Historia de la Ley

Historia de la Ley

Nº 20.991

Autoriza erigir un monumento en memoria del ex Presidente de la República señor Patricio Aylwin Azócar

Téngase presente

Esta Historia de Ley ha sido construida por la Biblioteca del Congreso Nacional a partir de la información disponible en sus archivos.

Se han incluido los distintos documentos de la tramitación legislativa, ordenados conforme su ocurrencia en cada uno de los trámites del proceso de formación de la ley.

Se han omitido documentos de mera o simple tramitación, que no proporcionan información relevante para efectos de la Historia de Ley.

Para efectos de facilitar la revisión de la documentación de este archivo, se incorpora un índice.

Al final del archivo se incorpora el texto de la norma aprobado conforme a la tramitación incluida en esta historia de ley.

1. Primer Trámite Constitucional: Cámara de Diputados

1.1. Moción Parlamentaria

Moción de José Miguel Ortiz Novoa, Víctor Torres Jeldes, Sergio Espejo Yaksic, Matías Walker Prieto, Yasna Provoste Campillay, Sergio Ojeda Uribe, Fuad Chahin Valenzuela, Claudio Arriagada Macaya, Aldo Cornejo González, Juan Enrique Morano Cornejo y Mario Venegas Cárdenas . Fecha 03 de mayo, 2016. Moción Parlamentaria en Sesión 16. Legislatura 364.

Autoriza erigir un monumento en memoria del ex Presidente de la República señor Patricio Aylwin Azócar

Boletín N°10635-24

Patricio Aylwin Azocar nació el 26 de noviembre de 1918 en Viña del Mar. Es hijo de Miguel Aylwin Gajardo, abogado y juez que llegó a ser presidente de la Corte Suprema de Justicia, y de Laura Azócar Álvarez. Es hermano de Andrés Aylwin, quien fuera diputado, y de Arturo Aylwin Azócar, contralor general de la República durante los gobiernos de los presidentes Eduardo Frei Ruiz-Tagle y Ricardo Lagos Escobar.

En 1948, se casó con Leonor Oyarzún Ivanovic. Padre de cinco hijos: Isabel, Miguel, José Antonio, Juan Francisco y 

Mariana, quien fuera diputada y Ministra de Educación en la presidencia de Ricardo Lagos Escobar.Estudios y Vida LaboralRealizó los estudios primarios en el Colegio de los Padres Salesianos de Valdivia y los secundarios, en el Liceo de Humanidades de San Bernardo y en el Liceo Valentín Letelier de Santiago. Los concluyó en el Internado Nacional Barros Arana (INBA) en Santiago.Finalizada la etapa escolar, en 1936, ingresó a la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile donde se licenció en Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales en 1943, con la tesis titulada "El juicio arbitral". Se tituló de abogado en 1944.Como estudiante universitario fue profesor ayudante de la cátedra de Derecho Procesal y Derecho Civil, y redactor de la revista Mástil, del Centro de Derecho.En 1945, ejerció como secretario de la Comisión de la Corte Suprema, encargada de redactar el Código Orgánico de Tribunales.Entre 1946 y 1967, fue docente de Derecho Administrativo en la Universidad de Chile y paralelamente, entre 1952 y 1960, en la Pontificia Universidad Católica de Chile. Además, entre 1946 y 1963, fue profesor de Educación Cívica y Economía Política en el Instituto Nacional de Santiago.Entre 1949 y 1954, asumió como secretario del Instituto Chileno de Estudios Legislativos y en 1967, asumió como director de Escuela de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile.Trayectoria política y públicaEn 1939, fue presidente de la Academia Jurídica de los Estudiantes de Derecho de la Universidad de Chile.En 1945 ingresó a la Falange Nacional. En 1949, se integró a su mesa directiva y la presidió entre 1950 y 1951.El 28 de julio de 1957, participó en la fundación del Partido Demócrata Cristiano. Al año siguiente, fue electo su presidente, cargo que mantuvo hasta 1960. Esta fue la primera de siete presidencias que ejerció en su partido durante las siguientes tres décadas.En las elecciones parlamentarias de marzo de 1965, fue elegido senador por la Sexta Agrupación Provincial "Curicó, Talca, Linares y Maule", cargo en el que fue reelecto ocho años más tarde, en las elecciones parlamentarias de marzo de 1973.En septiembre de 1973, al momento de ocurrir el golpe militar, ocupaba la presidencia de su partido, que ejercía desde el mes de mayo de ese año. Mantuvo este cargo hasta 1976.En 1977, junto a destacados juristas, formó un grupo de trabajo para hacer una proposición con respecto a la institucionalidad futura. En 1978, el organismo se amplió y tomó el nombre de "Grupo de Estudios Constitucionales", también denominado "Grupo de los 24", considerada como la primera instancia de encuentro entre juristas de diferentes corrientes políticas democráticas. Fue vicepresidente del mismo.Rechazó la Constitución de 1980 y fue contrario a la ratificación plebiscitaria de ese año.En 1982, volvió a la directiva del Partido Demócrata Cristiano como vicepresidente. Desde dicho cargo, participó en la formación de la Alianza Democrática. Asimismo, a instancias de la Iglesia Católica, impulsó el Acuerdo Nacional para la Transición a la Democracia, el cual se suscribió en agosto de 1985.Entre 1987 y 1989, ocupó nuevamente la presidencia del Partido Demócrata Cristiano y trabajó por el restablecimiento de la democracia en Chile. Participó en las negociaciones con el entonces presidente Augusto Pinochet, que buscaron la aprobación de cincuenta y cuatro reformas a la Constitución Política de 1980. Estas fueron aprobadas en el referéndum de julio de 1989 y se constituyeron como el primer paso hacia una transición a la democracia.En 1988, colaboró por la campaña del "NO" para el plebiscito de ese mismo año. También, fue vocero de la Concertación de Partidos por la Democracia. En agosto de 1989, fue designado candidato a la presidencia de la República por esa misma coalición para las primeras elecciones presidenciales tras el golpe militar de 1973.En las elecciones presidenciales del 14 de diciembre de 1989, y luego de obtener el 55,2% de los sufragios. Con estos resultados quedó facultado para gobernar durante cuatro años, según lo dispuesto por la Constitución de 1980.Presidencia de la RepúblicaEl 11 de marzo de 1990, ante el Congreso Nacional reunido en pleno, Augusto Pinochet le traspasó el mando de la Nación convirtiéndolo en el primer presidente democrático después de diecisiete años de régimen militar. La ceremonia fue dirigida por Gabriel Valdés Subercaseaux, entonces presidente del Senado, en un ambiente de gran expectación nacional y mundial por marcar el inicio de un nuevo camino hacia la democracia.El presidente Aylwin gobernó con el apoyo de la Concertación de Partidos por la Democracia iniciando la denominada "Transición a la Democracia". Durante su gobierno, el 25 de abril de 1990, se creó la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, encabezada por el jurista y ex parlamentario Raúl Retttg, quien tuvo como misión investigar y elaborar un informe que diera cuenta de las violaciones a los derechos humanos durante el régimen militar. Este documento, conocido como "Informe Rettig", fue entregado el 8 de febrero de 1991, durante una ceremonia solemne. Como resultado, se creó la Corporación de Reparación y Reconciliación, encargada de calificar la posible condición de víctimas de aquellas personas respecto de las cuales a la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación no le fue posible formarse convicción, o cuyos casos no alcanzó a examinar por falta de antecedentes suficientes. Además, se creó la Oficina Nacional de Retorno, cuya labor consistió en ayudar y compensar a los retornados de la Dictadura.En el ámbito económico, su gobierno siguió una estrategia denominada "crecimiento con equidad", reconociendo la deuda pendiente del país con los más pobres. Chile vivió años de crecimiento económico (6% promedio entre 1990 y 1993), fundamentado en el incremento de las exportaciones, la consolidación del libre mercado y la prudencia fiscal. Estas medidas permitieron la reducción de la inflación (de 27,3% en 1989 a 11,2% en 1993) y del desempleo (de 6,3% en 1989 a 4% en 1993). También, impulsó la apertura internacional en temas comerciales mediante acuerdos bilaterales con países como México, Argentina, Venezuela, Bolivia y Colombia. Además, promovió las giras internacionales oficiales para reinsertar a Chile en la comunidad internacional.Durante su mandato, según lo estipulado por la Constitución de 1980, Augusto Pinochet se mantuvo como comandante en jefe del Ejército, lo que se extendió hasta 1998. Las relaciones cívico-militares estuvieron marcadas por tensiones importantes, entre ellas por el "Ejercicio de Enlaces" del 19 de diciembre de 1990, y por el "Boinazo", del 28 de mayo de 1993.El 11 de marzo de 1994, le entregó el mando al también miembro del Partido Demócrata Cristiano, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, quien se impuso en las urnas en las elecciones presidenciales de 1993.Finalizado su ejercicio presidencial, no asumió como senador vitalicio porque la Constitución de 1980 reservó esa prerrogativa a los mandatarios que hubieran ejercido la jefatura de Estado por un periodo mínimo de seis años. No obstante, el 25 de marzo del 2000, el Congreso aprobó una enmienda constitucional que creó el estatuto de los ex presidentes y otorgó inmunidad jurídica y dieta a los senadores vitalicios que renunciaran al cargo, extendiendo el beneficio al ex presidente Aylwin.Continuó activo en la vida política como presidente de la Corporación Justicia y Democracia, entidad dedicada a promover programas de formación de la juventud, prestar asesoría profesional y aportar investigación académica en torno a las problemáticas del desarrollo del país. También, presidió la Comisión Latinoamericana y el Caribe sobre Desarrollo Social encargado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Entre julio de 2001 y enero de 2002, asumió como presidente temporal del Partido Demócrata Cristiano, en respuesta al llamado realizado por el Consejo Nacional de su colectividad.ReconocimientosFue nombrado doctor honoris causa en las universidades chilenas de Concepción, La Frontera de Temuco, y de Santiago. También, en la Universidad de Rosario en Colombia, de Georgetown y Notre Dame en Estados Unidos, de Waseda y Soka, en Japón, de La Trobe en Australia, de La Sorbonne en Francia, y de Parma en Italia.En 1998, por sus esfuerzos durante el período de transición en Chile, fue distinguido con el premio "J. William Fulbright para la Comprensión Internacional". Este reconocimiento destaca a aquellos individuos que han dedicado sus esfuerzos a mejorar la comprensión internacional, el entendimiento entre las personas, culturas o naciones y la promoción en las nuevas generaciones de un compromiso de vida hacia el entendimiento internacional.Como miembro del Colegio de Abogados, fue consejero nacional entre 1953 y 1957. Entre 1985 y 1986, fue su vicepresidente.Fue integrante del Instituto Chileno de Estudios Legislativos, del cual ocupó el cargo de secretario en 1949. Fue miembro honorario del Instituto Chileno de Derecho Administrativo, creado el año 2000. Fue miembro de la Academia de Ciencias de Moscú.Es por estas consideraciones, que los honorables Diputadas y Diputados que abajo suscriben vienen en patrocinar el siguiente proyecto de ley:

PROYECTO DE LEY

Artículo 1º. Autorícese erigir un monumento, en la comuna de Santiago, en memoria del ex Presidente de la República, parlamentario, profesor universitario y abogado señor Patricio Aylwin Azocar en la Comuna de Santiago.

Artículo 2º. Las obras se financiarán mediante la realización de una colecta pública en la Región Metropolitana. Su producto se depositará en una cuenta especial que al efecto se abrirá en el Banco Estado.

Artículo 3º. Créase un fondo especial con el mismo objeto, que estará constituido por erogaciones, donaciones y aportes privados.

Artículo 4º. Créase una Comisión Especial de ocho integrantes ad honorem encargada de ejecutar los objetivos de esta ley, la que estará integrada por:

- El o la Alcaldesa de la Comuna de Santiago.

- Diputados del Distrito N° 22 y Senadores de la Región Metropolitana.

- El Secretario Regional Ministerial de Educación.

- El Intendente de la Región Metropolitana.

- El Rector de la Universidad de Chile.

- La Presidenta del Partido Demócrata Cristiano.

- El Presidente del Senado de la República.

- El Presidente de la Cámara de Diputados.

- El Presidente de la Corporación Justicia y Democracia.

Artículo 5º. La Comisión tendrá las siguientes funciones:

a) Preparar las bases y el llamado a concurso público;

b) Fijar la ubicación exacta del monumento;

c) Seleccionar los proyectos respectivos;

d) Organizar la colecta pública dispuesta en el artículo 2º;

e) Administrar la cuenta y el fondo especial establecido en los artículos 2º y 3º, y,

f) Adquirir los bienes necesarios para el emplazamiento del monumento.

Artículo 6°.- Si una vez construido el monumento quedaran excedentes de las erogaciones recibidas, éstos serán destinados a financiar la publicación de obras con su legado y demás iniciativas literarias que la comisión determine.

MATIAS WALKER PRIETO

DIPUTADO

FUAD CHAHIN VALENZUELA

DIPUTADO

JOSE MIGUEL ORTIZ NOVOA

DIPUTADO

YASNA PROVOSTE CAMPILLAY

DIPUTADA

JUAN MORANO CORNEJO

DIPUTADO

VICTOR TORRES JELDES

DIPUTADO

CLAUDIO ARRIAGADA MACAYA

DIPUTADO

SERGIO ESPEJO YAKSIC

DIPUTADO

SERGIO OJEDA URIBE

DIPUTADO

PATRICIO VALLESPIN LOPEZ

DIPUTADO

1.2. Informe de Comisión de Cultura

Cámara de Diputados. Fecha 15 de julio, 2016. Informe de Comisión de Cultura en Sesión 45. Legislatura 364.

?INFORME DE LA COMISIÓN DE CULTURA, ARTES Y COMUNICACIONES RECAÍDO EN EL PROYECTO DE LEY QUE AUTORIZA ERIGIR UN MONUMENTO EN MEMORIA DEL EX PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA SEÑOR PATRICIO AYLWIN AZÓCAR

BOLETÍN N° 10635-24

HONORABLE CÁMARA:

La Comisión de Cultura, Artes y Comunicaciones pasa a informar, en primer trámite constitucional y reglamentario, el proyecto de ley referido en el epígrafe, de iniciativa de los diputados (a) señores (a) Claudio Arriagada Macaya, Fuad Chahín Valenzuela, Sergio Espejo Yaksic, Juan Morano Cornejo, Sergio Ojeda Uribe, José Miguel Ortiz Novoa, Yasna Provoste Campillay, Víctor Torres Jeldes, Mario Venegas Cárdenas y Matías Walker Prieto.

I.-CONSTANCIAS REGLAMENTARIAS PREVIAS

1.-La idea matriz o fundamental del proyecto es rendir homenaje al ex Presidente de la República, don Patricio Aylwin Azócar, mediante la construcción de un monumento en su memoria, en reconocimiento a su valiosa trayectoria política y destacada labor pública y privada, con el objeto de perpetuar su obra y contribuir a transmitir su legado como el Presidente de la transición a la democracia.

2.- El proyecto fue aprobado en general y en particular, con los votos de siete de sus miembros presentes diputados Marcos Espinosa Monardes, Ramón Farías Ponce (Presidente), Issa Kort Garriga, Roberto Poblete Zapata, Jorge Rathgeb Schifferli, Gaspar Rivas Sánchez y Víctor Torres Jeldes.

3.-El proyecto no tiene normas de carácter orgánico constitucional, de quórum calificado o que requieran trámite de Hacienda.

4.-Diputado Informante: señor Víctor Torres Jeldes.

*******

II.- ANTECEDENTES

-Resumen de los fundamentos del proyecto.

En la moción se hace referencia a la biografía de don Patricio Aylwin Azócar.

Se señala que nació el 26 de noviembre de 1918 en Viña del Mar. Hijo de Miguel Aylwin Gajardo, abogado y juez que llegó a ser Presidente de la Corte Suprema de Justicia, y de Laura Azócar Álvarez. Hermano de Andrés Aylwin, quien fuera diputado, y de Arturo Aylwin Azócar, Contralor General de la República durante los gobiernos de los presidentes Eduardo Frei Ruiz-Tagle y Ricardo Lagos Escobar.

En 1948, se casó con Leonor Oyarzún Ivanovic. Padre de cinco hijos: Isabel, Miguel, José Antonio, Juan Francisco y Mariana, quien fuera diputada y Ministra de Educación en la presidencia de don Ricardo Lagos Escobar

Realizó los estudios primarios en el Colegio de los Padres Salesianos de Valdivia y los secundarios, en el Liceo de Humanidades de San Bernardo y en el Liceo Valentín Letelier de Santiago. Los concluyó en el Internado Nacional Barros Arana (INBA) en Santiago.

Finalizada la etapa escolar, en 1936, ingresó a la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile donde se licenció en Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales en 1943, con la tesis titulada "El juicio arbitral". Se tituló de abogado en 1944.

Como estudiante universitario fue profesor ayudante de la cátedra de Derecho Procesal y Derecho Civil, y redactor de la revista Mástil, del Centro de Derecho. En 1945, ejerció como secretario en la Comisión de la Corte Suprema, encargada de redactar el Código Orgánico de Tribunales. Entre 1946 y 1967, fue docente de Derecho Administrativo en la Universidad de Chile y paralelamente, entre 1952 y 1960, en la Pontificia Universidad Católica de Chile. Además, entre 1946 y 1963, fue profesor de Educación Cívica y Economía Política en el Instituto Nacional de Santiago. Entre 1949 y 1954, asumió como secretario del Instituto Chileno de Estudios Legislativos y en 1967, asumió como director de Escuela de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile.

En 1939, fue presidente de la Academia Jurídica de los Estudiantes de Derecho de la Universidad de Chile. En 1945 ingresó a la Falange Nacional. En 1949, se integró a su mesa directiva y la presidió entre 1950 y 1951. El 28 de julio de 1957, participó en la fundación del Partido Demócrata Cristiano. Al año siguiente, fue electo su presidente, cargo que mantuvo hasta 1960. Esa fue la primera de siete presidencias que ejerció en su partido durante las siguientes tres décadas.

En las elecciones parlamentarias de marzo de 1965, fue elegido senador por la Sexta Agrupación Provincial "Curicó, Talca, Linares y Maule", cargo en el que fue reelecto ocho años más tarde, en las elecciones parlamentarías de marzo de 1973. En septiembre de 1973, al momento de ocurrir el golpe militar, ocupaba la presidencia de su partido, que ejercía desde el mes de mayo de ese año. Mantuvo este cargo hasta 1976.

En 1977, junto a destacados juristas, formó un grupo de trabajo para hacer una proposición con respecto a la institucionalidad futura. En 1978, el organismo se amplió y tomó el nombre de "Grupo de Estudios Constitucionales", también denominado "Grupo de los 24", considerada como la primera instancia de encuentro entre juristas de diferentes corrientes políticas democráticas. Fue vicepresidente del mismo.

Rechazó la Constitución de 1980 y fue contrario a la ratificación plebiscitaria de ese año. En 1982, volvió a la directiva del Partido Demócrata Cristiano como vicepresidente. Desde dicho cargo, participó en la formación de la Alianza Democrática. Asimismo, a instancias de la Iglesia Católica, impulsó el Acuerdo Nacional para la Transición a la Democracia, el cual se suscribió en agosto de 1985. Entre 1987 y 1989, ocupó nuevamente la presidencia del Partido Demócrata Cristiano y trabajó por el restablecimiento de la democracia en Chile.

Participó en las negociaciones con el entonces presidente Augusto Pinochet, que buscaron la aprobación de cincuenta y cuatro reformas a la Constitución Política de 1980. Estas fueron aprobadas en el referéndum de julio de 1989 y se constituyeron como el primer paso hacia una transición a la democracia. En 1988, colaboró por la campaña del "NO" para el plebiscito de ese mismo año. También, fue vocero de la Concertación de Partidos por la Democracia. En agosto de 1989, fue designado candidato a la presidencia de la República por esa misma coalición para las primeras elecciones presidenciales tras el golpe militar de 1973. En las elecciones presidenciales del 14 de diciembre de 1989, y luego de obtener el 55,2% de los sufragios, quedó facultado para gobernar durante cuatro años, según lo dispuesto por la Constitución de 1980.

El 11 de marzo de 1990, ante el Congreso Nacional reunido en pleno, Augusto Pinochet le traspasó el mando de la Nación convirtiéndolo en el Primer Presidente Democrático después de diecisiete años de régimen militar. La ceremonia fue dirigida por Gabriel Valdés Subercaseaux, entonces Presidente del Senado, en un ambiente de gran expectación nacional y mundial por marcar el inicio de un nuevo camino hacia la democracia.

El Presidente Aylwin gobernó con el apoyo de la Concertación de Partidos por la Democracia iniciando la denominada "Transición a la Democracia". Durante su gobierno, el 25 de abril de 1990, se creó la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, encabezada por el jurista y ex parlamentario Raúl Rettig, quien tuvo como misión investigar y elaborar un informe que diera cuenta de las violaciones a los derechos humanos durante el régimen militar. Este documento, conocido como "Informe Rettig", fue entregado el 8 de febrero de 1991, durante una ceremonia solemne. Como resultado, se creó la Corporación de Reparación y Reconciliación, encargada de calificar la posible condición de víctimas de aquellas personas respecto de las cuales a la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación no le fue posible formarse convicción, o cuyos casos no alcanzó a examinar por falta de antecedentes suficientes. Además, se creó la Oficina Nacional de Retorno, cuya labor consistió en ayudar y compensar a los retornados de la Dictadura.

