Cargando...
  • Alto contraste

Asia Pacífico | Observatorio Parlamentario

Criterios aplicados por las escuelas en Nueva Zelandia para un retorno seguro a clases

28 Octubre 2020

Las primeras señales para reanudar las actividades escolares en el país oceánico comenzaron a darse en mayo de 2020 apenas se evidenciaron los primeros logros frente al Covid-19. Entre las medidas más notorias se destaca la formación de grupos de trabajo y la diferenciación temporal y espacial de los recreos.

Criterios aplicados por las escuelas en Nueva Zelandia para un retorno seguro a clases

Nueva Zelandia fue el primer país en mostrar avances significativos en la reducción de casos contagiados por coronavirus y, por ende, uno de los primeros en tomar la decisión de iniciar el proceso para reanudar las clases presenciales. Aunque el país sigue en la lucha por contener la pandemia y aún hay establecimientos con clases no presenciales, dispone de una guía oficial de prácticas orientada a prevenir los contagios en los recintos educacionales y mantener a niños, niñas y adolescentes en un entorno seguro. Más detalles de esta guía, en la siguiente nota.

La importancia del retorno seguro a clases

La decisión de comenzar a abrir las puertas de las escuelas neozelandesas se concretó a principios de mayo de 2020 apenas el país entró en su nivel dos de mayor apertura. El mensaje entregado por el ministro de educación Chris Hopkins -una nota del Daily Mail- fue que es seguro el envío de los niños y niñas a clases, aunque advirtió que el retorno a un ambiente bullicioso podría originar un “choque cultural” en medio de un período desafiante, sin embargo, se trata de una decisión correcta.

La reanudación de las clases presenciales luego del confinamiento en el país oceánico se concretó después de que lo hicieran otras actividades económicas, esto porque los establecimientos debieron prepararse para tomar todas las medidas sanitarias, como ajustar los espacios para mantener el distanciamiento o demarcar zonas para un tránsito seguro en sus instalaciones. Una de las acciones más notorias fue la implementación de las zonas besa y sigue (kiss and go en inglés) en la calle principal de los establecimientos.

Con ello se limita la posibilidad que más personas ingresen a las escuelas y se eviten aglomeraciones en la entrada y salida, sobre todo en recintos de educación básica y pre escolar. Adicionalmente, el Ministerio de Educación presentó un instructivo guía de medidas precautorias a tener en cuenta a la hora de volver a clases, aunque diferenciadas según la etapa de apertura.

Tales sugerencias se explican no solo por la necesidad de mantener a niñas, niños y adolescentes en condiciones seguras al interior de las escuelas, sino también para reducir las probabilidades de contagio en la realización de otras actividades que comúnmente se desarrollan, tanto recreativas como alimenticias.

Criterios para lograr clases más seguras

El documento denominado “Salud y seguridad en los servicios de enseñanza temprana” se orienta a prevenir nuevos contagios por Covid-19, a través de una lista de medidas según etapa de apertura, obtenida de las recomendaciones efectuadas por el Ministerio de Salud neozelandés con el fin de prevenir la propagación del virus y gestionar acciones y personal, pero con un enfoque centrado en los establecimientos educacionales.

De tal manera, en consideración que la etapa de alerta 4 es la más restrictiva y 1 la menos restrictiva, la recomendación general para establecimientos de educación temprana es que en la etapa tres pueden abrir -siempre que cumplan con el protocolo del Ministerio de Salud- aunque de ser posible se recomienda el aprendizaje en casa. En este nivel todos los centros de juego se encuentran cerrados y se restringen las actividades grupales.

Por su parte, el nivel de alerta dos es menos restrictivo, pues reconoce que aunque el virus está contenido, el riesgo de transmisión se mantiene, de tal manera se determina que el envío de estudiantes a las escuelas es seguro, desde preescolar hasta la educación terciaria. Los colegios podrán abrir siempre y cuando cumplan con las medidas sanitarias básicas. Algo similar sucede en el nivel de alerta uno, donde se mantienen las medidas a pesar de estar a salvo dentro de las fronteras del país.

Independientemente de la etapa de alerta, la guía establece que si en la educación preescolar se produce un caso de contagio confirmado o probable, el centro debe cerrar por 14 días, además de trazar los contactos individuales o grupales, y desinfectar todo el establecimiento.

