Historia de la Ley

Historia de la Ley

Nº 21.246

Modifica el Código Penal para tipificar el delito de maltrato de obra a personal de bomberos en actos de servicio.

Téngase presente

Esta Historia de Ley ha sido construida por la Biblioteca del Congreso Nacional a partir de la información disponible en sus archivos.

Se han incluido los distintos documentos de la tramitación legislativa, ordenados conforme su ocurrencia en cada uno de los trámites del proceso de formación de la ley.

Se han omitido documentos de mera o simple tramitación, que no proporcionan información relevante para efectos de la Historia de Ley.

Para efectos de facilitar la revisión de la documentación de este archivo, se incorpora un índice.

Al final del archivo se incorpora el texto de la norma aprobado conforme a la tramitación incluida en esta historia de ley.

1. Primer Trámite Constitucional: Cámara de Diputados

1.1. Moción Parlamentaria

Moción de María José Hoffmann Opazo, Jorge Ulloa Aguillón, Bernardo Berger Fett, Juan Antonio Coloma Álamos, Felipe Ward Edwards, Alejandra Sepúlveda Orbenes, Gustavo Hasbún Selume, Jorge Rathgeb Schifferli, Vlado Mirosevic Verdugo, Karla Rubilar Barahona, Sergio Gahona Salazar, Iván Norambuena Farías, Víctor Torres Jeldes, Alberto Robles Pantoja, Claudia Nogueira Fernández, José Pérez Arriagada, Joaquín Godoy Ibañez, Ramón Barros Montero y Celso Morales Muñoz. Fecha 02 de julio, 2015. Moción Parlamentaria en Sesión 42. Legislatura 363.

Esta Historia de la Ley fue construida con los documentos disponibles a la fecha de publicación de la Ley.

Modifica el Código Penal para tipificar el delito de maltrato de obra a personal de bomberos en actos de servicio.

Boletín N°10167-07

I.- IDEAS GENERALES.

El cuerpo de bomberos de Chile constituye una institución presente desde la fundación de nuestra nación, la necesidad de sus servicios es absoluta y manifiesta, requiriéndose de sus funciones todos los días del año y las 24 horas del día. De esta forma el servicio que prestan al país es de la más alta consideración y a partir de ello su tratamiento normativo debe ser especial y directo capaz de regular sus inquietudes o necesidades fundamentales.

El artículo 1° de la ley 20.564 Marco de Bomberos distingue a esta institución como un servicio de utilidad pública, atendiendo gratuitamente y de forma voluntaria las emergencias ocasionadas por la naturaleza o el ser humano. De esta manera le corresponde al cuerpo de Bomberos la difícil tarea de hacer frente a los incendios de diversa especie y en distintos lugares, hecho que requiere de un alto profesionalismo y equipamiento, pero fundamentalmente de vocación y espíritu de ayuda hacia la comunidad en general.

Prueba de lo anterior, lo constituye la circunstancia que como poco cuerpos de bomberos existentes en el mundo, el de nuestro país, sus integrantes no perciben remuneración alguna por el desempeño de su alta labor social, hecho que sin lugar a dudas, implica dos cosas fundamentales: la primera el esfuerzo encomiable que este grupo de chilenos efectúa día a día para el ejercicio exitoso de su labor bomberil y la otra la necesidad de dotar a esta institución de medidas de carácter normativo tendientes a establecer estatutos de protección tanto en su posición jurídica como también en sus herramientas de trabajo.

Al respecto, sólo hace algunos años dicha preocupación no se plasmaba en los hechos y en tal sentido la labor de los bomberos en Chile se encontraba sumamente desprotegida. Con la entrada en vigencia de la ley 20.564 se consagró una legislación que no sólo vino a llenar un vacío sensible en nuestro derecho sino más, vino a constituir el pago de una deuda que el Estado chileno mantenía con sus bomberos.

Bajo este orden de ideas podemos indicar que la normativa legal referida a la protección de los miembros de Bomberos se centra en tres leyes fundamentales:

1.- Ley Marco de Bomberos.

2.- La ley de accidentados en actos de servicio.

3.- La ley sobre Protección de la seguridad de bomberos en actos de servicio.

Tales normativas de alguna manera constituyen las bases fundamentales del marco normativo sobre los cuales descansa el cuerpo de bomberos y que lo mismo debe ser respetados por todos.

II.- CONSIDERANDO.

1.- Que, a partir de la trascendente función que cumple esta institución se requieren de medidas de protección a sus integrantes tendientes a resguardar sus derechos y su labor en ámbitos de tanta complejidad como lo es el enfrentar un incendio. Pero tampoco debemos preterir que la función bomberil no sólo se vincula a apagar incendios de diversa consideración sino que además es la instancia institucional destinada a estar en la primera línea frente a un accidente ya sea de tránsito, en el hogar o lugar de trabajo, sin perjuicio de la función que además cumple carabineros de Chile.

2.- Que, no es menos cierto que en repetidas oportunidades el trabajo de bomberos se hace dificultoso sorprendentemente por la acción de los propios afectados o personas anexas quienes han atentado no sólo contra el actuar de bomberos sino además contra su integridad física, constituyendo un hecho perjudicial desde todo punto de vista.

3.- Que, actualmente la ley 19.830 establece mecanismos de protección al actuar de bomberos en actos de servicios, principalmente en dos ámbitos:

a) En materia de falsa alarma de incendio, emergencia o calamidad pública y

b) En materia de obstaculización del trabajo de bomberos.

4.- Que, ambos aspectos constituye un estatuto penalmente establecido y que por cierto es un conjunto de normas que van en directo beneficios de sus funcionarios. Sin embargo la normativa no regula, de un modo expreso los atentados que directamente sufren los bomberos a su integridad con ocasión del ejercicio de su función.

5.- Que, el maltrato de obra es una institución de larga data en nuestro derecho, particularmente en materia de Carabineros de Chile, razón por la cual una normativa que se vincule a los bomberos como elemento de protección legal nos parece de toda justicia su inclusión en nuestra normativa penal.

III.- CONTENIDO DEL PROYECTO.

El proyecto que a continuación proponemos consiste en penalizar todo atentado, toda agresión perpetrada contra bomberos en el ejercicio de sus funciones. Esta conducta tendrá sanciones a quienes directamente agredan a bomberos en actos de servicio, mediante la incorporación en el código penal de un tipo penal especial con una pena especial, presidio menor en su grado medio a máximo.

IV.- PROYECTO DE LEY.

Artículo Único: Incorpórese un nuevo inciso final en el artículo 269 del Código Penal con el siguiente texto:

“Asimismo incurrirán en la pena de presidio mayor en su grado medio a máximo quienes violentaren o maltrataren de obra a personal de bomberos con ocasión del ejercicio de su función”

JORGE ULLOA A.

DIPUTADO

1.2. Moción Parlamentaria

Moción de María José Hoffmann Opazo, Jorge Ulloa Aguillón, Bernardo Berger Fett, Juan Antonio Coloma Álamos, Felipe Ward Edwards, Alejandra Sepúlveda Orbenes, Gustavo Hasbún Selume, Jorge Rathgeb Schifferli, Vlado Mirosevic Verdugo, Karla Rubilar Barahona, Sergio Gahona Salazar, Iván Norambuena Farías, Víctor Torres Jeldes, Alberto Robles Pantoja, Claudia Nogueira Fernández, José Pérez Arriagada, Joaquín Godoy Ibañez, Ramón Barros Montero y Celso Morales Muñoz. Fecha 27 de septiembre, 2016. Moción Parlamentaria en Sesión 72. Legislatura 364.

Modifica el Código Penal para sancionar los atentados cometidos contra bomberos en servicio activo

Boletín N°10897-07

Al Presidente de la H. Cámara de Diputados de la República

Honorable Cámara de Diputados, tenemos el honor de someter a vuestra consideración el presente proyecto de ley, en virtud del cual se equipara al personal de Bomberos de Chile, con las policías y gendarmería, para efectos del artículo 263 del Código Penal, que establece sujetos pasivos del tipo penal ahí consagrado.

Cuestión previa.

“Mientras los voluntarios trabajan en controlar los incendios, los residentes intervienen en su labor insultando, obstaculizando y hasta golpeando a quienes intentan ayudar de forma desinteresada. Cada vez son más los casos que salen a la luz y Bomberos de Chile tomará medidas drásticas al respecto.”

De esta forma comienza la noticia desplegada en el portal institucional de Bomberos de Chile[1].

Con solo introducir en un buscador de internet “agresión bomberos Chile”, se nos desplegará una importante cantidad de paginas noticiosa que dan cuenta de estos hechos. Lamentablemente ninguna que diga relación con una solución a este problema.

Es por esto, que hemos decidido presentar un proyecto de ley que establezca en su justa medida sanciones para quienes agredan a Bomberos de Chile, cuando estos estas realizando una función desinteresada, que solo tiene por finalidad actuar por el bien social.

Bomberos de Chile, tal como señala el artículo 1º de la ley Nº 20.564, es un “servicio de utilidad pública”, que según el artículo 2º de la misma ley, “tendrán por objeto atender, gratuita y voluntariamente, las emergencias causadas por la naturaleza o el ser humano, tales como, incendios, accidentes de tránsito u otras, sin perjuicio de la competencia especifica que tengan otros organismos públicos y/o privados.” Es decir, según la misma ley que los regula, una ley recientemente publicada en el año 2012, se reconocen, a nuestro juicio, tres características rectoras. A saber:

• Servicio de utilidad pública;

• Tiene por objeto atender emergencias;

• Es gratuito y voluntario.

Nuestra legislación no contempla una definición de Utilidad Pública, pero si hace referencias a este, específicamente en materia de Derecho del Trabajo, a propósito de las empresas de utilidad pública que no pueden declararse en huelga[2], o en materia de expropiaciones[3].

Dichas menciones no son aplicables al tema que estamos tratando, un concepto de utilidad pública en materia laboral o administrativo, no rige en un tema socio conductual que se busca proteger.

Para esto resulta más aplicable lo señalado por el profesor Alessandri Rodríguez que, al referirse a los establecimiento de utilidad pública, señala “son establecimientos particulares que no persiguen fines de lucro, si no de interés general dotados de personalidad jurídica y patrimonio propio, contando además con un reconocimiento expreso de su utilidad pública por parte de la autoridad estatal”[4] Cita como ejemplos a los mismo Bomberos.

Este concepto es más cercano a lo que queremos regular.

¿Existen otros establecimientos de utilidad pública? Sin lugar a dudas, el mismo profesor Alessandri los menciona, tales como el Hogar de Cristo, la Cruz Roja, etc.

Existe una diferencia central eso si, que si bien es cierto, es probable que todas las instituciones señaladas puedan actuar además en catástrofes, solo Bomberos de Chile tiene en su definición el carácter de voluntario y gratuito inherente, donde el riesgo vital esta presente diario.

Es por esta razón que un ataque al cuerpo de bomberos, como establecimiento propiamente tal, o a sus funcionarios en el ejercicio, no puede ser considerado como un delito común. No da lo mismo, destruir un carro de bomberos, que un vehículo particular. El primero nace para salvar vidas, al igual que las ambulancias. Ni tampoco puede ser lo mismo robar un supermercado que un consultorio comunal.[5] No puede ser lo mismo atacar a un bombero en servicio, quien esta arriesgando su vida de manera voluntaria y gratuita, que atacar a un particular que transita por la calle.

Regulación

¿De que manera podríamos velar por evitar dichos ataques, buscando alguna sanción a los autores de estos delitos? Entendiendo que las conductas basales están tipificadas, ya sea por daños o lesiones, las circunstancias que revisten los sujetos pasivos del tipo, hacen necesaria una regulación calificada del tipo, ya sea un delito especial, o una agravante específica.

Nuestra legislación, y las del mundo en general, contempla circunstancias modificatorias de la responsabilidad penal, en el sentido de eximir, atenuar o agravar esta, partiendo de la base que el hecho punible se verificó, pero, según las teorías a que adscribamos, la imputabilidad o la responsabilidad por el hecho, puede verse afectada por dichas circunstancias modificatorias.

En efecto, las falta de voluntad, por carecer de ella, como el loco o demente, o la defensa de otros derechos como la legítima defensa, junto a otras circunstancias eximen de responsabilidad penal al sujeto en cuyo favor se verifica la circunstancia. El hecho punible se verifica, la ley lo sanciona, pero existe una causal legal dicho actuar, eximiendo al hechor de la responsabilidad. Las eximentes, según el profesor Jean Pierre Matus, las podemos dividir en causas de justificación y causas de exculpación[6], las cuales no ahondaremos por no ser atingentes en este proyecto.

Por otro lado, existen otras circunstancias que atenúan o agravan la responsabilidad penal, siendo estas las propiamente modificatorias.

En estas, existe un hecho punible, tipificado y sancionado, el actor es responsable, pero la responsabilidad por su actuar se ve modificada por circunstancias externas, ya sea atenuando o agravando dicha responsabilidad.

Las circunstancias que modifican la responsabilidad penal, en el sentido de hacer más gravosa la sanción a imponer, se encuentra regulada en el artículo 12 y 13 del Código Penal, siendo un “numero clausus”, que prohíbe de esta manera la aplicación por analogía de otras circunstancias.[7]

La doctrina, ya que el texto legal no lo hace, ha clasificado habitualmente dichas circunstancias en objetivas o materiales, y subjetivas o personales, según la clasificación que el artículo 64 del Código Penal hace para efectos de la comunicabilidad.

“Art. 64.- Las circunstancias atenuantes o agravantes que consistan en la disposición moral del delincuente, en sus relaciones particulares con el ofendido o en otra causa personal, servirán para atenuar o agravar la responsabilidad de sólo aquellos autores cómplices o encubridores en quienes concurran.

Las que consistan en la ejecución material del hecho o en los medios empleados para realizarlo, servirán para atenuar o agravar la responsabilidad únicamente de los que tuvieron conocimiento de ellas antes o en el momento de la acción o de su cooperación.”

Una cuestión previa que debemos dilucidar es a que se deben estas circunstancias modificatorias, que en el caso que nos ocupa, agravan la responsabilidad penal.

En primer lugar, siguiendo lo planteado por Antón Oneca, “las circunstancias modificativas son elementos accidentales del delito, en el sentido de que de ellos no depende el ser delito, sino sólo su gravedad”[8]

La eterna discusión en este tema, obedece si dichas circunstancias modificatorias deben ser estudiadas en la teoría del delito, como España, o en la Teoría de la pena, como es el caso de Alemania. La diferencia, en un esfuerzo extremo de sencillez, obedecería que en un caso, el primero, el tipo penal sería un tipo agravado, y en el segundo un tipo basal donde las circunstancias modificatorias tienen relevancia en la determinación de la pen. Esta distinción tiene efectos e importancia en la distinción doctrinaria que señalamos anteriormente respecto de circunstancias modificatorias objetivas o subjetivas.

Que todas las agravantes aumenten la gravedad del injusto penal, (siguiendo la tesis española, que es inspiradora de nuestra legislación punitiva), no impide que unas sean objetivas y otras subjetivas, dado que todo injusto penal comprende ambas.

Respecto de las circunstancias modificatorias objetivas, Mir Puig[9] señala que estas denotan mayor peligrosidad del hecho, debido a la especial facilidad de comisión determinada por los medios (alevosía) o por los sujetos (abuso de superioridad, de confianza o del carácter público); y/o por la especial facilidad e impunidad (disfraz), ya sean estas separadas o de manera conjunta. Y además suponen un ataque más extenso (ensañamiento). Respecto de las circunstancias subjetivas, el autor señala que estas indican una motivación particularmente indeseable (precio, motivos racistas, antisemitas u otra clase de discriminación); y que estas revelan en el autor una actitud mas contraria al derecho (reincidencia)[10].

En este orden de ideas, tenemos una conducta inicial, que se encuentra tipificada con anterioridad y se considera un injusto agresivo a un bien jurídico protegido. Verificada esta conducta, entramos a analizar circunstancias modificatorias de la responsabilidad penal, no antes. No puede haber un agravante de nada. No puede existir una conducta lícita agravada. El hecho inicial debe ser ilícito.

En el tema que nos ocupa, las agresiones a bomberos en acto de servicio, no existe una norma expresa que haga mas gravoso el cometer delitos contra personas que desempeñan una función social tan admirable como la bomberil. Una ayuda generosa, gratuita y de servicio social.

Si bien es cierto, el Código Penal chileno, en los numerales 13º y 18º del artículo 12º, contempla agravantes con la voz autoridad.

“Artículo 12: Son circunstancias agravantes:

13º “Ejecutarlo en desprecio o con ofensa de autoridad pública o en el lugar en que se halle ejerciendo sus funciones”, y

18º “Ejecutar el hecho con ofensa o desprecio del respeto que por la dignidad o autoridad, edad o sexo mereciere el ofendido, o en su morada, cuando él no haya provocado el suceso”.

Estas esta orientadas a autoridades políticas y judiciales. Por otro lado, el título VI del Libro II del Código Penal, denominado “DE LOS CRIMENES Y SIMPLES DELITOS CONTRA EL ORDEN Y LA SEGURIDAD PÚBLICOS COMETIDOS POR PARTICULARES”, en el párrafo primero “Atentados contra la autoridad” tanto es así, que no se contemplaban ni siquiera las policías, gendarmería[11] o el Ministerio Público[12], las cuales debieron ser agregadas de manera explicita al no encontrar resguardo en las normas anteriormente dichas, y aún así están muy lejos de ser aplicables al resguardo de los bomberos.

En lo que respecta a los ataques a los funcionarios de bomberos en ejercicio de sus funciones, consideramos que tal conducta debe ser castigada con la misma severidad que los delitos castigados contra personal de las Policías y Gendarmería de Chile. Todos se encuentra cumpliendo funciones al servicio del Estado, todos reciben formación, salvo una gran diferencia, unos son remunerados otros voluntarios.

Por otro lado, en lo que respecta a los daños sufridos por lo bienes, tales como vehículos, equipos u otros, la conducta debe ser sancionada de manera agravada.

Proyecto de ley.

Artículo 1º: Reemplácese el artículo 263 del Código Penal por uno del siguiente tenor.

“Art. 263: Las sanciones establecidas en los dos artículos anteriores, serán aplicables cuando los atentados sean cometidos contra funcionarios de bomberos en servicio activo”

Dra. Karla Rubilar Barahona

Diputada de la República

[1] http://www.bomberos.cl/php/noticia.php?id=5379
[2] El artículo 384 del Código del Trabajo señala que no podrán declararse en huelga las empresas que presten servicio de utilidad pública o cuya paralización afecte gravemente el abastecimiento salud economía o seguridad del país. Durante el mes de julio de cada año mediante resolución conjunta de los Ministerios del Trabajo y Previsión Social Defensa Nacional y Economía Fomento y Reconstrucción establecerán que empresas se encuentran en tales circunstancias.
[3] Las expropiaciones se fundan causales de utilidad pública.
[4] Tratado de Derecho Civil Alessandri Somarriva y Vodanovic
[5] En este sentido existe un proyecto de ley qué modifica el Código Penal con el objeto de aumentar la pena del delito de robo en lugar no habitado en el caso que indica (dependencias de utilidad pública) ingresado en agosto de 2006 bajo el boletín Nº4.400-07 reingresado el 13 mayo de 2015 bajo el boletín Nº10.048-07.
[6] Texto y comentario del Código Penal Chileno Tomo I; Politoff Lifschitz Sergio y otros; Editorial Jurídica de Chile 2009.
[7] Las agravantes contenidas en estos artículos podemos considerarlas como genéricas ya que existen otras vinculadas a tipos penales específicos a modo de ejemplo el artículo 456 bis del Código Penal que establece como agravantes en los delitos de robo y hurto las causales allí contenidas.
[8] En “DERECHO PENAL” Parte General 7º edición; Mir Puig Santiago; Editoria B de F Argentina.
[9] Op. Cit pág. 617.
[10] Importante es destacar que pese a la clasificación realizada entre objetivas y subjetivas en ambos casos ellas requieren la concurrencia de ambos elementos por lo cual sería más propio hablar de prevalencia objetiva o subjetiva.
[11] El 5 de julio de 2016 se publicó la ley Nº20.931 denominada agenda corta de Seguridad Ciudadana en cuyo artículo 1º se incluyó a Carabineros Policía de Investigaciones y Gendarmería como sujetos pasivos del tipo penal “Atentados contra la autoridad al incluirlos expresamente en el numeral 2º del Artículo 261 del Código Penal.
[12] El 4 de octubre de 2007 se publico en el Diario Oficial la ley Nº20.236 mediante la cual se agrega un nuevo párrafo al título VI del Libro II del Código Penal “De los Crímenes y Delitos Contra el Orden y la Seguridad Públicos Cometidos por Particulares” denominado “§ 1 bis. Atentados y amenazas contra fiscales del Ministerio Público y defensores penales públicos”

1.3. Informe de Comisión de Emergencia, Desastres y Bomberos

Cámara de Diputados. Fecha 08 de octubre, 2019. Informe de Comisión de Emergencia, Desastres y Bomberos en Sesión 88. Legislatura 367.

INFORME DE LA COMISIÓN DE EMERGENCIA, DESASTRES Y BOMBEROS RECAIDO EN LOS PROYECTOS REFUNDIDOS QUE MODIFICAN EL CÓDIGO PENAL PARA TIPIFICAR EL DELITO DE MALTRATO DE OBRA A PERSONAL DE BOMBEROS EN ACTOS DE SERVICIO.

BOLETINES Nº 10.167-07 y 10.897-07

HONORABLE CÁMARA:

La Comisión de Emergencia, Desastres y Bomberos, pasa a informar los proyectos de ley, refundidos, que modifican el Código Penal para tipificar el delito de maltrato de obra a personal de bomberos en actos de servicio, boletín 10.167-07, originado en moción de la diputada señora Hoffman y los diputados Barros, Coloma, Gahona, Morales y Norambuena, y de la ex diputada señora Nogueira y los ex diputados señores Hasbún, Ulloa y Ward, el primero, y que modifica el Código Penal para sancionar los atentados cometidos contra bomberos en servicio activo, boletín 10.897-07, originado en moción de la diputada Sepúlveda y de los diputados Berger, Mirosevic, Pérez, don José, Ratgheb y Torres, de la ex diputada Rubilar y de los ex diputados Godoy, Robles y Ulloa, el segundo. En primer trámite constitucional y reglamentario, con urgencia calificada de simple.

Los Comités Parlamentarios, en sesión de 2 de julio de 2015 acordaron remitir el boletín 10.167-07 a la Comisión de Bomberos, y en sesión de 2 de julio de 2019, acordaron refundirlo con el boletín 10.897-07, y que una vez despachado por la Comisión de Emergencia, Desastres y Bomberos, sea remitido a la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento.

I.- CONSTANCIAS PREVIAS.

1.- IDEA MATRIZ O FUNDAMENTAL DEL PROYECTO.

Consiste en incorporar a la legislación penal un tipo agravado del delito de lesiones, cuando estas se provoquen en tentados a bomberos en ejercicio.

2.- NORMAS DE CARÁCTER ORGÁNICO CONSTITUCIONAL O DE QUÓRUM CALIFICADO.

No hay.

3.- TRÁMITE DE HACIENDA.

No hay.

4.- EL PROYECTO FUE APROBADO, EN GENERAL, POR UNANIMIDAD.

Votaron las diputadas señoras Loreto Carvajal y Camila Flores, y de los diputados señores Bobadilla; Ramón Galleguillos, Leiva, Cosme Mellado, Monsalve, Norambuena, Rathgeb y Vidal.

5.- SE DESIGNÓ DIPUTADO INFORMANTE al diputado señor Sebastián Álvarez.

Durante el estudio de esta iniciativa se contó con la asistencia y colaboración del Vicepresidente de la Junta Nacional de Bomberos, señor Raúl Morales; del Superintendente del Cuerpo de Bomberos de Santiago, señor Marco Antonio Cumsille; del señor Enrique Aldunate, abogado asesor de la Bancada del Partido Socialista, y Juan Enrique Krauss y Fernando Recio, abogados de la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos.

**********

II.- ANTECEDENTES PREVIOS.

Exponen los autores de las mociones que hoy la legislación contempla medidas de protección al actuar de bomberos sólo en materias de falsa alarma de incendio y de obstaculización de su trabajo, manteniendo silencio respecto de la protección de su integridad personal.

En la labor de bomberos se encuentra implícito el riesgo, la exposición al riesgo, pero no al de cualquier clase o naturaleza, sólo a aquellos propios de la actividad de enfrentar emergencias que requieran de su presencia y auxilio. Sin embargo, en la especie, bomberos debe enfrentar día a día el riesgo que importa la presencia de antisociales que los agreden físicamente durante la labores de combate de incendios y catástrofes.

El ingreso de personal de bomberos a sectores urbanos en actividades propias de su labor frente a emergencias, incorpora, lamentablemente, la eventualidad de recibir ataques por parte de la población. Este fenómeno ha ido creciendo en número e intensidad, lo que pone de manifiesto la necesidad de legislar en la materia.

