respeto al Senador Andrés Allamand recién...

La señora MATTHEI.-

¡Y a todos los demás!

El señor GARCÍA .-

¡Y a todos los demás!

La señora MATTHEI .-

Todos en las tribunas se dan vuelta, empiezan a toser, y creen que con eso nos van a amedrentar.

El señor PIZARRO ( Presidente ).-

Senador señor García , usted sabe que hay un Reglamento que debemos cumplir. Iniciada una votación, no puedo suspenderla.

Ayer su Comité hizo uso de una norma reglamentaria, y yo no dije absolutamente nada, porque estaba en su derecho.

Además, el Reglamento le permite adoptar alguna medida en contra de la Mesa si no le gusta la forma como conduce el debate.

En consecuencia, voy a suspender la sesión una vez terminada la votación.

Tiene la palabra el Senador señor Coloma.

El señor COLOMA.-

Señor Presidente , en todos los proyectos de ley, quienes en función de la democracia representamos a las personas debemos tener claro, para tomar cualquier decisión, lo que significa la armonía permanente de tres factores: la importancia de la comunidad, la importancia del sector laboral y la importancia de los emprendedores.

A mi juicio, ese es un criterio acuciante, difícil, y hace que no siempre la tarea parlamentaria sea grata.

Si votáramos siempre por lo que aplauden las tribunas, seríamos demagogos.

Aquí hay que ser serios y pensar en Chile con mayúsculas, y no por el aplauso del momento o por tratar de obtener un resultado a corto plazo.

En estas ocasiones uno tiene que ser fiel al juramento de respetar la Constitución, las leyes y el bien común. Y pocas veces me ha tocado hacer uso de la palabra, aunque sea simplemente para fundar el voto, tan consciente de esta realidad.

Señor Presidente , como pocos, siento que el Bicentenario tiene que ser celebrado. Pero también, permanentemente, he impulsado medidas de fondo destinadas a cuidar a la familia chilena. Así que no me siento cómodo cuando algunos se consideran acreedores de la familia, como si un feriado hiciera la diferencia entre respetarla o no. Mucho más importante que aquello es preocuparse por el tamaño de las viviendas que se les entregan, que no sobrepasan los 35 metros cuadrados promedio, creyendo que con eso se hace familia, por el hecho, simplemente, de sumar propietarios.

Así que no me siento deudor, ni en materia de Bicentenario, ni de familia, porque he cumplido lealmente con mi deber de velar por una y otra causa.

Con esa misma convicción, pienso que aprobar el proyecto original, que muchos parlamentarios habían rechazado hace dos meses -como ha recordado acertadamente el Senador señor Allamand - y que hoy día se han dado una "vuelta de carnero", desde un punto de vista de país -les pido que pensemos en el país con mayúscula-, claramente genera un problema mayor.

Quiero plantear solo cuatro elementos.

El primero de ellos me parece fundamental.

Soy Senador por una zona que estuvo inactiva por el terremoto, y uno siente la angustia de la paralización y del desabastecimiento. Y tal situación no es cosa de libros, de manuales o de teorías: lo vivimos dramáticamente hace seis meses. Entonces, no diviso motivo alguno, que no sea la fuerza mayor, para que, en forma razonada, sin exigencia imposible, se impida que el país aparezca normalmente abastecido.

Y perdone, señor Presidente , pero tres días de desabastecimiento constituye un problema, particularmente en la zona que represento, donde el empleo es precario y se verá afectado el sector turismo. Precisamente, estos son los momentos que generan una ayuda importante a la familia chilena, de la que tanto se ha hablado esta tarde y que tan poco se hace por cuidarla el resto del año.

En segundo lugar, señor Presidente , me parece que aquí se obliga a los más pobres a incurrir en gastos extraordinarios para abastecerse en forma anticipada. Lamentablemente -tal vez no es el problema de muchos de los presentes-, no todos los hogares chilenos se hallan en condiciones de aprovisionarse por varios días, pues no disponen de refrigeradores ni de la capacidad adecuada para enfrentar lo que debería ser un espacio de entendimiento entre compatriotas.

Por otra parte, desde la perspectiva del empleo, ayer estuve en la Región que represento, donde se me acercaron muchos pequeños comerciantes para decirme que esta propuesta arruinaba sus vidas, ¡arruinaba sus vidas! -lo voy a subrayar-, porque ese es el drama que experimentarán muchas personas en distintas zonas en Chile.

Espero, señor Presidente, que quienes se hallan en las tribunas respeten y dejen opinar en un sentido u otro.

Como decía, probablemente otras regiones no tienen ese problema. Pero aquí hay una esperanza y un espíritu de poder trabajar y desarrollarse que me parecen adecuados. Y no se trata solo de los pequeños comerciantes, pues me parece fundamental no hacer abstracción de los emprendedores. Porque pareciera que todos los supermercados son deplorables, sin importar su tamaño. No sé en qué país uno vive. Habrá buenos y malos establecimientos, pero no generemos una caza de brujas, como si de repente hubiesen aparecido personas con absoluta insensibilidad de todo lo que tiene que ver con nuestro futuro.

Asimismo, estimo que la iniciativa abre espacios a un elemento que siempre ha sido malo, que es la especulación. Obviamente, de aprobarse el proyecto, esta se producirá durante los próximos días, por lo que, desde el punto de vista parlamentario, nosotros deberíamos abordar en consecuencia el tema y dar facilidades a la gente.

En definitiva, no se está actuando con sentido común, ni tampoco en orden a darle facilidades a las personas. Y eso es lo que reclamo en el Senado, porque, lamentablemente, la demagogia se sobrepone a lo que deben ser, en mi opinión -tal vez otros piensen legítimamente distinto-, los intereses del país.

Me parece que los oídos tienen que estar abiertos. El Ejecutivo ha hecho un máximo esfuerzo en esta instancia y ha presentado una indicación razonable, que, desde el punto de vista ciudadano, goza de gran aceptación; que, desde la perspectiva laboral, tiene sentido, y que, desde el punto de vista del país, es importante.

Por eso, señor Presidente , voto a favor de la indicación, y, eventualmente, me pronunciaré en contra del proyecto, porque pienso que daña gravemente a Chile.

El señor PIZARRO (Presidente).-

Tiene la palabra el Honorable señor Gómez.

El señor GÓMEZ.-

Señor Presidente , hace tiempo que en el Senado no teníamos un debate tan intenso, en el que se efectúan premoniciones de catástrofes, de desabastecimiento, de dolor, cuando, en realidad, por primera vez en 100 años se van a juntar cuatro días de feriado que favorecen a todos los trabajadores, excepto a algunos. Entonces, se produce una cosa insólita.

El señor Senador que me precedió en el uso de la palabra dijo que algunos se dieron una "vuelta de carnero". Y pienso que es bueno hacerlo, porque ser carnero y persistir en lo bruto es, aun, peor.

Es probable que, en ese debate muchos hayamos tenido opiniones divergentes, pero hoy día enfrentamos un asunto distinto.

Quiero referirme a algo que me parece fundamental: el respeto que tengo por el Honorable señor Allamand . Y lo digo con toda claridad, porque tiene pantalones para dar su opinión, aun cuando quienes se hallan en las tribunas estén en su contra. Manifiesta su pensamiento desde la perspectiva de lo que significa esta medida -según él- para el país. Y creo que eso hay que valorarlo. No me asiste motivo alguno para pensar que lo hace de mala fe, sino que es su punto de vista. Y si bien estoy absolutamente en desacuerdo con lo que señala, ese es su razonamiento al respecto.

¿Y por qué lo digo? Porque el señor Senador tiene la valentía y pantalones para expresar que el responsable de lo que está pasando hoy aquí es el Gobierno, que ha sido incapaz de buscar y de llegar a acuerdos con nosotros para tomar una resolución correcta.

Ayer emplazamos a la señora Ministra del Trabajo y al señor Ministro del Interior para que adoptaran una posición. Pero el Honorable señor Allamand tuvo que usar sus facultades y pedir segunda discusión para suspender el debate, y continuar ahora tratando el proyecto en estas condiciones.

Por lo tanto, el responsable de lo que está ocurriendo hoy en cuanto a si va a cerrar o no el comercio, o si los pequeños comerciantes tendrán o no problemas, es el Gobierno por su incapacidad de llegar a acuerdos políticos a tiempo.

Yo respaldé al Senador señor Allamand cuando presentó su propuesta anterior. Pero nadie lo escuchó. No hubo ninguna posibilidad real de discutirla. Hoy día tampoco. Y el Ejecutivo , a última hora, nos presenta una indicación para solucionar un problema irresoluble, al menos desde nuestro punto de vista.

Nosotros vamos a apoyar que en Chile exista igualdad entre los trabajadores en cuanto al feriado. Y si se aprueba para todos, deberá incluirse también a los del comercio.

Votaremos en contra de la indicación de la señora Ministra y del Gobierno, y nos pronunciaremos a favor de los feriados del 19 y 20 de septiembre. Y eso, señor Presidente, hay que decirlo con claridad.

Si aquí hubiese habido un acuerdo político, esta situación se habría resuelto sin ninguna dificultad, y no se estaría insinuando que habrá caos y que poco menos se producirá un desastre en el país. No va a ser así. Los pequeños comerciantes igual van a abrir sus locales; los panaderos venderán pan, y, por último, todo Chile hará lo que está diciendo el señor Presidente de la República : celebrar el Bicentenario en unidad.

