Historia de la Ley

Historia de la Ley

Nº 20.961

Autoriza erigir un monumento en homenaje a los ex trabajadores de las empresas textiles de la comuna de Tomé

Téngase presente

Esta Historia de Ley ha sido construida por la Biblioteca del Congreso Nacional a partir de la información disponible en sus archivos.

Se han incluido los distintos documentos de la tramitación legislativa, ordenados conforme su ocurrencia en cada uno de los trámites del proceso de formación de la ley.

Se han omitido documentos de mera o simple tramitación, que no proporcionan información relevante para efectos de la Historia de Ley.

Para efectos de facilitar la revisión de la documentación de este archivo, se incorpora un índice.

Al final del archivo se incorpora el texto de la norma aprobado conforme a la tramitación incluida en esta historia de ley.

1. Primer Trámite Constitucional: Cámara de Diputados

1.1. Moción Parlamentaria

Moción de Víctor Torres Jeldes, Marcelo Chávez Velásquez, Jorge Sabag Villalobos y Roberto Poblete Zapata. Fecha 08 de septiembre, 2015. Moción Parlamentaria Legislatura 363.

Autoriza erigir un monumento en homenaje a los ex trabajadores de las empresas textiles de la comuna de Tomé

Boletín N°10283-24

CONSIDERACIONES PRELIMINARES

Las empresas textiles fueron muy importante para el desarrollo económico y social de nuestro país, fue un sector tradicional con una antigua raigambre en la estructura productiva nacional que fabricó principalmente bienes orientados a satisfacer necesidades básicas, fundamentalmente de vestimenta.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

Fueron nuestros pueblos originarios los que iniciaron el trabajo textil en nuestro país, principalmente a través de la utilización de; lanas teñidas con hierbas silvestres, para confeccionar sus prendas de vestir y textiles que servían para el hogar.

De los orígenes lejanos de la actividad textil chilena es posible distinguir cuatro grandes etapas que han marcado el desempeño de este rubro.

Una primera etapa se inicia con la llegada de los conquistadores, se introdujeron nuevas técnicas de hilado y tejido, además de nuevas fibras, lo que dio paso a una rudimentaria industria textil artesanal dedicada fundamentalmente a la producción de paños, frazadas y alfombras, sin embargo los resultados no eran de muy buena calidad, razón por la cual se procedió a importar telas y ropas desde España.

Durante el transcurso de este período, el rubro textil sufrió una progresiva transformación, desde una actividad de tipo artesanal, hasta la incipiente aparición de las primeras industrias propiamente tales.

La segunda etapa transcurre entre 1860 y 1930. En este lapso se observa un cierto crecimiento del sector vestuario, y un bajo desarrollo del sector textil.

La tercera etapa se ubica entre la gran crisis del 30 y de 1973, en el contexto de ampliación del mercado interno, sustitución de importaciones y un rol activo del Estado en la economía. La industria textil alcanza altas tasas de crecimiento, proceso que se mantiene básicamente hasta los inicios de la segunda guerra mundial. Posteriormente, tanto el sector textil como el de vestuario mantiene una expansión similar a la del conjunto de la economía, pero inferior al crecimiento industrial promedio.

La última etapa se inicia a fines del año 1973, con la apertura de la economía nacional a los mercados externos, un menor rol de Estado y una liberalización de los mercados externos.

Es durante el periodo republicano donde se desarrolló un activo comercio de importación de productos textiles provenientes de distintas industrias y fábricas europeas. Si bien estas importaciones textiles aportaron gran parte de los tejidos que vistieron a la población chilena, por otra parte constituyeron un freno para la expansión de una industria textil nacional durante el siglo XIX. Durante este periodo, se desarrollaron pequeñas fábricas textiles en nuestro país, siendo la más importante de estas la Fábrica de Paños Bellavista – Tomé[1].

A comienzos del siglo XX, se produjo una notable expansión de la industria del vestuario y del calzado nacional. No obstante, como la mayoría de las telas y paños continuaban siendo importados desde Europa, se continuaba postergando el desarrollo de una industria textil nacional. Esta situación cambiaría después de la Gran Depresión de 193o. Tras esta crisis financiera la economía nacional se volvió proteccionista, y buscó fomentar el "crecimiento hacia adentro" mediante una industrialización por sustitución de importaciones, todas medidas lideradas por la Corporación de Fomento a la Producción[2].

El desarrollo económico impulsó la expansión de una industria textil moderna. De esta manera surgieron fábricas textiles de inmigrantes extranjeros, especialmente de origen árabe e italiano, como por ejemplo Yarur Manufacturas Chilenas de Algodón, Manufacturas Sumar, Caffarena y Molleto hermanos, entre otras.

A partir de 1975 la nueva política liberal implementada por el Gobierno Militar debilito el régimen proteccionista que había posibilitado la expansión de la industria textil nacional, lo que obligó a este sector a enfrentar la dura competencia internacional de los mercados mundiales. El impacto de estas políticas económicas fue muy negativo, las mayorías de las fábricas textiles se vieron en la obligación de cerrar sus puertas, los dueños de las empresas se vieron presionados a tener que importar textiles con el único objetivo de poder sobrevivir al interior del mercado nacional e internacional. De esta forma, el futuro de la industria textil nacional estuvo ligado a su capacidad de competir en los nuevos mercados globalizados.

Fueron los trabajadores y sus familias los que sufrieron los efectos de la apertura de nuestra economía y que afectó gravemente a las empresas textiles, las importaciones se tomaron el lugar que antes tenían los productores y el efecto de esto fue nefasto en miles de familias que veían como su única fuente de ingresos desaparecía lentamente dando paso a procesos más tecnológicos e industrializados.

Uno de los efectos negativos de la modernidad es justamente la pérdida de este tipo de procesos productivos, ahí donde la modernidad entrega un beneficio aparece una dificultad, que debiese ser cubierta con la aplicación de políticas públicas que permitan palear los efectos negativos que produce la economía de libre mercado.

En la industria textil de nuestro país las medidas micro y macroeconómicas impulsadas a fines de los años 70 y principios de los 80 configuraron la atomización de este sector productivo con los resultado por todos conocidos, es la clase obrera media la que ve como su única fuente de trabajo se va perdiendo, ve con asombró como un actividad que fue pilar fundamental de nuestro desarrollo económico desaparece sin poder revertir dicha situación.

De esta manera se hace necesario que el Estado reconozca el esfuerzo que miles de familias hicieron durante décadas para impulsar este sector productivo. No puede quedar en el olvido todo el esfuerzo hecho por los operarios de las plantas y sus familias, es necesario que la historia deje de estar sólo en los libros y que se manifieste tangible, como un símbolo frente al tiempo, que deje de ser palabra y se transforme en verbo. Que el trabajador textil surja de la oscuridad, ahí habremos conseguido recobrar la memoria. Ahí habremos resaltado el papel histórico de los trabajadores textiles. Debemos ser capaces de no perder esta herencia que nos han dejado por años.

Los trabajadores textiles y sus familias dieron vida a la historia con mayúscula de la empresa Bellavista-Tome, en cuyos telares florecieron buena parte de las telas que vistieron y distinguieron a los soldados chilenos. Su ejemplo es una historia de sacrificio de nuestro país. No es común ni recurrentes en Chile que una industria manufacturera cumpla 150 AÑOS, por ello nos parece oportuno poner en valor este acontecimiento, conmemorándolo con respeto y gratitud tanto a sus forjadores como a todos sus hombre y mujeres que en distintas épocas y generaciones forjaron su desarrollo y permanencia, permitiendo tejer una larga y fabulosa historia, conformada por capítulos de progreso sorprendente o de decadencia inesperada, que dan sentido y contenido a numerosos libros y videos testimoniales, que tienen por argumento la industria textil en la ciudad de Tome, a partir de las fábricas de Paños Bellavista, Ítalo Americana de Paños (FIAP) y Paños Oveja Tome, quienes en su mejor época dieron trabajo a cerca de cinco mil personas.

Las industrias textiles tomecinas fueron más que humos y telares, fue una forma de vida, que aún sobrevive no solo en la antigua Bellavista, sino que también en la reciente Crosville. Aún paños, frazadas, mantas y chalones, abrigan y dan calor a nuestros recuerdos[3].

En consecuencia con la aprobación de este Proyecto de Ley lo que haremos es no olvidar y eso es lo verdaderamente significativo.

Mediante el presente proyecto de ley, los firmantes queremos hacer un justo homenaje a los trabajadores de las empresas textiles de la Comuna de Tome, zona que en el pasado y el presente ha contribuido de manera fundamental al desarrollo de nuestro país.

Por lo anterior, es que venimos a presentar el siguiente:

PROYECTO DE LEY

Artículo primero: Autorícese erigir un monumento en homenaje a los ex trabajadores textiles.

Artículo segundo: El monumento se erigirá en la comuna de Tome.

Artículo tercero: Las obras se financiarán mediante erogaciones populares, obtenidas por medio de colectas públicas, donaciones y otros aportes privados. Las colectas públicas se efectuarán en las fechas que determine la comisión especial que se crea en el artículo quinto, en coordinación con el Ministerio del Interior y Seguridad Pública.

Artículo cuarto: Créase un fondo con el mismo objeto señalado en el artículo anterior, el que además estará constituido por donaciones y aportes privados.

Artículo quinto: Créase una Comisión Especial de miembros ad honorem, encargada de ejecutar los objetivos de esta ley, la que estará constituida por los(as) Senadores(as), los(as) Diputados(as) de la circunscripción y distrito respectivamente, donde está ubicada la comuna de Tome, el (la) Alcalde (so) de la comuna de Tome, un representante del Ministerio de Educación y el (la) Presidente(a) de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de dicha comuna.

Artículo sexto: La comisión tendrá las siguientes funciones:

a) Llamar a concurso público de proyectos, fijar sus bases y condiciones y resolverlo.

b) Determinar el sitio en que se ubicará el monumento, en coordinación con el (la) alcalde (sa) de la municipalidad de Tome y con el Consejo de Monumentos Nacionales.

c) Organizar la realización de las colectas públicas a que se refiere el artículo tercero.

d) Administrar el fondo creado por el artículo cuarto.

Artículo Séptimo: Sí al concluir la construcción del monumento resultaren excedentes de las erogaciones recibidas, estos serán destinados a los fines que la Comisión Especial determine.

Artículo Octavo: El monumento deberá erigirse en un plazo de cinco años, contado desde la publicación de la presente ley.