III.- DISCUSIÓN DEL PROYECTO.

DISCUSIÓN GENERAL

El Vicepresidente de la Junta Nacional de Bomberos, señor Raúl Morales, manifestó que está plenamente de acuerdo con la iniciativa en estudio porque lamentablemente se trata de una realidad cada vez más frecuente en nuestro país, donde una considerable cantidad de voluntarios ha sufrido ofensas que incluso han llegado a maltrato verbal y físico, en actos de servicio.

El Superintendente del Cuerpo de Bomberos de Santiago, señor Marco Antonio Cumsille, concordó con el Vicepresidente de la Junta Nacional. Sin embargo, hizo presente algunas consideraciones.

En primer lugar, estimó algo excesiva la penalidad con que se sanciona la conducta típica, la que equivaldría a la de un homicidio simple. Tampoco distingue entre el maltrato verbal y las agresiones físicas. Por lo tanto, se castigaría de la misma manera el empujar a un voluntario que matarlo. En ese sentido, sugirió que la sanción tiene que estar en relación con la magnitud de la falta.

Por otro lado, hizo presente que dicha medida debiese ampliarse al personal y funcionarios de los cuarteles, porque ha habido casos de turbas que atacan a cuarteles y resulta lesionado personal de éstos que cumplen funciones bomberiles pero que no son voluntarios inscritos en el Registro de Voluntarios de la Junta Nacional.

Por último, y con una mirada amplia, en el sentido país, estimó que la protección legal que se busca a través de esta moción debiese extenderse a otros funcionarios y servidores públicos, como personal de ambulancias y del SAMU, con quienes concurren conjuntamente a varias emergencias y también son víctimas muchas veces de diversos ataques.

Por los motivos expuestos, propuso se agregue un inciso final al artículo 269 del Código Penal que señale que “asimismo, incurrirán en la misma pena señalada en el inciso anterior quienes violentaren o maltrataren de obra al personal de Cuerpos de Bomberos o de otro servicio de utilidad pública, con ocasión del ejercicio sus funciones”. Salvo que dicha conducta mereciera por su resultado una pena más grave. Con eso se ampliaría la protección, incluyendo a los cuarteleros, pues se sanciona la violencia sin resultado efectivo de lesiones, y también se cubre agresiones con resultado de lesiones leves y menos graves, las que tienen una penalidad menor.

Con eso se establecería una pena más coherente, porque cuando una disposición contiene penas demasiado excesivas, en general, pasa a ser de muy escasa aplicación, criticó. Por eso, lo importante es tipificar el tipo de agresión y, segundo, escalonar la sanción de acuerdo a la magnitud de la agresión, a objeto que sea proporcional.

Por otra parte, llamó a mantener las penas para los delitos más graves porque eso ya está en el Código Penal y, por último, si se desease una mayor protección, se podría incluir una agravante general en el artículo 12 del mismo Código, que señale: “ser el afectado personal del cuerpo de bomberos o de otros servicios de utilidad pública”.

El diputado señor Rathgeb coincidió con la exposición del señor Superintendente, en el sentido que incorporar penas muy elevadas a un delito afecta la armonía y coherencia de la legislación.

Por otro lado, el establecer una nueva agravante debiese ser considerado un delito específico, para no caer en que cualquier conducta típica que afectare a algún voluntario pudiese ser considerada como agravante, por ejemplo, una defraudación o un hurto simple, por lo tanto, llamó a tener cuidado porque un Bombero también es una persona normal y la sanción que se busca debe orientarse al desarrollo de la función bomberil que éste desempeña, para que cumpla su objetivo de abstense de ejercer esa acción contra bomberos, o contra los bienes que se utilizan en el desempeño de su función.

Tampoco se debe generar una dificultad de interpretación ni una pena muy gravosa, para que no quede en desuso.

La diputada señora Camila Flores valoró el espíritu de la iniciativa, ya que en su distrito ha tomado conocimiento de graves situaciones de agresión a bomberos.

Por esa misma razón consideró positivo se haga una graduación del tipo y la pena, en consideración del daño o las lesiones causadas.

El Presidente de la Comisión, diputado señor Leiva, manifestó que se debiese equiparar la iniciativa al mismo estatus jurídico que se fija para algunos funcionarios públicos, cuando en el ejercicio de sus funciones reciben algún tipo de menoscabo o de lesión. Por eso, son bien recibidas las observaciones que haga la propia Junta Nacional en esta Materia.

El abogado asesor de la Junta Nacional de Bomberos, señor Juan Enrique Krauss, reiteró que la Junta valora la iniciativa legal ya que se trata de una situación que los afecta en la realidad.

El abogado experto en Derecho Penal, señor Enrique Aldunate, calificó la iniciativa como de interés público ya que la función que desempeña Bomberos es de relevancia, porque cumplen una función subsidiaria del Estado, conforme lo reconoce el artículo 2° de la propia Ley Marco, de 2012.

Señaló que al observar los presupuestos fácticos que consignan los mocionantes, éstos dan cuenta de un hecho que dice relación con ciertas conductas que, en determinados contextos, afectan la loable tarea de servicio que realiza Bomberos, que se traduce en que muchas veces se ven expuestos a agresiones que impiden la realización de lo que es su finalidad pública, consistente en socorrer a las personas que se ven afectadas ya sea por hechos de naturaleza o por un hecho del hombre y que puede poner en riesgo la integridad física de las personas y también bienes superiores como la vida, además de ciertos bienes que se categorizan como relevantes dentro de este contexto.

En ese sentido, llamó la atención sobre la penalidad que se establece: de presidio mayor en su grado medio a máximo, como el homicidio simple. Vale decir, una pena que oscilaría entre los diez años y un día a los veinte años, lo cual calificó como excesiva para el delito de maltrato de obra.

Una segunda cuestión que llamó la atención de la moción, consiste en que los verbos rectores que ocupa el tipo penal y la ubicación sistemática que se propone está incardinada en el contexto de los desórdenes públicos, que se trata de otro tipo de infracciones que se refieren a un sinnúmero de conductas que pudieran afectar gravemente la tranquilidad pública. En ese sentido, dicha definición más bien se aviene a lo que ya el código describe a propósito de los atentados contra ciertas autoridades, como miembros del Congreso, fiscales o defensores. Por esa razón, ya parece discutible que estas conductas tengan vinculación con la existencia de un desorden público. Por lo tanto, se debe aclarar cuál es la conducta que se pretende sancionar.

En ese sentido, el principio de legalidad es rector y debe ser preciso y taxativo, hay que distinguir entre una conducta que impida el normal desenvolvimiento de la actividad del bombero de la del maltrato de obra, que signifique menoscabo a la integridad del bombero, aplicando el tratamiento general de las lesiones. Ahí se podría agregar alguna circunstancia agravante especial para bomberos, en un inciso aparte.

La diputada señora Flores coincidió con el profesor Aldunate, en el sentido que debe haber una correlación entre los bienes jurídicos protegidos y las penas asociadas. A su vez, distinguir entre la afectación directa a los voluntarios y el impedir el acceso a una emergencia, que consecuencialmente resulte en la muerte de una o mas personas o en un incendio descontrolado. Sin embrago, cree que esto puede ser incorporado dentro del artículo 269 del Código Penal.

El diputado señor Jackson cree que al ser de última ratio la aplicación del derecho penal, se pregunta si corresponde una nueva tipificación y si el aumento de pena propuesto tiene por objeto ser disuasivo o punitivo.

Además, en términos de proporcionalidad, esto también se podría aplicar para otros empleados o servidores públicos, como los de la salud, profesores, conductores de locomoción colectiva, etcétera. En ese sentido, llamó a no caer en lo que denominó populismo penal. Por eso, llamó a trabajar todas las formas posibles de llevar más y mejor dignidad al trabajo que realiza heroicamente Bomberos.

El diputado señor Bobadilla consultó sobre lo que la legislación establece para el maltrato de obra a Carabineros, en actos de servicio.

El diputado señor Álvarez solicitó a la Junta Nacional si existiese algún dato estadístico de agresiones a Bomberos, para hacerse una idea de la magnitud de esta conducta y si ha habido un aumento de ella en el último tiempo.

El diputado señor Rathgeb también observó que existe una desproporcionalidad con respecto a las penas que propone la iniciativa, y pidió una comparación con el maltrato de obra a Carabineros.

Finalmente, llamó a tener presente que tanto Carabineros como los funcionarios de la salud y otros ejemplos que se han puesto, son labores remuneradas, a contrario sensu de Bomberos, que lo hacen como voluntarios.

El diputado señor Ortiz manifestó la importancia de la iniciativa, pero también coincidió con ésta propone penas un poco altas.

El diputado señor Monsalve opinó que es evidente que nos encontramos frente a una sociedad en la cual hay más violencia, por eso se ha debido tramitar, por ejemplo, proyectos de ley que castigan agresiones a los docentes. Pero hay que tener presente que Bomberos a veces debe entrar a lugares peligrosos, con medidas de resguardo adecuadas.

Respecto a esto último, calificó como muy importante la labor de Bomberos, porque cuando acuden a emergencias es porque generalmente está en riesgo la vida de muchas personas, no solo de una. Por lo tanto, impedir la labor de este servicio de urgencia le parece más grave que lesionar a alguien de manera individual - como el maltrato de obra -, porque eso puede acarrear mayores pérdidas de vidas y de bienes, y las políticas públicas deben apuntar a lo más relevante.

El profesor Aldunate precisó que Carabineros posee un estatuto propio en relación al maltrato de obra, en el artículo 416 bis del Código de Justicia Militar, que contempla diversas puniciones dependiendo del tipo de lesiones que se produzcan, situación que no varía mucho de los verbos rectores que ocupa el Código Penal, pero con penas algo más elevadas en atención al peak de riesgo que a veces éstos enfrentan.

Puesta en votación en general, la moción, se APROBÓ por unanimidad de los diputados presentes, diputadas señoras Loreto Carvajal y Camila Flores, y diputados señores Bobadilla; Ramón Galleguillos, Leiva, Cosme Mellado, Monsalve, Norambuena, Rathgeb y Vidal.

B) DISCUSIÓN PARTICULAR.

El señor Rebolledo, Secretario de la Comisión, dio lectura al texto de la siguiente indicación sustitutiva, de la diputada señora Camila Flores, y de los diputados señores Álvarez; Bobadilla; Galleguillos; Mellado, don Cosme; Leiva; Norambuena y Vidal, del siguiente tenor:

“Para incorporar un inciso tercero nuevo al artículo 400 del Código Penal del siguiente tenor:

“De la misma forma, si los hechos a que se refieren los artículos anteriores de este párrafo se ejecutan en contra de voluntarios de Bomberos en ejercicio de sus funciones, la pena señalada para el delito se aumentará en un grado.”.”.

El académico de la Universidad de Valparaíso, señor Enrique Aldunate, destacó que el texto de la indicación sustitutiva propuesta logra atenuar la pena del proyecto original una de las mayores críticas que presenta el proyecto, con penas muy altas, situación que dificultaría su aplicación por parte de los tribunales de justicia.

Por otro lado, en un afán de sistematización, se cambia la ubicación del bien jurídico protegido, dentro de la estructura del Código Penal, ya que el proyecto original propone incorporarlo dentro de los desórdenes públicos, y se lo traslada a los delitos contra las personas, específicamente a las lesiones corporales.

Por esa razón, se recurre al artículo 400 de ese cuerpo legal, que establece dos hipótesis de agravantes y eleva la pena en un grado; una, para situaciones de violencia intrafamiliar y, otra, que para situaciones de agresiones a personas vulnerables, como menores, adultos mayores o discapacitados. Por lo tanto, lo que se propone es que se aplique la misma figura a personas que agredan a bomberos al concurrir a emergencias y que como resultado de esa acción se le provoquen lesiones –ya sean leves, graves o gravísimas-, para que también se eleve en un grado la pena de parte de los tribunales de justicia. De esa manera no se altera el régimen de punibilidad que es Código ya estableció ara las lesiones y, eventualmente, se puede dar esta agravante para el caso descrito.

El asesor jurídico de la Junta Nacional de Bomberos, señor Fernando Recio, destacó que comparte plenamente con su antecesor en el uso de la palabra con respecto a la ubicación del tipo penal dentro del Código y la racionalización de la pena propuesta, ya que resultan más eficientes que las planteadas originalmente, además que el espíritu continua siendo la protección de agresiones a bomberos al momento de concurrir a emergencias.

Criticó que las agresiones se producen en lugares donde habitan normalmente personas vulnerables socialmente en que se les critica la tardanza al momento de concurrir a las emergencias, situación que desmiente categóricamente porque mantienen un registro desde el momento en que se recibe un llamado y el arribo al lugar siniestrado, cualquiera que este sea, y no son mayores a 10 minutos. Lo que sucede es que la gente, antes de llamar al 132, se dedica a gravar videos con el celular o a rescatar bienes muebles.

Puesta en votación la indicación sustitutiva fue aprobada por la unanimidad de los diputados presentes, diputada señora Camila Flores, y de los diputados señores Álvarez; Bobadilla; Galleguillos; Mellado, don Cosme; Leiva; Norambuena y Vidal.

*****************************

Como consecuencia de lo anteriormente expuesto, y por las otras consideraciones que en su oportunidad dará a conocer el señor Diputado Informante, la Comisión de Bomberos, recomienda aprobar el siguiente:

PROYECTO DE LEY

“Artículo único: Incorpórase un inciso tercero nuevo al artículo 400 del Código Penal del siguiente tenor:

“De la misma forma, si los hechos a que se refieren los artículos anteriores de este párrafo se ejecutan en contra de voluntarios de Bomberos en ejercicio de sus funciones, la pena señalada para el delito se aumentará en un grado.”.”.

**********

SALA DE LA COMISIÓN, a 8 de octubre de 2016.

Tratado y acordado en sesiones celebradas los días 14 de mayo, 4 y 23 de junio, 10 de septiembre y 8 de octubre de 2019, con la asistencia de las diputadas señoras Loreto Carvajal y Camila Flores, y los diputados señores Sergio Bobadilla, Ramón Galleguillos, Raúl Leiva (Presidente), Cosme Mellado, Manuel Monsalve, Iván Norambuena, José Miguel Ortiz, Jorge Rathgeb, Juan Santana, Francisco Undurraga y Pablo Vidal.

Asistió, asimismo el diputado señor Jakson.

MARIO REBOLLEDO CODDOU

Secretario de la Comisión

1.4. Informe de Comisión de Constitución

Cámara de Diputados. Fecha 15 de enero, 2020. Informe de Comisión de Constitución en Sesión 146. Legislatura 367.

INFORME DE LA COMISIÓN DE CONSTITUCIÓN, LEGISLACIÓN, JUSTICIA Y REGLAMENTO RECAIDO EN EL PROYECTO DE LEY REFUNDIDO QUE MODIFICA EL CÓDIGO PENAL PARA TIPIFICAR EL DELITO DE MALTRATO DE OBRA A PERSONAL DE BOMBEROS EN ACTOS DE SERVICIO.

__________________________________________________________________

BOLETINES N° 10.167-07; 10.897-07.

HONORABLE CÁMARA:

La Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento viene en informar, en primer trámite constitucional y primero reglamentario, el proyecto de la referencia, con urgencia simple, originado en mociones, de los siguientes autores (as):

a) Modifica el Código Penal para tipificar el delito de maltrato de obra a personal de bomberos en actos de servicio.(boletín N° 10.167-07, diputados señores Ramón Barros Montero; Juan Antonio Coloma Álamos; Sergio Gahona Salazar; María José Hoffmann Opazo; Celso Morales Muñoz; Iván Norambuena Farías; y ex diputados (as) señores (as) Gustavo Hasbún Selume; Claudia Nogueira Fernández; Jorge Ulloa Aguillón, y Felipe Ward Edwards.

b) Modifica el Código Penal para sancionar los atentados cometidos contra bomberos en servicio activo, boletín N° 10.897-07, diputados (as) señores(as) Bernardo Berger Fett; Vlado Mirosevic Verdugo; José Pérez Arriagada; Jorge Rathgeb Schifferli; Alejandra Sepúlveda Orbenes, y Víctor Torres Jeldes; y ex diputados (as) señores (as) Joaquín Godoy Ibáñez; Alberto Robles Pantoja; Karla Rubilar Barahona, y Jorge Ulloa Aguillón.

CONSTANCIAS REGLAMENTARIAS PREVIAS.

1) La idea matriz o fundamental del proyecto

Consiste en incorporar a la legislación penal un tipo agravado del delito de lesiones, cuando éstas se provoquen a voluntarios de Bomberos en ejercicio de sus funciones.

2) Normas de carácter orgánico constitucional

No hay.

3) Normas de quórum calificado.

No hay.

4) Requiere trámite de Hacienda.

No requiere.

5) Comisión Técnica o Matriz.

El proyecto refundido fue aprobado en general y en particular, en calidad de Comisión Técnica o Matriz, por la Comisión de Emergencia, Desastres y Bomberos. Corresponde en consecuencia a esta Comisión pronunciarse sobre el texto aprobado por la primera.

6) Indicaciones aprobadas

1.- Indicación del señor Saffirio, al inciso tercero del artículo 400 para sustituir la frase “”Refieren los artículos anteriores” por “refiere el artículo anterior”.

2.- Indicación de los señores (as) Camila Flores, Paulina Núñez; Luciano Cruz-Coke; Marcos Ilabaca; René Saffirio; Leonardo Soto, y Matías Walker, para reemplazar la expresión “voluntarios de Bomberos” por “miembros de los Cuerpos de Bomberos”.

7) Aprobación en general.

Se votó en general y particular en un solo acto. Fue aprobado por los votos mayoritarios favorables de los señores (as) diputados (as) Matías Walker (Presidente de la Comisión); Jorge Alessandri; Juan Antonio Coloma; Luciano Cruz-Coke; Marcos Ilabaca; Camila Flores; Luis Pardo (por el señor Gonzalo Fuenzalida); Hugo Gutiérrez; Tomás Hirsch; Paulina Núñez; René Saffirio, y Leonardo Soto. Votó en contra el señor Gabriel Boric.

8) Se designó Diputado Informante al señor René Saffirio.

*************

I.- DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO DE LEY REFUNDIDO.

Los autores de las mociones la fundamentaron con los antecedentes que se transcriben a continuación:

“A.- Modifica el Código Penal para tipificar el delito de maltrato de obra a personal de bomberos en actos de servicio. Boletín N°10167-07.

I.- IDEAS GENERALES.

El cuerpo de bomberos de Chile constituye una institución presente desde la fundación de nuestra nación, la necesidad de sus servicios es absoluta y manifiesta, requiriéndose de sus funciones todos los días del año y las 24 horas del día. De esta forma el servicio que prestan al país es de la más alta consideración y a partir de ello su tratamiento normativo debe ser especial y directo capaz de regular sus inquietudes o necesidades fundamentales.

El artículo 1° de la ley 20.564 Marco de Bomberos distingue a esta institución como un servicio de utilidad pública, atendiendo gratuitamente y de forma voluntaria las emergencias ocasionadas por la naturaleza o el ser humano. De esta manera le corresponde al cuerpo de Bomberos la difícil tarea de hacer frente a los incendios de diversa especie y en distintos lugares, hecho que requiere de un alto profesionalismo y equipamiento, pero fundamentalmente de vocación y espíritu de ayuda hacia la comunidad en general.

Prueba de lo anterior, lo constituye la circunstancia que como poco cuerpos de bomberos existentes en el mundo, el de nuestro país, sus integrantes no perciben remuneración alguna por el desempeño de su alta labor social, hecho que sin lugar a dudas, implica dos cosas fundamentales: la primera el esfuerzo encomiable que este grupo de chilenos efectúa día a día para el ejercicio exitoso de su labor bomberil y la otra la necesidad de dotar a esta institución de medidas de carácter normativo tendientes a establecer estatutos de protección tanto en su posición jurídica como también en sus herramientas de trabajo.

Al respecto, sólo hace algunos años dicha preocupación no se plasmaba en los hechos y en tal sentido la labor de los bomberos en Chile se encontraba sumamente desprotegida. Con la entrada en vigencia de la ley 20.564 se consagró una legislación que no sólo vino a llenar un vacío sensible en nuestro derecho sino más, vino a constituir el pago de una deuda que el Estado chileno mantenía con sus bomberos.

Bajo este orden de ideas podemos indicar que la normativa legal referida a la protección de los miembros de Bomberos se centra en tres leyes fundamentales:

1.- Ley Marco de Bomberos.

2.- La ley de accidentados en actos de servicio.

3.- La ley sobre Protección de la seguridad de bomberos en actos de servicio.

Tales normativas de alguna manera constituyen las bases fundamentales del marco normativo sobre los cuales descansa el cuerpo de bomberos y que lo mismo debe ser respetados por todos.

II.- CONSIDERANDO.

1.- Que, a partir de la trascendente función que cumple esta institución se requieren de medidas de protección a sus integrantes tendientes a resguardar sus derechos y su labor en ámbitos de tanta complejidad como lo es el enfrentar un incendio. Pero tampoco debemos preterir que la función bomberil no sólo se vincula a apagar incendios de diversa consideración sino que además es la instancia institucional destinada a estar en la primera línea frente a un accidente ya sea de tránsito, en el hogar o lugar de trabajo, sin perjuicio de la función que además cumple carabineros de Chile.

2.- Que, no es menos cierto que en repetidas oportunidades el trabajo de bomberos se hace dificultoso sorprendentemente por la acción de los propios afectados o personas anexas quienes han atentado no sólo contra el actuar de bomberos sino además contra su integridad física, constituyendo un hecho perjudicial desde todo punto de vista.

3.- Que, actualmente la ley 19.830 establece mecanismos de protección al actuar de bomberos en actos de servicios, principalmente en dos ámbitos: a) En materia de falsa alarma de incendio, emergencia o calamidad pública y b) En materia de obstaculización del trabajo de bomberos.

4.- Que, ambos aspectos constituye un estatuto penalmente establecido y que por cierto es un conjunto de normas que van en directo beneficios de sus funcionarios. Sin embargo la normativa no regula, de un modo expreso los atentados que directamente sufren los bomberos a su integridad con ocasión del ejercicio de su función.

5. Que, el maltrato de obra es una institución de larga data en nuestro derecho, particularmente en materia de Carabineros de Chile, razón por la cual una normativa que se vincule a los bomberos como elemento de protección legal nos parece de toda justicia su inclusión en nuestra normativa penal.

III.- CONTENIDO DEL PROYECTO.

El proyecto que a continuación proponemos consiste en penalizar todo atentado, toda agresión perpetrada contra bomberos en el ejercicio de sus funciones. Esta conducta tendrá sanciones a quienes directamente agredan a bomberos en actos de servicio, mediante la incorporación en el código penal de un tipo penal especial con una pena especial, presidio menor en su grado medio a máximo.

IV.- PROYECTO DE LEY.

“Artículo Único: Incorpórese un nuevo inciso final en el artículo 269 del Código Penal con el siguiente texto:

“Asimismo incurrirán en la pena de presidio mayor en su grado medio a máximo quienes violentaren o maltrataren de obra a personal de bomberos con ocasión del ejercicio de su función”.”.

B.- Modifica el Código Penal para sancionar los atentados cometidos contra bomberos en servicio activo. Boletín N°10897-07.

“Honorable Cámara de Diputados, tenemos el honor de someter a vuestra consideración el presente proyecto de ley, en virtud del cual se equipara al personal de Bomberos de Chile, con las policías y gendarmería, para efectos del artículo 263 del Código Penal, que establece sujetos pasivos del tipo penal ahí consagrado.

Cuestión previa.

“Mientras los voluntarios trabajan en controlar los incendios, los residentes intervienen en su labor insultando, obstaculizando y hasta golpeando a quienes intentan ayudar de forma desinteresada. Cada vez son más los casos que salen a la luz y Bomberos de Chile tomará medidas drásticas al respecto.”

De esta forma comienza la noticia desplegada en el portal institucional de Bomberos de Chile .

Con solo introducir en un buscador de internet “agresión bomberos Chile”, se nos desplegará una importante cantidad de paginas noticiosa que dan cuenta de estos hechos. Lamentablemente ninguna que diga relación con una solución a este problema.

Es por esto, que hemos decidido presentar un proyecto de ley que establezca en su justa medida sanciones para quienes agredan a Bomberos de Chile, cuando estos estas realizando una función desinteresada, que solo tiene por finalidad actuar por el bien social.

Bomberos de Chile, tal como señala el artículo 1º de la ley Nº 20.564, es un “servicio de utilidad pública”, que según el artículo 2º de la misma ley, “tendrán por objeto atender, gratuita y voluntariamente, las emergencias causadas por la naturaleza o el ser humano, tales como, incendios, accidentes de tránsito u otras, sin perjuicio de la competencia especifica que tengan otros organismos públicos y/o privados.”

Es decir, según la misma ley que los regula, una ley recientemente publicada en el año 2012, se reconocen, a nuestro juicio, tres características rectoras. A saber:

• Servicio de utilidad pública;

• Tiene por objeto atender emergencias;

• Es gratuito y voluntario.