Sin embargo, se pretende evitar que todos los trabajadores lo puedan festejar. La gente que está en las tribunas es tan pobre como los más pobres que se han defendido aquí, porque todos sabemos cuánto ganan los empleados de los supermercados. En definitiva, los únicos afectados son los grandes empresarios, porque no van a poder abrir sus negocios. Pero los pequeños comerciantes no tendrán problemas.

Y, para terminar, señor Presidente, reitero que el único responsable aquí es el Gobierno.

El señor PIZARRO (Presidente).-

Tiene la palabra el Senador señor Longueira.

El señor LONGUEIRA.-

Señor Presidente , no era mi ánimo intervenir en esta discusión, pero luego de la sesión de ayer y de lo que se ha expresado en la de hoy, quiero dejar testimonio de las razones por las cuales voy a respaldar la iniciativa del Ejecutivo.

Para ello, deseo recordar el debate original que nos llevó a esta iniciativa, y es precisamente el proyecto que aprobamos hace algún tiempo, que estableció dos feriados adicionales para el Bicentenario: el viernes 17 y el lunes 20 de septiembre.

En esa discusión -tal como lo dijo el Senador señor Allamand - se estableció la irrenunciabilidad de ese par de días como feriados.

Fue unánime la opinión de rechazo a instaurar dos días de feriado, no solo en la Sala, sino también en los medios de comunicación muchos se manifestaron contrarios a ello.

Argumenté en esa ocasión.

Cuando el Ejecutivo le consultó a la UDI la posición, quedamos todos en libertad de acción. Así lo acordamos, porque es un tema muy opinable. En lo personal, creía que el Bicentenario merecía dos días feriados, como finalmente acordaron las mayorías.

El que hayamos aprobado esos dos días generó dos proyectos de ley.

Al respecto, quiero señalar, en forma muy honesta, que yo era partidario de los dos días. Y me encuentro en el peor de los mundos, porque, finalmente, por cumplir mi palabra cambié mi voto.

Al consultarnos el Ejecutivo manifesté, dado que Senadores de la Concertación habían comprometido su voto para un día adicional, que también concurriría a esa decisión.

Pero frente al espectáculo que hemos visto entre ayer y hoy, prefiero honrar mi palabra y no cambiar mi pronunciamiento, como era originalmente mi voluntad.

Porque, a mi juicio, nada de lo que se ha dicho aquí tiene validez. Nos hallamos votando si establecemos excepcionalmente en el Bicentenario dos días en que los trabajadores del comercio no trabajarán.

Si se hubiera hecho con anticipación, los efectos serían menores de los que creo que van a acontecer de aprobarse tardíamente esto. Pero prefiero honrar la palabra, ser serio a popular.

Creo que esta es de las peores sesiones que se han llevado a cabo en el Senado desde que lo integro. Siempre pensé que esta era una instancia de reflexión, de acuerdo. Lamentablemente, a partir especialmente desde que la Concertación está en la Oposición, ha dejado de serlo. La verdad es que lo que une siempre cuando se encuentra en la Oposición es la demagogia. Ojalá aparezcan líderes en ese conglomerado político que puedan llegar a acuerdos, que estén dispuestos a pagar costos políticos y no a buscar siempre los aplausos fáciles.

¿Qué ha pasado entre el proyecto anterior y el de ahora? Que hay gente en la galería.

Por eso, siempre he dicho que la única razón por la cual soy partidario de que el Congreso se quede en Valparaíso es porque es más difícil llenar la galería. Mientras menos concurrencia haya en ella, mejor será para el país. Porque vamos a legislar en serio, y no para la galería.

Y digo esto ante la gente que hoy se halla en las tribunas. Porque no da más título en representación de los trabajadores a los que voten por un feriado más. Muy por el contrario.

Gobernaron 20 años, señor Presidente .

Cuando uno escucha la cantidad de atrocidades que se han dicho en esta Sala, quisiera preguntar a los que están votando por otro día feriado: ¡dónde estuvieron esos 20 años!

Entonces, en la vida uno tiene que optar si actúa con rectitud y mirarse al espejo, a la cara, con honradez. Yo prefiero la tranquilidad de ser impopular, pero también de votar en conciencia y cumplir mi palabra.

Esa es la razón por la cual voy a respaldar la indicación presentada por el Ejecutivo.

El señor PIZARRO (Presidente).-

Tiene la palabra el Senador señor Girardi.

El señor GIRARDI.-

Señor Presidente, me parece que este es un debate totalmente interesante, que habla del país que queremos construir y los problemas que tenemos.

Yo no diría que es ser populista estar en determinada posición.

El Senador Allamand nos señaló que casi todas las encuestas que tenían favorecían más bien la opción distinta, la que ellos representan, y que lo que nos hallamos en este lado estaríamos más bien votando contra lo que piensa la mayoría.

Creo de verdad que esta es una cuestión de principios. Para muchos no es un asunto de acomodo, de poner el termómetro y ver qué está pensando la gente, sino que tiene que ver con convicciones.

Yo pienso que acá debatimos acerca de la igualdad, de intentar que en nuestro país no persista la discriminación.

Estamos tratando de homologar un derecho que tienen algunos trabajadores para todos los trabajadores.

Ciertos Senadores se planteaban cómo a la gente que quiere viajar, hacer turismo, la íbamos a dejar a la intemperie, sin poder casi sobrevivir en esos días.

Bueno, yo deseo hacer la pregunta inversa, porque todas las cosas tienen dos puntos de vista: ¿cómo vamos a dejar a esos miles de trabajadores, a sus familias, sin la posibilidad de tener un día festivo, o de gozar, como todos los demás trabajadores, del Bicentenario que celebrará nuestro país?

¿De qué estamos hablando? ¿Cuántos trabajadores, cuántas mujeres y hombres que son jefes o jefas de hogar? Una cifra cercana al millón 200 mil personas. No me parece una cuestión menor.

Estamos hablando de cerca de 500 mil trabajadores del retail, de las grandes tiendas. No creo que sea un asunto menor.

Chile es un país solidario.

Y quiero hacer un llamado al resto de nuestros compatriotas, a los que pueden verse afectados, a ser solidarios con una parte importante del país. Porque una parte de sus trabajadores -que nunca tienen domingos, pues en general no se les respeta- tendrá hoy ese beneficio.

Pido a los chilenos y chilenas que nos organicemos. Hay tiempo suficiente. No creo que exista ningún tipo de situación anómala.

¡Por favor, esto no es lo mismo que un terremoto! Un terremoto no se previene. Ni siquiera tuvimos un sistema de alerta temprana cuando ocurrió. Aquí tendríamos un súper sistema de alerta: con anticipación cada compatriota sabrá que en esos días en Chile imperará un criterio de igualdad, de no discriminación. Y los que pueden sentirse o estar afectados tendrán la posibilidad de ser solidarios para con una parte importante del país, que no tiene o no puede gozar de estos beneficios.

Señor Presidente , consecuencias hay muchas. Porque aquí a algunos siempre les gusta poner solo el énfasis en las cuestiones de crecimiento, de rentabilidad (la de unos pocos). Los mayores afectados no serán los de comunas populares, pobres, pequeñas. Porque allí existen muchos negocios familiares.

Creo que las grandes consecuencias son que nuestro país tiene una de las mayores tasas y prevalencia de consumo de benzodiazepina, de angustia en las mujeres, de disfunciones sexuales en hombres y mujeres, de droga. Y después nos preguntamos por qué.

¿No tendrá que ver con el tipo de sociedad en que vivimos, que ha erradicado los principios y valores de comunidad, de solidaridad, y que ha puesto demasiado énfasis en otras cuestiones, como la rentabilidad o el "dios mercado" al cual todos deben someterse?

Señor Presidente , aquí -y quiero decirlo- habrá verdaderamente grandes beneficiados. Y deseo invitar a esos grandes beneficiados de aprobarse estos feriados: las ferias libres de este país. Se trata de empresas familiares, decenas de miles que venden productos saludables, no comida chatarra. Ellas tendrán una gran responsabilidad.

No es cierto que habrá desabastecimiento. Las ferias libres van a funcionar. Existen en todas las comunas populares. A lo mejor, en Lo Barnechea y en Las Condes habrá menos, y tendrán que prepararse más allí.

Me parece que serán una excelente alternativa, que por lo demás en otros países se protege. En otras naciones se impide la instalación de grandes malls, de grandes tiendas en los barrios, en los centros de las ciudades, y se los obliga a estar en las periferias, para hacer lo que naturalmente ocurrirá acá: dar oportunidad a los pequeños comerciantes, a los negocios familiares, a las ferias libres.

Me pregunto si existe justicia también dentro de los sistemas.

Pienso que los dueños de la mayoría de estas tiendas donde sus trabajadores hoy gozarán de estos feriados también se los tomarán. Y habrá, entonces, también justicia intrasistema. Porque trabajadores, gerentes y dueños tendrán hoy día la misma oportunidad.

He dicho.

El señor PIZARRO (Presidente).-

Tiene la palabra el Senador señor Espina.

El señor ESPINA.-

Señor Presidente, en primer lugar, lamento que el Senado haya perdido -por responsabilidades compartidas, incluyendo al Gobierno- la posibilidad de gestar acuerdos.

Creo que la diferencia entre la Cámara de Diputados y nuestra Corporación -muchos de nosotros fuimos miembros también de esa otra rama legislativa- es que el Senado tenía la capacidad, aunque fuera en la hora undécima, de gestar acuerdos, que sirvieron mucho al país. De manera que siento mucho que la propuesta del Gobierno, que me parece razonable y correcta, la rechacen los parlamentarios de la Concertación, como se ha podido escuchar hasta ahora.

