Ministerio de la Niñez de Nueva Zelandia: protección desde y para las familias

Fue una de las primeras instituciones creada por la primera ministra Jacinda Ardern apenas asumió el gobierno. Más conocida en su expresión maorí Oranga Tamariki, orienta sus políticas según la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas para garantizar el respeto y bienestar de niños, niñas y adolescentes.

POLITICAS PUBLICAS ASIA PACIFICO

Ministerio de la Niñez de Nueva Zelandia: protección desde y para las familias

El Ministerio de la Niñez de Nueva Zelandia es un institución heredera de un Departamento del Ministerio de Desarrollo Social. A partir de octubre de 2017 nació como cartera y tiene nuevas funciones administrativas que le permiten una mayor fiscalización y coordinación política. La figuración de este organismo tomó mayor relevancia después de que en febrero de 2018 se publicara un informe sobre negligencias, vejaciones y abusos que han sido objeto el 23,5 por ciento de los niños neozelandeses entre 1998 y 2015. Más detalles de esta experiencia, en la siguiente nota.

La urgencia del gobierno neozelandés por proteger a sus niños

Una publicación en la Asociación Americana de Salud Pública (AJPH) en noviembre de 2017 llamada “Prevalencia acumulada de maltrato entre niños de Nueva Zelandia” elaborada por dos investigadoras de la Universidad Tecnológica de Auckland, Bénédicte Rouland y Rhema Vaithianathan, demostró a través de instrumentos administrativos del Estado neozelandés, una gran cantidad de casos de maltrato infantil y prácticas abusivas en la ubicación de niños y jóvenes fuera de su hogar.

El estudio determinó que entre todos los nacidos durante 1998 y 2015, uno de cada cuatro niños había sido víctima de un abuso o negligencia por parte del Estado. Tales resultados alarmaron a las autoridades, pues el 23,5 por ciento de los niños en el país oceánico es mencionado en algún informe elaborado por organismos públicos en relación con problemas en su protección. Con esta publicación se demuestra que el maltrato infantil en Nueva Zelandia es más común de lo que sus autoridades habían reconocido.

De acuerdo a declaraciones de las autoras del artículo en el New Zealand Herald, tales cifras demuestran una estadística oculta y revelan una carga difícil para el sistema. “Los datos no son una preocupación en sí mismos, pero sí resaltan la necesidad de garantizar que nuestro sistema tenga un mejor financiamiento y nuevas condiciones para responder de manera eficiente a las notificaciones y denuncias de maltrato”, sostuvo.

Esta investigación dio pie para que el gobierno anunciara el 1 de febrero de 2018 la creación de una Comisión Real de Investigación con el fin de documentar el abuso histórico de niños, principalmente por parte de instituciones estatales entre los años 1950 y 1999. “Cualquier abuso de niños es una tragedia. Para los niños vulnerables bajo cuidado estatal, es desmesurado. Por eso esta es una oportunidad para confrontar nuestra historia y asegurarnos de no volver a cometer los mismos errores”, señaló a The Guardian en la ocasión la primer ministra Jacinda Ardern.

De esta manera, el gobierno reforzó uno de sus lineamientos centrales, la protección a la infancia. Pero también le dio una tarea adicional a su recién inaugurado Ministerio de la Niñez, creado en octubre de 2017 para ser el responsable del bienestar de los niños y asegurarlos ante posibles riesgos, daños y ofensas por parte del Estado o cualquier otra institución. ¿Cuáles son las funciones de esta nueva institución y de qué manera va a enfrentar el duro diagnóstico sobre la protección de la niñez en Nueva Zelandia?

Justicia y bienestar para todos los niños, niñas y adolescentes

La comisión anunciada por la primera ministra Jacinda Ardern tendrá una duración de dos años y hará una revisión histórica de antecedentes encontrados en hospitales psiquiátricos, orfanatos, centros de detención juvenil, hogares de acogida, entre otros. Simultáneamente, los esfuerzos del gobierno están concentrados en no repetir los errores del pasado y entregarles a niños, niñas y adolescentes altos estándares de calidad de vida.

Denominado en maorí Oranga Tamariki, este ministerio tiene las competencias para intervenir cualquier institución pública cuando se produzcan abusos, negligencias o comportamientos vejatorios hacia niños. Además, trabaja en conjunto con la policía y tribunales para orientarlos de acuerdo a la legislación vigente sobre las formas adecuadas y tratamiento a delincuentes juveniles. Asimismo, se preocupa de la administración de los servicios residenciales para niños vulnerables necesitados de protección.

Tales funciones fueron desarrolladas antes de 2017 como una unidad del Ministerio de Desarrollo Social llamada Departamento de Servicios para Niños, Jóvenes y Familias (CYFS), sin embargo la necesidad de más responsabilidades llevaron a que a pocos meses de asumir el nuevo gobierno se creara como una cartera cercana al Primer Ministro. La evidencia de abusos sistemáticos por parte del Estado ha intensificado la necesidad de una mejor protección, sobre todo hacia aquellos niños que corren más riesgos, es por ello que una de las principales inquietudes de la primera ministra Jacinda Ardern fue la eliminación de la palabra vulnerables en el nombre del ministerio, ya que “es estigmatizar”.

