Cargando...
  • Alto contraste

Bioética | Observatorio Parlamentario

El dilema ético del desperdicio de alimentos en un mundo con hambruna

25 Septiembre 2018

Si bien la meta 12.3 de los ODS clama reducir las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción y suministro, incluidas las pérdidas posteriores a la cosecha, lo cierto es que los estándares de la industria alimentaria dificultan enormemente esta tarea. Por lo mismo, cambiar hábitos de la industria y de los consumidores parece ser algo relevante en los próximos años, para combatir esta dura realidad.

||Autor Fotografía: wiki commons

La crisis alimentaria

La desigual distribución de los alimentos saludables a nivel mundial debido a la falta de voluntad política y de gobernanza alimentaria, se ha transformado en un enorme problema de salud pública con el correr de las décadas. Si, por una parte, sobre 600 millones de personas sufren de sobrepeso u obesidad, por otra casi 800 millones padecen de hambre crónica.

Esto da cuenta de que el problema de la inequidad alimentaria debe ser resuelto, de manera que las más diversas regiones a nivel mundial tengan acceso justo y equitativo a alimentos frescos, saludables, a un precio accesible para las distintas realidades locales. Pero, al mismo tiempo, deben ser resueltos problemas “satélite” a éste: el desperdicio continuo de alimentos, en su inmensa mayoría en buen estado; las cadenas de producción de la industria agrícola y ganadera; y por supuesto temas culturales y contextuales referentes a consumidores más responsables, que comprendan que la apariencia de los alimentos y los estándares de “perfección” impuestos por la industria no son determinantes en la calidad de los alimentos.

¿Cómo pueden los distintos gobiernos otorgar dicho acceso a sus ciudadanos? Con 3 millones y medio de adultos falleciendo cada año producto de patologías directamente relacionadas con el sobrepeso y la obesidad, este tema ya se ha transformado en uno de los más importantes de la actual década. De partida, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas enfocan el ODS N°12 en una “Producción y Consumo responsables”, lo cual tiene que ver con aspectos de gobernanza alimentaria, marcos normativos que regulen la industria y con la desclasificación de información de procesos productivos, etiquetado de alimentos y campañas de información para contar con una sociedad civil más activa e informada al respecto.

Y es que los gobiernos y la comunidad internacional han comprendido, con el paso de los años, que para reducir amenazas para la salud de sus ciudadanos como el aumento en los riesgos de sufrir obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares o cáncer colorrectal por el consumo de alimentos dañinos para la salud, es necesario contar con política alimentarias claras y con importantes regulaciones en el área de producción, envasado y comercialización de alimentos.

En este sentido, la obesidad ha venido transformándose progresivamente en un tremendo dolor de cabeza para las autoridades gubernamentales, a nivel mundial; aunque entre las cifras más preocupantes se pueden vislumbrar las que nos da la realidad de la región latinoamericana, especialmente para las nuevas generaciones: según datos de la FAO, un 10% de la población infantil chilena que es menor de cinco años tiene sobrepeso, tendencia que se ha mantenido ya una década.

  • Un tercio de los platos de comida, a nivel mundial, va a parar al basurero. Esto es preocupante tanto desde el punto de vista de la crisis alimentaria como del cambio climático, pues a mayor cantidad de residuos orgánicos en los basurales mayor será la emisión de gases tóxicos de efecto invernadero hacia la atmósfera, lo cual releva la importancia de otras prácticas sostenibles como el vermicompostaje.
  • Según la FAO, esta pérdida anual consiste en alrededor de 1.300 millones de toneladas, mala práctica que ocurre principalmente en países europeos que tienen estándares muy estrictos sobre la fecha de expiración de los alimentos.
  • Aproximadamente el 5,1% de todos los alimentos que se compran terminan siendo no consumidos y expiran, principalmente alimentos no procesados.
  • 8 de cada 10 hogares botan comida a la basura, correspondiendo a alimentos cuya cadena de frío se perdió en algún momento o bien sobras de alimentos ya preparados.

La visión desde la economía circular

La llamada economía restaurativa o circular (EC), implica un cambio desde el enfoque lineal de extracción, producción y generación de desechos, lo cual ocurre con altísima frecuencia en el caso de los alimentos y su continuo desperdicio.

El marco interdisciplinario en el que opera la EC ofrece una prospectiva bastante interesante y optimista respecto del futuro de este enfoque, y la hace jugar un rol fundamental en la batalla por superar y trascender el modelo de producción y consumo actual. Se espera que las mejoras se vayan dando de forma gradual y escalonada, a medida que las nuevas tecnologías avanzan y la gente se vuelve más informada respecto de su propia huella de carbono y el impacto que sus acciones causan en el medio ambiente. Gradualmente podrá superarse la inequidad social que causa el actual modelo de consumo y producción, el cual es altamente ineficiente en cuanto al uso y preservación de los recursos naturales, a la vez que plantea interesantes dilemas éticos por el estado en que el planeta será recibido por las futuras generaciones.

