Aciertos y desaciertos en el manejo del Coronavirus por parte de Japón

El país nipón ha tenido una orientación menos restrictiva que el resto de Asia sumada a una aplicación menos masiva de test. Sin embargo, el gobierno de Shinzo Abe, ante el aumento acelerado de contagios entre gente joven en Tokio, anunció el comienzo de un estado de emergencia.

POLITICAS PUBLICAS ASIA PACIFICO

Aciertos y desaciertos en el manejo del Coronavirus por parte de Japón

En el contexto asiático, Japón ha tenido una de las tasas de contagios más baja. A pesar de contar con una población que supera los 126 millones de personas, hasta el lunes 6 de abril tenían 3.700 casos, mientras en Chile hay 4.400 a la misma fecha. La realidad del país nipón y la acertividad de sus decisiones, en la siguiente nota.

Medidas relativas a una baja percepción de contagio

La tasa de mortalidad de Japón ha sido baja. Según el sitio de datos en tiempo real Worldometers, hay 29 contagiados por cada millón de habitantes, cifra que contrasta con los 227 de Australia, o los 234 de Chile. En total, son 3.654 casos en total, de los que se han recuperado 575. La tasa de mortalidad es de 0,7 por cada millón de personas.

Japón cuenta con una población que supera las 126 millones de habitantes, y solo se han aplicado 353 test por cada millón de personas. Estos números se diferencian de los más de 2.700 que ha aplicado Chile, los 11 mil de Australia o los ocho mil en Corea del Sur. Todos en proporción al millón de habitantes. Aunque el total de personas testeadas supera los 44 mil.

La razón de esta baja cantidad de pruebas suministradas se explica por una decisión concreta del gobierno de solamente utilizar una sexta parte de la capacidad total. La intención, ha sido focalizar los test a aquellos que tuvieron algún tipo de síntoma y contacto con los contagiados y llegar a ellos de la manera más rápida y directa posible.

A esto se suman otras medidas implementadas desde el primer caso detectado el 16 de enero en el crucero Diamond Princess, como la suspensión de los Juegos Olímpicos de Tokio, o la prohibición de ingreso de cualquier visitante que haya viajado desde o hacia la Provincia de Hubei en China, la suspensión de clases, o el cierre de restaurantes y bares.

Aunque, la baja cantidad de contagiados se debería a otras razones. Según Shaena Montanari en un artículo en el sitio Business Insider, los japoneses tienen una cultura que favorece la precaución, como una vida relativamente aislada y el uso de mascarillas cuando se tienen resfríos comunes o alergias respiratorias. Sin embargo, todo esto -sostiene el artículo- podría ser una sensación falsa de seguridad, ya que la propagación del virus a segmentos de la población más vulnerable puede tomarse su tiempo.

Estado de emergencia para contener la propagación en regiones específicas

Si bien en comparación con otros países la situación en Japón parece menos estricta, el gobierno nipón en razón de un aumento de contagiados entre gente joven en Tokio, ha empezado a hacer anuncios con medidas especiales para contener la propagación del virus. Una de ellas es el estado de emergencia a partir del martes 7 de abril de 2020 en las prefecturas de Chiba, Kanagawa, Saitama, Osaka, Hyogo, Fukuoka. Esta medida toca a la capital, y entre sus acciones principales no declara el confinamiento obligado, pues existe una relación de confianza entre la autoridad y la ciudadanía.

De tal manera, Justin McCurry, enviado de The Guardian en Tokio comenta en una nota que se llama a la población para que se mantenga en casa, excepto en situaciones como necesidad de comprar comida, necesidades de salud, ir al trabajo en caso que sea necesario, incluso hacer una rutina diaria de ejercicios. Además, el estado de emergencia permite al Primer Ministro designar autoridades en las siete prefecturas con el fin de coordinar los esfuerzos y garantizar que el sistema de atención médica se mantenga en buen funcionamiento.

Inicialmente, el estado de emergencia se proyecta en un plazo de un mes y con esto el gobierno espera que se ponga límite a la velocidad en la que se han llevado a cabo los contagios, pero también que se generen alianzas y coyunturas de cooperación para evitar contactos. Asimismo, esta medida va acompañada de un paquete económico de seis mil millones de yenes, orientados a dinamizar la economía durante el encierro.

El caso de Wakayama en contener sus primeros casos

La prefectura de Wakayama se encuentra al suroeste de Tokio y es considerada como una de las regiones espirituales de Japón, ya que alberga templos y lugares naturales para la oración en sus zonas montañosas. Su vínculo con el COVID-19 comenzó a comienzos de febrero de 2020 en el pequeño pueblo de Yuasa, cuando un médico local comenzó a tener los síntomas. Como no había viajado a China ni conocía a nadie que lo hubiese hecho, se limitó a tomar pastillas para bajar la fiebre y seguir atendiendo pacientes.

A los pocos días, tres de estos pacientes resultaron contagiados, al igual que otro médico en el hospital de la ciudad. En una nota de Akiko Kashiwagi en The Washington Post, comenta que para ese entonces las pruebas de Coronavirus eran escasas y se dejaban principalmente a quienes habían viajado a China, por lo tanto, no se aplicaron a los enfermos de Yuasa porque no cumplían con ese requisito y se diagnosticó “neumonía por causas desconocidas”. No obstante, el médico se realizó el test y dio positivo.