MARCELO CHÁVEZ VELÁSQUEZ

DIPUTADO DE LA REPÚBLICA

[1] Véase http://www.memoriachilena.c1/6o21w3-article-loo671.html#presentacion
[2] Véase http://www.memoriachilena.c1/602/w3-article-loo671.html#presentacion
[3] Prof. Rolando Saavedra Villegas

1.2. Informe de Comisión de Cultura

Cámara de Diputados. Fecha 28 de octubre, 2015. Informe de Comisión de Cultura en Sesión 87. Legislatura 363.

?INFORME DE LA COMISIÓN DE CULTURA, ARTES Y COMUNICACIONES RECAÍDO EN EL PROYECTO DE LEY QUE AUTORIZA ERIGIR UN MONUMENTO EN HOMENAJE A LOS EXTRABAJADORES DE LAS EXPRESAS TEXTILES DE LA COMUNA DE TOME

________________________________________________________________

BOLETÍN N°10.283-24

HONORABLE CÁMARA:

La Comisión de Cultura, Artes y Comunicaciones viene en informar el proyecto de ley referido en el epígrafe, en primer trámite constitucional y reglamentario, de iniciativa del diputado señor Marcelo Chávez Velásquez, y de los diputados Roberto Poblete Zapata, Jorge Sabag Villalobos y Víctor Torres Jeldes.

I.-CONSTANCIAS REGLAMENTARIAS PREVIAS

1.-La idea matriz o fundamental del proyecto es plasmar en la memoria colectiva de la comuna de Tomé y del país, el esfuerzo que miles de familias hicieron durante décadas para impulsar el desarrollo de la industria textil, como asimismo, resaltar el legado histórico y el aporte de los trabajadores textiles en lo que fuera ese importante y trascedente sector productivo.

2.- El proyecto fue aprobado en general y en particular, por la unanimidad de once de sus integrantes presentes, diputada señora Maya Fernández y diputados señores Claudio Arriagada, Ramón Farías, Sergio Gahona, Issa Kort, Roberto Poblete (Presidente), Jorge Rathgeb, Gaspar Rivas, Guillermo Teillier, Víctor Torres e Ignacio Urrutia

3.-El proyecto no tiene normas de carácter orgánico constitucional, de quórum calificado o que requieran trámite de Hacienda.

4.-Diputado Informante: El autor de la iniciativa, señor Marcelo Chávez Velásquez.

II.- ANTECEDENTES

-Resumen de los fundamentos del proyecto.

En la moción se indica que las empresas textiles fueron muy importante para el desarrollo económico y social de nuestro país, fue un sector tradicional con una antigua raigambre en la estructura productiva nacional que fabricó principalmente bienes orientados a satisfacer necesidades básicas, fundamentalmente de vestimenta.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

El autor precisa que fueron nuestros pueblos originarios los que iniciaron el trabajo textil en nuestro país, principalmente a través de la utilización de; lanas teñidas con hierbas silvestres, para confeccionar sus prendas de vestir y textiles que servían para el hogar.

De los orígenes lejanos de la actividad textil chilena es posible distinguir cuatro grandes etapas que han marcado el desempeño de este rubro:

Una primera etapa se inicia con la llegada de los conquistadores, se introdujeron nuevas técnicas de hilado y tejido, además de nuevas fibras, lo que dio paso a una rudimentaria industria textil artesanal dedicada fundamentalmente a la producción de paños, frazadas y alfombras, sin embargo los resultados no eran de muy buena calidad, razón por la cual se procedió a importar telas y ropas desde España.

Durante el transcurso de este período, el rubro textil sufrió una progresiva transformación, desde una actividad de tipo artesanal, hasta la incipiente aparición de las primeras industrias propiamente tales.

La segunda etapa transcurre entre 1860 y 1930. En este lapso se observa un cierto crecimiento del sector vestuario, y un bajo desarrollo del sector textil.

La tercera etapa se ubica entre la gran crisis del 30 y de 1973, en el contexto de ampliación del mercado interno, sustitución de importaciones y un rol activo del Estado en la economía. La industria textil alcanza altas tasas de crecimiento, proceso que se mantiene básicamente hasta los inicios de la segunda guerra mundial. Posteriormente, tanto el sector textil como el de vestuario mantienen una expansión similar a la del conjunto de la economía, pero inferior al crecimiento industrial promedio.

La última etapa se inicia a fines del año 1973, con la apertura de la economía nacional a los mercados externos, un menor rol de Estado y una liberalización de los mercados externos.

Hace presente, que es durante el periodo republicano donde se desarrolló un activo comercio de importación de productos textiles provenientes de distintas industrias y fábricas europeas. Si bien estas importaciones textiles aportaron gran parte de los tejidos que vistieron a la población chilena, por otra parte constituyeron un freno para la expansión de una industria textil nacional durante el siglo XIX. Durante este periodo, se desarrollaron pequeñas fábricas textiles en nuestro país, siendo la más importante de estas la Fábrica de Paños Bellavista – Tomé.

Agrega, que a comienzos del siglo XX, se produjo una notable expansión de la industria del vestuario y del calzado nacional. No obstante, como la mayoría de las telas y paños continuaban siendo importados desde Europa, se continuaba postergando el desarrollo de una industria textil nacional. Esta situación cambiaría después de la Gran Depresión de 1930. Tras esta crisis financiera la economía nacional se volvió proteccionista, y buscó fomentar el "crecimiento hacia adentro" mediante una industrialización por sustitución de importaciones, todas medidas lideradas por la Corporación de Fomento a la Producción.

El desarrollo económico impulsó la expansión de una industria textil moderna. De esta manera surgieron fábricas textiles de inmigrantes extranjeros, especialmente de origen árabe e italiano, como por ejemplo Yarur Manufacturas Chilenas de Algodón, Manufacturas Sumar, Caffarena y Molleto hermanos, entre otras.

Enfatiza, que a partir de 1975 la nueva política liberal implementada por el Gobierno Militar debilitó el régimen proteccionista que había posibilitado la expansión de la industria textil nacional, lo que obligó a este sector a enfrentar la dura competencia internacional de los mercados mundiales. El impacto de estas políticas económicas fue muy negativo, las mayorías de las fábricas textiles se vieron en la obligación de cerrar sus puertas, los dueños de las empresas se vieron presionados a tener que importar textiles con el único objetivo de poder sobrevivir al interior del mercado nacional e internacional. De esta forma, el futuro de la industria textil nacional estuvo ligado a su capacidad de competir en los nuevos mercados globalizados.

Fueron los trabajadores y sus familias los que sufrieron los efectos de la apertura de nuestra economía y que afectó gravemente a las empresas textiles, las importaciones se tomaron el lugar que antes tenían los productores y el efecto de esto fue nefasto en miles de familias que veían como su única fuente de ingresos desaparecía lentamente dando paso a procesos más tecnológicos e industrializados.

El autor precisa en los fundamentos que uno de los efectos negativos de la modernidad es justamente la pérdida de este tipo de procesos productivos, ahí donde la modernidad entrega un beneficio aparece una dificultad, que debiese ser cubierta con la aplicación de políticas públicas que permitan palear los efectos negativos que produce la economía de libre mercado.

En la industria textil de nuestro país las medidas micro y macroeconómicas impulsadas a fines de los años 70 y principios de los 80 configuraron la atomización de este sector productivo con los resultado por todos conocidos, es la clase obrera media la que ve como su única fuente de trabajo se va perdiendo, ve con asombró como un actividad que fue pilar fundamental de nuestro desarrollo económico desaparece sin poder revertir dicha situación.

Recalca, que de esta manera se hace necesario que el Estado reconozca el esfuerzo que miles de familias hicieron durante décadas para impulsar este sector productivo. No puede quedar en el olvido todo el esfuerzo hecho por los operarios de las plantas y sus familias, es necesario que la historia deje de estar sólo en los libros y que se manifieste tangible, como un símbolo frente al tiempo, que deje de ser palabra y se transforme en verbo. Que el trabajador textil surja de la oscuridad, ahí habremos conseguido recobrar la memoria. Ahí habremos resaltado el papel histórico de los trabajadores textiles. Debemos ser capaces de no perder esta herencia que nos han dejado por años.

Concluye relevando que los trabajadores textiles y sus familias dieron vida a la historia con mayúscula de la empresa Bellavista-Tome, en cuyos telares florecieron buena parte de las telas que vistieron y distinguieron a los soldados chilenos. Su ejemplo es una historia de sacrificio de nuestro país. No es común ni recurrentes en Chile que una industria manufacturera cumpla 150 AÑOS, por ello nos parece oportuno poner en valor este acontecimiento, conmemorándolo con respeto y gratitud tanto a sus forjadores como a todos sus hombre y mujeres que en distintas épocas y generaciones forjaron su desarrollo y permanencia, permitiendo tejer una larga y fabulosa historia, conformada por capítulos de progreso sorprendente o de decadencia inesperada, que dan sentido y contenido a numerosos libros y videos testimoniales, que tienen por argumento la industria textil en la ciudad de Tome, a partir de las fábricas de Paños Bellavista, Ítalo Americana de Paños (FIAP) y Paños Oveja Tome, quienes en su mejor época dieron trabajo a cerca de cinco mil personas.

Indica la moción que las industrias textiles tomecinas fueron más que humos y telares, fue una forma de vida, que aún sobrevive no solo en la antigua Bellavista, sino que también en la reciente Crosville. Aún paños, frazadas, mantas y chalones, abrigan y dan calor a los recuerdos.

En consecuencia, hace presente que con la aprobación de este proyecto de ley lo que se pretende es no olvidar y eso es lo que el autor considera verdaderamente significativo.

III. SÍNTESIS DE LA DISCUSIÓN EN LA COMISIÓN, Y ACUERDOS ADOPTADOS

Atendidas las características de la iniciativa legal, por unanimidad, la Comisión decidió no efectuar audiencia pública y considerar el proyecto en la Tabla de Fácil Despacho.

-Discusión:

Los integrantes presentes estuvieron todos muy de acuerdo con la idea de legislar porque coincidieron en que la iniciativa rinde un justo homenaje a la huella imborrable dejada por los trabajadores de las empresas textiles de la Comuna de Tomé, zona que en el pasado y el presente ha contribuido de manera fundamental al desarrollo del país.

Coincidieron en que desde su fundación en el siglo XIX, las diversas fábricas textiles de Tomé, y, en especial la de Paños Bellavista Oveja Tomé, han sido el ente articulador de la sociedad tomecina. Prácticamente todas las familias han estado o aún están ligadas a las fábricas, generándose un vínculo que traspasa las relaciones comerciales y se instala en el ámbito social, cultural e incluso afectivo.

