Art. 10.  La Constitucion asegura a todos los habitantes de la República:

    1.o La igualdad ante la lei. En Chile no hai clase
privilejiada.
    En Chile no hai esclavos, y el que pise su
territorio, queda libre. No puede hacerse este tráfico
por chilenos. El estranjero que lo hiciere, no puede
habitar en Chile, ni nacionalizarse en la República;
    2.o La manifestacion de todas las creencias, la
libertad de conciencia y el ejercicio libre de todos los
cultos que no se opongan a la moral, a las buenas
costumbres o al órden público, pudiendo, por tanto, las
respectivas confesiones relijiosas erijir y conservar
templos y sus dependencias con las condiciones de
seguridad e hijiene fijadas por las leyes y ordenanzas.
    Las iglesias, las confesiones e instituciones
relijiosas de cualquier culto, tendrán los derechos que
otorgan y reconocen, con respecto a los bienes, las
leyes actualmente en vigor; pero quedarán sometidas,
dentro de las garantías de esta Constitucion, al derecho
comun para el ejercicio del dominio de sus bienes
futuros.
    Los templos y sus dependencias, destinados al
servicio de un culto, estarán exentos de contribuciones;
    3.o  La libertad de emitir, sin censura prévia, sus
opiniones, de palabra o por escrito, por medio de la
prensa o en cualquiera otra forma, sin perjuicio de
responder de los delitos y abusos que se cometan en el
ejercicio de esta libertad en la forma y casos
determinados por la lei;
    4.o  El derecho de reunirse sin permiso previo y
sin armas. En las plazas, calles y demas lugares de uso
público, las reuniones se rejirán por las disposiciones
jenerales de policía;
    5.o El derecho de asociarse sin permiso prévio y en
conformidad a la lei;
    6.o  El derecho de presentar peticiones a la
autoridad constituida, sobre cualquier asunto de interés
público o privado, sin otra limitacion que la de
proceder en términos respetuosos y convenientes;
    7.o  La libertad de enseñanza.
    La educacion pública es una atencion preferente del
Estado.
    La educacion primaria es obligatoria.
    Habrá una Superintendencia de educacion pública, a
cuyo cargo estará la inspeccion de la enseñanza nacional
y su direccion, bajo la autoridad del Gobierno;
    8.o  La admision a todos los empleos y funciones
públicas, sin otras condiciones que las que impongan las
leyes;
    9.o  La igual reparticion de los ímpuestos y
contribuciones, en proporcion de los haberes o en la
progresion o forma que fije la lei; y la igual
reparticion de las demas cargas públicas.
    Sólo por lei pueden imponerse contribuciones
directas o indirectas, y, sin su especial autorizacion,
es prohibido a toda autoridad del Estado y a todo
individuo imponerlas, aunque sea bajo pretesto precario,
en forma voluntaria, o de cualquier otra clase.
    No puede exijirse ninguna especie de servicio
personal, o de contribucion, sino en virtud de un
decreto de autoridad competente, fundado en la lei que
autoriza aquella exaccion.
    Ningun cuerpo armado puede hacer requisiciones, ni
exigir clase alguna de ausilios, sino por medio de las
autoridades civiles y por decreto de éstas.
    Una lei particular determinará el método de
reclutas y reemplazos para las fuerzas de mar y tierra.
    Todos los chilenos en estado de cargar armas
deberán hallarse inscritos en los rejistros militares,
si no están especialmente esceptuados por la lei;
    10.- El derecho de propiedad en sus diversasLEY 16615
Art. único
D.O. 20.01.1967
especies.
    La ley establecerá el modo de adquirir la
propiedad, de usar, gozar y disponer de ella y las
limitaciones y obligaciones que permitan asegurar su
función social y hacerla accesible a todos. La función
social de la propiedad comprende cuanto exijan los
intereses generales del Estado, la utilidad y salubridad
públicas, el mejor aprovechamiento de las fuentes y
energías productivas en el servicio de la colectividad
y la elevación de las condiciones de vida del común de
los habitantes.
