DEROGA EL DECRETO N° 1,640, DE 1942, y  APRUEBA EL REGLAMENTO SOBRE PROFILAXIS DE LAS ENFERMEDADES VENEREAS

    Núm. 891.- Santiago, 4 de Octubre de 1955.- Vistos: el oficio N.o 23,115, de 28 de Septiembre del presente año, del servicio Nacional de Salud, y la facultad que me confiere el N.o 2 del artículo 72.o de la Constitución Política del Estado,

    Decreto:

    1.o Derógase el decreto N.o 1,640, de 23 de Noviembre de 1942, del Ministerio de Salubridad, Previsión y Asistencia Social, y todas sus modificaciones posteriores.

    2.o Apruébase el siguiente

REGLAMENTO SOBRE PROFILAXIS DE LAS ENFERMEDADES VENEREAS
 

    TITULO I

    Disposiciones generales


    Artículo 1.o Las enfermedades venéreas constituyen un grupo de enfermedades transmisibles que se caracterizan por su principal modalidad de contagio que es el acto sexual.

    Artículo 2.o Se considerarán como enfermedades venéreas para los fines del presente Reglamento, la sífilis, la gonorrea, el linfogranuloma venéreo, el chancro blando y el granuloma inguinal.

    Artículo 3.o El Servicio Nacional de Salud será el encargado de organizar y realizar las acciones sanitarias y de asistencia social y las atenciones médico preventivas y curativas tendientes a combatir las enfermedades venéreas en el país.

    Artículo 4.o En la provincia de Santiago y en otras provincias, en que la magnitud del problema lo aconseje, existirán Oficinas Centrales de Control Venéreo, dependientes directamente de las Jefaturas Zonales. Estas Oficinas estarán encargadas de recibir y traspasar las denuncias o notificaciones; recibir, comprobar y sancionar las denuncias de infracciones al Código Sanitario y desarrollar toda otra acción legal que tenga atingencia, con esta materia. Llevarán también el fichero provincial de enfermos sifilíticos y las informaciones colectivas sobre morbilidad de las otras enfermedades venéreas.

    Artículo 5.o Para hacer uso del artículo 248 del Código Sanitario el Director o su delegado podrá requerir el auxilio de la fuerza pública directamente de las Jefaturas de Carabineros.

    TITULO II

    De la acción antivenérea


    Artículo 6.o El Servicio Nacional de Salud, por intermedio de su Subdepartamento de Educación Sanitaria, estará encargado de desarrollar permanentemente una labor educadora tendiente a difundir los conocimientos sobre ética sexual y sobre las enfermedades venéreas y la manera de prevenirlas y curarlas. Al electo usará de todos los medios de que disponga y buscará la colaboración tanto de los organismos estatales como privados para la consecución de estos fines.

    Artículo 7.o El Servicio Nacional de Salud mantendrá en los establecimientos que estime convenientes dispensarios para el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades venéreas.

    Procurará el máximo de facilidades para estas atenciones, las que estarán exentas de toda forma de pago, incluyendo en ellas los exámenes de laboratorio, exámenes clínicos, medicamentos, etc.

    Artículo 8.o En los casos en que por razones médicas o sociales sea aconsejable la reclusión de un enfermo venéreo en un establecimiento de atención cerrada, el Servicio deberá procurar de inmediato los medios para hacerlo, y, si fuera necesario, destinará camas especiales para este objeto.

    Artículo 9.o Todo médico deberá poner en conocimiento de la autoridad correspondiente del Servicio Nacional de Salud los casos de sífilis contagiosa que en el ejercicio de su profesión conozca y diagnostique como tales.
    Con relación a las otras enfermedades venéreas, comunicará una información numérica periódica, de acuerdo con las regulaciones que para ello se establezca por la autoridad sanitaria.

    Artículo 10. Deberá también notificar, para los efectos del artículo 12 del presente Reglamento, todos los casos de enfermos venéreos que rehusaren someterse  a tratamiento o que se negaren a completarlo, siempre que, a juicio del médico, se encuentren en estado de trasmitir la enfermedad.

    Artículo 11. Todos los documentos relacionados con la denuncia o notificación de las enfermedades venéreas serán estrictamente confidenciales y sólo serán dados a conocer a requerimiento de la Autoridad Judicial.

    Artículo 12. Las personas que encontrándose en período transmisible de una enfermedad venérea se negaren a dejarse examinar, o a tratarse, deberán ser obligadas a ello, de conformidad con el artículo 5.o del Reglamento.
    Para el cumplimiento de esta disposición será de rigor citar previamente a la persona afectada o a su representante legal. Si no concurriese al llamado en el plazo de tres días, se requerirá el auxilio de la fuerza pública a fin de que ésta proceda a ponerlo a disposición de la Autoridad Sanitaria que haya dispuesto la medida.
    En este caso, el Servicio procederá a tomar las medidas conducentes al aislamiento y tratamiento del foco infectante, incluyendo, si fuere necesario, la hospitalización compulsiva.

    Artículo 13. Toda persona que, a juicio de Carabineros o del personal competente del Servicio Nacional de Salud, ejerza el comercio sexual o actividades relacionadas con este comercio, será obligatoriamente remitida a la Oficina de Control Venéreo, o en su defecto al Centro de Salud, para su examen y otras medidas procedentes.

    Artículo 14. Las Oficinas de Control Venéreo y Centros de Salud, según el caso, llevarán la estadística sanitaria a que se refiere el artículo 73.o del Código Sanitario, la que tendrá un carácter médico confidencial.

    Artículo 15. Cada vez que el Servicio sospeche o tenga conocimiento de la existencia de un prostíbulo o casa de tolerancia dará a conocer el hecho al Cuerpo de Carabineros para la respectiva investigación y clausura.

    Artículo 16. El personal de Carabineros será responsable del correcto cumplimiento de la clausura y la llevará a efecto en forma que nadie pueda entrar, salir o permanecer en la casa clausurada, colocando rótulos exteriores y sellos convenientemente adosados en los puntos de acceso, dejando constancia en el acta del lugar preciso en que han sido colocados aquéllos y éstos, y adoptarán las medidas de seguridad para que la clausura no sea violada.

    Artículo 17. En todos los casos en que Carabineros proceda a clausurar un prostíbulo por infringir las disposiciones legales vigentes pondrá a disposición del Servicio a las mujeres encontradas en su interior, para su examen y las correspondientes medidas sanitarias y sociales.

    Artículo 18. Las clausuras ordenadas de acuerdo con el artículo 73.o del Código Sanitario no podrán ser alzadas por Carabineros, sino con orden judicial.

    TITULO III

    De las sanciones


    Artículo 19. La violación de las disposiciones del presente Reglamento o la resistencia para cumplirlas serán sancionadas por el Director General de Salud o su Delegado de acuerdo con el Titulo VI Libro IV, del Código Sanitario.

    Artículo 20. Este Reglamento entrará en vigencia a contar de su publicación en el "Diario Oficial".

    ARTICULOS TRANSITORIOS


    Artículo 1.o Mientras en la provincia de Santiago exista más de una Jefatura Zonal, la Oficina de Control Venéreo dependerá directamente de la Subdirección General del Servicio Nacional de Salud.

    Tómese razón, comuníquese publíquese e insértese en la Recopilación que corresponda de la Contraloría General de la República. -C. IBANEÑEZ C.- - Raúl Barrios Ortiz.