En el ámbito económico, su gobierno siguió una estrategia denominada "crecimiento con equidad", reconociendo la deuda pendiente del país con los más pobres. Chile vivió años de crecimiento económico (6% promedio entre 1990 y 1993), fundamentado en el incremento de las exportaciones, la consolidación del libre mercado y la prudencia fiscal. Estas medidas permitieron la reducción de la inflación (de 27,3% en 1989 a 11,2% en 1993) y del desempleo (de 6,3% en 1989 a 4% en 1993). También, impulsó la apertura internacional en temas comerciales mediante acuerdos bilaterales con países como México, Argentina, Venezuela, Bolivia y Colombia. Además, promovió las giras internacionales oficiales para reinsertar a Chile en la comunidad internacional.

Durante su mandato, según lo estipulado por la Constitución de 1980, Augusto Pinochet se mantuvo como comandante en jefe del Ejército, lo que se extendió hasta 1998. Las relaciones cívico-militares estuvieron marcadas por tensiones importantes, entre ellas por el "Ejercicio de Enlaces" del 19 de diciembre de 1990, y por el "Boinazo", del 28 de mayo de 1993. El 11 de marzo de 1994, le entregó el mando al también miembro del Partido Demócrata Cristiano, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, quien se impuso en las urnas en las elecciones presidenciales de 1993. Finalizado su ejercicio presidencial, no asumió como senador vitalicio porque la Constitución de 1980 reservó esa prerrogativa a los mandatarios que hubieran ejercido la jefatura de Estado por un periodo mínimo de seis años. No obstante, el 25 de marzo del 2000, el Congreso aprobó una enmienda constitucional que creó el estatuto de los ex presidentes y otorgó inmunidad jurídica y dieta a los senadores vitalicios que renunciaran al cargo, extendiendo el beneficio al ex Presidente Aylwin.

Continuó activo en la vida política como presidente de la Corporación Justicia y Democracia, entidad dedicada a promover programas de formación de la juventud, prestar asesoría profesional y aportar investigación académica en torno a las problemáticas del desarrollo del país. También, presidió la Comisión Latinoamericana y el Caribe sobre Desarrollo Social encargado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Entre julio de 2001 y enero de 2002, asumió como presidente temporal del Partido Demócrata Cristiano, en respuesta al llamado realizado por el Consejo Nacional de su colectividad.

El Presidente don Patricio Aylwin muere por causas naturales, a los 97 años, el 19 de abril del año en curso, en su casa, rodeado del cariño de su familia.

III.- DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO

El proyecto consta de seis artículos permanentes, a saber:

Artículo 1°.- Mediante el que se autoriza erigir un monumento, en la Región Metropolitana, en memoria del ex Presidente de la República, parlamentario, profesor universitario y abogado don Patricio Aylwin Azócar.

Artículo 2°.- Contiene la forma como se financiarán las obras, señalando que será mediante la realización de una colecta pública en la Región Metropolitana. Su producto se depositará en una cuenta especial que al efecto se abrirá en el Banco Estado.

Artículo 3°.- Establece la creación de un fondo especial con el mismo objeto, que estará constituido por erogaciones, donaciones y aportes privados.

Artículo 4°.- Crea una Comisión Especial de ocho integrantes ad honorem, encargada de ejecutar los objetivos de esta ley, la que estará integrada por el Alcalde de Santiago, senadores de la región Metropolitana, diputados del Distrito 22, el Secretario Regional Ministerial de Educación, el Intendente de la Región Metropolitana, el Rector de la Universidad de Chile, el Presidente del Partido Demócrata Cristiano, el Presidente del Senado de la República, el Presidente de la Cámara de Diputados y el Presidente de la Corporación Justicia y Democracia.

Artículo 5°.-Enumera taxativamente las funciones que tendrá la Comisión:

a) Preparar las bases y el llamado a concurso público;

b) Fijar la ubicación exacta donde se ubicará el monumento;

c) Seleccionar los proyectos respectivos;

d) Organizar las colectas públicas dispuestas en el artículo 2°;

e) Administrar la cuenta y el fondo especiales establecidos en los artículos 2° y 3°, respectivamente; y,

f) Adquirir los bienes necesarios para el emplazamiento y la erección del monumento.

Artículo 6°.-. Dispone que, en el evento de producirse excedentes de las erogaciones recibidas, éstos sean destinados a financiar la publicación de obras relativas a su legado y demás iniciativas literarias que la comisión determine.

IV.-SÍNTESIS DE LA DISCUSIÓN EN LA COMISIÓN, Y ACUERDOS ADOPTADOS

Atendidas las características de la iniciativa legal, por unanimidad, la Comisión decidió no efectuar audiencia pública.

-Discusión y votación

-EN GENERAL

Los integrantes presentes estuvieron todos muy de acuerdo con la propuesta legal y sus fundamentos; estimaron que rinde un justo homenaje a quien dedicó su vida a la política nacional, alcanzando a ocupar la más alta magistratura del país en un complejo momento histórico, cual fue, la transición a la democracia a comienzos de la década de los 90, siendo reconocido de forma transversal como una figura fundamental y guardián de los valores y principios fundamentales de la Nación.

Asimismo, destacaron su labor académica y política, como asimismo, de modo transversal, recordaron y resaltaron su forma de hacer política basada en los acuerdos.

Los integrantes de la Comisión valoraron la iniciativa y fueron contestes al señalar que el monumento en su memoria debería estar en la Plaza de la Constitución, junto a los demás presidentes que fueron parte de un capítulo importante y trascendente de la historia de Chile.

Por lo anterior, la Comisión, compartiendo los objetivos y fundamentos tenidos en consideración por la moción, procedió a dar su aprobación en general, por la unanimidad de siete de sus integrantes presentes, señores Marcos Espinosa Monardes, Ramón Farías Ponce (Presidente), Issa Kort Garriga, Roberto Poblete Zapata, Jorge Rathgeb Schifferli, Gaspar Rivas Sánchez y Víctor Torres Jeldes.

EN PARTICULAR

La Comisión aprobó, sin debate, y por la unanimidad de sus integrantes presentes, los artículos 1°; 2°; 3°, 5°, y 6°, con algunas modificaciones meramente formales y de adecuación de textos.

Respecto del artículo 4°, mediante el que se crea la comisión especial encargada de ejecutar los objetivos de esta ley, se aprobó una indicación acordada por los diputados presentes que en definitiva propone el siguiente texto:

“Artículo 4°.- Créase una Comisión Especial de integrantes ad honorem encargada de ejecutar los objetivos de esta ley, conformada por las siguientes personas, o sus representantes:

a) El (la) Alcalde (sa) de la comuna de Santiago.

b) Los (las) diputados (as) del distrito N° 10 y los (las) senadores (as) de la región Metropolitana.

c) El (la) Ministro (a) Presidente (a) del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

d) El (la) Intendente (a) de la Región Metropolitana.

e) El (la) Rector (a) de la Universidad de Chile.

f) El (la)) Presidente (a) del Partido Demócrata Cristiano.

g) El (la) Presidente (a) del Senado de la República.

h) El (la) Presidente (a) de la Cámara de Diputados.

i) El (la) Presidente (a) de la Corporación Justicia y Democracia.

Al respecto, la Comisión consideró pertinente considerar la posibilidad de que las personas que integrarán la Comisión Especial puedan ser representadas, con el propósito de hacer más eficiente su trabajo de modo que no se vea interrumpido por la imposibilidad de asistencia de los titulares.

De igual manera, consignó el distrito correcto cuando se refiere a los diputados que integrarán la Comisión, cambiando el 22 por el 10, de acuerdo a la nueva ley N° 20.840, de 27 de abril de 2015, sobre conformación de nuevos distritos y circunscripciones, contenidos en la reforma al sistema binominal.

Finalmente, reemplazó en la integración al Secretario Regional Ministerial de Educación, por el Ministro Presidente del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, haciendo presente que a su turno, le corresponderá tal integración al Ministro de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, una vez que sea tramitado en su totalidad el actual proyecto en estudio, que crea el Ministerio del mismo nombre.

********

Por las razones señaladas y por las que expondrá oportunamente el Diputado Informante, esta Comisión recomienda aprobar el siguiente

PROYECTO DE LEY:

Artículo 1º.- Autorízase erigir un monumento, en la comuna de Santiago, en memoria del ex Presidente de la República, parlamentario, profesor universitario y abogado, señor Patricio Aylwin Azócar.

Artículo 2°.- Las obras se financiarán mediante erogaciones populares, obtenidas por medio de colectas públicas, donaciones y otros aportes privados. Las colectas públicas se efectuarán en la Región Metropolitana y en las fechas que determine la comisión especial que se crea en el artículo 4°. Su producto se depositará en una cuenta especial que al efecto se abrirá en el Banco Estado.

Artículo 3º.- Créase un fondo especial con el mismo objeto, que estará constituido por erogaciones, donaciones y aportes privados.

Artículo 4º.- Créase una Comisión Especial de integrantes ad honorem encargada de ejecutar los objetivos de esta ley, conformada por las siguientes personas, o sus representantes:

a) El (la) Alcalde (sa) de la comuna de Santiago.

b) Los (las) diputados (as) del distrito N° 10 y los (las) senadores (as) de la región Metropolitana.

c) El (la) Ministro (a) Presidente (a) del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

d) El (la) Intendente (a) de la Región Metropolitana.

e) El (la) Rector (a) de la Universidad de Chile.

f) El (la)) Presidente (a) del Partido Demócrata Cristiano.

g) El (la) Presidente (a) del Senado de la República.

h) El (la) Presidente (a) de la Cámara de Diputados.

i) El (la) Presidente (a) de la Corporación Justicia y Democracia.

Artículo 5º. La Comisión tendrá las siguientes funciones:

a) Preparar las bases y el llamado a concurso público;

b) Fijar la ubicación exacta del monumento;

c) Seleccionar los proyectos respectivos;

d) Organizar la colecta pública dispuesta en el artículo 2º;

e) Administrar la cuenta y el fondo especial establecido en los artículos 2º y 3º, y,

f) Adquirir los bienes necesarios para el emplazamiento del monumento.

Artículo 6°.- Si una vez construido el monumento quedaran excedentes de las erogaciones recibidas, éstos serán destinados a financiar la publicación de obras con su legado y demás iniciativas literarias que la comisión determine.

********

Se designó Diputado Informante al señor Víctor Torres Jeldes.

Tratado y acordado, según consta en el acta correspondiente a la sesión celebrada el 14 de julio del año en curso, con la asistencia de los diputados señores Marcos Espinosa Monardes, Ramón Farías Ponce (Presidente), Issa Kort Garriga, Roberto Poblete Zapata, Jorge Rathgeb Schifferli, Gaspar Rivas Sánchez y Víctor Torres Jeldes.

Sala de la Comisión, a 15 de julio de 2016

MARÍA EUGENIA SILVA FERRER

Abogado Secretaria de la Comisión

1.3. Discusión en Sala

Fecha 27 de septiembre, 2016. Diario de Sesión en Sesión 72. Legislatura 364. Discusión General. Se aprueba en general y particular.

ERECCIÓN DE MONUMENTO EN MEMORIA DE EX-PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA SEÑOR PATRICIO AYLWIN AZÓCAR (PRIMER TRÁMITE CONSTITUCIONAL. BOLETÍN N° 10635-24)

El señor ANDRADE (Presidente).-

Corresponde tratar el proyecto de ley, iniciado en moción, que autoriza erigir un monumento en memoria del ex-Presidente de la República señor Patricio Aylwin Azócar .

Diputado informante de la Comisión de Cultura, Artes y Comunicaciones es el señor Víctor Torres .

Antecedentes:

-Moción, sesión 16ª de la presente legislatura, en 3 de mayo 2016. Documentos de la Cuenta N° 3.

-Informe de la Comisión de Cultura, Artes y Comunicaciones, sesión 45ª de la presente legislatura, en 19 de julio de 2016. Documentos de la Cuenta N° 11.

El señor ANDRADE (Presidente).-

Tiene la palabra el diputado informante.

El señor TORRES (de pie).-

Señor Presidente, antes de rendir el informe quiero señalar que -lo conversábamos hace un rato con el diputado Espejono podía haber mejor día que un 27 de septiembre para debatir este proyecto, pues el 27 de septiembre de 1907 nació el cardenal Raúl Silva Henríquez y el 27 de septiembre de 1999 falleció nuestro camarada y exdiputado de la república Manuel Bustos , dos hombres, al igual que Patricio Aylwin , muy vinculados al humanismo cristiano y de gran significación para la Democracia Cristiana en su conjunto.

Ahora bien, en nombre de la Comisión de Cultura, Artes y Comunicaciones, paso a informar sobre el proyecto de ley, en primer trámite constitucional y primero reglamentario, e iniciado en moción de los diputados Claudio Arriagada , Fuad Chahin , Sergio Espejo , Juan Morano , Sergio Ojeda , José Miguel Ortiz , Yasna Provoste , Víctor Torres , Mario Venegas y Matías Walker , que autoriza erigir un monumento en memoria del ex-Presidente de la República, exparlamentario, profesor universitario y abogado señor Patricio Aylwin Azócar , en la comuna de Santiago.

La idea matriz o fundamental del proyecto es rendir homenaje al ex-Presidente de la República don Patricio Aylwin Azócar mediante la construcción de un monumento en su memoria, en reconocimiento a su valiosa trayectoria política y destacada labor pública y privada, con el objeto de perpetuar su obra y contribuir a transmitir a las futuras generaciones su legado como el Presidente de la transición a la democracia.

Como resumen de los fundamentos del proyecto, debo manifestar que la moción hace referencia a la biografía del señor Patricio Aylwin .

Patricio Aylwin Azócar nació el 26 de noviembre de 1918, en Viña del Mar. Fue hijo de Miguel Aylwin Gajardo , abogado y juez que llegó a ser presidente de la Corte Suprema de Justicia, y de Laura Azócar Álvarez , y hermano de Andrés Aylwin , quien fue diputado, y de Arturo Aylwin Azócar , contralor general de la República durante los gobiernos de los presidentes Eduardo Frei Ruiz-Tagle y Ricardo Lagos Escobar .

Realizó sus estudios primarios en el Colegio de los Padres Salesianos de Valdivia, y los secundarios, en el Liceo de Humanidades de San Bernardo y en el Liceo Valentín Letelier de Santiago. Los concluyó en el Internado Nacional Barros Arana (INBA), de la comuna de Santiago .

Finalizada la etapa escolar, en 1936 ingresó a la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile, donde se licenció en Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales en 1943, con la tesis titulada El juicio arbitral, titulándose de abogado el año 1944.

En 1948 se casó con Leonor Oyarzún Ivanovic . Fue padre de cinco hijos: Isabel , Miguel , José Antonio, Juan Francisco y Mariana , quien fue diputada y ministra de Educación durante la presidencia de don Ricardo Lagos Escobar

Como estudiante universitario, fue profesor ayudante en las cátedras de Derecho Procesal y de Derecho Civil, y redactor de la revista Mástil , del Centro de Estudiantes de Derecho.

En 1945 ejerció como secretario en la comisión de la Corte Suprema encargada de redactar el Código Orgánico de Tribunales.

Entre 1946 y 1967 fue docente de Derecho Administrativo en la Universidad de Chile y, paralelamente, entre 1952 y 1960, en la Pontificia Universidad Católica de Chile. Además, entre 1946 y 1963 ejerció como profesor de Educación Cívica y de Economía Política en el Instituto Nacional de Santiago.

Entre 1949 y 1954 asumió como secretario del Instituto Chileno de Estudios Legislativos, y en 1967 asumió como director de escuela de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile.

En 1939 fue presidente de la Academia Jurídica de los Estudiantes de Derecho de la Universidad de Chile.

En 1945 ingresó a la Falange Nacional. En 1949 se integró a su mesa directiva, la cual presidió entre 1950 y 1951.

El 28 de julio de 1957 participó en la fundación del Partido Demócrata Cristiano. Al año siguiente fue elegido su presidente, cargo que mantuvo hasta 1960. Esa fue la primera de las siete presidencias que ejerció en su partido durante las siguientes tres décadas.

En las elecciones parlamentarias de marzo de 1965 fue elegido senador por la Sexta Agrupación Provincial: Curicó , Talca, Linares y Maule , cargo en el que fue reelegido ocho años más tarde, en las elecciones parlamentarias de 1973.

Durante septiembre de 1973, al momento de ocurrir el golpe militar, ocupaba la presidencia de su partido, la que ejercía desde mayo de ese año. Mantuvo dicho cargo hasta 1976.

En 1977, junto con destacados juristas, formó un grupo de trabajo para hacer una proposición con respecto a la institucionalidad futura. En 1978, ese organismo se amplió y tomó el nombre de “Grupo de Estudios Constitucionales”, también denominado “Grupo de los 24”, considerado como la primera instancia de encuentro entre juristas de diferentes corrientes políticas democráticas. Fue vicepresidente de ese grupo.

Rechazó la Constitución de 1980 y fue contrario a la ratificación plebiscitaria de ese año. En 1982 volvió a la directiva del Partido Demócrata Cristiano como vicepresidente. Desde dicho cargo participó en la formación de la Alianza Democrática. Asimismo, a instancias de la Iglesia católica, impulsó el Acuerdo Nacional para la Transición a la Democracia, el cual se suscribió en agosto de 1985.

Entre 1987 y 1989 ocupó nuevamente la presidencia del Partido Demócrata Cristiano y trabajó por el restablecimiento de la democracia en Chile. Participó en las negociaciones con el entonces Presidente Pinochet , que buscaron la aprobación de cincuenta y cuatro reformas a la Constitución Política de 1980. Estas fueron aprobadas en el referéndum de julio de 1989 y se constituyeron como el primer paso hacia una transición a la democracia.

En 1988 colaboró por la campaña del “No” para el plebiscito de ese mismo año. También fue vocero de la Concertación de Partidos por la Democracia.

En agosto de 1989 fue designado candidato a Presidente de la República para representar a la misma coalición en las primeras elecciones presidenciales que se realizarían después del golpe militar de 1973, las del 14 de diciembre de 1989, en las que obtuvo el 55,2 por ciento de los sufragios, lo que le permitió gobernar por cuatro años, conforme a lo que disponía para esa elección el articulado transitorio de la Constitución de 1980.

El 11 de marzo de 1990, ante el Congreso Nacional reunido en pleno, Pinochet le traspasó el mando de la nación, convirtiéndolo en el primer presidente democrático después de diecisiete años de dictadura. La ceremonia fue dirigida por Gabriel Valdés Subercaseaux , entonces presidente del Senado, en un ambiente de gran expectación nacional y mundial, pues marcaba el inicio del camino hacia la plena democracia en nuestro país.

El Presidente Aylwin gobernó con el apoyo de la Concertación de Partidos por la Democracia, en el comienzo de lo que se denominó el período de “transición a la plena democracia”.

Durante su gobierno, el 25 de abril de 1990, se creó la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, encabezada por el jurista y exparlamentario Raúl Rettig , que tuvo como misión investigar y elaborar un informe que diera cuenta de las violaciones a los derechos humanos cometidas durante la dictadura. Ese documento, conocido como Informe Rettig, fue entregado el 8 de febrero de 1991, durante una ceremonia solemne.

Como resultado de la investigación, se creó la Corporación de Reparación y Reconciliación, encargada de calificar la posible condición de víctimas de aquellas personas respecto de las cuales a la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación no le fue posible formarse convicción o cuyos casos no alcanzó a examinar por falta de antecedentes suficientes. Además, se creó la Oficina Nacional de Retorno, encargada de ayudar y compensar a los retornados del exilio.

En el ámbito económico, su gobierno siguió una estrategia denominada “crecimiento con equidad”, que partió de la base del reconocimiento de la deuda pendiente del país con los más pobres. Chile vivió años de crecimiento económico, con tasas que promediaron el 6 por ciento entre 1990 y 1993. El fundamento de ese crecimiento estuvo en el incremento de las exportaciones, la consolidación del libre mercado y la prudencia fiscal, medidas que permitieron reducir la inflación de 27,3 por ciento en 1989 a 11,2 por ciento en 1993, en tanto que el desempleo descendió de 6,3 por ciento en 1989 a 4 por ciento en 1993.

También impulsó la apertura comercial del país, mediante la suscripción de acuerdos bilaterales con países como México, Argentina, Venezuela, Bolivia y Colombia, y promovió las giras internacionales oficiales para reinsertar a Chile en la comunidad internacional.

Durante su mandato, según lo estipulado por la Constitución de 1980, Pinochet se mantuvo como comandante en jefe del Ejército, lo que se extendió hasta 1998. Las relaciones cívico-militares estuvieron marcadas por tensiones importantes, entre el “ejercicio de enlace”, del 19 de diciembre de 1990, y el “boinazo”, del 28 de mayo de 1993.

El 11 de marzo de 1994 entregó el mando a Eduardo Frei Ruiz-Tagle , también militante de la Democracia Cristiana, quien se impuso en las elecciones presidenciales de 1993.

Finalizado su ejercicio presidencial, no asumió como senador vitalicio, porque la Constitución de 1980 reservó esa prerrogativa a los mandatarios que hubieran ejercido la jefatura de Estado por un periodo mínimo de seis años. Sin embargo, continuó activo en la vida política como presidente de la Corporación Justicia y Democracia, entidad dedicada a promover programas de formación de la juventud, prestar asesoría profesional y aportar investigación académica en torno a las problemáticas del desarrollo del país.

También presidió la Comisión Latinoamericana y del Caribe sobre Desarrollo Social, por encargo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Entre julio de 2001 y enero de 2002, asumió como presidente temporal del Partido Demócrata Cristiano, en respuesta al llamado realizado por el consejo nacional de su colectividad.

El Presidente Patricio Aylwin murió por causas naturales, a los 97 años de edad, el 19 de abril del año en curso, en su casa, rodeado del cariño de su familia.

Discusión y votación

Los diputados de la comisión presentes en el debate de esta iniciativa estuvieron todos muy de acuerdo con la propuesta legal y sus fundamentos; estimaron que rinde un justo homenaje a quien dedicó su vida a la política nacional, alcanzando a ocupar la más alta magistratura del país en un complejo momento histórico, cual fue la transición a la democracia a comienzos de la década de los 90. Fue reconocido de manera transversal como una figura fundamental y guardián de los valores y principios fundantes de la nación.