Votación:

Los integrantes de la Comisión presentes en el debate coincidieron con sus fundamentos y la legítima aspiración de sus impulsores, como asimismo, con el objetivo tenido a la vista en la moción, y, en consecuencia, procedieron por la unanimidad a aprobar, tanto en general como en particular, la iniciativa en los mismos términos propuestos.

Votaron la diputada señora Maya Fernández y los diputados señores Claudio Arriagada, Ramón Farías, Sergio Gahona, Issa Kort, Roberto Poblete (Presidente), Jorge Rathgeb, Gaspar Rivas, Guillermo Teillier, Víctor Torres e Ignacio Urrutia.

******

Por las razones señaladas y por las que expondrá oportunamente el Diputado Informante, esta Comisión recomienda aprobar el proyecto, de conformidad con el siguiente texto:

PROYECTO DE LEY:

Artículo 1°.- Autorízase erigir un monumento en homenaje a los ex trabajadores textiles.

Artículo 2°.-El monumento se erigirá en la comuna de Tomé.

Artículo 3°.- Las obras se financiarán mediante erogaciones populares obtenidas por medio de colectas públicas, donaciones y otros aportes privados. Las colectas públicas se efectuarán en las fechas que determine la comisión especial que se crea en el artículo 5°, en coordinación con el Ministerio del Interior y Seguridad Pública.

Artículo 4°.- Créase un fondo especial con el objeto de recibir las erogaciones, donaciones y demás aportes que señala el artículo anterior.

Artículo 5°.- Créase una Comisión Especial ad honorem encargada de ejecutar los objetivos de esta ley, la que estará integrada por los(as) senadores(as) y los(as) diputados(as) de la circunscripción y distrito donde está ubicada la comuna de Tomé; el (la) Alcalde (sa) de la comuna de Tomé; un representante del Ministerio de Educación y el (la) Presidente(a) de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de dicha comuna.

La comisión tendrá las siguientes funciones:

a) Llamar a concurso público de proyectos, fijar sus bases y condiciones y resolverlo.

b) Determinar el sitio en que se ubicará el monumento, en coordinación con el (la) alcalde (sa) de la comuna de Tomé y con el Consejo de Monumentos Nacionales.

c) Organizar la realización de las colectas públicas a que se refiere el artículo 3°.

d) Administrar el fondo creado por el artículo 4°.

Artículo 6°.- Si al concluir la construcción del monumento resultaren excedentes de las erogaciones recibidas, serán destinados a los fines que la comisión especial determine.

Artículo 7°.- El monumento deberá erigirse en un plazo de cinco años, contado desde la publicación de esta ley.

Tratado y acordado, según consta en el acta correspondiente a la sesión celebrada el 22 de octubre de 2015, con asistencia de la diputada señora Maya Fernández Allende y diputados señores Claudio Arriagada Macaya, Ramón Farías Ponce, Sergio Gahona Salazar, Issa Kort, Roberto Poblete Zapata (Presidente), Jorge Rathgeb Schifferli, Gaspar Rivas Sánchez, Guillermo Teillier del Valle, Víctor Torres Jeldes e Ignacio Urrutia Bonilla.

Asistió el autor de la iniciativa, diputado Marcelo Chávez Velásquez.

Sala de la Comisión, a 28 de octubre de 2015

MARÍA EUGENIA SILVA FERRER

ABOGADO SECRETARIA DE LA COMISIÓN

1.3. Discusión en Sala

Fecha 12 de mayo, 2016. Diario de Sesión en Sesión 22. Legislatura 364. Discusión General. Se aprueba en general y particular.

ERECCIÓN DE MONUMENTO EN HOMENAJE A EXTRABAJADORES DE EMPRESAS TEXTILES DE TOMÉ (PRIMER TRÁMITE CONSTITUCIONAL. BOLETÍN N° 10283?24)

El señor SILBER (Vicepresidente).-

En el Orden del Día, corresponde tratar el proyecto de ley que autoriza erigir un monumento en homenaje a los extrabajadores de las empresas textiles de la comuna de Tomé, algunos de los cuales se encuentran en las tribunas, al igual que algunos concejales de esa comuna. A todos ellos los saludamos y les damos la más cordial bienvenida.

De conformidad con los acuerdos adoptados por los Comités Parlamentarios en sesión del 10 de mayo, para la discusión de este proyecto se destinarán 15 minutos, tiempo que se distribuirá entre un máximo de tres diputados.

Diputado informante de la Comisión de Cultura Comunicaciones es el señor Marcelo Chávez .

Antecedentes:

-Moción, sesión 66ª de la legislatura 363ª, en 8 de septiembre de 2015. Documentos de la Cuenta N° 9.

-Informe de la Comisión de Cultura, Artes y Comunicaciones, sesión 87ª de la legislatura 363ª, en 3 de noviembre de 2015. Documentos de la Cuenta N° 21.

El señor SILBER (Vicepresidente).-

Tiene la palabra el diputado informante.

El señor CHÁVEZ (de pie).-

Señor Presidente, en nombre de la Comisión de Cultura, Artes y Comunicaciones, me corresponde informar sobre el proyecto de ley, en primer trámite constitucional y primero reglamentario, iniciado en moción de mi autoría, que además cuenta con el patrocinio de los diputados señores Roberto Poblete , Jorge Sabag y Víctor Torres , iniciativa que tiene por objeto autorizar la erección de un monumento en homenaje a los extrabajadores de las empresas textiles de la comuna de Tomé.

La idea matriz o fundamental del proyecto es plasmar en la memoria colectiva de los habitantes de Tomé, y en los del resto del país, el esfuerzo que miles de familias hicieron durante décadas para impulsar el desarrollo de la industria textil, y también resaltar el legado y el aporte histórico de los trabajadores textiles en lo que fue ese importante y trascedente sector productivo.

Tomé fue cuna de un importante complejo textil integrado por varias industrias. La principal entre ellas era Bellavista Oveja Tomé. Su desarrollo impulsó y orientó la evolución urbana y social de la ciudad, en una relación simbiótica que se proyecta hasta el presente.

En 1865, el empresario Guillermo Délano Ferguson creó la fábrica Paños Bellavista Tomé, con el objeto de generar diversos productos textiles, entre ellos, sacos para sus molinos de harina. El mito fundacional de los textiles tomecinos habla del cambio de un cargamento de trigo por 24 telares que habría efectuado este empresario en Estados Unidos de América.

En 1879 la fábrica fue adquirida por el empresario alemán Augusto Kaiser , quien obtuvo de inmediato un contrato con el Estado de Chile para confeccionar los tejidos para los trajes de los 40.000 soldados chilenos que participaron en la Guerra del Pacífico.

En 1897 la fábrica quedó en manos del empresario Carlos Werner , quien amplió y modernizó su tecnología y construyó una iglesia, un mercado, una escuela, un gimnasio y casas para los trabajadores, comenzando de esta forma una época de esplendor para la fábrica.

Con naturales altibajos, la fábrica no dejó de crecer hasta los años 60 del siglo XX. También surgen en esa época dos nuevas fábricas textiles: Paños Oveja, en 1913, y Fábrica Italo Americana de Paños (FIAP), en 1933.

Hacia 1943, todas ellas, más otras ubicadas en la ciudad de Concepción, daban cuenta, en conjunto, de más del 76 por ciento del consumo nacional de tejidos de lana.

Producto del proteccionismo y de la industrialización que caracterizó la década de los 30, las fábricas vivieron su época de gloria. En el caso de la fábrica Paños Bellavista Tomé, sus productos eran símbolo de calidad y su producción era exportada a Europa y Latinoamérica.

En la década de los 70 se advierten importantes cambios. Primero fue expropiada por la Unidad Popular, y tras el fin del régimen de Salvador Allende, fue privatizada. Cuando ya se recuperaba de ese proceso, sobrevino la crisis económica de 1982, lo que llevó a Bellavista Tomé a fusionarse con Paños Oveja, surgiendo la empresa Bellavista Oveja Tomé . Aunque intentó recuperarse, la competencia internacional de China e India la llevó a una profunda crisis que obligó a su cierre en 2007.

En 2010, la fábrica Bellavista volvió a abrir sus puertas, junto con una tienda de atención al público en su histórico edificio. Nuevamente realiza exportaciones y reintegró a muchos de sus extrabajadores.

Respecto de los trabajadores de la industria textil de Tomé, cabe mencionar que la sociedad y la cultura de Tomé deben entenderse en estrecho vínculo con la actividad textil que allí se ha desarrollado. Se estima que en la década de los 40, casi la mitad de los trabajadores, el 46 por ciento, eran obreros textiles, cifra a la que deben sumarse familiares y beneficiados indirectos. Matrimonios y familias completas se desempeñaban en la empresa; varias generaciones de tomecinos envejecieron junto a los telares.

Adicionalmente, un importante número de personas se dedicaba a labores agrícolas o terciarias relacionadas con la producción de telas, con el mantenimiento de la fábrica y con la población en general.

En 1962 la producción de las tres fábricas de Tomé alcanzó a más de 3.300.000 metros de paño, gracias al esfuerzo de esos trabajadores.

El oficio textil se heredaba. Era común la incorporación de hijos o nietos de extrabajadores a las empresas, lo que se explicaba por la importancia otorgada al mantenimiento de la tradición y de la cultura formada al alero de la fábrica.

Por su parte, la sociedad tomecina contaba con un número importante de agrupaciones, lo que la hacía una sociedad dinámica en sus relaciones e interacciones. En 1963 contaba con la junta de vecinos de la población Carlos Mahns , el club de madres María G.L. de Mahns, la guardería de niños Acción Católica, centro de padres, clubes deportivos y brigadas de niños, entre otros.

Todas esas agrupaciones generaban constantes actividades deportivas y culturales que caracterizaron la sociedad de la época y forman parte del recuerdo de los habitantes del sector.

Debido al quiebre de la fábrica en 2007, muchos trabajadores tuvieron que reinventarse, tras perder definitivamente su trabajo. La cesantía alcanzó a alrededor del 14 por ciento; el comercio se vio duramente afectado y muchos trabajadores cayeron en depresión.

Para una comunidad fuertemente identificada con la industria textil, el cierre definitivo de Bellavista Oveja Tomé fue un golpe difícil de superar, especialmente considerando que la fábrica estaba produciendo al máximo telas de alta calidad, y con excelente maquinaria.

Por más de cien años la fábrica de Paños Bellavista Oveja Tomé fue un ente que articuló a la sociedad tomecina, en particular a la comunidad bellavistana. El vínculo que se ha creado entre lo textil y su entorno traspasa las relaciones comerciales y se instala en el ámbito social, cultural e incluso afectivo, dado que los trabajadores refieren que la fábrica tiene un valor muy importante para ellos, diferente al que otorgarían a un trabajo convencional.

