El nuevo Programa de Biodiseño que mejoraría la salud de los japoneses

El biodiseño comprendido como ciencia de innovación médica y tecnológica, provee una guía comprehensiva para identificar, inventar e implementar nuevos aparatos médicos que permitan realizar tratamientos, o simplemente añadir valor a los desarrollos tecnológicos sobre la salud existentes en la actualidad.

POLITICAS PUBLICAS ASIA PACIFICO

El nuevo Programa de Biodiseño que mejoraría la salud de los japoneses

El Programa Japonés de Biodiseño forma parte de una de las últimas políticas de desarrollo tecnológico adoptadas por Shinzo Abe, primer Ministro de Japón que involucra a las universidades, industria y a los ministerios de educación y salud. Su misión principal es desarrollar productos tecnológicos médicos que sean capaces de mejorar los métodos actuales de diagnóstico y rehabilitación de pacientes. Más de esta política y su posible aplicación en nuestro país, en la siguiente nota.

Diálogo entre ciencia y diseño aplicado a la medicina

El concepto de biodiseño puede describirse simplemente como una ciencia orientada a la creación de dispositivos tecnológicos médicos, que toma del diseño su disciplina y metodologías para la innovación. Fue iniciada el año 2001 en la Universidad de Stanford, Estados Unidos por el equipo del doctor Paul Yock y hasta la fecha se han creado más de 30 empresas de biodiseño, con más de 400 patentes provenientes de países como la India y Singapur, beneficiando a más de 200 mil personas.

La comprensión del biodiseño puede darse de mejor manera en “Biodiseño. El proceso de innovación en tecnologías médicas” libro publicado el 2009 por el propio Doctor Yock junto a otros investigadores en la Universidad de Cambridge, donde se da cuenta de esta nueva ciencia. “Comprende la prioridad de un arte de nuevas invenciones en la ciencia, esta es una de las partes más importantes del proceso de innovación. Los investigadores tienen una esperanza natural de descubrir que sus ideas son completamente nuevas y útiles a la medicina”, señala el texto.

En consecuencia, el biodiseño, comprendido como innovación médica y tecnológica, provee una guía comprehensiva para identificar, inventar e implementar nuevos aparatos médicos para realizar diagnósticos, tratamientos o simplemente añadir valor a los desarrollos tecnológicos sobre la salud, existentes en la actualidad. De tal manera, esta disciplina puede ser desarrollada por ingenieros, médicos, incluso estudiantes de negocios.

Su proceso creativo se divide en las tres fases mencionadas, identificación, innovación e implementación. La primera dice relación con encontrar necesidades a resolver en el área de la salud, que luego de ser articuladas mediante información cuantitativa dan pie a la fase de invención, donde se comienza un proceso conceptual creativo para finalizar con la fase de implementación, donde se desarrolla una estrategia y uso.

En nuestro país el biodiseño ha sido seguido de cerca por Alejandro Doberti, ingeniero mecánico de la Universidad de Chile y uno de los integrantes fundadores del StartUp Kimera, un proyecto tecnológico que se encuentra desarrollando artefactos biomecánicos para la rehabilitación de personas con discapacidad. Para este ingeniero, la aplicación de la ingeniería a temas de salud es un paso importante para el desarrollo científico por cuanto se obtienen conocimientos nuevos. “Permite formalizar ciertos aspectos que antes eran simplemente cualitativos, no cuantitativos, por lo tanto se pueden cuantificar tratamientos de kinesiología a personas que están lesionadas, porque un profesional a cargo sabe cuanta fuerza se puede realizar, pero esa medida no ha sido formalizada. Existen máquinas que pueden aplicarse a las personas, pero siempre va a primar la subjetividad de la persona, lo que es bueno, no obstante pueden ser más rigurosos en algunos aspectos”, señaló.

Creación del Programa Japonés de Biodiseño

Como una manera de potenciar los talentos en biomedicina y biotecnología, el 1 de octubre de 2015 el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, anunció la creación del Programa Japonés de Biodiseño. Si bien esta nueva institución comienza su trabajo en conjunto con la Universidad de Stanford, quienes darán vida a este programa son las universidades de Osaka, Tokio y Tohoku, en colaboración con laIndustria de Productos Tecnológicos Médicos de Japón y el Ministerio de Educación nipón.

En su discurso, Shinzo Abe señaló que esta nueva política será solo el inicio de un modelo de colaboración entre la ciencia y la innovación. “Será un puente entre Silicon Valley y la medicina desarrollada en Japón que beneficiará a todas las personas, ya que estará enfocada en cubrir sus necesidades médica, para eso vamos a privilegiar la formación de recursos humanos que nos permitan alcanzar tales fines”, anunció.

De esta manera, será liderado por cuatro instructores de las universidades que la conforman y del sector industrial que recibirán directrices de los Ministerios de Educación y de Salud. Aquellos profesionales que deseen hacer carrera en biodiseño trabajarán en programas interdisciplinarios y colaborativos con posibilidad de vender sus productos en el mercado con el fin de aportar con ingresos al programa para crear nuevos proyectos.

Se espera que los productos desarrollados puedan contribuir de manera activa en la creación de aparatos tecnológicos médicos que sean usados en un largo número de pacientes, ya sea para el diagnóstico de enfermedades como en la rehabilitación.

