El uso de aplicaciones para contener el avance del Coronavirus en China, Corea y Singapur

El desarrollo de big data y geolocalización para optimizar la vigilancia sanitaria en tres países del Asia ha tenido consecuencias positivas en el control de la crisis epidemiológica. Sin embargo, el uso de datos personales no ha estado exento de críticas y desconfianzas.

POLITICAS PUBLICAS ASIA PACIFICO

El uso de aplicaciones para contener el avance del Coronavirus en China, Corea y Singapur

China, Corea del Sur y Singapur no solo han sido pioneros en la lucha contra el coronavirus, sino también en el uso de tecnología para contener la cantidad de contagiados. A través de aplicaciones móviles los gobiernos han buscado la manera de monitorear el movimiento de los positivos, aunque también de informar a la ciudadanía para tomar precauciones. Una revisión de estos tres casos, a continuación.

Tecnología y vigilancia sanitaria

La irrupción de nuevas tecnologías como la big data o la geolocalización no solo ha sido un aporte a la calidad de vida de las personas, sino también una herramienta para gestionar acciones de impacto social en momentos de crisis, como es el caso del coronavirus y su alta posibilidad de contagio en la población.

Una muestra de ello es lo que han hecho algunos países de la Región Asia Pacífico como China, Corea del Sur y Singapur, quienes en virtud de su avanzado estado de desarrollo tecnológico han aprovechado de construir aplicaciones -llamadas comúnmente como apps- para contener los contagios, dar aviso de lugares riesgosos y limitar la exposición de personas a los focos.

Sin embargo, el uso de tecnologías para evitar nuevos contagios y manejar de mejor manera la crisis epidemiológica no ha estado ajeno a críticas, a pesar de mostrar resultados positivos en el caso chino o surcoreano donde se ha reducido la cantidad de nuevos contagios, su utilización ha recibido cuestionamientos en relación a la protección de datos personales, específicamente datos sensibles relacionados con la salud y la ubicación espacial.

China aumenta utilidad de los códigos QR

En asociación entre el gobierno chino y la app de pago Alipay, las autoridades cuentan con una gran cantidad de datos, al punto que no existe una noción cierta respecto de si, además de información sobre desplazamientos o situación de salud, también se manejen datos relacionados a compras, tráfico en Internet, entre otros datos.

Lo cierto es que esta aplicación entrega señales a quienes pueden desplazarse y quienes no. Gracias a códigos QR con los colores, verde, amarillo o rojo, establece qué personas pueden transitar o viajar de un lugar a otro. Un artículo de Jinshang Hong en Bloomberg, señala que en esos códigos además se determina que individuos son riesgosos y necesitan hacer cuarentena, o por el contrario están habilitados para hacer uso del espacio público.

Según Raymond Zhong en una publicación de The New York Times, ni la compañía tecnológica ni las autoridades chinas han explicado en detalle la forma como el sistema clasifica a las personas. Precisamente esta falta de comunicación ha hecho que entre la población haya niveles de inseguridad y desconfianza entre quienes fueron ordenados para aislarse sin tener idea del porqué.

Corea del sur y el aporte de emprendedores tecnológicos

A diferencia de China, en Corea del Sur son dos las empresas tecnológicas que desarrollan aplicaciones en vez de una. La construcción de los datos la hace a través de información pública, es decir, con datos entregados abiertamente por las autoridades y que están disponibles para toda la ciudadanía, por lo tanto no incluye información sensible como nombre de los pacientes, dirección o estado de salud, sino simplemente información de tipo demográfico como edad o género.

¿Entonces qué ofrecen las aplicaciones surcoreanas? Alertan a los usuarios si se ubican a menos de 100 metros de focos infecciosos, o si esos lugares fueron visitados por personas contagiadas. Uno de las aplicaciones llamada Coronamap.site establece colores para informar. Por ejemplo, un lugar con color rojo tiene menos de 24 horas de haber sido visitado, mientras que el amarillo entre 24 horas y cuatro días. El color verde entre cuatro y nueve días.

La descarga de la app Corona 100m tuvo un récord de descargas desde Google Play que superó las 20 mil por hora. Amanda Shendruk en un artículo de la revista Quarts comenta que la aplicación fue una de las más más descargadas durante marzo de 2020 y que alerta a los usuarios si se encuentran dentro de los 100 metros en una ubicación que fue visitada por alguien diagnosticado previa o posteriormente con COVID-19.

Singapur aprovecha la tecnología bluetooth

La proximidad entre usuarios y el contacto con casos confirmados o con alto riesgo de portar el virus, es alertado por la aplicación TraceTogether. A través de tecnología de geolocalización vía bluetooth se muestra la ubicación de los enfermos, principalmente donde han estado en los últimos 21 días después de haberse realizado el test.