En segundo término, creo que el proyecto que nos ocupa ha permitido abrir debate, que espero no se agote después del Bicentenario, sobre dos materias que están muy presentes en la sociedad chilena: los abusos que se producen con los derechos de los consumidores en los bancos, en las empresas de retail, que ha quedado de manifiesto y que un grupo de parlamentarios hemos estado poniendo arriba de la mesa para que se resuelvan definitivamente; y, también, la protección de los derechos laborales, que entre otras cosas quedó de manifiesto a raíz de la dramática situación que están viviendo hoy día los mineros del norte del país.

Se trata de dos materias en las que hemos tenido que avanzar y sobre las cuales debemos legislar hacia el futuro.

Señor Presidente, si el argumento es el de que se ha de trabajar un domingo o un feriado, el Parlamento tiene que resolver si en tales días se laborará o no.

Ese es el problema de fondo.

No se diga, entonces, que aquello obedece a una cuestión de principios, porque el domingo siguiente al del feriado los empleados del comercio concurrirán igualmente a trabajar.

Por lo tanto, la sociedad chilena debe determinar si quiere que todos los negocios se hallen cerrados los domingos.

Eso es factible. Pero ahí estriba lo medular del debate en lo permanente.

Ahora, si existiera coherencia en los argumentos que he escuchado a algunos parlamentarios de la Concertación, ellos tendrían que presentar una indicación para que el 17 tampoco se trabajara.

Me cuesta entender, señor Presidente , que la misma razón aducida a propósito del feriado del 20 de septiembre, día que será irrenunciable, no sea válida para el 17. Porque, de ese modo, el trabajador al que le toca turno este último día queda en desventaja.

En consecuencia, no puede considerarse coherente que por un lado se argumente que se procura que nadie labore en el feriado del día 20 y por otro se olvide que el 17 ocurre exactamente lo mismo y debe trabajarse.

Señor Presidente , la propuesta del Gobierno es razonable, pues establece que hay dos feriados irrenunciables y que quienes laboren el 17 y el 20 de septiembre quedarán sujetos a dos situaciones: podrán reemplazar esos días de descanso con posterioridad y, simultáneamente, recibirán 50 por ciento adicional por laborar en ambas fechas.

Me parece que el Gobierno ha tratado de buscar un acuerdo o una aproximación razonable y correcta al problema surgido.

Señor Presidente , solo me resta señalar que en mi circunscripción, la de La Araucanía norte, que lamentablemente hoy se encuentra en la noticia por una situación dramática que está ocurriendo en ella, no tenemos cadenas de supermercados, ni grandes empresas del retail; allí hay únicamente pequeños locales comerciales, algunos atendidos por sus dueños y otros que cuentan con tres o cuatro trabajadores. Por tanto, de aprobarse el proyecto tal como está, en varias de sus comunas se generará una situación extraordinariamente compleja para quienes deseen disfrutar del Bicentenario, porque algunos provienen de zonas rurales donde cuentan con uno o dos almacenes pequeños, lo que les dificultará las compras necesarias para festejar las Fiestas Patrias como corresponde.

Entonces, meter en un mismo saco las grandes cadenas de supermercado y los pequeños locales comerciales me parece absolutamente incorrecto.

Señor Presidente , la propuesta del Gobierno está bien hecha; es razonable, equilibrada, y constituye una buena oportunidad para avanzar en una materia compleja. Si no se acoge, estaremos descuidando a un sector importante de la población, que merece iguales atención y protección que quienes trabajan hoy en los supermercados.

Por esa razón, apoyo la propuesta del Ejecutivo.

El señor PIZARRO (Presidente).-

Tiene la palabra el Honorable señor Escalona.

El señor ESCALONA.-

Señor Presidente , lamento que los parlamentarios de Gobierno hayan sufrido una falta de respeto en esta sesión. Y podría expresarles mis excusas, aunque nunca nos las manifestaron cuando ellos mismos nos faltaban el respeto a nosotros.

Yo siento que es necesario decir las cosas como son. Uno debe buscar la verdad siempre, independiente de si le conviene o no.

Acá, del mal uso de la tribuna se abusó muchas veces. Es cosa de recordar, por ejemplo, cuando se traía a los deudores habitacionales, y otras situaciones.

Por consiguiente, entendamos que la relación tiene que ser entre iguales. No podemos acomodar el mundo a nuestra exclusiva conveniencia.

Yo, Senador Allamand , le doy mis excusas. Pero nunca escuché las suyas cuando me insultaban a mí desde las tribunas.

Creo que ese es un punto clave.

Y tampoco corresponde -por eso me inscribí para intervenir; porque no pensaba hacerlo- que, a fin de tratar de convencer a la Oposición para que tome el punto de vista de ustedes -lo digo por intermedio del señor Presidente -, se nos insulte señalando que estamos acá motivados por la demagogia, o por el populismo,...

La señora ALLENDE.-

Por las vueltas de carnero.

El señor ESCALONA.-

...o por las vueltas de carnero, en fin.

Porque seamos claros: este proyecto se votó primero en la Cámara de Diputados; en esa Corporación las bancadas oficialistas son mayoría.

Por consiguiente, acá se incurre en un manoseo de la situación.

Aquí hay una responsabilidad política inequívoca del bloque al que le corresponde gobernar.

Más aún -permítanme decírselo con toda franqueza, aunque el tiempo ya se me escapa-: la idea del feriado del día 20 fue del Presidente de la República .

¡Esto no comenzó por nosotros!

Quiero expresarlo con mucha sinceridad: el ofrecimiento de días feriados con fines de popularidad de corto plazo no empezó en la Concertación, estimados Senadores oficialistas.

Sé que a ustedes les molesta que les diga estas cosas. Pero fue así: nosotros no comenzamos con este ejercicio.

Por lo tanto, que ahora nos ofendan con las afirmaciones que, voluntaria o involuntariamente, están haciendo me parece un despropósito, una distorsión de la forma como han ocurrido las cosas.

Ahora, en cuanto a los feriados, no es la única vez que en estos seis meses se ha buscado popularidad antes que atender el bien común del país.

No es el momento de realizar el debate -pero llegará el día en que habrá que hacerlo- en torno a si gobernar significa exclusivamente efectuar anuncios para aumentar la popularidad de quien gobierna.

Así que asumamos la realidad del proceso de la forma como partió. Y en él los trabajadores del comercio y sus representantes han ganado el apoyo mayoritario de la opinión pública al reclamar una reparación y un derecho que hoy considero imposible evitar.

El señor PIZARRO (Presidente).-

Tiene la palabra el Honorable señor Navarro.

El señor NAVARRO.-

Señor Presidente , nosotros pensábamos que íbamos a tener un Ejecutivo proactivo. Y como no lo es, deben pagar el costo las bancadas de la Oposición.

Ese es el precio de ser Gobierno, Y hoy lo asumió el Senador Allamand.

Yo entiendo que las bancas oficialistas deben cumplir su rol. Pero todo tiene un límite.

Dicen que este proyecto perjudicará a los pobres; dañará a los pequeños empresarios, y, en definitiva, afectará los intereses del país.

El colega Longueira nos acusa de estar haciendo demagogia porque deseamos darles un día más de descanso a los trabajadores. ¡Un mísero día en 200 años (no en 20 años como dicen algunos Senadores)!

Cada vez que debatimos una materia económica, los que gustan de la globalización, del libremercadismo, nos señalan entre los países emprendedores y nos ponen a la par de naciones de Europa, de Oceanía. Pero sucede que allá se trabaja 35 horas semanales. Y quien visita alguna de ellas puede observar que los domingos todo el comercio se halla cerrado, pues ese día no se trabaja.

La señora MATTHEI .-

¿Y China...?

El señor NAVARRO.-

China es otro ejemplo.

Entonces, uno reflexiona. Porque felicitamos a los países de Europa por su desarrollo económico; por su economía social; porque en ellos hay una jornada de 35 horas semanales, los trabajadores se desarrollan con mayor igualdad y, por ende, las diferencias remuneracionales son menores y los derechos laborales se hallan protegidos. Pero cuando en Chile pretendemos mayor equidad, se nos señala que aquí se trabaja poco, en circunstancias de que está demostrado que somos uno de los países del mundo con más horas laborales semanales acumuladas.

Considero, pues, que este debate es un poco surrealista. Seguramente, en 20, 30 ó 50 años más -ojalá sean menos- se dirá: "¡Cómo el Senado pudo gastar dos días para discutir si se les otorgaba o no un día más de feriado a los trabajadores!".

Recuerdo que en esta misma Cámara, allá por 1920, cuando se debatía la Ley de Instrucción Primaria Obligatoria, algunos partidos señalaban que los campos iban a quedar desiertos si los pobres debían terminar el sexto básico. "¡No habrá quién los trabaje!", decían. Y se oponían a que se aprobara ese nivel de educación.

Son las visiones contemporáneas de gente con una mirada bastante limitada, señor Presidente.

Pues bien, espero que en el futuro se diga: "El Senado debatió y, después de la discusión, dio paso al entendimiento de que el trabajo no lo es todo y de que hay trabajar para vivir y no vivir para trabajar".

Entonces, planteado el debate, debemos hacernos cargo de la necesidad de innovar. Y si tal es el punto de partida para que el Gobierno actúe anticipadamente frente a estas materias y mantenga en el tiempo todo lo que ha ofrecido hoy a los efectos de consagrar mejoras para los trabajadores, bienvenido.

