Participación de la ciudadanía en la toma de decisiones ambientales en Nueva Zelandia

La posibilidad de que las comunidades formen parte del proceso de evaluación ambiental a través de consultas, no solo cumple con el derecho a la información, también resulta beneficioso para todas las partes pues se asegura que las decisiones sean legítimas por diversos actores políticos.

POLITICAS PUBLICAS ASIA PACIFICO

Participación de la ciudadanía en la toma de decisiones ambientales en Nueva Zelandia

Desde el año 2000 que el país oceánico ha puesto en práctica un formato de decisión local - central para la toma de decisiones ambientales. Esto quiere decir que es la ciudadanía, en conjunto con los gobiernos locales, son los componentes más importantes a la hora de aprobar o rechazar un proyecto, una ley o una política relacionada con su entorno y comunidades. Una revisión de esta práctica, en la siguiente nota.

Mayor autonomía para el respeto de las decisiones locales

Pese a que Nueva Zelandia es un país unitario y centralizado, se trata de un Estado con altos grados de autonomía y respeto por las decisiones del gobierno local. Esta relación se explica luego de que el 2002, como fruto de una serie de foros y discusiones legislativas sobre la relación entre el gobierno central y las regiones, se promulgó la Ley de Gobiernos Locales, cuyo propósito es la democratización de la toma de decisiones y el empoderamiento de las comunidades para promover el desarrollo social, económico, ambiental y cultural.

De esta manera, la ley parte de la base que el gobierno central es importante en la implementación de políticas y la distribución de los recursos que generan bienestar en la sociedad, sin embargo, las autoridades locales recopilan datos que resultan fundamentales para la planificación. Conocida como la nueva gobernanza local, tiene como eje central la perspectiva comunitaria y geográfica para el logro del bienestar social.

Es por ello que ante proyectos de alto impacto ambiental como, por ejemplo, la explotación petrolera, la consideración de los gobiernos locales ha sido fundamental. En este ámbito, el gobierno central puede proveer de recursos y lineamientos para la planificación, no obstante son los propios estamentos regionales quienes dirigen las consultas y determinan la decisión según la identidad local, pero también para impedir actividades dañinas y promover el desarrollo económico local.

Christchurch como ejemplo de participación en las decisiones ambientales

La participación de las comunidades en la toma de decisiones ambientales muestra un ejemplo claro en la ciudad de Christchurch, región de Canterbury, que fue azotada por un gran terremoto el año 2011. La reactivación económica de este lugar fue planteada como una necesidad por parte del gobierno central, sin embargo fue el Consejo de la Ciudad de Christchurch (CCC), el órgano encargado de llevar adelante la tarea de entregar los insumos generados por la comunidad para su propio desarrollo.

Pese a que en dicho plan se consideraban aspectos económicos, financieros, comerciales, sociales, entre otros, no fue sino en su arista ambiental que concitó mayor interés de la ciudadanía. En un estudio realizado por Anneke Theelen sobre este caso, señala que la participación de la ciudadanía se produce porque está consagrada en la Ley de Protección del Medioambiente, donde se establece que para proteger a las comunidades de desastres ambientales es necesario que se promueva su participación en el diseño y aplicación de las políticas. De esta manera, los encargados de elaborarlas no solo promueven la participación, sino también consideran las decisiones de los gobiernos locales y la sociedad civil.

Para ello, la participación pública se realiza a través de una consulta llevada a cabo por el consejo del gobierno local para sancionar en función de los intereses ciudadanos. La consulta, más que un referendo, es una instancia de participación donde se le pregunta a los ciudadanos “Díganos qué es lo que piensa”. De esta manera, las opiniones recogidas no solo se consideran para la discusión en el Consejo, sino también en la decisión final del ministerio.

Según Theelen, el caso de Christchurch demuestra que la participación de las comunidades en la evaluación de proyectos ambientales cumple con el derecho a la información, pues parte de la base de que existe acceso público a información relevante que les concierne directamente. Asimismo que se cumple con el derecho a la participación en el proceso de toma de decisiones, pero que dicha participación necesariamente afecta la decisión final.