La EC también es llamada “economía restaurativa” por naturaleza, y como concepto comenzó su desarrollo en la década de 1970, cuando la conciencia social por el altísimo deterioro ambiental había alcanzado una expansión bastante interesante. Desde sus orígenes, esta visión presupuso la ruptura del modelo económico imperante y su reemplazo por una economía que tuviera una mejor gestión e incidencia en la preservación de materias primas y recursos naturales, por definición finitos.

Por lo mismo, las mejoras en la gestión de residuos propuestas por organizaciones multilaterales e incluso por instancias de cooperación regional como la Unión Europea, tienen que ver mayoritariamente con:

  • Políticas de reciclaje, especialmente de vidrios, por sus características que lo hacen adecuado para sostener usos por largos períodos de tiempo.
  • Políticas de vermicompostaje, para reducir el porcentaje de basura orgánica que termina en vertederos, con las consecuentes   consideraciones medioambientales que esto provoca, en particular la emisión de gas metano.
  • El Plan de Acción para una Economía Circular, de la Unión Europea, integra compromisos de la Comisión Europea para reducir los impactos de la basura marina. La reducción de los plásticos es una prioridad número uno para esta entidad regional. Esto es especialmente sensible en el envasado de alimentos, que corresponde a plásticos de un solo uso.
  • En el mismo sentido, la Comisión Europea ha propuesto extender la responsabilidad de los productores que incluyan la obligación de emitir informes periódicos a las autoridades ambientales, así como métodos de cálculo para el mejor cumplimiento de los objetivos.

La realidad nacional del desperdicio de alimentos

La pérdida de alimentos en buen estado se ha transformado en un problema importante en nuestro país, en el cual 1.62 millones de toneladas de residuos orgánicos son producidas cada año. De hecho, el estudio "Cuánto alimento desechan los chilenos" del año 2016 señaló que “el 95% de las personas piensa que el botar comida acumulada en el refrigerador es una práctica normal”.

Por lo mismo, la Comisión de Salud del Senado aprobó la idea de legislar para que los “supermercados donen la comida por vencer o mal rotulada” en nuestro país, lo cual influirá en al menos 3 aspectos:

  • Los establecimientos comerciales donde se vendan y consuman alimentos preparados, tales como restaurantes, fuentes de soda y locales de comida rápida deberán ofrecer a sus clientes la posibilidad de llevar los alimentos no consumidos.
  • Asimismo se prohíbe la destrucción de alimentos que, no obstante haber perdido su valor comercial debido a circunstancias como mal embalaje, envases dañados o defectuosos, mala rotulación o proximidad del vencimiento, se encuentran aptos para el consumo o el uso humano.
  • Finalmente, la moción establece que los supermercados de más de 100 metros cuadrados, deben donar los alimentos mal rotulados, con defectos de empaque o por vencer a organizaciones de caridad o destinar su uso como alimentación animal o compost agrícola.

Esto sensibilizará no sólo a los productores, sino que, se espera, influirá decisivamente en el comportamiento de los productores y otros actores de la industria alimentaria.


Especial de CORONAVIRUS
Las medidas adoptadas por Corea del Sur para llevar adelante sus elecciones legislativas

Las medidas adoptadas por Corea del Sur para llevar adelante sus elecciones legislativas

Con más de 40 millones de electores, el país asiático fue la primera gran democracia en realizar comicios electorales legislativos en tiempos de pandemia, durante la primera quincena de abril de 2020. La decisión de no postergar y de impulsar una serie de acciones para asegurar una votación segura, consiguieron una alta participación por parte de la ciudadanía.


Ver más especiales

Programas

Seleccione el programa que desea visitar

Américas

Américas


Sistematiza información relevante sobre la región de América Latina, Estados Unidos y Canadá, analizando y haciendo seguimiento a procesos y tendencias en el campo de las políticas públicas y en el ámbito legislativo, cuyo estudio sea significativo para el debate prospectivo nacional.

Asia Pacífico

Asia Pacífico


Plataforma de análisis sobre el Asia Pacífico y Chile, con énfasis en materia legislativa y políticas públicas, en la que interactúan y se articulan las diversas redes y actores existentes en el país y Latinoamérica sobre esta materia.

Bioética

Bioética


Permite fomentar el conocimiento de la Bioética en la actividad parlamentaria, generando espacios para una reflexión pluralista e interdisciplinaria acerca de los desafíos éticos y jurídicos que plantean los avances tecnológicos, científicos, sociales y/o ambientales, particularmente en lo que respecta a la función legislativa