Yo, por cierto, voy a sostener mi rechazo a un solo día feriado. Estoy porque se otorguen el 19 y el 20, con la salvedad -y se lo he comentado a los Diputados- de las panaderías, cuyos representantes han manifestado inquietud al respecto.

Creo que los expendios pequeños podrán producir y vender pan. Me habría gustado presentar una indicación sobre el particular. Sin embargo, dicen que no hay tiempo. No quiero, pues, retrasar el despacho de la iniciativa pertinente, porque podríamos agotar un plazo parlamentario que es estrecho y con ello abrir la posibilidad de que la iniciativa se caiga.

Creo además, señor Presidente , que hay que hacerle modificaciones profundas a nuestra legislación laboral. Se requieren reformas de verdad revolucionarios, como lo han expresado el Ministro Lavín y el propio Presidente Piñera .

Algunos se asustan. Pero Chile -reitero- necesita cambios revolucionarios en materia laboral para ponernos al día, particularmente en una ecuación muy simple: cuando se trabaja más, se gana más.

Esa es la negociación colectiva, a la cual accede hoy solo el 6 por ciento de los trabajadores. Wal-Mart, Lider, las grandes cadenas aplastan a sus empleados: les crean sindicatos paralelos y, en definitiva, persiguen a los existentes para destruirlos.

Hoy día hay más sindicatos, pero de mucho menor peso, porque se ha diseñado una legislación para ello.

En mi caso, intentaron sacarme del Senado por marchar con los trabajadores en una protesta nacional contra el modelo económico. Fui al Tribunal Constitucional. Y Ségolène Royal , a la sazón candidata a la Presidencia de Francia , me decía: "¡No logro comprender cómo en Chile se pretende destituir a un Senador por marchar con los trabajadores!". En Europa, a los parlamentarios que no están con los trabajadores los saca de sus cargos la ciudadanía.

En tal sentido, señor Presidente, voto a favor de la irrenunciabilidad de los feriados del 19 y 20 de septiembre.

¡Patagonia sin represas!

El señor PIZARRO (Presidente).-

Tiene la palabra la Honorable señora Rincón.

La señora RINCÓN.-

Señor Presidente , una de las características que la ciudadanía valora altamente es la de aquellos que en política dicen lo que piensan. Pero valora mucho más a quienes no solo dicen lo que piensan, sino que también hacen lo que dicen.

A qué viene lo anterior, se preguntará Su Señoría: a que en estos dos días hemos visto y escuchado cosas distintas.

El Gobierno ha sostenido que en esta materia respetará la opinión del Parlamento.

Debo recordar que la Cámara de Diputados ya aprobó en forma mayoritaria el proyecto que ahora conoce el Senado.

Sin embargo, dicho aquello -"respeto a la decisión del Congreso"-, ayer el Ejecutivo trató de cambiar la iniciativa a través de conversaciones, llevadas por la Ministra del Trabajo , con distintos parlamentarios. Y hoy nos presentan finalmente una indicación que es, como se ha dicho, al menos tardía.

En la prensa recogimos -y lo manifesté ayer- la afirmación de un alto ejecutivo que señalaba que la mejor manera de arruinarles el Bicentenario a los chilenos era declarando irrenunciables los feriados del 19 y 20 de septiembre.

En verdad, señor Presidente, muchos de los presentes en la Sala creemos que nuestros trabajadores se merecen un respiro.

Estamos hablando de trabajadores a los que todos nosotros (al menos todas nosotras) les conocemos la cara. Vamos al supermercado, y los saludamos, los miramos a los ojos y -por lo menos es mi caso- intercambiamos más de una palabra. No son números que podamos guardar y archivar en nuestros computadores. Detrás de ellos hay familias de esfuerzo que mes a mes hacen tremendos sacrificios para salir adelante. Algunos terminan su jornada agotados y casi sin tiempo para compartir en el hogar. En el caso de las mujeres, llegan a su casa tarde a cocinar, lavar y planchar; no puedo asegurar que lo hagan -y perdónenme por la afirmación- hombres y mujeres, pero sí casi todas ellas.

Y si decir estas cosas es populista, pues ¡Bien por el populismo!

Si decir que en el Bicentenario todos debemos hacer esfuerzos solidarios para que la gran mayoría descanse, ¡Bien por el populismo!

Si decir que los chilenos deben prevenir y hacer sus compras con anticipación, creo que vale la pena el populismo.

Señor Presidente, he escuchado con asombro la aseveración de que las familias no tendrán espacio en sus refrigeradores para guardar tantos alimentos.

Solo quiero expresar que con seguridad los refrigeradores de los hogares más sencillos de nuestro país disponen de espacio suficiente, pues normalmente se requieren grandes esfuerzos para llenarlos, ya que en ellos siempre hay pocos alimentos.

Queridos Senadores, se ha sostenido -he recibido llamadas telefónicas sobre el particular- que las lechugas se pudrirán en los supermercados. Estoy segura de que, con el poder de planificación de los altos ejecutivos de las empresas del sector, eso no ocurrirá. Asimismo, que las familias no dispondrán de pan fresco para el choripán (también me lo han dicho telefónicamente). Pero ello -y las dueñas de casa lo sabemos- puede ser evitado con una planificación adecuada. Y todos sabemos que durante estas fiestas se multiplican los hornos de barro para hacer empanadas caseras y pan amasado.

Pienso, señor Presidente, que el panorama descrito está lejos de ser realidad.

Finalmente, pido que la memoria se ocupe con igualdad, pues solo se recuerdan algunas cosas o parte de la historia.

En efecto, parlamentarios de la Concertación pidieron que el 17 de septiembre fuera feriado, pues, por Estatuto Administrativo y negociación colectiva, se iba a trabajar medio día en la gran mayoría de los casos y, por tanto, agregar medio día más no parecía un exceso. Pero el Gobierno no acogió esa iniciativa. Parecía que el placer de ser dueño de la pelota no podía dejarse de lado. Entonces, no hubo espacio para eso y, en su defecto, se innovó con el día 20.

Pero no solo aquello. Solicitamos que se retirara el proyecto pertinente y que, además, se revisara la idea de hacer irrenunciable, por única vez, el día 19. Eso tampoco fue acogido.

¿Qué ocurrió? 17, 18, 19 y 20 de septiembre, feriados. ¡Viva el Bicentenario! Y hoy discutimos si el 19 y el 20 son asimismo feriados irrenunciables para todos.

Es verdad -lo han dicho acá varios Senadores-: lo hicimos mal. No obstante, sin lugar a dudas, el que peor lo ha hecho es el oficialismo, por su tozudez y su porfía.

Pero todo en la vida es por algo. Y hoy develamos nuestras prioridades.

Las nuestras: la familia, la igualdad, la solidaridad y una alta dosis de planificación y eficiencia.

¡Nuestros trabajadores lo merecen!

Le pregunté a la Ministra , al terminar la sesión especial de esta mañana, qué opinaba el Gobierno. Y me dijo que no querían 19 y 20 como feriados irrenunciables.

¿Los motivos? Debo suponerlos. El ya expresado por los Senadores del oficialismo: el caos. ¿Y debo suponer también que hay que agregar las lechugas y el pan para el choripán...?

El señor GÓMEZ ( Vicepresidente ).-

Tiene la palabra la Senadora señora Pérez.

La señora PÉREZ ( doña Lily).-

Señor Presidente , me rebela un poco escuchar esta tarde en la Sala un debate que parece más bien propio de culpas políticas; una discusión política, a veces teórica, donde algunos -no todos, por cierto- abusan un poquito de las posiciones en las cuales se encuentran.

Porque el proyecto de ley que nos convoca dice relación a una materia, a mi entender, tremendamente opinable, vinculada al criterio de cada persona que debe tomar una decisión y a la conciencia con que vota cada Senador o Senadora.

Señalo lo anterior porque, a pesar de que no podría votar en contra de la indicación presentada por el Gobierno -mi Gobierno-, tampoco la voy a apoyar, pues soy partidaria de los dos días irrenunciables.

Al respecto, mantengo lo que expresé ayer, porque creo que cuando se dice algo es preciso cumplirlo.

Y, desde ese punto de vista, en la medida en que se trata de mi Gobierno, me parece necesario pedirle, ya que está presente la señora Ministra , que la indicación respecto de los días feriados se discuta en un proyecto de ley profundo -podemos tomarnos el tiempo para ello-, en el que realmente se aumente lo que se le paga a la gente que trabaja en días feriados. Estimo que eso es relevante.

Pero lo que nos convoca hoy día a votar -y fue un debate que comenzamos en la tarde de ayer- dice relación a otra cosa, no a la indicación a que he hecho referencia: lisa y llanamente, a cuál es la postura de esta Corporación con respecto a dar los dos días irrenunciables.

Mi Honorable colega Andrés Zaldívar expresó que algo que lo hizo cambiar su opinión es que uno de ellos corresponde precisamente a un domingo.

Tal como muchos chilenos van a poder disfrutar su feriado el 20 de septiembre y teniendo en cuenta que el del comercio es un sector de trabajadores que definitivamente enfrenta exigencias mucho más fuertes que otros, estimo muy importante, por lo tanto, que demos una señal de apoyo al segundo día como feriado irrenunciable.

Y, por esa razón, señor Presidente, creo que han sido sumamente valiosas las discusiones de ayer y de hoy día.

Pero también me rebela muchísimo el pensamiento de que el punto dé pie, finalmente, para posiciones antagónicas de Gobierno y de Oposición. Porque la Senadora que habla es de Gobierno, pero se halla a favor de los dos días irrenunciables. Y representa también a mucha gente que comparte la misma idea.

