Cargando...
  • Alto contraste

Bioética | Observatorio Parlamentario

La descarbonización de las matrices eléctricas como un imperativo ético

21 Junio 2019

El reciente anuncio del Presidente de la República, Sebastián Piñera, de alcanzar la descarbonización total en la generación de energía al año 2040, plantea una serie de inquietudes entre los expertos, quienes ven con preocupación el largo plazo para lograr una matriz de cero impacto en vista de los compromisos internacionales suscritos por el país en el último lustro.

||Autor Fotografía: wiki commons

Nuevas tecnologías para la generación y transmisión de electricidad: el aporte de la Ley 20.571.

La innovación tecnológica ha impactado fuerte al sector eléctrico, propiciando el concepto de transición energética en los últimos 10 años, salto cualitativo hacia un sistema bajo en emisiones. La Hoja de Ruta Energía 2018-2022 plantea entre sus diversos objetivos, en el ámbito de la generación eléctica, la meta de promover el concepto de “energía ciudadana”, señalando la  Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) que se plantea “alcanzar cuatro veces la capacidad actual de generación distribuida renovable de pequeña escala (menos a 300 KW) al 2022”.

Al respecto, la SEC indica que la generación ciudadana como  “ un sistema que permite la autogeneración de energía en base a Energías Renovables No Convencionales (ERNC) y cogeneración eficiente”, mecanismo quepermite la Ley N° 20.571 del año 2012, conocida también como Netbilling, Netmetering o Generación Distribuida, la cual entrega el derecho a los usuarios a vender sus excedentes directamente a la distribuidora eléctrica a un precio regulado y publicitado a través de a  web de cada empresa distribuidora.

Así, la Ley 20.571 se alinea plenamente con la estrategia del Ministerio de Energía de incentivar el uso de nuevas tecnologías en el sector eléctrico, pues busca expandir el mercado objetivo y entregar mejores condiciones para que los proyectos eléctricos puedan desarrollarse. Es destacable el aumento de 100 kW a 300 kW de la capacidad máxima por inmueble o instalación acogidos a esta modalidad, así como la incorporación de nuevos modelos de desarrollo para la generación distribuida, en la forma de sistemas de propiedad conjunta o sistemas comunitarios, entre otros cambios de gran relevancia.

Sin dudas, la participación ciudadana, el rol de los parlamentarios y del Ejecutivo permitieron en conjunto promulgar un cuerpo normativo beneficioso, y que viene a mejorar las condiciones de desarrollo de la generación distribuida renovable en Chile. Éste representa un gran punto de partida hacia una reingeniería mayor de nuestro sistema eléctrico, la cual incluiría otras tecnologías y plataformas, tales como el financiamiento de proyectos eléctricos via crowdfunding, y el uso de plataformas blockchain para comercializar energía entre particulares, en aras del desarrollo sostenible que el país, en sus compromisos internacionales, se ha propuesto conseguir.

La descarbonización de la matriz en este contexto

Si bien el progreso del país en el fomento a las energías renovables ha sido notorio y patente, habiéndose alcanzado la meta de Energía 2025 de un 20% de matriz energética para el 2025, 7 años antes (en diciembre del 2018), no es menos cierto que el trecho por recorrer es aún largo. Chile se comprometió durante la COP24 a unirse al plan de descarbonización de los países del G20, así como a contar con una red de buses eléctricos y transporte público cero emisiones para el año 2040.

Es importante analizar esta información con las grandes cifras que nos entrega la Comisión Nacional de Energía en sus informes mensuales, pues así como la capacidad instalada de ERNC creció rápidamente desde un 7% en el 2014 a aproximadamente un 33% en actualidad -considerando a las fuentes renovables provenientes de la biomasa, la solar fotovoltaica, eólica, hidráulica y mini-hidráulica de pasada-  esta sigue siendo baja en relación al aporte que genera en la matriz eléctrica el carbón y el petróleo (suman un 33% de la matriz), el gas natural que aporta un 20% y la hidroelectricidad de embalse (14%). Por lo mismo, se espera que con las nuevas inversiones en energías limpias la matriz eléctrica en Chile cambie de manera acentuada en los próximos años. Desde el Gobierno ya se planteó la meta de que para el 2050 el 70% de la energía eléctrica que produce Chile provenga de energías renovables (incluyendo grandes hidroeléctricas).

