Informe EM2030: “Indonesia, Nueva Zelandia y Filipinas avanzaron en paridad en cargos gubernamentales”

El reporte desarrollado por organizaciones regionales y mundiales de la sociedad civil con el fin de dar cuenta sobre el cumplimiento de la Agenda 2030 a nivel mundial, determinó sobre el ODS 5 que a pesar de que varios países asiáticos han elegido a mujeres como primeras mandatarias, aún sigue siendo una región con bajo desempeño en el ascenso de mujeres a los cargos más altos de gobierno. No obstante, estos tres países han tenido logros en mayor paridad de género.

POLITICAS PUBLICAS ASIA PACIFICO

Informe EM2030: “Indonesia, Nueva Zelandia y Filipinas avanzaron en paridad en cargos gubernamentales”

 

Equal Measures 2030 es un completo informe orientado a organizaciones, grupos y personas comprometidas con la igualdad de género con el fin de que tengan datos sobre la Agenda 2030 y permitan el impulso de políticas, leyes y decisiones presupuestarias. Aunque la región Asia Pacífico se encuentra en una posición intermedia, se evidencian avances en igualdad de género en educación primaria. Más detalles de este informe, en la siguiente nota.

Metodología y realidad en igualdad de género a nivel mundial

La disponibilidad de una mayor cantidad de datos referentes a la medición de la igualdad de género en todos los indicadores establecidos por la Agenda 2030 y, particularmente, el Objetivo de Desarrollo Sostenible Nº5, es uno de los principales propósitos del Índice de Género de los ODS 2019, elaborado por la ONG Equal Measures 2030 (EM2030). La información desarrollada en este informe permite el impulso de leyes, políticas y agendas gubernamentales, relacionadas con los derechos de la mujer y la mejora de sus condiciones de vida.

A diferencia de otros informes sobre igualdad de género, el Índice de Género de los ODS de EM2030 explora el estado de la igualdad en 129 países, abarcando el 95 por ciento de mujeres y niñas de todo el mundo, en cruce con 14 de los 17 ODS. De tal modo, cada índice recibe un puntaje que va de 0 a 100, donde 100 es el máximo logro, 90 es excelente, 80-89 es bueno, 70-79 es medio y 60-69 es deficiente.

A nivel global, más de 2 mil 800 niñas y mujeres viven en países que tienen una calificación muy deficiente, es decir, que se ubican en el intervalo 50-59 en igualdad de género y, por el contrario, solo el ocho por ciento de la población vive en países que tienen una calificación de “bueno”. Esto explicaría que en cuatro áreas como finanzas públicas, disponibilidad de mejores datos oficiales, cambio climático e igualdad de género en industria e innovación, se evidencies retrasos significativos.

Por el contrario, el informe da cuenta de algunas llamadas fortalezas, donde el desempeño ha sido mejor, como son la nutrición, relacionada con el ODS de hambre cero, agua limpia y saneamiento, salud y bienestar y calidad en la educación.

Panorama de la igualdad de género en la Región Asia Pacífico

A pesar que entre los cinco primeros países con la calificación más alta, su totalidad son europeos, en el décimo puesto se encuentra Australia. Entre las razones por las cuales el informe explica los buenos resultados, aduce que existiría una relación entre más ingresos y mayor igualdad de género, al menos en comparación con países cuyos ingresos son menores. Sin embargo, reconoce que en naciones como China y Tailandia, las mujeres tienen satisfechas en mayor medida sus necesidades de métodos de planificación familiar que las de países con puntaje excelente.

A nivel regional y en cuanto al desempeño en el cumplimiento de la Agenda 2030, la Región Asia Pacífico se ubica en la mitad de la tabla, con un puntaje de 64.6, por debajo de Europa y América Latina. Aunque dicha región supera el promedio mundial en los ODS 2, 3 y 6, en la capacidad para que las mujeres alcancen puestos más altos de gobierno, aparecen solo tres países con avances significativos, como es el caso de Indonesia, Nueva Zelandia y Filipinas. Esto se explicaría por una mayor cantidad de mujeres en cargos gubernamentales directivos.

Otro de los aspectos donde se han evidenciado avances es en la paridad de género en la educación primaria, donde los programas de acceso y de aprendizaje acelerado han desarrollado habilidades básicas y mayor cantidad de adolescentes certificadas, sin embargo, todavía persisten desigualdades en los niveles educativos más altos.

