Historia del Poder Legislativo

Historia | 1990-2026



Desde el 11 de marzo de 1990, con la asunción de Patricio Aylwin Azócar, primer Presidente electo democráticamente luego del régimen militar, entra en funciones el Congreso Nacional, retomando sus actividades legislativas reemplazando a la Junta Militar. Esto se enmarca históricamente dentro del complejo proceso de transición democrática.

Por disposición del artículo 1° de la Ley N° 18678 el Congreso Nacional tiene su Sede y celebra sus sesiones en la ciudad de Valparaíso, lo cual marca una importante transformación en pos de la descentralización del país. En cuanto a composición de la Corporación, esta experimenta una transformación y de acuerdo a la Constitución Política de 1980 y a Ley N° 18825, primera gran reforma de la Constitución de 1980, la Cámara de Diputados se compone de 120 miembros elegidos en votación directa, mientras que el Senado estuvo integrado por 38 senadores elegidos en votación directa, más 9, designados por la Corte Suprema (3), el Consejo de Seguridad Nacional (4) y el Presidente de la República (2), más aquellos Ex Presidentes de la República que hayan ejercido el cargo por seis años en carácter de vitalicios.

En referencia a los períodos legislativos, y de manera análoga al período 1925-1973, los diputados tenían una duración de 4 años en su cargo, en tanto los senadores duraban un período de 8 años. Los períodos legislativos, al igual que durante el período anterior al golpe militar de 1973, tienen una duración de 4 años.

A nivel del Poder Ejecutivo, debe señalarse que ha existido una notable continuidad de los períodos de gobierno: así, ocuparon la primera magistratura Patricio Aylwin Azócar (1990-1994), Eduardo Frei Ruiz Tagle (1994-2000), Ricardo Lagos Escobar (2000-2006), Michelle Bachelet Jeria (2006-2010), Sebastián Piñera Echenique (2010-2014), y Michelle Bachelet Jeria (2014-2018), quien gobierna por segunda vez.

Como producto de la estabilidad democrática y la ausencia de quiebres institucionales, este es el período de la historia de Chile en el cual ha existido una mayor continuidad del funcionamiento del Congreso Nacional y de los períodos legislativos. De esta forma se distinguen los siguientes períodos: el cuadragésimo octavo (11 de marzo de 1990 – 10 marzo de 1994), cuadragésimo noveno (11 de marzo de 1994 – 10 marzo de 1998), quincuagésimo (11 de marzo de 1998 – 10 marzo de 2002), quincuagésimo primero (11 de marzo de 2002 – 10 marzo de 2006), quincuagésimo segundo (11 de marzo de 2006 – 10 marzo de 2010), quincuagésimo tercero (11 de marzo de 2010 – 10 marzo de 2014) y el quincuagésimo cuarto (11 de marzo de 2014 – 10 marzo de 2018).

Durante todo este período, el Congreso Nacional ha jugado un rol clave en la aprobación de iniciativas legales que profundizaron la modernización social, cultural y política que ha experimentado la sociedad chilena desde los años noventa. Así, desde el 11 de marzo de 1990 a febrero de 2017 se han publicado aproximadamente 2024 leyes en diversas materias, de las cuales se pueden extraer una serie de ejemplos.

En cuanto a los aspectos socio-culturales, se dicta la Ley N° 19585, sobre filiación, que poniendo fin, entre otros, a la distinción entre los hijos; la Ley N° 19611, que establece la igualdad jurídica entre hombres y mujeres; la Ley N° 19947, que regula el Matrimonio Civil y que contempla el divorcio vincular. Por otra parte, se moderniza el sistema de justicia pasando de uno inquisitivo a uno garantista de los derechos de las personas. Así, en septiembre de 1997, se publica la Ley N° 19519, que Reforma la Constitución Política para crear un órgano de rango constitucional, autónomo, llamado Ministerio Público; en el año 2000 se implementa mediante la Ley N° 19696, la Reforma Procesal Penal, que estable un nuevo procedimiento para conocer y juzgar las causas penales con pleno respeto a los derechos de las personas. Por otra parte, se dicta la Ley N° 19968, que crea los Tribunales de Familia. En este mismo periodo, de publica la Ley N° 20255, que introduce modificaciones al sistema previsional. Finalmente, en materia de protección social y de la primera infancia, el Congreso Nacional aprobó la Ley N° 20379, que crea el Sistema intersectorial de protección social e institucionaliza el subsistema de protección integral a la infancia “Chile crece contigo”.