En el caso de los servicios de alimentación que prestan los centros educacionales, se establece que la comida debe entregarse en contenedores separados a cada persona sin posibilidad de compartir platos. Esta recomendación se entrega tanto en los niveles de alerta 3 y 2. Sin embargo, en el nivel uno se permite el uso común de platos y comida. Asimismo, en relación con las colaciones, en el nivel 3 los recreos son escalonados, tanto en tiempo como en distintos espacios, esto con el fin de no mezclar grupos. Sin embargo, esta precaución desaparece en las etapas de alerta 2 y 1 donde el escalonamiento no es necesario.

De igual manera, la guía recomienda la limpieza permanente de superficies como mesas, baños, manillas de puertas, etc, además de la adecuada publicación de afiches oficiales donde se muestran las mejores prácticas de higiene.

Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud

La Organización Mundial de la Salud publicó el 14 de septiembre de 2020 una versión corregida de sus Consideraciones para las medidas de salud pública relativas a las escuelas en el contexto de la Covid-19 con el fin de orientar a autoridades y educadores a tomar decisiones respecto de la gestión de los establecimiento frente a la pandemia que permitan darle continuidad al aprendizaje educativo y a la convivencia de una manera segura.

Como primera consideración, el organismo deja en claro que desde la perspectiva de la salud pública “la decisión de cerrar o reabrir las escuelas debe regirse por un enfoque basado en los riesgos, teniendo en cuenta la epidemiología del Covid-19 a nivel local”. De tal manera, la decisión de abrir total o parcialmente, corresponde a un plano administrativo local en función del nivel de transmisión, además de la evaluación de los riesgos presentes en la comunidad.

De igual manera, el organismo establece medidas integrales multinivel para evitar la propagación del virus en entornos educativos. Para ello establece cuatro niveles de preparación: comunitario, escolar, aula y personas de alto riesgo. En la primera son medidas para todas las comunidades educativas que se encuentran en proceso de apertura, donde la información y comunicación juegan un papel importante.

El nivel escolar, por su parte, establece normas de convivencia como la necesidad de formar pequeños grupos de estudiantes a modo que los profesores no se mezclen entre sí. Llamadas también burbujas, se asemejan a la diferenciación escalonada de Nueva Zelandia por cuanto establecen pausas distintas para ir al baño, alimentarse, salir, recrearse, etc. Incluso la asistencia en días y turnos alternos.

De igual manera, las medidas adoptadas en la infraestructura juegan un papel central, pues organizan el espacio físico para evitar contactos en el tránsito de entrada o salida, nuevas instalaciones para el lavado de manos, o señalética tipo nugingpara utilizar correctamente el espacio. A esto se suman acciones de limpieza y ventilación adecuadas para la circulación de corrientes de aire.

En cuanto al nivel del aula, establece disponer de distanciamiento físico cuando sea apropiado, llevar mascarillas y lavar las manos frecuentemente. A esto se agrega la necesidad de distanciar los pupitres y dividir a los alumnos y alumnas en grupo. A tal efecto, el organismo plantea que la distancia entre personas sea de un metro, ya sea entre estudiantes o con personal educativo.

Medidas y criterios para el retorno seguro a clases en la realidad chilena

Una percepción acotada a la posibilidad de retornar a clases en nuestro país tuvo el diputado Rodrigo González, coautor del proyecto de ley que establece normas para el retorno seguro de los estudiantes a los establecimientos de educación parvularia en el contexto de la pandemia y para quien mientras no haya una vacuna contra el Covid-19, no existen las condiciones para que el regreso de actividades sea absolutamente seguro. “Incluso con la existencia de una vacuna puede haber un periodo en que ésta verifique plenamente su validez y eficacia, como para asegurar que en algunos colegios no se produzcan contagios. Eso es una cosa muy general”, comentó.

Asimismo, señaló que a quien le corresponde fijar las condiciones de seguridad para el regreso a clases es el Ministerio de Salud. “Es quien debe dictar las grandes coordenadas, orientaciones, medidas a tomar, precauciones y acciones a establecer en los establecimientos educacionales para asegurar un regreso en condiciones de seguridad a los niños, y digo muy especialmente a los niños y niñas de todos los niveles de educación, pero muy especialmente a los de nivel inicial o parvularia”, agregó.

En complemento de lo anterior, afirmó que el Ministerio de Educación tiene la misión de fijar normas para un regreso eficaz y pedagógico, que garantice condiciones de desarrollo de actividades mixtas, remotas y presenciales. “No solamente desde el punto de vista de salud, sino que especialmente desde el punto de vista de salud mental, de integración, de asegurar que las clases se hagan de otra manera y las normas para desarrollar procesos innovadores del desarrollo de las actividades educativas”, sostuvo.