Trabajo con la ciudadanía para el cuidado de los niños

Entre las modalidades de trabajo está la entrega de servicios hacia y desde las comunidades. Esto es, la formación de equipos de voluntarios llamados whānau que además de trabajar con niños y adolescentes, se involucran con agencias y organismos públicos para lograr que sus servicios se presten con un alto grado de sensibilidad. Estos equipos son mucho más comunes en las localidades donde habitan familias maoríes, pues el acceso a los servicios de educación, salud y justicia han tenido más dificultades.

De igual forma los trabajadores sociales del ministerio realizan conferencias para las familias y los whānau, con el fin de que la comunidad comprenda de mejor manera las necesidades de los niños, pero más aún, que la voz de los niños y sus familias sean escuchadas por las autoridades. El trabajo entre el ministerio, los whānau y las comunidades se orienta a que las familias reciban apoyo para tomar las mejores decisiones que garanticen el cuidado y bienestar de niños y jóvenes.

La orientación de todo este trabajo comunitario, lo mismo que todas las funciones de este ministerio se guían por la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas, pues sus principios fundamentales propenden al logro de mayor seguridad, felicidad y una infancia plena. Estas necesidades las encarna la ministra, Tracey Martin, ya que sufrió la experiencia del abandono por parte de su madre cuando era una niña. Esta marca en su vida hace que conozca de primera mano la dura realidad que viven miles de niños en la nación oceánica y, por lo tanto, quiera cambiar las cosas. “Los abusos a los niños nos dañan como nación, no solo por nuestra proyección internacional y la de nuestro pueblo, sino que internamente”, señaló en Stuff luego de publicado el informe sobre los atropellos a miles de niños.

En Chile un ministerio de la familia con énfasis en la infancia

A pocos días de haber asumido la presidencia, Sebastián Piñera anunció la formación de un acuerdo nacional por la infancia, donde se abordarán diez puntos que mejorarían la función del Estado en la protección de niños, niñas y adolescentes. Sobre esto, el mandatario señaló que se reemplazaría el Servicio Nacional de Menores (Sename) por dos nuevos servicios, uno de Protección de la Infancia y Adolescencia, a cargo del hoy Ministerio de Desarrollo Social, y el de Responsabilidad adolescente, que estaría contenido en el Ministerio de Justicia.

Sin embargo, una de las medidas más llamativas es la transformación del actual Ministerio de Desarrollo Social en un nuevo Ministerio de la Familia y Desarrollo Social. Entre sus objetivos estará el fortalecimiento de la red de familias de acogida y enfatizará el derecho que tienen todos los niños de vivir en el seno de una familia. Una opinión sobre estas medidas tuvo Cristóbal Hahn, experto en políticas públicas de infancia, para quien es necesario que este nuevo ministerio tenga una mirada integral de la sociedad y las familias.

En su opinión, el gobierno debería tener una mirada de largo plazo en relación con el tema de la infancia propiamente tal. "Es un anuncio muy bienvenido, no solo nos dice que la infancia es de primera importancia en el programa, sino que los niños están primero también en el orden cronológico, desde el primer día. También quedan dudas a despejar en lo cultural simbólico, donde quisiéramos se respete ese espíritu transversal de unidad en torno a la definición de familia sobre la que se pretende construir. Debe despejarse de qué tipo de familias hablamos, no se trata solamente del concepto de familia tradicional idealizado cuyo único fin es la procreación, sino que es necesario hablar de las familias reales, en comprensión de su diversidad y de su entorno en los distintos quintiles", señaló.

Finalmente, agregó que quedan también algunas dudas en lo operativo. “Tiene que ver la intersectorialidad entre ministerios que ya trabajan temas relacionados con las familias. Por ejemplo, ¿qué va a pasar en materias de conciliación de trabajo y familia con el Ministerio del Trabajo? ¿El futuro ministerio de la Familia y del Desarrollo Social estará ahora involucrado en el calendario ya socializado de implementación de la Ley del Seguro para el Acompañamiento de Niños y Niñas ¿Qué va a pasar con los protocolos actuales sobre Violencia Intrafamiliar? Se podría entender que con el cambio de nombre del Ministerio de Desarrollo Social, muchos temas quedarán ahora bajo su tutela y ahí surgen dudas operativas que deben despejarse. Uno esperaría sin embargo que en todo este desarrollo, el interés superior de los niños y niñas como sujetos de derecho no vaya a quedar nunca en duda. Estas son incertidumbres que se van a ir resolviendo en el tiempo, considerando que este es un anuncio hecho en la primera semana y que no se puede resolver todo de una vez, sobre todo porque hay ámbitos a nivel de la definición de familia que no son meramente operativos y requieren una conversación más profunda", sentenció.



Diputada Claudia Mix analiza el Programa de Vacunación

Especial de VACUNAS

Diputada Claudia Mix analiza el Programa de Vacunación

Para la parlamentaria, fortalecer el sistema público de inmunización y buscar alternativas para producir vacunas a nivel nacional, fuera del alero de las farmacéuticas, son algunas de las medidas que debería promover el Congreso para ampliar su acceso y cobertura.

Ver más

II Reunión Ministerial del Foro Celac-China abrió nuevos caminos para el desarrollo regional

26 Enero 2018

II Reunión Ministerial del Foro Celac-China abrió nuevos caminos para el desarrollo regional

El evento llevado a cabo entre el 22 y 23 de enero de 2018 en Santiago, contó con la participación de 24 cancilleres y nueve viceministros de países latinoamericanos y del Caribe. Para conocer más detalles de este encuentro, los principales temas abordados y sus consecuencias a futuro, conversamos con el embajador Fernando Reyes Matta, quien además de estar presente fue uno de sus principales organizadores.