Por lo expuesto, la iniciativa que hoy se somete a consideración de la honorable Sala releva lo que los trabajadores y sus familias hicieron por las empresas textiles, en cuyos telares florecieron buena parte de las telas que vistieron y distinguieron a los chilenos.

Su ejemplo es una historia de sacrificio de nuestro país. No es común ni recurrente en Chile que una industria manufacturera cumpla 150 años.

Por ello, nos parece oportuno poder valorar este acontecimiento, conmemorándolo con respeto y gratitud, tanto a sus forjadores como a todos los hombre y mujeres que en distintas épocas y generaciones forjaron su desarrollo y permanencia, permitiendo tejer una larga y fabulosa historia, conformada por capítulos de progreso sorprendente o de decadencia inesperada, que dieron sentido y contenido a numerosos libros y videos testimoniales cuyo argumento gira en torno a la industria textil en la ciudad de Tomé, a partir de las empresas Paños Bellavista, Fábrica Ítalo Americana de Paños (FIAP) y Paños Oveja Tomé, que en su mejor época dieron trabajo a cerca de cinco mil personas. Sus paños, frazadas, mantas y chalones aún abrigan y dan calor a los recuerdos.

Lo que se pretende con este proyecto de ley es que no se olvide este legado. Eso es lo verdaderamente significativo, según estimaron los integrantes de la comisión, quienes por unanimidad coincidieron en que el proyecto rinde justo homenaje a la huella imborrable que dejaron los trabajadores de las empresas textiles de la comuna de Tomé, zona que en el pasado y en el presente ha contribuido de manera fundamental al desarrollo del país.

Votaron a favor la diputada señora Maya Fernández y los diputados señores Claudio Arriagada , Ramón Farías , Sergio Gahona , Issa Kort , Roberto Poblete (Presidente), Jorge Rathgeb , Gaspar Rivas , Guillermo Teillier , Víctor Torres e Ignacio Urrutia .

Es cuanto puedo informar. He dicho.

-Aplausos.

El señor ORTIZ (Presidente accidental).-

En primer lugar, felicito a los autores del proyecto de ley en debate, que hace justicia con los extrabajadores textiles, especialmente a los de esa gran comuna de Tomé.

En segundo lugar, saludo a las personas de la comuna de Tomé que se encuentran en las tribunas, quienes han hecho un gran sacrificio para estar presentes en la discusión de este proyecto en su primer trámite constitucional.

(Aplausos)

Debo informar a la Sala que en la discusión del proyecto intervendrán solo tres señores diputados del distrito correspondiente.

Para plantear un asunto reglamentario, tiene la palabra el diputado señor Gabriel Boric .

El señor BORIC.-

Señor Presidente, los integrantes de la Bancada Independiente también queremos intervenir en la discusión del proyecto

El señor ORTIZ (Presidente accidental).-

Muy bien, señor diputado. En discusión el proyecto.

Tiene la palabra la diputada señora Clemira Pacheco .

La señora PACHECO (doña Clemira).-

Señor Presidente, por su intermedio saludo a los extrabajadores textiles presentes en las tribunas, quienes vienen acompañados por el alcalde subrogante, señor Luis Fernández , y por los concejales señores Óscar Canto , Jonathan Hidalgo y Eduardo Aguilera , exalcalde de la comuna. Muchas gracias por estar con nosotros.

Mediante el proyecto de ley en discusión se pretende dejar en la memoria colectiva del país, especialmente en la de la comuna de Tomé, el esfuerzo que miles de familias hicieron durante décadas para impulsar el desarrollo de la industria textil, así como resaltar el legado histórico y el aporte de los trabajadores textiles en el que fue un importante y trascendente sector productivo. Hablamos del tejido social y de los antecedentes históricos que tiene la industria textil en el país, sobre todo en la comuna de Tomé.

La primera industria textil de Tomé data de 1865. Se trata de la Fábrica de Paños Bellavista, del empresario Guillermo Gibson Délano Ferguson . De esta forma, Tomé deja atrás su sello como puerto triguero y se convierte en el primer puerto textil de Chile, para dar inicio a una actividad industrial que marcaría su desarrollo y su identidad.

Bellavista pasa a ser una de las primeras textiles del país y con un gran peso en la economía local y regional. A fines del siglo XIX, la fábrica contaba con 340 empleados. Debo destacar que 120 eran mujeres y 27, niños, reflejo de la época en que comienza la cuestión social.

El éxito de Bellavista motivó en 1913 el surgimiento de otras empresas, como la Sociedad Comercial Kraft y Compañía, que posteriormente se convertiría en la Sociedad Nacional Paños de Tomé, conocida también como Oveja Tomé, que en sus comienzos tuvo más de trescientos operarios e hizo un importante aporte a la construcción de viviendas para su personal.

Años después surge la Fábrica de Paños y Tejidos El Morro, que partió con 42 obreros, y que se especializaba en tejidos de punto.

Otra empresa textil que se instaló en Tomé fue la Fábrica Italoamericana de Paños, la recordada FIAP, que surgió en 1932, que alcanzó un gran desarrollo y que fue una importante fuente de mano de obra para la comuna, todo lo cual terminó con su cierre en 1979, durante la dictadura.

En 1970, Bellavista tenía más de 1.000 obreros y poco más de 250 empleados. Cuando quebró, en 2007, contaba con 750 trabajadores en su planta.

Conocí a sus dirigentes, con quienes luchamos para buscar distintas alternativas para favorecer a esos trabajadores, lo que ocurrió durante el primer gobierno de la Presidenta Bachelet .

Con esta brevísima pincelada de la actividad textil en la comuna de Tomé, queda claro el impacto y la importancia que ella ha tenido para su desarrollo, en especial con el aporte que sus trabajadores, hombres y mujeres, han hecho al engrandecimiento y prestigio nacional e internacional que han tenido los paños, telas, tejidos e hilados de las distintas fábricas del rubro.

Pero también existe toda una historia de organización sindical de sus trabajadores, que es digna de destacar y valorar. Hablamos de la historia del movimiento obrero, propio del surgimiento de la fábrica, desde Luis Emilio Recabarren hasta el compañero Salvador Allende, quienes promovieron y lucharon por los derechos de los obreros.

Es importante resaltar también que durante el gobierno de la Unidad Popular, que presidió Salvador Allende, Bellavista Tomé fue la primera industria en ser estatizada e incorporada al área social de la economía, lo que ocurrió el 30 de noviembre de 1970, es decir, a tres semanas de haber asumido la presidencia dicho mandatario.

Al momento de ser expropiada, las condiciones de la fábrica eran deplorables, hasta el punto de encontrarse abandonada por su dueña, la familia Yarur . De ahí que su intervención, fundada en el incumplimiento de las obligaciones de la empresa, su desabastecimiento, así como la situación de sus trabajadores, que se encontraban a la deriva, sin que nadie que les pagara el sueldo, fue considerada como razonable y esperable.

Otras industrias y fábricas son intervenidas en 1971, entre ellas, la planta textil FIAP, también de Tomé, industria donde nació la gran experiencia de los cordones industriales costeros de la Región del Biobío, creada junto con los obreros de la loza y los de las minas de carbón. Ese cordón industrial dio vida también a organismos de autoorganización obrera, que ante el paro patronal de octubre de 1972, dieron solución al problema de desabastecimiento y de distribución. Fue una experiencia única de solidaridad obrera, en la que los trabajadores también se permitieron crear nuevas herramientas y modos de funcionar.

Esta vivencia es desconocida por muchos, por lo que se hace necesario destacarla y plasmarla en la historia a través de relatos o testimonios, para fortalecer los sindicatos, las juntas vecinales, las universidades, los colegios y otras instancias.

Las industrias textiles tomecinas fueron más que humo y telares; fueron una forma de vida que aún sobrevive, no solo en lo que queda de la antigua Bellavista , sino también en fábricas más recientes, como Crossville.

Aún quedan paños, frazadas, mantas y chalones que abrigan y dan calor a los recuerdos, que se mantienen en la historia, en el tejido social, en la memoria colectiva y que es importante no olvidar, ya que son nuestras raíces y forman parte de nuestra identidad que bien ameritan un homenaje en la persona de quienes dieron vida a esas fábricas, es decir, a sus obreros, hombres y mujeres, como los que se encuentran en las tribunas, que cimentaron las bases de una historia y que debemos mantener en nuestra memoria colectiva.

Como dije hace un par de meses, cuando se hablaba de erigir un monumento para la zona del carbón, la cultura textil y sus luchas están en el ADN del pueblo de Tomé y al norte del río Biobío.

He dicho.

-Aplausos.

El señor ORTIZ (Presidente accidental).-

Tiene la palabra el diputado señor Jorge Ulloa .

El señor ULLOA.-

Señor Presidente, por su intermedio saludo a cada uno de los habitantes de Tomé que se encuentran en las tribunas, quienes están vinculados con el proyecto.

Agradezco a los autores de la iniciativa, que busca, como señala su informe, mantener la historia de las distintas etapas que ha tenido la industria textil en el país.

A partir de la gran depresión mundial, y específicamente a comienzos de la década del 30 del siglo pasado, tomamos la decisión como país de impulsar un modelo de crecimiento hacia dentro, basado en el modelo cepalino, que impulsó el mayor desarrollo de la industria textil, entre los años 30 y los años 70.

Posteriormente, la industria sufre los embates de la competencia de las grandes empresas, que tenían costos de producción mucho más baratos, los cuales terminaron por derribarla.

En Chile, la industria textil determinó, de algún modo, una forma de vida, como sucedió en Tomé, pero también generó una verdadera corriente de trabajo que permitió el surgimiento de industrias que hoy están en la historia y en la memoria colectiva de los chilenos. Me refiero a Manufacturas Sumar, a Yarur o a empresas como Caffarena y Moletto , que en su mayoría fueron creadas por inmigrantes extranjeros de origen italiano o árabe.

Señor Presidente, para la UDI es particularmente importante que la historia se recuerde tal como fue, para que se mantenga en la mente de todos que Chile es producto de su historia.

Por esa razón, aprobaremos el proyecto de ley que autoriza erigir un monumento en homenaje a quienes dieron vida a esta industria: sus trabajadores.

Ese monumento, que tendrá como punto de ubicación la comuna de Tomé, hará que sus habitantes sientan orgullo de que su comuna haya sido la cuna de la industria textil chilena.

