CONVENIO DE MIGRACION ENTRE EL GOBIERNO DE LA REPUBLICA DE CHILE Y EL GOBIERNO DEL REINO DE LOS PAISES BAJOS

    Núm. 626.- Santiago, 14 de Octubre de 1967.- Hoy se decretó lo que sigue:

    EDUARDO FREI MONTALVA
    Presidente de la República de Chile

    POR CUANTO, se firmó en Santiago, el 28 de Mayo de 1962, un Convenio entre los Gobiernos de Chile y de Holanda cuyo texto íntegro y exacto es el siguiente:

"CONVENIO DE MIGRACION ENTRE EL GOBIERNO DE LA REPUBLICA DE CHILE Y EL GOBIERNO DEL REINO DE LOS PAISES BAJOS".

    El Gobierno de la República de Chile, en adelante llamado Gobierno chileno, y el Gobierno del Reino de los Países Bajos, en adelante llamado Gobierno holandés,

    Considerando,

que en ambos países existe interés para fomentar la migración de holandeses hacia Chile;
    que es útil y aconsejable dirigir la mencionada migración en cauces adecuados y sin dañar los intereses nacionales;
    han decidido firmar un Convenio de Migración, cuyo texto es el siguiente:
    Artículo 1°

    La migración holandesa hacia Chile se efectuará de acuerdo con las estipulaciones del presente Convenio y se sujetará a las disposiciones legales vigentes en ambos países.
    Artículo 2°

    Al efectuarse la migración se tendrá en cuenta tanto el interés para la emigración existente en Holanda, como las necesidades de mano de obra y posibilidades de establecimiento independiente en Chile. Esta migración no tendrá restricción cuantitativa alguna.
    Artículo 3°

    Se tomarán en cuenta para la migración las siguientes categorías de personas y sus familias:
    a) agricultores, ganaderos y trabajadores del campo en general y técnicos agrícolas que deseen establecerse por su propia cuenta como colonos, o quieran trabajar como arrendatarios de parcelas, o bien, formarse una existencia en cualquier forma mediante el cultivo del suelo;
    b) técnicos, artesanos, obreros especializados y expertos en diversas profesiones, especialmente en las industrias ganadera y lechera;
    c) colectividades de agricultores y empresarios industriales;
    d) otras categorías sí así se decide de conformidad con el Artículo 15°.
    Artículo 4°

    Según normas que se convengan en conformidad con el Artículo 15°, el servicio de Emigración de Holanda reunirá todos los datos de las personas inscritas en este Servicio para su migración a Chile, que sean necesarios para permitir al Cónsul General de Chile en Holanda formarse una opinión sobre las solicitudes de estas personas. Este Servicio remitirá esos datos después de haberlos controlado dentro de lo posible, al Cónsul General.
    Articula 5°

    El Cónsul General de Chile en Holanda, previo examen de los antecedentes a que se refiere el Artículo anterior, procederá a enviarlos al Gobierno chileno y solicitar de ésta las autorizaciones correspondientes a las visaciones de inmigración de acuerdo con el Decreto con Fuerza de Ley N° 69, promulgado por el Gobierno chileno en 1953.
    Las listas de todo el material y efectos personales que lleve el migrante quedarán sujetas al tratamiento indicado en el inciso primero del presente Artículo. El Cónsul General de Chile informará al Servicio de Emigración de Holanda de las resoluciones que se adopten.

    Artículo 6°

    El Gobierno holandés se esforzará, dentro de lo posible, para que los migrantes, antes de su salida a Chile, reciban una preparación elemental en cuanto al idioma, Historia y Geografía de Chile y sus condiciones de vida en general. Por su parte, el Gobierno chileno proveerá, dentro de lo posible, el material necesario para esta instrucción.
    Artículo 7°

    El Representante en Chile del Comisario Holandés para la Emigración estará a cargo de la recepción de migrantes a su llegada a Chile, colocación en la actividad que allí ejercerán y eventual recolocación en caso necesario, prestar ayuda para encontrar vivienda adecuada y suministro de atención durante el período inicial. Dentro de lo posible, este Representante ejercerá sus funciones de acuerdo y en colaboración con las Autoridades chilenas competentes, el Comité Intergubernamental para Migraciones Europeas e instituciones sociales y religiosas establecidas en Chile activas en el terreno de la migración. En cuanto se refiere a la recepción, los migrantes tendrán derecho al uso de los centros de recepción que funcionen bajo los auspicios del Gobierno chileno.
    Artículo 8°

    Todos los gastos para servicios y prestaciones inherentes a la migración, efectuados antes de la salida de Holanda, correrán por cuenta de los migrantes o del Gobierno holandés.
    Artículo 9°

    Los gastos de transporte de los migrantes y de su equipaje desde Holanda hasta Chile serán de cargo, en principio, de los migrantes. En el caso de que el Gobierno holandés prestara para este fin ayuda financiera a los migrantes de acuerdo con las disposiciones vigentes de Holanda, el Gobierno chileno contribuirá a ésta en la forma que se convenga ulteriormente a base del Artículo 15.
    Artículo 10°

    Los gastos de transporte de los migrantes y de su equipaje desde el puerto de desembarque o el sitio en que primeramente llegarán a Chile hasta el lugar de destino serán de cargo del Gobierno chileno, pero el pago de transporte de dicho equipaje se limitará a los objetos de uso personal y a las herramientas.
    Artículo 11°

    Conforme a las disposiciones del Decreto indicado en el Artículo 5°, los efectos personales, muebles, enseres domésticos, bienes de capital, ganado, etc., que traigan los migrantes, estarán exentos de derechos de internación, de almacenaje y de cualquier otro impuesto que se perciba por intermedio de las Aduanas, en la forma que establece el mencionado cuerpo legal.