    Cuando el interés de la comunidad nacional lo
exijan, la ley podrá reservar al Estado el dominio
exclusivo de recursos naturales, bienes de producción u
otros, que declare de importancia preeminente para la
vida económica, social o cultural del país. Propenderá,
asimismo, a la conveniente distribución de la propiedad
y a la constitución de la propiedad familiar.
    Nadie puede ser privado de su propiedad sino en
virtud de ley general o especial que autorice la
expropiación por causa de utilidad pública o interés
social, calificada por el legislador. El expropiado
tendrá siempre derecho a indemnización cuyo monto y
condiciones de pago se determinarán equitativamente
tomando en consideración los intereses de la
colectividad y de los expropiados. La ley determinará
las normas para fijar la indemnización, el tribunal que
conozca de las reclamaciones sobre su monto, el que en
todo caso fallará conforme a derecho, la forma de
extinguir esta obligación, y las oportunidades y modo
en que el expropiador tomará posesión material del
bien expropiado.
    Cuando se trate de expropiación de predios
rústicos, la indemnización será equivalente al avalúo
vigente para los efectos de la contribución territorial,
más el valor de las mejoras que no estuvieren
comprendidas en dicho avalúo, y podrá pagarse con una
parte al contado y el saldo en cuotas en un plazo no
superior a treinta años, todo ello en la forma yRECTIFICACION
D.O. 22.09.1967
condiciones que la ley determine.
    La ley podrá reservar al dominio nacional de uso
público todas las aguas existentes en el territorio
nacional y expropiar, para incorporarlas a dicho
dominio, las que sean de propiedad particular. En este
caso, los dueños de las aguas expropiadas continuarán
usándolas en calidad de concesionarios de un derecho de
aprovechamiento y sólo tendrán derecho a la
indemnización cuando, por la extinción total o parcial
de ese derecho, sean efectivamente privados del agua
suficiente para satisfacer, mediante un uso racional y
beneficioso, las mismas necesidades que satisfacían con
anterioridad a la extinción.
    La pequeña propiedad rústica trabajada por su dueño
y la vivienda habitada por su propietario no podrán ser
expropiadas sin previo pago de indemnización.
    11.o  La propiedad exclusiva de todo descubrimiento
o produccion, por el tiempo que concediere la lei. Si
ésta exijiere su espropiacion, se dará al autor o
inventor la indemnizacion competente;
    12.o  La inviolabilidad del hogar.
    La casa de toda persona que habite el territorio
chileno solo puede ser allanada por un motivo especial
determinado por la lei, y en virtud de órden de
autoridad competente;
    13.o  La inviolabilidad de la correspondencia
epistolar y telegráfica. No podrán abrirse, ni
interceptarse, ni rejistrarse los papeles o efectos
públicos, sino en los casos espresamente señalados por
la lei;
    14.o  La proteccion al trabajo, a la industria, y a
las obras de prevision social, especialmente en cuanto
se refieren a la habitacion sana y a las condiciones
económicas de la vida, en forma de proporcionar a cada
habitante un mínimo de bienestar, adecuado a la
satisfaccion de sus necesidades personales y a las de su
familia. La lei regulará esta organizacion.
    El Estado propenderá a la conveniente division de
la propiedad y a la constitucion de la propiedad
familiar.
    Ninguna clase de trabajo o industria puede ser
prohibida, a ménos que se oponga a las buenas
costumbres, a la seguridad o a la salubridad pública, o
que lo exija el interés nacional y una lei lo declare
así.
    Es deber del Estado velar por la salud pública y el
bienestar hijiénico del país. Deberá destinarse cada año
una cantidad de dinero suficiente para mantener un
servicio nacional de salubridad, y
    15.° La libertad de permanecer en cualquier punto de
la República, trasladarse de uno a otro o salir de su
territorio, a condicion de que se guarden los
reglamentos de policía y salvo siempre el perjuicio de
tercero; sin que nadie pueda ser detenido, procesado,
preso o desterrado, sino en la forma determinada por
las leyes.