Considero que se trata de cuestiones opinables, que tienen que ver con la conciencia de cada uno. En un Bicentenario como el que se celebra en este mes de septiembre, que ha dado lugar a numerosos anuncios con respecto a diversos festejos en cada una de las Regiones, a múltiples actividades que incluso ha organizado el propio Gobierno, juzgo sinceramente que resulta significativo el mensaje que demos acerca de cómo se va a celebrar.

El comercio detallista, las ferias, van a poder abrir sus puertas. El comercio local atendido por sus propietarios, también.

Y quisiera agregar que a la Senadora señora Rincón, al parecer, la llamó alguien que también lo hizo conmigo. A propósito del ejemplo de la lechuga, una persona me hizo presente que tal verdura se podía quemar después de tres días seguidos en un supermercado cerrado. Pero en uno de esos grandes establecimientos -no me refiero a los pequeños- las lechugas se pagan sesenta días después, y si están quemadas, la devuelven.

Opino que en este tipo de debate tenemos que considerar no solamente los aspectos antagónicos, sino también lo que creemos y pensamos, y anteponer la necesidad de expresar nuestro criterio en forma honesta, clara y transparente. A mi juicio, lo que ha presentado hoy día el Gobierno es tremendamente bien intencionado, y no comparto el que algunos señores Senadores de la Oposición lo fustiguen por esa razón.

Porque es verdad lo observado por mi Honorable colega Allamand: es algo que se pudo hacer de una forma distinta. Pero, finalmente, las cosas llegaron a este punto.

Me parece -y lo digo de corazón y con convicción total-, que tenemos que dar los dos días feriados irrenunciables.

He dicho.

El señor GÓMEZ ( Vicepresidente ).-

Tiene la palabra el Honorable señor Rossi.

El señor ROSSI.-

Señor Presidente , intervine ayer, pero como he escuchado muy atentamente ahora a algunos miembros de esta Corporación, en particular al Senador señor Allamand , me parece conveniente formular una aclaración, primero, respecto de votar de acuerdo con la tribuna o la "galucha", como la han llamado acá.

Distintos integrantes del Gobierno me llamaron hoy día en la mañana para darme a conocer que en La Moneda contaban con encuestas en el sentido de que 75 u 80 por ciento de los chilenos se hallaban en contra del feriado irrenunciable, porque la gente quiere ir al mall, a la multitienda y al supermercado.

Entonces, cabe preguntarse si se piensa que quienes somos partidarios de votar a favor de la irrenunciabilidad de los dos días lo haremos por un afán populista o por quedar bien con los trabajadores de las multitiendas, del retail o de los supermercados.

Repito: el Gobierno ha utilizado el argumento de que la ciudadanía quiere ir el 19 y el 20 de septiembre al supermercado, al mall, porque desea adquirir lechugas frescas y, a lo mejor, porque no tiene otro paseo más entretenido.

En consecuencia, cuidado con un fundamento de esa índole, porque podría ser empleado exactamente a la inversa.

Segundo, el Senador señor Allamand mezcló dos cosas distintas. Porque lo que se votó en la Comisión de Gobierno en esa otra ocasión fue si se querían uno o dos días feriados. Eso es muy diferente de la irrenunciabilidad.

Creo que todos saben que los feriados que presentan ese último carácter son el 1º de enero, el 25 de diciembre, el 1º de mayo y el 18 de septiembre. Entonces, es perfectamente razonable que un feriado lo sea para todos. Si son dos, como en el caso que nos ocupa -y es lo que nos anima a votar a favor de la irrenunciabilidad-, ello debe favorecer a toda la gente, sin discriminación, sin excepción, y también al comercio. Lo que es bueno para algunos es bueno para todos. Por lo tanto, es totalmente distinto pronunciarse entre el 17 de septiembre y el 17 y el 20 de septiembre, o bien, respecto de la irrenunciabilidad de los feriados.

Deseo subrayar que la que actúa con una encuesta en la mano es más bien la propia Administración actual. Solo quiero poner el ejemplo de Barrancones.

El principal argumento empleado por el Gobierno -acabo de referirme a Barrancones con relación al populismo- fue que se plantea una situación excepcional, que la medida es por una sola vez, que se trata del Bicentenario. Con ese mismo criterio, lo que estamos sosteniendo es simplemente que, por una sola vez, de manera excepcional, por el Bicentenario, queremos que la familia chilena, incluidos los trabajadores del comercio, goce de ambos días feriados.

Insisto: si hubiera sido un solo día, no estaríamos discutiendo. Pero resulta que son dos, y deseamos que todas las personas puedan disfrutar de ellos.

El Senador señor Allamand también reconoció -y lo felicito por ello- quién es el culpable justamente por no resolver estos problemas. Expresó: "El Gobierno hizo mal las cosas".

La autocrítica es buena, en todo caso. Habla muy bien de Su Señoría.

Pero, además, es preciso consignar que el Gobierno no acogió la idea de mi Honorable colega, muy buena, en orden a pagar mejor los domingos. ¿Cómo va a ser igual trabajar uno de esos días que un lunes? Es el único que tiene la facultad para presentar una iniciativa como esa y no ha querido hacerlo.

Finalmente, deseo recordar que gracias a la Concertación existen hoy día dos domingos de descanso, no solo uno, en el comercio, en el retail. Ello no se logró precisamente con el apoyo de la Derecha.

Gracias.

El señor GÓMEZ ( Vicepresidente ).-

Tiene la palabra el Honorable señor Quintana.

El señor QUINTANA.-

Señor Presidente , al igual como lo expuse ayer, creo que no tiene mucho sentido, si median una indicación y un proyecto distinto, acotado a un segmento de los trabajadores, el intento de confundir el debate con el que sostuvimos en julio. Porque ahí se trataba de otra cosa: más bien de lo que el país perdía, de cuáles eran los sectores que se iban a ver beneficiados.

Y, para ser justos también, en esa última oportunidad no estuvo presente la cuestión de la irrenunciabilidad. Y el señor Senador lo sabe.

El señor ALLAMAND .-

¿Me permite una interrupción, Honorable colega?

El señor QUINTANA.-

El que habló de la irrenunciabilidad fue el Senador señor Navarro . El punto no fue parte de la discusión general que mantuvimos en esa ocasión.

Y si hoy día nos hallamos abocados a este debate es porque, en materia de derechos laborales, se incluye el segmento de que se trata. Pero no es el único sector de los trabajadores que claramente sufre una serie de desigualdades en su regulación.

Aquí se ha expresado que el apoyo a los dos días feriados irrenunciables es una irracionalidad. ¡Lo único que ha faltado afirmar es que constituiría una catástrofe y que, por lo tanto, casi sería preciso decretar el 2 por ciento constitucional...! ¡Ello, para hacer referencia a la "gran crisis" que experimentará el país en ocho días más, en circunstancias de que tenemos tiempo de sobra para ponernos de acuerdo y para que las familias se organicen...!

También se ha aludido a las familias de más escasos recursos. Cabe recordar que ellas, a propósito de las transferencias monetarias que alguien mencionó, solo han recibido un bono durante el año: el de marzo. No habrá otros. Para los pensionados tampoco. O sea, mucha gente no se encuentra en condiciones económicas óptimas para pasar las fiestas.

Asimismo, es pertinente consignar que los sectores de menos ingresos no van todas las semanas al supermercado. Porque son, por cierto, estos establecimientos los que podríamos incluir dentro de una categoría que fuese objeto de una mayor discusión, no así los malls, pues no imagino a las familias paseando por ellos en los días de fiesta del Bicentenario.

Me parece que ese no es el punto central.

Por otra parte, señor Presidente , es evidente que, como lo expresaron muy bien los Senadores señores Allamand y Espina, el Gobierno cometió errores. Hubo una desatención respecto de la materia, al menos, en la Cámara de Diputados.

Me confirmó recién mi Honorable colega Muñoz Aburto que el asunto no constituyó una cuestión en la Comisión de Trabajo, aparte de la discusión de las normativas.

Desconozco si en algún momento la señora Ministra recibió a los gremios agrupados en la corporación de sindicatos de trabajadores del comercio. Entiendo que no.

Entonces, venimos a preocuparnos del problema a última hora, a ocho días de los feriados. ¡Eso se llama improvisación!

El Gobierno tomó distancia del tema desde el primer momento, hasta ayer, cuando no utilizó los micrófonos en el Senado.

Por lo tanto, cuando se guarda silencio, cuando no se aprecia una preocupación, no se posible esperar un resultado distinto al que hoy día probablemente se registrará.

Insisto: no tendrá lugar una catástrofe, ni una calamidad, ni un desabastecimiento. Habrá sectores que ganarán, como el de las ferias libres, y otro, importante, que es el comercio que nunca lo logra: el del almacén de barrio.

¡Y cuidado con lo que se ha advertido aquí en orden a que el microempresario con dos trabajadores va a perder! No es así. Solo tendrá que darles libre y cumplir la regla general. Tendrá que atender el propio dueño.

¡Lo que pasa es que no imagino al dueño del Líder haciéndolo con su familia...!

Esa es la diferencia.

Muchos sectores se verán beneficiados: el turismo, los restaurantes, los pubs, los centros de espectáculos, las ferias libres, el expendio de combustibles, las farmacias de turno. No se trata de que el país quedará desierto y nadie andará en la calle, no se podrá salir y el desabastecimiento será total. La gente tendrá tiempo suficiente para organizarse.