    Artículo 12°

    Los migrantes tendrán derecho a la libre importación de su capital a Chile cuando se lo introduzca en divisas que no sean chilenas.
    Cuando el migrante traiga capital con la intención de reexportar al extranjero el mismo capital y los intereses que produzca, deberá entonces sujetarse a las disposiciones del Decreto con Fuerza de Ley N° 258, de 30 de Marzo de 1960, que establece las normas respectivas.
    Artículo 13°

    El Gobierno chileno fomentará, con respecto a los migrantes holandeses en Chile y dentro de lo posible, la participación en el comercio social en pie de igualdad con los ciudadanos chilenos. En particular, las previsiones sociales vigentes para estos ciudadanos se aplicarán a los migrantes holandeses siempre y cuando las prescripciones legales pertinentes no se opongan expresamente a ello.
    Artículo 14°

    Con relación al establecimiento de migrantes en Chile como empresarios independientes, regirán las siguientes disposiciones:

    a) los migrantes holandeses gozarán de los mismos derechos que los ciudadanos chilenos, en cuanto al otorgamiento de créditos agrarios e industriales por parte de instituciones estatales chilenas;

    b) cuando un migrante se ha integrado satisfactoriamente en la economía nacional durante algunos años y deseare traer desde Holanda el capital y bienes destinados a su propia empresa que eventualmente hubiera dejado en ese país, el Gobierno chileno, siempre y cuando los bienes consten en las listas de que trata el Artículo 5°, tratará de buscar la manera más adecuada para facilitar al máximo operación, dentro de las leyes y reglamentos vigentes en ese momento, prestando especial atención a la búsqueda de nuevas disposiciones, con el fin de ayudar a los migrantes en estos determinados casos;

    c) en los casos de colonización por un grupo de agricultores o del establecimiento de una empresa industrial, pueden hacerse arreglos de la manera prevista en el Artículo 15°, para el financiamiento de tales empresas, la participación en el costo del flete de los bienes de capital y ganado y otras eventuales facilidades que pueden ser consideradas en cada caso determinado.
    Artículo 15°

    El Ministro de Relaciones Exteriores de Chile y el Ministro de Asuntos Sociales y Salubridad Pública de Holanda o los funcionarios autorizados por estos Ministros, podrán convenir los arreglos que sean necesarios en el interés de la migración de Holanda hacia Chile.
    Artículo 16°

    En lo que concierne al Reino de los Países Bajos, este Convenio solamente es aplicable a la parte situada en Europa.
    Artículo 17°

    Este Convenio puede citarse como Convenio Chileno-Holandés de Migración.
    Artículo 18°

    Después de haberse recibido en Holanda la aprobación exigida por la Constitución, este Convenio entrará en vigor el día en que el Gobierno chileno reciba una comunicación sobre el particular de parte del Gobierno holandés, y cumplidos en Chile los requisitos de acuerdo con las disposiciones legales vigentes en aquel momento.
    Cada una de ambas Altas Partes Contratantes podrá denunciar este Convenio mediante aviso previo de un año.
    En fe de lo cual los infrascritos, debidamente autorizados han suscrito este Convenio.

    Hecho en doble ejemplar en Santiago de Chile, a los veintiocho días del mes de Mayo de mil novecientos sesenta y dos, en los idiomas español y holandés, siendo ambos textos igualmente auténticos.

    CARLOS MARTINEZ SOTOMAYOR
Por el Gobierno de la República de Chile.

    JEAN L. VOUTE
Por el Gobierno del Reino de Países Bajos.

    Y POR CUANTO,

el H. Congreso Nacional ha prestado su aprobación al mencionado Convenio según consta en el Oficio N° 2.397 de 22 de Septiembre de 1967 de la H. Cámara de Diputados, vengo en aceptarlo y ratificarlo,

    Y POR TANTO,

y en uso de la facultad que me confiere el inciso 16 del Artículo 72° de la Constitución Política del Estado, dispongo y mando que se cumpla y lleve a efecto en todas sus partes como Ley de la República, publicándose copia autorizada de su texto en el Diario Oficial.
    Dado en la Sala de mi Despacho y refrendado por el Ministro de Relaciones Exteriores, en Santiago de Chile, a los catorce días del mes de Octubre del año un mil novecientos sesenta y siete.- E. FREI M.- Gabriel Valdés S.
    Lo que transcribo a US. para su conocimiento.- Dios guarde a US.- Mario Darrigrandi Valdés, Director de los Servicios Centrales.