Ante esto, una noticia provoca desazón: la empresa francesa ENGIE puso en marcha, este año, la última central a carbón que se construirá en Chile. Esto, debido a que la puesta en marcha corresponde a contratos a los cuales el Estado estaba comprometido desde la licitación del año 2014. A mayor abundamiento, esto ocurrió hace pocas semanas y en una zona de sacrificio ambiental como es Mejillones (en el marco del denominado Proyecto Infraestructura Energética Mejillones IEM), con una capacidad de 375 MW y una inversión de US$1.100 millones, incluyendo una enorme unidad generadora y un puerto de descarga asociado. 

Descarbonización y energía ciudadana: energía desde el techo propio hacia el del vecino

Un caso estudio proveniente de Estados Unidos podría ilustrar perfectamente el escenario futuro del sector eléctrico en Chile. En Brooklyn, a través de un acuerdo entre privados pero con el beneplácito de la alcaldía de Nueva York -por lo mismo, en una especie de Acuerdo Público-Privado- la empresa LO3 Energy y Siemens han creado una pequeña matriz energética (microgrid) utilizando tecnología blockchain. De esta manera, los residentes con paneles solares pueden vender el exceso de la energía no sólo de vuelta a la red de transmisión central, sino a sus propios vecinos, conectados a la misma plataforma de blockchain, en transacciones “peer-to-peer”, es decir, utilizando una arquitectura de redes de computadores en la cual cada uno de los puntos de la red funciona tanto como cliente y como servidor, permitiendo compartir servicios y acuerdos sin la necesidad de un servidor central.

De esta manera, se minimiza de una manera única la cantidad de energía perdida a través de la transmisión. Como estimado, alrededor de un 10% de la electricidad generada se pierde durante su tránsito hacia el consumidor final en fugas que se producen durante la transmisión y distribución, por lo que las microgrids son una alternativa más que eficiente. Además, complementando el concepto de “energía ciudadana”, la Brooklyn Microgrid beneficia económicamente a quienes han instalado los paneles solares y a las comunidades locales, que ya no dependen exclusivamente de un proveedor de luz sino que generan su propia energía.

Además, estas ventas de energía se manejan a través de una app que es criptográficamente segura, pues en la raíz de la tecnología blockchain está el hecho de que constituya un libro de contabilidad abierto, compartido, transparente, con grupos de transacciones que están linkeados en cadena de forma cronológica. Por lo mismo, otra de las ventajas del uso de estas tecnologías es su transparencia y fiabilidad. Esto otorga seguridad a las transacciones y asegura que tanto los vendedores como los consumidores finales encuentren su transacción protegida.  El lema, finalmente, es “energía limpia, segura y local”, algo que  constituye el principal fundamento de la transición energética hacia un sistema menos contaminante y a menor escala, el cual parece ser un imperativo ético en tiempos en que el cambio climático se ha posicionado como un fenómeno antropogénico evidenciado científicamente y como un tema fundamental en la agenda política. 

Especial de CORONAVIRUS
Las medidas adoptadas por Corea del Sur para llevar adelante sus elecciones legislativas

Las medidas adoptadas por Corea del Sur para llevar adelante sus elecciones legislativas

Con más de 40 millones de electores, el país asiático fue la primera gran democracia en realizar comicios electorales legislativos en tiempos de pandemia, durante la primera quincena de abril de 2020. La decisión de no postergar y de impulsar una serie de acciones para asegurar una votación segura, consiguieron una alta participación por parte de la ciudadanía.


Ver más especiales

Programas

Seleccione el programa que desea visitar

Américas

Américas


Sistematiza información relevante sobre la región de América Latina, Estados Unidos y Canadá, analizando y haciendo seguimiento a procesos y tendencias en el campo de las políticas públicas y en el ámbito legislativo, cuyo estudio sea significativo para el debate prospectivo nacional.

Asia Pacífico

Asia Pacífico


Plataforma de análisis sobre el Asia Pacífico y Chile, con énfasis en materia legislativa y políticas públicas, en la que interactúan y se articulan las diversas redes y actores existentes en el país y Latinoamérica sobre esta materia.

Bioética

Bioética


Permite fomentar el conocimiento de la Bioética en la actividad parlamentaria, generando espacios para una reflexión pluralista e interdisciplinaria acerca de los desafíos éticos y jurídicos que plantean los avances tecnológicos, científicos, sociales y/o ambientales, particularmente en lo que respecta a la función legislativa