Asimismo, destacaron su labor académica y política y resaltaron su forma de hacer política, basada en los acuerdos.

Los integrantes de la comisión valoraron la iniciativa y estuvieron contestes en señalar que el monumento en su memoria debería estar en la plaza de la Constitución, junto a las de los demás presidentes que fueron parte de un capítulo importante y trascendente de la historia política de Chile.

En particular, la comisión aprobó, sin debate y por la unanimidad de sus integrantes presentes, los artículos que dicen relación con la autorización para erigir el monumento; sobre la forma de financiar la obra mediante colecta pública, donaciones y aportes privados; lo que respecta a la creación de un fondo especial; las funciones que tendrá la comisión que se crea, todas destinadas a cumplir con el objetivo, y respecto de los excedentes, si los hubiera, los cuales se deberán destinar a publicar obras con su legado y demás iniciativas literarias que la comisión determine.

El único artículo al que se le introdujeron modificaciones fue el 4°, mediante el que se crea la comisión especial encargada de ejecutar los objetivos de esta ley en proyecto, y señala sus nueve integrantes, ad honorem, responsables de ejecutar los objetivos del proyecto.

Al respecto, la comisión consideró pertinente establecer la posibilidad de que las personas que integrarán la comisión especial puedan ser representadas, con el propósito de hacer más eficiente su trabajo, de modo que no se vea interrumpido por la imposibilidad de asistencia de los titulares.

De igual manera, consignó el distrito correcto cuando se refiere a los diputados que integrarán la comisión, cambiando el 22, propuesto en la iniciativa, por el 10: Ñuñoa , Providencia, Santiago , Macul , San Joaquín y La Granja, de acuerdo a lo que dispone la ley N° 20.840, de 27 de abril de 2015, sobre conformación de nuevos distritos y circunscripciones electorales, contenidos en la reforma al sistema binominal.

Finalmente, reemplazó al secretario regional ministerial de Educación por el ministro presidente del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, haciendo presente que, a su turno, le corresponderá tal integración al ministro de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, una vez que sea tramitado en su totalidad el proyecto que crea dicho ministerio.

En definitiva, la comisión aprobó la integración de la comisión especial responsable de lograr el propósito de la iniciativa, con las siguientes personas:

a) El (la) alcalde (sa) de la comuna de Santiago.

b) Los (las) diputados (as) del distrito N° 10 y los (las) senadores (as) de la Región Metropolitana.

c) El (la) ministro (a) presidente (a) del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

d) El (la) intendente (a) de la Región Metropolitana.

e) El (la) rector (a) de la Universidad de Chile.

f) El (la)) presidente (a) del Partido Demócrata Cristiano.

g) El (la) presidente (a) del Senado de la República.

h) El (la) presidente (a) de la Cámara de Diputados.

i) El (la) presidente (a) de la Corporación Justicia y Democracia.

El proyecto que se somete a consideración fue aprobado, tanto en general como en particular, con las modificaciones ya mencionadas, por la unanimidad de los integrantes presentes, diputados Marcos Espinosa , Ramón Farías , Issa Kort , Roberto Poblete , Jorge Rathgeb , Gaspar Rivas y quien informa, Víctor Torres .

Es cuanto informar.

He dicho.

El señor ESPINOSA (Vicepresidente).-

En discusión el proyecto. Tiene la palabra el diputado José Miguel Ortiz .

El señor ORTIZ.-

Señor Presidente, creo que este va a ser uno de los momentos más emotivos en mi larga vida como parlamentario, pues estamos discutiendo, en primer trámite constitucional, la autorización para erigir un monumento en memoria no solo de un Presidente de la República, don Patricio Aylwin Azócar , sino de un estadista, lo que es de toda justicia. Fue un gran político, una persona que entregó toda su vida al servicio público.

Como dije al comienzo de mi intervención, lo hago con emoción, porque, desde 1969, tuve el alto honor y el privilegio de cultivar con don Patricio una amistad que nunca terminó, cuando mi partido se dividió, cuando él era su presidente y yo secretario provincial de la Democracia Cristiana. Al contrario, me sirvió para conocer a un gran hombre, humilde, no ostentoso, que nunca trabajó para satisfacer su ego o su interés personal, sino que solo miraba hacia adelante y quería lo mejor para el país. Me impactó las muchas veces que llegó a nuestros hogares de típica clase media en Concepción, en donde él era uno más de nosotros.

Además, me impactaba la tranquilidad y la sabiduría que siempre tuvo para tomar decisiones tan importantes como coordinar la campaña del “No”, que culminó en el plebiscito del 5 de octubre de 1988; aceptar su candidatura presidencial, antes de lo cual habló con cada uno de los precandidatos que tenían la capacidad política y la aspiración legítima para representar a la Concertación, quienes le manifestaron su apoyo.

Fuimos testigos de cosas muy importantes.

Al asumir la Presidencia de la República, nombró canciller a don Enrique Silva Cimma , quien fue, al igual que Patricio Aylwin Azócar , profesor de derecho administrativo de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile. Los alumnos de ese entonces que tenían una visión laica se inscribían en las clases de Enrique Silva Cimma, mientras los que tenían una visión humanista y cristiana asistían a las de Patricio Aylwin. ¡Pero nunca hubo una diferencia entre ellos! Aun más, la profunda amistad que existía entre los dos quedó clarísima una vez más cuando Patricio Aylwin lo nombró su canciller.

No es porque quiera caer en gracia al Partido Radical, pues consta a sus miembros que hemos sido amigos de toda una vida, pero recuerdo que él siempre decía que era fácil entenderse con el Partido Radical.

Su padre fue laico e integrante de la Gran Logia Masónica. Primero, fue profesor; luego, abogado, lo que le permitió llegar al más alto cargo del Poder Judicial: Presidente de la Corte Suprema.

Su madre, una católica devota, formó grandes hombres junto a su esposo, ya que no solo resaltó don Patricio, sino que también lo hicieron Arturo Aylwin y nuestro exdiputado Andrés Aylwin .

Es importante que queden registradas en la historia fidedigna del establecimiento de esta ley en proyecto algunas vivencias y nuestro reconocimiento a ese gran hombre: don Patricio Aylwin Azócar .

Debo hacer presente que hay un error en su biografía, porque fue presidente del partido no siete veces, sino ocho veces.

Después de dejar la Presidencia de la República, con esa humildad y con esa consecuencia que lo caracterizaron, aceptó ser presidente de la Democracia Cristiana por unos meses. ¡Ave María que había que tener grandeza para eso! Su secretario general fue Francisco Huenchumilla .

Debo recordar que millones de chilenas y de chilenos tuvimos la visión de elegirlo a él como Presidente de la República, ya que tenía una experiencia de cincuenta años en la vida política de Chile. De lo contrario, hubiera sido complicado enfrentar el “ejercicio de enlace”, del 19 de diciembre de 1990, y “el boinazo”, del 28 de mayo de 1993.

Los que tuvimos la oportunidad de estar muchas veces en su casa, que compró cuando era docente, a través de la Caja de Empleados Particulares -es el mismo inmueble en que vive su distinguida esposa y en la que vivió su familia-, escuchamos las situaciones especiales que nos contaba. Por ejemplo, cuando debía elaborar importantes proyectos, durante sus cuatro años de mandato, se iba por dos o tres días a la casa presidencial del cerro Castillo , en Viña del Mar, a donde llamaba a todos los actores que él consideraba importantes para la iniciativa.

Así nació la reforma tributaria, que recibió el apoyo de Renovación Nacional y el rechazo de otros partidos, y que fue vital en la década del 90, ya que mediante ella se pudo concretar un cambio profundo del enfoque y de la justicia sociales en el país, lo que permitió bajar los niveles de pobreza y de extrema pobreza a la mitad durante esos cuatro años.

Por otra parte, en los cuatro años de gobierno del Presidente Aylwin el crecimiento económico del país fue el más importante. Además, recuerdo muy bien que cuando asumió como Jefe de Estado, llegaron distintos presidentes que le hicieron presente, especialmente el del Perú y otros más, el tema de la inflación y de la economía. Él redujo la inflación a la mitad y trató con seriedad y responsabilidad el presupuesto de la nación, de acuerdo con la siguiente regla: gastos permanentes iguales a ingresos permanentes; una norma vital.

En eso lo ayudó un gran ministro de Hacienda, Alejandro Foxley , y un equipo de secretarios de Estado. Solo a uno tuvo que pedir la renuncia en cuatro años: al entones ministro de Salud, Jorge Jiménez , por el tema de los médicos. No solicitó la renuncia a nadie más. Ahí está la grandeza de ese Presidente.

Es el momento de rendir este homenaje tan justo a quien recibió, después de morir, todos los tributos que Chile brinda a sus grandes hombres.

¿Ustedes creen que fue casualidad que el Poder Judicial solicitara que el cortejo fúnebre se detuviera un momento fuera de su edificio, cuando iba camino a la Catedral, para que sus autoridades y funcionarios le rindieran un homenaje? ¡No! Don Patricio fue consecuente. Las remuneraciones del Poder Judicial eran bajísimas cuando él asumió la presidencia, por lo que tuvo la visión, a través de Francisco Cumplido, de entregar las remuneraciones que correspondían a ese poder autónomo e independiente del Estado, lo que también hizo respecto de muchos otros organismos del Estado.

Asimismo, tuvo la valentía de enfrentar el cierre de las minas carboníferas de Schwager. Estuve presente cuando él dijo con mucha emoción que no quedaba otra cosa que cerrar las minas porque producir significaba tanto, pero la venta solo cubría un tercio, y Chile no podía mantener ese gasto. Es decir, hizo grandes cosas, pero también asumió su responsabilidad en el momento preciso.

Él siempre decía que hay un momento para hacer las cosas, pero que también es importante tener en cuenta el arte de lo posible.

Él fue parte vital del Grupo de los 24, de la Alianza Democrática y de lo que significó el primer gobierno de la Concertación.

Durante los 97 años en que estuvo en esta tierra, don Patricio Aylwin Azócar siempre manifestó su disposición a escuchar y a dar grandes consejos, incluso, hasta una semana antes de su fallecimiento.

Elaboré un texto para esta ocasión, pero preferí hablar con el corazón, con el alma y con el espíritu, porque creo que él merece este reconocimiento y mucho más.

Patricio Aylwin Azócar : amigo de siempre, líder indiscutido, siempre tratamos de seguir tus enseñanzas. Tengo la convicción de que entregaste todo a Chile, entre otras razones, porque tuviste una gran mujer a tu lado, como es la señora Leonor Oyarzún .

Patricio Aylwin Azócar , descansa en paz. Te damos infinitas gracias.

He dicho.

-Aplausos.

El señor ESPINOSA, don Marcos (Vicepresidente).-

Tiene la palabra el diputado señor René Manuel García .

El señor GARCÍA (don René Manuel).-

Señor Presidente, considero que estos proyectos de ley no debieran existir. Ello, por una razón muy simple: todos los expresidentes de la República, por el solo hecho de haber llegado a La Moneda ya tienen un espacio ganado en la historia de Chile.

Me parece que debería ser tarea del gobierno erigir un monumento en la plaza de la Constitución en memoria de quien finaliza su mandato. Me parece indigno que debamos hacer una colecta para levantar un monumento en memoria de un ex-Presidente de la República.

Cualquier Presidente de la República, sea cual fuere su color político, merece todo el respeto de la ciudadanía, por el solo hecho de haber sido elegido mediante sufragio popular. Eso, aunque pensemos de manera absolutamente diferente de quien gobernó. ¡No puedo tener un pensamiento más distinto del que expresó en su momento el Presidente Allende! No obstante, voté a favor el proyecto de ley que autorizó erigir un monumento en memoria del ex-Presidente de la República Salvador Allende. Lo hice por una razón muy simple: estoy convencido de que quienes ostentaron el cargo de Presidente de la República merecen el respeto de la ciudadanía.

Aprovechando que se encuentra presente en este hemiciclo el ministro presidente del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, Ernesto Ottone , por intermedio del señor Presidente quiero preguntarle si no sería mejor que mediante una ley se estableciera la obligación de erigir un monumento en la plaza de la Constitución -o donde se estime conveniente en honor a quienes han ejercido el cargo de Presidente de la República, por derecho propio.

Construir y erigir un monumento no es barato. Recuerdo cuando la entonces diputada María Angélica Cristi presentó una moción para construir un monumento que representara el salto ecuestre del capitán Alberto Larraguibel en su caballo Huaso en Viña del Mar. Ese monumento costó 240.000.000 de pesos. ¡Repito: 240.000.000 de pesos!

¿Cuánto cuesta erigir un monumento para un ex-Presidente de la República? Para mí es un reconocimiento, no es un gasto. Por ello, indudablemente votaré a favor este proyecto de ley; sería absurdo votar de otra manera.

Tuve la suerte de conocer a don Patricio Aylwin y de constatar la humildad con la que vivió y murió. Sé que algunos parlamentarios y otras personas a través de las redes sociales han reclamado por el sueldo que reciben los ex-Presidentes de la República. Al respecto, contaré una anécdota que, tal vez, es una infidencia, pero quiero que la conozcan todos aquellos que tanto han atacado los sueldos de los ex-Presidentes de la República.

Don Patricio Aylwin siempre se caracterizó por su humildad. Él en sus últimos años de vida ya no podía trabajar, por lo que no gozaba de una buena situación económica. Muchas veces tuvo problemas y fueron sus amigos los que, en ocasiones, lo mantuvieron económicamente. ¡Sus amigos! ¡Nunca reclamó!

¿Es una situación digna para un ex-Presidente de la República? Él nunca dijo nada. ¡Felices aprobamos esa ley! ¡Lo hicimos por don Patricio Aylwin!

A don Patricio Aylwin , ex-Presidente de Chile, la humildad que lo caracterizó lo engrandeció aún más. Curiosamente, es una de las pocas personas que se engrandeció en vida, no después de muerto. Hoy le rendimos un homenaje, pero él demostró en vida su calidad humana.

Conocí mucho a don Patricio , pues mi hermano está casado con una hija del exintendente Sergio Merino , quien siempre nos hablaba de las bondades de don Patricio Aylwin . De hecho, trabajaron juntos en un estudio jurídico en Santiago cuando don Patricio dejó de ser senador de la República. En sus años mozos, el diputado René Saffirio también trabajó con don Sergio Merino .

Cuando uno conoce a personas como don Patricio Aylwin , que siempre actuó con sabiduría, con cordura y que entendía a la ciudadanía, es imposible no pensar lo siguiente: ¡Por Dios que hacen falta más Patricios Aylwin en esta patria!

Don Patricio es una de las pocas personas de las que conozco y que conocí, que no merece el desprecio del olvido.

Ojalá, esta iniciativa no sea letra muerta, de manera que lo más pronto posible podamos erigir un monumento en su memoria.

Observé que el ministro presidente del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes siguió con mucha atención mi intervención, y asintió al escuchar mi propuesta, por lo que espero que dentro de los próximos meses se envíe un proyecto de ley que mandate erigir un monumento para todos los ex-Presidentes de la República, que es lo que merecen.

A título personal, indudablemente considero que don Patricio Aylwin Azócar merece mucho más que un monumento. Por ello, votaré favorablemente este proyecto de ley.

He dicho.

-Aplausos.

El señor ESPINOSA, don Marcos (Vicepresidente).-

Tiene la palabra el diputado señor Daniel Farcas .

El señor FARCAS.-

Señor Presidente, por su intermedio quiero saludar a las personas de la comuna de Renca que se encuentran en las tribunas. Es gente esforzada, por lo que para nosotros es un privilegio que nos acompañen en esta sesión de la Cámara de Diputados.

Tal como dijo el diputado René Manuel García , sería una buena idea que los exPresidentes de Chile elegidos democráticamente fuesen recordados a través de un monumento. Eso sería de justicia.

En el caso de don Patricio Aylwin Azócar , existe una diferencia fundamental, cual es que en la historia de Chile han existido pocos momentos tan difíciles, complejos y traumáticos como los que le tocó afrontar cuando asumió la Presidencia de la República. Hasta el día de hoy recordamos el discurso que realizó en el Estadio Nacional, en el que pidió perdón por todos los crímenes que cometió el Estado durante la dictadura.

Probablemente, Patricio Aylwin es quien encarna mejor esa visión de unidad y de volver a transitar por un camino de democracia, de libertad, de reencuentro, de pluralismo, de diversidad y, sobre todo, de tolerancia y aceptación a la diferencia.

Cómo no recordar su rol en la campaña del “No”, en la que, demostrando su grandeza, su visión y su liderazgo, se puso a disposición de un conjunto de personas y de partidos políticos que no convergían tan fácilmente.

Tenemos mucho que agradecer a don Patricio Aylwin por su loable acción y por su gestión como Presidente de la República. También lo recordamos por su capacidad para unir a la oposición durante la dictadura; pero, fundamentalmente, por hacer un esfuerzo de encuentro, de diálogo, de paz, de vínculo, y por entender que entre todos construimos la sociedad.

Posiblemente, con la distancia del tiempo resulta difícil recordar lo complejos y lo difíciles que fueron esos momentos, en los que no se daba por seguro ni por sentado el éxito de la transición, tras la derrota de la dictadura en el plebiscito de 1988 y la elección de don Patricio Aylwin como Presidente de la República en 1989.

Muy bien recordaba el diputado José Miguel Ortiz los grandes logros que tuvo ese gobierno en materia económica, probablemente el cuatrienio más importante y significativo de la economía chilena, durante el cual no solo se logró crecimiento económico y mayor equidad, sino también se restableció la vigencia de principios democráticos y se crearon organizaciones dentro del Estado, que hoy nos parecen naturales, como el Fondo de Solidaridad e Inversión Social (Fosis) y otras cuya función es actuar en ayuda de las personas más vulnerables y con mayores necesidades de nuestra patria.

Además, fue durante el gobierno de don Patricio Aylwin que se comenzaron a tratar temas que después se consolidaron en los distintos gobiernos de la Concertación que siguieron al retorno a la democracia, como el tema de la mujer y su rol en la sociedad, que don Patricio Aylwin visionariamente estableció como uno de los elementos importantes y significativos de su administración.

También ese gobierno fue el que entregó elementos clave para la integración de las distintas organizaciones sociales a la institucionalidad democrática, las que se fomentaron, y se proveyó de la necesaria estabilidad a dichas organizaciones y a las personas que querían cumplir un rol a través del tercer sector, y se entregaron las facultades suficientes para que las organizaciones no gubernamentales pudieran trabajaran en paz, en concordia y sin ningún tipo de restricción.

Volver a sentir la libertad y la democracia, y vivir en un Chile donde no había que sentir miedo por pensar distinto o por expresar una opinión diferente se debe, en gran parte, a esa generación de líderes y, muy especialmente, a don Patricio Aylwin , quien, a pesar de los problemas y dificultades propios de una coalición política o de un gobierno, siempre entendió que se necesitaban acuerdos que fueran más allá de la propia mayoría.

Tal como lo dijo sabiamente el diputado José Miguel Ortiz , fue en ese gobierno en que se hicieron reformas a la Constitución Política que permitieron fortalecer una institucionalidad que se acercaba cada vez más al régimen democrático que hoy tenemos.

También fue el empeño de don Patricio Aylwin , con sus distintos ministros y ministras, el que promovió la inserción de Chile en el mundo después de haber estado aislado durante los largos y difíciles años de la dictadura. ¿Por qué no recordar -cómo no hacerlo que fue durante el gobierno de don Patricio Aylwin que se volvió a recibir la visita de dignatarios extranjeros y que nuestro Presidente fue recibido en todas las naciones y organismos internacionales, con todos los honores que corresponden a un jefe de Estado electo democráticamente.

Sin embargo, es probable que su gobierno no solo sea recordado por el éxito económico, por la consolidación de la democracia, por el mantenimiento de una institucionalidad o por la difícil relación con las Fuerzas Armadas, sino también, y muy particularmente, por el reencuentro de los chilenos, por el ánimo de libertad, de democracia, de pluralismo, que nos permitió entender que en la sociedad del Chile que queríamos construir cabíamos todos, porque todos teníamos espacio.

No solo quiero decir que los diputados de la bancada del PPD vamos a votar a favor de este proyecto, sino también expresar mi admiración, cariño y afecto por este ex-Presidente de Chile y el gran recuerdo que tenemos de él.

He dicho.

-Aplausos.

El señor ESPINOSA, don Marcos (Vicepresidente).-

Tiene la palabra el diputado señor Matías Walker .

El señor WALKER.-

Señor Presidente, presentamos este proyecto de ley que autoriza erigir un monumento en memoria del ex-Presidente Patricio Aylwin Azocar en nombre de los 21 diputados de la bancada de la Democracia Cristiana.

Todos sabemos que por razones formales solo es posible incorporar diez patrocinantes en un proyecto de ley, pero lo hicimos en representación de todos nuestros diputados y como acuerdo de bancada en homenaje a quien es, junto con el ex-Presidente Eduardo Frei Montalva , uno de los más grandes democratacristianos de todos los tiempos. De hecho, juntos formaron la Democracia Cristiana en 1957, producto de la fusión de la Falange Nacional y el Partido Social Cristiano, que entonces presidía Horacio Walker .

La verdad es que para nosotros es muy emotivo hablar y defender hoy un proyecto de ley que, estoy seguro, será aprobado por la unanimidad de la Cámara de Diputados, porque Patricio Aylwin no solo fue un hombre de la Democracia Cristiana, sino que también es un patrimonio nacional, un patrimonio de la recuperación de la democracia. Como ha sido recordado, él lideró el Comando por el No y fundó la Concertación de Partidos por la Democracia, que representaba el amplio arco iris de la centroizquierda. Muchos decían que la entonces Concertación no duraría ni siquiera cinco meses porque antes de ese plazo todos sus integrantes pelearían entre sí, pero la verdad es que fue un ejemplo de transición a la democracia, con cuatro gobiernos que, finalmente, condujeron los destinos del país por veinte años.