Nuestra legislación no contempla una definición de Utilidad Pública, pero si hace referencias a este, específicamente en materia de Derecho del Trabajo, a propósito de las empresas de utilidad pública que no pueden declararse en huelga, o en materia de expropiaciones .

Dichas menciones no son aplicables al tema que estamos tratando, un concepto de utilidad pública en materia laboral o administrativo, no rige en un tema socio conductual que se busca proteger.

Para esto resulta más aplicable lo señalado por el profesor Alessandri Rodríguez que, al referirse a los establecimiento de utilidad pública, señala “son establecimientos particulares que no persiguen fines de lucro, si no de interés general dotados de personalidad jurídica y patrimonio propio, contando además con un reconocimiento expreso de su utilidad pública por parte de la autoridad estatal” Cita como ejemplos a los mismo Bomberos.

Este concepto es más cercano a lo que queremos regular.

¿Existen otros establecimientos de utilidad pública? Sin lugar a dudas, el mismo profesor Alessandri los menciona, tales como el Hogar de Cristo, la Cruz Roja, etc.

Existe una diferencia central eso si, que si bien es cierto, es probable que todas las instituciones señaladas puedan actuar además en catástrofes, solo Bomberos de Chile tiene en su definición el carácter de voluntario y gratuito inherente, donde el riesgo vital está presente a diario.

Es por esta razón que un ataque al cuerpo de bomberos, como establecimiento propiamente tal, o a sus funcionarios en el ejercicio, no puede ser considerado como un delito común. No da lo mismo, destruir un carro de bomberos, que un vehículo particular. El primero nace para salvar vidas, al igual que las ambulancias. Ni tampoco puede ser lo mismo robar un supermercado que un consultorio comunal. No puede ser lo mismo atacar a un bombero en servicio, quien esta arriesgando su vida de manera voluntaria y gratuita, que atacar a un particular que transita por la calle.

Regulación

¿De que manera podríamos velar por evitar dichos ataques, buscando alguna sanción a los autores de estos delitos? Entendiendo que las conductas basales están tipificadas, ya sea por daños o lesiones, las circunstancias que revisten los sujetos pasivos del tipo, hacen necesaria una regulación calificada del tipo, ya sea un delito especial, o una agravante específica.

Nuestra legislación, y las del mundo en general, contempla circunstancias modificatorias de la responsabilidad penal, en el sentido de eximir, atenuar o agravar esta, partiendo de la base que el hecho punible se verificó, pero, según las teorías a que adscribamos, la imputabilidad o la responsabilidad por el hecho, puede verse afectada por dichas circunstancias modificatorias.

En efecto, las falta de voluntad, por carecer de ella, como el loco o demente, o la defensa de otros derechos como la legítima defensa, junto a otras circunstancias eximen de responsabilidad penal al sujeto en cuyo favor se verifica la circunstancia. El hecho punible se verifica, la ley lo sanciona, pero existe una causal legal dicho actuar, eximiendo al hechor de la responsabilidad. Las eximentes, según el profesor Jean Pierre Matus, las podemos dividir en causas de justificación y causas de exculpación , las cuales no ahondaremos por no ser atingentes en este proyecto.

Por otro lado, existen otras circunstancias que atenúan o agravan la responsabilidad penal, siendo estas las propiamente modificatorias.

En estas, existe un hecho punible, tipificado y sancionado, el actor es responsable, pero la responsabilidad por su actuar se ve modificada por circunstancias externas, ya sea atenuando o agravando dicha responsabilidad.

Las circunstancias que modifican la responsabilidad penal, en el sentido de hacer más gravosa la sanción a imponer, se encuentra regulada en el artículo 12 y 13 del Código Penal, siendo un “número clausus”, que prohíbe de esta manera la aplicación por analogía de otras circunstancias.

La doctrina, ya que el texto legal no lo hace, ha clasificado habitualmente dichas circunstancias en objetivas o materiales, y subjetivas o personales, según la clasificación que el artículo 64 del Código Penal hace para efectos de la comunicabilidad.

“Art. 64.- Las circunstancias atenuantes o agravantes que consistan en la disposición moral del delincuente, en sus relaciones particulares con el ofendido o en otra causa personal, servirán para atenuar o agravar la responsabilidad de sólo aquellos autores cómplices o encubridores en quienes concurran.

Las que consistan en la ejecución material del hecho o en los medios empleados para realizarlo, servirán para atenuar o agravar la responsabilidad únicamente de los que tuvieron conocimiento de ellas antes o en el momento de la acción o de su cooperación.”

Una cuestión previa que debemos dilucidar es a que se deben estas circunstancias modificatorias, que en el caso que nos ocupa, agravan la responsabilidad penal.

En primer lugar, siguiendo lo planteado por Antón Oneca, “las circunstancias modificativas son elementos accidentales del delito, en el sentido de que de ellos no depende el ser delito, sino sólo su gravedad”

La eterna discusión en este tema, obedece si dichas circunstancias modificatorias deben ser estudiadas en la teoría del delito, como España, o en la Teoría de la pena, como es el caso de Alemania. La diferencia, en un esfuerzo extremo de sencillez, obedecería que en un caso, el primero, el tipo penal sería un tipo agravado, y en el segundo un tipo basal donde las circunstancias modificatorias tienen relevancia en la determinación de la pen. Esta distinción tiene efectos e importancia en la distinción doctrinaria que señalamos anteriormente respecto de circunstancias modificatorias objetivas o subjetivas.

Que todas las agravantes aumenten la gravedad del injusto penal, (siguiendo la tesis española, que es inspiradora de nuestra legislación punitiva), no impide que unas sean objetivas y otras subjetivas, dado que todo injusto penal comprende ambas.

Respecto de las circunstancias modificatorias objetivas, Mir Puig señala que estas denotan mayor peligrosidad del hecho, debido a la especial facilidad de comisión determinada por los medios (alevosía) o por los sujetos (abuso de superioridad, de confianza o del carácter público); y/o por la especial facilidad e impunidad (disfraz), ya sean estas separadas o de manera conjunta. Y además suponen un ataque más extenso (ensañamiento).

Respecto de las circunstancias subjetivas, el autor señala que estas indican una motivación particularmente indeseable (precio, motivos racistas, antisemitas u otra clase de discriminación); y que estas revelan en el autor una actitud más contraria al derecho (reincidencia) .

En este orden de ideas, tenemos una conducta inicial, que se encuentra tipificada con anterioridad y se considera un injusto agresivo a un bien jurídico protegido. Verificada esta conducta, entramos a analizar circunstancias modificatorias de la responsabilidad penal, no antes. No puede haber un agravante de nada. No puede existir una conducta lícita agravada. El hecho inicial debe ser ilícito.

En el tema que nos ocupa, las agresiones a bomberos en acto de servicio, no existe una norma expresa que haga mas gravoso el cometer delitos contra personas que desempeñan una función social tan admirable como la bomberil. Una ayuda generosa, gratuita y de servicio social.

Si bien es cierto, el Código Penal chileno, en los numerales 13º y 18º del artículo 12º, contempla agravantes con la voz autoridad.

“Artículo 12: Son circunstancias agravantes:

13º “Ejecutarlo en desprecio o con ofensa de autoridad pública o en el lugar en que se halle ejerciendo sus funciones”, y

18º “Ejecutar el hecho con ofensa o desprecio del respeto que por la dignidad o autoridad, edad o sexo mereciere el ofendido, o en su morada, cuando él no haya provocado el suceso”.

Estas esta orientadas a autoridades políticas y judiciales.

Por otro lado, el título VI del Libro II del Código Penal, denominado “DE LOS CRIMENES Y SIMPLES DELITOS CONTRA EL ORDEN Y LA SEGURIDAD PÚBLICOS COMETIDOS POR PARTICULARES”, en el párrafo primero “Atentados contra la autoridad” tanto es así, que no se contemplaban ni siquiera las policías, gendarmería o el Ministerio Público , las cuales debieron ser agregadas de manera explicita al no encontrar resguardo en las normas anteriormente dichas, y aún así están muy lejos de ser aplicables al resguardo de los bomberos.

En lo que respecta a los ataques a los funcionarios de bomberos en ejercicio de sus funciones, consideramos que tal conducta debe ser castigada con la misma severidad que los delitos castigados contra personal de las Policías y Gendarmería de Chile. Todos se encuentra cumpliendo funciones al servicio del Estado, todos reciben formación, salvo una gran diferencia, unos son remunerados otros voluntarios.

Por otro lado, en lo que respecta a los daños sufridos por lo bienes, tales como vehículos, equipos u otros, la conducta debe ser sancionada de manera agravada.

Proyecto de ley.

“Artículo 1º: Reemplácese el artículo 263 del Código Penal por uno del siguiente tenor.

“Art. 263: Las sanciones establecidas en los dos artículos anteriores, serán aplicables cuando los atentados sean cometidos contra funcionarios de bomberos en servicio activo”.”.

C.- Texto propuesto por la Comisión Técnica mediante indicación sustitutiva aprobada por unanimidad.

“Artículo único.- Incorpórase un inciso tercero nuevo al artículo 400 el Código Penal, del siguiente tenor:

“De la misma forma, si los hechos a que se refieren los artículos anteriores de este párrafo se ejecutan en contra de voluntarios de Bomberos en ejercicio de sus funciones, la pena señalada para el delito se aumentará en un grado.”.

II.- DISCUSIÓN GENERAL Y PARTICULAR DEL PROYECTO.

Sesión N° 177 de 15 de enero de 2020.

El señor Walker (presidente) da lectura al texto aprobado por la Comisión de Emergencia, Desastres y Bomberos, en calidad de Comisión Técnica, en relación con el párrafo III, sobre lesiones corporales, del Título VIII del Código Penal:

Artículo único: Incorpórase un inciso tercero nuevo al artículo 400 del Código Penal del siguiente tenor:

“De la misma forma, si los hechos a que se refieren los artículos anteriores de este párrafo se ejecutan en contra de voluntarios de Bomberos en ejercicio de sus funciones, la pena señalada para el delito se aumentará en un grado.”.

El señor Fernando Recio, abogado asesor de la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos, valora positivamente la propuesta legislativa señalando que se requiere una mayor protección del personal de los Cuerpos de Bomberos al momento de concurrir a una emergencia, en acto de servicio.

Expresa que concuerda con la penalidad y ubicación normativa aprobada por la Comisión Técnica, ya que supera la propuesta original que disponía sancionar el maltrato de obra a bomberos con una pena semejante a la del homicidio -lo que era desproporcionado- y ubica esta modificación en el artículo 400 del Código Penal, en lo relativo a las lesiones corporales.

Sostiene que si bien los casos de agresiones son aislados, ocasionales, es un tema relevante de abordar. Explica que la mayoría de las agresiones que han sufrido se han producido en situaciones de emergencia en contextos vulnerables, en sectores de mayor precariedad económica, particularmente, a raíz de estados de angustia o desesperación de quien teme perder todos o la mayoría de sus bienes (por ejemplo, en incendios de viviendas construidas con material ligero). No observa alguna motivación especial o particular de parte del agresor y valora el respaldo de la ciudadanía a su labor.

En la misma línea, el señor Jorge Echeverría, Secretario General del Cuerpo de Bomberos de Santiago, valora la iniciativa legal, quien señala que si bien las agresiones son hechos aislados no dejan de ser preocupantes.

Manifiesta la necesidad de incluir no solo al personal voluntario de los Cuerpos de Bomberos sino también al personal rentado, por ejemplo, los conductores de los carros.

Asimismo, estima que sería conveniente incluir a personal del Servicio de Atención Médica de Urgencia (SAMU) quienes también desarrollan servicios de utilidad pública.

El señor Enrique Aldunate, académico universitario y abogado asesor jurídico parlamentario, expresa que el texto aprobado por la Comisión Técnica supera ciertas deficiencias que presentaban la mociones originales: la falta de proporcionalidad con otros delitos (disponía una pena equivalente a la del delito de homicidio) y traslada su ubicación sistemática en el Código Punitivo a los delitos contra las personas, específicamente a las lesiones corporales.

Señala que, en consideración a los presupuestos fácticos que consignan los mocionantes, y sobre las lesiones menos graves, la Comisión Técnica aprobó modificar el artículo 400 del Código Penal, en el que se aumenta en un grado las penas por lesiones corporales en dos hipótesis: en situaciones de violencia intrafamiliar y a personas vulnerables, menores a 18 años, adultos mayores o personas en situación de discapacidad. Por lo tanto, lo que se propone es que se aplique la misma figura a personas que agredan a bomberos en el ejercicio de sus funciones y que como resultado de esa acción se le provoquen lesiones.

El aumento de un grado de la pena (de presidio menor en su grado mínimo a presidio menor en su grado medio) tiene su justificación por el mayor reproche de agredir a quienes están ayudando en una emergencia, conforme a la función de solidaridad de bomberos, con la virtud de no generar una desproporción con las penas de otros delitos -a diferencia de lo que ocurrió en el caso de la legislación sobre el llamado coloquialmente “consultorio seguro” en que se consignaron penas muy altas-. Estimó que la propuesta es moderada y razonable.

Asimismo, de acuerdo a los antecedentes fácticos analizados, muchos de estos casos quedan relegados a requerimientos de menor entidad, con una baja persecución penal, lo que se busca evitar con el aumento de grado de la pena. El juez de fondo resolverá de acuerdo al contexto y circunstancias de cada caso.

Por último, respalda la necesidad de incorporar al personal rentado.

En la discusión parlamentaria, la diputada Flores observa que estas iniciativas legales responden a un reconocimiento al trabajo voluntario, desinteresado y gratuito de la institución bomberil, institución altamente valorada y querida por la ciudadanía.

Concuerda con la necesidad de incorporar no solo a los voluntarios sino también a quienes ejercen funciones remuneradas vinculadas al quehacer de este servicio, como son los conductores y guardias.

Hace presente las dificultades que enfrentan los miembros de los Cuerpos de Bomberos para asumir los costos por los daños personales y materiales que resultan de estas situaciones, y las complejidades para hacer efectivos los seguros involucrados.

Por su parte, el diputado Alessandri respalda la iniciativa legal y el reconocimiento a los Cuerpos de Bomberos, de quien señala ser parte. Cuestionó que en la tramitación del proyecto de ley “antisaqueo” se eliminara la propuesta de sancionar a quienes interrumpieren cualquier servicio de utilidad pública, ambulancias, carros de bomberos, entre otros, en la misma línea de esta discusión.

Observa que bomberos frente una emergencia, por ejemplo, ante la inminente propagación del fuego o la cercanía de elementos inflamables, se ha visto en la obligación de priorizar determinados focos, lo que, en ciertas circunstancias, puede producir y produce –razonablemente- angustia por parte de parte de quienes deben esperar el apoyo de los voluntarios. Eso podría explicar algunos episodios de agresiones que se han observado.

El diputado Boric inicia su exposición fijando su posición de respaldo y reconocimiento al trabajo de bomberos. Expresa que es condenable cualquier agresión a bomberos, cuyas agresiones deben ser perseguidas penalmente. Sin embargo, manifiesta su inquietud frente a la conveniencia de esta medida legislativa argumentando que la mayoría de los casos -según se ha informado- respondería a situaciones complejas, dramáticas, en contextos vulnerables y de precariedad. Apunta a que se debieran aplicar las reglas generales sobre lesiones, pero no un aumento de penas ya que las agresiones tendrían como antecedente este estado de desesperación en un contexto de vulnerabilidad o pobreza.

Cuestiona que este proyecto de ley busque incentivar la persecución penal de lesiones leves o menos graves, las que actualmente no la tendrían por la baja graduación de su pena, y que será el juez quien ponderará la situación del agresor y las circunstancias en las que actuó. Estima que habría un problema de apreciación grave.

A su juicio, la norma sí generaría efectos sobre el agresor, pero no protegería más a bomberos, pues se ha discutido latamente en el Derecho Penal si el aumento de las penas tiene relación con un cambio de conducta de las personas, lo que no sería efectivo.

Por último, estima que aumentar las penas no sería un buen precedente como política criminal, ya muchas profesiones u oficios (incluso políticos) podrían requerir una mayor penalidad por delitos en que sean víctimas en el ejercicio de sus funciones.

Sobre el punto, el diputado Walker (presidente) expresa que la Comisión ha aprobado en reiteradas oportunidades el aumento de un grado la pena de aquellos delitos ejecutados en contra de determinadas personas en el ejercicio de sus funciones, por ejemplo, en el caso de los trabajadores de la salud, los dirigentes sociales, entre otros.

El aumento de grado en la penalidad se explica por el desvalor de atentar contra determinadas personas o por la labor que cumplen, más que la agresión misma, se dispone una mayor sanción en consideración especial a la víctima.

En ese mismo orden de ideas, se refiere a la regulación que dispone que el empleador no podrá, en ningún caso, calificar la salida del trabajador dependiente que se desempeña como voluntario del cuerpo de bomberos, a una emergencia como injustificada para configurar la causal de abandono de trabajo.

Hace presente que la norma propuesta se refiere al aumento de un grado en la pena sobre los hechos a que se refieren “los artículos anteriores de este párrafo”, es decir, se aplicaría a todos los delitos descritos en el párrafo de “lesiones corporales”, incluidos los delitos de mutilación, castración y lesiones de diversa gravedad.

El diputado Gutiérrez precisa que esta discusión no se encuentra enmarcada en el contexto del “estallido social”, ni responde a una lógica de criminalización de la protesta social.

Dice comprender un eventual arrebato de quien pudiera ver no priorizada su vivienda en caso de un incendio, y que dadas esas circunstancias, no ameritaría un agravamiento de la pena.

Estima que esta medida legislativa no sería la más conveniente para fortalecer una determinada institución, ya que muchas otras instituciones, como la Cruz Roja, miembros de la Iglesia Evangélica, integrantes de partidos políticos podrían buscar este mecanismo para resguardar sus funciones. Sostiene que la sanción penal no es la forma de resolver problemas sociales, y que se podría producir una ruptura del principio de igualdad ante la ley.

Para conocer la magnitud del problema, pregunta si existen querellas o denuncias a propósito de las lesiones a bomberos. Agrega que si los casos de agresiones son aislados o incluso no han ocurrido (casos de castración o mutilación) habría que evaluar la conveniencia de disponer esta modificación, la que incluso pudiera afectar el prestigio de la institución o perjudicarla.

El diputado Soto don Leonardo valora el actuar de bomberos, reitera que estos proyectos de ley han sido presentados con anterioridad al “estallido social” y se inscriben en la línea de proteger a determinadas personas a través de aumentar las penas de los delitos de los que sean víctimas. Tal ocurre en las hipótesis del artículo 400 del Código Penal que aumenta en un grado las penas por delitos de lesiones corporales en casos de violencia intrafamiliar o que se ejecuten en contra de un menor de dieciocho años de edad, adulto mayor o persona en situación de discapacidad.

Sin embargo, estima que en este caso bomberos no posee el estatus de vulnerabilidad que contempla la normativa, ni tampoco sería un disuasivo para aquellas personas que actúen en cierto contexto de “irracionalidad” ante situaciones dramáticas de emergencias. En ese sentido, no observa que agravar la pena vaya a inhibir la conducta.

Por su parte, el diputado Cruz-Coke expresa que la propuesta legislativa no tiene por objetivo perseguir penalmente a personas que actúen en forma desesperada por las circunstancias de una emergencia, sino otorgar un mayor resguardo a la labor de bomberos, especialmente, en contexto de violencia, tal como se ha hecho con otras personas, dirigentes sociales, personas con discapacidad, entre otras. Valora la iniciativa y compromete su voto favorable.

La diputada Núñez doña Paulina señala la importancia de la opinión de quienes representan a los Cuerpos de Bomberos, los que se han sumado a esta iniciativa parlamentaria porque ven en ella un importante apoyo y respaldo al trabajo que realizan. Además, pone énfasis en que estos proyectos de ley no tienen relación con el “estallido social”, según consta en la larga data de tramitación de ambas mociones que dieron origen a esta discusión. El proyecto de ley no distingue si la norma se va a aplicar en medio de una crisis social, incendio de un barrio o forestal, sino proteger a bomberos frente a un delito.

El diputado Saffirio manifiesta su conformidad con el aumento de la pena, y expresa la duda de cuándo comienza y termina la función de bomberos, y estima que el trayecto también debiera estar cubierto. Sostiene que la premura del voluntario por llegar al siniestro o luego de enfrentarlo también lo pone en una situación emocional particular.

La agresión que se sanciona tiene que tener por objeto obstaculizar la labor de bomberos, por su condición de bombero, y no agresiones en base a otras consideraciones personales del afectado. Puso como ejemplo, el caso de alguien que agreda a un bombero porque además este es árbitro de fútbol, y es agredido por sus decisiones en dicha profesión.

Indicación de los diputados Saffirio y Walker (presidente) para agregar en el inciso tercero del artículo 400 del Código Penal después de la expresión “funciones,” la frase “incluyendo el tránsito hacia y desde el siniestro y que tenga por objeto obstaculizar su labor”.

El diputado Ilabaca hace presente las acciones de bomberos en cuarteles y no solo en el marco de emergencias y siniestros. En el mismo sentido, se pronunció el diputado Soto don Leonardo, sobre el uso de distintivos.

Hubo un intercambio de opiniones sobre la importancia de simplificar la descripción de la conducta y las atribuciones del juez para analizar las circunstancias del caso concreto. Por ello, la indicación relativa al trayecto fue retirada por sus autores.

El diputado Hirsch concuerda con el reconocimiento a la labor de bomberos y reitera que esta materia se discute con independencia del movimiento social que vive el país.

Observa que es improbable que aumentar en un grado la pena a estos delitos pueda modificar la conducta ni desincentivarla. Tampoco advierte que se obtenga una mayor protección a bomberos a través de esta medida. Alude a que actualmente ya existe una agravante en caso de delitos de incendio.

Hace énfasis en la importancia de fomentar campañas, actividades comunitarias y otros mecanismos para fortalecer la valoración a la institución y prevenir estas agresiones.

El diputado Coloma concordó con la iniciativa legal y cuestionó la argumentación en torno a vincular la propuesta con sanciones a sectores de mayor vulnerabilidad y pobreza.

El diputado Walker (presidente) precisa que no se está sancionando la agresión contra bomberos, sino que en el marco de la actual tipificación del delito de lesiones corporales –que exige resultados, objetivos- se establece una agravante de responsabilidad penal en consideración a la víctima, consistente con lo legislado respecto de los funcionarios de la salud y otros en el ejercicio de sus labores, la de personas en situación de discapacidad o menores de edad.

Sobre el punto, la diputada Flores estima que las agresiones a bomberos, profesores, profesionales de la salud son hechos de por sí reprochables, independientes del victimario, y más allá de un efecto inhibitorio o disuasivo.

Además, expresa que no se debe caricaturizar la argumentación extrapolándola a todas las profesiones u oficios. Bomberos están en posición de garante y debe resguardarse su trabajo.

Respondiendo a las diversas inquietudes y opiniones, el señor Echeverría precisa que el Cuerpo de Bomberos ha trabajado por más de 160 años, conmovidos por el dolor de las personas que están sufriendo, sin necesidad de esta protección.

Aclara que estas mociones no son de iniciativa de bomberos, pero se suman a esta discusión y valoran la propuesta. No han presentado querella alguna por las agresiones que han sufrido los voluntarios, porque se aleja de su misión institucional.

Estima que la propuesta legislativa va en el sentido correcto en pos de proteger a quienes brindan este servicio a la comunidad y constituye un reproche a quien busca impedir su materialización. Es probable que la norma no consiga una mayor eficacia en la persecución penal ya que su principal motivación es de orden disuasivo y educativo.

En esa misma línea, el señor Recio da cuenta de agresiones a mansalva que han sufrido algunos miembros lo que genera frustración en ellos mismos. Expone casos de voluntarios que han perdido piezas dentales o han sufrido ataques con armas. En la práctica, se busca evitar la conducta y que no queden impune las lesiones menos graves.

El señor Aldunate estima que cuando se legisla en materia político criminal también es exigible tener claridad sobre los fines de la pena, en alusión a los Fines de la Pena y Racionalidad en su Imposición de don Sergio Politoff.

La experiencia demuestra que la pena no cumple un fin de intimidación o disuasión de la conducta. Desde la perspectiva de las teorías preventivas generales integradoras más que bienes jurídicos lo relevante es la confirmación de la vigencia de la norma, que tiene un efecto en la sociedad.

En este caso particular, la norma primaria de conducta ya está fijada por el legislador. En una dimensión práctica, está norma no tiene un efecto disuasivo sino que, desde un punto de vista político criminal, establecer un mayor reproche a través de este mecanismo de determinación de la pena, en relación con el ejercicio de la función de solidaridad de bomberos.

Por último, hace hincapié que la norma se debiera aplicar únicamente a las lesiones menos graves y no a todo el catálogo de lesiones corporales, conforme a los antecedentes fácticos presentados por los mocionantes, que son las más recurrentes. Ampliarlo a todas las lesiones corporales generaría un problema de proporcionalidad de las penas.