Por último, rechazaré la indicación, como se lo dije a la señora Ministra , y reafirmaré mi voto por la irrenunciabilidad de ambos feriados, porque la primera sigue en la excepcionalidad, en lo que existe hoy, pero no da cuenta de un derecho fundamental, como lo hizo presente mi Honorable colega Lily Pérez . En mi opinión, ese es el punto.

Si se hubiera presentado una indicación distinta, más bien en la línea de que todos los feriados que se trabajen deberán pagarse con un recargo de 50 por ciento, pero no del sueldo base ni de las horas extras, sino de la remuneración mínima, definitivamente estaríamos resolviendo una cuestión más de fondo, que es la del descanso dominical.

He dicho.

El señor GÓMEZ ( Vicepresidente ).-

Tiene la palabra el Honorable señor Orpis.

El señor ORPIS.-

Señor Presidente , seré muy breve.

Creo que, en general, debemos ser equilibrados en lo que respecta a los feriados. Independiente de que nos encontremos o no en el Bicentenario, si algo ha caracterizado al Congreso en los últimos años es estar legislando permanentemente sobre ese punto.

Dicho lo anterior, señor Presidente , siempre he estado de acuerdo con dar un día feriado adicional. Únicamente deseaba exponer un solo aspecto que, a mi juicio, no ha sido abordado en el debate. Se ha expresado, como argumento, que no pueden existir trabajadores de primera y de segunda categoría. Desde mi punto de vista, el proyecto de ley los estaría consagrando, sin embargo.

En efecto, no veo por qué quienes se desempeñan en clubes realizan una labor tan indispensable que no es posible comprenderla en los feriados,...

El señor NAVARRO .-

¡Incluyámoslos!

El señor ORPIS.-

... como tampoco la de lugares de esparcimiento como restaurantes, cines, espectáculos en vivo, discotecas, pubs, cabarés, casinos de juegos y otros legalmente autorizados. Esas personas tendrán que trabajar, y nadie ha dicho algo respecto de ellas.

El señor GIRARDI .-

¡Presente la indicación respectiva, señor Senador ...!

El señor ORPIS.-

Entonces, la iniciativa en debate mantiene exactamente la misma discriminación y amerita los mismos fundamentos que se han dado. Entiendo que toda esa gente también tiene familia y que muchos laboran en la noche, etcétera. Es decir, en ese caso son aplicables los mismos argumentos que hemos escuchado aquí respecto de los trabajadores del comercio, con la diferencia de que en los días en cuestión ese otro sector tendrá que trabajar.

¡Y nada se ha planteado al respecto, porque, seguramente, representantes de los afectados no están presentes en las tribunas!

He dicho.

El señor GÓMEZ (Vicepresidente).-

Tiene la palabra el Senador señor Ignacio Walker.

El señor WALKER (don Ignacio).-

Señor Presidente , cuando el Honorable señor Longueira dice: "No tenía pensado intervenir", siempre se genera un gran silencio y uno piensa: "Aquí viene grande". Y así es, porque constantemente Su Señoría tiene planteamientos muy inteligentes que compartir con nosotros.

Francamente, el Senador que habla no iba a hacerlo, pero al conocer sus expresiones, me sentí incentivado a cambiar de parecer.

La señora PÉREZ ( doña Lily ).-

¡Provocado!

El señor WALKER (don Ignacio).-

Porque siempre lo escucho con mucho respeto, al igual que a mis Honorables colegas Allamand, Matthei, y, en general, a los demás, algunos de ellos en su momento Diputados.

Por supuesto, también a la Senadora señora Lily Pérez .

Soy de aquellos que mantenían dudas sobre el asunto en examen, pues me parece completamente opinable. Tanto es así que, por lo menos en nuestro caso -y estimo que en el de todos-, no caben órdenes de partido. Y, por cierto, no lo señalo como Presidente del Partido Demócrata Cristiano , sino a título individual.

Pero debo señalar, con igual claridad, que ayer, tras conocer los argumentos vertidos en la Sala, me convencí de que resulta conveniente votar a favor de los dos feriados irrenunciables, porque estimo que fueron objeto de mejores razones. Se expusieron buenos fundamentos en un sentido y otro. De hecho, se observaron dos concepciones detrás de una discusión que parece ser tan inocente como la que hemos sostenido. Mas estimo de mayor solidez la posición a que hago referencia.

Entonces, con mucho cariño y enorme respeto, quiero hacerle presente al Honorable señor Longueira que no me parece que esta sea una discusión entre los que votan en conciencia y en forma limpia, entre comillas, y los que lo hacen para complacer a la galería, también entre comillas. Creo que ni Su Señoría mismo piensa de esa manera, por el respeto que nos debemos entre nosotros.

Muchas veces, durante mi vida parlamentaria, he votado causas impopulares. En realidad, perdí la cuenta. Y felicito a quienes han argumentado aparentemente contra la corriente -aun cuando me caben dudas respecto de cuál es: dónde está la mayoría y dónde la minoría- o, por lo menos, contra la galería. Eso tiene valor. No obstante, resulta obvio que quienes no pensamos en esa forma tenemos derecho a concluir que se hallan equivocados.

A mi juicio, todos nos pronunciamos en conciencia. Por lo tanto, este no es un día bochornoso para el Senado o el Congreso. Esa es una afirmación exagerada.

De hecho, ¿cuándo uno vota en conciencia y cuándo lo hace para complacer a la mayoría? Por ejemplo -y lo digo con total respeto-, ¿el Presidente Piñera decidió en conciencia o lo hizo para complacer a la mayoría cuando se opuso a la idea de un indulto general? ¿Decidió en conciencia o lo hizo para complacer a la mayoría cuando se opuso a la construcción de la termoeléctrica en Punta de Choros? Me da la impresión -lo digo solo como hipótesis- de que puede haber mediado alguna encuesta. Mas ni siquiera juzgo sus intenciones.

Los políticos siempre nos hallamos tensionados de alguna manera entre lo que nos dicta nuestra conciencia y lo que estimamos que complace a la mayoría. Por lo tanto, no juzguemos intenciones; actuemos con respeto, tal como lo hemos hecho ayer y hoy; asumamos cada uno nuestra responsabilidad.

Tratemos más bien de desdramatizar un debate importante como el que nos ocupa. Me parece que la cuestión va más allá de si se dispone o no feriado, de si media o no la irrenunciabilidad.

Y, sobre todo -con esto termino-, creo que la gran conclusión que yo por lo menos saco, el gran consenso que emerge de la interesante discusión que hemos tenido en la sesión ordinaria pasada y en la de hoy es la necesidad de proteger en mejor forma la dignidad y los derechos de los trabajadores.

Lo ocurrido en la mina San José hace algunas semanas y lo acontecido ayer con la explosión de un camión en Antofagasta son campanazos de alerta que -como expresó el Senador señor Andrés Zaldívar - deben hacernos reaccionar para llevar a cabo un debate sustantivo -tanto como el que estamos desarrollando- a fin de ver cómo hacer frente a la tremenda precariedad laboral existente en el país.

Por eso, votaré a favor del proyecto que otorga dos días de feriado irrenunciable a los dependientes del comercio.

El señor GÓMEZ (Vicepresidente).-

Tiene la palabra el Honorable señor Lagos.

El señor LAGOS.-

Señor Presidente , yo usé de la palabra sobre la materia en la sesión anterior, de modo que no tengo mucho que agregar. Solamente me haré cargo de algunos puntos planteados aquí.

Me cuento entre quienes consideran útil la presente discusión -es importante confrontar visiones-, la que, al final, es también de carácter valórico. Y ella se traducirá esta tarde en una acción política, porque cada uno de los que han expresado su opinión acá apretará el botón del sistema de votaciones para pronunciarse sobre si aprueba o rechaza los dos feriados irrenunciables en cuestión.

Todos hemos expuesto nuestros argumentos. Algunos los atribuyen a populismo, por escuchar a la galería; otros, a las encuestas. Yo creo que son concepciones distintas que nos marcan a lo largo de nuestra trayectoria.

He revisado lo efectuado en esta área en los últimos veinte años. Pues bien -como expresó el Senador García- ¿dónde estábamos hace dos décadas?

El colega Longueira , por su parte, preguntaba qué había pasado para que en veinte años no nos hubiéramos preocupado de estos asuntos. Pues bien, en veinte años ha sido un puro sector el que ha empujado el carro para dar cuenta de la subcontratación.

Ha sido un sector el que ha puesto el problema de las temporeras arriba de la mesa.

Ha sido un sector el que ha tratado de modificar la legislación laboral a fin de que cuando los trabajadores del comercio mantengan una huelga legal no sean reemplazados.

Ha sido un sector el que ha dado una lucha creciente por la no discriminación, incluida, por supuesto, la de la mujer.

Y todo eso tiene que ver con una sociedad un poco más justa y un poco más humana.

Aquí el tema de fondo no son los dos días de feriado obligatorio e irrenunciable, sino, en último término, dónde nos paramos, qué hacemos para tener una sociedad algo más justa.

En el debate pasado mencionamos como ejemplo algo que cala hondo: qué pasaba los 24 de diciembre en Chile hasta seis años atrás. ¿Hasta qué hora se trabajaba en el comercio la víspera de Navidad? ¡Hasta las 11 de la noche! -hoy eso no ocurre- y los argumentos eran los mismos: "Es que si se cierra antes habrá pérdida económica; habrá gente que trabaje menos; están los empaquetadores...".

¡Siempre hay argumentos de esa naturaleza! Pero uno tiene que privilegiar lo que considera mejor, no lo óptimo; no solo la coherencia. El Senador Orpis manifestó que había que ser coherente: por qué no solicitar también el viernes si pedíamos el lunes.