Como justamente ha sido recordado en este espacio, Patricio Aylwin no solo fue fundador de la Democracia Cristiana, un gran soporte de uno de los gobiernos más transformadores de todos los tiempos -la “Revolución en libertad” del Presidente Eduardo Frei Montalva -, sino también fue opositor al gobierno de la Unidad Popular, pero con mucho sentido de la lealtad, y, a instancias del cardenal Silva Henríquez , que también fue recordado hoy junto con Manuel Bustos por el diputado Víctor Torres , informante de este proyecto, se la jugó hasta el final por un dialogo que impidiera el quiebre democrático en septiembre de 1973.

Posteriormente, lideró la acción que permitió el triunfo del No en el plebiscito, el reencuentro de los demócratas, como lo llamó en un bonito libro donde recordaba sus diálogos con Clodomiro Almeyda , otrora opositor político, con quien finalmente se unió para recuperar la democracia, derrotar a la dictadura de Pinochet e iniciar una transición ejemplar a la democracia.

Como bien recordaban los diputados Torres y Ortiz , se logró un crecimiento promedio de 6 por ciento, la reducción de la inflación a la mitad y, lo más importante, en solo cuatro años se redujo la pobreza prácticamente a la mitad, desde 38 por ciento, cuando se inició el gobierno del Presidente Aylwin -lo recordó el diputado Pilowsky hace pocos días-, a 22 por ciento en solo cuatro años, en base a privilegiar la política de los acuerdos en un Congreso Nacional con senadores designados, en donde el gobierno estaba en minoría -muchos se olvidan de aquello-, lo que permitió desarrollar una ejemplar transición a la democracia, con una reforma tributaria, con una reforma laboral, con grandes transformaciones y el aumento del impuesto a la renta de las empresas, que solo era de 10 por ciento, a 15 por ciento.

Muchos vaticinaron en ese momento que Chile iba a detener su crecimiento económico, pero ocurrió todo lo contrario, pues se creció más, gracias a las buenas políticas sociales lideradas por el Presidente Aylwin , en un contexto donde los otros gobiernos democráticos que habían sucedido a las dictaduras de América Latina, como en Argentina, Perú o Brasil, sufrieron desastres desde el punto de vista económico. Los gobiernos de Alan García, en Perú; de Raúl Alfonsín , en Argentina, o de José Sarney, en Brasil, fueron afectados por una inflación de más de 500 por ciento. Incluso, algunos gobiernos ni siquiera alcanzaron a terminar su mandato. Pero no fue ese el caso del gobierno del Presidente Aylwin, que contó con un excelente ministro de Hacienda, don Alejandro Foxley . Bien decía el economista Ricardo Ffrench-Davis hace algunos días que Alejandro Foxley probablemente fue el último ministro de Hacienda con sentido político que hemos tenido en los últimos 25 años, porque entendió que había que crecer y reducir la inflación pero, al mismo tiempo, que se debía dar coherencia social a ese gobierno, el cual, como he dicho, logró reducir la pobreza prácticamente a la mitad.

También se ha recordado su austeridad y su sentido republicano.

Qué orgullosos nos sentimos como país cuando recibió al Presidente de Estados Unidos de América, George Bush , en su casa de Arturo Medina, en la intersección de las comunas de Ñuñoa y Providencia, su casa de toda la vida.

Como se recordó en su emotivo funeral, fue un hombre que vivió como pensaba y que pensaba como vivía, siempre coherente en su actuar y en su discurso.

Eso es lo que marcó la trayectoria del Presidente Aylwin , quien durante el último tiempo se encontraba redactando un tratado de derecho administrativo. En ese sentido, cabe recordar que fue uno de los grandes profesores de derecho administrativo que ha tenido nuestro país. Su tratado, denominado El juicio arbitral, hasta hoy es estudiado en todas las escuelas de derecho.

Hubiésemos querido invitar -se nos criticó en su momento a diputados de todas las bancadas a suscribir el proyecto de ley; pero también teníamos el derecho, como su partido, como su bancada, a presentar la iniciativa el día siguiente de su funeral de Estado, pues era el mínimo reconocimiento que los veintiún diputados de la Democracia Cristiana podíamos brindar a uno de los más grandes de los nuestros.

¿Por qué pedimos que se autorice erigir el monumento en la comuna de Santiago? Porque allí se encuentra el centro cívico de la zona metropolitana.

Una comisión especial de ocho integrantes ad honorem será la encargada de ejecutar los objetivos del proyecto, la que estará integrada por el alcalde de Santiago, senadores de la Región Metropolitana, diputados del distrito N° 22, el secretario regional ministerial de Educación, el intendente de la Región Metropolitana, el rector de la Universidad de Chile, el presidente del Partido Demócrata Cristiano, el presidente del Senado de la República, el presidente de la Cámara de Diputados y el presidente de la Corporación Justicia y Democracia.

A algunos nos encantaría ver el monumento del Presidente Aylwin en la plaza de la Constitución, junto al del Presidente Frei Montalva , porque fueron grandes amigos y tuvieron, además, una visión de la política y del país que los hermanó hasta la muerte.

Muchas gracias, señor Presidente, por otorgarme la palabra. Para nosotros será un honor aprobar el proyecto de ley que autoriza erigir un monumento en memoria del ex-Presidente Patricio Aylwin Azócar , presentado por los diputados de la Democracia Cristiana en justo homenaje a su trayectoria pública.

He dicho.

-Aplausos.

El señor ESPINOSA, don Marcos (Vicepresidente).-

Tiene la palabra el diputado Osvaldo Urrutia .

El señor URRUTIA (don Osvaldo).-

Señor Presidente, en los últimos cincuenta años ha habido hombres que ciertamente han jugado un rol trascendental en la historia de nuestro país. Dentro de ese selecto grupo definitivamente se encuentra el ex-Presidente Patricio Aylwin Azócar , quien, como se ha dicho, fue un destacado abogado, especializado en derecho administrativo, pero también un político de grandes acuerdos y de una mesura y sabiduría que se extrañan en la política actual.

El llamado “Presidente de la transición” encabezó un proceso histórico ejemplar para la estabilidad de nuestro país. Sin embargo, quiero recordar a los diputados que propusieron el proyecto que también fue un tenaz opositor a quienes atentaron contra la democracia de nuestro país, a fines de la década del 60 y comienzos de la del 70.

Don Patricio Aylwin fue un político, un hombre que dedicó su vida a la cosa pública, y, como tal, su legado a las futuras generaciones debe ser analizado a partir de su histórica participación política, de sus declaraciones y juicios públicos sobre los hechos en los que le correspondió intervenir, sin seleccionar ni esconder lo que a algunos pueda no gustarles. Ciertamente, hay quienes solo quieren recordar su participación en el período llamado de “la transición” y sus éxitos económicos, en los que, sin duda, tuvo participación, pero que venían produciéndose desde antes de ese gobierno.

Con todo, a mi juicio, la más destacada participación política del Presidente Aylwin se produjo durante el gobierno de la denominada Unidad Popular, cuando valiente y decididamente se opuso a una administración que pretendía instaurar la dictadura marxista en Chile.

Hace unos días celebramos un nuevo aniversario del pronunciamiento militar del 11 de septiembre de 1973, que puso fin al gobierno de la Unidad Popular y cambió radicalmente la historia de nuestro país. Como en todo orden de cosas, a cada efecto precede una causa. En este caso, don Patricio Aylwin conoció muy bien las causas, pues fue actor principal y determinante mientras se desarrollaba ese convulsionado proceso histórico. A saber, negoció el estatuto de garantías constitucionales para que Allende pudiera asumir el poder y ser ratificado por el Senado. Sin embargo, en forma posterior, sería el mismo Aylwin quien denunciaría los deliberados incumplimientos de las garantías por parte del gobierno de la Unidad Popular, transformándose en uno de los líderes opositores a ese gobierno.

Al asumir como Presidente del Senado en 1971, y líder de la Confederación Democrática, no vaciló en declarar públicamente la permisividad del gobierno de la Unidad Popular frente a los “hechos delictuosos” de sus partidarios, el incumplimiento reiterado de los fallos judiciales y el “uso torcido de las leyes” en que incurrió el gobierno, sus ministros y partidarios.

Como presidente de la Democracia Cristiana, en 1973 fue categórico al expresar que “la institucionalidad democrática está quebrantada”, haciendo referencia a los movimientos armados que amparaba el gobierno de Allende.

Solo un par de meses después de esas declaraciones, la fuerza de los hechos y la convulsión social confluyeron en la intervención militar de 1973.

Sin embargo, hoy somos testigos, día tras día, de cómo se tergiversan los hechos y se pretende cambiar las causas de ese proceso, de modo de construir y redactar la historia de otra manera.

Don Patricio Aylwin fue muy claro ante la opinión pública sobre las causas que llevaron al término del gobierno de la Unidad Popular. En ese sentido, quiero citar textualmente sus propios dichos, para que no existan interpretaciones incompletas, antojadizas y carentes de veracidad.

En primer lugar, el 11 de agosto de 1973, ante la concentración más multitudinaria que se haya hecho en Santiago, en la avenida Grecia , llamó a las Fuerzas Armadas a asumir su papel patriótico y a hacerse cargo de la conducción del país.

Quiero recordar otras frases históricas:

“La crisis económica, el intento de la Unidad Popular de acaparar el poder por cualquier medio, el caos moral y la destrucción institucional a la que habían llevado el gobierno del Presidente Allende, provocaron un grado de desesperación y angustia colectiva en la mayoría de la población de los chilenos, que precipitaron este pronunciamiento de las Fuerzas Armadas.”.

A mayor abundamiento, otra cita:

“El gobierno de Allende había agotado, en el mayor fracaso, la ‘vía chilena hacia el socialismo’, y se aprestaba a consumar un autogolpe para instaurar por la fuerza la dictadura Comunista.”.

Vuelvo a citarlo, para que recuerden quienes presentaron el proyecto y porque la memoria es frágil:

“La mayor prueba es la enorme dotación de armas que tenían las ilegales milicias marxistas, que formaban un verdadero ejército paralelo, con un poder de fuego equivalente a 12 regimientos regulares y con la presencia activa de más de diez mil extremistas extranjeros.”.

Estas son solo una muestra de las frases del ex-Presidente Patricio Aylwin , refiriéndose al gobierno de la Unidad Popular.

Señor Presidente, la historia no se puede cambiar, aunque muchos estén empecinados en deslegitimar esas declaraciones, desvirtuar los hechos tal como los relató el ex-Presidente Aylwin y reescribir la historia de la experiencia del socialismo marxista en Chile a su manera.

El monumento en memoria de don Patricio Aylwin Azócar debe representar su fidelidad a sus convicciones políticas y también su verdadera y completa participación en los hechos históricos que convulsionaron a Chile y en los que fue un actor protagónico.

Por las razones expuestas, votaré a favor el proyecto.

He dicho.

El señor SILBER (Vicepresidente).-

Tiene la palabra el diputado Enrique Jaramillo .

El señor JARAMILLO.-

Señor Presidente, estoy muy agradado por haber escuchado a muchos colegas de la bancada del Partido Demócrata Cristiano y también -por qué no decirlo de Renovación Nacional. No obstante, me parece que no debemos tratar temas que, de alguna forma, pueden manchar lo que hoy queremos aprobar y que nos alegra.

Quiero dar a conocer un pequeño gran detalle, del que me siento orgulloso. El 25 de enero de 1996, el concejo de La Unión, comuna que pertenece a la Región de Los Ríos, en la cual vivo, declaró a don Patricio Aylwin Azócar , a petición del que habla, hijo ilustre de La Unión.

Para los que no conocen la zona, hablo de una comuna que pertenece a la provincia del Ranco, Región de Los Ríos.

Resalto ese pequeño gran detalle porque en esa época costaba reconocer los méritos de nuestros verdaderos caballeros de la política, como lo era don Patricio . Él tuvo fuerza, valor e inteligencia para conducir nuestro país. Por ello, no solo un monumento permitirá recordar a este ex-Presidente, sino también la historia de Chile, que dará fe por siempre de su trayectoria y de su vida.

No quisiera que cayeran algunas gotas de amargura sobre el proyecto que estamos tratando. Es importante que nos entendamos. El diputado informante fue muy claro y los discursos han expresado realismo y verdad. Por lo mismo, no quiero que se entorpezca, con frases que no corresponden, este homenaje tan merecido.

Saludo a nuestro ministro presidente del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, quien ha estado presente en este día especial que vive la Cámara de Diputados de Chile. Me habría gustado que la Sala hubiese estado llena de sus diputadas y diputados, pero es así la historia de nuestra vida parlamentaria.

Apoyaremos con mucha fuerza este proyecto.

He dicho.

El señor SILBER (Vicepresidente).-

Tiene la palabra el diputado Fuad Chahin .

El señor CHAHIN.-

Señor Presidente, pocos se merecen tanto que discutamos en la Cámara la posibilidad de erigir un monumento en su nombre y memoria, como don Patricio Aylwin .

Fue un abogado brillante, un destacado profesor en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, un político de fuste, un estadista como los que tanto se extrañan. Pero, por cierto, fue un ser humano, que tuvo aciertos y errores, un ser humano alegre, sensible, preocupado de su familia, de sus amigos, de su partido; un ser humano afable, pero firme; sensible, pero valiente. Fue un hombre absolutamente comprometido con sus ideas, con sus principios, con sus valores, los que defendió con mucha fuerza y claridad. Fue un hombre que prestigiaba no solo al partido, sino también a la política y al servicio público.

Es cierto que fue un opositor acérrimo a la Unidad Popular, pero también fue el gran articulador del reencuentro de los demócratas para que Chile recuperara su democracia, su libertad y su dignidad. Fue un hombre capaz de transformar a la inmensa mayoría social que se oponía a la dictadura en la mayoría política que permitió al pueblo de Chile derrotar a la dictadura en su propia institucionalidad y transitar a la democracia con un lápiz y un papel.

Patricio Aylwin fue capaz de vencer el miedo y las desconfianzas de muchos que habían transitado por caminos distintos en el pasado, pero que entendían que era fundamental el reencuentro para defender los derechos humanos y, a través de la democracia, abrir caminos de justicia social, de desarrollo humano y de oportunidades para el país. Fue el hombre de la transición ejemplar, una transición difícil, con el dictador como comandante en jefe.

Muchos pueden juzgar de manera crítica ese proceso. Es fácil hacerlo 26 años después, es fácil hacerlo hoy, pero había que estar en los zapatos de don Patricio Aylwin , había que estar en ese lugar. Él tuvo la templanza, la prudencia, el temperamento, la inteligencia y la sagacidad para sacar adelante esa tarea; pero no solo la de la transición política, sino también la de sentar los pasos para la reconciliación entre los chilenos.

Patricio Aylwin fue capaz de pedir perdón en nombre de Chile por las víctimas de la dictadura y fue capaz de abrir el proceso de reinserción de Chile en el mundo, un país que estaba aislado internacionalmente. Simultáneamente, fue capaz de generar crecimiento económico y disminución de la pobreza, como nunca antes había ocurrido en nuestro país

Esa es la figura de don Patricio Aylwin ; esa es la figura del estadista, en cuya memoria hoy rendimos homenaje y proponemos que se autorice erigir un monumento.

Don Patricio Aylwin se alza como un referente político y ético en un momento de crisis de confianza, de credibilidad y de prestigio de la política, pues fue un hombre sobrio, un hombre que jamás se enriqueció de la política; fue un hombre de clase media desde siempre, con esa sobriedad que caracterizó históricamente a los funcionarios públicos.

Ese ejemplo de consecuencia y de coherencia, de valentía y de sobriedad debe transformarse en motivo suficiente para erigir un monumento, y en una luz que debemos seguir. El mejor monumento no será el que, después de la aprobación de este proyecto, se alce, ojalá en la plaza de la Constitución, junto a Frei Montalva , Alessandri y Allende, sino el hecho de que sigamos su ejemplo de conducta y de rectitud política y ética.

Agradezco las palabras que he escuchado en esta Sala. Asimismo, agradezco el reconocimiento transversal, emotivo y profundo que le dio no solo la política, sino también el pueblo de Chile a la figura de don Patricio en su despedida. Sin embargo, estoy seguro de que lo que espera la gente que se volcó a las calles para despedir a don Patricio es que sigamos su ejemplo, que seamos capaces de rectificar nuestra actitud; que seamos capaces de estar a la altura de lo que demanda Chile, un Chile que, como él decía, nos pertenece a todos y que debe ser siempre el gran motivo de nuestros esfuerzos.

Hoy, en un momento en que nuevamente la polarización, el desencuentro y la descalificación parecen campear en el debate político, sugiero que volvamos a leer y a escuchar lo que nos decía don Patricio ; volvamos a ver su ejemplo. Estoy seguro de que ese es el único camino que podemos recorrer si queremos recuperar la confianza y credibilidad del pueblo chileno.

He dicho.

El señor SILBER (Vicepresidente).-

Tiene la palabra el diputado señor Tucapel Jiménez .

El señor JIMÉNEZ.-

Señor Presidente, con mucho agrado he escuchado a los colegas que han hecho uso de la palabra.

Para mí es muy especial y emocionante rendir un homenaje a don Patricio Aylwin , no solo al estadista, al colega, al político y al profesor, por su tremenda trayectoria, sino también a la persona humana.

Yo no viví en Chile el período de transición a la democracia, cuando a él le tocó gobernar. Leía sobre ello a lo lejos, porque en esos años, sin internet y sin la tecnología que hoy existe, las noticias llegaban a Suecia con atraso de una o dos semanas. Pero imagino lo difícil que debió haber sido dicho proceso y, sobre todo, la relación de don Patricio con las Fuerzas Armadas. No fue una etapa fácil para nuestro país, pero él la supo llevar adelante.

La verdad es que hasta el día de hoy hay cosas que no entiendo, pero me cuesta mucho criticar esa parte de nuestra historia, porque -reiterono estuve acá: volví en 1995. Por lo tanto, siempre he tratado de no cuestionar nada de ese período de la transición, pues sería muy simple para mí criticarlo sin haberlo vivido en carne propia y habiendo estado fuera de Chile.

Podría hablar durante horas del político, del estadista y del académico, pero quiero destacar la otra parte de don Patricio.

Me tocó conocerlo en Suecia -creo que fue en 1990; recién había sido elegido Presidente de la República-, cuando debió enfrentar un teatro lleno, por supuesto, con protestas, en pleno centro de Estocolmo. Me llamó la atención cómo supo enfrentar esa situación.

En ese momento, don Patricio tuvo un gesto humano que hasta hoy me hace recordarlo, pues algo que a veces nos cuesta mucho es tener empatía con el dolor ajeno, esto es, ponerse en el lugar del otro: cuando llegó a Suecia, lo primero que hizo -me lo contaron en la embajada fue preguntar cómo estaba la viuda de Tucapel Jiménez. Creo que es el único político que manifestó esa preocupación por mi madre. Además, en el teatro tuvo un gesto con ella muy bonito, muy especial. A mí me quedó marcado eso, porque es la parte humana que uno ve de un político.

Por supuesto, después, cada vez que mi madre volvía a Chile iba a visitarlo a su casa. Me tocó acompañarla un par de veces. Él nos recibía con mucho cariño.

En esa época yo no era político, sino un ciudadano común y corriente. Volví al país en 1995, y entré a la política recién en 2005.

Así, durante esos años fui a la casa de don Patricio y vi a la persona humana, cómo él nos atendía con una sencillez tremenda.

Además, don Patricio siempre manifestó una alta y abierta preocupación por lo que ocurría con el juicio por el asesinato de mi padre, que estuvo abandonado y por el cual nos tocó pelear contra viento y marea.

Para mí es satisfactorio haber rendido en su minuto un homenaje a Patricio Aylwin en la Fundación Tucapel Jiménez Alfaro, que lleva el nombre de mi padre y que se encuentra stand by desde que soy diputado. En esa época impartíamos diplomados para dirigentes sindicales, y le hicimos a don Patricio un lindo homenaje en vida. Coincidió que ello se hizo en febrero, por lo que pudieron asistir ambas familias: la de don Patricio y la mía. Incluso vinieron mi hermana y sobrinos de Suecia.

Pudimos rendir el homenaje en la sede de la ANEF, que era la segunda casa de mi padre, con los dirigentes de la agrupación y nuestras familias. Fue un lindo, merecido y justo homenaje, insisto, no al político, sino a la persona humana, porque don Patricio era el único que manifestaba preocupación por la parte humana de los demás. Yo lo viví en carne propia: todos los 25 de febrero iban muchos dirigentes al cementerio a recordar a mi padre, pero solo don Patricio se preocupaba por nosotros durante todo el año, y eso no lo puedo olvidar.

Por consiguiente, más que resaltar al político, al académico y al estadista, hoy quiero resaltar a la persona humana, y creo que lo que propone el proyecto en discusión constituye un justo y merecido homenaje a don Patricio .

Comparto plenamente que no deberíamos estar discutiendo la iniciativa, porque los monumentos a los expresidentes de la República debieran erigirse en forma directa en la plaza de la Constitución. Pero ya que eso no es así, este proyecto llevará adelante el que hoy nos ocupa.

Por lo tanto, a través de mi voto favorable a la presente iniciativa, quiero rendir un merecido homenaje a don Patricio y decir que él estará en la memoria de cada uno de nosotros no solo por su condición de ex-Presidente de la República, sino también por permanecer -al menos está en el corazón de mi familia y creo que también en el de la gran mayoría de los chilenos en nuestros corazones.

He dicho.

-Aplausos.