Indicación del diputado Saffirio al inciso tercero del artículo 400 del Código Penal para reemplazar la frase “refieren los artículos anteriores”, por la frase “refiere el artículo anterior”.

Indicación de los diputados Cruz-Coke, Flores, Ilabaca, Núñez doña Paulina, Saffirio, Soto don Leonardo y Walker para reemplazar la expresión “voluntarios de bomberos” por “miembros de los Cuerpos de Bomberos”.

Al momento de la votación, el diputado Gutiérrez dice que las indicaciones han mejorado el texto, ajustando la norma a las lesiones menos graves, lo que permite mantener una adecuada proporcionalidad de las penas.

El diputado Hirsch valora que la indicación ajusta la agravante únicamente al artículo 399 del Código Penal.

Por último, el diputado Boric argumenta su negativa expresando su apoyo irrestricto a la labor de bomberos, pero estima que la forma en que se busca protegerla no sería la más conveniente. El fin es noble pero los medios no son los adecuados, por los argumentos expuestos anteriormente.

VOTACIÓN

Texto del proyecto de ley:

“Artículo único.- Incorpórase un inciso tercero nuevo al artículo 400 del Código Penal del siguiente tenor:

“De la misma forma, si los hechos a que se refieren los artículos anteriores de este párrafo se ejecutan en contra de voluntarios de Bomberos en ejercicio de sus funciones, la pena señalada para el delito se aumentará en un grado.”.”.

Indicaciones:

1.- Indicación del señor Saffirio, al inciso tercero del artículo 400 para sustituir la frase “”Refieren los artículos anteriores” por “refiere el artículo anterior”.

2.- Indicación de los señores (as) Camila Flores, Paulina Núñez; Luciano Cruz-Coke; Marcos Ilabaca; René Saffirio; Leonardo Soto, y Matías Walker, para reemplazar la expresión “voluntarios de Bomberos” por “miembros de los Cuerpos de Bomberos”.

Sometido a votación el proyecto, tanto en general como en particular, con las indicaciones 1 y 2 más arriba transcritas, es aprobado por los votos mayoritarios favorables de los señores (as) diputados (as) Matías Walker (Presidente de la Comisión); Jorge Alessandri; Juan Antonio Coloma; Luciano Cruz-Coke; Marcos Ilabaca; Camila Flores; Luis Pardo (por el señor Gonzalo Fuenzalida); Hugo Gutiérrez; Tomás Hirsch; Paulina Núñez; René Saffirio, y Leonardo Soto. Vota en contra el señor Gabriel Boric.

Se designa diputado informante al señor René Saffirio.

III.- DOCUMENTOS SOLICITADOS, PERSONAS ESCUCHADAS POR LA COMISIÓN.

Se escuchó a la siguientes personas: Sr. Fernando Recio, asesor jurídico Bomberos de Chile; Sr. Juan Enrique Krauss, abogado asesor Junta Nacional de Cuerpo de Bomberos de Chile; Sr. Jorge Echeverría, secretario general del Cuerpo de Bomberos de Santiago, y al académico y asesor parlamentario señor Enrique Aldunate.

IV.- ARTÍCULOS QUE DEBEN SER CONOCIDOS POR LA COMISIÓN DE HACIENDA.

No hay.

V.- ARTÍCULOS E INDICACIONES RECHAZADAS O DECLARADAS INADMISIBLES.

No hay.

VI.- TEXTO DEL PROYECTO APROBADO POR LA COMISIÓN.

Por las razones señaladas y por las que expondrá oportunamente el señor Diputado Informante, esta Comisión recomienda aprobar el siguiente:

PROYECTO DE LEY:

“Artículo único.- Incorpórase un inciso tercero nuevo al artículo 400 del Código Penal del siguiente tenor:

“De la misma forma, si los hechos a que se refiere el artículo anterior de este párrafo se ejecutan en contra de miembros de los Cuerpos de Bomberos en ejercicio de sus funciones, la pena señalada para el delito se aumentará en un grado.”.”.

*******************

Tratado y acordado en sesión de 15 de enero de 2020, con la asistencia de los diputados (as) señores (as) Matías Walker (Presidente de la Comisión); Jorge Alessandri; Gabriel Boric; Juan Antonio Coloma; Luciano Cruz-Coke; Marcos Ilabaca; Camila Flores; Luis Pardo (por el señor Gonzalo Fuenzalida); Hugo Gutiérrez; Tomás Hirsch; Paulina Núñez; René Saffirio, y Leonardo Soto.

Sala de la Comisión, a 15 de enero de 2020.

PATRICIO VELÁSQUEZ WEISSE

Abogado Secretario de la Comisión

1.5. Discusión en Sala

Fecha 10 de marzo, 2020. Diario de Sesión en Sesión 155. Legislatura 367. Discusión General. Se aprueba en general y particular.

TIPIFICACIÓN DE DELITO DE MALTRATO DE OBRA A BOMBEROS EN SERVICIO ACTIVO (PRIMER TRÁMITE CONSTITUCIONAL. BOLETINES NOS 10167-07 Y 10897-07)

La señora CARVAJAL, doña M.a Loreto (Vicepresidenta).-

En segundo lugar, corresponde tratar el proyecto de ley, iniciado en mociones refundidas, que modifica el Código Penal para sancionar los atentados cometidos contra bomberos en servicio activo.

De conformidad con los acuerdos adoptados por los Comités Parlamentarios hoy, para la discusión del proyecto se destinará una hora, con discursos de hasta cinco minutos por diputada o diputado, y el proyecto se votará hoy.

Diputados informantes de las comisiones de Emergencia, Desastres y Bomberos, y de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento son los señores Sebastián Álvarez y René Saffirio , respectivamente.

Antecedentes:

-Mociones:

-Boletín 10167-07, sesión 42ª de la legislatura 363ª, en jueves 2 de julio de 2015. Documentos de la Cuenta N° 17.

-Boletín 10897-07, sesión 72ª de la legislatura 364ª, en martes 27 de septiembre de 2016. Documentos de la Cuenta N° 17.

-Informe de la Comisión de Emergencias, Desastres y Bomberos, sesión 88ª de la presente legislatura, en miércoles 16 de octubre de 2019. Documentos de la Cuenta N° 5.

-Informe de la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento, sesión 146ª de la presente legislatura, en miércoles 22 de enero 2020. Documentos de la Cuenta N° 5.

La señora CARVAJAL, doña M.a Loreto (Vicepresidenta).-

Tiene la palabra el diputado informante de la Comisión de Emergencia, Desastres y Bomberos.

El señor ÁLVAREZ, don Sebastián (de pie).-

Señora Presidenta, en representación de la Comisión de Emergencia, Desastres y Bomberos, paso a informar, en primer trámite constitucional y reglamentario, con urgencia calificada de simple, sobre los siguientes proyectos de ley refundidos: primero, el que modifica el Código Penal para tipificar el delito de maltrato de obra a personal de bomberos en actos de servicio (boletín N° 10167-07), iniciado en moción de la diputada María José Hoffmann , de los diputados Ramón Barros, Juan Antonio Coloma , Sergio Gahona , Celso Morales e Iván Norambuena , de la entonces diputada Claudia Nogueira y de los entonces diputados Gustavo Hasbún , Jorge Ulloa y Felipe Ward , y segundo, el que modifica el Código Penal para sancionar los atentados cometidos contra bomberos en servicio activo (boletín N° 10897-07), iniciado en moción de la diputada Alejandra Sepúlveda , de los diputados Bernardo Berger , Vlado Mirosevic , José Pérez , Jorge Rathgeb y Víctor Torres , de la entonces diputada Karla Rubilar y de los entonces diputados Joaquín Godoy , Alberto Robles y Jorge Ulloa .

Debo hacer presente que los Comités Parlamentarios, en sesión de 2 de julio de 2015, acordaron remitir el proyecto contenido en el boletín N° 10167-07 a la Comisión de Bomberos, y que, en sesión de 2 de julio de 2019, acordaron refundirlo con el proyecto contenido en el boletín N° 10897-07 y que, una vez despachados por la Comisión de Emergencia, Desastres y Bomberos, se remitieran a la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento.

Los autores de las mociones señalan que hoy la legislación contempla medidas de protección al actuar de Bomberos, pero solo en materias de falsa alarma de incendio y de obstaculización de su trabajo, manteniendo silencio respecto de la protección de su integridad personal.

En la labor de Bomberos se encuentra implícito el riesgo, la exposición al riesgo, pero no al de cualquier clase o naturaleza, sino solo a aquellos propios de la actividad de enfrentar emergencias que requieran de su presencia y auxilio. Sin embargo, en la especie, Bomberos debe enfrentar día a día el riesgo que importa la presencia de antisociales que los agreden físicamente durante la labores de combate de incendios y catástrofes.

El ingreso de personal de Bomberos a sectores urbanos, en actividades propias de su labor frente a emergencias, incorpora, lamentablemente, la eventualidad de recibir ataques por parte de la población. Este fenómeno ha ido creciendo en número e intensidad, lo que pone de manifiesto la necesidad de legislar en la materia.

Durante el estudio de esta iniciativa, se contó con la asistencia y colaboración del vicepresidente de la Junta Nacional de Bomberos, señor Raúl Morales ; del superintendente del Cuerpo de Bomberos de Santiago, señor Marco Antonio Cumsille ; del abogado asesor de la bancada del Partido Socialista, señor Enrique Aldunate , y de los abogados de la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos de Chile, señores Juan Enrique Krauss y Fernando Recio . Puesta en votación general, la moción se aprobó por unanimidad de los diputados presentes: diputadas señoras Loreto Carvajal y Camila Flores , y diputados señores Sergio Bobadilla , Ramón Galleguillos , Raúl Leiva , Cosme Mellado , Manuel Monsalve , Iván Norambuena , Jorge Rathgeb y Pablo Vidal.

Las mociones refundidas fueron objeto de una indicación sustitutiva, de autoría de la diputada señora Camila Flores y de los diputados señores Sebastián Álvarez , Sergio Bobadilla ; Ramón Galleguillos , Cosme Mellado , Raúl Leiva , Iván Norambuena y Pablo Vidal , del siguiente tenor: “Para incorporar un inciso tercero nuevo al artículo 400 del Código Penal del siguiente tenor:

“De la misma forma, si los hechos a que se refieren los artículos anteriores de este párrafo se ejecutan en contra de voluntarios de Bomberos en ejercicio de sus funciones, la pena señalada para el delito se aumentará en un grado.”.”.

Puesta en votación, la indicación sustitutiva fue aprobada por la unanimidad de los diputados presentes: diputada señora Camila Flores y diputados señores Sebastián Álvarez , Sergio Bobadilla , Ramón Galleguillos , Cosme Mellado , Raúl Leiva , Iván Norambuena y Pablo Vida .

Como consecuencia de lo anteriormente expuesto, la Comisión de Emergencia, Desastres y Bomberos recomienda aprobar el siguiente proyecto de ley:

“Artículo único: Incorpórase un inciso tercero nuevo al artículo 400 del Código Penal del siguiente tenor:

“De la misma forma, si los hechos a que se refieren los artículos anteriores de este párrafo se ejecutan en contra de voluntarios de Bomberos en ejercicio de sus funciones, la pena señalada para el delito se aumentará en un grado.”.”.

Es todo cuanto puedo informar.

He dicho.

La señora CARVAJAL, doña M.a Loreto (Vicepresidenta).-

Tiene la palabra el diputado informante de la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento.

El señor SAFFIRIO (de pie).-

Señora Presidenta, antes de rendir el informe, solicito que se suspenda la sesión, porque no corresponde leer un informe de un proyecto que vamos a votar en la sesión de hoy con 44 diputados en la Sala, de los 155 en ejercicio.

-Aplausos.

La señora CARVAJAL, doña M.a Loreto (Vicepresidenta).-

Muy bien, diputado Saffirio . Se suspende la sesión.

-Transcurrido el tiempo de suspensión:

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Continúa la sesión.

Tiene la palabra el diputado informante de la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento.

El señor SAFFIRIO (de pie).-

Señor Presidente, en nombre de la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento, paso a informar sobre el proyecto de ley, en primer trámite constitucional y primero reglamentario, con urgencia calificada de simple, que modifica el Código Penal para tipificar el delito de maltrato de obra a personal de bomberos en actos de servicio.

El proyecto se inició en mociones de los siguientes señores diputados y señora diputada: Ramón Barros, Juan Antonio Coloma , Sergio Gahona , Bernardo Berger , Vlado Mirosevic , José Pérez , Jorge Rathgeb , Alejandra Sepúlveda , Víctor Torres , María José Hoffmann , Celso Morales e Iván Norambuena , y de los entonces diputados y diputadas Joaquín Godoy , Alberto Robles , Karla Rubilar , Gustavo Hasbún , Claudia Nogueira , Jorge Ulloa y Felipe Ward .

La idea matriz o fundamental de esta iniciativa consiste en incorporar a la legislación penal un tipo agravado del delito de lesiones, cuando estas se provoquen a miembros de los cuerpos de Bomberos en el ejercicio de sus funciones, tengan estas su origen en civiles o en uniformados.

Descripción del proyecto Ideas generales

El Cuerpo de Bomberos de Chile constituye una institución presente desde la fundación de nuestra nación. La necesidad de sus servicios es absoluta y manifiesta, y se requiere de sus funciones todos los días del año y las 24 horas del día. De esta forma, el servicio que prestan al país es de la más alta consideración, por lo que, a partir de ello, su tratamiento normativo debe ser especial y directo, capaz de regular sus inquietudes o necesidades fundamentales.

El artículo 1º de la ley Nº 20.564, ley marco de Bomberos, distingue a esta institución como un servicio de utilidad pública, el cual atiende gratuitamente y de forma voluntaria las emergencias ocasionadas por la naturaleza o por el ser humano. De esta manera, le corresponde al Cuerpo de Bomberos la difícil y compleja tarea de hacer frente a los incendios de diversa especie y en distintos lugares, hecho que requiere de un alto profesionalismo y de equipamiento, pero fundamentalmente de vocación y espíritu de ayuda hacia la comunidad en general.

A partir de la trascendental función que cumple esta institución, se requiere de medidas de protección a sus integrantes tendientes a resguardar sus derechos y su labor en ámbitos de tanta complejidad como lo es el enfrentar un incendio o una catástrofe. Cabe hacer presente que la función bomberil no solo se vincula con apagar incendios, sino que, además, es la instancia institucional destinada a estar frente a un accidente, ya sea de tránsito, en el hogar o lugar de trabajo, sin perjuicio de la función que además cumple Carabineros de Chile.

No es menos cierto que en repetidas oportunidades el trabajo de bomberos se hace difícil, sorprendentemente por la acción de los propios afectados o de personas anexas, quienes han atentado no solo contra el actuar de bomberos, sino además contra su integridad física, lo que constituye un hecho perjudicial desde todo punto de vista.

Actualmente, la ley Nº 19.830 establece mecanismos de protección al actuar de bomberos en actos de servicios, principalmente en dos ámbitos: en materia de falsa alarma de incendio, emergencia o calamidad pública, y en materia de obstaculización del trabajo de bomberos.

Ambos aspectos constituyen un estatuto penalmente establecido. Sin embargo, la normativa no regula de un modo expreso los atentados que directamente sufren los bomberos a su integridad con ocasión del ejercicio de su función.

El maltrato de obra es una institución de larga data en nuestro derecho, particularmente cuando afecta a Carabineros de Chile, razón por la cual nos parece de toda justicia incorporar en nuestra legislación penal una normativa que se vincule con los bomberos como elemento de protección legal.

Por ello, este proyecto de ley incorpora dentro del párrafo III del Título Octavo del Código Penal, que se refiere a lesiones corporales, que cuando se cometen delitos de lesiones en contra de un miembro del Cuerpo de Bomberos en actos de servicio, la pena señalada para el delito se aumenta en un grado.

Cabe hacer presente que no solo se trata de delitos cometidos en perjuicio de bomberos en actos de servicio, sino también de todo el personal de Bomberos, en el que se incluye también personal de servicio remunerado.

La comisión introdujo dos modificaciones al proyecto. En primer lugar, precisó que el sujeto pasivo del delito es un miembro de los Cuerpos de Bomberos y no un voluntario de Bomberos, por ser la primera una expresión más amplia que, incluso, puede abarcar a integrantes no voluntarios que son agredidos en actos de servicio, como los choferes de los carros bomba, por ejemplo.

En segundo lugar, también se introdujeron modificaciones en el sentido de que no todas las lesiones corporales se aumenten en un grado cuando el afectado es un bombero, por cuanto las lesiones comprenden desde las más graves, como mutilación y castración, que de por sí tienen penas altas, hasta las lesiones menos graves. Es precisamente en las lesiones menos graves donde existe un problema a solucionar, porque son las que usualmente afectan a los bomberos en actos de servicio, y las que, por su carácter de menos graves, finalmente no son perseguidas penalmente por el Ministerio Público, por lo que quedan sin sanción efectiva.

De esta manera, se optó por aumentar en un grado la pena de las lesiones menos graves, haciendo factible su persecución penal y evitando la distorsión en la escala de penas que significa aumentar en un grado las lesiones graves.

Finalmente, la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento aprobó el proyecto en general y en particular por la amplia mayoría de sus integrantes presentes, y propone a la Sala su aprobación.

Es todo cuanto puedo informar.

He dicho.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

En discusión el proyecto. Tiene la palabra el diputado Raúl Leiva .

El señor LEIVA.-

Señor Presidente, como lo señaló el diputado informante, el propósito de este proyecto es hacerse cargo de un problema que afecta a los voluntarios y miembros del Cuerpo de Bomberos al momento de concurrir a colaborar en una emergencia o a combatir un incendio, para lo cual propone sancionar penalmente las agresiones y los atentados de que son objeto en el ejercicio de sus funciones.

El proyecto original establecía que ese tipo de situaciones constituían un delito en contra de la seguridad y el orden público. Sin embargo, la Comisión de Bomberos, por la unanimidad de sus miembros, incorporó un inciso tercero, nuevo, al artículo 400 del Código Penal, a fin de cambiar la figura residual de las lesiones menos graves establecidas en su artículo 399, sancionándolas de manera agravada.

Esa disposición preceptúa que quienes agredan a los miembros de los cuerpos de bomberos en el ejercicio de sus funciones serán sancionados con la pena de presidio menor en su grado medio; es decir, se propone elevar la pena de presidio menor en su grado mínimo a presidio menor en su grado medio.

Asimismo, es importante señalar que la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento modificó este proyecto a través de una indicación, haciendo aplicable esa pena cuando las víctimas son no solo voluntarios del Cuerpo de Bomberos, como originalmente planteó la Comisión de Bomberos, sino todos los miembros de los cuerpos de Bomberos. De esta manera, el personal rentado y los conductores y maquinistas también serán protegidos y amparados por esa norma, que no hace otra cosa que reconocer la gran labor que realizan los bomberos voluntarios de nuestro país al concurrir a atender emergencias sin ningún tipo de pago, mediante el establecimiento de la debida y adecuada protección por el ejercicio de sus funciones.

A través de esta iniciativa se reconoce el gravitante aporte que hacen los cuerpos de Bomberos y las voluntarias y los voluntarios a lo largo de Chile. Se les genera un estatuto de protección, que se suma a las penas por obstaculización de los servicios de emergencia y las falsas alarmas. De esta manera se protege debidamente de las agresiones que han sufrido los voluntarios, las voluntarias y el personal rentado en el ejercicio de sus funciones.

Por las razones señaladas, anuncio mi voto a favor del proyecto.

He dicho.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Tiene la palabra la diputada Ximena Ossandón .

La señora OSSANDÓN (doña Ximena).-

Señor Presidente, nuestro país ha estado capturado, desde la vuelta de la democracia y hasta nuestros días, por dos ideologías que permanentemente se contraponen: el estatismo y el mercantilismo.

En la discusión pública, especialmente en los debates sobre cómo enfrentar los problemas sociales o respecto de la forma de satisfacer las necesidades colectivas, estas dos ideologías se muestran a sí mismas como las únicas capaces de ofrecer medidas satisfactorias. Por un lado, se plantea que la solución es estatizar; por otro, que la solución de todo es hacer crecer el mercado.

Sin embargo, hay otra forma de acercarse a la realidad, que es ajena a esas dos ideologías: revalorizar las comunidades humanas que se crean en una sociedad, que no se guían ni por criterios de mercado ni de Estado, es decir, ni por el lucro ni por la frialdad de la ley y el estatuto estatal.

A lo anterior usualmente se suele llamar “cuerpos intermedios” o “sociedad civil”. En palabras sencillas, se trata de la existencia de un conglomerado humano organizado con el fin de mejorar la vida de las personas. Un manifiesto ejemplo de aquello es la Teletón. Otro claro ejemplo de la idea de comunidades es Bomberos de Chile.

Bomberos de Chile es una institución formada de manera íntegra por voluntarios; no es del Estado ni del mercado. Bomberos está compuesto por miles de personas, que de manera absolutamente generosa y con un tremendo espíritu de desprendimiento, se entregan a la sociedad, a todos los ciudadanos, de manera desinteresada, incluso arriesgando su vida por los demás. Si se quiere poner en términos políticos y humanos, es un acto de absoluta solidaridad.

La noción del bien también se debe realizar desde la propia sociedad organizada. Todos y cada uno de nosotros debemos colaborar para que el bien común se cumpla, con el objeto de que todos los habitantes del país puedan desarrollarse material y espiritualmente.

Bomberos es una clara manifestación de lo anterior, así como un ejemplo que nosotros, como derecha social, que se preocupa de la comunidad y de la participación y promoción de los más pobres, desde una lógica totalmente opuesta al individualismo, no podemos sino promover y agradecer.

Este proyecto busca agravar la pena para el caso de un delito en que la víctima sea un bombero en ejercicio. Eso es de absoluta justicia por dos motivos: primero, es una consideración especial, una muestra institucional de agradecimiento y, sobre todo, de preocupación para aquellos que se entregan por nuestro bien sin buscar nada a cambio. No es casualidad que en el contexto de crisis y de tanto desprestigio institucional que estamos viviendo, Bomberos siga teniendo mucho aprecio ciudadano.

Segundo, es también un acto de justicia, dado que el agresor comete un acto especialmente grave cuando la víctima es un bombero en ejercicio. Aquel que golpea y daña a un bombero en un momento en que este se preocupa de los demás, como lamentablemente ha ocurrido durante los episodios de violencia no solo de ahora, sino también desde hace un tiempo a la fecha, realiza un acto objetivamente más grave, que merece mayor reproche penal.

Finalmente, cabe considerar que la institución de Bomberos de Chile valora esta iniciativa, pues, como indicaron los señores Fernando Recio , abogado asesor de la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos, y Jorge Echeverría , secretario general del Cuerpo de Bomberos de Santiago, “se requiere una mayor protección del personal de los Cuerpos de Bomberos al momento de concurrir a una emergencia en acto de servicio”.

He dicho.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Para referirse a un asunto de Reglamento, tiene la palabra el diputado Gastón von Mühlenbrock .

El señor VON MÜHLENBROCK.-

Señor Presidente, solicito que suspenda la sesión, porque no hay quorum para sesionar.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Señor diputado, haré sonar los timbres por un minuto más. De no reunirse el quorum requerido, suspenderé la sesión. Tiene la palabra el diputado Iván Norambuena .

El señor NORAMBUENA.-

Señor Presidente, estamos frente a un proyecto que propone modificar el Código Penal para tipificar el delito de maltrato de obra a personal de Bomberos en actos de servicio.

El objetivo de esta iniciativa es incorporar un tipo agravado de delito de lesiones cuando estas se provoquen a voluntarios de Bomberos en el ejercicio de sus funciones. Se circunscribe a los delitos de lesiones corporales establecidos en el párrafo 3 del Título III del Código Penal, para modificar su artículo 400 con el propósito de aumentar en un grado los delitos cometidos contra las personas mencionadas en el artículo 5° de la Ley de Violencia Intrafamiliar.

El proyecto incorpora un inciso tercero a dicho artículo, aumentando en un grado la pena cuando el delito de lesiones se cometa contra voluntarios de Bomberos en el ejercicio de sus funciones.

Como queda de manifiesto, se establece el carácter de servicio de utilidad pública de Bomberos, lo cual permite tener una noción de las labores que debe cumplir la institución, a pesar de que no existe una definición legal de lo que podría ser considerado como “utilidad pública”, cuestión que abarca una serie de servicios muchas veces distintos entre sí, pero indispensables para la comunidad.

En razón del evidente carácter de utilidad pública que tiene la institución de Bomberos, un ataque contra su personal en el desarrollo de sus funciones principales resulta reprochable para el derecho y constituye una conducta que, sin duda, agrava el simple ataque que genera lesiones.

Por otro lado, entre las agravantes consideradas en el artículo 12 del Código Penal no se incluye alguna que sea aplicable a Bomberos, al no encontrarse sus miembros en la hipótesis de autoridad, que parece ser la más apropiada para el caso.