Esta iniciativa en Japón fue valorada por Alejandro Doberti, quien además afirmó que en el biodiseño la ingeniería debe complementarse con las disciplinas creativas. “Las iniciativas de innovación en diseño lo hacen de manera fortuita, depende de la creatividad de cada quien, porque para problemas que ya tienen soluciones o sacar algo nuevo se requiere de creatividad y tener una capacidad outside the box para lograr pensamiento lateral que permita encontrar nuevos puntos de vista en la solución de los mismos problemas. Por eso la innovación del diseño es la arista más libre en términos de lo que se puede explorar, pero siempre teniendo una meta clara”, sostuvo.

Resguardos éticos para el trabajo con personas

Para el ingeniero de la Universidad de Chile, el biodiseño no puede perder de vista que sus principales beneficiarios son los seres humanos. “Siempre que se trabaja con personas hay temas éticos de por medio, porque cuando se quiere probar algo con alguien, se debe tener la más absoluta confianza de que la persona no va a sufrir efectos adversos con lo que estás haciendo, situación completamente distinta a los fármacos donde deben hacerse pruebas en los humanos para ver sus reacciones luego de pruebas anteriores”, señaló.

En relación a los procedimientos que caracterizan al biodiseño, el experto aclaró que para los diseños en prótesis que se aplican en miembros estructurales, se deben probar en estandarizaciones y pruebas de uso real, no en personas. “Una vez que pasas varios puntos de rigurosidad se puede emplear en una persona bajo consentimiento informado. Hay que tener la seguridad que la persona con el tratamiento va a mejorar su calidad de vida y no terminar con otros problemas”, aseveró.

Posibilidad de crear un programa chileno de biodiseño

Ante la posibilidad de impulsar un programa de biodiseño en nuestro país, Doberti se mostró favorable, ya que puede crear soluciones médicas alternativas a las posibilidades existentes. “Hay muchas soluciones que se logran de manera artesanal y que podrían ser mejoradas en términos de automatización, lo que beneficiaría a todos, tanto a quien recibe los tratamientos -se pueden entregar a menor costo- pero también para quien los da, porque tiene bases más rigurosas para determinar y diagnosticar. Esto no quiere decir que la experiencia previa del profesional sea mala, todo lo contrario, los productos desarrollados por biodiseño son un complemento para trabajar en conjunto, porque permite ampliar los métodos, teniendo dos puntos de vista y brindando más soluciones a las personas”, expresó.

Sin embargo, enfatizó que es importante mirar con atención lo que sucede en nuestro país para determinar lo que necesitamos. “Aquí en Chile muy pocas personas tienen acceso a las últimas tecnologías, siempre es bueno impulsar emprendimientos que apunten a mejorar la salud, pero también es necesario tener una mirada introspectiva de lo que necesitamos, porque muchas veces necesitamos alternativas que puedan aplicarse masivamente más que investigaciones específicas”, agregó.

Ante la posibilidad de un programa similar donde participen varias universidades, el profesional destacó la importancia de la colaboración entre instituciones. “Los servicios que salen de este tipo de investigaciones son algo que estamos buscando en Chile. Es decir, superar la ciencia básica y que los desarrollos se apliquen, saliendo del ámbito académico. Las universidades deberían ser el pilar del desarrollo del país”, recalcó.

En relación a la posibilidad de mejorar un caso específico mediante biodiseño, Doberti comentó que hay muchas situaciones donde se pueden realizar trabajos. "Uno de ellos es la rehabilitación de enfermedades como el pie diabético. Según la última Encuesta de Salud Pública, las personas que más sufren de diabetes son aquellas que vienen de tramos socioeconómicos bajos, y presumiblemente tampoco tienen información sobre como tratarse o cuidarse, o bien no tienen los recursos para hacerlo. Esto lleva a un ciclo de retroalimentación negativo en que la persona no se puede cuidar y como no tiene las condiciones empeora. Por lo tanto, debe ir a un centro de salud y sufrir una amputación, que es una solución parche, por lo tanto pienso que el pie diabético podría ser una de las enfermedades que se podría tratar con biodiseño”, explicó.



Diputado Juan Luis Castro y el fortalecimiento del programa de vacunación

Especial de VACUNAS

Diputado Juan Luis Castro y el fortalecimiento del programa de vacunación

Para el presidente de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados resulta urgente reconsiderar la producción nacional de vacunas para evitar problemas de falta de stock, como los ocurridos en el verano, tras el fuerte brote de fiebre amarilla registrado en Brasil.

Ver más

II Reunión Ministerial del Foro Celac-China abrió nuevos caminos para el desarrollo regional

26 Enero 2018

II Reunión Ministerial del Foro Celac-China abrió nuevos caminos para el desarrollo regional

El evento llevado a cabo entre el 22 y 23 de enero de 2018 en Santiago, contó con la participación de 24 cancilleres y nueve viceministros de países latinoamericanos y del Caribe. Para conocer más detalles de este encuentro, los principales temas abordados y sus consecuencias a futuro, conversamos con el embajador Fernando Reyes Matta, quien además de estar presente fue uno de sus principales organizadores.