El señor SILBER (Vicepresidente).-

Tiene la palabra el diputado señor Claudio Arriagada .

El señor ARRIAGADA.-

Señor Presidente, en primer lugar, agradezco a la bancada del Partido Radical Social Demócrata por haberme cedido su tiempo.

En segundo término, he querido intervenir en este debate sobre el proyecto que autoriza erigir un monumento en memoria del ex-Presidente Aylwin , por lo siguiente.

En 1989 yo era dirigente social de la periferia sur de Santiago y me tocó recibir a don Patricio Aylwin en una gran concentración días antes de la elección presidencial.

Mucho más joven, hice un resumen de peticiones que reflejaban la realidad de la periferia sur de Santiago. Hablé del drama de las personas que vivían en lo que fue la gran toma del campamento Raúl Silva Henríquez . La necesidad de viviendas era tan masiva que, días después, ello dio lugar a una segunda gran toma, que coincidió con el cambio de cardenal, la cual llevó el nombre de “ Juan Francisco Fresno ”.

Expresé, ante Aylwin y más de cien mil habitantes de la zona sur de Santiago, el drama de los hospitales Barros Luco y Sótero del Río, donde había una ambulancia para casi dos millones de habitantes. La miseria en esos recintos era impresionante.

Asimismo, me referí a la brutal represión que sufríamos cuando nuestras poblaciones eran allanadas, a la cantidad de desaparecidos y ejecutados, y recordé el drama que se vivió cuando Chile llegó al 20 por ciento de cesantía y la respuesta del gobierno en dictadura fue el plan de empleo mínimo, el cual, previo a cualquier pago mensual, era de una represión brutal.

Cuando terminé mi intervención, don Patricio miró a la multitud, me miró a mí, y luego comenzó su discurso, que es el fondo de lo que quiero resaltar. Dijo: Compatriotas -era parte de su lenguaje-, los convoco a generar condiciones para superar la pobreza.

Generar condiciones para superar la pobreza… Quizás como muchos de los presentes, en ese momento me sentí un poco desilusionado. Pero luego valoré que, no obstante que abundan los políticos que adecuan sus discursos a las circunstancias, que usan un lenguaje según el auditórium, este señor se atreviera a respetar la dignidad humana de los más pobres de Chile, de la gente de la periferia sur de Santiago.

No prometió ninguna cosa en respuesta a la gran cantidad de demandas sociales que había, pese a que eso podía poner en riesgo el que votáramos o no por él. Respetó la realidad de Chile y nos invitó a generar condiciones para superar la pobreza, no obstante que queríamos escuchar soluciones inmediatas para los problemas en los hospitales, para los problemas de miseria y para los campamentos, la vivienda, el desempleo, la delincuencia, la represión, la justicia.

En un lugar tan reprimido, con tanto desaparecido, como aquel en el que nos encontrábamos, complementó su primera frase diciendo: generar condiciones para superar la pobreza… y justicia en la medida de lo posible. Como que preveía que su desempeño iba a estar permanentemente amenazado por boinazos, tanquetazos, cuartelazos, ejercicios de enlace, la prepotencia brutal con que la derecha acompañó a su gobierno, prepotencia que se expresaba a través de las Fuerzas Armadas.

Finalmente, en medio de un barrio marginal, nos llamó a reinsertar a Chile en el contexto de las naciones.

Entonces, en reconocimiento al tremendo respeto por la dignidad humana que expresó Aylwin esa tarde en la población San Gregorio , comuna de La Granja, ante más de 100.000 habitantes, me sumo a este homenaje.

Son pocos los políticos que alcanzan su estatura, como Clodomiro Almeyda , Salvador Allende, Radomiro Tomic , Ignacio Palma . Políticos de esa talla hacen mucha falta en estos tiempos de tanta presunción y vanidad en el quehacer político, expresadas en orgullos sin sentido.

La política cubre su razón, cumple su propósito esencial cuando mira a la gente con independencia de cualquier condición o diferencia, como ocurrió esa noche, a través del respeto profundo que Aylwin expresó por la dignidad humana.

Eso es lo que quise resaltar con esta intervención.

En consecuencia, como diputado de la ciudad de Santiago, me comprometo a trabajar arduamente para que erijamos un monumento en memoria de Patricio Aylwin Azócar .

He dicho.

-Aplausos.

El señor SILBER (Vicepresidente).-

Tiene la palabra el diputado Carlos Abel Jarpa .

El señor JARPA.-

Señor Presidente, no hay canción más grata que Gracias a la vida, de Violeta Parra. Una de las cosas que debo agradecer a la vida es haber conocido a un hombre excepcional como Patricio Aylwin Azócar .

Tuve la suerte de conocer sus grandes condiciones humanas como esposo, padre, abuelo, hermano, amigo. Fue un humanista que en los momentos más complejos y difíciles que le correspondió enfrentar siempre cumplió un rol fundamental, como da cuenta la historia reciente de nuestra patria.

Es interesante repasar la biografía de don Patricio, porque personas de sus características tienen una razón de ser. Quizá uno de los hechos que marcó su carácter y modo de ser fue haber sido hijo de don Miguel Aylwin , magistrado que llegó a presidir la Corte Suprema, y de doña Laura Azócar .

Nació en Viña del Mar, y quizás por esa razón dio gran importancia al desarrollo de las provincias y de las regiones. Estudió en el colegio Salesianos de Valdivia, en el Liceo de Humanidades de San Bernardo -siempre se sintió muy ligado a esa comuna-, en el Liceo Valentín Letelier y en el Internado Nacional de Barros Arana. Luego estudió en la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile.

Creo que hay dos valores que marcaron la vida de don Patricio: la democracia y la justicia. Podríamos decir que formaban parte de sus características. Asimismo, siempre fue un hombre muy inquieto al que le correspondió tomar muchas decisiones importantes.

Recuerdo haberlo escuchado decir que tuvo que decidir entre entrar al Partido Socialista o a la Falange Nacional. De ahí la amistad que mantuvo con Clodomiro Almeyda . No debe extrañarnos, entonces, que sostuviera que entendía que la democracia se construía con diálogo y con respeto, y que la justicia llevaba a la paz social.

En 1965 fue elegido senador por una circunscripción que comprendía las provincias de Curicó, Talca, Linares y Maule .

Siempre respetó los principios democráticos, por lo cual, enfrentado a una decisión crucial en 1970, entendió que al Partido Demócrata Cristiano le correspondía la responsabilidad de señalar, en el Congreso Pleno, quién sería el próximo Presidente de Chile: Salvador Allende o Jorge Alessandri .

En marzo de 1970, el Presidente Eduardo Frei Montalva quiso presentar un proyecto para que la elección presidencial se resolviera por votación directa y por mayoría absoluta, no en el Congreso Pleno; sin embargo, en esa oportunidad la derecha dijo que el que ganaba por un voto la elección de septiembre debía ser Presidente de Chile.

Siguiendo ese concepto, don Patricio Aylwin comprendió que, dado que Salvador Allende obtuvo la primera mayoría, aunque por escaso margen, debía ser nombrado Presidente de la República por el Congreso Nacional. Sin embargo, tenía ciertas aprensiones, por lo cual se firmó el Estatuto de Garantías Constitucionales.

Fue presidente de la Democracia Cristiana en el tiempo previo al quiebre democrático, del que, como siempre he manifestado, todos fuimos responsables, por haber impedido el diálogo. Otra cosa es lo que sucedió después del 11 de septiembre de 1973, especialmente en materia de atropello a los derechos humanos.

Muchas veces reconoció, cuando hacía balances sobre lo que había sido su vida, que en algunas oportunidades se equivocó, pero creo que nadie puede dudar del principio de buena fe y del reconocimiento de los hechos que siempre tuvo don Patricio Aylwin . Por eso, una vez que se quebró la democracia, con el Grupo de los 24 se preocupó de que Chile la recuperara, y así lo hizo. Ese fue el sello de don Patricio .

Posteriormente, como presidente de la Democracia Cristiana, le tocó encabezar la campaña del plebiscito de 1988, lo que lo llevó a la Presidencia de la República el 11 de marzo de 1990 para transitar a la democracia en el marco de una Constitución Política de la cual eran garantes las Fuerzas Armadas y con un comandante en jefe que era precisamente el exdictador Augusto Pinochet . Esas fueron las circunstancias en que asumimos el gobierno.

Debido al compromiso y al respeto de don Patricio Aylwin por los derechos humanos, una de las primeras actividades que realizó fue crear la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, que presidió nuestro correligionario Raúl Rettig . Estaba claro que en ese momento no se podía pedir justicia, sino reconciliación y verdad.

En su condición de Presidente de la República, el 4 de marzo de 1991 pidió perdón, a través de una cadena nacional de televisión, por los atropellos cometidos durante la dictadura militar. En esa oportunidad demostró una vez más su compromiso con la justicia, y, junto con eso, entendió que se debía promover una reconciliación basada en la verdad.

Su gobierno fue no solamente de transición, sino que además obtuvo muy buenos resultados económicos, de disminución de la pobreza y de reinserción internacional de Chile.

Permítanme señalar una anécdota.

A quienes habíamos sido designados intendentes, gobernadores y alcaldes, el Presidente electo, Patricio Aylwin , nos invitó el 7 de marzo a Santiago para prepararnos para las que iban a ser nuestras funciones en tales cargos. Ese seminario lo inauguró Enrique Krauss , quien sería ministro del Interior a contar de ese año, y lo concluyó el Presidente electo, Patricio Aylwin , acompañado de don Enrique Silva Cimma . En esa oportunidad, nuestro homenajeado dijo que teníamos la responsabilidad de entregar la banda presidencial, en cuatro años más, a una persona elegida democráticamente, lo que demostraba lo complejo y lo difícil que era transitar a la democracia.

Agregó, como político, que también teníamos la responsabilidad de entregar la banda presidencial a una persona de la Concertación. Considero que eso fue lo más importante.

Cuando me correspondió ser su representante como gobernador de la provincia de Ñuble, más que como un funcionario, siempre me sentí como un colaborador. Eso transmitía don Patricio a quienes trabajábamos con él; nos daba todo su apoyo, pero también estaba permanentemente atento a las actividades que realizábamos.

Cuando dejó de ser Presidente, siempre iba a pasar una semana de sus vacaciones a las Termas de Chillán, donde teníamos la posibilidad de conversar con él y con su esposa, la señora Leonor . Allí pude constatar su condición de persona comprometida, en primer lugar, con su familia; en segundo lugar, con su sociedad, y, lo que es más importante, un hombre que siempre buscó la verdad y la justicia, y que demostró en los difíciles momentos en que pudo haberse equivocado, su buena fe, su capacidad de diálogo, su respeto y su condición de hombre demócrata, que buscó la justicia, entendiendo que es la herramienta para alcanzar la paz y la amistad entre los hombres.

Por eso, con mucho agrado apoyaremos el proyecto de ley, para que se erija un monumento en memoria de don Patricio Aylwin Azócar .

He dicho.

El señor SILBER (Vicepresidente).-

Tiene la palabra el diputado señor Mario Venegas .

El señor VENEGAS.-

Señor Presidente, por su intermedio saludo al ministro presidente del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

Señor Presidente, siento un legítimo orgullo por ser uno de los autores de este proyecto de ley tan justo.

Como ha quedado en evidencia, todos nos consideramos con suerte por tener algún recuerdo que nos relaciona con don Patricio. En lo particular, debido a la vida partidaria que realizaba como dirigente de provincia, lo encontraba en los congresos ideológicos o en alguna junta nacional; pero además tengo vívido el recuerdo de cuando, en medio de la campaña previa al plebiscito de 1988, del “Sí” y del “No”, llegó hasta la lejana y pequeña ciudad de Traiguén, lugar en que nací y en el cual ejercía como profesor.

En esa oportunidad -me tocó ser maestro de ceremonias en la actividad vi a don Patricio grande, enorme y con su cara de bondad, lo que me causó una impresión enorme e impulsó los deseos de cambiar, de seguir trabajando para alcanzar el objetivo de derrotar a la dictadura.

Recuerdo que fue una reunión masiva de gente que se sentía muy interpretada por el mensaje de don Patricio , quien iba acompañado de una enorme comitiva.

Cuando se habla de la figura de un ex-Presidente de la República que jugó un rol tan importante, uno tiene que partir diciendo que era un hombre como cualquiera de nosotros, con virtudes, con defectos, probablemente con aciertos y con algunos errores. Por qué no reconocer que pudimos tener alguna diferencia respecto de lo que a él le tocó realizar en su momento, como mencionó el diputado Claudio Arriagada . Pero, como señala una sentencia, al hablar de un hombre es necesario considerar que es él y sus circunstancias.

Creo que en la vida política y ciudadana de don Patricio esas circunstancias agrandan su figura, las que nos tienen hoy entregando argumentos a favor de aprobar el proyecto de ley que autoriza erigir un monumento en su memoria.

Esas circunstancias -para quienes hemos buscado conocer sobre la destacada trayectoria de don Patricio Aylwin nos hablan de la vida no solo profesional y académica, sino especialmente política y, en particular, de un Presidente que encabezó, junto con otros, el proceso de recuperación de la democracia y el primer gobierno de transición.

¡Vaya qué delicada tarea, mirada incluso con los ojos de hoy! ¡Qué tremenda templanza y sabiduría para sortear con éxito las dificultades de la transición política!

Recordemos que la transición chilena es reconocida en el mundo entero como ejemplar. Además, se realizó en un contexto complicadísimo, que hoy se nos olvida.

El diputado Claudio Arriagada señaló una serie de acciones que hacían evidente la presencia del poder fáctico que gobernó el país durante 17 años.

A mi juicio, este no es un debate, sino una formalidad, porque “debate” significa argumentar a favor o en contra de algo, y no creo que haya alguien que pueda decir que es injusto erigir un monumento en memoria de don Patricio Aylwin. Todos estamos de acuerdo en que lo merece, al igual que otros Presidentes de la República.

Patricio Aylwin se cuenta entre los activos más importantes del Partido Demócrata Cristiano. Su vida representa lo que significa ser humanista cristiano, vivir con coherencia y dar dignidad a la acción política, algo que tanta falta hace en este tiempo.

Tal como señaló la Conferencia Episcopal, la política puede y debe ser una de las expresiones más concretas de la caridad cristiana; pero eso es responsabilidad de cada uno de los que tenemos el privilegio de haber sido elegidos por los ciudadanos para representarlos. Solo nuestra conducta, nuestro comportamiento y la coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos harán posible que los ciudadanos recuperen la confianza en la política, entendida como el arte de gobernar los pueblos.

Hay ciudadanos que merecen el privilegio de representar a otros. Ese fue el legado que nos dejó Patricio Aylwin .

Al momento de su muerte, la figura de Patricio Aylwin creció a niveles insospechados. La corriente de emoción, de simpatía y de tristeza que se generó en el país fue extraordinaria y nos sorprendió a muchos. La gente reconocía su aporte a la construcción de la democracia y a la política.

Por lo tanto, reitero, más que debatir estamos entregando, modesta y humildemente, argumentos para que de manera unánime aprobemos este proyecto de ley, que tiene un sentido de justicia.

Tal como dijo alguien, este proyecto de ley se explica por sí solo en la grandeza, en la trascendencia de la obra, del trabajo y del aporte que hizo a Chile un hombre que honró la política.

Al igual que señaló el diputado Claudio Arriagada , espero que podamos volver a tener liderazgos como el que Patricio Aylwin representó, quien realizó con dignidad su tarea.

Más allá, insisto, de las luces y sombras que siempre podemos encontrar en la historia de cualquier persona, invito a votar favorablemente este proyecto de ley.

He dicho.

El señor SILBER (Vicepresidente).-

Ha llegado a su término el tiempo destinado al Orden del Día.

En consecuencia, solicito a los diputados Jaime Bellolio y Jorge Sabag , quienes estaban inscritos para hacer uso de la palabra, insertar sus discursos en el Boletín de Sesiones.

El señor SABAG.-

Señor Presidente, solicito que nos conceda un minuto a cada uno.

El señor SILBER (Vicepresidente).-

¿Habría acuerdo para otorgar un minuto a cada diputado?

Acordado.

Tiene la palabra el diputado señor Jaime Bellolio .

El señor BELLOLIO.-

Señor Presidente, es un honor ser diputado por la comuna de San Bernardo, el mismo lugar donde don Patricio Aylwin pasó su juventud, en el que estudió -lo hizo en el Liceo de Humanidades y en el cual vivió -en la casaquinta de la avenida Portales-.

No me referiré a la vida de don Patricio Aylwin , porque no pude conocerlo como lo hicieron sus pares y quienes trabajaron directamente con él, pero sí quiero decir que a él le tocó vivir una situación muy difícil para nuestro país, como fue la transición a la democracia.

Patricio Aylwin tuvo la alternativa de apretar el botón de reset y partir desde cero. Sin embargo, no lo hizo: puso por delante lo que consideró justo, a pesar de que al interior de su propio partido y de su coalición hubo voces que le dijeron que no lo hiciera. Él puso por delante lo que le pareció más justo.

Cuán distinto sería Chile hoy si todos los que estamos presentes pusiéramos siempre por delante lo más justo, saliéramos de nuestros propios sectores, nos sacáramos nuestras anteojeras ideológicas y pusiéramos a las personas por delante. Eso hizo Patricio Aylwin y, por eso, será recordado por los chilenos como un gran hombre.

He dicho.

El señor SILBER (Vicepresidente).-

Tiene la palabra el diputado señor Jorge Sabag .

El señor SABAG.-

Señor Presidente, rendimos un justo homenaje a uno de los grandes estadistas que ha producido la historia política de nuestro país, a la altura de Arturo Alessandri Palma, de Eduardo Frei Montalva y de Salvador Allende.

Faltaba un monumento para don Patricio Aylwin. Es lo justo, porque él sintetiza un momento histórico de gran conflicto en nuestro país.

Fue un hombre que mostró su talante humanista cristiano al momento de resolver problemas tan complejos como los que vivió Chile.

Tuve la oportunidad, junto con el entonces estudiante de medicina Marco Antonio Núñez , de cenar con él, ocasión en la cual nos contó detalles íntimos de sus conversaciones con el cardenal Silva Henríquez y con el Presidente Allende para lograr un acuerdo que pusiera fin a la crisis política.

Patricio Aylwin rechazó la Constitución del 80 y, a instancias de la Iglesia católica, impulsó el acuerdo nacional para la transición a la plena democracia en forma pacífica, sin recurrir a las armas.

Así retomó Chile su democracia. Él fue su primer Presidente elegido, quien recuperó a nuestro país de las garras de la dictadura, devolvió los derechos y la dignidad a los chilenos, e integró el país al mundo.

Patricio Aylwin lideró uno de los grandes gobiernos que ha tenido nuestro país y consolidó la democracia con sabiduría y en paz.

Hoy rendimos homenaje a Patricio Aylwin , un hombre transversal, que nos interpreta y nos dejó como legado imborrable que la democracia es el camino de la paz.

He dicho.

El señor SILBER (Vicepresidente).-

Cerrado el debate. Ha concluido el Orden del Día.

-Con posterioridad, la Sala se pronunció sobre este proyecto de ley en los siguientes términos:

El señor ESPINOSA, don Marcos (Vicepresidente).-

Corresponde votar en general el proyecto de ley, iniciado en moción, que autoriza erigir un monumento en memoria del exPresidente de la República señor Patricio Aylwin Azócar .

Hago presente a la Sala que la totalidad de sus normas tratan materias propias de ley simple o común.

En votación.

-Efectuada la votación en forma económica, por el sistema electrónico, dio el siguiente resultado: por la afirmativa, 103 votos. No hubo votos por la negativa ni abstenciones.

El señor ESPINOSA, don Marcos (Vicepresidente).-

Aprobado.

-Votaron por la afirmativa los siguientes señores diputados:

Aguiló Melo, Sergio ; Alvarado Ramírez , Miguel Ángel ; Álvarez Vera, Jenny ; ÁlvarezSalamanca Ramírez , Pedro Pablo ; Arriagada Macaya, Claudio ; Auth Stewart, Pepe ; Barros Montero, Ramón ; Becker Alvear, Germán ; Bellolio Avaria, Jaime ; Berger Fett, Bernardo ; Browne Urrejola, Pedro ; Cariola Oliva, Karol ; Carmona Soto, Lautaro ; Carvajal Ambiado, Loreto ; Castro González, Juan Luis ; Ceroni Fuentes, Guillermo ; Chahin Valenzuela, Fuad ; Chávez Velásquez, Marcelo ; Cicardini Milla, Daniella ; Coloma Alamos, Juan Antonio ; De Mussy Hiriart, Felipe ; Edwards Silva, José Manuel ; Espejo Yaksic, Sergio ; Espinosa Monardes, Marcos ; Espinoza Sandoval, Fidel ; Farcas Guendelman, Daniel ; Farías Ponce, Ramón ; Fernández Allende, Maya ; Flores García, Iván ; Fuentes Castillo, Iván ; Fuenzalida Figueroa, Gonzalo ; Gahona Salazar, Sergio ; García García, René Manuel ; Girardi Lavín, Cristina ; Godoy Ibáñez, Joaquín ; Gutiérrez Gálvez, Hugo ; Gutiérrez Pino, Romilio ; Hasbún Selume, Gustavo ; Hernández Hernández, Javier ; Hernando Pérez, Marcela ; Hoffmann Opazo , María José ; Jackson Drago, Giorgio ; Jaramillo Becker, Enrique ; Jarpa Wevar, Carlos Abel ; Jiménez Fuentes, Tucapel ; Kort Garriga, Issa ; Lavín León, Joaquín ; Lemus Aracena, Luis ; León Ramírez, Roberto ; Letelier Norambuena, Felipe ; Lorenzini Basso, Pablo ; Macaya Danús, Javier ; Melero Abaroa, Patricio ; Melo Contreras, Daniel ; Meza Moncada, Fernando ; Mirosevic Verdugo, Vlado ; Molina Oliva, Andrea ; Monckeberg Díaz, Nicolás ; Monsalve Benavides, Manuel ; Morales Muñoz, Celso ; Nogueira Fernández, Claudia ; Núñez Arancibia, Daniel ; Núñez Lozano, Marco Antonio ; Núñez Urrutia , Paulina ; Ojeda Uribe, Sergio ; Ortiz Novoa, José Miguel ; Pacheco Rivas, Clemira ; Pascal Allende, Denise ; Paulsen Kehr, Diego ; Pérez Arriagada, José ; Pérez Lahsen, Leopoldo ; Poblete Zapata, Roberto ; Provoste Campillay, Yasna ; Rathgeb Schifferli, Jorge ; Robles Pantoja, Alberto ; Rocafull López, Luis ; Rubilar Barahona, Karla ; Sabag Villalobos, Jorge ; Saffirio Espinoza, René ; Saldívar Auger, Raúl ; Sandoval Plaza, David ; Santana Tirachini, Alejandro ; Schilling Rodríguez, Marcelo ; Sepúlveda Orbenes, Alejandra ; Silber Romo, Gabriel ; Silva Méndez, Ernesto ; Soto Ferrada, Leonardo ; Squella Ovalle, Arturo ; Tarud Daccarett, Jorge ; Teillier Del Valle, Guillermo ; Torres Jeldes, Víctor ; Trisotti Martínez, Renzo ; Turres Figueroa , Marisol ; Ulloa Aguillón, Jorge ; Urízar Muñoz, Christian ; Urrutia Bonilla, Ignacio ; Urrutia Soto, Osvaldo ; Vallespín López, Patricio ; Van Rysselberghe Herrera, Enrique ; Venegas Cárdenas, Mario ; Verdugo Soto, Germán ; Walker Prieto, Matías ; Ward Edwards, Felipe .