Por otra parte, el hecho de que las obras se financien mediante erogaciones populares, sin duda va a permitir integrar a todo el mundo, y nosotros nos sumaremos con particular agrado a la tarea de generar recursos. Apoyaremos a la comisión especial ad honorem, que estará integrada, entre otras autoridades, por senadores y diputados de la zona, para que esta iniciativa sea una realidad lo más pronto posible.

Por todo lo expuesto, reitero que apoyaremos con entusiasmo este proyecto de ley, que busca recordar lo que para Chile significó el esfuerzo de los trabajadores de la industria textil, fundamentalmente, de la comuna de Tomé.

He dicho.

-Aplausos.

El señor SILBER (Vicepresidente).-

Tiene la palabra el diputado señor Gabriel Boric .

El señor BORIC.-

Señor Presidente, quiero aclarar que hablaré cumpliendo una de las labores esenciales que le competen a nuestro cargo de representación, cual es expresar la voz de los movimientos sociales organizados.

En este caso, la Mesa Ciudadana por el Patrimonio de Tomé me ha pedido que dé cuenta de lo siguiente:

“Ayer abogamos desde esta tribuna parlamentaria para que el Consejo de Monumentos Nacionales se manifestara a favor del justo anhelo de la Mesa Ciudadana por el Patrimonio de Tomé de declarar monumento histórico nacional la Fábrica de Paños Bellavista Oveja Tomé, lo cual se logró, constituyéndose en una gran victoria de esta Mesa y del pueblo tomecino.

Hoy, la Mesa vuelve a estar presente, pero nuestro ímpetu está dirigido a que la ministra de Educación firme el decreto que consagra legalmente a nuestra fábrica como patrimonio nacional.

Es importante recordar que fueron 151 años, donde decenas de miles de hombres y mujeres formaron parte de esta actividad productiva, en la que depositaron todos sus sueños y esperanzas. El progreso y la vida en Tomé circulaba en torno a estos más de seis mil trabajadores y trabajadoras, siendo esta industria la principal promotora de la inmigración de miles de personas a Tomé, lo que generaba un desarrollo virtuoso y prosperidad. La textil Bellavista-Tomé está en nuestra raíz social y eso -por más que lo quieran algunos- no es transable en la economía actual.

La declaración es para nosotros el inicio de un camino, donde recuperar la fábrica y construir un futuro son nuestra principal orientación, porque un Tomé que se desarrolle de forma sustentable, se logrará solo si como comunidad somos parte de la construcción democrática de nuestro territorio. ¿Qué lugar es más icónico para llevar a cabo esa difícil, pero noble tarea, donde reside tal interés social, donde cada habitante de nuestra ciudad tiene algún vínculo o historia? Hoy puede estar en manos de una persona y mañana de otra, pero siempre, reitero, siempre, será de la comunidad tomecina.

Esta ha sido una gran movilización ciudadana, donde el primer llamado fue que la comunidad tomecina, nacional e internacional, se hiciera partícipe de este clamor identitario y, así se logró, en una semana activa, congregar más de 6.000 firmas de apoyo a dicha declaratoria.

Hoy, solicitamos a la ministra de Educación que firme el decreto para que nuestra comunidad, ligada intrínsecamente al mundo textil, pueda celebrar en plenitud este logro.

El memorial que se discute, que busca identificar a la comunidad tomecina y, en especial, a los trabajadores textiles de la FIAP, Oveja-Tomé , Frutillares y Bellavista-Tomé, emplazándose en honor a su cultura textil, lo apoyamos firmemente como Mesa Ciudadana por el Patrimonio de Tomé, pero este se verá incompleto si la señora ministra de Educación no resuelve prontamente dicho decreto.”.

Esas fueron las palabras de la Mesa Ciudadana por el Patrimonio de Tomé.

Quiero agregar una pequeña reflexión. ¡Qué importante es ver cómo una ciudadanía organizada defiende su patrimonio y su historia! Muchas veces, la mal llamada modernización capitalista arrasa con todo. De hecho, no solo lo hace con los sectores productivos o con nuestra naturaleza, como está sucediendo, por ejemplo, en Chiloé, sino también con nuestra cultura, con nuestra identidad y con nuestras tradiciones.

En Punta Arenas también estamos viviendo una situación similar, pues una empresa del norte quiere construir un edificio de 18 pisos en pleno barrio patrimonial, es decir, en el centro histórico de nuestra ciudad.

En ese sentido, la comunidad de Tomé es un ejemplo, pues se organizó, se movilizó y logró detener la destrucción de la fábrica para erigir proyectos rentistas. Su ejemplo nos alienta a pensar que no todo está perdido y que a partir de la organización comunitaria, de vecinos y vecinas, podemos rescatar nuestro patrimonio y nuestra cultura.

Agradezco a la Mesa Ciudadana por el Patrimonio de Tomé por permitirnos ser testigos de este ejemplo. Esperamos que la ministra de Educación firme pronto la declaratoria para hacer realidad este sueño de los ciudadanos y ciudadanas de Tomé.

He dicho.

-Aplausos.

El señor SILBER (Vicepresidente).-

Tiene la palabra el diputado Marcelo Chávez .

El señor CHÁVEZ.-

Señor Presidente, saludo a todos aquellos que, con su presencia, han brindado apoyo y energía en la discusión de esta iniciativa de ley, entre ellos, el alcalde subrogante de Tomé, don Luis Fernández ; los concejales Óscar Canto , Jonathan Fuentealba , Eduardo Aguilera , Ruth Acuña y José Fuentealba , y, especialmente, a los dirigentes de los extrabajadores textiles que se encuentran en las tribunas.

Par mí constituye un honor ser el autor principal de esta iniciativa, que espero aprobemos en su primer trámite constitucional, pues viene a rendir un sencillo pero significativo homenaje a quienes forjaron la identidad de la hermosa comuna costera de Tomé, en la Región del Biobío.

Este proyecto de ley, que autoriza erigir un monumento a los trabajadores textiles de Tomé, constituye un homenaje a quienes ayudaron decisivamente a construir la historia de la comuna, que cobijó a tantas familias y dignificó el trabajo en una industria en la que quienes allí laboraban llegaron a ser cerca de 5.000 personas, que se sentían respetadas y orgullosas de hacerlo.

Esta iniciativa surge a raíz de una propuesta de los propios trabajadores de la industria textil, organizados en diversas instancias, que siempre contó con el decidido apoyo corresponde señalarlo de la alcaldesa de la comuna, señora Ivonne Rivas Ortiz .

Aún recuerdo la hermosa misa a la chilena oficiada por monseñor Fernando Chomalí y el almuerzo masivo organizado por los extrabajadores en 2014. Fue en esa oportunidad en que me comprometí ante ellos a presentar este proyecto de ley, para honrar su aporte a la comuna.

Aun cuando en el informe del proyecto de ley rendido en esta Sala se han entregado los fundamentos del mismo, así como de la historia que la iniciativa envuelve, vale la pena recordar algunos aspectos históricos que justifican y ayudan a entender su importancia.

La historia de la más antigua industria textil de Chile partió en 1865. Todo comenzó con un trueque de un empresario de origen norteamericano que no estaba conforme con su negocio y que quería ampliar su horizonte. Se trataba del dueño del molino de granos Bellavista , que aceptó cambiar una partida de trigo por veinticuatro telares y maquinaria para hilar.

Al principio, la idea del empresario era fabricar él mismo los sacos para envasar la harina, pero rápidamente cambió de opinión y apostó derechamente por el negocio de los paños. Ya entonces la nueva textil tuvo que enfrentar los embates de las fragatas españolas Resolución y Numancia, que bombardearon Tomé, que en la época era el puerto principal de la bahía de Concepción.

“Los paños son superiores a los de Europa, por la rica lana que se emplea en su confección”, dijo el legendario periodista Recaredo Tornero en su obra Chile Ilustrado, en la que destacaba que, pese a su característica aversión a lo nacional, los chilenos reconocían la calidad de los tejidos producidos en Tomé.

Por esa época, la marca inicia una seguidilla de cambios de propietarios. Su verdadero esplendor comienza cuando el último empresario que la adquirió comienza a ampliar las dependencias de la fábrica y compra nueva maquinaria. También instala en su entrada un enorme reloj mecánico e inicia una serie de mejoras para sus trabajadores. Esos fueron los primeros pasos que luego la transformarían en una verdadera ciudadela, que ya en los años 30 contaba con iglesia, casas para sus trabajadores, gimnasio, escuela y un mercado, sólidas instalaciones que soportaron dos terremotos y donde en los años 50 se llegaron a desempeñar cerca de 3.000 trabajadores.

La historia posterior es conocida. Los diversos cambios en su propiedad y su actual declive es parte de esta triste historia. Por ello cobra relevancia este proyecto de ley.

La industria textil y sus trabajadores marcaron una época que dio identidad a la comuna, y fueron testigos privilegiados de las principales transformaciones socioeconómicas, lo cual se debe revalorizar.

En los últimos días, específicamente el 13 de abril pasado, conocimos la declaratoria como monumento histórico nacional de la fábrica de telas Bellavista , de lo cual nos alegramos, ya que apunta precisamente en la misma dirección que este proyecto de ley: a poner en valor esa infraestructura, la que sumada a este monumento constituyen iniciativas coherentes, que están en perfecta sintonía, en pos del mismo objetivo.

Aprovecho la ocasión para apelar al apoyo del gobierno para llevarlas adelante, porque una declaratoria de monumento histórico nacional no puede quedar solo en eso, sino que debe significar un apoyo decidido para ayudar a su mantención, y no dejar solamente en manos del municipio dicha tarea.

Por último, quiero agradecer al municipio de Tomé, en la persona de su alcaldesa Ivonne Rivas , así como a los concejales que se encuentran presentes en las tribunas y a los que no pudieron asistir, pero que sé que están profundamente comprometidos con esta iniciativa. En especial, quiero saludar a los trabajadores y extrabajadores, que han dado un gran empuje para que este proyecto sea una realidad, para reconocer y valorar su inmenso aporte para construir la historia y la identidad de la comuna de Tomé, con ese vestir elegante que representa lo mejor de sus tradiciones y que mantienen hasta el día de hoy, de las cuales los tomecinos y las tomecinas se siente profundamente orgullosos.

Por todo lo anteriormente expuesto, pido a esta Sala que vote a favor esta iniciativa de ley, que no solo viene a recordar la historia de cómo se forja una comunidad, sino que también la respeta y la valora como tal.

He dicho.

-Aplausos.

El señor SILBER (Vicepresidente).-

Cerrado el debate.

