Cargando...
  • Alto contraste

Asia Pacífico | Observatorio Parlamentario

Las políticas que nacen del reconocimiento de la salud menstrual en Australia

03 Mayo 2022

Con la entrega gratuita de productos de higiene por parte de las escuelas públicas en los estados de Victoria y Australia del Sur, no sólo se ha evidenciado la existencia de una necesidad soterrada de acceso libre y oportuno de tampones y toallas, sino que también se ha abierto el debate en torno a una sociedad libre de estigmatización, burla y prejuicios.

Imagen de la nota Las políticas que nacen del reconocimiento de la salud menstrual en Australia

Dos estados australianos comenzaron en 2020 con el reconocimiento activo de los derechos menstruales de las personas, principalmente estudiantes. El hecho de dar inicio a esta iniciativa en las escuelas es simbólico, por cuanto es el lugar desde donde se puede promover una cultura positiva alrededor de la salud menstrual. Más detalles de esta realidad, en la siguiente nota.

Los derechos menstruales son derechos humanos

Al hablar de derechos menstruales, no se hace referencia a un marco de normas complejas o a la protección de una minoría o grupo determinado de personas, sino más bien a un derecho humano que apunta a generar un ambiente propicio para la mitad de la población mundial. Según el Fondo de Población de Naciones Unidas, cerca de 800 millones de personas, de entre 14 y 19 años, menstrua diariamente.

Es por ello que -afirma el organismo- la menstruación está “intrínsecamente relacionada con la dignidad humana”. Sin embargo, cuando las personas no pueden acceder a instalaciones sanitarias seguras, o a medios eficaces para el manejo higiénico de este ciclo, incluso cuando existen burlas, estigmas y prejuicios, ya sea religiosos o culturales, se está atentando contra esa dignidad y, por ende, a los derechos humanos.

En consecuencia, frente a la desigualdad de género, condiciones de pobreza, incluso en situaciones de emergencias o crisis humanitarias se pueden privar los derechos humanos fundamentales de las personas, al ser excluidas de la vida pública, ya sea por discriminación o restricciones autoimpuestas debido a la imposibilidad de realizar actividades físicas.

Iniciativas para apoyar la salud menstrual en Australia

Asegurar un ambiente propicio para la gestión higiénica de la menstruación no sólo pasa por evitar la discriminación y los estigmas, sino por la realización de esfuerzos que permitan satisfacer las necesidades de mujeres, niñas, adolescentes, hombres transgénero y personas no binarias que menstrúan.

Esto es lo que han entendido algunos territorios australianos como Victoria y Australia del Sur que proveen gratuitamente toallas y tampones en escuelas públicas. Esta iniciativa apunta a reducir la incomodidad y la vergüenza que sienten las personas durante sus períodos, pero también ahorrar cientos de dólares cada año.

El caso puntual del estado de Victoria es el primero en llevar adelante este tipo de acciones en Australia. Según comenta el comunicado oficial del Premier de dicho territorio, la iniciativa se sustenta en que las escuelas juegan un rol importante en promover una cultura positiva alrededor de la salud menstrual, además de “construir un ambiente de respaldo entre el colegio y la comunidad”.

Más aún, plantean que la iniciativa se centra a su vez en reducir el estigma y hacer de las escuelas un lugar más inclusivo que facilite el costo de vida de las familias, pero también que los estudiantes se centren de una manera adecuada en sus estudios, ya que la falta de acceso a toallas y tampones impacta negativamente en la participación de las actividades diarias de las personas que integran las instituciones.

Por otra parte, en el territorio Sur de Australia las acciones han sido similares. Una nota del Departamento de Educación de ese país muestra algunas de las razones por las cuales esta medida es importante. Por ejemplo, que muchas veces las adolescentes no tenían problemas con las máquinas expendedoras, sin embargo, las niñas querían ser más discretas, por lo que la entrega de manera gratuita les entregaría una solución.

De igual manera, la entrega gratuita en las escuelas le ha dado cierta tranquilidad a personas provenientes de culturas que estigmatizan la menstruación. Dado el contexto multicultural de las instituciones de educación australiana, esta nueva modalidad permite una distribución libre de juicios, ya sea por raza, género, lenguaje, condición sexual o socioeconómica.

Australia “va en la línea correcta”

La experiencia de Australia podría ser esclarecedora respecto a las ventajas que brinda a la sociedad. Sobre ello, Carla Fernandini, vocera del equipo Menstruar en la Calle, comentó que lo hecho en Victoria y Australia del Sur va en la vía correcta. “Australia ha dado una mirada integral al problema y ha incentivado la participación de distintos sectores y actores en la búsqueda de soluciones, incluyendo a las familias, profesoras, profesores y organizaciones. Eso es muy valioso para construir políticas públicas cuando consideramos a todas y todos los que están involucrados en las problemáticas”, señaló.

En opinión de Fernandini es también interesante por cuanto no sólo se ha centrado en la distribución de productos higiénicos. “Los Estado que se hacen cargo lo hacen desde esa perspectiva, ya sea de manera gratuita o rebajando los costos, pero Australia efectivamente va un paso más allá y también incluye la necesidad de contar con espacios de saneamiento y agua, releva la importancia de un ambiente saludable, seguro y privado, lo cual es sumamente interesante”, agregó.

Además, comentó sobre los esfuerzos realizados en educación. “En el diseño de programas sobre salud mental pone énfasis en el conocimiento de los cuerpos para propender a una buena salud y un concepto bastante interesante que es la alfabetización corporal, que creemos es sumamente importante también. La verdad es que esta es la respuesta que uno espera de un Estado que le quiere dar una perspectiva bastante más integral”, sostuvo.