El señor ESPINOSA, don Marcos (Vicepresidente).-

Por no haber sido objeto de indicaciones, queda aprobado también en particular.

Despachado el proyecto.

1.4. Oficio de Cámara Origen a Cámara Revisora

Oficio de Ley a Cámara Revisora. Fecha 27 de septiembre, 2016. Oficio en Sesión 51. Legislatura 364.

VALPARAÍSO, 27 de septiembre de 2016

Oficio Nº 12.854

A S.E. EL PRESIDENTE DEL H. SENADO

Con motivo de la moción, informe y demás antecedentes que tengo a honra pasar a manos de V.E., la Cámara de Diputados ha aprobado el proyecto de ley que autoriza erigir un monumento en memoria del ex Presidente de la República señor Patricio Aylwin Azócar, correspondiente al boletín N° 10.635-24, del siguiente tenor:

PROYECTO DE LEY:

“Artículo 1.- Autorízase erigir un monumento en la comuna de Santiago, en memoria del ex Presidente de la República, parlamentario, profesor universitario y abogado, señor Patricio Aylwin Azócar.

Artículo 2.- Las obras se financiarán mediante erogaciones populares, obtenidas por medio de colectas públicas, donaciones y otros aportes privados. Las colectas públicas se efectuarán en la Región Metropolitana, en las fechas que determine la comisión especial que se crea en el artículo 4. Su producto se depositará en una cuenta especial que al efecto se abrirá en el Banco del Estado de Chile.

Artículo 3.- Créase un fondo especial con el objeto de recibir las erogaciones, donaciones y demás aportes que señala el artículo 2.

Artículo 4.- Créase una comisión especial ad honorem encargada de ejecutar los objetivos de esta ley, la que estará integrada por las siguientes personas, o sus representantes:

a) El alcalde de la comuna de Santiago.

b) Los diputados del distrito N° 10 y senadores de la Región Metropolitana.

c) El Ministro Presidente del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

d) El intendente de la Región Metropolitana.

e) El rector de la Universidad de Chile.

f) El presidente del Partido Demócrata Cristiano.

g) El Presidente del Senado.

h) El Presidente de la Cámara de Diputados.

i) El presidente de la Corporación Justicia y Democracia.

Artículo 5.- La Comisión tendrá las siguientes funciones:

a) Preparar las bases y el llamado a concurso público.

b) Fijar la ubicación exacta del monumento.

c) Seleccionar los proyectos respectivos.

d) Organizar la colecta pública dispuesta en el artículo 2.

e) Administrar la cuenta y el fondo especial establecido en los artículos 2 y 3.

f) Adquirir los bienes necesarios para el emplazamiento del monumento.

Artículo 6.- Los excedentes de las erogaciones recibidas que quedaren al concluir la construcción del monumento se destinarán a financiar la publicación de obras con su legado y demás iniciativas literarias que la comisión determine.”.

****

Dios guarde a V.E.

OSVALDO ANDRADE LARA

Presidente de la Cámara de Diputados

MIGUEL LANDEROS PERKI?

Secretario General de la Cámara de Diputados

2. Segundo Trámite Constitucional: Senado

2.1. Informe de Comisión de Educación

Senado. Fecha 09 de enero, 2017. Informe de Comisión de Educación en Sesión 79. Legislatura 364.

?INFORME DE LA COMISIÓN DE EDUCACIÓN Y CULTURA recaído en el proyecto de ley, en segundo trámite constitucional, que autoriza erigir un monumento en memoria del ex Presidente de la República señor Patricio Aylwin Azócar.

BOLETÍN Nº 10.635-24

HONORABLE SENADO:

La Comisión de Educación y Cultura tiene a honra emitir su informe acerca del proyecto de ley de la referencia, iniciado en Moción de los Honorables Diputados señores Claudio Arriagada Macaya, Fuad Chahín Valenzuela, Sergio Espejo Yaksic, Juan Enrique Morano Cornejo, Sergio Ojeda Uribe, José Miguel Ortiz Novoa, Yasna Provoste Campillay, Víctor Torres Jeldes, Patricio Vallespín López y Matías Walker Prieto.

Cabe señalar que este proyecto de ley fue discutido por la Comisión en general y en particular, en virtud de un acuerdo adoptado por la Sala del Senado.

- - -

OBJETIVO DEL PROYECTO

El presente proyecto de ley tiene por objeto rendir homenaje al ex Presidente de la República, señor Patricio Aylwin Azócar, mediante la construcción de un monumento en su memoria en la comuna de Santiago.

- - -

ANTECEDENTES

Para el debido estudio de este proyecto de ley, se han tenido en consideración, entre otros, los siguientes:

I.ANTECEDENTES JURÍDICOS

1.-Numeral 5) del artículo 63 de la Constitución Política de la República.

2.-Ley N° 17.288, de 1970, sobre Monumentos Nacionales.

3.-Ley N° 18.700, de 1988, Orgánica Constitucional sobre Votaciones Populares y Escrutinios.

4.-Ley N° 20.840, de 2015, que Sustituye el Sistema Electoral Binominal por uno de Carácter Proporcional Inclusivo y Fortalece la Representatividad del Congreso Nacional.

II.ANTECEDENTES DE HECHO

Moción de los Honorables Diputados señores Claudio Arriagada Macaya, Fuad Chahín Valenzuela, Sergio Espejo Yaksic, Juan Enrique Morano Cornejo, Sergio Ojeda Uribe, José Miguel Ortiz Novoa, Yasna Provoste Campillay, Víctor Torres Jeldes, Patricio Vallespín López y Matías Walker Prieto.

La Moción con la que se inicia la propuesta legal en estudio recuerda que don Patricio Aylwin Azócar, nacido el 26 de noviembre de 1918, realizó sus estudios primarios en el colegio de Los Padres Salesianos de Valdivia y concluyó los secundarios en el Internado Nacional Barros Arana en Santiago. Señala que, concluida la etapa escolar, ingresó a la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile, titulándose como abogado en 1944.

Destaca que en 1945 ejerció como secretario de la Comisión de la Corte Suprema encargada de redactar el Código Orgánico de Tribunales, que se desempeñó como docente en la Universidad de Chile, en la Pontificia Universidad Católica y en el Instituto Nacional de Santiago, que, entre los años 1949 y 1954, fue secretario del Instituto Chileno de Estudios Legislativos y que, en 1967, asumió como Director de la Facultad de Derecho de la casa de estudios en donde cursó sus estudios universitarios. Además, nota que como miembro del Colegio de Abogados, fue consejero nacional, entre los años 1953 y 1957, llegando a ocupar el cargo de vicepresidente entre 1985 y 1986.

En lo que respecta a su trayectoria política, los autores de la moción ponen de relieve que ésta comenzó en 1939, año en que fue Presidente de la Academia Jurídica de los Estudiantes de Derecho de la Universidad de Chile. Agregan que en 1945 ingresó a la Falange Nacional, llegando a integrar su mesa directiva, en 1949, y presidiéndola entre los años 1950 y 1951.

Asimismo, subrayan que en 1957 participó de la fundación del Partido Demócrata Cristiano y que al año siguiente fue electo como su Presidente, cargo que mantuvo hasta el año 1960 y que volvió a ocupar seis veces más durante las siguientes tres décadas.

Por otra parte, los Honorables Diputados señores Arriagada, Chahín, Espejo, Morano, Ojeda, Ortiz, Provoste, Torres, Vallespín y Walker hacen presente que, el año 1965, fue elegido Senador por la Sexta Agrupación Provincial “Curicó, Talca, Linares y Maule”, cargo en el que fue reelecto ocho años más tarde.

Adicionalmente, resaltan que, en 1977, junto a destacados juristas, formó un grupo de trabajo para formular una proposición con respecto a la futura institucionalidad, la que posteriormente se amplió y es considerada como la primera instancia de encuentro entre juristas de diferentes corrientes políticas democráticas.

Relatan que don Patricio Aylwin Azócar rechazó la Constitución de 1980, que fue contrario a la ratificación plebiscitaria de ese año, que, desde la directiva del Partido Demócrata Cristiano, participó en la formación de la Alianza Democrática y que, a instancias de la Iglesia Católica, impulsó el Acuerdo Nacional para la Transición a la Democracia, el que se suscribió en agosto de 1985.

Seguidamente, enfatizan que, entre 1987 y 1989, desde la presidencia del Partido Demócrata Cristiano, trabajó por el restablecimiento de la democracia en nuestro país y participó en las negociaciones con el entonces presidente, Augusto Pinochet, que buscaron la aprobación de cincuenta y cuatro reformas a la Constitución Política de 1980. Acotan que éstas fueron aprobadas en el referéndum de julio de 1989 y se constituyeron como el primer paso hacia una transición a la democracia.

Recuerdan que, en 1988, colaboró en la campaña del “NO”, que fue vocero de la Concertación de Partidos por la Democracia y que en agosto de 1989 fue designado candidato a la presidencia de la República por esa misma colación para las primeras elecciones presidenciales tras el golpe militar de 1973.

Ponen de relieve que en las elecciones presidenciales de 14 de diciembre de 1989, y luego de obtener el 55,2% de los sufragios, se transformó en Presidente de la República por un periodo de cuatro años. Así, continúan, el 11 de marzo de 1990, ante el Congreso Nacional reunido en pleno, se convirtió en el primer presidente democrático después de diecisiete años de régimen militar y dio inicio a la denominada “Transición a la Democracia”.

Destacan que durante su gobierno se creó la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, encabezada por el jurista Raúl Rettig, la que tuvo como misión investigar y elaborar un informe que diera cuenta de las violaciones a los derechos humanos durante el régimen militar. Añaden que como resultado del informe entregado, se creó la Corporación de Reparación y Reconciliación, encargada de calificar la posible condición de víctimas de aquellas personas respecto de las cuales a la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación no le fue posible formarse convicción o cuyos casos no alcanzó a examinar por falta de antecedentes suficientes. Además, se creó la Oficina Nacional de Retorno, cuya labor consistió en ayudar y compensar a los retornados de la Dictadura.

En el ámbito económico, los autores de la moción aseguran que el gobierno de don Patricio Aylwin Azócar siguió una estrategia denominada "crecimiento con equidad", reconociendo la deuda pendiente del país con los más pobres. Precisan que nuestro país vivió años de crecimiento económico (6% promedio entre 1990 y 1993), fundamentado en el incremento de las exportaciones, la consolidación del libre mercado y la prudencia fiscal. Aseveran que estas medidas permitieron la reducción de la inflación (de 27,3% en 1989 a 11,2% en 1993) y del desempleo (de 6,3% en 1989 a 4% en 1993).

Resaltan también que el ex Presidente de la República impulsó la apertura internacional en temas comerciales, mediante acuerdos bilaterales con países como México, Argentina, Venezuela, Bolivia y Colombia. Además, indican, promovió las giras internacionales oficiales para reinsertar a Chile en la comunidad internacional.

Expresan que finalizado su ejercicio presidencial no asumió como senador vitalicio, toda vez que la Constitución de 1980 reservó esa prerrogativa a los mandatarios que hubieran ejercido la jefatura de Estado por un periodo mínimo de seis años. No obstante, puntualizan, el 25 de marzo del 2000, el Congreso Nacional aprobó una enmienda constitucional, creando el estatuto de los ex presidentes y otorgando inmunidad jurídica y dieta a los senadores vitalicios que renunciaran al cargo, extendiendo el beneficio al ex presidente Aylwin.

Remarcan que concluido su periodo presidencial, continuó activo en la vida política como presidente de la Corporación Justicia y Democracia, entidad dedicada a promover programas de formación de la juventud, prestar asesoría profesional y aportar investigación académica en torno a las problemáticas del desarrollo del país. Además, relatan, presidió la Comisión Latinoamericana y el Caribe sobre Desarrollo Social encargado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Hacen presente que, entre julio de 2001 y enero de 2002, asumió como presidente temporal del Partido Demócrata Cristiano, en respuesta al llamado realizado por el Consejo Nacional de su colectividad.

Informando respecto a sus reconocimientos, apuntan que fue nombrado doctor honoris causa en las universidades chilenas de Concepción, La Frontera de Temuco y de Santiago, y que igual distinción le otorgaron la Universidad de Rosario en Colombia, de Georgetown y Notre Dame en Estados Unidos, de Waseda y Soka en Japón, de La Trobe en Australia, de La Sorbonne en Francia, y de Parma en Italia.

Por último, resaltan que en 1998, por sus esfuerzos durante el período de transición en Chile, fue distinguido con el premio "J. William Fulbright para la Comprensión Internacional". Precisan que este reconocimiento destaca a aquellos individuos que han dedicado sus esfuerzos a mejorar la comprensión internacional, el entendimiento entre las personas, culturas o naciones y la promoción en las nuevas generaciones de un compromiso de vida hacia el entendimiento internacional.

- - -

DISCUSIÓN EN GENERAL Y EN PARTICULAR

El texto del proyecto de ley propuesto es el siguiente:

“Artículo 1.- Autorízase erigir un monumento en la comuna de Santiago, en memoria del ex Presidente de la República, parlamentario, profesor universitario y abogado, señor Patricio Aylwin Azócar.

Artículo 2.- Las obras se financiarán mediante erogaciones populares, obtenidas por medio de colectas públicas, donaciones y otros aportes privados. Las colectas públicas se efectuarán en la Región Metropolitana, en las fechas que determine la comisión especial que se crea en el artículo 4. Su producto se depositará en una cuenta especial que al efecto se abrirá en el Banco del Estado de Chile.

Artículo 3.- Créase un fondo especial con el objeto de recibir las erogaciones, donaciones y demás aportes que señala el artículo 2.

Artículo 4.- Créase una comisión especial ad honorem encargada de ejecutar los objetivos de esta ley, la que estará integrada por las siguientes personas, o sus representantes:

a) El alcalde de la comuna de Santiago.

b) Los diputados del distrito N° 10 y senadores de la Región Metropolitana.

c) El Ministro Presidente del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

d) El intendente de la Región Metropolitana.

e) El rector de la Universidad de Chile.

f) El presidente del Partido Demócrata Cristiano.

g) El Presidente del Senado.

h) El Presidente de la Cámara de Diputados.

i) El presidente de la Corporación Justicia y Democracia.

Artículo 5.- La Comisión tendrá las siguientes funciones:

a) Preparar las bases y el llamado a concurso público.

b) Fijar la ubicación exacta del monumento.

c) Seleccionar los proyectos respectivos.

d) Organizar la colecta pública dispuesta en el artículo 2.

e) Administrar la cuenta y el fondo especial establecido en los artículos 2 y 3.

f) Adquirir los bienes necesarios para el emplazamiento del monumento.

Artículo 6.- Los excedentes de las erogaciones recibidas que quedaren al concluir la construcción del monumento se destinarán a financiar la publicación de obras con su legado y demás iniciativas literarias que la comisión determine.”.

La unanimidad de los miembros presentes de la Comisión expresaron su acuerdo con la iniciativa de ley en informe, especialmente, por la trayectoria política y personal del ex Presidente de la República, y por el rol que le correspondió desempeñar en dicha calidad en el primer gobierno elegido por la ciudadanía después del 11 de septiembre de 1973.

En lo que dice relación con el proyecto y su articulado, la Comisión, a propuesta del Honorable Senador señor Walker, estimó necesario efectuar una corrección formal en lo referente a los integrantes de la comisión especial encargada de ejecutar los objetivos de este proyecto, en el sentido de quien la integre sea el presidente de la Fundación Patricio Aylwin Azócar, y no el de la Corporación Justicia y Democracia.

- Cerrado el debate y puesto en votación el proyecto de ley en general y en particular, fue aprobado, con la enmienda consignada, por la unanimidad de los miembros presentes de la Comisión, Honorables Senadores señora Von Baer y señores Rossi y Walker, don Ignacio.

- - -

MODIFICACIÓN

De conformidad al acuerdo anterior, vuestra Comisión de Educación y Cultura os propone aprobar el texto despachado por la Honorable Cámara de Diputados, con la siguiente modificación:

Artículo 4.-

Letra i)

Reemplazarla por la siguiente:

“i) El presidente de la Fundación Patricio Aylwin Azócar.”.

- - -

TEXTO DEL PROYECTO

De aprobarse la modificación precedentemente transcrita, el texto del proyecto quedaría como sigue:

“Artículo 1.- Autorízase erigir un monumento en la comuna de Santiago, en memoria del ex Presidente de la República, parlamentario, profesor universitario y abogado, señor Patricio Aylwin Azócar.

Artículo 2.- Las obras se financiarán mediante erogaciones populares, obtenidas por medio de colectas públicas, donaciones y otros aportes privados. Las colectas públicas se efectuarán en la Región Metropolitana, en las fechas que determine la comisión especial que se crea en el artículo 4. Su producto se depositará en una cuenta especial que al efecto se abrirá en el Banco del Estado de Chile.

Artículo 3.- Créase un fondo especial con el objeto de recibir las erogaciones, donaciones y demás aportes que señala el artículo 2.

Artículo 4.- Créase una comisión especial ad honorem encargada de ejecutar los objetivos de esta ley, la que estará integrada por las siguientes personas, o sus representantes:

a) El alcalde de la comuna de Santiago.

b) Los diputados del distrito N° 10 y senadores de la Región Metropolitana.

c) El Ministro Presidente del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

d) El intendente de la Región Metropolitana.

e) El rector de la Universidad de Chile.

f) El presidente del Partido Demócrata Cristiano.

g) El Presidente del Senado.

h) El Presidente de la Cámara de Diputados.

i) El presidente de la Fundación Patricio Aylwin Azócar.

Artículo 5.- La Comisión tendrá las siguientes funciones:

a) Preparar las bases y el llamado a concurso público.

b) Fijar la ubicación exacta del monumento.

c) Seleccionar los proyectos respectivos.

d) Organizar la colecta pública dispuesta en el artículo 2.

e) Administrar la cuenta y el fondo especial establecido en los artículos 2 y 3.

f) Adquirir los bienes necesarios para el emplazamiento del monumento.

Artículo 6.- Los excedentes de las erogaciones recibidas que quedaren al concluir la construcción del monumento se destinarán a financiar la publicación de obras con su legado y demás iniciativas literarias que la comisión determine.”.

- - -

Tratado y acordado en sesión celebrada el día 4 de enero de 2017, con asistencia de los Honorables Senadores señor Ignacio Walker Prieto (Presidente), señora Ena Von Baer Jahn y señor Fulvio Rossi Ciocca.

Sala de la Comisión, a 9 de enero de 2017.

Francisco Javier Vives Dibarrart

Secretario de la Comisión

RESUMEN EJECUTIVO

INFORME DE LA COMISIÓN DE EDUCACIÓN Y CULTURA RECAÍDO EN EL PROYECTO DE LEY, EN SEGUNDO TRÁMITE CONSTITUCIONAL, QUE AUTORIZA ERIGIR UN MONUMENTO EN MEMORIA DEL EX PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA SEÑOR PATRICIO AYLWIN AZÓCAR.

(BOLETÍN 10.635-24)

I.OBJETIVO DEL PROYECTO PROPUESTO POR LA COMISIÓN: El presente proyecto de ley tiene por objeto rendir homenaje al ex Presidente de la República, señor Patricio Aylwin Azócar, mediante la construcción de un monumento en su memoria.

II.ACUERDOS: Aprobado en general y en particular por la unanimidad de los miembros presentes de la Comisión (3x0).

III.ESTRUCTURA DEL PROYECTO APROBADO POR LA COMISIÓN: Consta de seis artículos permanentes.

IV.NORMAS DE QUÓRUM ESPECIAL: no tiene.

V.URGENCIA: no tiene.

VI.ORIGEN E INICIATIVA: Cámara de Diputados. Moción de los Honorables Diputados señores Claudio Arriagada Macaya, Fuad Chahín Valenzuela, Sergio Espejo Yaksic, Juan Enrique Morano Cornejo, Sergio Ojeda Uribe, José Miguel Ortiz Novoa, Yasna Provoste Campillay, Víctor Torres Jeldes, Patricio Vallespín López y Matías Walker Prieto.