-Con posterioridad, la Sala se pronunció sobre este proyecto de ley en los siguientes términos:

El señor ESPINOSA, don Marcos (Presidente en ejercicio).-

Corresponde votar en general el proyecto de ley, iniciado en moción, que autoriza erigir un monumento en homenaje a los extrabajadores de las empresas textiles de la comuna de Tomé.

Hago presente a la Sala que la totalidad de sus normas tratan materias propias de ley simple o común.

En votación.

-Efectuada la votación en forma económica, por el sistema electrónico, dio el siguiente resultado: por la afirmativa, 76 votos. No hubo votos por la negativa ni abstenciones.

El señor ESPINOSA (Presidente en ejercicio).-

Aprobado.

-Votaron por la afirmativa los siguientes señores diputados:

Aguiló Melo, Sergio ; Alvarez-Salamanca Ramírez , Pedro Pablo ; Arriagada Macaya, Claudio ; Barros Montero, Ramón ; Becker Alvear, Germán ; Bellolio Avaria, Jaime ; Boric Font, Gabriel ; Campos Jara, Cristián ; Cariola Oliva, Karol ; Carmona Soto, Lautaro ; Carvajal Ambiado, Loreto ; Castro González, Juan Luis ; Ceroni Fuentes, Guillermo ; Chahin Valenzuela, Fuad ; Chávez Velásquez, Marcelo ; Cicardini Milla, Daniella ; Cornejo González, Aldo ; Espejo Yaksic, Sergio ; Espinosa Monardes, Marcos ; Farcas Guendelman, Daniel ; Farías Ponce, Ramón ; Fernández Allende, Maya ; Flores García, Iván ; Fuentes Castillo, Iván ; Girardi Lavín, Cristina ; González Torres, Rodrigo ; Hasbún Selume, Gustavo ; Hernando Pérez, Marcela ; Hoffmann Opazo , María José ; Jackson Drago, Giorgio ; Jarpa Wevar, Carlos Abel ; Kast Rist, José Antonio ; Kort Garriga, Issa ; Lemus Aracena, Luis ; Letelier Norambuena, Felipe ; Macaya Danús, Javier ; Melero Abaroa, Patricio ; Melo Contreras, Daniel ; Monckeberg Díaz, Nicolás ; Monsalve Benavides, Manuel ; Morano Cornejo, Juan Enrique ; Nogueira Fernández, Claudia ; Norambuena Farías, Iván ; Núñez Arancibia, Daniel ; Ortiz Novoa, José Miguel ; Pacheco Rivas, Clemira ; Paulsen Kehr, Diego ; Pérez Lahsen, Leopoldo ; Poblete Zapata, Roberto ; Provoste Campillay, Yasna ; Rathgeb Schifferli, Jorge ; Rivas Sánchez, Gaspar ; Robles Pantoja, Alberto ; Rocafull López, Luis ; Rubilar Barahona, Karla ; Saffirio Espinoza, René ; Saldívar Auger, Raúl ; Sandoval Plaza, David ; Schilling Rodríguez, Marcelo ; Sepúlveda Orbenes, Alejandra ; Silber Romo, Gabriel ; Silva Méndez, Ernesto ; Soto Ferrada, Leonardo ; Squella Ovalle, Arturo ; Teillier Del Valle, Guillermo ; Torres Jeldes, Víctor ; Trisotti Martínez, Renzo ; Turres Figueroa , Marisol ; Ulloa Aguillón, Jorge ; Urrutia Bonilla, Ignacio ; Urrutia Soto, Osvaldo ; Vallejo Dowling, Camila ; Venegas Cárdenas, Mario ; Verdugo Soto, Germán ; Walker Prieto, Matías ; Ward Edwards, Felipe .

El señor ESPINOSA (Presidente en ejercicio).-

Por no haber sido objeto de indicaciones, queda aprobado también en particular.

Despachado el proyecto.

1.4. Oficio de Cámara Origen a Cámara Revisora

Oficio de Ley a Cámara Revisora. Fecha 12 de mayo, 2016. Oficio en Sesión 16. Legislatura 364.

VALPARAÍSO, 12 de mayo de 2016

Oficio Nº 12.544

A S.E. EL PRESIDENTE DEL H. SENADO

Con motivo de la moción, informe y demás antecedentes que tengo a honra pasar a manos de V.E., la Cámara de Diputados ha aprobado el proyecto de ley que autoriza erigir un monumento en homenaje a los extrabajadores de las empresas textiles de la comuna de Tomé, correspondiente al boletín N°10.283-24, del siguiente tenor:

PROYECTO DE LEY:

“Artículo 1°.- Autorízase erigir un monumento en homenaje a los extrabajadores textiles.

Artículo 2°.- El monumento se erigirá en la comuna de Tomé.

Artículo 3°.- Las obras se financiarán mediante erogaciones populares, obtenidas por medio de colectas públicas, donaciones y otros aportes privados. Las colectas públicas se efectuarán en las fechas que determine la comisión especial que se crea en el artículo 5°, en coordinación con el Ministerio del Interior y Seguridad Pública.

Artículo 4°.- Créase un fondo con el objeto de recibir las erogaciones, donaciones y demás aportes que señala el artículo anterior.

Artículo 5°.- Créase una comisión especial ad honorem encargada de ejecutar los objetivos de esta ley, la que estará integrada por los senadores o senadoras y los diputados o diputadas representantes de la circunscripción y distrito a que pertenezca la comuna de Tomé; el alcalde o alcaldesa de esta comuna, y el presidente o presidenta de la unión de juntas de vecinos de la misma comuna.

La comisión tendrá las siguientes funciones:

a) Llamar a concurso público de proyectos para la ejecución de las obras, fijar sus bases, condiciones y resolverlo.

b) Determinar el sitio en que se ubicará el monumento, en coordinación con el alcalde o alcaldesa de la comuna de Tomé y el Consejo de Monumentos Nacionales.

c) Organizar la realización de las colectas públicas a que se refiere el artículo 3°.

d) Administrar el fondo creado por el artículo 4°.

Artículo 6°.- Los excedentes que resulten de las erogaciones recibidas, una vez concluida la construcción del monumento, serán destinados a los fines que la comisión especial determine.

Artículo 7°.- El monumento deberá erigirse en un plazo de cinco años, contado desde la publicación de esta ley.”.

Dios guarde a V.E.

MARCOS ESPINOSA MONARDES

Presidente en ejercicio de la Cámara de Diputados

MIGUEL LANDEROS PERKI?

Secretario General de la Cámara de Diputados

2. Segundo Trámite Constitucional: Senado

2.1. Informe de Comisión de Educación

Senado. Fecha 15 de julio, 2016. Informe de Comisión de Educación en Sesión 33. Legislatura 364.

?INFORME DE LA COMISIÓN DE EDUCACIÓN y CULTURA, recaído en el proyecto de ley, en segundo trámite constitucional, que autoriza erigir un monumento en homenaje a los ex trabajadores de las empresas textiles de la comuna de Tomé.

BOLETÍN Nº 10.283-24

____________________________________

HONORABLE SENADO:

Vuestra Comisión de Educación y Cultura tiene el honor de informaros respecto del proyecto de ley de la referencia, iniciado en Moción de los Honorables Diputados señor Marcelo Chávez Velásquez, y de los Diputados Roberto Poblete Zapata, Jorge Sabag Villalobos y Víctor Torres Jeldes.

Cabe señalar que este proyecto de ley fue discutido por la Comisión en general y en particular, de conformidad al acuerdo adoptado por la Sala del Senado, y propone al señor Presidente que en la Sala sea considerado del mismo modo.

- - -

OBJETIVO DEL PROYECTO

La presente iniciativa de ley persigue autorizar la construcción de un monumento, en la comuna de Tomé, en homenaje a los ex trabajadores de las empresas textiles de dicha comuna.

- - -

ANTECEDENTES

Para el debido estudio de este proyecto de ley, se han tenido en consideración, entre otros, los siguientes:

I.- ANTECEDENTES JURÍDICOS

1.- Numeral 5) del artículo 63 de la Constitución Política de la República; y

2.- Ley N° 17.288, de 1970, sobre Monumentos Nacionales.

II.- ANTECEDENTES DE HECHO

Moción de los Honorables Diputados señor Marcelo Chávez Velásquez, y de los Diputados Roberto Poblete Zapata, Jorge Sabag Villalobos y Víctor Torres Jeldes.

La moción que da origen a este proyecto de ley recuerda que las empresas textiles fueron muy importantes para el desarrollo económico y social de nuestro país, siendo un sector tradicional con una antigua raigambre en la estructura productiva nacional que fabricó principalmente bienes orientados a satisfacer necesidades básicas, fundamentalmente de vestimenta.

Haciendo referencia a los antecedentes históricos, la moción indica que fueron nuestros pueblos originarios los que iniciaron el trabajo textil en el país, principalmente a través de la utilización de lanas teñidas con hierbas silvestres.

Añade que es posible distinguir cuatro grandes etapas que han marcado el desempeño de la actividad textil en Chile.

La primera etapa se inicia con la llegada de los conquistadores, que introdujeron nuevas técnicas de hilado, tejido y nuevas fibras, lo que dio paso a una rudimentaria industria textil artesanal dedicada fundamentalmente a la producción de paños, frazadas y alfombras, sin embargo los resultados no eran de muy buena calidad, razón por la cual se procedió a importar telas y ropas desde España.

Durante el transcurso de este período, aparecieron las primeras industrias propiamente tales.

La segunda etapa transcurre entre 1860 y 1930. En este lapso se observa un cierto crecimiento del sector vestuario, y un bajo desarrollo del sector textil.

La tercera etapa se ubica entre la gran crisis del 30 y de 1973, en el contexto de ampliación del mercado interno, sustitución de importaciones y un rol activo del Estado en la economía. La industria textil alcanza altas tasas de crecimiento, proceso que se mantiene básicamente hasta los inicios de la segunda guerra mundial.

La última etapa se inicia a fines del año 1973, con la apertura de la economía nacional a los mercados externos, un menor rol de Estado y una liberalización de los mercados externos.

Señala que es durante el periodo republicano donde se desarrolló un activo comercio de importación de productos textiles provenientes de distintas industrias y fábricas europeas. Estas importaciones textiles constituyeron un freno para la expansión de la industria nacional durante el siglo XIX. En este periodo, se desarrollaron pequeñas fábricas textiles en nuestro país, siendo la más importante de estas la Fábrica de Paños Bellavista – Tomé.

