Partidos, movimientos y coaliciones

1823-1833



Entre el 28 de enero de 1823, luego de la abdicación de Bernardo O'Higgins al cargo de Director Supremo, y el 25 de mayo de 1833, fecha de promulgación de la Constitución Política de 1833, se desarrolla un nuevo período en la historia de los partidos, luego de formalizada la ruptura con la metrópoli española.

En esta etapa, denominada por algunos autores como de Organización de la República, se verificó un importante aumento del nivel de debate político e ideológico, lo que derivó en la dictación de diversas constituciones (1823, 1826, 1828 y 1833), las cuales, de todas formas, no alcanzaron a producir una ruptura de la sociedad de la época.

Durante ese contexto, emergieron los denominados bandos políticos, los cuales aún no tienen organización ni las características de un partido político moderno, no obstante fueron muy importante porque encauzaron la discusión pública. Dentro de los principales bandos encontramos a los Estanqueros, Federalistas, Pipiolos (liberales) y Pelucones (conservadores), quienes tuvieron un rol destacado dentro del período, aglutinados en torno a sus líderes más importantes como Francisco Antonio Pinto, Ramón Freire, Diego Portales, José Miguel Infante, entre otros.

Por otra parte, estos bandos defendieron diferentes formas de organización del estado moderno, dentro de un paradigma republicano.

A los bandos se les debe reconocer la gran relevancia que tuvieron en este período de organización política e institucional, pues fueron –de manera estable o inestable-, quienes representaron a las corrientes de opinión de la época y fueron sembrando valores y principios que más tarde los partidos políticos harían suyos.

Subir