El Senador Espina dijo: "Hay que ser coherente, o sea, que no se trabaje ningún domingo".

¡No! Se trata de ir avanzando para tener algo mejor.

Señor Presidente , lo que a mí me preocupa en esta materia -lo expresé ayer y lo reitero- es lo planteado con relación al precedente.

Algunos no quieren apoyar la concesión de estos feriados en razón del precedente que se sentaría. ¿Por qué? ¡Si faltan cien años para el tricentenario!

En verdad, no se quiere establecer los conceptos de igualdad en el trato y de no discriminación.

Señor Presidente , antes de terminar quiero hacer presente algo que también señalé en su momento: ayer intervinimos en el debate únicamente nosotros. Los representantes del Ejecutivo se quedaron callados. En la Sala había tres Secretarios de Estado -descarto al Ministro Lavín porque el asunto es ajeno a su Cartera- que podían haber hablado: la Ministra Merino y los Ministros Larroulet y Hinzpeter . ¡Ninguno dijo nada!

Y lo único que hizo el oficialismo el día de ayer -¡lo único! porque participaron menos que hoy- fue pedir que se suspendiera la votación. Eso se llama improvisación.

No se entregó ningún argumento. Los que hablamos fuimos nosotros. Afortunadamente, así convencimos, entre otros, al Senador Ignacio Walker , porque los fundamentos fueron buenos.

A mi juicio, acá hay una responsabilidad del Gobierno. Porque -suscribo lo dicho por el Senador Escalona- ¿cómo partió esto? ¿Quién propuso el feriado adicional del día 20? ¿Qué pasó en la Cámara de Diputados? ¿Qué bloque tiene mayoría ahí?

Antes del inicio de esta sesión -es bueno socializar las cosas-, ¿qué se comentaba en los pasillos?: "Hay indicaciones del Gobierno". Y me dije -excúsenme por el coloquialismo-: "Chupalla, quizás viene una indicación tan buena que va a generar consenso". Y, dados los rumores, pensé que a lo mejor se proponía como feriados el 18 y el 19 irrenunciables para siempre; el pago del trabajo de los domingos también para siempre y, además, dos días festivos para el tricentenario, en cien años más.

¡Eso pensé yo!

Entonces, como ahora he visto -no lo digo en forma irónica- tanta sensibilidad acerca del asunto y vamos a votar (los dados ya están echados; nadie va a cambiar su opinión), veremos qué pasa con el resultado.

Pero esperaría que el próximo martes el Ejecutivo presentara una proposición para hacer irrenunciable el feriado del 19 de septiembre a partir del año venidero.

A propósito, en 2011 el 19 cae en día lunes y el 18, en domingo.

He dicho.

El señor PIZARRO (Presidente).-

Tiene la palabra la Honorable señora Allende.

La señora ALLENDE.-

Señor Presidente , efectivamente, yo no solo usé de la palabra en la sesión de ayer, sino que fui la primera persona que intervino. Es más, cuando, para mi sorpresa, el Senador Allamand planteó que debatiéramos entonces pero que votáramos hoy -ejerciendo un derecho que, obviamente, nadie le cuestiona-, con todo respeto le pedí que reconsiderara esa posición. Ello, porque no entendía por qué razón, si se discutía la materia y teníamos la oportunidad de escuchar y de exponer los distintos razonamientos, solicitaba que se votara hoy.

Me hubiese gustado que los integrantes de la Oposición expresaran sus ideas. No fue así, con excepción del Senador Allamand y de la colega Lily Pérez , además del Senador Carlos Bianchi, quien recalcó muy bien su condición de independiente.

Pero, en definitiva, de la Coalición por el Cambio solo escuchamos al autor de la propuesta y a la Senadora mencionada, quien con mucha claridad dio a conocer su posición personal, que no tiene por qué ser la opinión oficialista. Ella manifestó lo que siente y lo ha defendido también hoy.

En verdad, lo que más me llamó la atención fue la actitud de los tres Ministros que se encontraban en la Sala. Tuvieron la oportunidad de hablar, pero guardaron silencio.

Con relación al público que algunos despectivamente llaman "galucha" o "galería" -esto me parece una falta de respeto-, compuesto por los trabajadores que asisten a las tribunas para oír el debate, creo que debiéramos hacer un ejercicio democrático de lección cívica. No me parece adecuado que hagan manifestaciones, porque eso va en contra de la ocasión cívica de escuchar al Parlamento ganada por la democracia.

Pues bien, lo único que pedían ayer los trabajadores que se encuentran en las tribunas -no en la "galucha"- era que se votaran los proyectos, pero no se accedió; que los representantes del Gobierno hablaran, lo que tampoco ocurrió. Ello me asombra.

Señor Presidente , no voy a repetir lo que señalé ayer. Creo que fue bastante claro.

Deseaba expresar que lamentaba que el Senador Allamand no hubiera atendido mi petición. Pero, pensándolo bien, en realidad ya no lo lamento. ¿Por qué? Porque hemos obligado a -comillas- "entregar argumentos que no se dieron ayer". El oficialismo los ha dado a conocer ahora, lo cual es más propio de la democracia.

Además, me alegra que el Gobierno haya hecho un esfuerzo, aunque tardío e insuficiente, al enviar dos indicaciones.

Y tiene razón el Senador Espina. A veces es positivo lograr acuerdos. Valoro eso. Pero esta tarde no hay condiciones para ello.

Dejo planteado el desafío.

Estos dos días han servido para reconocer las enormes injusticias que vive la población laboral. O si no, que lo digan los 33 trabajadores que se hallan atrapados en la mina San José . O si no, que lo digan quienes prestan servicios particularmente en las empresas del retail -como aquí se ha señalado, en la Cámara de Diputados elaboramos dos informes bastante exhaustivos al respecto-, donde a diario se cometen abusos que no tienen nombre. Y en eso nos cabe responsabilidad a todos nosotros.

Lo único que pido es que después de esta sesión no nos quedemos solo con la satisfacción de decir: "Hemos logrado algo que es importante para un sector que claramente ha sido discriminado". Preocupémonos de dignificar y hacer respetar el mundo laboral.

Ojalá la señora Ministra -se lo planteo por su intermedio, señor Presidente - recoja lo que se ha expresado y estudie una fórmula permanente (no solo para salir del paso ahora) a fin de remunerar a los trabajadores que se hallan obligados a laborar en días festivos.

Y que conste que, en la actualidad, quienes se desempeñan como dependientes del comercio disponen de dos domingos libres al mes, porque antes ni siquiera tenían eso. ¡Cuánto nos costó establecerlo! ¡Son solo dos domingos! La compensación que se les da es absolutamente insuficiente. Y en ese sentido hemos manifestado que realmente no les damos espacio para la convivencia familiar, que es tan importante.

Por lo tanto, espero -a eso apunta la discusión- que el Gobierno tome la iniciativa y demuestre que no solo persigue salir del paso, que tiene un interés real en la materia y, en consecuencia, que se reparará la injusticia que hoy se comete.

--(Aplausos en tribunas).

El señor PIZARRO ( Presidente ).-

¡Silencio, por favor!

El señor HOFFMANN ( Secretario General ).-

¿Algún señor Senador no ha emitido su voto?

El señor PIZARRO ( Presidente ).-

Terminada la votación.

--Se rechaza la indicación del Ejecutivo (20 votos contra 14).

Votaron por la negativa las señoras Allende, Alvear y Rincón y los señores Bianchi, Escalona, Frei (don Eduardo), Girardi, Gómez, Lagos, Letelier, Muñoz Aburto, Navarro, Pizarro, Quintana, Rossi, Ruiz-Esquide, Tuma, Walker (don Ignacio), Walker (don Patricio) y Zaldívar (don Andrés).

Votaron por la afirmativa la señora Matthei y los señores Allamand, Chahuán, Coloma, Espina, García, Horvath, Kuschel, Larraín, Longueira, Novoa, Orpis, Pérez Varela y Prokurica.

El señor PIZARRO (Presidente).-

Corresponde votar el primer proyecto, que declara los días 19 y 20 de septiembre de 2010 feriados obligatorios e irrenunciables para los trabajadores dependientes del comercio.

Si le pareciera a la Sala, podríamos aprobarlo con la misma votación anterior, pero al revés.

El señor LARRAÍN.-

Que se vote, señor Presidente.

El señor PIZARRO (Presidente).-

Muy bien.

Quienes estén de acuerdo votan "sí". Los que estén en contra, "no".

En votación.

El señor HOFFMANN ( Secretario General ).-

¿Algún señor Senador no ha emitido su voto?

El señor PIZARRO ( Presidente ).-

Terminada la votación.

--Se aprueba en general el proyecto (21 votos contra 13).

Votaron por la afirmativa las señoras Allende, Alvear, Pérez ( doña Lily) y Rincón y los señores Bianchi, Escalona, Frei (don Eduardo), Girardi, Gómez, Lagos, Letelier, Muñoz Aburto, Navarro, Pizarro, Quintana, Rossi, Ruiz-Esquide, Tuma, Walker (don Ignacio), Walker (don Patricio) y Zaldívar (don Andrés).

Votaron por la negativa los señores Allamand, Chahuán, Coloma, Espina, García, Horvath, Kuschel, Larraín, Longueira, Novoa, Orpis, Pérez Varela y Prokurica.

--(Aplausos en tribunas).

El señor PIZARRO ( Presidente ).-

Ha llegado a la Mesa una indicación, a la que le dará lectura el señor Secretario General .