Análisis de los resultados desde la realidad chilena

Para María Montt, académica de la Universidad Católica e investigadora en el Centro de Estudios Asiáticos UC, la educación es terreno fundamental donde abonar esfuerzos para implementar cambios en igualdad de género. “Esto aplica a Asia, a Chile y al mundo en general. Es necesario que desde muy temprano se incorpore la idea de equidad como algo de respeto, conocimiento e igualdad, pero también que sea de manera continua, porque de esa forma se promueve el ingreso de más mujeres a la educación y se garantiza la participación en condiciones de igualdad. Esto tiene que estar dentro de una agenda educacional y que se siga promoviendo, porque aún hay regiones donde los avances no han llegado, aún hay contextos privilegiados pero otros en los que no, por eso es importante la solidaridad y apertura dentro de las propias mujeres”, señaló.

Asimismo, se refirió a los desafíos de la Región Asia Pacífico en cuanto a la creación de mejores condiciones de vida para las mujeres. “Tenemos que tomar en consideración el contexto cultural y político de cada uno de los países pensando en que desde la misma política se pueden incorporar cambios, pero también desde la sociedad, porque es de ahí de donde surgen las demandas. Es muy importante el desarrollo de agendas que tengan como objetivo una mayor igualdad y en la medida que los Estados muestren interés y participen en los foros internacionales donde además se socialice la información y buenas prácticas sobre equidad para construir condiciones de mayor igualdad de género. Remarco que es clave la información, las redes y la libre comunicación para la difusión de ideas”, agregó.

En tal sentido, valoró la conmemoración del Día Internacional de la Mujer como una oportunidad de difundir los valores que promueve el ODS 5 de la Agenda 2030. “El 8 de marzo es un fenómeno global y no local, que genera movimientos y olas de conocimiento que tiene efectos inimaginables. Es una contribución que no se puede medir en resultados a corto plazo, pero no por eso los tenemos que dejar de hacer. Es necesario que avancemos hacia mayores estándares de equidad, por eso me parece importante que se apoyen las iniciativas aquí en Chile pero también las pocas que se llevan a cabo en el Asia, darles seguimiento y ver cuales han funcionado para que en países como China, Japón, Singapur o Malasia, puedan avanzar en esa línea”, comentó.

En la misma línea, Verónica Neghme, académica de la Universidad Diego Portales y experta en estudios asiáticos, se refirió una variable cultural que limitaría la participación de mujeres en altos cargos de gobierno en algunas subregiones del Asia Pacífico. “Estamos hablando de una zona muy amplia y cada país tiene sus particularidades. Las economías con vertiente china, como Taipei, Vietnam o Corea, tienen una gran influencia de la cultura confuciana y su cosmovisión centrada en que el padre de familia es la jerarquía superior y, por lo tanto, la esposa y las mujeres en general están subordinadas a él. Entonces, hay ahí una visión cultural. Esto se traslada a la vida política y a los negocios”, sostuvo.

A esta variable cultural se sumaría una religiosa, principalmente en países del Sudeste Asiático. “En países como Malasia o Indonesia, hay mayoría musulmana. Aquí la mujer no tiene un rol destacado en la política. Hay muchas que estudian y trabajan, incluso van a Australia a la Universidad, pero siempre están subordinadas al hombres. Entonces aquí tampoco se da esa representación política. Sin embargo, hay dos países que están abriéndose mucho a la igualdad de género por razones de necesidad debido a que la baja natalidad, Japón y Corea. Lo que ha hecho el gobierno es fomentar que la mujer tenga trabajos más flexibles y puedan tomar más puestos de trabajo. Por el lado demográfico, a la larga, la mujer va ir adquiriendo mejores condiciones para incorporarse al trabajo”, sentenció.



Ventajas y complicaciones del sistema de educación no presencial en Corea del Sur

Especial de CORONAVIRUS

Ventajas y complicaciones del sistema de educación no presencial en Corea del Sur

En el contexto de coronavirus, el país asiático tuvo que cerrar y dar inicio a un nuevo semestre en modalidad en línea para darle continuidad al aprendizaje de millones de estudiantes. Aunque la alta conectividad y la preparación de distintas plataformas digitales han facilitado la migración, aún persisten problemas a resolver como la alfabetización digital de profesores y mejorar las capacidades de conectividad.

Ver más

Nueva publicación de la BCN aborda experiencia de robótica en Japón

19 Diciembre 2019

Nueva publicación de la BCN aborda experiencia de robótica en Japón

La estrategia desplegada por el país nipón para desarrollar su ecosistema nacional de robótica, los desafíos en materia legislativa y los aprendizajes que se podrían aprovechar en nuestro país, son algunos de los contenidos que forman parte del documento digital, disponible para ser descargado.