Aunque no existe seguimiento de personas en tiempo real, ni clasificación de personas, las autoridades pueden obtener información encriptada en casos de riesgo. Aunque también ha presentado fallas. Una de ellas, planteada por Jason Bay, director de GovTech, institución pública orientada a desarrollar el gobierno digital, quien señala que el GPS de la aplicación funciona bien cuando se está en espacios abiertos, no así cuando las personas se encuentran en sus casas.

Para conocer más detalles de estas aplicaciones, vea el siguiente video infográfico.

Evaluación de aplicar tecnología al Coronavirus en la realidad chilena

Una mirada respecto de la forma como el gobierno ha gestionado el Coronavirus tuvo el diputado Jaime Bellolio, para quien las acciones han ido en la dirección correcta. “Distintos tipos de evidencia que tenemos hasta hoy nos muestran que el gobierno ha tomado las medidas promovidas por la OMS, y por los organismos internacionales en general, basadas en evidencia y que ha permitido hasta ahora mantener la curva más baja que en otros países. Esto significa que tenemos menos contagiados por cada millón de habitantes y que, dentro de Latinoamérica, estamos haciendo la mayor cantidad de tests. Sin embargo, esto no significa que la tarea está hecha porque esto recién comienza. Las cifras muestran que vamos por un camino correcto, pero estamos hablando que igual hay personas que van a fallecer y van a necesitar tratamiento crítico y, por lo tanto, no cabe ningún tipo de triunfalismo, sino de estar revisando permanentemente los datos y la evidencia para tomar las mejores decisiones en cada momento”, explicó.

En relación a los aspectos en que la gestión de la crisis epidemiológica se podrían optimizar, el parlamentario planteó que se pueden hacer mejoras en los mecanismos de contención. “Tienen que ver con la preparación y educación de las personas, mantener el distanciamiento social o sanitizar los lugares. Sin embargo, hay algunos trabajos donde es más complejo realizarlo, por ejemplo en el caso de personas independientes, o informales, que obtienen su ingreso de lo que venden día a día, o cada semana. Entonces, para muchos de ellos tiene que haber acciones gubernamentales para ayudar a que puedan quedarse en sus hogares. Distintos programas económicos que atiendan a esa población vulnerable que va a verse afectada cada vez más en la medida que esta pandemia continue”, sostuvo.

En relación al posible uso de app tecnológicas en nuestro país que se sustenten en big data y geolocalización, hizo un llamado a cuidar la privacidad de los datos. “Hay países como China o Corea del sur que han utilizado aplicaciones tecnológicas, es un mecanismo interesante, que vale la pena ver, pero uno de los resguardos que hay que tener es con la privacidad. Algunos de ellos, sobre todo el de China, que tiene un enfoque más autoritario. Otro resguardo necesario es lo que Yuval Noah Harari ha llamado vigilancia, que no solo se pueda tener de nuestra georreferencia, sino también de nuestros datos biométricos. Ahí hablamos de otras circunstancias completamente distintas. Ese poder que se le entrega a la autoridad en razón de una pandemia, debe tener un contrapeso. Países como China no lo tienen, pero en el caso de Corea del Sur sí lo tienen. La tensión entre seguridad y salud está expresada al máximo en este tipo de pandemias y, por lo tanto, hay que buscar nuevos mecanismos de control a la autoridad para que esta no pase por encima de la dignidad de las personas ni que pase por encima de los valores esenciales de la democracia”, sentenció.

 

 

Las medidas adoptadas por China, Corea del Sur y Singapur para contener el aumento de contagiados responde al Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 3, que propone “garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades”. Particularmente, la meta 3.d cuyo propósito es reforzar la capacidad de los países en desarrollo en materia de alerta temprana, reducción de riesgos y gestión de los riesgos para la salud nacional y mundial.



Ventajas y complicaciones del sistema de educación no presencial en Corea del Sur

Especial de CORONAVIRUS

Ventajas y complicaciones del sistema de educación no presencial en Corea del Sur

En el contexto de coronavirus, el país asiático tuvo que cerrar y dar inicio a un nuevo semestre en modalidad en línea para darle continuidad al aprendizaje de millones de estudiantes. Aunque la alta conectividad y la preparación de distintas plataformas digitales han facilitado la migración, aún persisten problemas a resolver como la alfabetización digital de profesores y mejorar las capacidades de conectividad.

Ver más

Nueva publicación de la BCN aborda experiencia de robótica en Japón

19 Diciembre 2019

Nueva publicación de la BCN aborda experiencia de robótica en Japón

La estrategia desplegada por el país nipón para desarrollar su ecosistema nacional de robótica, los desafíos en materia legislativa y los aprendizajes que se podrían aprovechar en nuestro país, son algunos de los contenidos que forman parte del documento digital, disponible para ser descargado.