1906 Compañía de Gas

Edificios





Luego del terremoto que tuvo lugar el 16 de agosto de 1906, el Senado, en la sesión del 21 de agosto de 1906, acordó trasladarse al salón de Honor o teatro, del Colegio de los Padres Franceses, conocido también como el de los Sagrados Corazones. La decisión se tomó luego de recibir los informes emanados de la Dirección General de Obras Públicas que señalaban, por una parte, los daños sufridos en el edificio del Congreso Nacional y, por otra, el estado de la sede propuesta. En el primero, el inspector general de arquitectura expresaba que tanto el Salón de Honor como la sala de sesiones del Senado presentaban rasgaduras de muros y arcos. Asimismo el director general de Obras Públicas en una nota dirigida al Presidente del Senado Juan Luis Sanfuentes concluía que de dicho documento “se desprende la imposibilidad de sesionar por ahora en cualquiera de las salas del Congreso[1]. En el segundo informe, los ingenieros a cargo de la inspección escribían:

“Comisionados por el Señor Director de Obras Públicas para inspeccionar el edificio que ocupa el teatro del colejio de los Sagrados Corazones, tenemos el honor de informar a V.E. que después de una detenida visita practicada a dicho local, nos hemos formado el concepto que éste no ha sufrido nada con el terremoto del 16del corriente. En el interior solo se notan algunas rasgaduras y lijeros desprendimientos del estuco de las paredes que circundan la sala, pero que en nada afectan a la solidez del edificio[2].

Sin embargo, el 23 de agosto, el Presidente de la República, Germán Riesco Errázuriz, proponía como local de sesiones para el Senado, "los salones de los altos" del edificio de la Compañía de Gas, por considerarlo “más higiénico y aparente”. De esta manera, en la sesión del 27 de agosto, el Senado acordó que las sesiones ordinarias las realizaría en dicho edificio, mientras que las del Congreso Pleno en el teatro del Colegio de los Sagrados Corazones:

"en sesión del mismo día, a indicación de S. E. el Presidente de la República, el Honorable Senado ha aceptado para su funcionamiento, en conformidad al artículo 1° de su Reglamento Interior, i para que mientras duren las reparaciones del Palacio del Congreso, el Salón de Reuniones ofrecido por la Compañía de Gas en su edificio de la calle de Santo Domingo número 1061; i que este acuerdo no modifica lo ya establecido para el funcionamiento del Congreso Pleno en el Salón de Honor"[3].

Esta situación se prolongó por un periodo de cuatro años, culminando los trabajos en 1910.

Notas

  1. Cámara de Senadores, Boletín de las Sesiones Ordinarias en 1906, Imprenta Nacional, Santiago, 1906, p. 679.
  2. Op. cit., p.678
  3. Cámara de Diputados, Boletín de las Sesiones Extraordinarias en 1906, Imprenta Nacional, Santiago, 1906, p. 5.

Referencias Bibliográficas

Subir