En consecuencia, planteó que la participación de los actores educacionales es fundamental para un regreso seguro. “A qué me refiero con actores educacionales: a los sostenedores de los establecimientos educacionales, a los directores de los establecimientos educacionales, a los docentes, a los asistentes de la educación -que son o técnicos, o administrativos, pero que también tienen una opinión fundamental-, a las comunidades escolares compuestas por padres y apoderados, y los sectores que, en torno a las escuelas, colaboran con la actividad educacional”, comentó.

En la misma línea afirmó que el regreso seguro a un establecimiento educacional debe ser acordado por el Consejo Escolar y por las instancias de participación que existan en el colegio. “Si no existen, deben crearse, porque la consulta a los actores educacionales es indispensable para que las normas generales que establezcan, tanto el Ministerio de Salud como el Ministerio de Educación, se apliquen adecuada, asertiva y pertinentemente en cada comunidad escolar y en cada establecimiento. Sin esa participación y sin ese acuerdo de la comunidad escolar, cualquier proceso de regreso a clases va a ser inseguro y no va a contar con las especificidades que corresponden a las identidades, tanto territoriales como culturales”, dijo.

Por último, en relación a la necesidad de establecer medidas de cuidado en la educación preescolar, el parlamentario aclaró que cualquier persona contagiada en un colegio puede ser un factor de rebrote. "Los colegios son espacios de amplificación sobre las comunidades escolares, sobre los profesores. En función de la protección de la vida y salud de los profesores, de los asistentes, de la gente que trabaja en el colegio, de las manipuladoras que preparan los alimentos y especialmente de las familias, de los adultos mayores que viven con las familias. Esto requiere doble cuidado en el caso de los niños y niñas más pequeños porque son los que requieren mayor trato directo con las parvularias, el niño y la niña tiene que ser mudado, tiene que ser tomado en brazos, tiene que ser alimentado. Por lo tanto, el contacto físico directo, en ese caso, no es evitable, no es prescindible, es indispensable. Entonces, quienes están más expuestas, si un niño o niña tiene contagio, son las manipuladoras y viceversa. Por lo tanto, las medidas de cuidado y de seguridad, no solo por el derecho especial de los niños y niñas, tiene que ser cuidadosamente cautelado en función del respeto a las normas de los derechos humanos de los niños y niñas", sentenció.

 

Por equipo Asia Pacífico BCN: asiapacifico@bcn.cl


Comentarios

NOTA: como parte de su misión de promover el debate informado, respetuoso, tolerante e inclusivo, que permita vincular la labor de nuestro Congreso Nacional con la ciudadanía, la BCN se reserva el derecho de omitir comentarios y opiniones que pudieren afectar el respeto a la dignidad de las personas o instituciones, en pos de una sana convivencia democrática.

Especial de AGENDA 2030
La necesidad de revitalizar alianzas para el desarrollo sostenible fue analizada desde una perspectiva académica y parlamentaria

La necesidad de revitalizar alianzas para el desarrollo sostenible fue analizada desde una perspectiva académica y parlamentaria

En el marco de la realización del programa “Agenda 2030” desarrollado por el Departamento de Estudios de la Biblioteca del Congreso Nacional (BCN), la doctora en Doctora en Relaciones Internacionales e Integración Europea, Lorena Oyarzún Serrano y el integrante de la Comisión de Relaciones Exteriores, Asuntos Interparlamentarios e Integración Latinoamericana de la Cámara de Diputadas y Diputados, el diputado Issa Kort analizaron los desafíos del ODS 17 en nuestro país.

Ver más
19 Noviembre 2020

“Robótica al servicio de la pandemia”: la nueva publicación de la mesa público-privada de robótica

“Robótica al servicio de la pandemia”: la nueva publicación de la mesa público-privada de robótica

Desarrollada en colaboración entre el Grupo Interparlamentario de Amistad Chileno Japonés, en conjunto con el Programa Asia Pacífico de la Biblioteca del Congreso Nacional (BCN) y la Universidad de O’Higgins, aborda los principales avances de esta tecnología y sus aportes al combate del Covid-19.

Videos AP

Selección de videos sobre Asia Pacífico

Programas

Seleccione el programa que desea visitar

Asia Pacífico

Asia Pacífico


Plataforma de análisis sobre el Asia Pacífico y Chile, con énfasis en materia legislativa y políticas públicas, en la que interactúan y se articulan las diversas redes y actores existentes en el país y Latinoamérica sobre esta materia.