Artículo 8°- El procedimiento de división de reservas y de liquidación de comunidades a que se refiere el presente decreto ley, podrá además ser aplicable en los casos de pequeños agricultores que se encuentren en las mismas circunstancias de hecho que las contempladas para los copropietarios de una reserva, comunidad u ocupantes según las definiciones a que se refiere este decreto ley, ubicados en sectores o dentro de una misma comuna en la que se encuentre una reserva o comunidad.
    Lo dispuesto en el inciso precedente no será aplicable a terrenos fiscales o de las entidades señaladas en el artículo 25, de la ley número 17.729, reemplazado por el presente decreto ley, mientras ellos no se transfieran al Instituto de Desarrollo Agropecuario, de acuerdo a lo establecido en las disposiciones citadas.
    Presentada una solicitud de división de las referidas en el inciso primero, el Instituto de Desarrollo Agropecuario la calificará mediante resolución fundada de su Vicepresidente Ejecutivo o de los funcionarios en que delegue esta facultad.
    Los procedimientos a que se refiere este artículo, tendrán por objeto la normalización de la propiedad agrícola minifundiaria en las zonas a que se refiere el inciso primero de este artículo, pero las hijuelas resultantes no quedarán afectas a las prohibiciones señaladas en los incisos segundo y tercero del artículo 26 de la ley N° 17.729, reemplazado por este decreto ley.