A diferencia del resto de Japón donde los burócratas son conocidos por seguir las reglas al pie de la letra, los gobiernos locales de la región sudoeste se caracterizan por un orgullo de independientes. Es por ello que el gobernador de Wakayama anunció la adopción de un “enfoque original” para enfrentar una de las mayores amenazas del planeta.

De tal manera, se tomó como primera medida la aplicación del test a todas las personas que tuvieron contacto con el doctor. Aunque la comunidad científica de Tokio se encontró con una extraña realidad donde personas contagiadas no tuvieron un contacto obvio con China, por lo tanto se denominaron casos producto de una “cadena invisible de transmisión”.

En vista de esta realidad, Wakayama cerró el hospital de Yuasa para los pacientes ambulatorios y los funcionaros comenzaron a localizar a todas las personas que podrían haber hecho contacto con personal médico, de enfermería, personal a tiempo parcial, familiares, incluso trabajadores de empresas externas que brindan servicios. Durante tres días se rastreó a casi el total de las personas que sumó a 470, y once días después se demoró la toma de muestras y posterior análisis.

Pero la contención no llegó ahí, pues a comienzos de marzo otro caso de contagio llegó a Wakayama. Se trató de una mujer que asistió a un concierto en Osaka, lugar donde se detectó una gran cantidad de infecciones. Luego de evidenciar los síntomas, se le suministró el test y dio positivo, por lo que las autoridades de la prefectura tuvieron que reanudar el trabajo de rastreo para identificar a las personas que estuvieron en contacto con la infectada, además de desinfectar las estaciones de ferrocarril e instruir al empleador de la infectada para que se examine a sus colegas de trabajo.

Aunque Wakayama es una de las prefecturas que a partir del 7 de abril se encuentra en estado de emergencia, el manejo de los primeros casos fue resaltado por las autoridades japonesas, ya que la gestión fue focalizada y en poco tiempo, lo que permitió administrar adecuadamente los recursos.

Tiempos de reacción en la realidad chilena

Una opinión sobre el manejo del Coronavirus en nuestro país y la posibilidad de haber actuado con mayor anticipación tuvo el diputado Patricio Rosas, quien además es médico y miembro de la Comisión de Salud de la Cámara. “En el verano, en los últimos días de enero lo plantee directamente en la Comisión de Salud, en la sala legislativa y a través de oficios por distintas vías al Ministerio de Salud que tenían que tener un plan para enfrentar la pandemia de forma explícita. Y un plan que involucre temas tales como la forma para hacer compras y obtener recursos, para comenzar lo antes posible, específicamente febrero, a modo que los equipos de personas capacitadas e insumos, estén preparados para lo que en ese entonces se venía”, señaló.

Asimismo, señaló que sus misivas no fueron atendidas de la manera que esperaba. “Lamentablemente todo eso no fue considerado y se tomaron decisiones absolutamente improvisadas, lamentables, que hoy nos tienen en una situación donde el virus entró fácilmente, se diseminó rápidamente desde algunas comunas hacia el resto del país, y hoy tenemos casos en todas las regiones, donde los adultos mayores representan el foco de riesgo mayor. Se trata de un virus mutado de lo que conocemos como resfrío que tiene alta transmisibilidad, por lo que se extiende rápido en la población y por eso es que se ha generado una gran mortalidad en España e Italia, donde se tomaron decisiones erradas desde un inicio y no lograron contener el ingreso del virus y se relajaron las medidas”, agregó.

Por último, se refirió a la realidad en su distrito. “Es muy importante que la Región de los Ríos se mantenga cerrada y sus comunas con una barrera sanitaria que solo les permita mantener el funcionamiento, porque nuestros adultos mayores están sufriendo el mayor riesgo considerando que nuestra región es la que más adultos mayores tiene en el país”, sentenció.

Las medidas adoptadas por Japón para contener el aumento de contagiados responde al Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 3, que propone “garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades”. Particularmente, la meta 3.d cuyo propósito es reforzar la capacidad de los países en desarrollo en materia de alerta temprana, reducción de riesgos y gestión de los riesgos para la salud nacional y mundial.



Ventajas y complicaciones del sistema de educación no presencial en Corea del Sur

Especial de CORONAVIRUS

Ventajas y complicaciones del sistema de educación no presencial en Corea del Sur

En el contexto de coronavirus, el país asiático tuvo que cerrar y dar inicio a un nuevo semestre en modalidad en línea para darle continuidad al aprendizaje de millones de estudiantes. Aunque la alta conectividad y la preparación de distintas plataformas digitales han facilitado la migración, aún persisten problemas a resolver como la alfabetización digital de profesores y mejorar las capacidades de conectividad.

Ver más

Nueva publicación de la BCN aborda experiencia de robótica en Japón

19 Diciembre 2019

Nueva publicación de la BCN aborda experiencia de robótica en Japón

La estrategia desplegada por el país nipón para desarrollar su ecosistema nacional de robótica, los desafíos en materia legislativa y los aprendizajes que se podrían aprovechar en nuestro país, son algunos de los contenidos que forman parte del documento digital, disponible para ser descargado.