El proyecto equipara los delitos de lesiones contra bomberos a aquellos cometidos contra el personal de las policías y de Gendarmería de Chile cuando se encuentren cumpliendo funciones para el servicio de la comunidad.

Debemos agradecer a voluntarios y voluntarias por su esfuerzo y sacrificio, en especial a los bomberos insignes que han cumplido más de 50 años prestando un servicio a la comunidad.

Por eso, en esta oportunidad recomendamos aprobar este proyecto, ojalá en forma unánime, en apoyo de Bomberos de Chile.

He dicho.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Tiene la palabra el diputado Leonidas Romero .

El señor ROMERO.-

Señor Presidente, me alegra ser parte de esta organización llamada Congreso Nacional, en particular de la Cámara de Diputados, y poder debatir acerca de la posibilidad de mejorar la situación de nuestros bomberos, hombres y mujeres que arriesgan sus vidas en forma voluntaria para salvar las nuestras, así como nuestros enseres.

Cuando nos enteramos de que algunos personajes, algunos delincuentes, han agredido a nuestros bomberos, la verdad es que nos da una pena enorme.

Obviamente, votaré a favor, y espero que ojalá lo aprobemos en forma unánime. Pero me hago algunas preguntas. Por ejemplo, cuando estén agrediendo a nuestros bomberos, ¿quién se hará cargo de esa situación?, ¿quién va a cursar el parte?, ¿quién los va a defender? Los Carabineros, supongo yo. Pero resulta que ya nadie está respetando a nuestros carabineros y estamos llenos de leyes que nadie respeta y que nadie las hace respetar.

Por otra parte, ¿tendremos jueces a la altura de la situación, cuando se denuncie a un ciudadano por agredir a los bomberos, de modo que el juez competente condene a los agresores? Me surgen esas dudas razonables.

No obstante, espero que todos, en forma unánime -repito-, apoyemos este proyecto y a nuestros bomberos, hombres y mujeres.

También me gustaría -no es la oportunidad, pero lo voy a plantear- hacer un reconocimiento a aquellos bomberos honorarios que llevan 40, 50 o más años sirviendo en la institución, a quienes la edad y la enfermedad les están pasando la cuenta. Muchos de ellos están postrados y se movilizan en sillas de ruedas, no obstante lo cual no reciben un reconocimiento económico. Repito: son voluntarios, no cobran un peso, por lo cual los chilenos deberíamos reconocerles el esfuerzo y el trabajo que realizan en forma permanente.

Ninguno de nosotros, creo yo, se levanta a las tres o a las cuatro de la mañana, en pleno invierno, y sale a apagar un incendio para defender la vida, los enseres o la vivienda de un tercero, que muchas veces no conoce.

Junto con expresar mi apoyo a esta iniciativa, planteo mi deseo de que ojalá todos los chilenos tomemos conciencia y busquemos los medios para mejorar las condiciones en que operan esta institución y sus voluntarios.

He dicho.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Tiene la palabra el diputado Osvaldo Urrutia .

El señor URRUTIA (don Osvaldo).-

Señor Presidente, Bomberos de Chile constituye una institución presente desde el año 1851 en nuestra patria. El primer Cuerpo de Bomberos, basado en voluntarios, se creó como producto del gran incendio que afectó ese año a la ciudad puerto de Valparaíso. El modelo de Valparaíso, su diseño organizacional, su espíritu republicano, con miembros voluntarios, posteriormente fue replicado en la mayoría de las ciudades del país.

Es evidente que sus servicios son de absoluta y manifiesta necesidad, y se requiere que estén disponibles todos los días del año y las 24 horas del día, incluso los fines de semana, los días de fiestas, etcétera.

De esta forma, el servicio que prestan a todos los chilenos y al país en general es de la más alta importancia. A partir de ello, su tratamiento normativo debe ser especial y directo, capaz de regular y normar todo aquello que afecte el cumplimiento de su deber.

La ley N° 20.564, Ley Marco de los Bomberos de Chile, distingue a esta institución como un servicio de utilidad pública, que atiende gratuita y voluntariamente las emergencias ocasionadas por accidentes o premeditadamente por algunas personas.

De esta manera, corresponde a los cuerpos de bomberos la difícil tarea de hacer frente a los incendios de diversa especie, sean estos estructurales, en las ciudades o en los bosques, como lamentablemente hemos podido presenciar en este último tiempo en forma muy intensa, para lo cual se requiere un alto profesionalismo, especialización, equipamiento y recursos, pero, fundamentalmente, vocación y espíritu de ayuda hacia la comunidad, espíritu que ha quedado claramente demostrado a través de la larga historia de Bomberos de Chile.

Prueba de ello es la circunstancia de que, como pocas instituciones de bomberos existentes en el mundo, la de nuestro país se mantiene voluntaria y sin recibir remuneraciones de ningún tipo, hecho que, sin lugar a dudas, implica dos cosas fundamentales: el esfuerzo encomiable que este grupo de chilenos voluntarios efectúa día a día para el ejercicio exitoso de su labor, y la necesidad de dotar a esta institución de medidas de carácter normativo tendientes a establecer estatutos de protección, tanto de su posición jurídica como de sus herramientas de trabajo.

Al respecto, solo hace algunos años, muy poco tiempo, dicha preocupación no se plasmaba en los hechos y, en tal sentido, la labor de Bomberos en Chile se encontraba sumamente desprotegida. Con la entrada en vigencia de la ley N° 20.564, se consagró una legislación que no solo vino a llenar un vacío sensible en nuestro país, sino además a constituir el pago de una deuda que el Estado de Chile mantenía con su institución de bomberos.

No obstante, en repetidas oportunidades el trabajo de los voluntarios se hace dificultoso, sorprendentemente, a veces por la acción de los propios afectados por un incendio o por personas violentas que han atentado no solo contra su actuar, sino además contra su integridad física e, incluso, destruyendo los equipos necesarios para combatir el fuego.

Eso constituye un hecho perjudicial no solo para la institución, sino un delito desde todo punto de vista, que afecta a los bomberos, pero principalmente a las víctimas de los incendios.

La ley N° 19.830 establece mecanismos de protección al actuar de los bomberos en actos de servicio, principalmente en los ámbitos de falsa alarma de incendios, emergencias o calamidad pública y en materia de obstaculización del trabajo de los voluntarios. Ambos aspectos constituyen un estatuto penal establecido que, por cierto, es un conjunto de normas que va en directo beneficio de sus funcionarios.

No obstante, dicha normativa no regula de modo expreso los atentados a la integridad física que sufren directamente los bomberos en el ejercicio de sus funciones. El maltrato de obra es una institución de larga data en nuestro ordenamiento jurídico, particularmente en materia que afecta a las policías, Carabineros y la PDI, razón por la cual una normativa que se vincule a bomberos como elemento de protección legal nos parece de toda necesidad y justicia, y debe ser incluida en esta norma penal.

En consecuencia, anuncio mi voto a favor de este importante proyecto que beneficia a Bomberos de Chile.

He dicho.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Tiene la palabra la diputada Marisela Santibáñez .

La señora SANTIBÁÑEZ (doña Marisela).-

Señor Presidente, por su intermedio saludo a todos los presentes.

Como es sabido, Bomberos de Chile nace junto con nuestra nación y sus servicios son requeridos todos los días del año y las 24 horas del día. Soy hija de un bombero.

El servicio que Bomberos de Chile presta al país es de la más alta consideración, por lo que en la actualidad, luego del gran estallido social del 18 de octubre del año pasado, es de las pocas instituciones que goza de aprobación.

Prestan un servicio de utilidad pública de manera gratuita, y sus integrantes no perciben remuneración alguna por el desempeño de esa labor. Muchas veces se ha insistido en que los bomberos debiesen ganar una remuneración o que debiesen recibir aportes, a lo cual ellos se han negado, así que no podemos ir en contra de su naturaleza.

Hay emergencias ocasionadas por la naturaleza y también por el ser humano, y en tales casos corresponde que Bomberos realice una difícil labor. Hacen frente a los incendios en distintos lugares de nuestro país.

Aprovecho esta intervención para referirme también al incendio que afecta a la Región del Maule, del que poco se ha visto en los canales de televisión, en particular, y en los medios de comunicación, en general. En la Cámara de Diputados tampoco se ha tratado el tema y estamos a punto de perder, por efecto de las llamas, el parque Inglés, ubicado en la comuna de Molina. Ojalá los diputados de esa región y todos en general podamos ayudar en algo.

Ahora bien, resulta necesario dotar a bomberos de un estatuto que les brinde protección jurídica y en cuanto a sus herramientas de trabajo, pues se encuentran sumamente desprotegidos. En algunos casos, los voluntarios que intentan controlar los incendios son insultados y obstaculizados en su trabajo.

Recuerdo el caso de un enfrentamiento entre carabineros y bomberos durante el estallido social, en el que los bomberos se sintieron agredidos y lo expresaron públicamente. Sin duda, situaciones como esa generan un problema. Por eso es importante que se apruebe este proyecto de ley que busca regular situaciones que, si bien son poco comunes, son lamentables.

Establecer sanciones para quienes agredan a Bomberos de Chile -sea quien fuere- cuando están realizando su función solo tiene por finalidad proteger su labor y su integridad. Por ello voy a votar a favor.

Quiero aprovechar esta instancia para hacer un reconocimiento a todos los bomberos de mi país y solicitar que se regularice el tema del manejo de los dineros, y lo digo directamente por quienes manejan las platas de Bomberos en mi distrito.

He dicho.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Tiene la palabra el diputado Jorge Rathgeb .

El señor RATHGEB.-

Señor Presidente, en una de sus estrofas el himno de Bomberos de Chile dice:

“Voluntarios bomberos de Chile, hombres de hacha, de escala y pitón, la sirena angustiada nos busca, tremolando su cálida voz”.

Los bomberos voluntarios de Chile son, justamente, de todo Chile. Cada vez que hay un siniestro o una emergencia, los bomberos, aunque no pertenezcan a la comuna en la que se produzca un incendio pueden participar en su extinción. Hoy los bomberos voluntarios de Chile van más allá de eso, pues no solamente son los encargados de apagar los incendios, sino que son los profesionales que atienden cualquier tipo de emergencia. Así, los vemos actuando en rescates subacuáticos, en altura, en accidentes vehiculares o en emergencias producidas por materiales peligrosos y, por lo tanto, se han tenido capacitar para enfrentar las distintas emergencias. Hoy no cualquier persona puede participar en tales emergencias, ya que debe tener una preparación básica. Para esa capacitación existen los cursos básicos y, además, de especialidades. De hecho, para conducir vehículos de emergencia se requiere una licencia especial, pero lo más particular de todo es que la labor de bomberos sigue siendo realizada por voluntarios.

Cada vez que los bomberos concurren a una emergencia, no preguntan de quién es la propiedad ni quién es el afectado, porque nunca estará en su espíritu negar ayuda a una persona porque les cae mal. De hecho, en muchos casos, después de concurrir a la emergencia, los bomberos ni siquiera saben a quién ayudaron y solo entregan su informe. Su labor es muy loable.

Este proyecto de ley, iniciado en dos mociones -soy autor de una de ellas-, busca resguardar la labor voluntaria de Bomberos de Chile, sancionando a aquellas personas que entorpezcan su labor y atenten contra su integridad.

No puede ser que se atente contra personas que, sin recibir ningún tipo de retribución económica, resguardan a la población. Por eso, el proyecto de ley viene a saldar una deuda que existe con Bomberos de Chile. Sus voluntarios dejan su trabajo, su hogar y sus actividades habituales de distracción para ir en resguardo de propiedades y de vidas ajenas y nosotros, como sociedad y como Poder Legislativo, debemos darles las garantías mínimas para que regresen a sus hogares, lugares de trabajo o actividades habituales sin lesiones, agresiones o sintiéndose frustrados por no haber podido realizar su labor en beneficio de la sociedad.

La iniciativa legal sanciona a quienes atentan contra bomberos, por lo cual vamos a votar a favor y pedimos al resto de los diputados hacer lo mismo. Es una legítima retribución y reconocimiento a la función que desarrollan.

Espero que este proyecto se convierta pronto en ley de la república y no quede durmiendo en el Senado, como ha ocurrido antes con muchos otros proyectos, que lamentablemente dependen de la buena voluntad de la Cámara Alta.

Vaya mi reconocimiento a los voluntarios de Bomberos de Chile, hombres de hacha, escala y pitón.

He dicho.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Tiene la palabra el diputado Fidel Espinoza .

El señor ESPINOZA.-

Señor Presidente, en lo personal, y creo que también en gran parte de quienes conforman mi bancada, nos vamos a sumar a la aprobación de este proyecto de ley.

Lo que busca este proyecto de ley es modificar el Código Penal para tipificar el delito de maltrato de obra del personal de Bomberos de Chile en actos de servicio. Esta idea nace debido a que desalmados provocaron maltrato a bomberos que se encontraban cumpliendo las labores que todo el país valora. Aquí se ha planteado en reiteradas ocasiones el desprestigio que afecta a muchas instituciones del país, pero no ocurre lo mismo con Bomberos de Chile, que es reconocida transversalmente en forma positiva por la ciudadanía.

Según las cifras que conocemos, en nuestro país existen, aproximadamente 42.000 voluntarios, distribuidos en 312 cuerpos a lo largo y ancho de Chile. Esas personas no solo merecen nuestro más absoluto respeto, valoración y reconocimiento a la labor que desarrollan, sino que constantemente debemos presentar iniciativas legislativas que vayan profundizando, mejorando y fortaleciendo su accionar. El proyecto es un avance importante en este sentido, porque permite que se incorpore en la legislación penal un tipo agravado del delito de lesiones cuando estas se provoquen en atentados a bomberos en ejercicio. Por cierto que es un avance y esperamos que en el futuro tengamos avances en otras materias que aquejan a Bomberos de Chile, como, por ejemplo -aprovechando la presencia del ministro Felipe Ward en la Sala–, cuando Bomberos concurre a una emergencia en la madrugada -lo he vivido en muchas comunas de mi distrito, como Osorno, Puerto Varas, Llanquihue , Fresia , Purranque , Río Negro, Puerto Octay , Puyehue -, en que algunos de sus integrantes han sido objeto de despidos de sus empleadores, a pesar de que están cumpliendo una labor fundamental, pues son miembros de un cuerpo de voluntarios que garantizan la seguridad, la vida y los bienes de la ciudadanía ante incendios, desastres naturales, accidentes de vehículos o emergencias por manejo de sustancias peligrosas.

Este proyecto, sin duda, es un avance, legislativamente hablando, para que los bomberos tengan mayor seguridad y mayor protección desde el punto de vista legislativo. Existen otras materias, a lo mejor menores, como la que he mencionado, pero no menos importantes. Son elementos en los cuales como Parlamento debemos seguir avanzando.

Por eso, valoro a todas las parlamentarias y a todos los parlamentarios que impulsaron esta iniciativa, refundida, la que esperamos que sea aprobada por amplia mayoría en la Cámara de Diputados, en honor y en representación de todos los bomberos de nuestro país.

A todos los bomberos que están vivos y que cumplen una labor tremendamente importante en cada una de las comunas de Chile; a todos quienes dieron toda una vida a ese servicio público de tanta importancia y que hoy día ya no están con nosotros; a todos ellos y a sus familias les hacemos un homenaje con esta iniciativa.

He dicho.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Tiene la palabra la diputada señora Sandra Amar .

La señora AMAR (doña Sandra).-

Señor Presidente, quiero partir rememorando un aviso publicado en El Mercurio de Valparaíso: “Bomba de incendio: la comisión nombrada para organizar los Cuerpos Independientes de Bomberos, suplican a todos los que se han suscrito en algunas de las listas, como a los que sin estar suscritos, desean formar parte en la formación de los Cuerpos, se reúnan el miércoles próximo 30 de abril a las ocho de la noche en el teatro de La Victoria.”.

Así destacaba el aviso publicado en el diario El Mercurio de Valparaíso la convocatoria a la comunidad para la formación del que sería el primer cuerpo de Bomberos de Chile, que comenzó a operar oficialmente el 30 de junio de 1851 con cuatro compañías.

El 14 de junio de 1889, a consecuencia de un incendio que afectó a la Gobernación Provincial de Magallanes, hecho que asoló a la naciente colonia de Punta Arenas, se da formación a la Primera Compañía de Bomberos de Magallanes, la Bomba Magallanes.

Así las cosas, desde ese momento el trabajo voluntario cobra otro sentido: son miles los hombres y mujeres que día a día hacen de su vida un fiel reflejo de la abnegación bomberil, entregando no solo su tiempo a disposición de quienes se encuentran en riesgo, sino de todos aquellos que necesitan de auxilio, razón por la cual se han convertido en inspiración para algunos y héroes para otros. Son mujeres, hombres, jóvenes, adultos, personas mayores, todos dispuestos a perder la vida si es necesario, todos ellos unidos por un mismo cauce: el bienestar de la sociedad.

Ser bombero es una muestra inmensa de nobleza y de desinterés; una entrega absoluta; un respeto por la casaca y la institución; es temer por la vida y aun así estar dispuesto a arriesgarla por otro; lanzarse al mar, escalar con una cuerda por la pared de un edificio, ingresar a una casa envuelta en llamas, acudir a los rincones más inhóspitos de nuestro territorio. Ser bombero es darlo todo.

Por todo esto, es nuestro deber velar por todos aquellos voluntarios que responden las 24 horas del día a nuestros llamados, por su seguridad personal, para demostrar que su sacrificio no es en vano y que no están solos.

Hoy voto que sí por la seguridad de los miembros del Cuerpo de Bomberos. Espero que sigamos trabajando por ellos y contribuyendo a que puedan seguir cumpliendo con su juramento, de manera que lleven adelante su servicio de forma más segura y llevadera. He dicho.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Tiene la palabra el diputado señor Mario Venegas .

El señor VENEGAS.-

Señor Presidente, alguien me reclamó el tema de la “primera línea” que señaló usted; pero quiero señalar que mi intención para intervenir tiene que ver con haberme dado cuenta de que no había nadie de mi bancada que hubiera hecho un acto que me parece de completa justicia.

En primer lugar, ustedes recordarán que hace algún tiempo promoví -soy autor del proyecto de ley- dar protección especial a los funcionarios de la educación y de la salud cuando fueran objeto de agresiones, cuestión que, por desgracia, se está dando con mucha frecuencia. Gracias al apoyo transversal de la Cámara y del Senado esa iniciativa ya es ley de la república.

Ese proyecto tiene básicamente el mismo principio que este: agravar las penas, y encuentra la justificación en la importancia que tiene la función que desarrollan los afectados. Coherencia obliga. La idea es reconocer, en un acto que es de total nobleza y justicia, el rol que cumplen nuestros bomberos y nuestras bomberas a lo largo y ancho de Chile. Se trata de un trabajo desinteresado, dedicado y comprometido. Probablemente, no hay una función que pueda resumir de mejor manera el altruismo, la bondad y la generosidad que la labor de un bombero voluntario o de una bombera voluntaria, de las que hay cada vez más.

Entonces, no podemos sino hacer un acto de justicia mediante la aprobación de este proyecto de ley. Para que la gente lo entienda claramente, conforme al espíritu del proyecto,, aquí hablamos de cuando un bombero o una bombera es objeto de agresiones, conducta irracional que por desgracia ocurre cada vez con mayor frecuencia, no obstante que estos servidores públicos concurren precisamente a prestar ayuda y controlar incendios.

Como dijo muy bien mi colega Rathgeb , quien recitó -entiendo- los versos del himno de los bomberos, ellos son especialistas en emergencias. Ellos no solo combaten incendios, sino que están presentes de forma abnegada y dedicada en muchas situaciones de emergencia.

No podía dejar de intervenir para señalar que este es un acto de justicia. Ojalá todos lo entendamos así y, como alguien insinuó, aprobemos este proyecto de forma unánime como una señal potente de reconocimiento y agradecimiento de toda la Cámara de Diputados a estas nobles personas que cumplen tan importante labor en nuestro país.

He dicho.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Tiene la palabra el diputado señor Cristhian Moreira .

El señor MOREIRA.-

Señor Presidente, día a día somos testigos del invaluable trabajo que realiza el Cuerpo de Bomberos en nuestro país, conociendo situaciones que ponen en riesgo su integridad e, incluso, su propia vida para cumplir con su deber.

Por ello, el proyecto que debatimos hoy, que sanciona a quienes realicen conductas atentatorias contra el personal bomberil, apunta en la línea correcta, toda vez que incorpora en nuestra legislación una agravante en los delitos de lesiones que se cometan a miembros de Bomberos en el ejercicio de sus funciones.

Reafirmo lo anterior con el absoluto convencimiento de que nuestros bomberos requieren una mayor protección al momento de concurrir a una emergencia, ya que todos nos hemos enterado a través de los medios de comunicación de cómo en muchas ocasiones han tenido que vivir momentos dificultosos, tales como agresiones e insultos por quienes no comprenden el importante rol que desempeñan.

Es así que debemos tener absoluta claridad de que nuestros bomberos realizan una labor desinteresada y que se motivan única y exclusivamente por la vocación de servicio que los caracteriza, brindando un loable servicio a la comunidad. Por lo tanto, cualquier contravención a su actuar, a través de algún tipo de delito, debe ser sancionada en forma eficaz.

Por último, doy mi total apoyo a este proyecto. Sin embargo, más allá de aumentar las sanciones a quienes cometan algún tipo de conducta, cabe preguntarse -y revisar de manera profunda- cuál es la situación estructural que atañe hoy a nuestros bomberos y cómo hoy, desde nuestro rol como diputados, podemos impulsar los cambios necesarios que les permita un mejor desempeño en el ejercicio de sus funciones.

Por último, agradezco a quienes arriesgan su vida por nosotros, a los voluntarios y voluntarias, así como también a los jóvenes, a las brigadas juveniles de todas las compañías de bomberos de nuestro país.

Pido a Dios que proteja a todos los bomberos de Chile.

He dicho.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Tiene la palabra el diputado José Pérez .

El señor PÉREZ (don José).-

Señor Presidente, envío un saludo a los distintos cuerpos de bomberos a lo largo del país y a sus integrantes, a los hombres y mujeres que participan en ellos.

Bomberos es una de las instituciones que goza de gran prestigio en nuestro país, y por cierto que muy merecidamente. Bomberos está siempre atento a los golpes de la naturaleza, a los accidentes de tránsito, a los incendios que ocurren en la parte urbana y también a los incendios forestales.

Como bien se ha dicho, son personas profesionales que trabajan por amor a la casaquilla de su Cuerpo de Bomberos, sin recibir nada en beneficio. Recuerdo que hace alrededor de cinco años el Parlamento promulgó la ley marco que permite que año a año el Estado de Chile entregue recursos importantes para que puedan mejorar y renovar sus equipos de trabajo y maquinarias.

Hoy hablamos de sancionar los atentados contra los cuerpos de bomberos cuando acuden a sofocar algún incendio, a cumplir con la función que hacen con tanto interés y entusiasmo durante cualquier hora del día o de la noche.

Evidentemente, muchas veces hemos hablado de las sanciones que hay que aplicar en estos casos, las cuales deberían ser ejemplares, porque nada justifica un atentado a los carros de Bomberos cuando van a cumplir con su función. Esa es una actitud criminal, y como Parlamento tenemos que condenarla en la forma más enérgica posible.

Debemos tener en consideración –quiero dirigirme nuevamente a las autoridades de gobierno- el proyecto de resolución Nº 323, de 12 de septiembre de 2018, firmado por varios colegas y cuyo autor es quien habla, en el cual pedimos que aquellos bomberos que llevan cincuenta años en el ejercicio del cargo, a lo menos, tengan un reconocimiento de parte del Estado. Son muy pocos los que cumplen esa condición a nivel nacional. Por consiguiente, sería un gran logro de parte del gobierno, de Chile y de todos nosotros otorgar un modesto reconocimiento a esas personas, a quienes les quedan pocos años de vida –muchos ya partieron-.

Vaya que sería importante entregarles un estímulo de doscientos mil pesos mensuales cuando tienen su salud quebrantada, delicada, y los recursos muchas veces no les alcanzan para satisfacer sus necesidades mínimas.

Es bueno recordar ese proyecto de resolución, así como también recordar el proyecto de ley que establece un seguro adicional complementario para los bomberos que sufren accidentes. La verdad de las cosas es que no siempre se les atiende en la forma que corresponde. Ese seguro adicional, que establece el proyecto de ley que fue presentado en julio de 2019, hasta la fecha no tiene respuesta.

Con estas instituciones que están sirviendo al país y que no tienen ningún gasto para el Estado, tenemos que ser un poco más generosos, atender sus necesidades y devolverles los recursos que invierten en los incendios forestales, pues muchas veces pasa un año o más para que les devuelvan lo que corresponde a la reposición de materiales.

El Estado, la Cámara de Diputados y el Senado deben responder adecuadamente a esta institución ejemplar que tenemos en Chile, para atender sus requerimientos y, en este caso concreto, para sancionar en la forma más enérgica posible a quienes atenten contra el trabajo que realizan los bomberos en ayuda de quienes están sufriendo alguna emergencia.