A comienzos del siglo XX, se produjo una notable expansión de la industria del vestuario y del calzado nacional. No obstante, como la mayoría de las telas y paños continuaban siendo importados desde Europa, se continuaba postergando el desarrollo de una industria textil nacional. Esta situación cambiaría después de la gran depresión de 1930. Tras esta crisis financiera la economía nacional se volvió proteccionista, y buscó fomentar el "crecimiento hacia adentro" mediante una industrialización por sustitución de importaciones, todas medidas lideradas por la Corporación de Fomento a la Producción.

El desarrollo económico impulsó la expansión de una industria textil moderna.

A partir de 1975 la nueva política liberal implementada por el Gobierno Militar debilitó el régimen proteccionista que había posibilitado la expansión de la industria textil nacional, lo que obligó a este sector a enfrentar la dura competencia internacional de los mercados mundiales. El impacto de estas políticas económicas fue muy negativo, las mayorías de las fábricas textiles se vieron en la obligación de cerrar sus puertas, los dueños de las empresas se vieron presionados a tener que importar textiles con el único objetivo de poder sobrevivir al interior del mercado nacional e internacional.

Fueron los trabajadores y sus familias los que sufrieron los efectos de la apertura de nuestra economía y que afectó gravemente a las empresas textiles, las importaciones se tomaron el lugar que antes tenían los productores y el efecto de esto fue nefasto en miles de familias que veían como su única fuente de ingresos desaparecía lentamente dando paso a procesos más tecnológicos e industrializados.

Uno de los efectos negativos de la modernidad es justamente la pérdida de este tipo de procesos productivos, ya que en el lugar en donde se entrega un beneficio aparece una dificultad, que debiese ser cubierta con la aplicación de políticas públicas que permitan palear los efectos negativos que produce la economía de libre mercado.

En la industria textil de nuestro país las medidas micro y macroeconómicas impulsadas a fines de los años 70 y principios de los 80 configuraron la atomización de este sector productivo. De esta manera, la clase obrera media observa como su única fuente de trabajo se pierde y presencia, con asombro, como una actividad que fue pilar fundamental de nuestro desarrollo económico desaparece sin poder revertir dicha situación.

Por lo anterior, indica, se hace necesario que el Estado reconozca el esfuerzo que miles de familias hicieron durante décadas para impulsar este sector productivo. No puede quedar en el olvido el esfuerzo realizado por los operarios de las plantas y sus familias, siendo necesario que la historia deje de estar sólo en los libros y que se manifieste tangible, como un símbolo frente al tiempo. Que el trabajador textil surja de la oscuridad, de manera de conseguir recobrar la memoria y resaltar el papel histórico de los trabajadores del rubro, de manera de no perder esta herencia que nos han dejado por años.

Continuando con la exposición de los fundamentos de la moción, ésta recuerda que los trabajadores textiles y sus familias dieron vida a la historia de la empresa Bellavista-Tome. Su ejemplo es una historia de sacrificio de nuestro país. No es común ni recurrente en Chile que una industria manufacturera cumpla 150 años, por ello, la moción plantea la necesidad de poner en valor este acontecimiento, conmemorándolo con respeto y gratitud a todos los hombres y mujeres que en distintas épocas y generaciones trabajaron por su desarrollo y permanencia, permitiendo tejer una larga y fabulosa historia, conformada por capítulos de progreso sorprendente o de decadencia inesperada, que dan sentido y contenido a numerosos libros y videos testimoniales, que tienen por argumento la industria textil en la ciudad de Tome, a partir de las fábricas de Paños Bellavista, Ítalo Americana de Paños (FIAP) y Paños Oveja Tome, quienes en su mejor época dieron trabajo a cerca de cinco mil personas.

En este sentido, se destaca la importancia de homenajear a los trabajadores de las empresas textiles de la comuna de Tome, zona que en el pasado y el presente ha contribuido de manera fundamental al desarrollo de nuestro país.

- - -

DISCUSIÓN EN GENERAL Y EN PARTICULAR

El presente proyecto de ley, como se ha señalado, autoriza erigir un monumento en homenaje a los ex trabajadores de las empresas textiles de la comuna de Tomé, como una de las tantas formas que el pueblo chileno honra a sus más destacados integrantes.

En ese contexto, la unanimidad de los integrantes presentes de la Comisión expresó su acuerdo con el fundamento y disposiciones de esta moción, de manera de destacar y recordar la importante y trascendental labor de los trabajadores de las empresas textiles de la comuna de Tomé.

Asimismo, reconocieron que esta iniciativa ley constituye un justo reconocimiento a nuestra historia.

En particular, el Senador señor Walker recordó la importancia histórica que tiene la industria textil en Tomé, siendo el elemento constitutivo de su identidad.

Por su parte, el Senador Rossi destacó el alcance de este proyecto de ley, toda vez que Tomé tiene una vinculación histórica, cultural y sociológica innegable con la industria textil que es reconocida a nivel nacional.

- Cerrado el debate y puesto en votación en general y en particular el proyecto de ley, fue aprobado por la unanimidad de los miembros presentes de la Comisión, Honorables Senadores señores Allamand, Rossi y Walker, don Ignacio.

TEXTO DEL PROYECTO

En conformidad con los acuerdos adoptados, vuestra Comisión de Educación y Cultura os propone aprobar, en general y en particular, y en los mismos términos en que lo hizo la Honorable Cámara de Diputados, el siguiente:

PROYECTO DE LEY:

“Artículo 1°.- Autorízase erigir un monumento en homenaje a los ex trabajadores textiles.

Artículo 2°.- El monumento se erigirá en la comuna de Tomé.

Artículo 3°.- Las obras se financiarán mediante erogaciones populares, obtenidas por medio de colectas públicas, donaciones y otros aportes privados. Las colectas públicas se efectuarán en las fechas que determine la comisión especial que se crea en el artículo 5°, en coordinación con el Ministerio del Interior y Seguridad Pública.

Artículo 4°.- Créase un fondo con el objeto de recibir las erogaciones, donaciones y demás aportes que señala el artículo anterior.

Artículo 5°.- Créase una comisión especial ad honorem encargada de ejecutar los objetivos de esta ley, la que estará integrada por los senadores o senadoras y los diputados o diputadas representantes de la circunscripción y distrito a que pertenezca la comuna de Tomé; el alcalde o alcaldesa de esta comuna, y el presidente o presidenta de la unión de juntas de vecinos de la misma comuna.

La comisión tendrá las siguientes funciones:

a) Llamar a concurso público de proyectos para la ejecución de las obras, fijar sus bases, condiciones y resolverlo.

b) Determinar el sitio en que se ubicará el monumento, en coordinación con el alcalde o alcaldesa de la comuna de Tomé y el Consejo de Monumentos Nacionales.

c) Organizar la realización de las colectas públicas a que se refiere el artículo 3°.

d) Administrar el fondo creado por el artículo 4°.

Artículo 6°.- Los excedentes que resulten de las erogaciones recibidas, una vez concluida la construcción del monumento, serán destinados a los fines que la comisión especial determine.

Artículo 7°.- El monumento deberá erigirse en un plazo de cinco años, contado desde la publicación de esta ley.”.

- - -

Tratado y acordado en sesión celebrada el día 13 de julio de 2016, con asistencia de los Honorables Senadores señores Ignacio Walker Prieto (Presidente), Andrés Allamand Zavala y Fulvio Rossi Ciocca.

Sala de la Comisión, a 15 de julio de 2016.

Francisco Javier Vives Dibarrart

Secretario de la Comisión

RESUMEN EJECUTIVO

INFORME DE LA COMISIÓN DE EDUCACIÓN Y CULTURA, RECAÍDO EN EL PROYECTO DE LEY, EN SEGUNDO TRÁMITE CONSTITUCIONAL, QUE AUTORIZA LA CONSTRUCCIÓN DE UN MONUMENTO EN HOMENAJE A LOS EX TRABAJADORES DE LAS EMPRESAS

TEXTILES DE LA COMUNA DE TOMÉ.

(BOLETÍN Nº 10.283-24)

I. OBJETIVO DEL PROYECTO PROPUESTO POR LA COMISIÓN: La presente iniciativa de ley persigue autorizar la construcción, en la comuna de Tomé, de un monumento en homenaje a los ex trabajadores de las empresas textiles de dicha comuna.

II. ACUERDOS: aprobado en general y en particular por unanimidad (3x0)

III. ESTRUCTURA DEL PROYECTO APROBADO POR LA COMISIÓN: consta de siete artículos permanentes.

IV. NORMAS DE QUÓRUM ESPECIAL: no tiene.

V. URGENCIA: sin urgencia.

VI. ORIGEN E INICIATIVA: Cámara de Diputados. Moción del Honorable Diputado señor Marcelo Chávez Velásquez, y de los Diputados Roberto Poblete Zapata, Jorge Sabag Villalobos y Víctor Torres Jeldes.

VII. TRÁMITE CONSTITUCIONAL: segundo.

VIII.-INICIO TRAMITACIÓN EN EL SENADO: 17 de mayo de 2016.

IX. TRÁMITE REGLAMENTARIO: primer informe, en general y en particular.

XI. LEYES QUE SE MODIFICAN O QUE SE RELACIONAN CON LA MATERIA: 1.- Numeral 5) del artículo 63 de la Constitución Política de la República; y 2.- Ley N° 17.288, de 1970, sobre Monumentos Nacionales.

Valparaíso, 15 de julio de 2016.

Francisco Javier Vives Dibarrart

Secretario de la Comisión

2.2. Discusión en Sala

Fecha 27 de septiembre, 2016. Diario de Sesión en Sesión 50. Legislatura 364. Discusión General. Se aprueba en general y particular sin modificaciones.

MONUMENTO A EXTRABAJADORES DE EMPRESAS TEXTILES DE TOMÉ

El señor LAGOS ( Presidente ).-

Corresponde tratar el proyecto de ley, en segundo trámite constitucional, que autoriza erigir un monumento en homenaje a los extrabajadores de las empresas textiles de la comuna de Tomé, con informe de la Comisión de Educación y Cultura, y urgencia calificada de "simple".

--Los antecedentes sobre el proyecto (10.283-24) figuran en los Diarios de Sesiones que se indican:

Proyecto de ley:

En segundo trámite: sesión 16ª, en 17 de mayo de 2016 (se da cuenta).

Informe de Comisión:

Educación y Cultura: sesión 33ª, en 20 de julio de 2016.

El señor LAGOS (Presidente).-

Tiene la palabra el señor Secretario.

El señor LABBÉ ( Secretario General ).-

El principal objetivo del proyecto es autorizar la construcción de un monumento, en la comuna de Tomé, en homenaje a los extrabajadores de las empresas textiles que funcionaron en ella.