VII.TRÁMITE CONSTITUCIONAL: Segundo.

VIII.APROBACIÓN POR LA CÁMARA DE DIPUTADOS: aprobado en general por la unanimidad de los Honorables Diputados presentes en la Sala (103 x 0 x 0).

IX. INICIO DE TRAMITACIÓN EN EL SENADO: 28 de septiembre de 2016.

X.TRÁMITE REGLAMENTARIO: primer informe en general y en particular.

XI.LEYES QUE SE MODIFICAN O QUE SE RELACIONAN CON LA MATERIA: 1.-Numeral 5) del artículo 63 de la Constitución Política de la República. 2.-Ley N° 17.288, de 1970, sobre Monumentos Nacionales. 3.-Ley N° 18.700, de 1988, Orgánica Constitucional sobre Votaciones Populares y Escrutinios. 4.-Ley N° 20.840, de 2015, Sustituye el Sistema Electoral Binominal por uno de Carácter Proporcional Inclusivo y Fortalece la Representatividad del Congreso Nacional.

Valparaíso, 9 de enero de 2017.

Francisco Javier Vives Dibarrart

Secretario de la Comisión

2.2. Discusión en Sala

Fecha 11 de enero, 2017. Diario de Sesión en Sesión 80. Legislatura 364. Discusión General. Se aprueba en general y particular con modificaciones.

ERECCIÓN DE MONUMENTO EN MEMORIA DE EX PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA SEÑOR PATRICIO AYLWIN AZÓCAR

El señor LAGOS ( Presidente ).-

Conforme a lo acordado por la Sala, corresponde ocuparse en el proyecto de ley, en segundo trámite constitucional, que autoriza erigir un monumento en memoria del ex Presidente de la República señor Patricio Aylwin Azócar, con informe de la Comisión de Educación y Cultura.

--Los antecedentes sobre el proyecto (10.635-24) figuran en los Diarios de Sesiones que se indican:

Proyecto de ley:

En segundo trámite: sesión 51ª, en 28 de septiembre de 2016 (se da cuenta).

Informe de Comisión:

Educación y Cultura: sesión 79ª, en 10 de enero de 2017.

El señor LAGOS (Presidente).-

Tiene la palabra el señor Secretario.

El señor LABBÉ ( Secretario General ).-

El objetivo principal de la iniciativa es rendirle un homenaje al ex Primer Mandatario mediante la instalación de un monumento en su memoria en la comuna de Santiago.

El órgano técnico discutió el proyecto en general y en particular, en virtud del acuerdo adoptado por la Sala con fecha 4 de enero recién pasado, y lo aprobó, con la enmienda que consigna el informe, por la unanimidad de sus miembros presentes, Honorables señora Von Baer y señores Rossi e Ignacio Walker.

El texto propuesto se consigna en el informe y en el boletín comparado que Sus Señorías tienen a su disposición.

Nada más.

El señor LAGOS (Presidente).-

Puede intervenir el Senador señor Ignacio Walker, Presidente de la Comisión.

El señor WALKER (don Ignacio) .-

Señor Presidente , la unanimidad de los miembros de la Comisión de Educación y Cultura quiere pedirle a la Mesa que recabe el acuerdo de la Sala para autorizar la erección de un monumento y actualizar la vigencia del legado del ex Presidente de la República señor Patricio Aylwin Azócar .

Creo que dicho consenso, surgido espontáneamente, refleja el sentimiento de Chile y del Congreso en orden a honrar la memoria de un servidor público de excepción: abogado, profesor universitario de Derecho Administrativo , Senador de la República en dos períodos, Presidente de esta Corporación , siete veces Presidente del Partido Demócrata Cristiano y Primer Mandatario durante el que tal vez fue el período más crítico de nuestra vida nacional en el último siglo, correspondiente a la transición hacia la recuperación de la democracia.

A mi juicio, una parte importante de ese legado, de ese testimonio, de esa trayectoria de servicio, se halla bien reflejada en muchas de sus obras, pero especialmente en su libro , donde justamente refleja el espíritu imperante en un momento muy difícil de nuestra historia, cuando se hizo posible la recuperación de la democracia.

El reencuentro de los demócratas

Me parece que sería una señal muy apropiada que el Senado, ojalá por unanimidad, pudiera hacer suya la opinión de la Comisión, porque es evidente que un país tiene que rendir homenajes en memoria de sus servidores. Esta fue la tradición de la cuna de la democracia en el siglo V antes de Cristo, con Pericles, el primer ciudadano de la democracia ateniense, como dice Tucídides. En efecto, se aplicó la norma de honrar a aquellos ciudadanos que lo habían entregado todo al servicio de la patria.

Por las razones expuestas, solicitamos que el Honorable Senado tenga a bien autorizar la erección de un monumento en memoria del ex Presidente de la República señor Patricio Aylwin Azócar .

El señor LAGOS (Presidente).-

Si le parece a la Sala, se abrirá la votación.

Acordado.

--(Durante la votación).

El señor LAGOS (Presidente).-

Tiene la palabra el Honorable señor Coloma.

El señor COLOMA.-

Señor Presidente, en nombre de los Senadores de la UDI y en lo personal, quiero adherirme a la iniciativa y anunciar que vamos a aprobarla.

Estimo que la República efectivamente tiene que honrar y reconocer a quienes han hecho esfuerzos importantes por preservar sus instituciones y ser, finalmente, más un símbolo de entendimiento que uno de enfrentamiento.

En un momento dado nos tocó estar en una misma línea, en la Confederación de la Democracia, para después situarnos en posiciones muy distintas. Pero pienso que la nobleza obliga y que, objetivamente, tal como lo expusimos con motivo del funeral de don Patricio Aylwin , es justo reconocer sus dotes de hombre de Estado y su ánimo de hacer de Chile un país de todos.

Dio lugar a complejidades, como es obvio, y quizás se podrán discutir algunas resoluciones, pero, al final, cuando la niebla desaparece y empiezan a surgir con mayor nitidez los gestos y hechos de cada uno, no cabe duda de que don Patricio Aylwin ocupa un lugar importante en el recuerdo de todos.

Considero, entonces, que este tipo de monumentos precisamente tienen que ofrecer ese sentido de unidad. Los que salen forzados hieren un poco, en definitiva, la sensibilidad del país. Los reconocimientos que surgen espontáneamente y presentan esa primera característica son los que realmente duran.

Nos parece de justicia y muy deseable que figuras que han contribuido a generar un Chile mejor obtengan un reconocimiento -ojalá unánime- del Senado y del Congreso y puedan ser un símbolo de unidad, aunque hayan sostenido una posición distinta.

Por eso, votamos a favor.

El señor LAGOS (Presidente).-

Puede intervenir el Honorable señor Quinteros.

El señor QUINTEROS.-

Señor Presidente , son ampliamente conocidas las razones para levantar un monumento en memoria y honor del ex Primer Mandatario Patricio Aylwin , fallecido en abril del año recién pasado, y vastamente merecido un homenaje como este, que busca dejar de manifiesto el respeto y reconocimiento del pueblo chileno a su trayectoria y su legado.

No creo, por lo tanto, que sea necesario reiterar su biografía o ahondar en ella, donde se consignan, no uno, sino muchos atributos, acciones y obras que justifican ampliamente la construcción de la obra sobre la cual estamos legislando.

Patricio Aylwin fue un destacado político, un reconocido líder y un gran Presidente . Solo por eso ya merece una estatua.

Fue, además, un hombre justo, capaz de encarnar la épica de una sociedad que decidió tomar el camino pacífico, del entendimiento y del acuerdo para restaurar la República y construir, desde esa base, una mejor sociedad.

Para mí, fue también un referente que, además de honrarme con su amistad y confianza, influyó en mi vocación de servicio público.

Cuando levantamos un monumento como sociedad, lo que hacemos es brindar un tributo público en memoria de una figura cuyo valor es digno de ser conocido y transmitido a las nuevas y las futuras generaciones.

Por eso, el presente homenaje adquiere pleno sentido, aunque pueda parecer extraño dirigirlo a un político en estos tiempos, cuando son otras las actividades valoradas en la sociedad.

Más aún, es raro valorar a un político tradicional en circunstancias de que esta figura se utiliza más bien para descalificar y menospreciar.

Puede parecer insólito destacar a alguien que dedicó su vida a la actividad pública cuando la experiencia es más una carga que un valor; a alguien sólido, consistente y coherente cuando priman la labilidad, la volubilidad y la liviandad.

Pero si levantamos la mirada por sobre la visión superficial de la política que impera hoy y que, por cierto, obedece a causas de fondo, la contribución de Patricio Aylwin a la convivencia, al desarrollo y a la paz del país son innegables.

Porque, más allá del malestar que inunda la visión de la ciudadanía respecto de todo lo que concierne a la vida pública, en la perspectiva histórica e internacional podemos decir que vivimos en un país pacificado, más justo, más próspero. Y ello se lo debemos a muchos hombres y mujeres, pero en forma especial a Patricio Aylwin Azócar .

Por eso, señor Presidente, la bancada del Partido Socialista vota a favor de este proyecto.

El señor LAGOS (Presidente).-

Tiene la palabra la Senadora señora Lily Pérez.

La señora PÉREZ ( doña Lily).-

Señor Presidente , respaldo la unanimidad que le dieron a la iniciativa los integrantes de la Comisión de Educación, con el informe que ha entregado el Senador Ignacio Walker .

Como Senadora de la Región de Valparaíso me sumo con mi voto favorable a la aprobación y futura instalación de este monumento en honor al Presidente Aylwin .

También como Presidenta de Amplitud , que es un partido político nuevo, quisiera compartir que tenemos dirigentes destacados que en algún minuto militaron en la Democracia Cristiana, como el ex dirigente juvenil por la Región de Valparaíso Marcelo Meza y Kinka Buzada , de la comuna de Providencia. Lo planteo así porque ellos estuvieron en los funerales de don Patricio Aylwin y lamentaron profundamente su deceso.

Por esa razón, nosotros como Amplitud tenemos el mayor respeto y la mayor consideración por su figura y también por lo que implicó para el desarrollo de la democracia en nuestro país.

Por lo tanto, de todas maneras, voto a favor.

El señor LAGOS (Presidente).-

Tiene la palabra el Senador señor Rossi.

El señor ROSSI.-

Señor Presidente, obviamente, quiero sumarme a lo que planteó nuestro jefe de bancada, el Senador Quinteros, respecto de la figura de Patricio Aylwin.

Deseo aprovechar la ocasión para referirme a otro aspecto, que se relaciona con la evaluación que uno hace acerca de los procesos históricos y de los líderes que los encabezaron o condujeron.

Hoy nadie discute el tremendo legado que deja Patricio Aylwin en materia de convicción y de trabajo honesto para lograr el reencuentro de todos los chilenos, en circunstancias muy difíciles. Trabajó por la paz social, por el fortalecimiento de las instituciones, por reinsertar a Chile en el mundo, por derrotar la pobreza y por tantos otros desafíos que tuvo su Gobierno, que hoy día recordamos.

Sin embargo, la otra cara de la moneda -esto es lo que quería mencionar, aprovechando la ocasión; considero que es un buen momento- es que vivimos tiempos en los cuales la crítica fácil del ayer, de otros momentos de la historia, es pan de cada día.

Es bueno mencionarlo, porque siento que existe un sector de esta sociedad -el hecho de que tengan menos edad o sean de otro grupo etario no es una justificación- que intenta hacer algo que atenta contra el mínimo rigor intelectual, contra la inteligencia más básica: juzgar con la mirada de hoy los procesos de ayer, que ocurrieron en otro contexto, en otro período de la historia, con otra cultura, quizás con otra ética. La ética tiene que ver con los valores, con las costumbres, y estas van cambiando, van evolucionando.

Por ejemplo, si alguien hubiese dicho en 1920 que las mujeres tenían derecho a voto, lo más probable -y de hecho ocurrió- es que esa opinión no fuera muy considerada; así vemos que recién en 1952 las mujeres obtienen el derecho a voto. O si en los años 90 hubiésemos planteado que debíamos legislar respecto del matrimonio igualitario -como muchos lo hemos expresado en el pasado-, estas no habrían sido posturas mayoritarias.

Pero la sociedad cambia.

Y lo mismo ocurre con otras cosas.

Vemos publicidad en la que falta ese rigor que yo acuso en relación con ciertos instrumentos que se aplicaron hace veinte años, como el CAE. Allí se banaliza una política pública que en un momento determinado de la historia de Chile, en que no había recursos para aumentar la cobertura e introducir equidad en el acceso a la educación superior, aparecía como una herramienta que iba a permitirlo en ese minuto.

Fíjense que recién hoy día el 12 por ciento de los estudiantes que ingresan a la Pontificia Universidad Católica y a la Universidad de Chile provienen de establecimientos municipales -¡el 12 por ciento!-. Casi el 60 por ciento de quienes ingresaron o que obtuvieron más de 700 puntos vienen de colegios particulares pagados.

Entonces, hoy día se pretende evaluar, juzgar y criticar una política pública que tuvo como cualidad permitir que jóvenes que jamás hubiesen tenido la oportunidad de ingresar a la educación superior lo hicieran.

Y ocurre lo mismo con otras políticas públicas.

Lo mismo sucede, por ejemplo, en cuanto a la relación de los distintos gobiernos de la Concertación con las Fuerzas Armadas o cómo debieron enfrentar el período posdictadura en los primeros años tras el retorno a la democracia. Hay personas que no lo vivieron. Yo tengo más edad y era dirigente estudiantil cuando se produjeron el "ejercicio de enlace" y el "boinazo".

Entonces, hago un llamado a ciertas personas que -insisto- han adquirido la costumbre de evaluar, juzgar y prejuzgar desde una perspectiva política con los ojos de hoy, en el contexto de hoy, lo que ocurrió ayer.

Sinceramente, siento que eso es una falta de rigor intelectual tremendo; pero, también, una tremenda injusticia con la historia.

Eso es lo que quería agregar, además de avalar la construcción de este monumento por todo lo que significa la figura de Patricio Aylwin para Chile.

El señor LAGOS (Presidente).-

Tiene la palabra el Senador señor Patricio Walker.

El señor WALKER (don Patricio).-

Señor Presidente , me están pidiendo que corrija al Senador Ignacio Walker , pero la verdad es que me pareció muy bien lo que dijo, ¡así que no le voy a hacer caso al Senador Pizarro ...!

Este homenaje que de alguna manera le hacemos al ex Presidente Aylwin al autorizar erigir un monumento en su memoria es muy merecido.

Aylwin fue -todos lo saben- un gran académico (es autor de un tratado sobre juicio arbitral). Era un gran abogado, que podría haber tenido ingresos muy altos si se hubiera dedicado a la profesión cien por ciento.

Pero, por sobre todo, Aylwin será recordado por su testimonio: por su coherencia, su austeridad. No había ninguna diferencia entre lo que decía y hacía.

Me acuerdo de una anécdota que contaba su padre, señor Presidente, cuando lanzamos un libro en el ex Congreso Nacional: habían entrado a robar a la casa del Presidente Aylwin en Algarrobo y todo lo que encontraron fue una radio a pilas.

Realmente, era un hombre austero que vivió en la misma casa durante toda su vida; que recibió al Presidente Bush padre en un lugar que al parecer era algo incómodo, pues no cabían.

¡Ese era Patricio Aylwin!

¡Y, por Dios que es importante -como dice el Senador Rossi-, en estos momentos de desprestigio, que los desencantados de hoy miren la vida y obra de don Patricio Aylwin!

Dicho sea de paso, en la Biblioteca del Congreso tenemos un libro que da cuenta de su trayectoria parlamentaria, política, como Presidente, que sugiero leer porque realmente contiene testimonios muy impactantes.

Siempre he estado convencido de que Aylwin era el hombre para dirigir la transición, por su prudencia, por ser visionario. Recordemos que en la época de la dictadura había dos visiones dentro de quienes nos oponíamos a Pinochet. La de aquellos que eran partidarios de derrotarlo solo por la vía de la movilización social. Y otros, como don Patricio Aylwin , que al principio estuvo acompañado por pocos, quien decía que la Constitución de Pinochet era ilegítima pero que era un hecho, y que la única forma de derrotarlo y transitar a la democracia sin derramar una gota de sangre era inscribiéndose en los registros electorales para tener una transición pacífica.

¡Dicho y hecho! Eso ocurrió.

La verdad es que al final la inmensa mayoría se sumó a ese camino y Aylwin demostró que tenía razón, liderando esa tesis junto con otros. En ese sentido, también hay que hacerle un reconocimiento histórico.

Estoy convencido de que fue Presidente no solo porque era brillante, sino porque era una persona que escuchaba, que sabía trabajar en equipo. No solo era el mejor alumno, sino también el mejor compañero. Y por eso generaba adhesión, cariño, amistad y afecto.

Él decía que era parte de una generación fracasada, porque no fueron capaces de evitar el golpe de Estado. No obstante, en el libro se relatan todas las historias en las cuales él insistía en hablar con el Presidente Allende y con el Cardenal Silva Henríquez para tratar de evitar el golpe. Estoy convencido de que Aylwin se la jugó hasta el final para impedirlo.

Pero ¿cuándo se reconcilia él? Me lo han dicho muchos colegas de Izquierda: cuando con ocasión del informe Rettig pide perdón en nombre del Estado de Chile. Ahí se produce un link entre el Centro y la Izquierda, la que probablemente tenía algunas aprensiones respecto del rol de Patricio Aylwin después de ocurrido el golpe de Estado.

Muchos decían: "Es una buena persona, pero no va a ser capaz de gobernar", comparándolo con el ex Presidente argentino Raúl Alfonsín , quien era un republicano, un estadista, pero que manejó pésimo la economía de su país, no tuvo la fuerza necesaria y la inflación se disparó en Argentina. Y, desgraciadamente, el Presidente Alfonsín no pudo terminar su período.

En el Gobierno de Aylwin crecimos al 8 por ciento, pero además con justicia social.

Asimismo, creo que es importante señalar que fue un hombre de familia. Siempre iba a dejar a sus cercanos, a sus nietos, a sus hijos, a la puerta. Era una persona que nunca iba a restoranes, porque era austero. Prefería una buena conversación a una gran comida, a un gran banquete.

Era un hombre de gestos.

Lo conocí a los 14 años. Entré a la Democracia Cristiana después de sostener una reunión con él.

Me acompañó cuando asumí como Presidente de la Juventud de mi Partido , como Presidente de la Cámara de Diputados y como Presidente del Senado .

Es decir, era un hombre de gestos, ¡de gestos!, amigo de sus amigos.

Por lo tanto, hoy día, con mucho gusto, concurro con mi voto favorable a la aprobación de este proyecto.

El señor LAGOS (Presidente).-

Tiene la palabra la Senadora señora Allende.

La señora ALLENDE .-

Señor Presidente , quiero sumarme a los colegas que hoy día han intervenido y quieren rendirle, a mi juicio, un justo y legitimo homenaje a quien fuera el primer Presidente de la transición democrática.

Deseo señalar que mirada ahora, con la perspectiva del tiempo, lo que fue la situación en nuestro país a partir de 1988, fecha del plebiscito, uno puede concluir que él efectivamente era la persona indicada para el momento indicado.

Pienso que respecto de eso no hay ninguna duda.

Me alegro como socialista, al igual que mi Partido, de que hayamos estado detrás de su postulación, de que le diéramos nuestro respaldo.

Recuerdo su asistencia a un pleno del Comité Central y a un Consejo Nacional de nuestra colectividad, en que se le entregó un apoyo muy importante.

Además, en términos personales, no puedo dejar de mencionar el primer encuentro de Patricio Aylwin , cuando ya había sido elegido pero todavía no asumía el cargo -o sea, era Presidente electo-, con mi familia, especialmente con mi madre. Hacía poco que veníamos llegando del exilio, después de casi diecisiete años. Fue realmente importante la calidad humana que demostró en ese encuentro, que no era algo fácil. Todos sabemos lo que ocurrió entre 1970 y 1973: más que adversarios, quizás llegamos a ser enemigos. Y, por consiguiente, era muy relevante el reencuentro de dos figuras tan simbólicas, por lo que había sido y significaba el Gobierno de Salvador Allende: Hortensia, mi madre, y Patricio Aylwin . Y quiero testimoniar aquí, en esta Sala, que ello resultó bastante grato, que pudimos cambiar la tensión inicial, que rápidamente se diluyó.

Considero que lo que nos acercó -y era lo que nos convocaba- fue que había una profunda conciencia en cuanto a que se iniciaba el período histórico más importante para Chile: la recuperación de la democracia, el término de la dictadura, transitar hacia ese camino, el de la democracia, e iniciar la transición. Y eso solo era posible con lo que habíamos logrado generar en esa elección: lo que se conoció como la "Concertación de Partidos por la Democracia", o sea, el encuentro entre el Centro y la Izquierda y -yo diría- el reencuentro entre democratacristianos y socialistas.

Estimo que eso resultó decisivo en lo que fue la historia de nuestro país en su momento, en el transitar hacia la democracia.

Deseaba expresar lo anterior, señor Presidente , porque me parece que Patricio Aylwin fue la persona indicada. Además, aquí se han destacado características de él que es imposible no mencionar, como el saber trabajar en equipo, el saber escuchar, el tener la humildad de oír y de aceptar las distintas opiniones.

Cuando uno imagina las presiones que hubo en su Gobierno, cuando recuerda el "boinazo", el "ejercicio de enlace" y los "pinocheques", la verdad es que concluye que no se trataba de algo sencillo. Por eso, considero que Patricio Aylwin fue la persona indicada para ese momento.