Espero que aprobemos por unanimidad este proyecto, porque es de justicia hacerlo así, y ojalá que el Senado lo apruebe a la brevedad posible.

He dicho.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Tiene la palabra el diputado Ramón Barros .

El señor BARROS.-

Señor Presidente, qué bueno que este proyecto, que busca modificar el Código Penal para tipificar el delito de maltrato de obra a personal de Bomberos en acto de servicio, pueda ser votado hoy.

Quiero agradecer al ministro Felipe Ward , por cuanto el ministerio que él encabeza calificó con urgencia este proyecto, lo que obviamente trajo como resultado que hoy pueda ser visto y despachado por esta Sala.

Recordemos que el 30 de junio de 2015 presentamos -soy uno de los autores, junto con otros colegas de la bancada de la UDI- uno de los proyectos refundidos.

Muchas veces se nos critica porque legislamos ex post. En este caso, hace cinco años estamos luchando por que este proyecto vea la luz, y esperamos que eso suceda hoy en esta Sala. Por eso, agradezco que el ministro Felipe Ward lo haya calificado con urgencia.

El proyecto de ley introduce un tipo agravado de lesiones cuando estas se provoquen a voluntarios de Bomberos en el ejercicio de sus funciones.

El proyecto se circunscribe a los delitos de lesiones corporales establecido en el párrafo III del Título Octavo del Código Penal, modificando el artículo 400, el cual aumenta en un grado los delitos cometidos contra las personas mencionadas en el artículo 5° de la Ley sobre Violencia Intrafamiliar. El proyecto incorpora un inciso tercero a dicho artículo, aumentando en un grado la pena cuando el delito de lesiones se cometa contra voluntarios de Bomberos en el ejercicio de sus funciones.

Nos parece determinante que este proyecto avance y sea aprobado en razón de lo que ha hecho Bomberos de Chile, lo cual nos ha tocado percibir desde tiempos inmemoriales. En ese sentido, la acción de Bomberos en los incendios devastadores de 2017 llevó a que una nación entera les rindiera homenaje y estuviese agradecida de lo que ellos hicieron, muchos de los cuales incluso perdieron la vida.

Por eso nos parece básico que quienes intenten agredir a nuestros queridos bomberos reciban las sanciones que corresponden.

Por lo tanto, hoy vamos a votar, con felicidad, a favor este proyecto de ley tan importante. Junto con ello, quiero enviar un especial saludo al directorio de Bomberos de Chile, pero en especial a nuestro presidente regional, señor Juan Carlos Field , de la Región del Libertador General Bernardo O'Higgins, y al expresidente señor Manuel Arenas , quien hoy se desempeña como tesorero nacional de Bomberos de Chile. Envío un abrazo a ellos y a cada uno de los voluntarios y voluntarias que cumplen un rol tan determinante en defender nuestras vidas no solamente en accidentes y en incendios, pues ellos llegan donde se les requiera con rapidez y con ese voluntariado que realmente los eleva a ser una de las instituciones más queridas -si no la más querida- por todos los chilenos y chilenas.

He dicho.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Tiene la palabra el diputado Matías Walker .

El señor WALKER.-

Señor Presidente, nos tocó tratar este proyecto en la Comisión de Constitución, pero previamente se había tramitado en la Comisión Especial de Bomberos.

Haré una breve síntesis del cambio que introdujo la Comisión de Constitución a la iniciativa y explicaré por qué ello ocurrió, porque finalmente el texto despachado por esta instancia es el que se somete a la consideración de la Sala.

El proyecto busca incorporar en el Código Penal un nuevo tipo agravado de lesiones cuando se provoquen en contra de voluntarios de bomberos en el ejercicio de sus funciones. Eso es algo muy importante de precisar. No se trata de cualquier tipo de lesiones, sino de aquellas provocadas contra voluntarios de Bomberos en el ejercicio de sus funciones, como lamentablemente ocurre, aunque uno no lo pueda creer. Ello acontece porque la normativa existente no se hace cargo en forma especial del ataque contra bomberos, sino solamente del delito común de lesiones, con penas que van desde la multa o el presidio o relegación menor en su grado mínimo -61 días-, hasta el presidio mayor en su grado mínimo -10 años-, dependiendo de la gravedad de las lesiones. Esta normativa es una forma de disuadir los ataques por parte de terceros contra voluntarios de Bomberos, que ocasionalmente ocurren mientras estos desempeñan sus labores, entendiendo que existe un bien jurídico especial de protección, que es su integridad en el trabajo que realizan.

Por ello, el proyecto modifica el artículo 400 del Código Penal, que contempla agravantes especiales en ciertos casos, como la violencia intrafamiliar o las lesiones contra menores de dieciocho años, adultos mayores o personas en situación de discapacidad que dependan del autor, normativa que incorporamos en la legislación hace algunos años.

El texto aprobado por la Comisión de Bomberos consideró el aumento en un grado a todas las penas contempladas en el delito de lesiones, considerando desde las lesiones menos graves a las más graves, como la mutilación. De esta forma, el delito más leve partiría con una pena de presidio menor en su grado mínimo -541 días-, y el delito más grave, de castración, por ejemplo, contemplaría el presidio mayor en su grado máximo -20 años-.

¿Qué hizo la Comisión de Constitución? Después de recibir a Bomberos y después de analizar este proyecto en concordancia con las normas generales de nuestro Código Penal, redactó el texto considerando la agravante solo para el delito de lesiones menos graves, con el siguiente argumento: los antecedentes de los proyectos refundidos se enfocan en este tipo de delitos que ocurren en el desempeño de las labores de los bomberos, pero respecto de los demás delitos ocurriría un problema de proporcionalidad de las penas respecto de otros tipos penales, como el homicidio, no siendo deseable que se igualen las penas a delitos que socialmente poseen distinto disvalor. Por ejemplo, no sería apropiado que una lesión se castigue con la misma pena de un homicidio. Obviamente, el disvalor de la pérdida de la vida humana es distinto al disvalor de un atentado a la integridad física de una persona.

Por ello, la Comisión de Constitución, que me tocó presidir el último año -después me va a reemplazar como presidente el diputado Gabriel Boric , quien lo va a hacer muy bien-, somete a la consideración de la Sala el proyecto de agravante especial solo para el delito de lesiones menos graves del artículo 399 del Código Penal, mientras que la Comisión de Bomberos contempló la agravante para todo el catálogo de lesiones del Código Penal.

Por las razones de proporcionalidad y armonía de las sanciones de nuestro Código Penal que acabo de señalar, sugiero que se ratifique por la Sala lo obrado por la Comisión de Constitución.

He dicho.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Tiene la palabra la diputada Karol Cariola .

La señorita CARIOLA (doña Karol) .-

Señor Presidente, estamos frente a iniciativas legales refundidas que buscan que el Cuerpo de Bomberos, que presta un servicio de utilidad pública y en favor de la comunidad en general, como han dicho mis colegas, pueda tener protecciones adicionales a las que hoy tienen.

Todos sabemos que, lamentablemente, a pesar de lo valorada que es por la ciudadanía la labor que cumplen los distintos cuerpos de bomberos a nivel nacional, muchas veces, cuando se producen situaciones de tensión en terreno durante las emergencias que Bomberos de Chile tiene que enfrentar, ocurren casos de maltrato de la comunidad hacia los voluntarios de Bomberos. Esas conductas tremendamente reprochables son agresiones que claramente no pueden ser aceptadas y que deben ser sancionadas de la manera que corresponde.

No soy partidaria en general de buscar mecanismos para disuadir ese tipo de conductas por la vía del aumento de penas. Creo que la forma de hacerlo es por la vía del cambio de conductas, por la vía de cambios culturales, por la vía de la educación, por la vía de la valoración.

Sin embargo, en esta oportunidad, estos proyectos refundidos buscan aumentar el reproche a las conductas que acabo de señalar, que son altamente reprobables -las agresiones a Bomberos en el ejercicio de su función-, de modo de ayudar a que los voluntarios puedan cumplir de mejor manera una labor que, por lo demás, es tan necesaria en nuestro país.

Hoy, los bomberos de Chile no solo no tienen todo el apoyo del Estado, sino que disponen de elementos precarios para desarrollar su labor. No tienen todos los recursos que necesitan. Están desprotegidos en muchos aspectos, como lo dijeron algunos colegas.

He tenido la oportunidad de relacionarme particularmente con la Bomba Renca, de la que soy parte desde hace algún tiempo, y me ha tocado conocer de cerca las condiciones en las que la institución debe desarrollar sus funciones y cómo muchas veces, cumpliendo su labor en terreno, la propia comunidad reacciona ante los voluntarios con ciertos grados de violencia. Se entiende que cuando una persona está viviendo las consecuencias de un incendio en su propiedad, en su casa, reacciona en forma violenta porque, ante la desesperación por aquello, quiere tener soluciones rápidas. Pero no puede ser que producto de eso las consecuencias las vivan quienes están actuando de manera voluntaria, muchas veces dejando de lado sus propias labores individuales, sus trabajos y sus familias. Porque eso es lo que hacen los voluntarios de Bomberos de Chile: dejan muchas cosas de lado; dejan de lado sus trabajos, dejan de lado a sus familias y dejan de lado otras labores para poder estar en el lugar de la emergencia. Así es su abnegación y su entrega sin ningún otro interés. Porque parte de lo que caracteriza a Bomberos de Chile es precisamente lo que ellos han manifestado: no querer que su labor sea remunerada, porque la institución tiene una característica particular, que es esa entrega que ha querido desarrollar. Hablo de una institución que a lo largo de la historia y desde que se formó ha dado probablemente una de las principales lecciones de solidaridad y de validación pública: el Cuerpo de Bomberos de Chile.

Por lo tanto, como bancada, vamos a aprobar este proyecto de ley, dejando absolutamente claro que esta normativa no tiene ninguna relación con la agenda penalizadora que lleva adelante el gobierno en el marco de la protesta social, sino que tiene que ver con la protección de un legítimo interés respecto de una institución que vela por el bienestar de toda la población.

He dicho.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Tiene la palabra el diputado Florcita Alarcón .

El señor ALARCÓN.-

Señor Presidente, en esta Sala se ha hablado mucho, muchísimo, sobre la importancia de aprobar este proyecto. Se ha hablado demasiado, como ocurre en el caso de todos los proyectos respecto de los que existe unanimidad. Por lo tanto, podríamos ser más operativos y no extender kilométricamente este tipo de debates, con sucesivas repeticiones de las mismas ideas. Incluso, a algún bombero que nos esté escuchando le podría parecer aburridísima esta discusión.

¿Acaso no hay un procedimiento que solucione estos casos latosísimos, poco operativos, de pésima poesía y de aburridísimas intervenciones? Ojalá podamos evitar la pérdida de tiempo que se produce cuando el proyecto que se está tramitando es sencillo y respecto del cual existe unanimidad. ¡Basta!

He dicho.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Tiene la palabra el diputado Luciano CruzCoke .

El señor CRUZ-COKE.-

Señor Presidente, la iniciativa en debate, que contiene un artículo único, fue aprobada prácticamente por unanimidad en la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento.

Al respecto, es bueno hacer presente a la Sala, con el objeto de que no parezca que existe algo en contra de Bomberos, que el único diputado que impidió la aprobación por unanimidad en esa instancia señaló que efectivamente parecía algo razonable que cuando se produjesen ataques a bomberos, debido a la desesperación de algunas personas que están viendo que su hogar, su empresa o local se está quemando, de modo que estimaba que ese tipo de reacciones no debieran ser consideradas como agravantes. Entendemos que aquellas reacciones no son dolosas, como en los ejemplos que he señalado, de manera que no entrarían dentro de la aplicación de esta norma.

Por otro lado, debido a que hoy, como nunca antes, están proliferando los incendios de gran magnitud, es necesario que los voluntarios de Bomberos, independientemente de la situación social o política que vive el país, pueda llegar a los lugares donde se están produciendo los incendios para combatirlos sin que su labor sea inhibida por parte de ciudadanos que actúan muy mal al atacarlos, incluso cuando ya están combatiendo el incendio.

Me parece muy razonable lo que propone la iniciativa, es decir, que quienes agredan directamente a bomberos en actos de servicio sean sancionados con una pena especial: presidio menor en su grado medio a máximo, razón por la que anuncio que votaré a favor este proyecto.

He dicho.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Tiene la palabra el diputado Sergio Bobadilla .

El señor BOBADILLA.-

Señor Presidente, tengo el encargo del diputado Celso Morales de saludar a todos los bomberos de la Región del Maule. De forma personal y especial, saludo a cada uno de los bomberos de la Región del Biobío, en particular a los de la provincia de Concepción.

Como integrante de la Comisión de Bomberos, puedo dar fe de algo que resulta evidente, tal como se ha manifestado de forma reiterada en esta Sala: que prácticamente la totalidad de los proyectos que tramitamos en dicha instancia referidos a Bomberos de Chile son aprobados por unanimidad.

En el caso de la iniciativa en debate, cabe señalar que fue objeto de discusión la penalidad que se debe aplicar a quienes agredan a nuestros bomberos. Finalmente, acordamos que se debían aplicar penas ejemplarizadoras para inhibir a todos los desalmados que no entienden la labor tan importante que desarrolla Bomberos de Chile en beneficio de cada familia de nuestro país.

Comparto con mis colegas que la labor de los bomberos es tremendamente valorada por todos y cada uno de los ciudadanos, de modo que a los que agredan a nuestros bomberos se les debe aplicar la máxima sanción que la ley establezca. Ese es el objetivo de este proyecto: sancionar drásticamente a todos quienes impidan, a través de la agresión, el trabajo de nuestros voluntarios.

En consecuencia, me atrevo a decir, en nombre de mi partido y de mi bancada, que votaremos con mucho entusiasmo a favor esta iniciativa.

He dicho.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Ha concluido el tiempo destinado al debate de este proyecto.

Para referirse a un punto de Reglamento, tiene la palabra el diputado Manuel Monsalve

El señor MONSALVE.-

Señor Presidente, solicito que recabe la unanimidad de la Sala para autorizar la intervención de los diputados que quedan inscritos.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Solicito el asentimiento de la Sala para permitir la intervención de los cuatro diputados que aún no han hecho uso de la palabra respecto de esta iniciativa.

¿Habría acuerdo?

Acordado.

Tiene la palabra el diputado Ricardo Celis .

El señor CELIS (don Ricardo).-

Señor Presidente, como bancada del PPD, anunciamos nuestro voto a favor de este proyecto de ley.

Nos parece de toda justicia que se aumenten las sanciones a aquellas personas que lesionen, agredan o actúen en contra de Bomberos.

En Chile, hemos visto muchas imágenes y tenemos mucha información de situaciones en que bomberos son agredidos cuando están cumpliendo sus funciones, las cuales son agradecidas por toda la población.

A todos nos parece inaceptable que los bomberos, que hacen la pega de forma voluntaria y que llevan a cabo un enorme esfuerzo de formación, sean agredidos cuando acuden a cumplir una tarea tan importante como es apagar un incendio o rescatar a personas atrapadas en un accidente automovilístico.

Por lo tanto, deben aumentarse las sanciones para quienes perpetran agresiones tanto en contra de bomberos como de otros funcionarios de servicios de utilidad pública, como el personal que traslada y asiste a pacientes en ambulancias.

He dicho.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Tiene la palabra el diputado Manuel Monsalve .

El señor MONSALVE.-

Señor Presidente, 50.000 personas, entre hombres y mujeres, componen Bomberos de Chile, quienes se despliegan en 313 cuerpos de Bomberos.

¿Qué hacen? Protegen a los chilenos en los casos de catástrofes, incendios, accidentes de tránsito o de emergencias químicas.

¿Por qué debemos aprobar este proyecto? Porque cuando alguien agrede o busca lesionar a algún voluntario de Bomberos de Chile lo que hace es impedir que llegue de manera oportuna a proteger a las familias chilenas afectadas por algunos de esos siniestros. Se coloca en riesgo a muchas personas cuando hay chilenos que agreden a los bomberos.

Por tanto, vamos a respaldar la modificación que se propone al artículo 400 del Código Penal, con el objeto de establecer un nuevo tipo penal, agravado para el delito de lesiones.

Asimismo, como se encuentra presente en la Sala el ministro secretario general de la Presidencia, quiero aprovechar de reiterar una petición al gobierno.

Bomberos de Chile ha sido explícito en señalar la necesidad de complementar los recursos de la glosa de operaciones contenida en la ley de Presupuestos. Bomberos de Chile tiene un presupuesto de 47.000 millones de pesos, de los cuales 23.000 millones de pesos están en la glosa de operaciones, recursos que se destinan para pagar el combustible, la mantención de los carros y el salario de los cuarteleros.

El director de Bomberos de Chile expresó al gobierno, a través del ministro de Hacienda, que están quebrados en lo que dice relación con su glosa de operaciones y que con los recursos que tienen no pueden proteger a los chilenos, dado que han debido enfrentar muchas más situaciones críticas que en otras épocas, incluso incendios forestales, lo que ha provocado que sus gastos aumenten. Sin embargo, la repuesta del gobierno ante esta situación ha sido negativa.

La preocupación del gobierno por Bomberos debería expresarse en las decisiones políticas que adopta.

Por su intermedio, señor Presidente, reitero mi petición al gobierno para que complemente la glosa de operaciones de esta institución, cuyos servicios protegen a los 17 millones de chilenos.

He dicho.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Tiene la palabra el diputado Gustavo Sanhueza .

El señor SANHUEZA.-

Señor Presidente, en primer lugar, debo hacer un alcance: cuando miles de chilenos han visto vulnerados sus derechos humanos, cuando miles de chilenos han sido violentados por la denominada “primera línea”, creo improcedente que usted, con el cargo que ostenta, se refiera tan coloquialmente a dicho concepto en esta Sala.

En segundo lugar, me sumo a los elogios que los colegas han dirigido hacia los bomberos, quienes, a lo largo y ancho de nuestro país, hacen un trabajo extraordinario en beneficio de la comunidad.

Parece ilógico que debamos debatir un proyecto como este, dado que todos conocemos el esfuerzo, el sacrificio que hace cada uno de los bomberos de nuestro país. Parece irracional que sean atacados en forma violenta cuando acuden a ayudar a una comunidad, pero es algo que ocurre, y lo hemos visto en distintas imágenes.

Por eso, desde la bancada de la UDI, como muestra de que reconocemos y valoramos su trabajo, apoyaremos con mucha fuerza este proyecto, para que aquellas personas que incurran en actos contra bomberos con tal nivel de irracionalidad, reciban una sanción mayor.

Aprovecho la oportunidad para saludar a todos los voluntarios del Cuerpo de Bomberos de la Región de Ñuble, quienes crearon su voluntariado el 25 de junio de 1880, y les manifiesto mi gratitud por el trabajo que realizan en pro de los ciudadanos de la región.

He dicho.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Señor diputado, debo aclararle que el Reglamento establece que quienes se inscriban en primer lugar para intervenir en el debate de un proyecto tendrán prioridad en el uso de la palabra. Ellos son quienes aparecen en la primera línea del listado de diputados inscritos, que podemos ver en nuestros pupitres electrónicos.

Finalmente, para terminar el debate, tiene la palabra el diputado Jorge Sabag .

El señor SABAG.-

Señor Presidente, valoro este proyecto, que establece una agravante en el Código Penal para aumentar en un grado la sanción aplicable a quienes agredan a voluntarias o voluntarios del Cuerpo de Bomberos en el ejercicio de sus funciones de rescate y de servicio a la comunidad.

Es una situación incomprensible, pero es algo que ha ocurrido. En muchas ocasiones, en situaciones confusas, ha habido agresiones a voluntarios de los cuerpos de bomberos en servicio activo. Por lo tanto, es de toda lógica que se establezca una agravante para sancionar con mayor rigor a quienes agreden a esos voluntarios, quienes, ad honorem, se dedican a prestar servicios a la comunidad

Aprovecho la presencia del ministro secretario general de la Presidencia, Felipe Ward , para reiterar lo expresado por el diputado José Pérez , esto es, la necesidad de que se apruebe el proyecto de ley conocido como bombero insigne, que promueve que quienes hayan servido voluntariamente por más de cincuenta años tengan derecho a una pensión de gracia o reciban un incentivo a modo de reconocimiento y de gratitud por todo lo que han hecho por la ciudadanía.

Sabemos que trabajan ad honorem, que no reciben remuneración, y que hay muchos proyectos pendientes para ellos, como el que crea un seguro adicional y la reposición de materiales después de los incendios forestales. Represento a la Región de Ñuble, donde ha habido muchos incendios de ese tipo y donde siempre los primeros en la línea para ayudar son los voluntarios de Bomberos.

Hago un reconocimiento, que siempre es poco, a los voluntarios y voluntarias de dicha institución, quienes trabajan arriesgando sus vidas, a lo largo y ancho de nuestro país, dando un ejemplo de servicio público, por lo que merecen ser protegidos con esta modificación al Código Penal.

Como bancada de la Democracia Cristiana, vamos a respaldar este proyecto, ya que es una iniciativa transversal que nos une.

He dicho.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Cerrado el debate.

-Con posterioridad la Sala se pronunció sobre este proyecto de ley en los siguientes términos:

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Corresponde votar en general el proyecto de ley, iniciado en mociones refundidas, que modifica el Código Penal para sancionar los atentados cometidos contra bomberos en servicio activo.

Hago presente a la Sala que el proyecto trata materias propias de ley simple o común. En votación.

-Efectuada la votación en forma económica, por el sistema electrónico, dio el siguiente resultado: por la afirmativa, 117 votos; por la negativa, 0 votos. Hubo 4 abstenciones.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Aprobado.

-Votaron por la afirmativa los siguientes señores diputados:

Alarcón Rojas , Florcita Durán Salinas , Eduardo Melero Abaroa , Patricio Romero Sáez , Leonidas Alessandri Vergara , Jorge Eguiguren Correa , Francisco Mellado Pino , Cosme Rosas Barrientos , Patricio Alinco Bustos , René Espinoza Sandoval , Fidel Mellado Suazo , Miguel Sabag Villalobos , Jorge Álvarez Ramírez , Sebastián Flores García, Iván Meza Moncada , Fernando Sabat Fernández , Marcela Álvarez Vera , Jenny Fuenzalida Figueroa , Gonzalo Mirosevic Verdugo , Vlado Saffirio Espinoza , René Alvarez-Salamanca Ramírez , Pedro Pablo Galleguillos Castillo , Ramón Molina Magofke , Andrés Saldívar Auger , Raúl Amar Mancilla , Sandra García García, René Manuel Monsalve Benavides , Manuel Sanhueza Dueñas , Gustavo Ascencio Mansilla , Gabriel Garín González , Renato Morales Muñoz , Celso Santibáñez Novoa , Marisela Auth Stewart , Pepe Girardi Lavín , Cristina Moreira Barros , Cristhian Sauerbaum Muñoz , Frank Baltolu Rasera , Nino González Gatica , Félix Mulet Martínez , Jaime Schalper Sepúlveda , Diego Barros Montero , Ramón González Torres , Rodrigo Muñoz González , Francesca Schilling Rodríguez , Marcelo Bellolio Avaria , Jaime Hernández Hernández , Javier Noman Garrido , Nicolás Sepúlveda Orbenes , Alejandra Berger Fett , Bernardo Hernando Pérez , Marcela Norambuena Farías , Iván Sepúlveda Soto , Alexis Bernales Maldonado , Alejandro Hertz Cádiz , Carmen Núñez Arancibia , Daniel Silber Romo , Gabriel Bianchi Retamales , Karim Hirsch Goldschmidt , Tomás Núñez Urrutia , Paulina Soto Ferrada , Leonardo Bobadilla Muñoz , Sergio Hoffmann Opazo , María José Olivera De La Fuente , Erika Soto Mardones , Raúl Brito Hasbún , Jorge Jiles Moreno , Pamela Ortiz Novoa, José Miguel Tohá González , Jaime Cariola Oliva , Karol Jiménez Fuentes , Tucapel Ossandón Irarrázabal , Ximena Torrealba Alvarado , Sebastián Carvajal Ambiado , Loreto Jürgensen Rundshagen , Harry Pardo Sáinz , Luis Trisotti Martínez , Renzo Castillo Muñoz , Natalia Kort Garriga , Issa Parra Sauterel , Andrea Troncoso Hellman , Virginia Castro González, Juan Luis Kuschel Silva , Carlos Pérez Arriagada , José Undurraga Gazitúa , Francisco Celis Araya , Ricardo Labra Sepúlveda , Amaro Pérez Lahsen , Leopoldo Urrutia Bonilla , Ignacio Cicardini Milla , Daniella Lavín León , Joaquín Pérez Olea , Joanna Urrutia Soto , Osvaldo Cid Versalovic , Sofía Leiva Carvajal , Raúl Prieto Lorca , Pablo Van Rysselberghe Herrera , Enrique Coloma Álamos, Juan Antonio Longton Herrera , Andrés Ramírez Diez , Guillermo Velásquez Núñez , Esteban Crispi Serrano , Miguel Luck Urban , Karin Rentería Moller , Rolando Venegas Cárdenas , Mario Cruz-Coke Carvallo , Luciano Macaya Danús , Javier Rey Martínez , Hugo Vidal Rojas , Pablo Del Real Mihovilovic , Catalina Marzán Pinto , Carolina Rocafull López , Luis Von Mühlenbrock Zamora , Gastón Desbordes Jiménez , Mario Matta Aragay , Manuel Rojas Valderrama , Camila Walker Prieto , Matías Díaz Díaz, Marcelo

-Se abstuvieron los diputados señores:

Boric Font , Gabriel Ibáñez Cotroneo , Diego Mix Jiménez , Claudia Winter Etcheberry, Gonzalo

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Corresponde votar en particular el artículo único con las modificaciones propuestas por la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento.