La Comisión de Educación y Cultura discutió el proyecto en general y en particular en virtud del acuerdo adoptado por la Sala con fecha 13 de julio, y lo aprobó por la unanimidad de sus miembros presentes (Senadores señores Allamand, Rossi e Ignacio Walker), en los mismos términos en que fue despachado por la Cámara de Diputados.

El texto que se propone aprobar se consigna en las páginas 5 y 6 del informe de la Comisión.

Nada más, señor Presidente .

El señor LAGOS (Presidente).-

En discusión general el proyecto.

Tiene la palabra el Presidente de la Comisión de Educación y Cultura, Senador señor Ignacio Walker.

El señor WALKER (don Ignacio).-

Señor Presidente, efectivamente se trata de un muy merecido homenaje a los extrabajadores de las empresas textiles de Tomé.

Todos conocemos la historia de esa comuna desde el punto de vista de su desarrollo productivo y social y estamos conscientes de la directa relación que existió entre este último y las empresas textiles.

Quiero destacar que esta moción es de autoría del Diputado por el Distrito 45, que incluye la comuna de Tomé, señor Marcelo Chávez ; y, junto con él, de los Diputados Roberto Poblete , Jorge Sabag y Víctor Torres .

Ellos son los autores de este proyecto.

La moción que le da origen recuerda que las empresas textiles fueron muy importantes para el desarrollo económico, social y cultural de nuestro país. Ellas representaron un sector tradicional con una antigua raigambre en la estructura productiva nacional, que fabricó principalmente bienes orientados a satisfacer necesidades básicas, sobre todo de vestimenta.

Se pueden distinguir cuatro etapas en la actividad textil chilena.

La primera se inicia con la llegada de los conquistadores.

La segunda va entre 1860 y 1930, con los primeros atisbos del incipiente proceso de industrialización de nuestro país.

La tercera se extiende entre la crisis del 30 y 1973, en el contexto de la sustitución de importaciones en el proceso del Estado empresario.

Y la última etapa, que comienza a fines de 1973, con la apertura de la economía nacional a los mercados externos, tuvo un impacto muy significativo en los trabajadores textiles del país, incluidos los de la comuna de Tomé, en la Región del Biobío.

Por estas razones, señor Presidente , la Comisión de Educación y Cultura, que tengo el honor de presidir, aprobó por unanimidad el proyecto de ley que autoriza erigir un monumento en homenaje a los extrabajadores textiles, justamente, en la comuna de Tomé.

Quiero destacar -insisto- el rol protagónico que ha tenido en esta iniciativa el Diputado Marcelo Chávez .

He dicho.

El señor LAGOS (Presidente).-

En votación.

El señor LABBÉ ( Secretario General ).-

¿Alguna señora Senadora o algún señor Senador no ha emitido su voto?

El señor LAGOS (Presidente).-

Terminada la votación.

--Se aprueba en general el proyecto (18 votos afirmativos) y, por no haberse presentado indicaciones, queda aprobado también en particular y despachado en este trámite.

Votaron la señora Muñoz y los señores Araya, Bianchi, Chahuán, Coloma, García, García-Huidobro, Girardi, Guillier, Horvath, Lagos, Ossandón, Pérez Varela, Prokurica, Tuma, Ignacio Walker, Patricio Walker y Andrés Zaldívar.

2.3. Oficio de Cámara Revisora a Cámara de Origen

Oficio Aprobación sin Modificaciones . Fecha 27 de septiembre, 2016. Oficio en Sesión 74. Legislatura 364.

Valparaíso, 27 de septiembre de 2016.

Nº 273/SEC/16

A S.E. EL PRESIDENTE DE LA HONORABLE CÁMARA DE DIPUTADOS

Tengo a honra comunicar a Vuestra Excelencia que el Senado ha aprobado, en los mismos términos en que lo hizo esa Honorable Cámara, el proyecto de ley que autoriza erigir un monumento en homenaje a los ex trabajadores de las empresas textiles de la comuna de Tomé, correspondiente al Boletín N° 10.283-24.

Lo que comunico a Su Excelencia en respuesta a su oficio Nº 12.544, de 12 de mayo de 2016.

Devuelvo los antecedentes respectivos.

Dios guarde a Vuestra Excelencia.

RICARDO LAGOS WEBER

Presidente del Senado

MARIO LABBÉ ARANEDA

Secretario General del Senado

3. Trámite Finalización: Cámara de Diputados

3.1. Oficio de Cámara de Origen al Ejecutivo

Oficio Ley a S.E. La Presidenta de la República. Fecha 28 de septiembre, 2016. Oficio

VALPARAÍSO, 28 de septiembre de 2016

Oficio Nº 12.877

A S.E. LA PRESIDENTA DE LA REPÚBLICA

Tengo a honra comunicar a V.E. que el Congreso Nacional ha dado su aprobación al proyecto de ley, originado en moción de los diputados señores Marcelo Chávez Velásquez, Jorge Sabag Villalobos, Roberto Poblete Zapata y Víctor Torres Jeldes, que autoriza erigir un monumento en homenaje a los extrabajadores de las empresas textiles de la comuna de Tomé, correspondiente al boletín N°10.283-24, del siguiente tenor:

PROYECTO DE LEY:

“Artículo 1°.- Autorízase erigir un monumento en homenaje a los extrabajadores textiles.

Artículo 2°.- El monumento se erigirá en la comuna de Tomé.

Artículo 3°.- Las obras se financiarán mediante erogaciones populares, obtenidas por medio de colectas públicas, donaciones y otros aportes privados. Las colectas públicas se efectuarán en las fechas que determine la comisión especial que se crea en el artículo 5°, en coordinación con el Ministerio del Interior y Seguridad Pública.

Artículo 4°.- Créase un fondo con el objeto de recibir las erogaciones, donaciones y demás aportes que señala el artículo anterior.

Artículo 5°.- Créase una comisión especial ad honorem encargada de ejecutar los objetivos de esta ley, la que estará integrada por los senadores o senadoras y los diputados o diputadas representantes de la circunscripción y distrito a que pertenezca la comuna de Tomé; el alcalde o alcaldesa de esta comuna, y el presidente o presidenta de la unión de juntas de vecinos de la misma comuna.

La comisión tendrá las siguientes funciones:

a) Llamar a concurso público de proyectos para la ejecución de las obras, fijar sus bases, condiciones y resolverlo.

b) Determinar el sitio en que se ubicará el monumento, en coordinación con el alcalde o alcaldesa de la comuna de Tomé y el Consejo de Monumentos Nacionales.

c) Organizar la realización de las colectas públicas a que se refiere el artículo 3°.

d) Administrar el fondo creado por el artículo 4°.

Artículo 6°.- Los excedentes que resulten de las erogaciones recibidas, una vez concluida la construcción del monumento, serán destinados a los fines que la comisión especial determine.

Artículo 7°.- El monumento deberá erigirse en un plazo de cinco años, contado desde la publicación de esta ley.”.

Dios guarde a V.E.

OSVALDO ANDRADE LARA

Presidente de la Cámara de Diputados

MIGUEL LANDEROS PERKI?

Secretario General de la Cámara de Diputados

4. Publicación de Ley en Diario Oficial

4.1. Ley Nº 20.961

Tipo Norma
:
Ley 20961
URL
:
https://www.bcn.cl/leychile/N?i=1095939&t=0
Fecha Promulgación
:
18-10-2016
URL Corta
:
http://bcn.cl/2ccze
Organismo
:
MINISTERIO DEL INTERIOR Y SEGURIDAD PÚBLICA
Título
:
AUTORIZA ERIGIR UN MONUMENTO EN HOMENAJE A LOS EXTRABAJADORES DE LAS EMPRESAS TEXTILES DE LA COMUNA DE TOMÉ
Fecha Publicación
:
25-10-2016

LEY NÚM. 20.961

AUTORIZA ERIGIR UN MONUMENTO EN HOMENAJE A LOS EXTRABAJADORES DE LAS EMPRESAS TEXTILES DE LA COMUNA DE TOMÉ

    Tengo a honra comunicar a V.E. que el Congreso Nacional ha dado su aprobación al proyecto de ley, originado en moción de los diputados señores Marcelo Chávez Velásquez, Jorge Sabag Villalobos, Roberto Poblete Zapata y Víctor Torres Jeldes,

    Proyecto de ley:

    "Artículo 1º.- Autorízase erigir un monumento en homenaje a los extrabajadores textiles.

    Artículo 2º.- El monumento se erigirá en la comuna de Tomé.

    Artículo 3º.- Las obras se financiarán mediante erogaciones populares, obtenidas por medio de colectas públicas, donaciones y otros aportes privados. Las colectas públicas se efectuarán en las fechas que determine la comisión especial que se crea en el artículo 5º, en coordinación con el Ministerio del Interior y Seguridad Pública.

    Artículo 4º.- Créase un fondo con el objeto de recibir las erogaciones, donaciones y demás aportes que señala el artículo anterior.

    Artículo 5º.- Créase una comisión especial ad honorem encargada de ejecutar los objetivos de esta ley, la que estará integrada por los senadores o senadoras y los diputados o diputadas representantes de la circunscripción y distrito a que pertenezca la comuna de Tomé; el alcalde o alcaldesa de esta comuna, y el presidente o presidenta de la unión de juntas de vecinos de la misma comuna.

    La comisión tendrá las siguientes funciones:

    a) Llamar a concurso público de proyectos para la ejecución de las obras, fijar sus bases, condiciones y resolverlo.

    b) Determinar el sitio en que se ubicará el monumento, en coordinación con el alcalde o alcaldesa de la comuna de Tomé y el Consejo de Monumentos Nacionales.

    c) Organizar la realización de las colectas públicas a que se refiere el artículo 3º. d) Administrar el fondo creado por el artículo 4º.

    Artículo 6º.- Los excedentes que resulten de las erogaciones recibidas, una vez concluida la construcción del monumento, serán destinados a los fines que la comisión especial determine.

    Artículo 7º .- El monumento deberá erigirse en un plazo de cinco años, contado desde la publicación de esta ley.".

    Y por cuanto he tenido a bien aprobarlo y sancionarlo; por tanto promúlguese y llévese a efecto como Ley de la República.

    Santiago, 18 de octubre de 2016.- MICHELLE BACHELET JERIA, Presidenta de la República.- Mario Fernández Baeza, Ministro del Interior y Seguridad Pública.

    Lo que transcribo a Ud. para su conocimiento.- Atentamente, Mahmud Aleuy Peña y Lillo, Subsecretario del Interior.