Además, cuando uno ve lo que está ocurriendo hoy día, en particular el descrédito de la política y, desgraciadamente, el alejamiento que la ciudadanía percibe de los líderes políticos o de los partidos, la sobriedad de un Patricio Aylwin es motivo de orgullo. Él, en mi opinión, reflejaba ese espíritu republicano del que nos sentíamos orgullosos, esto es, que los Presidentes de Chile no salían enriquecidos, que se volcaban al servicio público, que eran servidores.

Eso era algo de lo cual los chilenos nos sentíamos orgullosos.

Por desgracia, ello terminó abruptamente con la dictadura de Pinochet, la que ni siquiera escapó a la regla de oro del enriquecimiento ilícito: hasta el día de hoy nadie ha podido dar una respuesta a los más de veintitantos millones de dólares que no tienen explicación.

En consecuencia, quiero rescatar de Patricio Aylwin ese espíritu republicano, esa sobriedad, ese saber escuchar y, finalmente, en la complejidad de lo que significó aquel primer Gobierno de transición, el haber conducido a nuestro país a lo que definitiva e irreversiblemente sería, por fortuna, transitar a la democracia.

Señor Presidente, yo quería dar mi testimonio y, al mismo tiempo, señalar que voto a favor de este proyecto.

Estimo que es tremendamente importante hacer los reconocimientos en su momento, y Patricio Aylwin es una figura que lo merece.

El señor LABBÉ ( Secretario General ).-

¿Alguna señora Senadora o algún señor Senador no ha emitido su voto?

El señor LAGOS (Presidente).-

Terminada la votación.

--Se aprueba en general el proyecto (26 votos afirmativos) y, por no haber sido objeto de indicaciones, queda también aprobado en particular y despachado en este trámite.

Votaron las señoras Allende, Goic, Muñoz, Lily Pérez y Van Rysselberghe y los señores Allamand, Araya, Chahuán, De Urresti, García, García-Huidobro, Horvath, Lagos, Letelier, Montes, Ossandón, Pérez Varela, Pizarro, Prokurica, Quintana, Quinteros, Rossi, Tuma, Ignacio Walker, Patricio Walker y Andrés Zaldívar.

El señor LAGOS (Presidente).-

Se deja constancia de la intención de voto favorable del Senador señor Coloma.

2.3. Oficio de Cámara Revisora a Cámara de Origen

Oficio Aprobación con Modificaciones . Fecha 11 de enero, 2017. Oficio en Sesión 122. Legislatura 364.

Valparaíso, 11 de enero de 2017.

Nº 10/SEC/17

A S.E. EL PRESIDENTE DE LA HONORABLE CÁMARA DE DIPUTADOS

Tengo a honra comunicar a Vuestra Excelencia que el Senado ha dado su aprobación al proyecto de ley, de esa Honorable Cámara, que autoriza erigir un monumento en memoria del ex Presidente de la República señor Patricio Aylwin Azócar, correspondiente al Boletín Nº 10.635-24, con la siguiente enmienda:

Artículo 4

Letra i)

La ha reemplazado por la siguiente:

“i) El presidente de la Fundación Patricio Aylwin Azócar.”.

- - -

Lo que comunico a Vuestra Excelencia en respuesta a su oficio Nº 12.854, de 27 de septiembre de 2016.

Acompaño la totalidad de los antecedentes.

Dios guarde a Vuestra Excelencia.

RICARDO LAGOS WEBER

Presidente del Senado

MARIO LABBÉ ARANEDA

Secretario General del Senado

3. Tercer Trámite Constitucional: Cámara de Diputados

3.1. Discusión en Sala

Fecha 12 de enero, 2017. Diario de Sesión en Sesión 122. Legislatura 364. Discusión única. Se aprueban modificaciones.

ERECCIÓN DE MONUMENTO EN MEMORIA DE EX-PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA SEÑOR PATRICIO AYLWIN AZÓCAR (TERCER TRÁMITE CONSTITUCIONAL. BOLETÍN Nº 10635-24)

El señor ESPINOSA, don Marcos (Vicepresidente).-

Corresponde tratar la modificación introducida por el Senado al proyecto de ley, iniciado en moción, que autoriza erigir un momento en memoria del ex-Presidente de la República señor Patricio Aylwin Azócar .

Antecedentes:

-Modificaciones del Senado. Documentos de la Cuenta N° 4 de este boletín de sesiones.

El señor ESPINOSA, don Marcos (Vicepresidente).-

Tiene la palabra el diputado señor José Miguel Ortiz .

El señor ORTIZ.-

Señor Presidente, me siento orgulloso de haber sido el precursor de esta idea legítima, justa y que naturalmente responde al clamor del pueblo chileno manifestado durante los funerales de ese gran estadista, el ex-Presidente Patricio Aylwin Azócar .

Para que quede consignado en la historia fidedigna del establecimiento de la ley, comenzaré señalando algo de lo cual me siento orgulloso: soy uno de los veinte diputados democratacristianos aylwinistas -hay otro que es independiente y me siento orgulloso de haber cultivado desde 1969 -entonces éramos muy jóvenesuna hermosa amistad y compromiso político con don Patricio.

Me siento extraordinariamente satisfecho de haberlo apoyado siempre en momentos duros y difíciles, así como de haber aportado con un pequeño grano de arena para convencerlo de que fuera candidato presidencial. ¿Por qué lo digo? Porque él fue el coordinador de la campaña del No, mientras que yo lo fui en la provincia de Concepción, junto con el exdiputado señor Juan Martínez . Cabe mencionar que nuestra provincia obtuvo el porcentaje más alto del país de votos favorables para la opción “No”.

Hubo un instante en que este gran hombre no quería ser candidato, pero finalmente asumió esa responsabilidad. La demostración está a la vista. ¡Era la persona para el momento de la transición! Lo más loable es que lo hizo con setenta y un años cumplidos, no con cincuenta. Ello indica que la experiencia es importante, en especial en aquello que se refiere al criterio y a la madurez. Ello contrasta con la prepotencia de muchos de los actuales políticos. Don Patricio Aylwin Azócar tenía esa sabiduría.

Tuvo un gran triunfo. ¿Y qué fue lo primero que hizo? Confeccionó, a propuesta de todos los partidos de la Concertación y después de haber seguido todos los procesos internos, la plantilla de diputados y de senadores. Todos delegamos en él la responsabilidad de que los partidos de la Concertación tuvieran representación. Y así fue.

En algunas oportunidades tomó decisiones importantes, vitales y hasta duras. Por ejemplo, tuvo que decir a distinguidos camaradas y amigos de toda una vida que delegaran su cupo de candidato a diputado o senador a un representante del Partido Socialista, del PPD o del Partido Radical. Había que hacer un gesto para que también integraran el Parlamento personas pertenecientes a otros movimientos que fueron parte importante en la recuperación de la democracia. Ese tipo de gestos fueron propiciados por don Patricio Aylwin . El país los valoró y agradeció el día de sus funerales.

Algo inédito: el Poder Judicial, representado por la Corte Suprema, solicitó en forma especial que en su trayecto entre la exsede del Congreso Nacional y la Catedral Metropolitana, el cortejo fúnebre se detuviera frente al Palacio de los Tribunales, para que todo el Poder Judicial le hiciera un reconocimiento por algo que muchas veces no se menciona: en 1990 las remuneraciones del Poder Judicial eran bastante bajas. Nunca olvidaré que en aquel entonces, cuando en la Comisión de Hacienda de esta Corporación discutíamos las “leyes Cumplido”, con ese gran ministro de Justicia que todavía nos acompaña en vida, Francisco Cumplido , el Presidente Aylwin tuvo la visión de enviar un proyecto de ley para mejorar las remuneraciones del Poder Judicial.

Escuchamos testimonios impresionantes de personas que ejercían altos cargos, como la presidencia de la Corte Suprema, quienes nos contaron que sus remuneraciones alcanzaban para pagar el arriendo, entregar una parte a sus esposas para que “pararan la olla” -como coloquialmente se dice-, y quedaban con lo mínimo para la movilización de sus hijos. Mejorar esa situación fue la visión de Patricio Aylwin Azócar , y su éxito quedó demostrado en ese homenaje.

Asimismo, tal como ocurrió cuando se confeccionó la lista parlamentaria que lo acompañaría, él siempre escuchó a las partes. Nunca hubo un punto de prensa, nunca un pantallazo o cosa por el estilo. En el fondo, tenía claro que debía conducir y dirigir el país y arreglar los efectos de las situaciones tan terribles que sucedieron los años anteriores.

Por eso, para que quede consignado en la historia fidedigna del establecimiento de esta futura ley, después de que lo planteé en mi bancada, solicité el apoyo de nueve diputados: Claudio Arriagada , Sergio Espejo , Juan Morano , Sergio Ojeda , Patricio Vallespín , Víctor Torres , Matías Walker , Fuad Chahin y Yasna Provoste , para impulsar esta iniciativa. Los nombro porque esto tiene que ser parte de la historia del país.

Estamos tramitando con una rapidez increíble esta iniciativa que autoriza erigir un monumento en memoria de un estadista y de un gran hombre, que tuvo siempre claro que las personas debemos predicar y practicar. Por ello, estoy muy feliz de que estemos culminando los trámites constitucionales de esta iniciativa.

Hago un reconocimiento a la señora Leonor Oyarzún , esposa de don Patricio Aylwin Azócar , quien, Dios mediante, aún nos acompaña en vida.

He dicho.

El señor ESPINOSA, don Marcos (Presidente en ejercicio).-

Tiene la palabra el diputado Jaime Bellolio .

El señor BELLOLIO.-

Señor Presidente, refrendaré brevemente lo que señalamos en el primer trámite constitucional de este proyecto de ley.

Es un honor para los chilenos y, particularmente, para mí aprobar esta iniciativa, ya que la comuna de San Bernardo, a la cual represento en la Cámara, es el lugar donde nació y vivió don Patricio Aylwin . La casa familiar estaba emplazada en dicha comuna, por lo que parte de su historia de juventud aún está reflejada allí.

Hacen falta más figuras como Patricio Aylwin , que colaboren, que contribuyan a la paz social y que busquen el progreso de nuestro país. Él no miraba a los otros como enemigos; de hecho, aun conociendo las dificultades a las que se enfrentaba en materia política, supo dejar a un lado sus aspiraciones partidistas y poner siempre adelante a las personas.

Cuánta falta nos hace contar con políticos como él, que en tiempos difíciles piensen no solo en sí mismos y en sus partidos, sino en el bien de todo un país.

Sin duda, votaremos a favor la modificación del Senado a este proyecto de ley.

He dicho.

El señor SILBER (Vicepresidente).-

Ofrezco la palabra. Ofrezco la palabra.

Cerrado el debate.

-Con posterioridad, la Sala se pronunció sobre la modificación del Senado en los siguientes términos:

El señor ANDRADE (Presidente).-

Corresponde votar la modificación del Senado al proyecto de ley, iniciado en moción, que autoriza erigir un monumento en memoria del exPresidente de la República don Patricio Aylwin Azócar .

En votación.

-Efectuada la votación en forma económica, por el sistema electrónico, dio el siguiente resultado: por la afirmativa, 72 votos; por la negativa, 0 votos. Hubo 1 abstención.

El señor ANDRADE (Presidente).-

Aprobada.

-Votaron por la afirmativa los siguientes señores diputados:

Andrade Lara, Osvaldo ; Arriagada Macaya, Claudio ; Bellolio Avaria, Jaime ; Berger Fett, Bernardo ; Browne Urrejola, Pedro ; Campos Jara, Cristián ; Carmona Soto , Lautaro ; Carvajal Ambiado, Loreto ; Castro González, Juan Luis ; Ceroni Fuentes, Guillermo ; Chahin Valenzuela, Fuad ; Chávez Velásquez, Marcelo ; Cicardini Milla, Daniella ; Coloma Alamos, Juan Antonio ; Edwards Silva, Rojo ; Espejo Yaksic, Sergio ; Espinosa Monardes, Marcos ; Espinoza Sandoval, Fidel ; Farías Ponce, Ramón ; Fernández Allende, Maya ; Flores García, Iván ; Fuentes Castillo, Iván ; Fuenzalida Figueroa, Gonzalo ; González Torres, Rodrigo ; Hernández Hernández, Javier ; Hernando Pérez, Marcela ; Hoffmann Opazo , María José ; Jackson Drago, Giorgio ; Jaramillo Becker, Enrique ; Jarpa Wevar, Carlos Abel ; Kast Rist, José Antonio ; Lavín León, Joaquín ; Lemus Aracena, Luis ; Lorenzini Basso, Pablo ; Macaya Danús, Javier ; Melero Abaroa, Patricio ; Melo Contreras, Daniel ; Mirosevic Verdugo, Vlado ; Monsalve Benavides, Manuel ; Morales Muñoz, Celso ; Morano Cornejo, Juan Enrique ; Núñez Arancibia, Daniel ; Ojeda Uribe, Sergio ; Ortiz Novoa, José Miguel ; Pacheco Rivas, Clemira ; Paulsen Kehr, Diego ; Pérez Lahsen, Leopoldo ; Pilowsky Greene, Jaime ; Poblete Zapata, Roberto ; Provoste Campillay, Yasna ; Rathgeb Schifferli, Jorge ; Rincón González, Ricardo ; Robles Pantoja, Alberto ; Rocafull López, Luis ; Sabag Villalobos, Jorge ; Saffirio Espinoza, René ; Saldívar Auger, Raúl ; Sandoval Plaza, David ; Schilling Rodríguez, Marcelo ; Sepúlveda Orbenes, Alejandra ; Silber Romo, Gabriel ; Silva Méndez, Ernesto ; Squella Ovalle, Arturo ; Teillier Del Valle, Guillermo ; Torres Jeldes, Víctor ; Trisotti Martínez, Renzo ; Urrutia Soto, Osvaldo ; Vallespín López, Patricio ; Venegas Cárdenas, Mario ; Verdugo Soto, Germán ; Walker Prieto, Matías ; Ward Edwards, Felipe .

-Se abstuvo el diputado señor Boric Font , Gabriel .

El señor ANDRADE (Presidente).-

Despachado el proyecto.

3.2. Oficio de Cámara Origen a Cámara Revisora

Oficio Aprobación de Modificaciones. Fecha 12 de enero, 2017. Oficio en Sesión 81. Legislatura 364.

VALPARAÍSO, 12 de enero de 2017

Oficio Nº 13.119

A S.E. EL PRESIDENTE DEL H. SENADO

La Cámara de Diputados, en sesión de esta fecha, aprobó la enmienda propuesta por ese H. Senado al proyecto de ley que autoriza erigir un monumento en memoria del ex Presidente de la República señor Patricio Aylwin Azócar, correspondiente al boletín N° 10.635-24.

Lo que tengo a honra decir a V.E., en respuesta a vuestro oficio Nº 10/SEC/17, de 11 de enero de 2017.

Devuelvo los antecedentes respectivos.

Dios guarde a V.E.

OSVALDO ANDRADE LARA

Presidente de la Cámara de Diputados

MIGUEL LANDEROS PERKI?

Secretario General de la Cámara de Diputados

4. Trámite Finalización: Cámara de Diputados

4.1. Oficio de Cámara de Origen al Ejecutivo

Oficio Ley a S.E. La Presidenta de la República. Fecha 12 de enero, 2017. Oficio

VALPARAÍSO, 12 de enero de 2017

Oficio Nº 13.115

A S.E. LA PRESIDENTA DE LA REPÚBLICA

Tengo a honra comunicar a V.E. que el Congreso Nacional ha dado su aprobación al proyecto de ley, originado en moción de los diputados señores Matías Walker Prieto; Fuad Chahin Valenzuela; Claudio Arriagada Macaya; Sergio Espejo Yaksi?; Juan Morano Cornejo; Sergio Ojeda Uribe; José Miguel Ortiz Novoa, Víctor Torres Jeldes y Mario Venegas Cárdenas, y de la diputada señora Yasna Provoste Campillay, que autoriza erigir un monumento en memoria del ex Presidente de la República señor Patricio Aylwin Azócar, correspondiente al boletín N° 10.635-24, del siguiente tenor:

PROYECTO DE LEY:

“Artículo 1.- Autorízase erigir un monumento en la comuna de Santiago, en memoria del ex Presidente de la República, parlamentario, profesor universitario y abogado, señor Patricio Aylwin Azócar.

Artículo 2.- Las obras se financiarán mediante erogaciones populares, obtenidas por medio de colectas públicas, donaciones y otros aportes privados. Las colectas públicas se efectuarán en la Región Metropolitana, en las fechas que determine la comisión especial que se crea en el artículo 4. Su producto se depositará en una cuenta especial que al efecto se abrirá en el Banco del Estado de Chile.

Artículo 3.- Créase un fondo especial con el objeto de recibir las erogaciones, donaciones y demás aportes que señala el artículo 2.

Artículo 4.- Créase una comisión especial ad honorem encargada de ejecutar los objetivos de esta ley, la que estará integrada por las siguientes personas, o sus representantes:

a) El alcalde de la comuna de Santiago.

b) Los diputados del distrito N° 10 y senadores de la Región Metropolitana.

c) El Ministro Presidente del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

d) El intendente de la Región Metropolitana.

e) El rector de la Universidad de Chile.

f) El presidente del Partido Demócrata Cristiano.

g) El Presidente del Senado.

h) El Presidente de la Cámara de Diputados.

i) El presidente de la Fundación Patricio Aylwin Azócar.

Artículo 5.- La Comisión tendrá las siguientes funciones:

a) Preparar las bases y el llamado a concurso público.

b) Fijar la ubicación exacta del monumento.

c) Seleccionar los proyectos respectivos.

d) Organizar la colecta pública dispuesta en el artículo 2.

e) Administrar la cuenta y el fondo especial establecido en los artículos 2 y 3.

f) Adquirir los bienes necesarios para el emplazamiento del monumento.

Artículo 6.- Los excedentes de las erogaciones recibidas que quedaren al concluir la construcción del monumento se destinarán a financiar la publicación de obras con su legado y demás iniciativas literarias que la comisión determine.”.

Dios guarde a V.E.

OSVALDO ANDRADE LARA

Presidente de la Cámara de Diputados

MIGUEL LANDEROS PERKI?

Secretario General de la Cámara de Diputados

5. Publicación de Ley en Diario Oficial

5.1. Ley Nº 20.991

Tipo Norma
:
Ley 20991
URL
:
https://www.bcn.cl/leychile/N?i=1100349&t=0
Fecha Promulgación
:
02-02-2016
URL Corta
:
http://bcn.cl/2ccxb
Organismo
:
MINISTERIO DEL INTERIOR Y SEGURIDAD PÚBLICA
Título
:
AUTORIZA ERIGIR UN MONUMENTO EN MEMORIA DEL EX PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA SEÑOR PATRICIO AYLWIN AZÓCAR
Fecha Publicación
:
17-02-2017

   

LEY NÚM. 20.991

AUTORIZA ERIGIR UN MONUMENTO EN MEMORIA DEL EX PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA SEÑOR PATRICIO AYLWIN AZÓCAR

    Teniendo presente que el H. Congreso Nacional ha dado su aprobación al proyecto de ley originado en moción de los diputados señores Matías Walker Prieto; Fuad Chahin Valenzuela; Claudio Arriagada Macaya; Sergio Espejo Yaksi?; Juan Morano Cornejo; Sergio Ojeda Uribe; José Miguel Ortiz Novoa, Víctor Torres Jeldes y Mario Venegas Cárdenas, y de la diputada señora Yasna Provoste Campillay,

    Proyecto de ley:

    "Artículo 1.- Autorízase erigir un monumento en la comuna de Santiago, en memoria del ex Presidente de la República, parlamentario, profesor universitario y abogado, señor Patricio Aylwin Azócar.

    Artículo 2.- Las obras se financiarán mediante erogaciones populares, obtenidas por medio de colectas públicas, donaciones y otros aportes privados. Las colectas públicas se efectuarán en la Región Metropolitana, en las fechas que determine la comisión especial que se crea en el artículo 4. Su producto se depositará en una cuenta especial que al efecto se abrirá en el Banco del Estado de Chile.

    Artículo 3.- Créase un fondo especial con el objeto de recibir las erogaciones, donaciones y demás aportes que señala el artículo 2.

    Artículo 4.- Créase una comisión especial ad honórem encargada de ejecutar los objetivos de esta ley, la que estará integrada por las siguientes personas, o sus representantes:

    a) El alcalde de la comuna de Santiago.

    b) Los diputados del distrito N° 10 y senadores de la Región Metropolitana.

    c) El Ministro Presidente del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

    d) El intendente de la Región Metropolitana.

    e) El rector de la Universidad de Chile.

    f) El presidente del Partido Demócrata Cristiano.

    g) El Presidente del Senado.

    h) El Presidente de la Cámara de Diputados.

    i) El presidente de la Fundación Patricio Aylwin Azócar.

    Artículo 5.- La Comisión tendrá las siguientes funciones:

    a) Preparar las bases y el llamado a concurso público.

    b) Fijar la ubicación exacta del monumento.

    c) Seleccionar los proyectos respectivos.

    d) Organizar la colecta pública dispuesta en el artículo 2.

    e) Administrar la cuenta y el fondo especial establecido en los artículos 2 y 3.

    f) Adquirir los bienes necesarios para el emplazamiento del monumento.

    Artículo 6.- Los excedentes de las erogaciones recibidas que quedaren al concluir la construcción del monumento se destinarán a financiar la publicación de obras con su legado y demás iniciativas literarias que la comisión determine.".

    Y por cuanto he tenido a bien aprobarlo y sancionarlo; por tanto promúlguese y llévese a efecto como Ley de la República.

    Santiago, 2 de febrero de 2016.- MICHELLE BACHELET JERIA, Presidenta de la República.- Mario Fernández Baeza, Ministro del Interior y Seguridad Pública.- María Isabel Díaz Pérez, Ministra de Educación (S).

    Lo que transcribo a Ud. para su conocimiento.- Atentamente, Mahmud Aleuy Peña y Lillo, Subsecretario del Interior.