En votación.

-Efectuada la votación en forma económica, por el sistema electrónico, dio el siguiente resultado: por la afirmativa, 128 votos; por la negativa, 1 voto. Hubo 6 abstenciones y 1 inhabilitación.

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Aprobado.

-Votaron por la afirmativa los siguientes señores diputados:

Alarcón Rojas , Florcita Eguiguren Correa , Francisco Marzán Pinto , Carolina Romero Sáez , Leonidas Alessandri Vergara , Jorge Espinoza Sandoval , Fidel Matta Aragay , Manuel Rosas Barrientos , Patricio Alinco Bustos, René Flores García, Iván Melero Abaroa , Patricio Sabag Villalobos , Jorge Álvarez Ramírez , Sebastián Fuenzalida Cobo , Juan Mellado Pino , Cosme Sabat Fernández , Marcela Álvarez Vera , Jenny Fuenzalida Figueroa , Gonzalo Mellado Suazo , Miguel Saffirio Espinoza , René Alvarez-Salamanca Ramírez , Pedro Pablo Galleguillos Castillo , Ramón Meza Moncada , Fernando Saldívar Auger , Raúl Amar Mancilla , Sandra García García, René Manuel Mirosevic Verdugo , Vlado Sanhueza Dueñas , Gustavo Ascencio Mansilla , Gabriel Garín González , Renato Molina Magofke , Andrés Santana Castillo , Juan Auth Stewart , Pepe Girardi Lavín , Cristina Monsalve Benavides , Manuel Santibáñez Novoa , Marisela Baltolu Rasera , Nino González Gatica , Félix Morales Muñoz , Celso Sauerbaum Muñoz , Frank Barros Montero , Ramón González Torres , Rodrigo Moreira Barros , Cristhian Schalper Sepúlveda , Diego Bellolio Avaria , Jaime Hernández Hernández , Javier Mulet Martínez , Jaime Schilling Rodríguez , Marcelo Berger Fett , Bernardo Hernando Pérez , Marcela Muñoz González , Francesca Sepúlveda Orbenes , Alejandra Bernales Maldonado , Alejandro Hertz Cádiz , Carmen Noman Garrido , Nicolás Sepúlveda Soto , Alexis Bianchi Retamales , Karim Hirsch Goldschmidt , Tomás Norambuena Farías , Iván Silber Romo , Gabriel Bobadilla Muñoz , Sergio Hoffmann Opazo , María José Núñez Urrutia , Paulina Soto Ferrada , Leonardo Brito Hasbún , Jorge Ilabaca Cerda , Marcos Olivera De La Fuente , Erika Soto Mardones , Raúl Cariola Oliva , Karol Jackson Drago , Giorgio Ortiz Novoa, José Miguel Tohá González , Jaime Carter Fernández , Álvaro Jiles Moreno , Pamela Ossandón Irarrázabal , Ximena Torrealba Alvarado , Sebastián Carvajal Ambiado , Loreto Jiménez Fuentes , Tucapel Pardo Sáinz, Luis Torres Jeldes , Víctor Castillo Muñoz , Natalia Jürgensen Rundshagen , Harry Parra Sauterel , Andrea Trisotti Martínez , Renzo Castro González, Juan Luis Kast Sommerhoff , Pablo Pérez Arriagada , José Troncoso Hellman , Virginia Celis Araya , Ricardo Keitel Bianchi , Sebastián Pérez Lahsen , Leopoldo Undurraga Gazitúa , Francisco Cicardini Milla , Daniella Kort Garriga , Issa Pérez Olea , Joanna Urrutia Bonilla , Ignacio Cid Versalovic , Sofía Kuschel Silva , Carlos Pérez Salinas , Catalina Urrutia Soto , Osvaldo Coloma Álamos, Juan Antonio Lavín León , Joaquín Prieto Lorca , Pablo Vallejo Dowling , Camila Crispi Serrano , Miguel Leiva Carvajal , Raúl Ramírez Diez , Guillermo Van Rysselberghe Herrera , Enrique Cruz-Coke Carvallo , Luciano Leuquén Uribe , Aracely Rathgeb Schifferli , Jorge Velásquez Núñez , Esteban Del Real Mihovilovic , Catalina Longton Herrera , Andrés Rentería Moller , Rolando Venegas Cárdenas , Mario Desbordes Jiménez , Mario Lorenzini Basso , Pablo Rey Martínez, Hugo Vidal Rojas , Pablo Díaz Díaz , Marcelo Luck Urban , Karin Rocafull López , Luis Von Mühlenbrock Zamora , Gastón Durán Salinas , Eduardo Macaya Danús , Javier Rojas Valderrama , Camila Walker Prieto, Matías

-Votó por la negativa el diputado señor:

Labra Sepúlveda, Amaro

-Se abstuvieron los diputados señores:

Boric Font , Gabriel Mix Jiménez , Claudia Winter Etcheberry , Gonzalo Yeomans Araya , Gael Ibáñez Cotroneo , Diego Núñez Arancibia, Daniel

El señor FLORES, don Iván (Presidente).-

Despachado el proyecto al Senado.

1.6. Oficio de Cámara Origen a Cámara Revisora

Oficio de Ley a Cámara Revisora. Fecha 10 de marzo, 2020. Oficio en Sesión 1. Legislatura 368.

VALPARAÍSO, 10 de marzo de 2020

Oficio Nº 15.369

A S.E. EL PRESIDENTE DEL H. SENADO

Con motivo de las mociones, informes y demás antecedentes que tengo a honra pasar a manos de V.E., la Cámara de Diputados ha aprobado el proyecto de ley que modifica el Código Penal para tipificar el delito de maltrato de obra a personal de Bomberos en actos de servicio, correspondiente a los boletines 10167-07 y 10897-07, refundidos, del siguiente tenor:

PROYECTO DE LEY

“Artículo único.- Incorpórase un inciso tercero nuevo al artículo 400 del Código Penal del siguiente tenor:

“De la misma forma, si los hechos a que se refiere el artículo anterior de este párrafo se ejecutan en contra de miembros de los Cuerpos de Bomberos en ejercicio de sus funciones, la pena señalada para el delito se aumentará en un grado.”.”.

*****

Dios guarde a V.E.

IVÁN FLORES GARCÍA

Presidente de la Cámara de Diputados

MIGUEL LANDEROS PERKIĆ

Secretario General de la Cámara de Diputados

2. Segundo Trámite Constitucional: Senado

2.1. Informe de Comisión de Constitución

Senado. Fecha 26 de junio, 2020. Informe de Comisión de Constitución en Sesión 45. Legislatura 368.

INFORME DE LA COMISIÓN DE CONSTITUCIÓN, LEGISLACIÓN JUSTICIA Y REGLAMENTO recaído en el proyecto de ley, en segundo trámite constitucional, que modifica el Código Penal para tipificar el delito de maltrato de obra a personal de Bomberos en actos de servicio.

BOLETINES N°s.10.167-07 y 10.897-07, refundidos.

HONORABLE SENADO:

La Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento tiene el honor de informar el proyecto de ley señalado en el epígrafe, que refunde dos mociones presentadas en la Cámara de Diputados. La primera, de los Honorables Diputados señora Hoffmann y señores Barros; Coloma; Gahona; Morales y Norambuena; y los ex Diputados señora Nogueira y señores Hasbún; Ulloa, y Ward (Boletín N° 10.167-07) y la segunda, de los Honorables Diputados señora Sepúlveda y señores Berger; Mirosevic; Pérez Arriagada; Rathgeb; y Torres y ex Diputados señora Rubilar y señores Godoy; Robles y Ulloa (Boletín N° 10.897-07). Para el despacho de esta iniciativa se ha hecho presente urgencia calificada de “simple”.

Se dio cuenta de este proyecto ante la Sala del Senado en sesión celebrada el 11 de marzo de 2020, disponiéndose su estudio por la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento.

Cabe señalar que, por tratarse de un proyecto de ley de artículo único, y de conformidad con lo dispuesto en el artículo 127 del Reglamento del Senado, la Comisión discutió la iniciativa en general y particular.

A la sesión en que la Comisión estudió este asunto, asistieron, además de sus integrantes, el Fiscal Nacional del Ministerio Público señor Jorge Abbott, abogado de la Unidad de Asesoría Jurídica de este servicio, señor Hernán Libedinsky, y el Jefe del Departamento Jurídico de la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos de Chile, señor Fernando Recio.

OBJETIVO DEL PROYECTO

Modificar el Código Penal para elevar en un grado la pena que corresponde aplicar a quienes causan lesiones simplemente graves y menos graves a integrantes del Cuerpo de Bomberos, cuando éstos se encuentren en el ejercicio de sus funciones.

1. ANTECEDENTES

Para el debido estudio de esta iniciativa de ley, se han tenido en consideración, entre otros, los siguientes antecedentes:

I.- ANTECEDENTES JURÍDICOS

1.Código Penal.

2.- Ley N° 20.564 que establece Ley marco de los Bomberos de Chile.

3.- Ley N° 19.830, que modifica el Código Penal para proteger la seguridad de los voluntarios de los Cuerpos de Bomberos en actos de servicio.

4.- Ley N° 16.744, que establece normas sobre accidentes del trabajo y enfermedades profesionales.

II.- ANTECEDENTES DE HECHO

Tal como se consignó precedentemente, el proyecto de ley que se somete a la consideración del Senado tiene su origen en dos mociones presentadas en la Cámara de Diputados.

1. La primera de ellas (Boletín N° 10.167-07) expresa que el Cuerpo de Bomberos de Chile constituye una institución cuyos servicios son una necesidad básica para el país, toda vez que sus labores son requeridas todo el año y las 24 horas del día. Dada su importancia, el tratamiento normativo de bomberos debe ser especial y directo, capaz de regular sus inquietudes o necesidades fundamentales.

Enseguida, expresan que el artículo 1° de la ley Nº 20.564 estatuye a Bomberos como un servicio de utilidad pública, que atiende gratuitamente y de forma voluntaria las emergencias ocasionadas por la naturaleza o el ser humano. De esta manera, le corresponde, preferencialmente, la difícil tarea de hacer frente a los incendios de diversa especie y en distintos lugares, hecho que requiere de un alto profesionalismo y equipamiento, pero fundamentalmente una vocación y espíritu de ayuda hacia la comunidad en general.

Agregan que, prueba de lo anterior, lo constituye la circunstancia que, como poco cuerpos de bomberos existentes en el mundo, sus integrantes no perciben remuneración alguna por el desempeño de su alta labor social, hecho que sin lugar a dudas implica reconocer dos hechos fundamentales: el primero, el significativo esfuerzo que este grupo de chilenos efectúa día a día para el ejercicio exitoso de su labor bomberil y, el segundo, la necesidad de dotar a esta institución de medidas de carácter normativo tendientes a establecer estatutos de protección, tanto en su posición jurídica ,como también en sus herramientas de trabajo.

Seguidamente, señalan que hasta hace algunos años dicha preocupación no se plasmaba en los hechos y la labor de los bomberos en Chile se encontraba sumamente desprotegida. Con la entrada en vigencia de la ley Nº 20.564 se consagró una legislación que no sólo llenó un vacío sensible en nuestro derecho sino que constituyó el pago de una deuda que el Estado chileno mantenía con sus bomberos.

Luego, indican que, la normativa legal referida a la protección de los miembros de Bomberos se estructura en tres leyes fundamentales:

1.- La Ley Marco de Bomberos;

2.- La Ley de Accidentados en Actos de Servicio, y

3.- La Ley sobre Protección de la Seguridad de Bomberos en Actos de Servicio.

Añaden que, teniendo en cuenta la encomiable función que cumple esta institución, se requieren de medidas de protección a sus integrantes tendientes a resguardar sus derechos y su labor en ámbitos de tanta complejidad como lo es el enfrentar un incendio o realizar otras labores relevantes cuando se produce un accidente ya sea de tránsito, en el hogar o lugar de trabajo, sin perjuicio de la función que cumple Carabineros de Chile.

Sostienen que, actualmente la ley Nº 19.830 establece mecanismos de protección al actuar de bomberos en actos de servicios, principalmente en dos ámbitos: a) En materia de falsa alarma de incendio, emergencia o calamidad pública y b) En materia de obstaculización del trabajo de bomberos.

Puntualizan que la normativa señalada no regula, de un modo expreso, los atentados que directamente sufren los bomberos a su integridad con ocasión del ejercicio de su función.

Seguidamente, recuerdan que el maltrato de obra es una institución de larga data en nuestro derecho, particularmente en el ámbito de Carabineros de Chile, razón por la que una normativa que se vincule a los bomberos, como elemento de protección legal, resulta adecuada.

Finalmente destacan que el proyecto busca penalizar todo atentado, toda agresión perpetrada contra bomberos en el ejercicio de sus funciones. Esta conducta tendrá sanciones a quienes directamente agredan a bomberos en actos de servicio, mediante la incorporación en el código penal de un tipo penal especial con una pena especial, presidio menor en su grado medio a máximo.

2. La segunda (Boletín N° 10.897-07) afirma, en primer lugar, que es necesario equiparar al personal de Bomberos de Chile, con la normativa de protección aplicable a las policías y gendarmería.

Luego destacan que en algunas ocasiones los bomberos, en cumplimiento de sus funciones, sufren agresiones que deben ser sancionadas de manera especial.

Seguidamente, recuerdan que Bomberos de Chile, tal como señala el artículo 1º de la ley Nº 20.564, es un “servicio de utilidad pública”, que según el artículo 2º de la misma ley, “tendrán por objeto atender, gratuita y voluntariamente, las emergencias causadas por la naturaleza o el ser humano, tales como, incendios, accidentes de tránsito u otras, sin perjuicio de la competencia especifica que tengan otros organismos públicos y/o privados.”

Es decir, según la misma ley, se les reconoce, tres características rectoras. A saber:

•Servicio de utilidad pública;

•Tiene por objeto atender emergencias;

•Es gratuito y voluntario.

En consonancia con lo expuesto, remarcan que nuestra legislación no contempla una definición de utilidad pública, pero si hace referencia a ésta, específicamente en materia de Derecho del Trabajo, a propósito de las empresas de utilidad pública que no pueden declararse en huelga, o en materia de expropiaciones.

Agregan que un ataque al cuerpo de bomberos, o a sus funcionarios en el ejercicio de sus funciones, no puede ser considerado como un delito común. No da lo mismo, añaden, destruir un carro de bomberos, que un vehículo particular. El primero está para salvar vidas, al igual que las ambulancias. Ni tampoco puede ser lo mismo robar un supermercado que un consultorio comunal. No puede ser lo mismo atacar a un bombero en servicio, quien está arriesgando su vida de manera voluntaria y gratuita, que atacar a un particular que transita por la calle.

Seguidamente, se preguntan de qué manera se pueden sancionar dichos ataques, buscando algún castigo a los autores de estos delitos, entendiendo que las conductas basales están tipificadas, ya sea por daños o lesiones, las circunstancias que revisten los sujetos pasivos del tipo, hacen necesaria una regulación calificada del tipo, ya sea un delito especial, o una agravante específica.

Luego, indican que nuestra legislación, y las del mundo en general, contempla circunstancias modificatorias de la responsabilidad penal, en el sentido de eximir, atenuar o agravar ésta, partiendo de la base que el hecho punible se verificó, pero, según las teorías a que adscribamos, la imputabilidad o la responsabilidad por el hecho, se puede ver afectada por dichas circunstancias modificatorias.

Asimismo, consignan que las circunstancias que modifican la responsabilidad penal, en el sentido de hacer más gravosa la sanción a imponer, se encuentra regulada en el artículo 12 y 13 del Código Penal, siendo un “numero clausus”, que prohíbe de esta manera la aplicación por analogía de otras circunstancias.

Precisan que la doctrina ha catalogado habitualmente dichas circunstancias en objetivas o materiales, y subjetivas o personales, según la clasificación que el artículo 64 del Código Penal hace para efectos de la comunicabilidad.

La mencionada disposición sostiene:

“Art. 64.- Las circunstancias atenuantes o agravantes que consistan en la disposición moral del delincuente, en sus relaciones particulares con el ofendido o en otra causa personal, servirán para atenuar o agravar la responsabilidad de sólo aquellos autores cómplices o encubridores en quienes concurran.

Las que consistan en la ejecución material del hecho o en los medios empleados para realizarlo, servirán para atenuar o agravar la responsabilidad únicamente de los que tuvieron conocimiento de ellas antes o en el momento de la acción o de su cooperación.”

Posteriormente, admiten que una cuestión previa que se debe dilucidar es a qué se deben estas circunstancias modificatorias, que en el caso que nos ocupa, agravan la responsabilidad penal.

En primer lugar, siguiendo lo planteado por el jurista español Antón Oneca, plantean que “las circunstancias modificativas son elementos accidentales del delito, en el sentido de que de ellos no depende el ser delito, sino sólo su gravedad”.

Luego, añaden que la discusión acerca de las circunstancias modificatorias deben ser estudiadas en la Teoría del Delito, como España, o en la Teoría de la Pena, como es el caso de Alemania. Postulan que la diferencia, en un ejercicio extremo de sencillez, obedecería que, en el primer caso, el tipo penal sería un tipo agravado, y en el segundo un tipo basal donde las circunstancias modificatorias tienen relevancia en la determinación de la pena. Esta distinción, continúan, tiene efectos en las circunstancias modificatorias objetivas o subjetivas de responsabilidad.

Advierten que todas las agravantes aumenten la gravedad del injusto penal, (siguiendo la tesis española, que es inspiradora de nuestra legislación punitiva), no impide que unas sean objetivas y otras subjetivas, dado que todo injusto penal comprende ambas.

Respecto de las circunstancias modificatorias objetivas, afirman que el penalista español Santiago Mir Puig señala que estas denotan mayor peligrosidad del hecho, debido a la especial facilidad de comisión determinada por los medios (alevosía) o por los sujetos (abuso de superioridad, de confianza o del carácter público); y/o por la especial facilidad e impunidad (disfraz), ya sean estas separadas o de manera conjunta. Y además suponen un ataque más extenso (ensañamiento).

A continuación, en relación con las circunstancias subjetivas, recuerdan que el mencionado autor explica que éstas expresan una motivación particularmente indeseable (precio, motivos racistas, antisemitas u otra clase de discriminación); y revelan una actitud contraria al derecho (reincidencia).

Sostienen que, en este orden de ideas, tenemos una conducta inicial, que se encuentra tipificada con anterioridad y se considera un injusto agresivo a un bien jurídico protegido. Verificada esta conducta, se deben analizar circunstancias modificatorias de la responsabilidad penal, ya que no puede haber un agravante de nada. No puede existir una conducta lícita agravada. En este sentido, destacan que el hecho inicial debe ser ilícito.

Luego, hacen presente que en las agresiones a bomberos en acto de servicio, no existe una norma expresa que haga más gravoso el cometer delitos contra personas que desempeñan una función tan valiosa para la sociedad.

Si bien es cierto, el Código Penal chileno, en los numerales 13º y 18º del artículo 12º, contempla agravantes con la voz autoridad, ellas están orientadas exclusivamente a las autoridades políticas y judiciales.

Luego, enfatizan que en lo que respecta a los ataques a los funcionarios de bomberos en ejercicio de sus funciones, tal conducta debe ser castigada con la misma severidad que los delitos castigados contra personal de las Policías y Gendarmería de Chile, ya que ellos se encuentran cumpliendo funciones al servicio del Estado y los ciudadanos, de manera voluntaria.

Al concluir, los autores de esta segunda Moción destacan que, en lo que respecta a los daños sufridos por lo bienes, tales como vehículos, equipos u otros, la conducta debe ser sancionada de manera agravada.

2. ESTRUCTURA DEL PROYECTO DE LEY APROBADO POR LA CÁMARA DE DIPUTADOS

El texto aprobado por la Cámara de Diputados se estructura en un artículo único, que incorpora un inciso tercero, nuevo, al artículo 400 del Código Penal, con el objetivo de elevar en un grado la pena que se podría aplicar a quien cause lesiones menos graves a un integrante del Cuerpo de Bomberos, en el ejercicio de sus funciones.

DISCUSIÓN EN GENERAL

Al comenzar el análisis de este asunto, el Presidente de la Comisión, Honorable Senador señor De Urresti le ofreció la palabra al Fiscal Nacional del Ministerio Público, señor Jorge Abbott, quien, al iniciar su intervención, afirmó que la función de bomberos debe ser especialmente protegida frente agresiones que les causan lesiones. Por lo tanto, estuvo de acuerdo en establecer una penalidad agravada para dicha circunstancia.

Luego, hizo presente que el texto aprobado por la Cámara de Origen implica que tendrá la misma pena quien cometa un acto que produzca una lesión menos grave en contra de un bombero, respecto de quien cometa una lesión grave en contra de cualquier persona.

Sostuvo que la función que cumple bomberos requiere una protección jurídica especial. En consecuencia, estimó que la elevación de la pena que propone la Cámara se debe extender a todos tipos de lesiones.

Dado lo anterior, expresó que la propuesta del Ministerio Público consiste en aumentar en un grado la pena que actualmente corresponde a quien comete lesiones, cuando la víctima es un integrante de los Cuerpos de Bomberos, que se encuentra en el ejercicio de sus funciones.

Atendido los argumentos esgrimidos precedentemente, sugirió a la Comisión aprobar el siguiente texto:

“Artículo único.- Incorpórase un inciso tercero nuevo al artículo 400 del Código Penal del siguiente tenor:

“De la misma forma, si los hechos a que se refieren los artículos anteriores de este párrafo se ejecutan en contra de miembros de los Cuerpos de Bomberos en ejercicio de sus funciones, la pena señalada para el delito se aumentará en un grado.”.”.

Finalizó su intervención, haciendo presente, que participaron de la propuesta algunos fiscales que son integrantes de los mencionados Cuerpos.

A continuación, el Presidente de la Comisión, Honorable Senador señor De Urresti le otorgó el uso de la palabra al Jefe del Departamento Jurídico de la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos de Chile, señor Fernando Recio, quien comenzó señalando que los bomberos, cuando acuden a atender emergencias, en ciertas ocasiones sufren agresiones que llegan a constituir lesiones menos graves. Agregó que en casos muy excepcionales se han producido lesiones graves, e incluso graves gravísimas.

Relató que, en ocasiones tienen que concurrir a apagar incendios que han sido provocados por vecinos, en lugares donde está presente la droga. Afirmó que, en esas zonas se encuentran las mayores dificultades para desarrollar sus funciones.

Constató que, por regla general, los bomberos se ven afectados por golpes de puños o agresiones a mansalva, en zonas o poblaciones en que el nivel sociocultural es bajo y, en algunos casos, los agresores se encuentran bajo la influencia del alcohol o de las drogas.

Agregó que dado lo anterior, ellos estuvieron de acuerdo en el texto aprobado por la Cámara de Origen, es decir, en que se aumente la pena para agravar la pena en el caso de las lesiones menos graves.

Seguidamente, no se mostró contrario a la propuesta del Ministerio Público, dado que puede generar un problema respecto a la proporcionalidad de la pena.

Finalmente, consignó que la idea original consiste en agravar la pena solo en caso de lesiones menos graves, que, reiteró, son las de mayor ocurrencia. Agregó que se persigue que las personas se abstengan de actuar en forma violenta en contra de los equipos que llegan a atender una emergencia.

Seguidamente, el Presidente de la Comisión, Honorable Senador señor De Urresti, le otorgó la palabra al Honorable Senador señor Víctor Pérez quien expresó que de las expresiones del señor Recio se puede colegir que el aprobar el texto que propone el Ministerio Público complejizaría la tramitación de la iniciativa, toda vez que se afectaría la proporcionalidad de la pena.

Sostuvo que la castración y la mutilación ya tienen asignadas penas altas, por lo que aumentarlas en un grado, siguiendo la propuesta de la Fiscalía Nacional, sería excesivo.

El Presidente de la Comisión, Honorable Senador señor De Urresti le concedió la palabra al señor Recio, quien señaló que el interés de la Institución que representa es que se les otorgue protección principalmente respecto a las lesiones menos graves, porque las graves y las gravísimas tienen una sanción que es proporcional al delito.

Sin embargo, manifestó que, el texto aprobado por la Cámara de Diputados, al igualar la sanción de las lesiones menos graves a la de las lesiones graves, genera un problema de técnica legislativa.