El señor HOFFMANN ( Secretario General ).-

Está suscrita por los Senadores señores García , Allamand , Chahuán , Espina y Kuschel , y es para agregar al artículo único del proyecto, pasando el punto final a ser punto seguido, lo siguiente:

"Se exceptúan de esta irrenunciabilidad las zonas de interés turístico y los centros de interés turístico declarados por el Servicio Nacional de Turismo y las comunas que, en ciertos períodos del año, reciben un flujo significativo de población flotante por razones de turismo, según lo dispone el reglamento para la aplicación del artículo 38 del DL N° 3.063, de 1979, modificado por el artículo 1° de la ley 20.237, dictado por la Subsecretaría de Desarrollo Regional.".

El señor PIZARRO ( Presidente ).-

¿Mantiene la indicación, Senador señor García?

El señor COLOMA .-

¡Pero eso es ofensivo...!

El señor PIZARRO ( Presidente ).-

No se ría, Su Señoría. Estoy formulando la pregunta en serio, porque la indicación, en los términos en que se presenta, incluye a más de ciento y tantas comunas del país. Entonces, en la práctica...

El señor COLOMA.-

El Senador la plantea así. Usted, señor Presidente, no puede opinar sobre eso. No proceden los comentarios.

El señor PIZARRO (Presidente).-

Me asiste ese derecho. Por ello hice la pregunta.

¡No se ponga nervioso, Su Señoría...!

Tiene la palabra el Honorable señor García.

El señor GARCÍA .-

Señor Presidente , mantengo la indicación, porque el hablar de "zonas de interés turístico" no es un mero capricho de los municipios o de la Dirección Nacional de Turismo: se trata de zonas o centros de interés turístico declarados así en documentos publicados en el Diario Oficial.

Entre ellos están las declaraciones de zonas de interés turístico de isla Tenglo y caleta Angelmó .

Como centros de interés turístico, cabe mencionar los siguientes: Arica, casco histórico de Valparaíso, lago General Carrera, río Futaleufú, San José de Maipo , salto del Laja, área de San Pedro de Atacama, Pucón , Villarrica , Bahía Cisnes , Pica, salar del Huasco, volcán Ojos del Salado , Panguipulli, río Puelo, Cochamó , cuenca del lago Lleulleu, lago Lanalhue, comuna de Colchane, cordillera de Chillán, laguna del Laja, valle de Elqui, Batuco .

Y también se encuentran las comunas que, para efectos de la distribución del Fondo Común Municipal, han sido declaradas zonas de interés turístico: Putre , Pica, Pozo Almonte, San Pedro de Atacama , Chañaral , Alto del Carmen, Coquimbo, La Serena, Paihuano, Olmué, Puchuncaví, Juan Fernández, San Antonio, Isla de Pascua, Doñihue, Pichilemu, Las Cabras, Lolol , Molina , Licantén , San Clemente, Colbún, San Fabián, Pinto, Ninhue, Antuco, Cabrero, Quillón, Cobquecura, Santa Juana, Coronel, Tomé, Contulmo , Angol , Valdivia, Futrono, Corral, Panguipulli, Lago Ranco, Castro, Ancud, Quemchi, Quellón, Chaitén, Hualaihué, Futaleufú, Palena , Coyhaique, Aysén, Cisnes, Guaitecas, Natales, Torres del Paine, Porvenir, Navarino , Pirque, Alhué e Isla de Maipo.

Señor Presidente, deseo insistir en que la mayoría de esas comunas tienen cifradas sus esperanzas de prosperidad y desarrollo social en el turismo. Negarles el que puedan abastecer a sus visitantes en debida forma es atentar contra una de las actividades que constituyen pilares de nuestro desarrollo económico y social: el turismo.

Por eso, a pesar del apuro de algunos Honorables colegas, porque soy Presidente de la Comisión de Economía y porque conozco los problemas que han afectado este año al turismo a raíz del terremoto y el maremoto, creo que el comercio de esas zonas debe funcionar para abastecer a los visitantes durante las próximas festividades.

Gracias.

El señor PIZARRO ( Presidente ).-

Conforme a lo acordado, se pondrá en votación la indicación.

Quienes estén a favor de ella deben votar "sí"; los que estén en contra, "no".

En votación.

El señor HOFFMANN ( Secretario General ).-

¿Algún señor Senador no ha emitido su voto?

El señor PIZARRO ( Presidente ).-

Terminada la votación.

--Se rechaza la indicación (18 votos contra 14), y el proyecto queda aprobado en particular y despachado en este trámite.

Votaron por la negativa las señoras Allende, Alvear y Rincón y los señores Bianchi, Escalona, Frei (don Eduardo), Girardi, Gómez, Lagos, Letelier, Muñoz Aburto, Navarro, Pizarro, Quintana, Rossi, Tuma, Walker ( don Ignacio) y Walker (don Patricio).

Votaron por la afirmativa los señores Allamand, Chahuán, Coloma, Espina, García, Horvath, Kuschel, Larraín, Longueira, Novoa, Orpis, Pérez Varela, Prokurica y Sabag.

--(Manifestaciones en tribunas).

2.4. Oficio de Cámara Revisora a Cámara de Origen

Oficio Aprobación sin Modificaciones . Fecha 08 de septiembre, 2010. Oficio en Sesión 74. Legislatura 358.

?Valparaíso, 8 de septiembre de 2010.

Nº 739/SEC/10

AS.E. la Presidenta de la Honorable Cámara de Diputados

Tengo a honra comunicar a Vuestra Excelencia que el Senado ha aprobado, en los mismos términos en que lo hizo esa Honorable Cámara, el proyecto de ley que establece, por una sola vez, como feriados obligatorios e irrenunciables los días 19 y 20 de septiembre de 2010 para todos los trabajadores dependientes del comercio, correspondiente al Boletín N° 7.082-13.

Lo que comunico a Vuestra Excelencia en respuesta a su oficio Nº 8.956, de 31 de agosto de 2010.

Devuelvo los antecedentes respectivos.

Dios guarde a Vuestra Excelencia.

JORGE PIZARRO SOTO

Presidente del Senado

CARLOS HOFFMANN CONTRERAS

Secretario General del Senado

3. Trámite Finalización: Cámara de Diputados

3.1. Oficio de Cámara de Origen al Ejecutivo

Oficio Ley a S. E. El Presidente de la República. Fecha 09 de septiembre, 2010. Oficio

?VALPARAÍSO, 9 de septiembre de 2010

Oficio Nº 8986

AS.E. EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

Tengo a honra comunicar a V.E., que el Congreso Nacional ha dado su aprobación al siguiente proyecto de ley, iniciado en una Moción de los Diputados señores Sergio Aguiló Melo; René Alinco Bustos; Osvaldo Andrade Lara; Tucapel Jiménez Fuentes; Adriana Muñoz D’Albora; Guillermo Teillier Del Valle, y Patricio Vallespín López.

PROYECTO DE LEY:

"Artículo único.- Los días 19 y 20 de septiembre de 2010 serán feriados obligatorios e irrenunciables para todos los trabajadores dependientes del comercio, con la excepción de aquellos señalados en el artículo 2° de la ley N° 19.973.".

Dios guarde a V.E.

ALEJANDRA SEPÚLVEDA ORBENES

Presidenta de la Cámara de Diputados

ADRIÁN ÁLVAREZ ÁLVAREZ

Secretario General Accidental de la Cámara de Diputados

4. Publicación de Ley en Diario Oficial

4.1. Ley Nº 20.465

Tipo Norma
:
Ley 20465
URL
:
https://www.bcn.cl/leychile/N?i=1017213&t=0
Fecha Promulgación
:
14-09-2010
URL Corta
:
http://bcn.cl/2cdeq
Organismo
:
MINISTERIO DEL TRABAJO Y PREVISIÓN SOCIAL; SUBSECRETARÍA DEL TRABAJO
Título
:
LEY NÚM. 20.465 ESTABLECE, POR UNA SOLA VEZ, COMO FERIADOS OBLIGATORIOS E IRRENUNCIABLES, LOS DÍAS 19 Y 20 DE SEPTIEMBRE DE 2010, PARA TODOS LOS TRABAJADORES DEPENDIENTES DEL COMERCIO
Fecha Publicación
:
16-09-2010

LEY NÚM. 20.465

ESTABLECE, POR UNA SOLA VEZ, COMO FERIADOS OBLIGATORIOS E IRRENUNCIABLES, LOS DÍAS 19 Y 20 DE SEPTIEMBRE DE 2010, PARA TODOS LOS TRABAJADORES DEPENDIENTES DEL COMERCIO

    Teniendo presente que el H. Congreso Nacional ha dado su aprobación al siguiente proyecto de ley, en Moción de los Diputados señores Sergio Aguiló Melo; René Alinco Bustos; Osvaldo Andrade Lara; Tucapel Jiménez del Valle, y Patricio Vallespín López.

    Proyecto de ley:

    "Artículo único.- Los días 19 y 20 de septiembre de 2010 serán feriados obligatorios e irrenunciables para todos los trabajadores dependientes del comercio, con la excepción de aquellos señalados en el artículo 2º de la ley Nº 19.973.".

    Y por cuanto he tenido a bien aprobarlo y sancionarlo; por tanto promúlguese y llévese a efecto como Ley de la República.

    Santiago, 14 de septiembre de 2010.- SEBASTIÁN PIÑERA ECHENIQUE, Presidente de la República.- Camila Merino Catalán, Ministra del Trabajo y Previsión Social.

    Lo que transcribo a usted para su conocimiento.- Rodney Belmar Altamirano, Subsecretario del Trabajo (S).