A fines de marzo, parlamentarios, autoridades de Gobierno, representantes de la sociedad civil y la comunidad en general se reunieron en Punta Arenas, para dialogar y crear conciencia sobre la importancia de tener acceso a la información pública en cada lugar del país. Se trata del inicio de una campaña nacional de la BCN, que recorrerá el país impartiendo foro-talleres sobre el tema.

Y ya este primer encuentro generó convenios de intercambio de información y compromisos entre la Universidad de Magallanes, la Coordinación de Bibliotecas Públicas de la región y la BCN.


Reacciones


“Quedamos sorprendidos con la respuesta y el interés de la gente. Estas instancias permiten además que los ciudadanos se manifiesten con las autoridades”, señala Carolina Goic, diputada por la zona.

Según el senador Carlos Bianchi, “tenemos la obligación de involucrar aún más a la sociedad, que exista una verdadera voluntad política que garantice la información pública. Es necesario sistematizar el ordenamiento jurídico para que el derecho de acceso a ella se encuentre articulado en un cuerpo legal, único y claro, y hacer que los funcionarios de servicios públicos tengan permanente capacitación”.


Acceso a la información


Uno de los puntos que integran al análisis sobre acceso a la información pública en Chile es el marco legal actual que lo rige y cómo se implementa este derecho en la práctica en cada región. La misma BCN hizo una revisión de este tema y lo publicó en este sitio web.


Ideal: que los documentos que se generan con los recursos públicos estén a disposición de los ciudadanos.


A diferencia de otros países, Chile recién en 1999 comenzó a incorporar, en forma expresa en su ordenamiento, disposiciones destinadas a reglamentar el acceso a la información pública.


Ciudadanos más activos


Una ciudadanía más activa. Esto es imprescindible para entender los efectos de las acciones del Estado y, por tanto, para saber qué exigir a los servicios públicos, además de conocer cuándo una información puede ser privada. Aquí es cuando ambos derechos se superponen, lo que, generalmente, termina limitando el conocimiento público.

Por eso es que para avanzar en la aclaración de estas aparentes contradicciones y límites informativos, la BCN presenta esta serie de discusiones públicas.