Seguidamente, el Presidente de la Comisión, Honorable Senador señor De Urresti le cedió la palabra al Fiscal Nacional, señor Abbott quien ratificó que en el tipo penal descrito, la sanción de las lesiones menos graves, sería equivalente a las establecidas para las lesiones graves, lo que no resultaría coherente.

Agregó que la función de bomberos, en su conjunto, debe ser protegida, tal como se hace respecto a aquellas personas mencionadas en el inciso segundo del artículo 400 del Código Penal.

Respecto a la protección a bomberos, sostuvo que ella se explica debido la particular naturaleza de la función que desempeñan, y por el creciente número de agresiones de las que han sido víctimas. Lo anterior, remarcó, lleva a sugerir un aumento general en un grado, para todos los delitos de lesiones.

Luego, el Presidente de la Comisión, Honorable Senador señor De Urresti, ofreció la palabra al Honorable Senador señor Huenchumilla, quien señaló que el artículo 395 y siguientes del Código Penal contiene delitos con penalidad elevada para todas las personas que se encuentren dentro de las hipótesis contempladas en el Párrafo de “Lesiones Corporales”.

Consultó si es conveniente incorporar a los Cuerpos de Bomberos en todas las hipótesis de lesiones allí tipificadas. Asimismo, preguntó por qué no considerar otros casos, tales como los médicos que actualmente trabajan en la crisis sanitaria, o a los enfermeros, o a los profesores.

Luego, preguntó si en nuestra legislación penal, que incluye a todas las personas que se encuentren en las hipótesis contempladas por el mencionado cuerpo legal, se irá parcelando respecto de determinada categoría de individuos, según las funciones que cumplen.

Estimó más coherente el texto aprobado por la Cámara de Diputados, que eleva en un grado la pena sólo en el caso de los delitos de lesiones menos graves. No se mostró partidario de aprobar el texto que sugiere el Ministerio Público, dado que las penas contempladas para las otras hipótesis ya son elevadas.

El Presidente de la Comisión, Honorable Senador señor De Urresti, adhirió a lo expresado por el Senador que le antecedió en el uso de la palabra.

Luego, el Honorable Senador, señor Pedro Araya manifestó que la propuesta de la Fiscalía Nacional puede presentar problemas de proporcionalidad de la pena, porque si se aumentan todas las sanciones en un grado, en el caso de las lesiones graves gravísimas, se alcanzaría una pena similar a la contemplada para el homicidio simple.

Recordó que el Código Penal, en su artículo 12 contiene dos circunstancias que agravan la responsabilidad criminal que podrían quedar cubiertas por la hipótesis que se está planteando, a saber, la del número 10, que implica cometer el delito con ocasión de incendio; y la del número 13, consistente en ejecutar el delito en desprecio o con ofensa de la autoridad pública o en el lugar en que se halle ejerciendo sus funciones.

Dado lo anterior, consultó al Ministerio Público, si en estos casos se aplican tales circunstancias agravantes, lo que podría significar que se produjera un concurso de delitos.

Seguidamente, el Presidente de la Comisión, Honorable Senador señor De Urresti le otorgó la palabra al asesor jurídico del Ministerio Público, señor Hernán Libedinsky quien comenzó su intervención señalando que existe consenso y unanimidad respecto a la importancia del servicio de utilidad pública que realizan los Cuerpos de Bomberos, quienes muchas veces exponen sus vidas en el cumplimiento de su función.

Agregó que en el caso de agresiones injustificadas al mencionado Cuerpo, en el ejercicio de sus funciones, el juicio de reproche penal que corresponde es mayor.

Destacó que de lo que se trata, es otorgar una efectiva protección jurídica penal, y por ello si es que prospera la norma aprobada por la Cámara de Origen, constituiría un resguardo más bien nominal, simbólico e insuficiente.

En el fondo, aseguró que el mero hecho de equiparar las lesiones, en cuanto a la pena, del artículo 399 del Código Penal con las del artículo 397, número 2, sería insuficiente, dado que los bomberos no sólo pueden ser víctimas de lesiones menos graves. Por ello, enfatizó que la protección penal debiera extenderse a todo tipo de lesiones.

Añadió que están de acuerdo en las opiniones vertidas, en cuanto a que las penas asignadas a las mutilaciones o las castraciones son muy altas, lo que podría provocar una desproporción penológica. Sin embargo, sostuvo que es difícil que se produzca un delito de castración en contra de un funcionario de bomberos, delito que requiere dolo directo.

Aclaró que, aparte de las lesiones menos graves, los bomberos pueden verse afectados por el delito de lesiones simplemente graves, específicamente las del numeral 2° del artículo 397, que se refiere a aquellas que produjeren al ofendido enfermedad o incapacidad para el trabajo por más de treinta días.

Constató que si se estimara por los Honorables Senadores que se puede producir la situación de desproporción penológica, se podría elevar la pena solo respecto de las lesiones contempladas en los artículos 399 y 397, número 2.

Coincidió con el Honorable Senador, señor Pedro Araya que si se eleva la pena en un grado al delito de lesiones graves gravísimas, del artículo 397 número 1, se podría alcanzar la pena del homicidio simple.

Respecto de las lesiones simplemente graves, consagradas en el artículo 397, número 2, que tiene asignada la pena de presidio menor en su grado medio, sería insuficiente dicha sanción, si es que se produjera en contra de un miembro del Cuerpo de Bomberos.

Finalmente, insistió que si no llega a prosperar la propuesta del Ministerio Público, sugirió agregar en un grado la pena tanto para las lesiones menos graves, como las simplemente graves, consagradas en el numeral 2 del artículo 397.

Finalmente, en relación con la pregunta formulada por el Honorable Senador, señor Pedro Araya sobre las agravantes, aseveró que no se produciría ningún problema concursal. Agregó que si concurren circunstancias agravantes, lo que corresponde es la aplicación de las reglas generales de determinación de las penas. Por lo tanto, si estamos ante una pena divisible compuesta de un solo grado, correspondería aplicar el máximo de grado y ello no llevaría a que se pueda subir en un grado la pena. Si bien es una circunstancia que permite eventualmente elevar la pena que corresponde aplicar en el caso concreto, no es una agravación de la suficiente entidad que permita por sí sola subir la pena en un grado que es lo que se pretende en la presente iniciativa, para brindar una efectiva protección penal a los funcionarios de los Cuerpos de Bomberos.

Luego, el Honorable Senador, señor Pedro Araya reiteró sus dudas respecto a la existencia de una figura concursal, puesto que la conducta que se propone sancionar, coincide con la agravante del numeral 10 del artículo 12. Solicitó que el Ministerio Público afirme que no estamos en presencia de concurso y las razones de aquello.

Opinó que es delgada la línea de la distinción del tipo penal que se está sancionando en la presente iniciativa y la agravante del artículo 12, número 10.

El abogado señor Libedinsky indicó que se podría generar una duda ante la eventual aplicación del artículo 63 del Código Penal, en el sentido de que parte de la conducta que se pretende sancionar sería también constitutiva de una circunstancia agravante de responsabilidad penal. Sin embargo, aclaró que el artículo 12 número 10 está referido a situaciones en que se cometen hurtos o robos o algún tipo de delitos contra la propiedad, en el contexto de una de las situaciones allí señaladas, y no respecto al tipo que se pretende crear con el proyecto de ley en discusión.

Confirmó que sería muy discutible aplicar la agravante de responsabilidad en el contexto de la presente iniciativa.

Seguidamente, el Presidente de la Comisión, Honorable Senador señor De Urresti le ofreció la palabra al Honorable Senador señor Huenchumilla quien consultó si en el caso de las lesiones contempladas en los artículos 397 número 2 y 399 del Código Penal, se aumenta en un grado cuando la víctima es un miembro del Cuerpo de Bomberos en ejercicio de sus funciones, no se aumentaría ya la pena por la presencia de la agravante.

El asesor jurídico del Ministerio Público, señor Libedinsky determinó que no sería aplicable la agravante del artículo 12, número 10 para la hipótesis que se configura en la iniciativa en estudio. Agregó que si se aprueba el aumento de la pena en un grado en el caso de las lesiones en contra de bomberos, un tribunal no podría imponer la agravante cuando el sustento fáctico sea el mismo, por aplicación del principio non bis in ídem. Constató que de aprobarse la iniciativa, lleva a descartar de plano la aplicación de una circunstancia agravante del artículo 12.

El Honorable Senador señor Huenchumilla consultó al señor Libedinsky si, dado lo anteriormente expuesto, no era preferible rechazar la iniciativa y aplicar exclusivamente la agravante del artículo anteriormente citado.

El Presidente de la Comisión, Honorable Senador señor De Urresti le concedió la palabra al señor Libedinsky, quien señaló que es necesario brindar una protección adicional a los funcionarios de bomberos en el ejercicio de sus funciones. Ratificó que la legislación actual no les otorga ese resguardo. Agregó que las agravantes genéricas no se aplican en estos casos, por eso se requiere una tipificación especial.

Reseñó que la idea original de los proyectos era configurar un tipo penal con penas especiales respecto de la figura que se está considerando. Añadió que durante la tramitación de la iniciativa en la Cámara de Diputados se aprobó, en un primer momento, una indicación sustitutiva que estaba redactada en términos muy similares a los de la propuesta del Ministerio Público.

Reiteró que, a los integrantes de los Cuerpos de Bomberos, que se vean afectados en el ejercicio de sus funciones a lesiones menos graves y a lesiones simplemente graves se les debiera brindar una protección mayor que la que existe actualmente. Recordó que no hay un resguardo especial para dichas personas, ya que sólo se les aplica las reglas generales. Recalcó que las agravantes del artículo 12 no resultan aplicables para este caso.

El Fiscal Nacional, señor Abbott remarcó que no resulta aplicable la circunstancia agravante del artículo 12, numeral 10, porque ella está pensada en la desprotección que se produce en virtud de calamidades públicas, situaciones que favorecen la comisión de ciertos delitos producto de determinadas circunstancias, lo que no se da con ocasión de un incendio.

A continuación, el Presidente de la Comisión, Honorable Senador señor De Urresti le ofreció la palabra al Jefe del Departamento Jurídico de la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos de Chile, señor Fernando Recio quien concordó con la alternativa sugerida por el señor Libedinsky, que cubre las hipótesis contempladas para los delitos de lesiones menos graves y simplemente graves. Se mostró de acuerdo en mantener la penalidad de los otros delitos de lesiones.

A continuación, no habiendo más intervenciones, el Presidente de la Comisión, Honorable Senador señor De Urresti, dio por cerrada la discusión en general del proyecto.

IDEA DE LEGISLAR

La Comisión, por la unanimidad de sus integrantes, Honorables Senadores señores Allamand, Araya, De Urresti, Huenchumilla y Pérez, aprobó en general este proyecto de ley.

- - -

DISCUSIÓN EN PARTICULAR

A continuación, se transcriben la disposición del proyecto de ley analizado en esta instancia, además de la indicación formulada a dicho texto y los acuerdos adoptados a su respecto.

Artículo único

Este precepto incorpora un inciso tercero nuevo al artículo 400 del Código Penal del siguiente tenor:

“De la misma forma, si los hechos a que se refiere el artículo anterior de este párrafo se ejecutan en contra de miembros de los Cuerpos de Bomberos en ejercicio de sus funciones, la pena señalada para el delito se aumentará en un grado.”.”.

En atención a lo discutido precedentemente, la unanimidad de los miembros de la Comisión, Honorables Senadores señores Allamand , Araya, De Urresti, Huenchumilla y Pérez, formularon una indicación para sustituir el artículo único del proyecto por el siguiente:

“Artículo único.- Incorpórase un inciso tercero nuevo al artículo 400 del Código Penal del siguiente tenor:

“De la misma forma, si los hechos a que se refieren el numeral 2º del artículo 397 y el artículo 399 de este párrafo se ejecutaren en contra de miembros de los Cuerpos de Bomberos en ejercicio de sus funciones, la pena señalada para el delito se aumentará en un grado.”.

La Comisión, por la unanimidad de sus integrantes, Honorables Senadores señores Allamand, Araya, De Urresti, Huenchumilla y Pérez, aprobó esta indicación.

MODIFICACIÓN PROPUESTA

En conformidad al acuerdo adoptado, vuestra Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento tiene el honor de proponer aprobar el proyecto de ley despachado por la Honorable Cámara de Diputados, con la siguiente modificacion:

Artículo único.-

Reemplazarlo por el siguiente:

“Artículo único.- Incorpórase un inciso tercero nuevo al artículo 400 del Código Penal del siguiente tenor:

“De la misma forma, si los hechos a que se refieren el numeral 2º del artículo 397 y el artículo 399 de este párrafo se ejecutaren en contra de miembros de los Cuerpos de Bomberos en ejercicio de sus funciones, la pena señalada para el delito se aumentará en un grado.”.

TEXTO DEL PROYECTO

De acogerse la enmienda aprobada por la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento, el texto de la iniciativa quedaría como sigue:

PROYECTO DE LEY:

“Artículo único.- Incorpórase un inciso tercero nuevo al artículo 400 del Código Penal del siguiente tenor:

“De la misma forma, si los hechos a que se refieren el numeral 2º del artículo 397 y el artículo 399 de este párrafo se ejecutaren en contra de miembros de los Cuerpos de Bomberos en ejercicio de sus funciones, la pena señalada para el delito se aumentará en un grado.”.

Acordado en sesión celebrada el día 24 de junio de 2020, con la asistencia de los Honorables Senadores señores Alfonso De Urresti Longton (Presidente), Andrés Allamand Zavala, Pedro Araya Guerrero, Francisco Huenchumilla Jaramillo y Víctor Pérez Varela.

Sala de la Comisión, a 26 de junio de 2020.

Rodrigo Pineda Garfias

Secretario Abogado

RESUMEN EJECUTIVO

INFORME DE LA COMISIÓN DE CONSTITUCIÓN, LEGISLACIÓN JUSTICIA Y REGLAMENTO RECAÍDO EN EL PROYECTO DE LEY, EN SEGUNDO TRÁMITE CONSTITUCIONAL, QUE MODIFICA EL CÓDIGO PENAL PARA TIPIFICAR EL DELITO DE MALTRATO DE OBRA A PERSONAL DE BOMBEROS EN ACTOS DE SERVICIO.

(BOLETINES N°s.10.167-07 y 10.897-07, refundidos.)

I. OBJETIVO DEL PROYECTO PROPUESTO POR LA COMISIÓN: Modificar el Código Penal para elevar en un grado la pena que corresponde aplicar a quienes causan lesiones simplemente graves y menos graves a integrantes del Cuerpo de Bomberos, cuando éstos se encuentren en el ejercicio de sus funciones.

II. ACUERDO: Aprobado en general y en particular, por unanimidad (5 x 0).

III. ESTRUCTURA DEL PROYECTO APROBADO POR LA COMISIÓN: Consta de un artículo único.

IV. NORMA DE QUÓRUM ESPECIAL: No hay.

V. URGENCIA: Simple.

VI. ORIGEN E INICIATIVA: Este proyecto de ley refunde dos mociones presentadas en la Cámara de Diputados. La primera, de los Honorables Diputados señora Hoffmann y señores Barros; Coloma; Gahona; Morales y Norambuena; y los ex Diputados señora Nogueira y señores Hasbún; Ulloa, y Ward (Boletín N° 10.167-07) y la segunda, de los Honorables Diputados señora Sepúlveda y señores Berger; Mirosevic; Pérez Arriagada; Rathgeb; y Torres y ex Diputados señora Rubilar y señores Godoy; Robles y Ulloa (Boletín N° 10.897-07).

VII. TRÁMITE CONSTITUCIONAL: Segundo.

VIII. APROBACIÓN POR LA CÁMARA DE DIPUTADOS: En general por 128 votos a favor, 1 en contra y 6 abstenciones y en particular, por 117 votos a favor y 4 abstenciones.

IX. INICIO DE TRAMITACIÓN EN EL SENADO: 11 de marzo de 2020.

X. TRÁMITE REGLAMENTARIO: Primer Informe, discusión en general y en particular, a la vez. (Artículo 127 del Reglamento del Senado)

XI. LEYES QUE SE MODIFICAN O SE RELACIONAN CON LA MATERIA:

1.- Código Penal.

2.- Ley N° 20.564 que establece Ley Marco de los Bomberos de Chile.

3.- Ley N° 19.830, que modifica el Código Penal para proteger la seguridad de los voluntarios de los Cuerpos de Bomberos en actos de servicio.

4.- Ley N° 16.744, que establece normas sobre accidentes del trabajo y enfermedades profesionales.

Rodrigo Pineda Garfias

Secretario Abogado

Valparaíso, 26 de junio de 2020.

ÍNDICE

Página

Objetivo del proyecto: 2

1. Antecedentes: 2

I) Jurídicos: 2

II) De hecho: 2

2. Estructura del proyecto de ley aprobado por la

Cámara de Diputados: 7

Discusión en general: 7

Idea de legislar: 14

Discusión en particular: 14

Modificación propuesta: 15

Texto del proyecto: 16

Resumen ejecutivo: 17

2.2. Oficio de Cámara Revisora a Cámara de Origen

Oficio Aprobación con Modificaciones . Fecha 30 de junio, 2020. Oficio en Sesión 36. Legislatura 368.

Valparaíso, 30 de junio de 2020.

Nº 243/SEC/20

A S.E. EL PRESIDENTE DE LA HONORABLE CÁMARA DE DIPUTADOS

Tengo a honra comunicar a Vuestra Excelencia que el Senado ha dado su aprobación al proyecto de ley, de esa Honorable Cámara, que modifica el Código Penal para tipificar el delito de maltrato de obra a personal de Bomberos en actos de servicio, correspondiente a los Boletines N°s .10.167-07 y 10.897-07, refundidos, con la siguiente enmienda:

Artículo único

Lo ha reemplazado por el siguiente:

“Artículo único.- Incorpórase un inciso tercero, nuevo, en el artículo 400 del Código Penal, del siguiente tenor:

“De la misma forma, si los hechos a que se refieren el numeral 2.º del artículo 397 y el artículo 399 de este Párrafo se ejecutaren en contra de miembros de los Cuerpos de Bomberos en ejercicio de sus funciones, la pena señalada para el delito se aumentará en un grado.”.”.

- - -

Lo que comunico a Su Excelencia en respuesta a su oficio Nº 15.369, de 10 de marzo de 2020.

Acompaño la totalidad de los antecedentes.

Dios guarde a Vuestra Excelencia.

ADRIANA MUÑOZ D´ALBORA

Presidenta del Senado

RAÚL GUZMÁN URIBE

Secretario General del Senado

3. Tercer Trámite Constitucional: Senado

3.1. Oficio de Cámara Origen a Cámara Revisora

Oficio Aprobación de Modificaciones. Fecha 07 de julio, 2020. Oficio en Sesión 48. Legislatura 368.

VALPARAÍSO, 7 de julio de 2020

Oficio N° 15.663

A S.E. LA PRESIDENTA DEL H. SENADO

La Cámara de Diputados, en sesión de esta fecha, ha aprobado las enmiendas propuestas por ese H. Senado al proyecto de ley que modifica el Código Penal para tipificar el delito de maltrato de obra a personal de bomberos en actos de servicio, correspondiente a los boletines Nos 10.167-07 y 10.897-07, refundidos.

Lo que tengo a honra decir a V.E., en respuesta a vuestro oficio Nº 243/SEC/20, de 30 de junio de 2020.

Devuelvo los antecedentes respectivos.

Dios guarde a V.E.

DIEGO PAULSEN KEHR

Presidente de la Cámara de Diputados

LUIS ROJAS GALLARDO

Secretario General (S) de la Cámara de Diputados

4. Trámite Finalización: Cámara de Diputados

4.1. Oficio de Cámara de Origen al Ejecutivo

Oficio Ley a S. E. El Presidente de la República. Fecha 07 de julio, 2020. Oficio

VALPARAÍSO, 7 de julio de 2020

Oficio N° 15.662

A S.E. EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

Tengo a honra comunicar a V.E. que el Congreso Nacional ha dado su aprobación al proyecto de ley que modifica el Código Penal para tipificar el delito de maltrato de obra a personal de Bomberos en actos de servicio, correspondiente a los boletines N°s 10.167-07 y 10.897-07, refundidos, del siguiente tenor:

PROYECTO DE LEY

“Artículo único.- Incorpórase el siguiente inciso tercero, nuevo, en el artículo 400 del Código Penal:

“De la misma forma, si los hechos a que se refieren el numeral 2° del artículo 397 y el artículo 399 se ejecutaren en contra de miembros de los Cuerpos de Bomberos en ejercicio de sus funciones, la pena señalada para el delito se aumentará en un grado.”.”.

*****

Hago presente a V.E. que esta iniciativa de ley tuvo su origen en mociones, la primera, correspondiente al boletín N° 10.167-07, del exdiputado señor Jorge Ulloa Aguillón, la diputada señora María José Hoffmann Opazo, los diputados señores Ramón Barros Montero, Juan Antonio Coloma Álamos, Sergio Gahona Salazar, Celso Morales Muñoz, Iván Norambuena Farías, la exdiputada señora Claudia Nogueira Fernández y los exdiputados señores Gustavo Hasbún Selume y Felipe Ward Edwards; y la segunda, correspondiente al boletín N° 10.897-07, de la exdiputada señora Karla Rubilar Barahona, la diputada señora Alejandra Sepúlveda Orbenes, los diputados señores Bernardo Berger Fett, Vlado Mirosevic Verdugo, José Pérez Arriagada, Jorge Rathgeb Schifferli y Víctor Torres Jeldes, y de los exdiputados señores Joaquín Godoy Ibáñez, Alberto Robles Pantoja y Jorge Ulloa Aguillón.

Dios guarde a V.E.

DIEGO PAULSEN KEHR

Presidente de la Cámara de Diputados

LUIS ROJAS GALLARDO

Secretario General (S) de la Cámara de Diputados

5. Publicación de Ley en Diario Oficial

5.1. Ley Nº 21.246

Tipo Norma
:
Ley 21246
URL
:
https://www.bcn.cl/leychile/N?i=1147641&t=0
Fecha Promulgación
:
14-07-2020
URL Corta
:
http://bcn.cl/2ex5j
Organismo
:
MINISTERIO DE JUSTICIA Y DERECHOS HUMANOS
Título
:
MODIFICA EL CÓDIGO PENAL PARA AGRAVAR LA PENA DE LOS DELITOS QUE INDICA COMETIDOS EN CONTRA DE MIEMBROS DE LOS CUERPOS DE BOMBEROS EN EJERCICIO DE SUS FUNCIONES
Fecha Publicación
:
21-07-2020

LEY NÚM. 21.246

MODIFICA EL CÓDIGO PENAL PARA AGRAVAR LA PENA DE LOS DELITOS QUE INDICA COMETIDOS EN CONTRA DE MIEMBROS DE LOS CUERPOS DE BOMBEROS EN EJERCICIO DE SUS FUNCIONES

    Teniendo presente que el H. Congreso Nacional ha dado su aprobación al siguiente proyecto de ley, originado en mociones, la primera, correspondiente al boletín N° 10.167-07, del exdiputado señor Jorge Ulloa Aguillón, la diputada señora María José Hoffmann Opazo, los diputados señores Ramón Barros Montero, Juan Antonio Coloma Álamos, Sergio Gahona Salazar, Celso Morales Muñoz, Iván Norambuena Farías, la exdiputada señora Claudia Nogueira Fernández y los exdiputados señores Gustavo Hasbún Selume y Felipe Ward Edwards; y la segunda, correspondiente al boletín N° 10.897-07, de la exdiputada señora Karla Rubilar Barahona, la diputada señora Alejandra Sepúlveda Orbenes, los diputados señores Bernardo Berger Fett, Vlado Mirosevic Verdugo, José Pérez Arriagada, Jorge Rathgeb Schifferli y Víctor Torres Jeldes, y de los exdiputados señores Joaquín Godoy Ibáñez, Alberto Robles Pantoja y Jorge Ulloa Aguillón,

     

    Proyecto de ley:

    "Artículo único.- Incorpórase el siguiente inciso tercero, nuevo, en el artículo 400 del Código Penal:

     

    "De la misma forma, si los hechos a que se refieren el numeral 2° del artículo 397 y el artículo 399 se ejecutaren en contra de miembros de los Cuerpos de Bomberos en ejercicio de sus funciones, la pena señalada para el delito se aumentará en un grado.".".

    Y por cuanto he tenido a bien aprobarlo y sancionarlo; por tanto, promúlguese y llévese a efecto como Ley de la República.

     

    Santiago, 14 de julio de 2020.- SEBASTIÁN PIÑERA ECHENIQUE, Presidente de la República.- Hernán Larraín Fernández, Ministro de Justicia y Derechos Humanos.- Gonzalo Blumel Mac-Iver, Ministro del Interior y Seguridad Pública.

    Lo que transcribo a Ud. para su conocimiento.- Saluda atentamente a Ud., Sebastián Valenzuela Agüero, Subsecretario de Justicia.