También dio cuenta de la relevancia que en los casos de Australia tiene la investigación. “El investigar, conocer qué ocurre con ciertos tratamientos. En Chile no existen muchos estudios relativos a los tratamientos asociados al ciclo menstrual como la endometriosis. No existen y pareciera ser más fácil par las mujeres tengan acceso a licencias médicas por una enfermedad que ni siquiera hemos estudiado y que para poder resolverla tenemos que consumir fármacos sin saber todavía qué es lo que la causa o cómo curarla. Entonces, el énfasis en la investigación es muy importante, pero que también que se considere la evaluación de las políticas públicas, lo que es sumamente interesante, porque muchas veces carecemos de aquello en Chile, no sabemos qué ocurre en la calle”, evaluó.

Impulso de la salud menstrual en la realidad chilena

La ausencia de derechos menstruales en contextos de pobreza, no sólo impacta física y psicológicamente a las personas menstruantes, sino también a su entorno familiar y social. Desde esa perspectiva, nuestro país no cuenta con una legislación que garantice los derechos menstruales, no obstante existe en el Parlamento un proyecto de ley para “promover, resguardar y garantizar los derechos menstruales de las personas&rdquo".

Una de las impulsoras de esta iniciativa es la diputada Daniella Cicardini Milla, quien cree importante la aprobación del proyecto de ley para la promoción, resguardo y garantía de los derechos menstruales de las personas. “Soy parte de las diputadas impulsoras de esta iniciativa, porque para mí tiene que ver con avanzar en equidad, pidiéndole al Estado que se haga responsable de reconocer los derechos de todas las personas menstruantes, lo que no es un tema menor sino una problemática que por cierto tiene relación con velar para que tengan las condiciones sanitarias y que la situación económica no sea un impedimento en el acceso a elementos o productos de gestión menstrual, como toallas higiénicas o copas menstruales, incorporándolos en el código sanitario”, comentó.

Además, la parlamentaria aseguró que esta moción va mucho más allá. “Considera temas sanitarios y el derecho al adecuado acceso a la salud. Involucra la adecuada educación y terminar con los tabúes sobre este fenómeno fisiológico, suma la capacitación a profesionales públicos vinculados de una u otra forma al tema, y que tiene que ver con la no discriminación de ninguna persona menstruante, en donde por supuesto están incluidas las mujeres, pero también las personas trans o quienes hayan nacido con sexo femenino y vivan todavía su periodo, y toda persona que experimente este proceso, que son personas que existen y son una realidad que nadie puede negar”, explicó.

Asimismo, la diputada Cicardini consideró necesaria la implementación de políticas inclusivas que alivianen el costo que pagan las personas más vulnerables durante sus períodos. “Toda vez que representantes de organizaciones que apoyan el proyecto han dado a conocer realidades tan dramáticas como que el 20 por ciento de niñas vulnerables o directamente pobres, se ven obligadas a no ir a clases durante la menstruación por temor a mancharse porque no cuentan con los insumos adecuados. Eso versus niños en esa misma condición de pobreza, pero que no se ven limitados por ese factor. Es decir, son niñas postergadas dentro de los más postergados y que ven afectado incluso su proceso educacional, por dar un ejemplo”, señaló.

Por último, se refirió a la necesidad de mejorar las condiciones de vida de las personas menstruantes. “Tenemos estudios como el del Sernac, que en 2021 señaló que las mujeres pueden llegar a pagar hasta un 76 por ciento más que los hombres por productos equivalentes, y el 80 por ciento de ellos tienen que ver precisamente con cuidado personal y aseo. Entonces, es necesario seguir trabajando para nivelar la cancha en muchos frentes a través de medidas y políticas públicas, incluyendo el de los derechos de todas las personas menstruantes", concluyó.

Por equipo Asia Pacífico: asiapacifico@bcn.cl


Comentarios

NOTA: como parte de su misión de promover el debate informado, respetuoso, tolerante e inclusivo, que permita vincular la labor de nuestro Congreso Nacional con la ciudadanía, la BCN se reserva el derecho de omitir comentarios y opiniones que pudieren afectar el respeto a la dignidad de las personas o instituciones, en pos de una sana convivencia democrática.

Especial de AGUA LIMPIA Y SANEAMIENTO
Imagen de la nota Agenda 2030 ODS 6: Claudia Santibáñez analiza situación hídrica de Chile, autor BCN

Agenda 2030 ODS 6: Claudia Santibáñez analiza situación hídrica de Chile

Ante la megasequía que azota el país, la directora de la Escuela de Ingeniería en Medio Ambiente y Sustentabilidad de la Universidad Mayor da cuenta de cuáles acciones deberían llevar a cabo tanto el Ejecutivo como el Congreso para mejorar la eficiencia de la red de distribución de agua.

Otros Especiales
22 Diciembre 2021

BCN publica texto digital “Agenda 2030: Una mirada desde Asia Pacífico y la agenda legislativa chilena”

Imagen de la nota BCN publica texto digital “Agenda 2030: Una mirada desde Asia Pacífico y la agenda legislativa chilena”, autor Barretto, Mario

Con el foco puesto en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) sobre Hambre Cero (2), Igualdad de Género (5), Producción y Consumo Responsable (12), Acción por el Clima (13), Vida Submarina (14); y Paz, Justicia e Instituciones Sólidas (16), la publicación pone acento en temáticas que forman parte del debate público y de la crisis climática global.

Videos AP

Selección de videos sobre Asia Pacífico