De igual manera, dicho estudio demostró que las decisiones adoptadas en el caso de Christchurch produjeron un efecto de mayor duración en el tiempo, pues al venir de la sensibilidad ciudadana, su potencial como fuente de derecho e información nutre a otras políticas ambientales y reduce las posibilidades de conflictos. Esta cualidad a su vez redunda en la legitimidad de la decisión, pues una mayor cantidad de actores públicos están dispuestos a aceptarla como un instrumento razonable.

Participación en decisiones ambientales en la realidad chilena

En nuestra legislación, la posibilidad de avanzar en la participación de las comunidades en la evaluación de impacto ambiental fue propuesta por la diputada Cristina Girardi, quien en abril de 2018 presentó un proyecto para modificar la ley 19.300, donde además de incorporar la participación ciudadana en el procedimiento de evaluación de impacto ambiental, propuso la inclusión del criterio de cambio climático en su contenido.

Para la parlamentaria, las comunidades son un elemento esencial en el proceso de evaluación ambiental que hasta ahora no es considerado en nuestra legislación. “Si nosotros consideramos en el ambiente solamente el agua, el suelo o el aire, y no a las personas, es difícil hablar de ambiente porque es una relación ecosistémica donde uno de los elementos es el ser humano. Si bien hay estudios de impacto cuando hay comunidades que se van a desplazar o trasladarlas, recién ahí hay una preocupación por el ser humano, pero este es un elemento más y además tiene conciencia. Son actores que debieran hablar sobre sí mismos y no que los estudios hablen por ellos y eso no está incorporado en nuestra legislación, para nada.

En relación a la durabilidad y legitimidad que las decisiones de las comunidades le otorgan a los proyectos ambientales, la diputada consideró que son aspectos necesarios, ya que todas nuestras leyes relacionadas con el sistema de evaluación ambiental se enfocan en que los proyectos se realicen. “La comunidad es percibida como un obstáculo para los proyectos, entonces se ha tratado de dejarlas de lado y lo más alejadas posible. Es momento de que nuestra legislación se haga cargo de quienes vivimos en los territorios y sobre todo a la hora de hablar de cambio climático, porque hoy conformamos una sola identidad planteraria, es decir, que lo que se haga se deje de hacer en un rincón del planeta necesariamente va a incidir en el resto. En esto hay poca conciencia”, agregó.

Por último, sobre la posibilidad de incorporar el criterio de cambio climático en nuestra legislación, se refirió a la importancia de avanzar en esta materia, pues forma parte del compromiso asumido en el Acuerdo de París. “De alguna manera el país no tienen ninguna posibilidad de incorporar el cambio climático y hacernos cargo de él en nuestros procesos normativos. Este proyecto modifica varios de los artículos de la 19.300, sobre todo aquellos que tienen que ver con evaluación de impacto ambiental, pero también introduce elementos como que cualquier proyecto que requiera agua -da lo mismo la cantidad- tiene que someterse a impactos de evaluación ambiental que consideren el cambio climático. Lo que tratamos es lograr una modificación integral, no solo al tema evaluativo sino de cómo nuestra norma mira el fenómeno como parte de lo que tenemos que enfrentar y cómo nos vamos a hacer cargo para cumplir con los acuerdos suscritos”, sentenció.



Senador Rabindranath Quinteros sobre gestión y protección sostenible de los ecosistemas marinos

Especial de OCEANOS

Senador Rabindranath Quinteros sobre gestión y protección sostenible de los ecosistemas marinos

Para el presidente de la Comisión de Pesca del Senado, el combate de la pesca ilegal, la eliminación de la pesca de arrastre y la creación de áreas marítimas protegidas son algunas de las medida que podrían contribuir a la preservación de la biodiversidad de nuestra larga costa.

Ver más

II Reunión Ministerial del Foro Celac-China abrió nuevos caminos para el desarrollo regional

26 Enero 2018

II Reunión Ministerial del Foro Celac-China abrió nuevos caminos para el desarrollo regional

El evento llevado a cabo entre el 22 y 23 de enero de 2018 en Santiago, contó con la participación de 24 cancilleres y nueve viceministros de países latinoamericanos y del Caribe. Para conocer más detalles de este encuentro, los principales temas abordados y sus consecuencias a futuro, conversamos con el embajador Fernando Reyes Matta, quien además de estar presente fue uno de sus principales organizadores.