En el ámbito político e institucional, el Congreso ha jugado un rol clave en la profundización democrática. Al respecto, se pueden señalar iniciativas legislativas de gran relevancia. En primer lugar el año 2005 se publica la Ley N° 20050, que constituye la segunda gran reforma a la Carta Fundamental de 1980. La citada norma introduce 54 modificaciones constitucionales, las cuales fueron aprobadas en Sesión del Congreso Pleno de fecha 16.08.2005, por 150 votos a favor, tres en contra de los Senadores designados señores Canessa, Cordero y Martínez, y una abstención señor Stange.

Entre otros aspectos relevantes de esta reforma, podemos destacar: el fin de los senadores designados y vitalicios, la eliminación del rol de “garantes de la institucionalidad” de las Fuerzas Armadas, se pone fin al carácter de inamovibles de los Comandantes en Jefe de las Fuerzas Armadas, el aumento de las atribuciones del Congreso, la modificación de la composición y facultades del Tribunal Constitucional y del Consejo de Seguridad Nacional. Por otra parte, se reduce el periodo presidencial de 6 a 4 años sin reelección inmediata, se aumentan las facultades fiscalizadoras de la Cámara de Diputados, etc. En definitiva, estas reformas constituyen el mayor cambio de la arquitectura institucional de la Constitución Política de 1980, jugando el Congreso un rol clave en la elaboración y dictación de dichas reformas.

Con el fin de profundizar el sistema democrático, el Congreso Nacional ha despachado otras importantes iniciativas, como por ejemplo, la Ley N° 20640, refundifida por el Decreto con Fuerza de Ley N° 1, del año 2017, que establece y regula un sistema de elecciones primarias para que los partidos políticos, y cuando así lo determinen sus órganos internos, nominen sus candidatos a los cargos de Presidente de la República, Senadores, Diputados y Alcalde. También se puede destacar la Ley N° 20748, que modifica la Constitución Política con el objeto de permitir a los ciudadanos chilenos que se encuentren fuera del país ejercer su derecho a sufragio desde el extranjero en las elecciones primarias presidenciales, de Presidente de la República, y en las de plebiscito nacionales.

El Congreso Nacional es por esencia el lugar donde deben encontrarse representadas todas las corrientes políticas y con el objeto de permitir una mayor representación e inclusión de todas estas se dicta la Ley N° 20840, publicada el año 2015, que “Sustituye el sistema electoral binominal por uno de carácter proporcional inclusivo y fortalece la representatividad del Congreso Nacional”, poniendo fin al sistema binominal concebido e implementado por el régimen militar. La citada ley plantea el cambio del sistema de elecciones parlamentarias. Establece un rediseño de los distritos y circunscripciones electorales y estable, además, una modificación en cuanto al número de parlamentarios que componen las Cámaras Legislativas, que en el caso de los Diputados, estaba inalterado desde el año 1990. En efecto, el N° 8 del artículo 1° de la Ley 20840, dismuniye los distritos electorales pasando de 60 a 28,  modificando considerablemente los establecidos en el artículo 179 de la Ley N° 18700, Orgánica Constitucional de Votaciones Populares y Escrutinios. Por otra parte la ley, aumenta de 120 a 155 el número de Diputados, eligiendo cada distrito entre 3 y 8 Diputados, diferenciándose de los 2 que se elegían anteriormente por distrito.

Por otra parte, el N° 10 de la ley citada, aumenta de 38 a 50 el número de Senadores, los que son elegidos por 15 circunscripciones senatoriales, cada una correspondiente a una región del país, cada circunscripción elegirá entre 2 y 5 senadores, correspondiendo renovarse en la elecciones del año 2017, los cupos correspondiente a las regiones impares y en las elecciones del año 2021, los cupos de las regiones pares y metropolitana. Otros de los aspectos centrales de la ley es el impulso de la participación activa de las mujeres en la política mediante cuotas, señalando que a partir de las elecciones parlmentarias correspondiente al año 2017 y hasta el 2029, del total de candidaturas a diputados o senador declaradas por los partidos políticos, hayan pactado o no, ni los candidatos hombres ni mujeres podrán superar el 60% de total respectivo, por lo tanto, los partidos políticos deberán llevar a lo menos un 40% de candidatas; y, por otra parte, se disminuyeron barreras para los independientes, entre otras materias.

En conclusión, con el retorno a la democracia, el 11 de marzo de 1990, no solamente se restablecieron las libertades civiles y el carácter electo de la primera magistratura del país, sino que se reimpulsa el rol del Congreso Nacional, una de las instituciones más importantes de la historia republicana chilena.

Subir